IMG-LOGO

Biografía

Jean-Jacques Annaud

Jean-Jacques Annaud

76 años

Jean-Jacques Annaud

Nació el 01 de Octubre de 1943 en Draveil, Essonne, Francia
Filmografía
El último lobo

2015 | Wolf Totem

Los años de la revolución cultural en China, propugnada por el régimen comunista. En ese contexto dos jóvenes estudiantes son enviados al campo a Mongolia, para que aprendan a ganarse la vida con sus manos cuidando el ganado, pero también para educar a los lugareños, pastores nómadas. Éstos siempre se han andado con ojo con los lobos, y nuevas directrices gubernamentales les invitan a acabar con ellos, eliminando a las crías. Pero Chen Zhen, uno de los estudiantes, se encuentra seducido por tan magníficas criaturas, y acaba adoptando una cría de lobo, a la que cuida en su cautividad, y con la que mantedrá una relación muy especial. Aunque no todos están de acuerdo con tal planteamiento. Adaptación de la obra de Rong Jiang, un relato con trazos autobiográficos y auténtico best-seller en China, tan leído, curiosamente, como el Pequeño Libro Rojo de Mao. Se trata de un ambicioso film de Jean-Jacques Annaud, de aliento épico y amplio lienzo maravillosamente fotografiado, y que podría describirse como la versión oriental de Bailando con lobos, el oscarizado western de Kevin Costner. En efecto, comparte con este film la idea de la frontera, el hombre civilizado que se sumerge en plena naturaleza, compartiendo la vida de los pastores nómadas, que aprende a vivir una espiritualidad sencilla que le da paz, y que conecta con los lobos, manifestación de Dios, al que llaman los nativos Tengri. Desde luego, las ideas medioambientales, de amor a la naturaleza y respeto a los animales, no son ajenas a la filmografía de Annaud, que cuenta con títulos muy en esta línea, por supuesto El oso, pero también Siete años en el Tibet y Dos hermanos. El cineasta francés tiene el mérito grande de no aburrir con su historia, sabe contar su historia y es un verdadero don que los animales se conviertan ante su cámara en auténticos personajes. Este respeto no significa para nada igualarlos con los seres humanos, todos bien perfilados con unos pocos rasgos por unos actores eficaces y desconocidos, ninguno se queda en algo próximo a la caricatura, y de modo especial Feng Shaofeng hace un gran trabajo como el protagonista que atraviesa una clara transformación liberadora en su experiencia mongola. Annaud es uno de los pioneros del uso del 3D, antes incluso que James Cameron –ahí está Las alas del coraje–, y sabe usarlo con inteligencia, dibujando el espacio, acercándonos suavemente el hocico de los lobos. Las imágenes que recogen son muy bellas, impactan desde luego las de los animales atrapados en el hielo. Rueda además de un modo clásico, algunas persecuciones con vehículos hacen pensar en Hatari de Howard Hawks. La banda sonora de James Horner acompaña muy bien, recuerda, para bien y con personalidad propia, a la compuesta por John Barry para Bailando con lobos.

6/10
Oro negro

2011 | Black Gold

Como es habitual, Jean-Jacques Annaud suele tomarse con tiempo sus proyectos. Cuatro años después de la fallida Su majestad Minor, el director francés vuelve a las pantallas con una adaptación de la novela "Arab", de Hans Ruesch. La acción transcurre a principios del siglo XX, en Arabia, donde Nesib, el emir de Hobeika, vence una guerra contra Amar, el sultán de Salmaah. Como garantía del acuerdo de paz, se crea una tierra de nadie, y los dos pequeños hijos de Amar pasan a ser rehenes de Nesib. Cuando unos texanos encuentran petróleo en la zona, estalla un nuevo conflicto entre ambos líderes, en el que tendrá un papel fundamental Auda, uno de los niños retenidos, ya crecido, y que se ha enamorado de la hija de su captor, que le corresponde. Aunque tiene detrás una historia de cierto interés, Annaud rueda con cierta desgana y apenas consigue dar brío a sus imágenes. A los momentos de mayor intensidad les falta fuerza, por lo que el espectador no se implica. Apenas le saca jugo a numerosos temas que aparecen de fondo, como la lealtad, la familia y la fe islámica. Además, el reparto es bastante desigual. Mark Strong y el joven Tahar Rahim, famoso por protagonizar Un profeta, vuelven a coincidir poco después de La legión del águila, donde sus personajes eran secundarios, y demuestran que son capaces de lidiar con cualquier toro. Pero Antonio Banderas parece haberse quedado en el registro de La máscara del Zorro, y El Gato con Botas, y le da igual que su personaje sea un emir, mientras que Freida Pinto tiene poca presencia.

