IMG-LOGO

Biografía

Hank Azaria

Hank Azaria

56 años

Hank Azaria

Nació el 25 de Abril de 1964 en Queens, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
The Wizard of Lies

2017 | The Wizard of Lies

La historia de una gran estafa reciente, la perpetrada por Bernie Madoff, que a través de su grupo de inversión, y siguiendo el llamado esquema de Ponzi, creó una gran bola de nieve gastando el dinero que recibía y captando nuevos clientes para tapar agujeros, algo que se convirtió en imposible de ser ocultado cuando llegó la gran crisis financiera de 2008. La entrevista con una periodista escritora del New York Times con Bernie ya en prisión sirve para entregar los necesarios flash-backs, para mostrar el modo en que llevó a la ruina a tantos, y el gran daño que infligió también a los suyos, su esposa y dos hijos que trabajaban para él, y que siempre negaron tener conocimiento de los trapicheos del patriarca de la familia. A sus 75 años el veterano Barry Levinson, que maneja un guión coescrito por su hijo Sam, y basado en parte en el libro de Diana Henriques, entrega un film interesante en la medida en que los hechos reales lo son, pero algo irregular de ejecución. Este film producido por HBO plantea cuestiones como el de la doble ceguera –si se reprocha a los hijos su supuesta ignorancia de los actos criminales del progenitor, también llama la atención que autoridades controladoras y actores financieros no se olieran el gran engaño–, a la que se puede sumar la del propio Bernie Madoff, por exponer a sus seres queridos al Calvario que siguió a su detención, declaración de culpabilidad y condena. Pero es algo reiterativo al exponer los sentimientos de unos y otros personajes, y el conjunto adolece de frialdad, faltan emociones genuinas. Y eso que el reparto es bueno, destacando quizá Michelle Pfeiffer y Alessandro Nivola –la esposa y uno de los hijos– que un Robert De Niro –también productor– eficaz, pero donde resulta imposible dejar de ver a... Robert De Niro.

6/10
Norman: El hombre que lo conseguía todo

2016 | Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer

Hombre de negocios neoyorquino de poca monta, Norman Oppenheimer sabe “nadar muy bien”, la expresión que usa para explicar sus trapicheos. Por ejemplo, regala unos zapatos a un secretario de Estado de Israel en horas bajas, para ir después dándoselas de que le conoce a un millonario de cara a que les invite a cenar, de los negocios que puedan salir de ahí algo sacará, piensa. El asunto no saldrá tal como él esperaba, pero el destino tiene reservado a Norman un curioso giro. Primer film escrito y dirigido en inglés por Joseph Cedar, tras varios filmes en hebreo, como Pie de página. Crítica en tono de fábula las relaciones interesadas en el mundillo de los negocios, donde manda el cinismo, se valora a las otras personas únicamente por su utilidad. En la política hoy en día todo vale con tal de mantenerse arriba, por lo que los principios quedan muy atrás, y si se tiene que traicionar a un amigo, da un poco igual. Aunque se pinta un panorama desolador, donde resulta imposible encontrar a alguien honesto, se deja cierto espacio para la esperanza, pues hasta los personajes más turbios pueden tener un gesto altruista. Quizás le sobra metraje, mientras que el guión a veces precipita demasiado la descripción de los negocios del personaje central. Pero cuenta con actores de categoría en pequeños papeles, como Michael Sheen, Steve Buscemi, Dan Stevens, o Charlotte Gainsbourg. Aunque todo está al servicio del lucimiento de Richard Gere, que tras encarnar a un mendigo en Invisibles, aquí da un paso más para que se le acepte en papeles distintos al galán de Pretty Woman. Consigue darle cierta humanidad a un personaje del que se desconoce absolutamente todo.

