IMG-LOGO

Biografía

Jean-Marie Dreujou

Jean-Marie Dreujou

Jean-Marie Dreujou

Filmografía
De Gaulle

2020 | De Gaulle

Primer largometraje estrenado en la gran pantalla sobre la figura del general francés, muestra la historia nunca explicada de cómo Charles De Gaulle se convirtió en el gran héroe de la resistencia en Francia durante la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial, y las circunstancias familiares que vivió en aquellos días. La película se estrena coincidiendo con el 130 aniversario del nacimiento del general, 80 años de la famosa locución en Londres, y 50 de su fallecimiento.

Nos patriotes

2017 | Nos patriotes

Cézanne y yo

2016 | Cézanne et moi

La amistad entre Émile Zola y Paul Cézanne. Ambos se conocieron de niños, pues fueron compañeros de clase en Aix-en-Provence, y desde entonces fueron inseparables. Amigos desde la infancia y la juventud, sus anhelos artísticos les abrieron caminos diferentes: a Émile hacia la escritura y a Paul hacia la pintura. Ambos son hoy considerados dos de los más grandes artistas franceses del siglo XIX. La directora Danièle Thompson (La bûche, Patio de butacas) ofrece un film interesante, que gustará especialmente a amantes del arte y curiosos de la vida de los artistas. Que no se busquen en esta película grandes giros, momentos de tensión o una trama rocambolesca de intrigas. El cuidadoso guión de la propia directora traza algo así como una crónica de la amistad entre Zola y Cézanne a lo largo de sus largas vidas, con sus afinidades y distanciamientos, sus relaciones con otros artistas de la época parisina como Manet, Pisarro o Maupassant, los amores libertinos por las mujeres, a veces tormentosos, o sus modos de enfrentarse a la fama o a la falta de recursos. Se logra así un acercamiento bastante bien elaborado sobre las vidas de estos dos gigantes, pero sin que se caiga nunca en la hagiografía o el subjetivismo artificioso. Thompson establece el eje en torno al cual sitúa la trama en la visita que Cézanne y su mujer Hortense realizaron a Zola en 1888, en su casa de Medan. Allí los reproches del pintor al escritor por haberse valido de su vida para perfilar el personaje de Claude Lantier en su novela “La obra” sirve a Thompson para narrar el pasado de los amigos y el futuro que aún les quedaba por vivir. Además de la bella y adecuada banda sonora de Éric Neveux, destaca en Cézanne y yo el definido carácter de los protagonistas. Para ello se vale de unos estupendos actores: Guillaume Canet en el papel del Émile Zola, un escritor atormentado a su modo, pero más reservado y acomodaticio que su amigo pintor, y un sobresaliente Guillaume Gallienne en la piel de Cézanne, un ser éste de carácter volcánico, difícil de manejar, lo cual lo alejó de los grandes círculos artísticos y de sus seres queridos.

5/10
El último lobo

2015 | Wolf Totem

Los años de la revolución cultural en China, propugnada por el régimen comunista. En ese contexto dos jóvenes estudiantes son enviados al campo a Mongolia, para que aprendan a ganarse la vida con sus manos cuidando el ganado, pero también para educar a los lugareños, pastores nómadas. Éstos siempre se han andado con ojo con los lobos, y nuevas directrices gubernamentales les invitan a acabar con ellos, eliminando a las crías. Pero Chen Zhen, uno de los estudiantes, se encuentra seducido por tan magníficas criaturas, y acaba adoptando una cría de lobo, a la que cuida en su cautividad, y con la que mantedrá una relación muy especial. Aunque no todos están de acuerdo con tal planteamiento. Adaptación de la obra de Rong Jiang, un relato con trazos autobiográficos y auténtico best-seller en China, tan leído, curiosamente, como el Pequeño Libro Rojo de Mao. Se trata de un ambicioso film de Jean-Jacques Annaud, de aliento épico y amplio lienzo maravillosamente fotografiado, y que podría describirse como la versión oriental de Bailando con lobos, el oscarizado western de Kevin Costner. En efecto, comparte con este film la idea de la frontera, el hombre civilizado que se sumerge en plena naturaleza, compartiendo la vida de los pastores nómadas, que aprende a vivir una espiritualidad sencilla que le da paz, y que conecta con los lobos, manifestación de Dios, al que llaman los nativos Tengri. Desde luego, las ideas medioambientales, de amor a la naturaleza y respeto a los animales, no son ajenas a la filmografía de Annaud, que cuenta con títulos muy en esta línea, por supuesto El oso, pero también Siete años en el Tibet y Dos hermanos. El cineasta francés tiene el mérito grande de no aburrir con su historia, sabe contar su historia y es un verdadero don que los animales se conviertan ante su cámara en auténticos personajes. Este respeto no significa para nada igualarlos con los seres humanos, todos bien perfilados con unos pocos rasgos por unos actores eficaces y desconocidos, ninguno se queda en algo próximo a la caricatura, y de modo especial Feng Shaofeng hace un gran trabajo como el protagonista que atraviesa una clara transformación liberadora en su experiencia mongola. Annaud es uno de los pioneros del uso del 3D, antes incluso que James Cameron –ahí está Las alas del coraje–, y sabe usarlo con inteligencia, dibujando el espacio, acercándonos suavemente el hocico de los lobos. Las imágenes que recogen son muy bellas, impactan desde luego las de los animales atrapados en el hielo. Rueda además de un modo clásico, algunas persecuciones con vehículos hacen pensar en Hatari de Howard Hawks. La banda sonora de James Horner acompaña muy bien, recuerda, para bien y con personalidad propia, a la compuesta por John Barry para Bailando con lobos.