5/10
Su majestad Minor

2007 | Sa majesté Minor

Muchos, muchos siglos, antes de Cristo. Una isla del mar Egeo, con una población helénica algo primitiva y pastoril, con sus mitos y costumbres ancestrales. Allí vive Minor, que más que un hombre parece un animal, pues anda siempre en compañía de una cerda, y sólo emite gruñidos. A Minor le gusta la bella y provocativa Clytia, que está prometida con el poeta Karkos. Inesperadamente, un golpe en la cabeza que conduce a la gente a pensar que Minor está muerto, le devuelve en cambio el habla. En 2006 falleció el guionista Gérard Brach, con quien Jean-Jacques Annaud había colaborado en El nombre de la rosa, En busca del fuego, El oso y El amante. Desgraciadamente quien fuera también colaborador de Roman Polanski y Claude Berri no estaba en la mejor de las formas, y su libreto, plasmado en imágenes por Annaud al año siguiente, es un conjunto de viñetas pretendidamente divertidas, pero más bien insufribles. Lo que el director francés escribió a Brach –“no se parece a nada, excepto a ti, mucho. Tiene una originalidad demencial, está desfasado, está al lado”–, ya da idea de una visión alocada y mediterránea de personajes y amoríos, disparatada celebración de un paganismo festivo, con interpretaciones pasadas de rosca, que quieren convocar para los nuevos tiempos los enredos mágicos de obras como “El sueño de una noche de verano” de Shakespeare. Pero ni Brach ni Annaud obtienen las mismas bendiciones de las musas que el Bardo, y su film resulta tosco, tiene poca gracia.

2/10
Dos hermanos (2004)

2004 | Two Brothers

Una familia de tigres (los padres y dos cachorros) vive en un templo budista en ruinas, en medio de la selva, en la Indochina francesa de los años 20. Tras diversas peripecias, los dos hermanos caen en la cautividad: uno pasa a ser propiedad de un circo, el otro se convierte en mascota de un niño, hijo del gobernador, hasta que el animal crece… Conviene dejar atrás cualquier prejuicio hacia las películas con animalitos. Porque Jean-Jacques Annaud –director de la estupenda El oso– es garantía de entretenimiento. Y en efecto, el guión de Annaud y Alain Godard, de ribetes kiplingnescos, es ágil, de modo que la historia atrapa. Se evitan los maniqueísmos habituales en este tipo de filmes (los animales suelen ser encantadores, y los humanos unos brutos sin escrúpulos), y se dibuja con matices al cazador interpretado por Guy Pearce, un tipo noble, y al resto de seres humanos (el gobernador y su familia, la gente del circo, el príncipe, indígenas de la zona…). El film plantea además cuestiones como la convivencia entre civilizaciones, que surge por la situación colonial. Gran mérito técnico tienen las escenas rodadas con los tigres (se utilizaron treinta de estos animales), de gran naturalidad gracias al uso de versátiles cámaras de alta definición.