6/10
Lovelace

2013 | Lovelace

Los pitufos 2

2013 | The Smurfs 2

En la noche previa al día de su cumpleaños Pitufina se siente insegura; tiene pesadillas que le recuerdan que ella no nació en la idílica aldea del mundo de los pitufos, sino que su padre es el malvado mago Gargamel. Papá Pitufo, sin embargo, le recuerda que “lo importante no es de dónde venimos, sino lo que queremos ser”. Pitufina espera con impaciencia los festejos de ese día, pero por una confusión creerá que se han olvidado de su cumpleaños. Tal situación coincide con las maléficas intenciones de Gargamel, quien, allá en el mundo real, planea abrir un portal interespacial para raptar a Pitufina. Su intención es conseguir la fórmula para fabricar la esencia azul y así poder crear él sus propios pitufos. Simpática película infantil que recupera con éxito a los graciosillos muñecos azules creados por el escritor de cómics belga Peyo (1928-1992), que ya dieron lugar a una celebérrima serie televisiva, Los pitufos (serie). La trama de esta nueva aventura pitufa se centra en la necesidad de sentirse queridos, de formar parte de una familia que nos quiera incondicionalmente. Y los guionistas apuntalan tal mensaje con la subtrama de la familia de adultos de Patrick Winslow (Neil Patrick Harris), el cual se ve en una situación peliaguda cuando aparece su padre Victor, interpretado por un genial Brendan Gleeson. Pero más allá de esa idea clara del guión, la película es un no parar de diálogos humorísticos, transformaciones humano-animalescas a lo Harry Potter y acción, mucha acción. Los más pequeños se lo pasarán en grande, sin duda. Por otro lado, resulta sorprendente la mezcla entre los dibujos animados y la imagen real. La perfección es absoluta, de modo que a veces es difícil adivinar qué es real y qué no. El director Raja Gosnell –que repite tras la primera parte, Los pitufos– sitúa la mayor parte de la historia en París, y la verdad es que sabe sacarle mucho partido a las calles y los monumentos más famosos de la capital francesa.

5/10
Los pitufos

2011 | The Smurfs

A estas alturas, pocos serán quienes desconozcan a Los Pitufos, pequeños seres azules que viven en una aldea. Estos divertidos personajes fueron creados por el historietista franco-Belga Peyo, en 1958, para el semanario "Le Journal de Spirou". Ya dieron lugar a un largometraje animado belga La flauta de los Pitufos, de 1976, codirigido por el propio Peyo y Eddie Ladeste, y posteriormente, en 1981, a una serie televisiva producida por Hanna-Barbera, que llegó a los 256 episodios, lo que la convierte en una de las más duraderas series animadas producidas en Estados Unidos. En esta ocasión, los entrañables personajes protagonizan un film que mezcla imagen real con animaciones digitales. Perseguido por el abominable Gargamel, que ha logrado encontrar su aldea, el Pitufo Torpe se equivoca de camino y escoge uno que acaba en unas cataratas. Tratan de rescatarle Papa Pitufo y otros pocos compañeros, pero todos acaban absorbidos por un portal mágico que les conduce a Central Park, en el Nueva York del siglo XXI. Mientras encuentran la forma de volver a casa, los Pitufos se refugian en casa de Patrick, recientemente nombrado jefe de marketing temporal de una empresa de cosméticos, que les acoge junto con su esposa embarazada. Lo malo es que Gargamel también ha cruzado el portal, y pretende capturar a sus diminutos archienemigos... El director Raja Gosnell ya tenía experiencia en películas con personajes creados digitalmente, pues fue el responsable de Scooby Doo y su secuela. La técnica ha mejorado tanto que los Pitufos, y también Azrael, el gato de Gargamel, parecen interactuar con los humanos con gran realismo. Además, es un gran acierto que a pesar de que son todos muy parecidos, se haya conseguido mantener muy bien la personalidad propia de cada Pitufo: Gruñón tiene una expresión quejica, Filósofo parece un empollón con su gafas, Pitufo Valiente parece un escocés, Pitufina destila encanto con sus expresivos ojos, Papá Pitufo tiene aspecto de sabio, etc. El guión es sencillo, pensado sobre todo para el público infantil, pero añade muchos guiños a los apasionados de los protagonistas, como la mención a Peyo y a sus comics, la canción popularizada por la serie, etc. No podía faltar un mensaje que le diera algo de fondo al film, y que gira en torno a la superación personal, y la capacidad para poder superar el encasillamiento y la torpeza. Entre los actores destaca el trabajo de Neil Patrick Harris, muy popular por la serie Cómo conocí a vuestra madre, y un exageradísimo pero expresivo Hank Azaria, que encarna al brujo Gargamel.