6/10
No molestar

2014 | Une heure de tranquillité

Michel encuentra en un mercadillo el legendario disco de jazz que lleva toda su vida buscando. Pretende tomarse una hora libre, en su casa, para poder escucharlo con tranquilidad. Ha elegido el peor día, pues se acumulan numerosos acontecimientos inesperados, como una ruidosa obra, una fiesta de los vecinos, una confesión inesperada de su esposa... Mientras que la comedia de Hollywood se hunde cada vez más en el fango, la europea, en especial la francesa, atraviesa un buen momento. Tras la hilarante Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, Christian Clavier vuelve a dar con un personaje que le va al pelo. Concebida por el todoterreno realizador Patrice Leconte (El marido de la peluquera) como un divertimento menor, con alguna pequeña nota reflexiva sobre las consecuencias del egoísmo, No molestar sigue los patrones del vodevil clásico, y aunque sus gags resultan bastante previsibles, y un tanto alocados, lo cierto es que funcionan. Destaca sobre todo el trabajo del protagonista, que tiene gracia expresando las reacciones de su personaje ante el caos continuo y los sucesos que se encadenan. También arranca sonrisas Rosy de Palma como una criada española malhablada. El ritmo va 'in crescendo' hasta propiciar un final divertido. No defrauda si se va al cine únicamente a reírse y pensar poco.

6/10
La danza de la realidad

2013 | La danza de la realidad

23 años de silencio cinematográfico se ha tomado el polifacético artista chileno Alejandro Jodorowsky, desde El ladrón del arcoiris. En La danza de la realidad adapta su novela homónima, descrita significativamente como "autobiografía imaginaria pero no ficticia", que ha obtenido un considerable éxito de ventas. Retrocede hasta su infancia en Tocopilla, pueblecito del desierto chileno, donde sus progenitores regentan un pequeño negocio. Mientras que la madre está convencida de que el niño es en realidad la reencarnación del abuelo, su padre –militante comunista admirador de Stalin– le trata con extrema dureza obsesionado con que no se convierta en homosexual. Como cabe esperar, en La danza de la realidad el visionario chileno cuenta sus experiencias personales desde un prisma muy personal, reinventando los hechos reales a base de detalles fantásticos o cercanos al surrealismo, licencias literarias, provocaciones baratas y sobre todo ideas locas. Así, la madre se expresa a través de cantos operísticos (no en vano está interpretada por la soprano Pamela Flores) o el niño protagonista es capaz de matar a un aluvión de peces lanzando piedras al mar. Salvando todas las distancias posibles, se diría que Jodorowsky ha tenido en el punto de mira a Federico Fellini, tanto en su faceta autobiográfica de Amarcord como en el barroquismo visual de 8 y 1/2 y Giulietta de los espíritus. Lo que en el italiano parece un alarde artístico, aquí se queda meramente en estrafalario, mientras que los numerosos freaks que aquél llenaba de humanidad aquí se queda en un desfile de lisiados y personajes extraños carentes de alma. Lo que los incondicionales del creador de la 'psicomagia' calificarán como genial, al resto del público les parecerá estrafalario, y en numerosas ocasiones grosero y zafio (especialmente en la obsesión del realizador por retratar a personas orinando), o incluso violento (sobre todo en una secuencia en la que un personaje es objeto de torturas terribles). Además, las interpretaciones resultan exageradas, especialmente por parte de Brontis Jodorowsky, hijo del autor del film, que encarna al padre del mismo. Desentonan especialmente las apariciones del propio realizador, encontrándose con su yo infantil, y declamando frases tan pretenciosas como rimbombantes. Realizando un esfuerzo para ponerse en el lugar de los apasionados de Jodorowsky, justo es reconocer que La danza de la realidad tiene cierta lógica interna, pues aunque lo haga desde una perspectiva de filosofía new-age un tanto simplona, el film divaga sobre temas de calado como el debate entre la fe y la razón, la muerte, las relaciones familiares, la superación de los traumas del pasado centrándose en el futuro, y sobre todo la capacidad humana de evolucionar y mejorar.