4/10
Enemigo a las puertas

2001 | Enemy at the Gates

Estamos en 1942, en el cruento marco de la batalla de Estalingrado. Los alemanes están a punto de conseguir la ciudad a orillas del Volga, lo que supondría la victoria definitiva en el frente del Este. Sin embargo, entre los aullidos de los obuses, va a surgir la figura de Vassili Zaitsev (Jude Law), un humilde pastor de los Urales que destacará por su increíble destreza para abatir a cuanto enemigo se le pone a tiro. El camarada Danilov (Joseph Fiennes), encargado de la propaganda y sabedor de lo importante que es tener a un héroe para levantar a las desmoralizadas tropas soviéticas, no dudará en encumbrarlo. Al mismo tiempo que surge la amistad entre ellos, también aparecen las diferencias por el amor de una joven soldado (Rachel Weisz). Del otro lado, el contraataque nazi se centrará ahora en acabar con el héroe ruso. El mayor Koenig (Ed Harris) asumirá la misión, un astuto y peligroso rival que se enfrentará a Vassili en un duelo de francotiradores de proporciones épicas. El director Jean Jacques Annaud relata con pericia una historia intimista dentro del fragor de la batalla, sin desaprovechar los elementos del género bélico, que nos hacen disfrutar de un grandioso espectáculo. Lo hace partiendo de un duelo como eje central, del enfrentamiento entre dos hombres en una guerra silenciosa que saca a la luz contrastes y extremos de aquello que representan sus respectivos bandos. Todo con un sabor agradabilísimo a western clásico. Con inteligencia y maniqueísmo asumido se pone la mira telescópica sobre lo bueno y lo malo, lo justificable y lo atroz. No hay equívocos a la hora de señalar lo absurdo de cualquier guerra o los espurios fines de cualquier signo de propaganda. Desde los polos contrarios de los francotiradores, Annaud tensa la acción dramática e introduce magistralmente, en el continuo acecho, en cada trampa, un suspense que lleva a contener el aire y, más tarde, a respirar a tumba abierta. La emoción impregna todo el film y de ella se revisten el acontecimiento histórico y las vidas entrecruzadas de sus personajes: “Hemos cogido un acontecimiento histórico e intentado comprender lo que ocurrió en el corazón de las personas que lo vivieron”, afirma el director francés. Un terreno propicio donde sacar a flote valores como la amistad y el amor, éste un poco con calzador. Luego está la fabulosa aportación técnica y artística, el equilibrio en el ritmo del film, los planos sobrecogedores y sugerentes (¡qué maravillosos ojos!) y un casting extraordinario en el que Jude Law está a la altura de las circunstancias y Ed Harris, impagable.

6/10
Siete años en el Tíbet

1997 | Seven Years in Tibet

Heinrich Harrer es un escalador y alpinista decidido a subir el pico Nanga Parbat, situado en el Himalaya. Deja a su mujer embarazada, sin él saberlo, e inicia su aventura. En el camino le acompaña Peter (David Thewlis), y ambos son testigos del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Los británicos les detienen y les hacen prisioneros en la India, pero logran escapar a través de las montañas y llegar al Tíbet. La película está basada en el libro autobiográfico del propio Heinrich Harrer, alpinista austriaco que llegó a conocer el Tíbet como la palma de su mano. El guaperas Brad Pitt interpreta al protagonista en esta aventura a través de hermosos paisajes orientales, y con los que el director se deleita. Pero se le acusa de olvidarse de los personajes y trazar una trama en ocasiones absurda y fuera de lugar, como cuando Pitt enseña a bailar a unos monjes tibetanos. La parte en que éste se hace íntimo del niño Dalai Lama es graciosilla a la par que incoherente, pues no es muy lógico que una personalidad para los budistas como el Dalai Lama se vaya codeando con cualquiera, por muy niño que sea éste. De todos modos, Jean-Jacques Annaud (Enemigo a las puertas, Dos hermanos) hace un esfuerzo por mostrar el cambio que sufre Harrer en el transcurro de su viaje fuera del hogar y cómo las experiencias vividas hacen mella en él espiritualmente. Destaca también una banda sonora preciosa a cargo del maestro John Williams.

6/10
Las alas del coraje

1996 | Wings of Courage

El film presenta el interés de ser la primera historia de ficción rodada en el sistema Imax de tres dimensiones. Película de 70 milímetros, una pantalla de 21 por 29 metros, y unas gafas especiales ofrecen al espectador un efecto bastante impresionante, aunque todavía diste mucho de la deseada perfección. Para estrenarse en el relato de una historia con personajes se ha escogido un director conocido (Jean-Jacques Annaud, realizador de El oso y El nombre de la rosa) y rostros de actores relativamente populares. En cuanto al relato, es corto y sencillo: el de la historia de supervivencia de uno de los pilotos que transportaba correo en una precaria avioneta, a principios de siglo, el célebre escritor creador de 'El principito' Antoine de Saint-Exupéry. Su heroica lucha contra los elementos, tras estrellarse en una solitaria montaña nevada de los Andes, ofrece bellas imágenes, y dio alas, nunca mejor dicho, a la esperanza de que los formatos cinematográficos sigan perfeccionándose.