5/10
Amor y otras drogas

2010 | Love and Other Drugs

Jamie es un joven egocéntrico y ambicioso, de gran éxito con las mujeres, aunque con el complejo de no saber agradar a sus padres. Dispuesto a ganar dinero como sea, se convierte en visitador del laboratorio farmacéutico Pfizer, una profesión muy lucrativa que le permite seguir centrado en su ocupación favorita: pensar única y exclusivamente en sí mismo. Hasta que conoce a Maggie, una joven con Parkinson en estado 1, en una de las clínicas que frecuenta. Al principio el juego es de un ligoteo más, pero puede que está asomando a la puerta el amor. Para sorpresa de propios y extraños, Edward Zwick abandona el cine épico que justa fama le ha dado –Tiempos de gloria, El último samurái...–, y se sumerge en una confusa mirada a la necesidad del amor que experimenta todo ser humano. Su fuente para el guión, coescrito con Charles Randolph y Marshall Herskovitz, es el libro de Jamie Reidy “Hard Sell:  The Evolution of a Viagra Salesman”, donde el autor cuenta sus experiencias reales como viajante de Pfizer y vendedor de Viagra, el célebre fármaco para disfunciones sexuales. Zwick conduce al espectador a través de un largo “viaje”, donde la meta del amor es algo reduccionista, y las etapas del trayecto poco nítidas en lo moral y escasamente atractivas. Domina en el film la visión hedonista del sexo, como mero juego para entretener la soledad y el hastío vital. Y aunque se reconoce que el sexo sin amor no es nada –o muy poco–, las bromas y la mirada frívola al sentido de la vida, que traspasan todo el metraje, llevan a que la reflexión sobre el sacrificio por el ser amado ante la enfermedad resulte impostada. La película se encuadra dentro de una categoría de películas que hacen bien en señalar a una sociedad “enferma” –quizá uno de los mejores momentos es aquel en que un médico reconoce que entró en la profesión vocacionalmente, y que ahora se ha convertido en un tipo comprado por los laboratorios, y adicto a las orgías–, pero falta de fundamentos éticos, y profundamente incoherente. A este respecto es ilustrativa la decisión de Jamie y Maggie de filmar festivamente en vídeo sus proezas sexuales, para luego escandalizarse el primero de que su hermano se masturbe contemplando esas imágenes. En cuanto al capítulo interpretativo, la pareja Jake Gyllenhaal-Anne Hathaway se ve contagiada de la extraña dicotomía del film, pues a ratos han de ponerse ‘graciosos’, para a continuación plantarnos ante la dureza del deterioro físico.

4/10
Año uno

2009 | Year One

Harold Ramis se ha quedado atrapado en Atrapado en el tiempo. Nunca ha logrado repetir la frescura de esa inspirada comedia, y por desgracia Año uno no es la excepción. Aquí además se ha asociado al clan de Judd Apatow –éste ejerce de productor–, lo que le adentra en el terreno de comedias para peterpanes con bromas zafias, y eso que se nota que Ramis ha tratado de contener, un poco, esa faceta de la función. La cosa arranca en tiempos prehistóricos, y no consiste en otra cosa que en encadenar chistes en torno a los relatos bíblicos del Antiguo Testamento: la fruta prohibida del árbol de la ciencia del bien y del mal, Caín y Abel, el sacrificio de Abraham, la circuncisión, Sodoma y Gomorra... Sirven de hilo conductor una pareja de héroes, Zed (Jack Black) y Oh (Michael Cera) que buscan rescatar a las damiselas de las que se han enamorado, y que han sido esclavizadas, al tiempo que Zed se cree un elegido de los dioses o así. El humor es un poco a lo Monty Python, irreverente pero sin pasarse demasiado, con la referencia de La vida de Brian. Ciertamente, hay algún gag gracioso, pero el balance resulta tedioso, con facilonas salidas groseras. Y desde luego, pretender que se trata de una película contra el fanatismo religioso, es poco menos que pedir peras al olmo; no, esto es una nadería, y punto.

