IMG-LOGO

Biografía

Kevin L. Johnson

Kevin L. Johnson

Kevin L. Johnson

Filmografía
Un amigo extraordinario

2019 | A Beautiful Day in the Neighborhood

Lloyd Vogel, casado y con un bebé, es un periodista prestigioso pero tremendamente amargado. Cree que Jerry, su padre, se portó muy mal con él en el pasado, y no sólo es incapaz de perdonarle, sino que parece que el resto del mundo debe pagar también esos “platos rotos”. Cuando la editora de la revista Esquire le encarga escribir un perfil para una serie de “Héroes contemporáneos” se revuelve, porque le asignan escribir sobre Fred Rogers. Se trata del popular presentador del programa infantil de la televisión pública “El Vecindario de Mister Rogers”, donde al estilo de “Barrio Sésamo” o “Los Lunnis” se explican a los niños conceptos como el amor, la muerte, la guerra o la ayuda al prójimo. La pareja de guionistas compuesta por Noah Harpster y Micah Fitzerman-Blue, también autores del libreto de Maléfica: Maestra del mal, se han inspirado en un artículo del periodista Tom Junod para ofrecer una mágica y optimista fábula a lo Frank Capra. Y la lleva a la pantalla Marielle Heller, quien vuelve a interesarse por el tema del perdón tras dirigir la también interesante ¿Podrás perdonarme algún día? Y consiguen una película inspiradora, muy humana y nada empalagosa, acerca de la condición humana falible, nadie es perfecto, y de lo fácilmente que nos enredamos ante las dificultades, en vez de superarlas por elevación. Algo a lo que ayuda, de modo extraordinario, algo corriente pero muy valioso, la amistad verdadera. La narración pivota sobre Lloyd y el viaje transformador que le toca realizar, donde la piedra de toque es el auténtico personaje de Fred Rogers, alguien que le desconcierta absolutamente. Porque aparece tan buena persona, brindándole además su amistad, que, piensa cínicamente, no puede ser real, en la televisión debe estar interpretando, y no mostrando de verdad quien es. Algo a lo que Rogers, como buen amigo que se esfuerza en ser, acaba dándole la vuelta, es precisamente Lloyd el que se ha construido una armadura para ocultar a los demás su fragilidad, la relación tóxica con su padre, que contamina todo lo que toca. La relación de Lloyd y Fred está muy bien perfilada, con buenas interpretaciones de Matthew Rhys, que logra humanizar a su personaje para no hacerse totalmente antipático, y de Tom Hanks, que es perfecto para dar vida a una buena persona, que con humildad admite que hace cosas mal, que también se harta y necesita desahogarse, que es de carne y hueso en suma; lo que no impide que se esfuerce en ser mejor cada día, y que se apoye en Dios y en su familia para conseguirlo. En la medida en que comparten cosas, ambos se van haciendo más amigos. La estructura del relato está conseguida, con los encuentros de Lloyd con Fred, y la interactuación entre ellos y los programas que rueda en el plató, donde hay mucho subtexto, como en el caso de la tienda de campaña que Fred no lograr armar solo, una enseñanza muy gráfica de que todos necesitamos ayuda. Resulta inteligente el uso de distintos formatos visuales –el grano y tamaño cuadrado de pantalla para lo que es programa televisivo–, las miniaturas del programa que invitan a ver las cosas con perspectiva, y alguna escena onírica en que Lloyd viene a ser un niño que necesita aprender las lecciones que imparte Rogers. Mientras que las relaciones familiares de Lloyd –con su esposa Andrea y el bebé, y con su padre Jerry– están bien engarzadas en el conjunto, configurando lo que está estropeado y habría que recomponer, y lo que es perfecto pero corre el riesgo de terminar yéndose al garete. Aquí Susan Kelechi Watson y Chris Cooper entregan dos valiosos personajes secundarios, fundamentales en la evolución de Lloyd.

