IMG-LOGO

Biografía

Krzysztof Kieslowski

Krzysztof Kieslowski

54 años ()

Krzysztof Kieslowski

Nació el 27 de Junio de 1941 en Varsovia, Polonia
Falleció el 13 de Marzo de 1996 en Varsovia, Polonia

Premios: 2 Festival de Cannes (más 1 premios)

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
El infierno

2005 | L' Enfer

Segunda película de la trilogía ideada por Krzysztof Kieslowski, en torno a los conceptos de cielo, infierno y purgatorio (al igual que dedicó otra a los colores de la bandera francesa) y que el cineasta polaco no pudo acometer al sorprenderle la muerte. El guión corre a cargo de su colaborador Krzysztof Piesiewicz. Danis Tanovic, el director de En tierra de nadie acierta en líneas generales a la hora de atrapar el modo de narrar y la estética de Kieslowski. El film describe la trayectoria vital de tres hermanas que apenas se ven, traumadas por un suceso del pasado cuyo contenido no se desvela por completo hasta bien avanzada la trama. Una de ellas, solterona, apenas hace otra cosa que visitar con asiduidad a su madre, recluida en una residencia, atada a una silla de ruedas y sin capacidad de habla; la segunda es una mujer casada consumida por el demonio de los celos: está segura de la infidelidad de su esposo, y el descubrir detalles sobre sus correrías amorosas se convierte en una obsesión que le destruye anímicamente; finalmente la tercera es una joven universitaria, sumergida en una relación con uno de sus profesores, hombre casado, y cuya hija es una buena amiga. Las tres mujeres viven su particular infierno, de llamas que no se apagan. A pesar de la innegable belleza formal del film, la historia es terriblemente desesperanzada, desoladora en suma. Algunos de los temas que surgen, como la pederastia, dan idea de los abismos de vileza en que puede caer el ser humano. Tragedia familiar terrible, la escena de la madre, fría como una Medea que ha arruinado la vida de sus hijas, es terrible. El plano final cenital y de tipo caleidoscópico de las cuatro mujeres reunidas, sugiere la mirada divina, desde el punto de vista de los cineastas una mirada cruel, distante, deformada, incapaz de intervenir para ayudar a los simples mortales.

6/10
En el cielo

2002 | Heaven

Primera película de la trilogía que el polaco Krzysztof Kieslowski ideó poner en marcha, a la manera de la iniciada con Tres colores: azul. En este caso se trataba igualmente de centrarse en temas morales en torno al cielo, el infierno (El infierno) y el purgatorio (Nadzieja). Este primer film fue escrito por el colaborador del director polaco, Krzysztof Piesiewicz, y dirigido por el alemán Tom Tykwer (Corre, Lola, corre), el cual pone su talento al servicio de la historia, densa y reflexiva, a la manera de Kieslowski. La trama se desarrolla en Italia y sigue la acción de Philippa (Cate Blanchett), una mujer que decide poner una bomba para matar al hombre que ella considera responsable de la muerte de su esposo. Pero la bomba no mata a su objetivo y sí a cuatro inocentes. Ella entonces asume su responsabilidad y está dispuesta al castigo, pero uno de los carabinieri (Giovanni Ribisi) se enamora de ella. La película, con aires de thriller, se centra sobre todo en el sugerente tema de la búsqueda de la paz interior.

6/10
Tres colores: Rojo

1994 | Trois couleurs: Rouge

Valentina, una joven estudiante que se gana la vida como modelo, atropella a una perra que espera cachorros. La búsqueda de su dueño le conduce a un juez jubilado con una extraña obsesión: espiar a todo el mundo.

8/10
Tres colores: Blanco

1994 | Trzy kolory: Bialy

Karol ama profundamente a Dominique, aunque su impotencia provoca el divorcio. Una serie de penúrias se sucederán en la vida de Karol, que se verá obligado a volver a su Polonia natal y a intentar ganarse la vida como pueda.