2/10
Noche en el museo 2

2009 | Night at the Museum: Battle of the Smithsonian

Estupenda secuela de Noche en el museo, que logra superar a la película original. Larry, el vigilante nocturno del Museo de Historia Natural de Nueva York, ha dejado su antiguo empleo, ahora es un exitoso empresario que comercializa inventos como la linterna fluorescente. Pero siente nostalgia por sus amigos del museo, maniquíes y miniaturas que representan personajes históricos, y que cobran vida por la noche gracias a una antigua tabla egipcia. En una de sus visitas al lugar para recordar viejos tiempos, se encuentra con que el museo está de reformas: va a incorporar las nuevas tecnologías, hologramas e interactividad, de modo que las viejas figuras van a ser trasladadas al complejo del Museo Smithsoniano de Washington. Lo que muchas de las figuras a trasladar ignoran es que la tabla egipcia se queda en Nueva York, con lo que ya no volverán a cobrar vida. El éxito de la primera Noche en el museo, hacía previsible una nueva película. Lo primero que hay que decir, es que se beneficia de un holgado presupuesto para pensar nuevas aventuras a lo grande. Y tal planteamiento no defrauda, pues hay una tormenta de efectos especiales apabullante, muy bien utilizada, que deja permanentemente con la boca abierta. El Museo Smithsoniano permite la introducción de un montón de nuevos personajes y sus mundos especiales: ahí están Ivan el Terrible y sus cosacos, Napoleón y sus soldados, y Al Capone con sus gángsteres, servidos en blanco y negro. Hay estatuas diversas que cobran vida, la parte dedicada a la era espacial y aérea permite la presencia de aviones y naves... Y hay una gran idea en los cuadros animados, y que llevan a que los personajes puedan meterse, por ejemplo, dentro de la célebre foto de "El beso" del día de la Victoria al acabar la Segunda Guerra Mundial. La trama es muy clásica, pero efectiva: el rescate de los amigos, que corren peligro por las pretensiones del egipcio Kahmunrah de utilizar la tabla egipcia para traer del inframundo a un ejército de criaturas del averno. El mérito del guión de Robert Ben Garant y Thomas Lennon es entregar una trepidante aventura de acción, que no deja un instante de respiro, con una espina dorsal lo suficientemente sólida, y que permite además la entrega de muchos momentos cómicos ciertamente ocurrentes, donde Ben Stiller da lo mejor de sí mismo. Botón de muestra de los ingeniosos gags que recorren la cinta puede ser el modo en que Larry birla a otra vigilante su pase de guarda del Smithsoniano; o los muñequitos cabezones de Einstein. Mención aparte merece Amy Adams, uno de los nuevos muñecos que cobra vida, la heroína de la aviación Amelia Earhart, que la primera mujer que cruzó en avión el Atlántico. Su composición es perfecta, da el tipo del papel clásico de las clásicas "screwball comedies" de los 30 y 40, al estilo Katharine Hepburn, gracias a su arrolladora personalidad, y a su modo anacrónico y rápido de expresarse.

6/10
Corredor de fondo

2007 | Run Fatboy Run

Dennis es un guardia de seguridad perezoso, que ha ganado unos kilos, al que le resulta agotador correr detrás de un travesti que le roba constantemente en su tienda. Años atrás dejó plantada en el altar a Libby, su novia embarazada. Aunque se ha dado cuenta de que está enamorado de Libby, es demasiado tarde, pues ella se ha buscado otra pareja. En un intento desesperado de demostrar a Libby que ha cambiado y es un tipo responsable, con fuerza de voluntad, decide entrenarse y participar en un maratón. Primer largo como director en cine de David Schwimmer, popularísimo por su papel de Ross Geller en Friends, y que ya se había encargado de la realización de diez episodios de esta serie y varios telefilmes. Está protagonizado por Simon Pegg (Arma fatal), con quien Schwimmer había trabajado como actor en Big Nothing, una correcta mezcla de comedia y thriller. El principal atractivo de esta ligerísima cinta es el trabajo de Pegg, que muestra una vez más que tiene mucha ‘gracia natural’. Además, está bien secundado por Thandie Newton (Crash) y Hank Azaria, que en la serie Friends era el secundario David, un doctor que se enamoraba de Phoebe. Algunos detalles groseros parecen una torpe imitación del humor de los hermanos Farrelly en Algo pasa con Mary, sobre todo un momento repugnante en el que el protagonista se ha hecho una espectacular ampolla en el pie. Estos detalles están a punto de dar al traste con el film. Pero están lo suficientemente compensados por secuencias divertidas que parodian el cine deportivo. Además, desarrolla mensajes positivos sobre la superación personal, y la unidad familiar

4/10
Cuestión de pelotas

2004 | Dodgeball: A True Underdog Story

Peter LaFleur es un tipo bonachón que regenta un gimnasio de barrio venido a menos. El cutre local, que se cae a pedazos, es como una prolongación de sus clientes: una pandilla de perdedores más raros que un perro verde (un loco que se cree un pirata, dos escuchimizados bastante lelos, un gordo seboso y apocado, y un fanático de los deportes raros).  Y todos ellos tienen en común un grado de patosidad superlativo… En el extremo opuesto del negocio de LaFleur se encuentra Globo Gym, una especie de supertemplo para la gimnasia, que tiene todas las tecnologías del momento para obtener un cuerpo 10. Su jefe, el ególatra White Goodman, quiere hacerse con el humilde gimnasio de LaFleur. Éste no tiene muchas posibilidades de poder mantenerlo, según descubre Kate Veatch, una guapa abogada enviada por el banco para ver el estado de las cuentas del gimnasio.  La única posibilidad es conseguir una gran suma de dinero y el plan que se le ocurre a la cuadrilla de LeFleur no es otro que participar en el campeonato internacional de Balón prisionero. Kate, que se ha quedado prendada de LaFleur, decidirá también echarles una mano. Y la van a necesitar. Una película sobre el balón prisionero sólo puede enfocarse desde el género de la comedia más disparatada, y si además se cuenta con un consumado experto en estas lides como Ben Stiller la cosa puede ser bastante divertida. Hay pelotazos tan absurdos como tronchantes, caretos de espanto a cámara lenta… y hasta una perorata del mismísimo Lance Armstrong sobre la superación que resulta de una comicidad ridícula. Sin grandes honduras la historia enseña hasta dónde puede llegar la absurdez en el cuidado de los musculitos, los rayos uva y todas esas pamplinas. Y los actores cumplen, aunque Ben Stiller destaca especialmente en un papel poco habitual, el del malo de la peli.

