IMG-LOGO

Biografía

Hany Abu-Assad

Hany Abu-Assad

Hany Abu-Assad

Premios: 1 Festival de Cannes

Ganador de 1 premio

  • Un Certain Regard Omar
Filmografía
La montaña entre nosotros

2017 | The Mountain Between Us

Ben y Alex no se conocen de nada, pero ambos tienen asuntos urgentes que atender –una operación quirúrgica él, su propia boda ella– y la suspensión de su vuelo por la previsión de una tormenta supone una enorme contrariedad. Pero Alex, fotoperiodista de profesión, es una mujer de recursos, y contrata una avioneta para emprender viaje, y le propone a Ben compartirla. La decisión de aceptar supone un error, pues se van a estrellar en una zona montañosa cubierta por la nieve, y aunque sobreviven, nadie sabe que están ahí, y el tiempo empieza a correr en su contra. Decididamente al palestino Hany Abu-Assad se le dan mejor las historias que sitúa en su tierra –Paradise Now, Omar, Idol–, que las de corte hollywoodiense, aquí con dos grandes actores que ofrecen esforzadas interpretaciones, Idris Elba y Kate Winslet. En este caso adapta una novela de Charles Martin, con típica trama de supervivencia tras un accidente aéreo. Se juega con el contraste de caracteres de los dos protagonistas –él es cerebral, le gusta tener las cosas bajo control, mientras que ella se mueve por el corazón y tiene capacidad de asumir riesgos–, y la compañía de un perro fiel, para ir sembrando la narración de elementos relativos a situaciones peligrosas que hagan el largo metraje llevadero. El problema es que el film adolece de una exasperante arritmia, no avanza dinámicamente, casi el único punto de intriga real, y ello sólo hasta cierto punto, consiste en saber si surgirá la chispa del enamoramiento, sobre todo teniendo en cuenta que él, hermético en lo relativo a su vida personal, arrastra un matrimonio con problemas, mientras que ella estaba en vísperas de casarse. Y decididamente el modo de terminar resulta decepcionante. Aparte del trabajo interpretativo es destacable la preciosa fotografía de los pasajes montañosos, teóricamente del estado de Utah, aunque la película se ha rodado en Canadá.

5/10
Idol

2015 | Ya Tayr El Tayer

Agradable película basada en hechos reales, que podría describirse como un Slumdog Millionaire en versión palestina, con este film comparte la idea de seguir al protagonista y a sus amigos, que viven en Gaza, en dos etapas muy determinadas: durante la infancia, y luego cuando ya son jóvenes y Mohammad Assaf, que tiene una voz prodigiosa, pone todos los medios para participar en "Arab Idol", concurso televisivo de cantantes, al estilo "Operación Triunfo" o "American Idol", que se celebra en Egipto. Hany Abu-Assad, director conocido por sus duros filmes Paradise Now y Omar, en torno a la cuestión palestina y el conflicto con Israel, que conoce muy de cerca, dulcifica su mirada con un planteamiento esperanzado. Igual que el concurso permite soñar a los palestinos y olvidar por un rato sus problemas cotidianos, el cineasta parece haberse aplicado la misma terapia con un film encantador. En el primer tramo, protagonizado por niños, tiene gracia la banda musical que se saca un dinerillo cantando en bodas, y la relación entre Mohammad y su hermana, que es todo un carácter, pero que padece una enfermedad renal; y luego se describe bien la atmósfera gris de un lugar donde los habitantes, confinados, tiene dificultades para vislumbrar un panorama con alicientes. Esto queda claro, pero Abu-Assad es lo suficientemente inteligente para no cargar aquí las tintas, e incidir más en lo que podríamos denominar, parafraseando el "american dream", "sueño palestino", las cosas pueden ir a mejor, y se puede levantar el ánimo a los demás, aunque esto pueda resultar una pesada carga.

6/10
Omar

2013 | Omar

Omar, palestino, planea casarse con Nadia, hermana de su amigo Tarek. Los dos chicos, junto con Amjad –un tercer amigo que también pretende el amor de Nadia– planean y cometen el asesinato de un soldado judío. La ¿mala suerte? provoca que las tropas israelitas capturen a Omar, quien ante la tortura y las amenazas promete colaborar y traicionar a sus compañeros. El director Hany Abu-Assad vuelve a ahondar en el violento conflicto palestino israelí después de que hace años impactara con su film Paradise Now, sobre  terroristas suicidas. En este caso vuelve a filmar las penurias y humillaciones a las que están sometidos los palestinos por parte de los israelíes. Ambientada en los territorios ocupados de Cisjordania, Omar es una película realista y poco complaciente, pegada al terreno, cuyo protagonista (que da título al film y está encarnado con perfección por Adam Bakri) es un joven que resulta cercano, verosímil, y que logra que sus desventuras atrapen al espectador. Omar plantea una situación terrible, y el director actúa conforme a su estilo, sin juicios acerca de lo que sucede, pero dejando poderosamente hablar a la historia –siempre desde el punto de vista palestino– y a sus personajes, y de nuevo parece afirmar que no hay otra salida que la violencia. Sabe entregar también momentos impactantes, como las múltiples escenas en que el protagonista ha de escalar el muro, más que nunca aquí mostrado como un enorme y gris monumento al odio y la desunión. A la vez el film no es redondo, hacia el final la trama se vuelve algo confusa y la narración es reiterativa. De cualquier forma, viene a decir Abu-Assad, en el conflicto palestino israelí no hay ganadores. Pierden todos. El film fue nominado al Oscar a la Mejor Película en Lengua no Inglesa.

