IMG-LOGO

Biografía

Frank Wood

Frank Wood

60 años

Frank Wood

Nació el 09 de Marzo de 1960 en EE.UU.
Filmografía
Gold, la gran estafa

2016 | Gold

Una película inspirada, al parecer,por hechos reales. Sigue la trayectora de Kenny Wells, que hereda la empresa minera familiar en los años 80 del pasado siglo, y que ve cómo entra en declive. Decide entonces jugarse todo a una carta, la que le presentó tiempo atrás el aventurero Michael Acosta, que le asegura que el subsuelo de una zona remota de Indonesia alberga preciado oro. Contra pronóstico, tienen éxito, de modo que se desata la codicia de las empresas de Wall Street y de las autoridades gubernamentales indonesias. También la nueva situación afecta a la relación amorosa de Kenny con su amada Jenny, una mujer adorable pero vulgar. Estamos ante una trama que promete, pero a la que un errático guión hace un flaco favor. Curiosamente ha eludido la tarea de escribirlo su director, Stephen Gaghan, que ganó el Oscar por el libreto de Traffic, además de conseguir la nominación por el de Syriana, cinta que también dirigió. Aquí la tarea la han asumido los televisivos Patrick Massett y John Zinman, conocidos por series como The Blacklist. Y no acaban de centrar el tiro, hay dispersión a la hora de mostrar los aspectos aventureros –las prospecciones en Indonesia–, los movimientos en Estados Unidos para conseguir inversores, la amistad con Acosta y la subtrama romántica de Kenny y Jenny. Gagan además no es brillante como realizador, y se nota en la composición de algunos planos y escenas, poco trabajados. En la producción figuran nombres como el de los hermanos Weinstein y Paul Haggis, y también el de los mencionados guionistas, pero entre todos destaca el de Matthew McConaughey, que asume además el papel protagonista. El actor se toma su composición muy en serio, no sólo por su físico –luce una prominente tripa, y su cabellera tiene pronunciadas entradas–, sino también por la personalidad de Kenny, muy trabajada: estamos ante un soñador –"si vendes tus sueños, ¿qué te queda?"–, con la obsesión de la fiebre del oro, pero no tanto por su valor de mercado, como por el hecho de encontrarlo y compartir el hallazgo, dando rienda suelta a su pronunciado narcisismo, que le impide valorar a la que debería ser la mujer de su vida. El resto del reparto está muy bien seleccionado –se nota la labor de la veterana Avy Kaufman–, obligado es mencionar a Édgar Ramírez y Bryce Dallas Howard como el socio minero y la novia ingenua y tosca, respectivamente. Del resto, hay algunos bien conocidos, pero que apenas tienen presencia, como Bill Camp, quizá la mayor parte de su trabajo se ha quedado en la sala de montaje.

5/10
Greetings from Tim Buckley

2012 | Greetings from Tim Buckley

Jeff Buckley (Penn Badgley) es un joven cantautor que en 1991 realizó un concierto tributo a su difunto padre, el cantante de folk Tim Buckley (Ben Rosenfield). La mejor manera de lidiar con su destino la encuentra en una joven (Imogen Poots), con la que comparte unos días. La película narra las horas previas a aquel concierto. Es un agradable biopic, cargado de sentimentalismo, con una correcta interpretación de Penn Badgley y una acertada representación de la relación padre-hijo a lo largo del tiempo.

5/10
Como la vida misma (2007)