3/10
Y entonces llegó ella

2004 | Along Came Polly

No debe de haber nada peor que pillar a tu mujer engañándote con otro durante... ¡tu propia luna de miel! Eso le sucede al pobre Reuben, un cuadriculado trabajador de una compañía de seguros que dedica sus horas a evaluar riesgos. Pero en su consiguiente estado de desolación coincide por casualidad con una antigua compañera de estudios que le hace tilín. Polly es divertida, risueña, confiada, sexy e imprevisible, aunque su visión de la vida es totalmente opuesta a la de él. Mientras que Reuben es una especie de 'hipocondriaco del futuro', que ha de tenerlo todo calculado y asegurado, ella ama los riesgos y la aventura, y vive absolutamente al día. John Hamburg, coguionista de Los padres de ella y Zoolander, debuta en la dirección con esta comedia ligera, cuyo mayor gancho es el reparto. Se nota que le ha cogido perfectamente la onda a Ben Stiller, quien aquí vuelve a ser el palurdo de buen corazón al que ya nos tiene acostumbrados. Salvo en algunas situaciones puntuales algo groseras, la película sigue el camino recto de las comedias románticas clásicas. Y hay algunos gags (la escena del baño con Alec Baldwin, el partido de baloncesto, la comida picante...) que son para enmarcar y arrancan sin compasión las mayores carcajadas.

5/10
Enredos de familia

2004 | Eulogy

A la muerte del abuelo y patriarca de la familia, los Collins se reunen en Rhode Island para el entierro. Kate, la nieta, se siente incómoda, porque cada uno de ellos es la mar de ‘rarito’. Su padre es un actor porno, tiene una tía suicida, y otra que se dedica a timar a los incautos que se ponen en su camino. Debut en el largometraje del director y guionista Michael Clancy, que ha logrado fichar como protagonista a Hank Azaria (El precio de la verdad). Refleja el desconcierto de la sociedad actual, con grandes dosis de humor negro y estrambóticos personajes.

5/10
El precio de la verdad

2003 | Shattered Glass

El paso de caballero jedi a periodista de éxito podría habérsele atragantado al joven Hayden Christensen, el que fuera hace años Anakin Skywalker en El ataque de los clones. Pero la emergente estrella ha pasado la prueba dramática con creces. Aquí su papel tiene también un lado oscuro, aunque ahora es tan real como la vida misma. Stephen Glass es un periodista de la prestigiosa revista norteamericana The New Republic. Sus artículos demuestran que es un reportero de raza, con un sexto sentido para extraer la noticia a pie de calle, un maestro del olfato para estar en el sitio justo en el momento preciso y que luego tiene el talento crear opinión entre los lectores. Sin embargo, su artículo “El paraíso del Hacker” causa un escándalo en el The New Republic cuando un periódico de la competencia acusa a Glass de mentiroso y Chuck Lane –un compañero recién ascendido a director– se ve en la tesitura de confiar en la honradez de Glass o perder el apoyo de todo su equipo. El debutante Billy Ray evita cualquier “originalidad” tanto de forma como de contenido que desvirtúe esta sólida película, basada en hechos reales. El metraje discurre de modo lineal, prácticamente sin sorpresas. Y justamente ahí radica su fuerza, en su planteamiento sin fisuras, en su mirada digna –y por eso, ética– al mundo del periodismo, algo extensible también a cualquier otra actividad de los seres humanos. Y tanto Hayden Christensen como Peter Sarsgaard dan la talla con creces.

6/10
Rebelión en Polonia

2001 | Uprising

1939. Polonia es ocupada por los nazis. Se desata la persecución de los judíos, confinados en el ghetto de Varsovia. Mientras el presidente del Consejo Judío Adam Czerniakow, es partidario de negociar lo que se pueda con los alemanes, buscando el mal menor, Mordecai Anielewicz organiza un movimiento de resistencia. Frente a otros filmes que muestran cierta pasividad judía ante el holocausto, Jon Avnet pone el acento en el esfuerzo de guerra de guerrillas de un grupo de hombres y mujeres. El director de Tomates verdes fritos y The War (La guerra) logra un film vistoso, de reparto intachable. Contado con tono documental, la divisa de los luchadores es “crear un clima moral en un mundo inmoral”. Aunque quizá peca algo de maniqueo y simplista, sobre todo al describir la actuación de los polacos no judíos.