5/10
El amante

1992 | L’amant

Adaptación de la novela de Marguerite Duras. Indochina, años 20. Una joven francesa y un diplomático nativo se enamoran y comienzan una relación de amor y sexo desenfrenado, que Annaud filma con explicitud.

4/10
El oso

1988 | L'ours

Singular y bella película, cuyo protagonismo absoluto corresponde a dos osos. El francés Jean-Jacques Annaud, con apenas presencia humana y sin diálogos, nos muestra la lucha por la supervivencia de un oso joven, huérfano, y otro oso, adulto. Gérard Brach, guionista habitual de Polanski y del propio Annaud, adapta con estilo una novela de James Oliver Curwood, ofreciéndonos el punto de vista de los osos, y alejándose de los tópicos en que suelen entramparse las películas con animales. Interesará de modo especial a los amantes de la naturaleza.

6/10
El nombre de la rosa

1986 | Der Name Der Rose

Año 1327. En compañía de un joven e inexperto novicio, el monje Guillermo de Baskerville investiga una serie de muertes intrigantes acaecidas en una abadía Benedictina del norte de Italia. Aunque todo parece indicar que las muertes están ligadas a una de las profecias del Apocalipsis, Baskerville está convencido de que la clave del misterio se halla en la custodiada biblioteca del monasterio. Adaptación a la pantalla de la célebre novela de Umberto Eco. Tiene el atractivo de presentar una trama detectivesca en un monasterio del medievo, pero ofrece un dibujo oscurantista de la época, en que los frailes parecen, en su totalidad, gente deforme y degenerada. Destaca el trabajo de un estupendo Sean Connery, a modo de Sherlock Holmes con hábito, bien respaldado por el entonces prometedor Christian Slater, que sería el equivalente al doctor Watson.

6/10
En busca del fuego

1981 | La guerre du feu

Para la tribu prehistórica de los Ulam, el fuego es un elemento fundamental. Con su ayuda, ahuyentan a las fieras y también les sirve para calentarse. Hasta que durante un ataque de un clan rival, la llama se extingue. Deciden enviar a tres hombres de la tribu en busca de otra llama. En su primer gran éxito, el francés Jean-Jacques Annaud partió de una novela de J.H. Rosny para una realista reconstrucción de la era prehistórica. Contó con la ayuda de expertos en la época, como el zoólogo Desmond Morris o el novelista y lingüista Anthony Burgess, que se inventó el modo de comunicarse de los personajes a base de gruñidos.

6/10
La victoria en Chantant

1976 | Noirs et blancs en couleur

En las colonias africanas, las tropas francesas están enfrenadas al ejército alemán. Tras varios meses a la espera de noticias, se decide reclutar soldados entre los nativos. Valiosa cinta bélica que supuso el segundo trabajo del francés Jean-Jacques Annaud (El nombre de la rosa). El film describe con todo lujo de detalles la época colonial. Obtuvo el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1977.