4/10
Voir la mer

2011 | Voir la mer

Esta película gira en torno al trío amoroso y armónico que forman dos hermanos y una chica que conocen durante las vacaciones de verano. En esta obra Patrice Leconte se aleja del drama real y nos lleva a un mundo idealizado donde todo es paz, tanto a nivel argumental como de puesta en escena. La misma directora afirmó que esta era "una historia sentimental imposible en la vida real". Un idilio de tres que nos recuerda al triángulo amoroso de Salvajes de Oliver Stone.

5/10
600 kilos de oro puro

2010 | 600 kilos d'or pur

Un grupo de aventureros asalta una mina de oro situada en el centro de Guyana, América del Sur. La operación no transcurre como habían planeado y su helicóptero tiroteado cae en plena jungla amazónica. Cuatro hombres y dos mujeres tienen en su poder 600 kilos de oro, pero ahora deberán sobrevivir a sus perseguidores en tierra hostil.

Guerra de misses

2008 | La guerre des miss

Un grupo de vecinos del pueblo de Charmoussey se unen, para arrebatarle la victoria de Miss Regional a Super Charmoussey, una estación de esquí que ha ganado 22 veces seguidas. En este juego sucio vale cualquier artimaña, desde espiar hasta sobornar. Simpática pero ligera comedia de bajo presupuesto, con un guion poco elaborado y en algunos momentos extravagante. No triunfó y es considerada una obra menor en la filmografía de Leconte.

4/10
Su majestad Minor

2007 | Sa majesté Minor

Muchos, muchos siglos, antes de Cristo. Una isla del mar Egeo, con una población helénica algo primitiva y pastoril, con sus mitos y costumbres ancestrales. Allí vive Minor, que más que un hombre parece un animal, pues anda siempre en compañía de una cerda, y sólo emite gruñidos. A Minor le gusta la bella y provocativa Clytia, que está prometida con el poeta Karkos. Inesperadamente, un golpe en la cabeza que conduce a la gente a pensar que Minor está muerto, le devuelve en cambio el habla. En 2006 falleció el guionista Gérard Brach, con quien Jean-Jacques Annaud había colaborado en El nombre de la rosa, En busca del fuego, El oso y El amante. Desgraciadamente quien fuera también colaborador de Roman Polanski y Claude Berri no estaba en la mejor de las formas, y su libreto, plasmado en imágenes por Annaud al año siguiente, es un conjunto de viñetas pretendidamente divertidas, pero más bien insufribles. Lo que el director francés escribió a Brach –“no se parece a nada, excepto a ti, mucho. Tiene una originalidad demencial, está desfasado, está al lado”–, ya da idea de una visión alocada y mediterránea de personajes y amoríos, disparatada celebración de un paganismo festivo, con interpretaciones pasadas de rosca, que quieren convocar para los nuevos tiempos los enredos mágicos de obras como “El sueño de una noche de verano” de Shakespeare. Pero ni Brach ni Annaud obtienen las mismas bendiciones de las musas que el Bardo, y su film resulta tosco, tiene poca gracia.