6/10
La pareja del año

2001 | America's Sweethearts

Gwen (Catherine Zeta-Jones) es una superestrella de Hollywood, guapa y caprichosa, que cuenta con la eficaz ayuda de su hermana Kiki (Julia Roberts). Divorciada del también actor Eddie (John Cusack), con el que ha hecho filmes de enorme éxito en taquilla, se encuentra en plena promoción de su última película conjunta. Pero para nada desea volver a encontrarse con su esposo. Lo malo es que el excéntrico director de la película, que tiene en su poder la única copia de la misma, desea mostrarla directamente a la prensa, sin la aprobación del jefe del estudio. El veterano jefe de prensa Lee (Billy Crystal) debe lidiar con tan delicada situación: reunir a los dos actores, y distraer a los periodistas mientras consigue al fin la película. Para volver a la dirección tras más de diez años de ausencia, Joe Roth ha escogido una comedia al estilo clásico ­–el director cita como referencias las películas de Frank Capra y Preston Sturges–, ambientada en el mundo del cine. Definida como “un cuento de hadas”, en el guión ha intervenido el mismísimo Billy Crystal. No se trata de la primera vez que Roberts hace una película de “cine dentro del cine”, pues en Notting Hill daba vida a una actriz de la gran pantalla; pero en este caso, le toca hacer de patito feo, auténtica Cenicienta que a pesar de su atractiva personalidad, se encuentra a la sombra de su dominante hermana, Zeta-Jones, ella sí estrella cinematográfica.

4/10
Fail Safe

2000 | Fail Safe

Un avión americano sobrevuela Moscú con la orden equivocada de lanzar la bomba atómica. La posibilidad de una guerra nuclear parece cercana. Rodada en blanco y negro, el film nos lleva a los peores momentos de la guerra fría. Un reparto de lujo se encarga de mantener la tensión psicológica y la emoción argumental de este remake de un film de Sidney Lumet. 

5/10
Mystery, Alaska

1999 | Mystery, Alaska

Los habitantes del pueblecito Mistery, en Alaska, son unos apasionados del hockey sobre hielo. El enfrentamiento del equipo local con los legendarios Rangers de Nueva York, va a desatar muchas artimañas y pasiones. El director de Austin Powers y Los padres de ella orquesta una comedia desmadrada, donde destaca el carisma del 'gladiator' Russell Crowe.

5/10
Hombres misteriosos

1999 | Mistery Men

Furioso, un motero; el Zapador, que usa como arma una pala; el Rajá Azul, que viste de verde, y es lanzador de tenedores y cucharas; Flato, cuya principal arma son las ventosidades; la Lanzadora, que maneja una bola de cristal con la calavera de su padre. Son una panda de superhéroes cutres, que andan un poco de capa caída. Pero la captura de Capitán Asombroso por el supervillano Casanova Frankenstein puede ser la ocasión de brillar como auténticos superhéroes que son. Parodia de las típicas historias de superhéroes, tiene unos cuantos golpes de humor que merecen la pena: como botón de muestra, véase la convocatoria laboral de superhéroes, donde les hacen entrevista y todo para cerciorarse de sus superpoderes; o el entrenamiento de La Esfinge, al más puro estilo Yoda. El reparto es de campanillas: desde Geoffrey Rush, el malo de la función a Greg Kinnear, el presumido Capitán Asombroso.

6/10
Abajo el telón

1999 | Cradle Will Rock

Este film dejó claro que debíamos de prestar atención a un tipo larguirucho, de sonrisa algo cínica y mirada fría y perspicaz que responde al nombre de Tim Robbins. Tras Ciudadano Bob Roberts y Pena de muerte, vuelve a ponerse tras la cámara y se descuelga con una película coral fascinante y conmovedora, dura y amable, crítica y mordaz, una apología ideológica sobre la libertad de expresión artística en el Broadway de finales de los años 30. En plena crisis económica los estudios teatrales luchan por salir adelante gracias al Federal Theater Project, un programa destinado a reactivar el trabajo de los actores. Un joven director llamado Orson Welles pone en marcha una obra musical llamada Cradle Will Rock, del compositor Marc Blizstein. Sin embargo, el proyecto será censurado por el gobierno, que ve en sus inquietudes sociales un alarmante alegato filocomunista. Robbins diseña un fresco histórico, muy bien ambientado, por donde se pasean personajes reales como Welles, Nelson Rockefeller o el magnate mediático William R. Hearst, junto a otros “casi” reales. El combinado conforma un completísimo hervidero de caracteres, magistralmente humanizados por una plantilla de intérpretes que, salvo algún caso aislado, hacen gala de talento extraordinario. El guión es simplemente encantador, inteligente y acuchillado. Y el maravilloso desenlace deja en el aire una pregunta no apta para cobardes: ¿cuál es mi precio? Con Abajo el telón Robbins se ha convertido en un creador genuino, lo que se dice un tipo peligroso: nada de “montajes” para la galería, ni moralinas intelectualoides. Arte puro, y por tanto subversivo, provocador, bello.