6/10
El último lobo

2015 | Wolf Totem

Los años de la revolución cultural en China, propugnada por el régimen comunista. En ese contexto dos jóvenes estudiantes son enviados al campo a Mongolia, para que aprendan a ganarse la vida con sus manos cuidando el ganado, pero también para educar a los lugareños, pastores nómadas. Éstos siempre se han andado con ojo con los lobos, y nuevas directrices gubernamentales les invitan a acabar con ellos, eliminando a las crías. Pero Chen Zhen, uno de los estudiantes, se encuentra seducido por tan magníficas criaturas, y acaba adoptando una cría de lobo, a la que cuida en su cautividad, y con la que mantedrá una relación muy especial. Aunque no todos están de acuerdo con tal planteamiento. Adaptación de la obra de Rong Jiang, un relato con trazos autobiográficos y auténtico best-seller en China, tan leído, curiosamente, como el Pequeño Libro Rojo de Mao. Se trata de un ambicioso film de Jean-Jacques Annaud, de aliento épico y amplio lienzo maravillosamente fotografiado, y que podría describirse como la versión oriental de Bailando con lobos, el oscarizado western de Kevin Costner. En efecto, comparte con este film la idea de la frontera, el hombre civilizado que se sumerge en plena naturaleza, compartiendo la vida de los pastores nómadas, que aprende a vivir una espiritualidad sencilla que le da paz, y que conecta con los lobos, manifestación de Dios, al que llaman los nativos Tengri. Desde luego, las ideas medioambientales, de amor a la naturaleza y respeto a los animales, no son ajenas a la filmografía de Annaud, que cuenta con títulos muy en esta línea, por supuesto El oso, pero también Siete años en el Tibet y Dos hermanos. El cineasta francés tiene el mérito grande de no aburrir con su historia, sabe contar su historia y es un verdadero don que los animales se conviertan ante su cámara en auténticos personajes. Este respeto no significa para nada igualarlos con los seres humanos, todos bien perfilados con unos pocos rasgos por unos actores eficaces y desconocidos, ninguno se queda en algo próximo a la caricatura, y de modo especial Feng Shaofeng hace un gran trabajo como el protagonista que atraviesa una clara transformación liberadora en su experiencia mongola. Annaud es uno de los pioneros del uso del 3D, antes incluso que James Cameron –ahí está Las alas del coraje–, y sabe usarlo con inteligencia, dibujando el espacio, acercándonos suavemente el hocico de los lobos. Las imágenes que recogen son muy bellas, impactan desde luego las de los animales atrapados en el hielo. Rueda además de un modo clásico, algunas persecuciones con vehículos hacen pensar en Hatari de Howard Hawks. La banda sonora de James Horner acompaña muy bien, recuerda, para bien y con personalidad propia, a la compuesta por John Barry para Bailando con lobos.

6/10
Oro negro

2011 | Black Gold

Como es habitual, Jean-Jacques Annaud suele tomarse con tiempo sus proyectos. Cuatro años después de la fallida Su majestad Minor, el director francés vuelve a las pantallas con una adaptación de la novela "Arab", de Hans Ruesch. La acción transcurre a principios del siglo XX, en Arabia, donde Nesib, el emir de Hobeika, vence una guerra contra Amar, el sultán de Salmaah. Como garantía del acuerdo de paz, se crea una tierra de nadie, y los dos pequeños hijos de Amar pasan a ser rehenes de Nesib. Cuando unos texanos encuentran petróleo en la zona, estalla un nuevo conflicto entre ambos líderes, en el que tendrá un papel fundamental Auda, uno de los niños retenidos, ya crecido, y que se ha enamorado de la hija de su captor, que le corresponde. Aunque tiene detrás una historia de cierto interés, Annaud rueda con cierta desgana y apenas consigue dar brío a sus imágenes. A los momentos de mayor intensidad les falta fuerza, por lo que el espectador no se implica. Apenas le saca jugo a numerosos temas que aparecen de fondo, como la lealtad, la familia y la fe islámica. Además, el reparto es bastante desigual. Mark Strong y el joven Tahar Rahim, famoso por protagonizar Un profeta, vuelven a coincidir poco después de La legión del águila, donde sus personajes eran secundarios, y demuestran que son capaces de lidiar con cualquier toro. Pero Antonio Banderas parece haberse quedado en el registro de La máscara del Zorro, y El Gato con Botas, y le da igual que su personaje sea un emir, mientras que Freida Pinto tiene poca presencia.