8/10
Ozark

2017 | Ozark | Serie TV

Marty Byrde es un brillante asesor financiero de Chicago. Es agudo, listo, sabe interpretar cifras con inteligencia. Está casado con Wendy, una mujer encantadora e vivaz, y tiene dos hijos adolescentes Charlotte y Jonah. La vida plácida de la familia va a cambiar drásticamente cuando el jefe de un cártel asesine al socio de Marty y éste salve milagrosamente la vida prometiendo un negocio seguro en la sureña y remota zona del lago Ozark, en Missouri. En realidad, se ha inventado una serie de oportunidades inmobiliarias para salvar el pellejo, pero ahora se verá obligado a blanquear allí millones de dólares si no quiere acabar en un bidón de ácido. La familia se mudará entonces a esa zona, donde la vida será muy complicada. Potente serie de Netflix que atrapa tremendamente y que resulta de lo más original. Responde al planteamiento de un hombre corriente que se ve atrapado en una situación límite y que deberá vivir al margen de la ley si no quiere morir. Mientras el FBI le pisa los talones por anteriores trapicheos económicos, ahora Marty no sólo deberá esquivarlos sino que se verá forzado a ir más allá, entrampándose aún más con negocios turbios, engaños y estafas, temeroso por lo que se les pueda sobrevenir a él y a su familia si no cumple con las expectativas. Se suma al conflicto la situación matrimonial, pues los hechos críticos han coincidido con el descubrimiento de la infidelidad de Wendy con otro hombre, por lo que la familia Byrde parece a punto de explotar. Los problemas se acentuarán en Ozark, cuando se las tengan que ver con la mafia del lugar y la delincuencia que campea por la zona. Ozark no plantea desde luego vidas ejemplares. Es además bastante descarnada y gráficamente explícita en el tratamiento de la violencia y el sexo –un leitmotiv insistente desde que Marty se hace dueño de un club de striptease, al estilo Los Soprano– y éticamente casi no hay un mísero personaje que se salve de la quema. Pero los creadores, Bill Dubuque y Mark Williams, hacen que la cosa funcione gracias a un guión muy elaborado, al retrato de la familia –peleada, en crisis, pero unida a pesar de todo– y al excelente dibujo de unos caracteres nada maniqueos, la mayoría personas complejas, muchas veces insanas, de vidas nada fáciles, que sobreviven como mejor pueden. Y que tienen en su corazón, sus dudas, sus deseos de vivir en paz, de cambiar de vida quizá, aunque no siempre sea posible. Por supuesto, entre todos ellos destacan los miembros de familia Byrde. Marty es un personaje extraordinario, y Jason Bateman sabe hacerlo atractivo, muy creíble a la hora echar mano de su rapidez mental para “vender su moto” en cualquier tipo de peliaguda situación, un talento que le saca continuamente de mortales apuros. Su mujer Wendy –colosal Laura Linney– no le va a la zaga y pronto será una némesis de Marty, capaz de cualquier manipulación interesada tras su encantadora sonrisa. La tercera en discordia es la jovencita Ruth (muy intensa Julia Garner), una chica sin escrúpulos y muy lista que procede de una familia de criminales lugareños y que inesperadamente encontrará en Marty la referencia paternal que le falta, aunque en sus planes también entre la posibilidad de asesinarle. Destaca entre el reparto también la poderosa presencia de Peter Mullan, en el papel de un violento propietario de la zona.

7/10
Ten cuidado con lo que deseas

2015 | Careful What You Wish For

Doug Martin, un estudiante, se siente muy atraído por su bella vecina Lena, que está casada con un hombre algo mayor. Cuendo éste aparece asesinado, Doug se convertirá en el principal sospechoso. Thriller dramático de planteamiento architópico en torno a la seducción, la inocencia y el crimen, con cabeza de turco de por medio. Todo en la historia explota el morbo de las relaciones turbias, aunque la intriga tiene momentos logrados. También los intérpretes, algunos tan conocidos como Isabel Lucas, hace un eficaz trabajo.

5/10

Últimos tráilers y vídeos