2007 | Dan in Real Life

Dan Burns es viudo, padre de tres hijas, que escribe habitualmente una columna en el periódico a modo de consultorio sobre cuestiones familiares. Los consejos que tan acertados parecen para sus lectores no parece saber aplicarlos en su propio hogar, donde muestra un rigorismo extremo, en parte porque no ha superado la pérdida de su mujer. En éstas acude a pasar un fin de semana con todo el clan de los Burns en la casa de los abuelos, en Rhode Island. Allí se reúnen más de veinte personas, incluidos hermanos y sobrinos de Dan. Un tanto agobiado de tanto alboroto, Dan “se pierde” un rato, y acude a una librería cercana. Allí conoce casualmente a Marie, una mujer estupenda, de la que se enamora a primera vista: congenian, ríen, Dan le cuenta su vida… y se despiden intercambiando teléfonos, aunque con la advertencia por parte de ella de que está saliendo con alguien. Cuando vuelve a casa comenta a sus hermanos el encuentro con quien parece un alma gemela… pero se produce el chasco cuando uno de ellos, Mitch, le presenta a su novia, que ha venido a pasar el fin de semana. Se trata de Marie. Estupenda comedia sobre las relaciones familiares y el amor, dirigida con buen pulso por Peter Hedges, que ya demostró maña para el tema en Retrato de April, que hablaba precisamente de un encuentro familiar en torno al Día de Acción de Gracias. Él ha coescrito el guión con Pierce Gardner, autor de la idea original, y que dice haberse inspirado en su propia experiencia de nutridas reuniones familiares. Y en efecto se trata de un verdadero canto, muy bien engrasado, a la familia, donde a pesar de las diferencias –entre padres e hijos, o entre hermanos–, encontramos un magnífico terreno de juego para ofrecer y recibir amor. Hay además una apuesta valiente por describir un escenario reconocible por un público amplio, en vez de fantasear con situaciones poco corrientes. Hedges lo explica así: “Me gustó explorar la idea de una familia que no se había roto. Muchas comedias románticas están muy alejadas de la realidad.” La película tiene un ‘timing’ perfecto, la narración discurre de acuerdo con el bullicio de una reunión con tanta gente, y se logra que los personajes no queden desdibujados, incluso los de presencia mínima, tal vez porque esos juegos de ‘chicos contra chicas’ o las representaciones en familia, logran integrar a todos. Hay espacio para el humor en ese conflicto generacional entre Dan y sus tres hijas –la hija mayor, que desea conducir el coche del padre, la mediana con su apasionado amor por un chico de clase, la pequeña que no logra que le hagan caso–, en la ‘cita a ciegas’ para Dan, o en esa relación que no debe darse entre Dan y Marie, por lealtad con Mitch, y que da pie a situaciones imposibles, muy divertidas. El reparto es magnífico, con secundarios formidables como la doblemente oscarizada Dianne Wiest, o las actrices Amy Ryan y Emily Blunt; pero de justicia es destacar a Steve Carell, que no sólo es un comediante nato, sino que su arco interpretativo es amplio, también para reflejar decepción, amor, tristeza. Le da perfecta réplica Juliette Binoche, ese amor inesperado, capaz de transfigurarse en el amor ideal, en la chica capaz de cautivar a toda la familia Burns.

7/10
Relaciones confidenciales

2002 | People I Know

Aunque en el pasado había sido un legendario relaciones públicas de Nueva York, la carrera de Eli Wurman se ha ido al traste, por culpa de su adicción al alcohol y los barbitúricos. Sólo le queda un cliente importante, un actor maduro que le pide un importante favor: pagar la fianza de Jilli Hopper, una actriz televisiva que ha sido detenida. Cuando Eli recoge a Jilli, ésta le suplica que le acompañe a una fiesta privada, en la que encuentran importantes hombres de negocios de la ciudad. A la mañana siguiente, Eli se encuentra a la mujer muerta, aparentemente asesinada en una turbia intriga, que implica a personajes poderosos. Al Pacino repite una vez más el papel que borda, el de hombre maduro, cuya carrera se encuentra en decadencia y que se replantea toda su vida. Con Robert Redford como productor ejecutivo, Daniel Algrant, que hasta ahora sólo había dirigido Desnudo en Nueva York, introduce numerosos elementos de thriller, en un drama que retrata el lado oscuro y la corrupción en el mundo del espectáculo. En un nutrido reparto lleno de estrellas, destaca la presencia de Ryan O'Neal, veterano protagonista de Love Story, que últimamente se prodiga poco como intérprete. Tras el estreno, la prensa norteamericana comentó que el argumento está lejanamente inspirado en la vida de Bobby Zarem, un auténtico agente neoyorquino.

5/10
Trece días

2000 | Thirteen Days

16 de octubre de 1962. La Casa Blanca recibe información fidedigna acerca de la instalación de rampas lanzamisiles en Cuba. Durante trece días, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se convierten en un tenso “tira y afloja”. ¿Habrá guerra nuclear? A septiembre de 2001, obviamente, sabemos que la respuesta es “no”. Por tanto, el interés de Trece días no reside tanto en saber cómo termina lo que se cuenta, sino en conocer los entresijos del entorno del presidente John F. Kennedy: las discusiones entre “halcones” y “palomas”, los dilemas morales planteados a la hora de dar una respuesta adecuada a la provocación rusa, las decisiones que se toman cuando el contrario “mueve ficha”. En su guión, David Self se ha inclinado por: 1) inventar lo menos posible; y 2) quedarse con el punto de vista americano, de modo que el pensamiento soviético lo hemos de adivinar, como Kennedy y compañía. Así las cosas, Roger Donaldson orquesta un film “lección de historia”, donde se narran con detalle los acontecimientos de los “trece días”, siguiendo el esquema de otro título con “trece”, Apolo 13. Como ocurría en este film, Donaldson atrapa y crea suspense, a pesar de que conozcamos cómo va a discurrir todo. Además muestra el lado humano de los personajes, hasta el punto de que participamos de sus dudas y temores. Era inevitable contar con la estrella de turno, y gracias a Kevin Costner es el escogido protagonista, en el papel de un asesor presidencial, y productor.

6/10

Últimos tráilers y vídeos