5/10
Su majestad Minor

2007 | Sa majesté Minor

Muchos, muchos siglos, antes de Cristo. Una isla del mar Egeo, con una población helénica algo primitiva y pastoril, con sus mitos y costumbres ancestrales. Allí vive Minor, que más que un hombre parece un animal, pues anda siempre en compañía de una cerda, y sólo emite gruñidos. A Minor le gusta la bella y provocativa Clytia, que está prometida con el poeta Karkos. Inesperadamente, un golpe en la cabeza que conduce a la gente a pensar que Minor está muerto, le devuelve en cambio el habla. En 2006 falleció el guionista Gérard Brach, con quien Jean-Jacques Annaud había colaborado en El nombre de la rosa, En busca del fuego, El oso y El amante. Desgraciadamente quien fuera también colaborador de Roman Polanski y Claude Berri no estaba en la mejor de las formas, y su libreto, plasmado en imágenes por Annaud al año siguiente, es un conjunto de viñetas pretendidamente divertidas, pero más bien insufribles. Lo que el director francés escribió a Brach –“no se parece a nada, excepto a ti, mucho. Tiene una originalidad demencial, está desfasado, está al lado”–, ya da idea de una visión alocada y mediterránea de personajes y amoríos, disparatada celebración de un paganismo festivo, con interpretaciones pasadas de rosca, que quieren convocar para los nuevos tiempos los enredos mágicos de obras como “El sueño de una noche de verano” de Shakespeare. Pero ni Brach ni Annaud obtienen las mismas bendiciones de las musas que el Bardo, y su film resulta tosco, tiene poca gracia.

2/10
Dos hermanos (2004)

2004 | Two Brothers

Una familia de tigres (los padres y dos cachorros) vive en un templo budista en ruinas, en medio de la selva, en la Indochina francesa de los años 20. Tras diversas peripecias, los dos hermanos caen en la cautividad: uno pasa a ser propiedad de un circo, el otro se convierte en mascota de un niño, hijo del gobernador, hasta que el animal crece… Conviene dejar atrás cualquier prejuicio hacia las películas con animalitos. Porque Jean-Jacques Annaud –director de la estupenda El oso– es garantía de entretenimiento. Y en efecto, el guión de Annaud y Alain Godard, de ribetes kiplingnescos, es ágil, de modo que la historia atrapa. Se evitan los maniqueísmos habituales en este tipo de filmes (los animales suelen ser encantadores, y los humanos unos brutos sin escrúpulos), y se dibuja con matices al cazador interpretado por Guy Pearce, un tipo noble, y al resto de seres humanos (el gobernador y su familia, la gente del circo, el príncipe, indígenas de la zona…). El film plantea además cuestiones como la convivencia entre civilizaciones, que surge por la situación colonial. Gran mérito técnico tienen las escenas rodadas con los tigres (se utilizaron treinta de estos animales), de gran naturalidad gracias al uso de versátiles cámaras de alta definición.

4/10
Enemigo a las puertas

2001 | Enemy at the Gates

Estamos en 1942, en el cruento marco de la batalla de Estalingrado. Los alemanes están a punto de conseguir la ciudad a orillas del Volga, lo que supondría la victoria definitiva en el frente del Este. Sin embargo, entre los aullidos de los obuses, va a surgir la figura de Vassili Zaitsev (Jude Law), un humilde pastor de los Urales que destacará por su increíble destreza para abatir a cuanto enemigo se le pone a tiro. El camarada Danilov (Joseph Fiennes), encargado de la propaganda y sabedor de lo importante que es tener a un héroe para levantar a las desmoralizadas tropas soviéticas, no dudará en encumbrarlo. Al mismo tiempo que surge la amistad entre ellos, también aparecen las diferencias por el amor de una joven soldado (Rachel Weisz). Del otro lado, el contraataque nazi se centrará ahora en acabar con el héroe ruso. El mayor Koenig (Ed Harris) asumirá la misión, un astuto y peligroso rival que se enfrentará a Vassili en un duelo de francotiradores de proporciones épicas. El director Jean Jacques Annaud relata con pericia una historia intimista dentro del fragor de la batalla, sin desaprovechar los elementos del género bélico, que nos hacen disfrutar de un grandioso espectáculo. Lo hace partiendo de un duelo como eje central, del enfrentamiento entre dos hombres en una guerra silenciosa que saca a la luz contrastes y extremos de aquello que representan sus respectivos bandos. Todo con un sabor agradabilísimo a western clásico. Con inteligencia y maniqueísmo asumido se pone la mira telescópica sobre lo bueno y lo malo, lo justificable y lo atroz. No hay equívocos a la hora de señalar lo absurdo de cualquier guerra o los espurios fines de cualquier signo de propaganda. Desde los polos contrarios de los francotiradores, Annaud tensa la acción dramática e introduce magistralmente, en el continuo acecho, en cada trampa, un suspense que lleva a contener el aire y, más tarde, a respirar a tumba abierta. La emoción impregna todo el film y de ella se revisten el acontecimiento histórico y las vidas entrecruzadas de sus personajes: “Hemos cogido un acontecimiento histórico e intentado comprender lo que ocurrió en el corazón de las personas que lo vivieron”, afirma el director francés. Un terreno propicio donde sacar a flote valores como la amistad y el amor, éste un poco con calzador. Luego está la fabulosa aportación técnica y artística, el equilibrio en el ritmo del film, los planos sobrecogedores y sugerentes (¡qué maravillosos ojos!) y un casting extraordinario en el que Jude Law está a la altura de las circunstancias y Ed Harris, impagable.