6/10
Tres colores: Azul

1993 | Trois couleurs: Bleu

Primera entrega de la trilogía moral de los colores del realizador polaco afincado en Francia Krzysztof Kieslowski (Tres colores: Rojo, Tres colores: Blanco), dedicada a los colores de la bandera francesa. Quizá es más importante en cada una de ellas la forma que el contenido, apartado en el que Kieslowski hace auténticas maravillas. Entre los temas que trata están el destino, la nostalgia, la caridad y el dolor humano, sobre todo en esta primera entrega que, probablemente, es la mejor de todas. Julie pierde a su marido, Patrice, un compositor de éxito y a su pequeña hija Anna, en un accidente de automóvil. Ella intenta olvidar su vida anterior, pero una periodista especializada en música sospecha que ella es la autora de la obra de su marido, aunque ella lo niega. Mientras tanto, Olivier, el ayudante de su marido está enamorado de ella en silencio. El protagonismo es para la bellísima Juliette Binoche, que se convirtió en una celebridad tras esta película.

8/10
La doble vida de Verónica

1991 | La double vie de Véronique

Weronika vive en Polonia, donde tiene una brillante carrera como cantante. La joven padece una dolencia cardíaca. E ignora que a muchos kilómetros, en Francia, vive Véronique, una joven físicamente idéntica, también cantante y con la misma enfermedad. Justo antes de su trilogía de los colores, el polaco Krzysztof Kieslowski debutó en el cine francés con este lírico y sensible film con impresionante partitura musical de Zbigniew Preisner.

8/10
Decálogo, uno

1989 | Dekalog, jeden | Serie TV

Formidable primera entrega de la serie televisiva Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al primero de los diez mandamientos. En apenas una hora el cineasta polaco construye una historia, con ayuda de su coguionista Krzysztof Piesiewicz, de ésas que tocan el corazón y hacen pensar. El film arranca trazando de modo magnífico la estupenda relación que existe entre Krzysztof, un profesor universitario, y su despierto hijo Pawel, un niño muy inteligente. El padre le ha enseñado a interesarse por las cosas, de modo que Pawel maneja con soltura el ordenador, y resuelve problemas científicos de un modo altamente imaginativo. Su pasión por la ciencia o el ajedrez, no impiden que el chico se haga preguntas sobre el sentido de la vida, la muerte y Dios, que sorprenden a un padre que dice no creer excepto en lo que se puede medir; actitud muy distinta a la que mantiene su hermana Irena, que explica a Pawel que Dios es amor. El caso es que las convicciones de Krzysztof van a ser sometidas a una dura prueba, que le hará ver que no dispone de todas las respuestas, y que tal vez Dios le esté interpelando.Sorprende muy gratamente el modo tan cinematográfico y visual con que Kieslowski cuenta su historia, ya desde los primeros, desconcertantes planos, de un joven a la orilla de un río helado, y una dama mirando la imagen de un niño en un televisor en blanco y negro, que irán cobrando sentido a medida que avanza la narración. El paisaje invernal, muy bien fotografiado por Wieslaw Zdort, proporciona un interesante subtexto como símbolo de la cerrazón de Krzysztof al misterio. La preciosa música de Zbigniew Preisner ayuda a dar el tono adecuado a la historia, de indagación e inmersión en ese misterio ineludible. Están muy bien los actores, sobre todo Henryk Baranowski, el poco a poco angustiado padre, y el niño, muy natural, Wojciech Klata.

9/10
Decálogo, dos

1989 | Dekalog, dwa | Serie TV

Nadie sabe nada. He ahí una de las conclusiones a que apunta este film. Dorota es una mujer angustiada porque su marido sufre una grave enfermedad que le mantiene en estado comatoso, y porque está embarazada de otro hombre. Y pide una respuesta definitiva al médico acerca de si el esposo sobrevivirá, porque la decisión de abortar o de seguir adelante con el bebé la hace depender de este extremo.En esta segunda entrega de su Decálogo, Krzysztof Kieslowski sigue indagando en la naturaleza humana, esta vez fijando la atención en personas que en sus decisiones y puntos de vista parecen arrogarse prerrogativas que sólo corresponden a Dios, como la de decidir sobre la vida y la muerte. Por ello las cosas en el film van a discurrir por cauces imprevistos para los protagonistas, porque la realidad y la actuación de la providencia suelen superar con creces las pobres previsiones del hombre, representadas en este caso por la protagonista y el doctor. Protagoniza la cinta Krystyna Janda, que se dio a conocer por su papel principal en El hombre de mármol.