2/10
La casa de tus sueños

2006 | La maison du bonheur

Charles trabaja en la sección de impagados de un banco, y tiene fama de tacaño. Cuando se acerca su aniversario de boda, su esposa Anne le reprocha que nunca le ha hecho un regalo espléndido… Dispuesto a desprenderse de la etiqueta que le persigue, Charles decide sorprenderla embarcándose en la compra de una casa en el campo. El lugar parece perfecto, y así se lo hace ver el agente inmobiliario. Pero decidirse por la compra le conduce a una carrera de despropósitos. En primer lugar, porque un compañero de trabajo le traiciona e intenta comprar también la casa. Y luego porque las reformas se van a convertir en un infierno, alimentado por la pérdida de su trabajo. Comedieta francesa donde el director, guionista y actor Dany Boon adapta su propia obra teatral. El film pivota sobre un personaje cenizo e ingenuo, al que no paran de sucederle desgracias. Así se articula una trama de humor negro bastante previsible y desenlace pobretón, aunque arranca unas cuantas carcajadas, dicho sea en su honor. Recuerda a títulos como Esta casa es una ruina, de Richard Benjamin.

5/10
Mi mejor amigo

2006 | Mon meilleur ami

El veterano realizador francés Patrice Leconte escribe y dirige esta comedia amable, con momentos graciosos y emotivos, plagada de buenas intenciones. El gran Daniel Auteuil interpreta a Françoise, un marchante de arte, bastante forrado, pero que es incapaz de pensar en nadie más que en él. Es como si tuviera atrofiado el corazón. Un buen día siente el capricho de comprar en una subasta un valioso y carísimo jarrón griego que representa la amistad entre Aquiles y Patroclo. Su socia Catherine, que lo conoce bien, le reprocha esa adquisición al tiempo que sostiene que François no tiene amigos. Tras una breve discusión, hacen una apuesta: si en el plazo de diez días, François no le presenta a su mejor amigo, Catherine se quedará con la histórica pieza artística. El film tiene su interés humano y Leconte se ocupa de que la ligera y moralizante historia fluya con naturalidad, hasta el optimista desenlace, quizá excesivamente idílico. Y aunque en realidad lo que se cuenta es poca cosa, sorprende que el director de El marido de la peluquera o Ridicule. Nadie está a salvo, entregue una narración llamativamente acorde con las buenas costumbres y que hable de un tema como la amistad, tan dado a tergiversaciones, con bastante acierto y sin tonterías posmodernas. Destacan las escenas, especialmente tragicómicas, en que el patético protagonista busca desesperadamente inventarse un amigo en el bar y en el parque, o cuando intenta "rescatar" absurdamente a sus compañeros de infancia. El reparto está bien, aunque casi toda la película es cosa de dos, Daniel Auteuil y Dany Boon, que cumplen con creces.

6/10
Conversaciones con mi jardinero

2006 | Dialogue avec mon jardinier

El veterano cineasta francés Jean Becker, hijo de Jacques Becker (París, bajos fondos), adapta libremente una novela  de Henri Cueco que conecta muchísimo con su película más conocida, La fortuna de vivir, pues también eleva un canto a la amistad. Se trata de un texto difícil de llevar al cine, con diálogos extensos y poca acción, en el que el autor rememora sus conversaciones con un carismático jardinero. En la película se ha eliminado la figura del escritor y han ascendido a coprotagonista a un pintor quincuagenario cuya presencia en el libro es anecdótica. Éste es muy conocido en los círculos artísticos de París, ciudad que abandona tras separarse de su mujer, que se ha hartado de sus continuas infidelidades. Abatido por la desintegración matrimonial, decide instalarse en un pueblecito perdido, en la casa donde pasó la niñez. Como rodea a la casa un extenso jardín, que él no sabe cuidar, inserta un anuncio en el periódico, en busca de un experto. Responde el jardinero antes citado, que resulta ser un antiguo compañero de colegio y amigo del pintor. El film está dominado por la presencia casi constante de los dos coprotagonistas, por lo que resulta clave que Becker haya podido contar con dos actores excepcionales para interpretarlos. El sofisticado y elegante Daniel Auteuil, protagonista de filmes de culto, como Un corazón en invierno, parece nacido para interpretar al pintor. Por su parte, Jean-Pierre Darroussin, habitual de las películas que rueda en Marsella su amigo Robert Guédiguian (Marius y Jeannette) realiza el mejor trabajo de su carrera, en una buena sustitución de Jacques Villeret, el actor para el que Becker concibió el proyecto, habitual de sus últimas películas. Becker lanza una mirada nostálgica pero realista de la vida rural, eludiendo con inteligencia una idealización barata. Se deduce que los lugareños del pueblo donde transcurre la acción trabajan duramente, que tienen un acceso más difícil a la sanidad que los habitantes de la ciudad, etc. Y sin embargo, tienen una sana visión de la vida. El personaje del jardinero es todo un hallazgo, un tipo campechano, con mucho sentido común, que enseña a su interlocutor a apreciar las pequeñas cosas de la vida, que le hace darse cuenta de que hace el canelo liándose con una jovencita, en lugar de intentar recuperar a su mujer, y que consigue que descubra que muchos elementos que rodean a los círculos artísticos son accesorios, superficiales o pedantes. Le enseña asímismo a ‘burlarse’ de la muerte, pues aunque sabe que ésta triunfará al final, prefiere mientras tanto reírse de ella todo lo posible. En consonancia con lo que predica, Becker echa mano de una puesta en escena clásica, pero eficaz, que recuerda al buen cine de su padre. Lo mejor es que sabe equilibrar temas trascendentes con momentos cómicos muy logrados, como el velatorio. 

