IMG-LOGO

Biografía

Gareth Edwards

Gareth Edwards

Gareth Edwards

Filmografía
Rogue One: Una historia de Star Wars

2016 | Rogue One: A Star Wars Story

Primera película de la saga galáctica que no forma parte de las tres trilogías que llegarán a conformar pronto nueve episodios, aunque esta historia de Star Wars bien podría subtitularse “Episodio tres y medio”, los hechos que se narran son inmediatamente anteriores a los que muestra el film con el que George Lucas empezó todo. Corren tiempos en que domina el Imperio, y la Alianza Rebelde hace lo que buenamente puede para oponerse a sus tiránicos fines. Una de las herramientas que están desarrollando para asegurar su dominio es un arma de destrucción masiva, un destructor de planetas, la llamada Estrella de la Muerte. Contra su voluntad, el ingeniero Galen Erso está detrás del diseño, pero cuenta con que su hija Jyn, ahora toda una joven aguerrida, y a la que no ve desde que era niña, pueda proporcionar una valiosa información a los rebeldes. Pero esto pasa por hacerle llegar un mensaje a través de su viejo amigo extremista Saw Gerrera, y de que ella persuada a un grupo de variopintos personajes ­–Cassian Andor, combatiente sin escrúpulos,  el androide K-2S0, el jedi ciego Chirrut, el guerrero Bace, o el ex piloto imperial Bodhi– para hacer equipo, lo que no es tan sencillo. Gareth Edwards, el director de Monsters y Godzilla, ha sido el encargado de poner en marcha el primer spin-off cinematográfico de Star Wars, aunque se ve que la tarea de conceder independencia con respecto a los filmes originales es gradual, nada de riesgos innecesarios, sólo los justos, y siguiendo la estrategia del episodio VII hay un esfuerzo notable para que el fan acérrimo se sienta cómodo en un universo familiar, disfrutando de guiños y reconociendo personajes, armaduras de soldados, naves espaciales, etc, etc. La trama desarrollada por Chris Weitz y Tony Gilroy, a partir de las ideas de John Knoll y Gary Whitta, es relativamente sencilla y sirve para trazar ecos con otros títulos de la saga. Al igual que en El despertar de la fuerza hay una apuesta decidida por un personaje principal femenino, Jyn, encarnado por Felicity Jones, y el alimento del elemento nostalgia. También, cara a conquistar el mercado oriental, tenemos a dos personajes orientales, los chinos Donnie Yen y Jiang Wen. Pero aunque el film es entretenido, las escenas de acción acaban haciéndose un poco interminables, falta equilibrio y la música de Michael Giacchino no resiste la comparación con la de John Williams. Y aunque hay algunos detalles de humor, por los intercambios entre Jyn y K-2S0, al estilo de los que tenían la princesa Leia y Chewbacca, se echan en falta más de estos siempre agradecidos momentos de desahogo, para entendernos, el Andor de Diego Luna no es Han Solo, y las risas entre dos entrañables androides se añoran. Además, a ratos la cosa se pone algo oscura y solemne, con un reiterativo mantra sobre la fuerza, lo que no significa necesariamente momentos emotivos de verdad, aunque alguno, por suerte, hay.

6/10
Godzilla

2014 | Godzilla

Unos tremendos temblores de tierra producen una catástrofe en una central nuclear en Japón, donde trabajan el ingeniero Joe Brody y su esposa. 15 años después su hijo es un marine experto desactivador de bombas, casado y con un niño. Pero Joe sigue obsesionado por lo que ocasionó la catástrofe, y los registros de nuevos temblores sacan a la luz un secreto ocultado por científicos y agentes gubernamentales, la existencia de una extraña criatura de corte prehistórico que se alimenta de radioactividad, y que tras las bombas de Nagasaki e Hiroshima parece que no descansa. Además, se diría que no está sola... Revisitación de las míticas películas japonesas de monstruos de la Toho, protagonizadas por el inolvidable Godzilla, que hizo su primera aparición en las pantallas de la mano de Ishiro Honda en 1954. La intención ha sido presentar al monstruo con el aspecto original, pero con el realismo que facilitan los efectos visuales digitales de hoy, frente al actor de antaño vestido con un traje de látex y destrozando maquetas de edificios. De modo que hay un alejamiento en este aspecto del enfoque de reinvención hollywoodiense de 1998, que sirvió fallidamente el experto en películas catastrofistas “de demolición” Roland Emmerich. Aquí está detrás Gareth Edwards, quien siendo responsable de una apañada película de monstruos de ajustado presupuesto titulada Monsters, tiene la  oportunidad de reincidir en la materia con los medios que proporciona un gran estudio. El director es lo bastante inteligente para concebir escenas vistosas, pero sin olvidar que lo que le dio la fama era sugerir, crear una atmósfera más o menos angustiosa. Godzilla es un film entretenido, pero irregular, acaba resultando cansino. Como en tantas cintas catastrofistas, trata de describir inicialmente a los personajes y sus pequeños dramas, pero sus avatares no dejan de ser demasiado elementales. Contar con actores prestigiosos del cine “indie” –Elizabeth Olsen, David Strathairn, Juliette Binoche, la revelación de Breaking Bad Bryan Cranston, Sally Hawkins...– permitía albergar esperanzas sobre cierta complejidad en sus conflictos, pero aquéllas pronto se desvanecen. Y la moraleja apocalíptica medioambiental –“La arrogancia del ser humano le hace creer que tiene la naturaleza bajo control, en lugar de al revés”, asegura el científico encarnado por Ken Watanabe, en línea con el Noé de Russell Crowe– tiene exactamente la misma simplicidad, lejos de nosotros el peligroso ejercicio de pensar. Así que queda sobre todo el espectáculo visual y la pirotecnia de efectos especiales. Y ciertamente hay algunas escenas impactantes, porque justo es decir que Edwards demuestra talento en el ritmo y los planos de los pasajes en San Francisco del Golden Gate y del clímax en Chinatown, con un buen uso del sonido y la partitura musical de Alexandre Desplat. E incluso algunas que incluyen el elemento humano, la escena en la central nuclear con la puerta que separa a supervivientes y seguras víctimas es muy efectiva.