6/10
Las alas del coraje

1996 | Wings of Courage

El film presenta el interés de ser la primera historia de ficción rodada en el sistema Imax de tres dimensiones. Película de 70 milímetros, una pantalla de 21 por 29 metros, y unas gafas especiales ofrecen al espectador un efecto bastante impresionante, aunque todavía diste mucho de la deseada perfección. Para estrenarse en el relato de una historia con personajes se ha escogido un director conocido (Jean-Jacques Annaud, realizador de El oso y El nombre de la rosa) y rostros de actores relativamente populares. En cuanto al relato, es corto y sencillo: el de la historia de supervivencia de uno de los pilotos que transportaba correo en una precaria avioneta, a principios de siglo, el célebre escritor creador de 'El principito' Antoine de Saint-Exupéry. Su heroica lucha contra los elementos, tras estrellarse en una solitaria montaña nevada de los Andes, ofrece bellas imágenes, y dio alas, nunca mejor dicho, a la esperanza de que los formatos cinematográficos sigan perfeccionándose.

5/10
El amante

1992 | L’amant

Adaptación de la novela de Marguerite Duras. Indochina, años 20. Una joven francesa y un diplomático nativo se enamoran y comienzan una relación de amor y sexo desenfrenado, que Annaud filma con explicitud.

4/10
La victoria en Chantant

1976 | Noirs et blancs en couleur

En las colonias africanas, las tropas francesas están enfrenadas al ejército alemán. Tras varios meses a la espera de noticias, se decide reclutar soldados entre los nativos. Valiosa cinta bélica que supuso el segundo trabajo del francés Jean-Jacques Annaud (El nombre de la rosa). El film describe con todo lujo de detalles la época colonial. Obtuvo el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1977.

6/10
Corriendo libre

1999 | Running Free

En Namibia, la “joya de África”, viven grupos de caballos salvajes. Uno de esos hermosos potros es Lucky, que tras diversas peripecias es adoptado por Richard, un chaval huérfano, mozo de cuadra, con el que entabla una hermosa amistad. El animal corre muchas aventuras: se enamora de la yegua Beauty, y se enfrenta a un autoritario semental que tiene el significativo nombre de César. En la producción de este film rodado en plena naturaleza, con increíbles paisajes, está el nombre de Jean-Jacques Annaud, que ya en tiempos emprendió un rodaje parecido acerca de la vida de los osos. Annaud, que acudió a pedir ayuda a Jeanne Rosenberg, guionista de El corcel negro, explica: “Como director, quise identificarme con un animal. Así que decidí buscar ideas similares a las de El oso.” En la película, el papel de Lucky lo interpretan hasta 10 caballos diferentes, para representar las distintas edades del animal. Para lograr los resultados deseados, Sergei Bodrov cuenta que procuró ponerles “en una situación en la que reaccionarían de manera parecida a la que se da en la película”. Eso se llama trabajar con “método”.

5/10

Últimos tráilers y vídeos