7/10
Les bronzés 3: amis pour la vie

2006 | Les bronzés 3: amis pour la vie

Es una verdad innegable que las fórmulas en el cine se gastan y dejan de funcionar; claro ejemplo de esto es Les bronzés 3, la última entrega de aquella saga iniciada en 1978 con Los bronceados. Esta vez, las locas aventuras de sus protagonistas no hacen tanta gracia ni vienen tan a cuento, todo suena a ya escuchado, nada es novedoso.

4/10
Dos hermanos (2004)

2004 | Two Brothers

Una familia de tigres (los padres y dos cachorros) vive en un templo budista en ruinas, en medio de la selva, en la Indochina francesa de los años 20. Tras diversas peripecias, los dos hermanos caen en la cautividad: uno pasa a ser propiedad de un circo, el otro se convierte en mascota de un niño, hijo del gobernador, hasta que el animal crece… Conviene dejar atrás cualquier prejuicio hacia las películas con animalitos. Porque Jean-Jacques Annaud –director de la estupenda El oso– es garantía de entretenimiento. Y en efecto, el guión de Annaud y Alain Godard, de ribetes kiplingnescos, es ágil, de modo que la historia atrapa. Se evitan los maniqueísmos habituales en este tipo de filmes (los animales suelen ser encantadores, y los humanos unos brutos sin escrúpulos), y se dibuja con matices al cazador interpretado por Guy Pearce, un tipo noble, y al resto de seres humanos (el gobernador y su familia, la gente del circo, el príncipe, indígenas de la zona…). El film plantea además cuestiones como la convivencia entre civilizaciones, que surge por la situación colonial. Gran mérito técnico tienen las escenas rodadas con los tigres (se utilizaron treinta de estos animales), de gran naturalidad gracias al uso de versátiles cámaras de alta definición.

4/10
El hombre del tren

2002 | L'homme du train

El film presenta un aire de western contemporáneo: un pueblecito polvoriento, un forastero recién llegado… Éste es acogido en su casa por un viejo profesor de vida anodina, que querría llevar la existencia aventurera de su invitado, que planea robar en un banco. El veterano director galo Patrice Leconte dirige con pulso firme un film con aire de misterio, que a la vez contiene un valioso estudio de personajes, que notan que a sus vidas les falta algo inefable, que los otros sí tienen.

4/10
Balzac y la joven costurera china

2002 | Balzac et la petite tailleuse chinoise

En un campo de reeducación de prisioneros políticos chinos en el Tibet, uno de los reclusos enseña a leer a una humilde costurera, mediante novelas de Balzac, prohibidas por ser extranjeras. El director de origen chino exiliado en Francia Sijie Dai adapta su propia novela de gran contenido autobiográfico, pues cumplió condena en un centro similar. Curiosamente le dejaron rodar en su país natal, aunque critica duramente al régimen y le acusa de obstaculizar la cultura. Sin ir más lejos el libro en que se basa está prohibido.