6/10
Celebrity

1998 | Celebrity

Lee Simon es un novelista sin éxito, cuyas relaciones con las mujeres son muy poco duraderas. Su intento de colocar un guión en Hollywood le da entrada al mundo de las celebridades: gente acelerada, siempre a la búsqueda de nuevos placeres y sensaciones. El vértigo que sufre Simon en este mundo es descomunal. Woody Allen sigue con sus temas habituales, aunque con un pesimismo más marcado que en otros films. El director (que cede el típico papel que él suele interpretar a Kenneth Branagh) analiza el desconcierto afectivo de numerosos personajes, con un acidísimo sentido del humor y un tratamiento de la sexualidad mucho más oscuro y descarnado de lo acostumbrado. El reparto, como siempre, es fantástico: desde los jovenzuelos Leonardo DiCaprio, Winona Ryder, Famke Janssen y Charlize Theron, hasta los más veteranos Judy Davis, Joe Mantegna y Melanie Griffith.

5/10
Grandes esperanzas (1998)

1998 | Great Expectations

Adaptación libre de la novela de Charles Dickens, que ya conoció una excelente versión de David Lean,con el título de Cadenas rotas. Presenta la historia de Finn, un niño pobre que se cría con su tío. Cuando consigue trabajo para una excéntrica ricachona se enamora perdidamente de Estella, su sobrina. El mexicano Alfonso Cuarón (La princesita) apuesta por un tratamiento muy sensual de la historia de amor. Y cuida con mimo el diseño artístico. Atentos a la partitura musical de Patrick Doyle: hermosísima.

4/10
Cosecha propia

1998 | Homegrown

Tres vividores, Jack, Carter y Harlan, trabajan para Malcolm que tiene como propiedad un cultivo de marihuana en el estado de California. pero un buen día Malcolm es asesinado, y tras el estupor inicial, el trío de trabajadores deciden cultivar por su cuenta la propiedad de Malcolm. Claro está que no saben dónde se están metiendo... Simpática comedia, con buen ritmo y logrados momentos de humor. Además de Ryan Phillippe (Harlan), Hank Azaria (Carter) y Billy Bob Thornton (Jack), se da cita en ella un reparto impresionante, llenito de caras conocidas. Dirige Stephen Gyllenhaal (El país del agua), padre de los actores Jake Gyllenhaal y Maggie Gyllenhaal, convertidos más tarde en grandes estrellas y que tienen en este film un pequeño papel.

4/10
Godzilla

1998 | Godzilla

Niko Tatopoulos, un célebre biólogo especialista en los efectos de las radiaciones nucleares en seres vivos, debe dar su opinión sobre una misteriosa criatura que ha atacado de modo bestial a un barco japonés. Se trata de un enorme bicho con aspecto de animal prehistórico, que ha sufrido mutaciones por un experimento nuclear francés. El animalito, de enorme poder destructivo, ha decidido montarse un "nidito" en la ciudad de Nueva York. Lo cual motiva el pánico general de la población. El alcalde se ve obligado a organizar la evacuación de la ciudad. Mientras, el ejército trata de localizar al monstruo para destruirlo. Y Audrey Timmonds, una aguerrida periodista, que fue novia de Niko, ayudada por su fiel cámara, trata de conseguir el reportaje de su vida. ¡Bienvenido a un film que mezcla acción, ciencia ficción y género catastrofista! Viene servido por los alemanes Roland Emmerich y Dean Devlin, responsables de aquel film supertaquillero y superpatriotero llamado Independence Day. Si lo que deseas es disfrutar de unos efectos especiales superespectaculares, insertos en una trama entretenida, estás de suerte. Pues hay secuencias alucinantes, en que el bicho derriba todo tipo de edificios. Junto a los muchos destrozos, y a la maqueta del monstruo, destacan los efectos especiales en que aparece la numerosa prole de Godzilla. Las escenas en el interior del Madison Square Garden son de una asombrosa perfección, y dieron una nueva vuelta de tuerca a los films con amplia presencia de saurios.