6/10
Paradise Now

2005 | Paradise Now

Escalofriante film, que nos mete en la piel de dos jóvenes palestinos, Shaïd y Khaled, amigos desde la infancia, y voluntarios para autoinmolarse en atentado terrorista, llevándose por delante el mayor número posible de vidas humanas. Su ofrecimiento es escuchado, y van a ser enviados a Tel Aviv. Antes pasan una noche de ‘despedida sin palabras’ de sus seres queridos, lo que da pie a momentos como el de la grabación de un vídeo con las razones de sus actos, donde a su convicción se suma, fuera de cámara, los miedos y el nerviosismo, y tal vez la sombra de la duda acerca de la moralidad de lo que van a acometer. Hany Abu-Assad narra su historia con estilo documental, sin justificar los actos de los protagonistas, pero mostrándolos como seres humanos, en el ojo del huracán de un horrible conflicto, cuya solución no puede ser, nunca, la violencia.

5/10
Idol

2015 | Ya Tayr El Tayer

Agradable película basada en hechos reales, que podría describirse como un Slumdog Millionaire en versión palestina, con este film comparte la idea de seguir al protagonista y a sus amigos, que viven en Gaza, en dos etapas muy determinadas: durante la infancia, y luego cuando ya son jóvenes y Mohammad Assaf, que tiene una voz prodigiosa, pone todos los medios para participar en "Arab Idol", concurso televisivo de cantantes, al estilo "Operación Triunfo" o "American Idol", que se celebra en Egipto. Hany Abu-Assad, director conocido por sus duros filmes Paradise Now y Omar, en torno a la cuestión palestina y el conflicto con Israel, que conoce muy de cerca, dulcifica su mirada con un planteamiento esperanzado. Igual que el concurso permite soñar a los palestinos y olvidar por un rato sus problemas cotidianos, el cineasta parece haberse aplicado la misma terapia con un film encantador. En el primer tramo, protagonizado por niños, tiene gracia la banda musical que se saca un dinerillo cantando en bodas, y la relación entre Mohammad y su hermana, que es todo un carácter, pero que padece una enfermedad renal; y luego se describe bien la atmósfera gris de un lugar donde los habitantes, confinados, tiene dificultades para vislumbrar un panorama con alicientes. Esto queda claro, pero Abu-Assad es lo suficientemente inteligente para no cargar aquí las tintas, e incidir más en lo que podríamos denominar, parafraseando el "american dream", "sueño palestino", las cosas pueden ir a mejor, y se puede levantar el ánimo a los demás, aunque esto pueda resultar una pesada carga.

6/10
Omar

2013 | Omar

Omar, palestino, planea casarse con Nadia, hermana de su amigo Tarek. Los dos chicos, junto con Amjad –un tercer amigo que también pretende el amor de Nadia– planean y cometen el asesinato de un soldado judío. La ¿mala suerte? provoca que las tropas israelitas capturen a Omar, quien ante la tortura y las amenazas promete colaborar y traicionar a sus compañeros. El director Hany Abu-Assad vuelve a ahondar en el violento conflicto palestino israelí después de que hace años impactara con su film Paradise Now, sobre  terroristas suicidas. En este caso vuelve a filmar las penurias y humillaciones a las que están sometidos los palestinos por parte de los israelíes. Ambientada en los territorios ocupados de Cisjordania, Omar es una película realista y poco complaciente, pegada al terreno, cuyo protagonista (que da título al film y está encarnado con perfección por Adam Bakri) es un joven que resulta cercano, verosímil, y que logra que sus desventuras atrapen al espectador. Omar plantea una situación terrible, y el director actúa conforme a su estilo, sin juicios acerca de lo que sucede, pero dejando poderosamente hablar a la historia –siempre desde el punto de vista palestino– y a sus personajes, y de nuevo parece afirmar que no hay otra salida que la violencia. Sabe entregar también momentos impactantes, como las múltiples escenas en que el protagonista ha de escalar el muro, más que nunca aquí mostrado como un enorme y gris monumento al odio y la desunión. A la vez el film no es redondo, hacia el final la trama se vuelve algo confusa y la narración es reiterativa. De cualquier forma, viene a decir Abu-Assad, en el conflicto palestino israelí no hay ganadores. Pierden todos. El film fue nominado al Oscar a la Mejor Película en Lengua no Inglesa.

6/10
Paradise Now

2005 | Paradise Now

Escalofriante film, que nos mete en la piel de dos jóvenes palestinos, Shaïd y Khaled, amigos desde la infancia, y voluntarios para autoinmolarse en atentado terrorista, llevándose por delante el mayor número posible de vidas humanas. Su ofrecimiento es escuchado, y van a ser enviados a Tel Aviv. Antes pasan una noche de ‘despedida sin palabras’ de sus seres queridos, lo que da pie a momentos como el de la grabación de un vídeo con las razones de sus actos, donde a su convicción se suma, fuera de cámara, los miedos y el nerviosismo, y tal vez la sombra de la duda acerca de la moralidad de lo que van a acometer. Hany Abu-Assad narra su historia con estilo documental, sin justificar los actos de los protagonistas, pero mostrándolos como seres humanos, en el ojo del huracán de un horrible conflicto, cuya solución no puede ser, nunca, la violencia.

5/10

Últimos tráilers y vídeos