5/10
Monsters

2010 | Monsters

Hace seis años la Nasa descubrió formas de vida extraterrestre en el sistema solar. Al enviar una sonda para recoger muestras, y estrellarse ésta en América Central, la zona queda infectada por unas extrañas criaturas, a modo de pulpos gigantes, que las autoridades tratan de mantener confinadas en un determinado área, declarado en cuarentena. Kaulder, un periodista, está encantado en cubrir la noticia, pero su jefe le encarga que se traiga de vuelta a casa a su hija, que se encontraba haciendo turismo por la zona. El desconocido Gareth Edwards escribe, fotografía, dirige y crea los efectos visuales de esta interesante muestra de ciencia ficción, abordada con agradecible modestia. Su tono realista, cercano al documental, la emparenta con títulos como Monstruoso y District 9, aunque sin la trepidación continua del primer título ni el humor sardónico del segundo. Resulta inteligente la mirada al mundo de la frontera y la inmigración, donde el dinero, los sobornos y la determinación de los aventureros mandan. Y se crea una tensión con los monstruos sin mostrarlos la mayor del tiempo, se opta por la elipsis y el fuera de plano, o se recogen sólo los estropicios y restos de los ataques devastadores. Destaca además el esfuerzo por pintar, huyendo del tópico, a la pareja protagonista. No hay bromas tontas, o el ‘ligoteo’ facilón, sino que se trata de una relación normal entre personas normales, insatisfechas ella de la dependencia paterna y un noviazgo oficial, él de tener que plegarse a las órdenes de los de arriba, o de mostrar en cierto momento su peor cara por dejarse dominar por el alcohol. En una película de este tipo tiene mucho mérito saber ‘echar el telón’. El final que entrega Edwards es sobrio, y ciertamente funciona.

6/10
Monsters

2010 | Monsters

Hace seis años la Nasa descubrió formas de vida extraterrestre en el sistema solar. Al enviar una sonda para recoger muestras, y estrellarse ésta en América Central, la zona queda infectada por unas extrañas criaturas, a modo de pulpos gigantes, que las autoridades tratan de mantener confinadas en un determinado área, declarado en cuarentena. Kaulder, un periodista, está encantado en cubrir la noticia, pero su jefe le encarga que se traiga de vuelta a casa a su hija, que se encontraba haciendo turismo por la zona. El desconocido Gareth Edwards escribe, fotografía, dirige y crea los efectos visuales de esta interesante muestra de ciencia ficción, abordada con agradecible modestia. Su tono realista, cercano al documental, la emparenta con títulos como Monstruoso y District 9, aunque sin la trepidación continua del primer título ni el humor sardónico del segundo. Resulta inteligente la mirada al mundo de la frontera y la inmigración, donde el dinero, los sobornos y la determinación de los aventureros mandan. Y se crea una tensión con los monstruos sin mostrarlos la mayor del tiempo, se opta por la elipsis y el fuera de plano, o se recogen sólo los estropicios y restos de los ataques devastadores. Destaca además el esfuerzo por pintar, huyendo del tópico, a la pareja protagonista. No hay bromas tontas, o el ‘ligoteo’ facilón, sino que se trata de una relación normal entre personas normales, insatisfechas ella de la dependencia paterna y un noviazgo oficial, él de tener que plegarse a las órdenes de los de arriba, o de mostrar en cierto momento su peor cara por dejarse dominar por el alcohol. En una película de este tipo tiene mucho mérito saber ‘echar el telón’. El final que entrega Edwards es sobrio, y ciertamente funciona.

6/10
Monsters

2010 | Monsters

Hace seis años la Nasa descubrió formas de vida extraterrestre en el sistema solar. Al enviar una sonda para recoger muestras, y estrellarse ésta en América Central, la zona queda infectada por unas extrañas criaturas, a modo de pulpos gigantes, que las autoridades tratan de mantener confinadas en un determinado área, declarado en cuarentena. Kaulder, un periodista, está encantado en cubrir la noticia, pero su jefe le encarga que se traiga de vuelta a casa a su hija, que se encontraba haciendo turismo por la zona. El desconocido Gareth Edwards escribe, fotografía, dirige y crea los efectos visuales de esta interesante muestra de ciencia ficción, abordada con agradecible modestia. Su tono realista, cercano al documental, la emparenta con títulos como Monstruoso y District 9, aunque sin la trepidación continua del primer título ni el humor sardónico del segundo. Resulta inteligente la mirada al mundo de la frontera y la inmigración, donde el dinero, los sobornos y la determinación de los aventureros mandan. Y se crea una tensión con los monstruos sin mostrarlos la mayor del tiempo, se opta por la elipsis y el fuera de plano, o se recogen sólo los estropicios y restos de los ataques devastadores. Destaca además el esfuerzo por pintar, huyendo del tópico, a la pareja protagonista. No hay bromas tontas, o el ‘ligoteo’ facilón, sino que se trata de una relación normal entre personas normales, insatisfechas ella de la dependencia paterna y un noviazgo oficial, él de tener que plegarse a las órdenes de los de arriba, o de mostrar en cierto momento su peor cara por dejarse dominar por el alcohol. En una película de este tipo tiene mucho mérito saber ‘echar el telón’. El final que entrega Edwards es sobrio, y ciertamente funciona.

6/10

Últimos tráilers y vídeos