4/10
Un asesino algo especial

1997 | Grosse Pointe Blank

Martin Blank es un joven asesino a sueldo que tiene un nuevo trabajito entre manos en la ciudad de Detroit. Allí también se celebra su reunión de antiguos alumnos, donde acude Debi, un amor de instituto. Entre negocios, policías que andan tras él, y la chica de sus sueños –enfadada por dejarle plantada la última vez–, Martin deberá sortear como pueda cada situación. Comedia de acción donde el protagonista es un sicario, pero también un tipo bueno en el fondo, que opta por reformar su vida, empezando por pedir perdón a la novia que dejó tiempo atrás. Buen ritmo y situaciones divertidas a cargo de John Cusack, Minnie Driver, Dan Aykroyd y Alan Arkin, entre otros.

4/10
Una jaula de grillos

1996 | The Birdcage

Val es el hijo único de Armand, un gay que regenta un espectáculo de travestis. Val y su novia Barbara Keely van a casarse y deciden reunir a los padres de ambos para que se conozcan. El problema viene cuando el encuentro se convierte en un enredo para esconder la verdadera identidad de Armand, pues el Sr. Keely es un prestigioso político que promueve en su campaña los valores tradicionales de la familia. Mike Nichols firma esta desternillante comedia protagonizada por Robin Williams y Gene Hackman. Williams despilfarra humor por los cuatro costados pero Nathan Lane y Hank Azaria no se quedan cortos. La interpretación de homosexuales, algo 'locas' va dejando escenas divertidísimas como la comida con Hackman y familia. Aparece una discreta Calista Flockhart antes de convertirse en la letrada Ally McBeal.

5/10
Amigas para siempre

1995 | Now And Then

Cuatro íntimas amigas, deciden reunirse tras veinte años de separación para celebrar el embarazo de una de ellas. El encuentro da lugar a que evoquen un verano muy especial que pasaron juntas cuando eran adolescentes. Lesli Linka Glatter dirige este film, en el que predomina el toque femenino, ya que tanto el equipo técnico como artístico está compuesto predominantemente por mujeres. Destaca la labor de las actrices, entre las que cabe destacar a Melanie Griffith, Demi Moore, Christina Ricci y Thora Birch. El film cuenta con una trama sencilla, plagada de simpáticas anécdotas, que nos hacen seguir la película con interés en todo momento.

5/10
Quiz Show (El dilema)

1994 | Quiz Show

Las películas de Robert Redford tienen la característica de ser diferentes y de explorar con profundidad aspectos importantes del ser humano. En Quiz Show, nominada a cuatro Oscar, indaga en el afán de lograr la fama, en la honestidad y en el poder de los medios de comunicación. Ralph Fiennes (La lista de Schindler, El paciente inglés) y John Turturro (Barton Fink) interpretan a dos concursantes enfrentados en un programa de preguntas: el veintiuno. Hay mucho dinero en juego y cuando comienzan a surgir rumores de que las respuestas están amañadas surge un escándalo que salpica a la cadena de televisión y sobre todo hiere la honestidad de los concursantes. Memorables interpretaciones, entre las que hay que destacar la del veterano Paul Scofield (Un hombre para la eternidad), en un papel memorable como padre del principal concursante implicado. Una radiografía dura de la vida moderna, en uno de sus aspectos más característicos, el de los medios de comunicación, y con la firma inconfundible de Robert Redford. El film está basado en hechos reales.

7/10
Pretty Woman

1990 | Pretty Woman

¿Qué se puede decir de esta película que no se haya dicho ya? Se trata seguramente de la comedia romántica más célebre de los últimos años, un singular cuento de la cenicienta en versión moderna con Hollywood como escenario de fondo. Pocas veces ha existido tanta química en la pantalla como la que demuestran tener Richard Gere y Julia Roberts. Por casualidad, Edward (Richard Gere), un millonario egoísta y solitario, conoce a Vivian (Julia Roberts), una prostituta que intenta sacar cada día lo necesario para vivir. Irresistiblemente enamorados casi a primera vista, ambos tendrán que renunciar a su pasado para afrontar un final mágico y romántico. Todo en este film está muy cuidado y los actores demuestran una soltura poco usual. La película tiene una banda sonora sobresaliente y un glamour tan atractivo como sólo pueden tenerlo las situaciones más románticas, casi siempre irrealizables. Inolvidable.

6/10

Últimos tráilers y vídeos