5/10
Un crimen en el paraíso

2001 | Un crime au paradis

Jojo y Lulu. Marido y mujer. Se llevan a matar. En la granja donde viven, “El paraíso”, se hacen todo tipo de perrerías, al estilo de las que acontecen en La guerra de los Rose. Pero es ella la más cruel y mezquina, pues él, en el fondo, es un pobre hombre, que se casó con la persona equivocada. Un día, viendo en la tele a un famoso abogado criminalista, a Jojo se le ocurre una idea: acudir al despacho del picapleitos, y sonsacarle cuáles serían las circunstancias atenuantes que lograrían su absolución en el hipotético caso de que asesinara a su esposa. ¿Será capaz Jojo de acometer tal empresa? Después de La cena de los idiotas, el divertido Jacques Villeret y el director Jean Becker vuelven a trabajar juntos en una animada comedia, repleta de humor negro y un poquito de ternura. A partir del clásico francés de Sacha Guitry La poison, Becker y su guionista, Sébastien Japrisot, actualizan la trama y le insuflan mucha, mucha frescura. Merece ser resaltada la escena en que Jojo se entrevista con el abogado (el divertido André Dussollier, que también aparecía en La cena), un prodigio de diálogos y dobles sentidos que provoca en el espectador la deseada carcajada.

5/10
Félix et Lola

2001 | Félix et Lola

Historia de amor entre Félix (Philippe Torreton), el dueño de una atracción de coches de choque, y Lola (Charlotte Gainsbourg), una joven que se dedica a comprar entradas para estar constantemente con él. Ambos son totalmente distintos, él es tranquilo y conformista, mientras que ella es extraña, imaginativa y aparentemente tímida. El filme de Leconte compitió en el Festival de Berlín. Se trata de un pequeño relato romántico sobre dos personas singulares; está muy bien llevado por los dos actores principales que aportan credibilidad a la historia.

4/10
La chica del puente

1999 | La fille sur le pont

Una chica en un puente de París, pensando en el suicidio. Un lanzador de cuchillos que pasa por ahí, le ofrece una alternativa: ser su diana en un espectáculo ferial. Sentida historia de amor por azar servida con gusto y estilo por Patrice Leconte (La viuda de Saint-Pierre). El film se mueve entre el drama y la comedia, con la complicidad de una pareja soberbia de actores. Destaca la frescura y naturalidad de Vanessa Paradis, posiblemente en el papel de su vida. La fotografía en blanco y negro es preciosa.

6/10
La fortuna de vivir

1999 | Les enfants du marais

Francia, años 30. Marismas del río Loire. Allí viven, modestamente, Garris y Riton, amigos inseparables. El primero, soltero, está a punto de encontrar su gran amor. El otro, casado, y con varios críos, es buen tipo pero siempre acaba metido en líos; él es la razón de que Garris aguante la vida en las marismas: para sacarle de apuros. Uno es la pelea que mantiene con un boxeador profesional, que promete venganza. La amistad entre Garris y Riton, dos personajes con un aire de Quijote y Sancho Panza, es puesta a prueba en varias situaciones comprometidas. Pero su lealtad mutua resulta inquebrantable. Jean Becker, que adapta una novela de Georges Montforez, rodea a los dos protagonistas de tipos entrañables, amigos también: Amedée, soñador y devorador de libros, enamorado inconfeso de una viuda; Tane, el maquinista del tren; y Pépé, un anciano rico, dueño de una próspera fábrica, que logró salir de la miseria de las marismas, pero que no ha abdicado nunca de sus convicciones. Gozada de película. Canto a la amistad –con todo lo que conlleva: generosidad, sacrificio, perdón, dedicación de tiempo...– y a la 'joie de vivre', manifiestada en el disfrute de las pequeñas cosas de la vida. El film, contado desde la óptica de la hija pequeña de Riton, conjuga comedia y melodrama, con un ritmo delicioso, muy de Jean Renoir, en medio de un hermoso entorno rural. La magnífica definición de personajes facilita el éxito de pasajes conmovedores, como el formidable final.

7/10
American Cuisine

1998 | Cuisine américaine

Loren Collins pertenece al ejército estadounidense pero su lugar no está ahí, porque su mayor sueño es convertirse en un gran cocinero, como el chef Luois Boyer. Tras una discusión con un oficial, Loren ve la oportunidad de alejarse de América y partir hacia Francia en busca de sus deseos, y aunque carece de preparación culinaria, no cesará en su empeño por aprender y cumplir su meta. Simpática producción francesa con el californiano Jason Lee (Las seductoras) de protagonista, y donde se alegra la vista con el ir y venir de deliciosos platos llenos de ricos manjares. A Lee le acompaña Irène Jacob (Tres colores: Rojo, Más allá de las nubes).

5/10

Últimos tráilers y vídeos