6/10
Decálogo, tres

1989 | Dekalog, trzy | Serie TV

Tercera entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski. Y para ilustrar el tercer mandamiento, nada mejor que situar la trama en Nochebuena. En tan señalada fiesta, y después de haberse disfrazado de Santa Claus para sus hijos, y de acudir a la misa de gallo, Janusz recibe la inesperada visita de Ewa, una amante con la que rompió hace tiempo. Haciendo ver a su mujer que le han robado el taxi con que se gana la vida, Janusz se reúne con Ewa, a la que ayuda a dar con el paradero de su marido, un alcohólico. Una noche juntos, en que afloran los recuerdos del pasado. Sensible historia de Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz. Ya desde las primeras imágenes, un borrachín dando tumbos por la calle, los árboles y sus luces, Janusz transmutado en Santa Claus, está presente el motivo festivo, la alegría y sus diversas caras, que deberían presidir ciertos momentos de la vida. Conmueven los motivos que han empujado a Ewa a encontrar a Janusz, desvelados en su totalidad hacia el final, y las raíces profundas de la felicidad, manifiestas en la vuelta a casa. Magnífica la atmósfera que lo envuelve todo, esa maravillosa música de Zbiengiew Preisner, y el acabado visual del fotógrafo Piotr Sobocinski. Y muy bien los sobrios actores, el terceto compuesto por Daniel Olbrychski, Maria Pakulnis y Joanna Szczepkowska.

7/10
Decálogo, cuatro

1989 | Dekalog, cztery | Serie TV

Cuarta entrega del Decálogo de Kieslowski, dedicada al mandamiento “Honrarás a tu padre y a tu madre”. Se centra en la relación entre la joven Anka y su padre Michal. Ella está intrigada por un sobre cerrado de Michal, con la inscripción “Para abrir después de mi muerte”. Durante uno de sus viajes, Anka no puede resistir la tentación de abrir el sobre... que contiene otro sobre que dice “Para mi hija”, dejado por la madre, que murió unos pocos días después de nacer ella. Cuando vuelva Michal de su viaje surgirán los reproches, y saldrán a la luz sentimientos nunca manifestados.De nuevo Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz se las arreglan para contar una historia poderosa en menos de una hora. Filiación y paternidad se demuestran como deberes poderosos, más allá de los puros lazos de sangre; y al tiempo se juega con la idea de cómo el afecto que Michal siente por su hija, y la esperanza nunca admitida del todo de que desearía poder verla como mujer, y no como hija, se revela banal, independientemente del contenido de la carta misteriosa que sostiene todo el entramado dramático. Gran trabajo de la pareja actoral, Adrianna Biedrzynska y Janusz Gajos. La partitura de Zbigniew Preisner aporta una adecuada nota de intrigante melancolía.

8/10
Decálogo, cinco

1989 | Dekalog, piec | Serie TV

Quinta entrega del Decálogo de Kieslowski, dedicada al quinto mandamiento, y que conoció una versión extendida estrenada en cines conocida como No matarás. Sigue los pasos de Jacek, un joven indolente con instintos que le empujan a la crueldad: arroja una piedrecita desde un puente, provocando un accidente circulatorio, empuja en un aseo a un tipo que está orinando; al tiempo tiene algún rasgo de extraña ternura, esa foto estropeada de la primera comunión de una niña, de la que pide una ampliación en una tienda. Paralelamente, un taxista desarrolla su actividad laboral, donde muestra su alma mezquina, discriminando pasajeros, si no le gustan, o mirando a una joven 'lolita' con ojos lascivos. ¿Cuál de los dos, cuando el azar los reúna, matará al otro? Al fondo, está Piotr, el abogado recién licenciado, que tendrá que defender al asesino, y asistirle en sus últimos momentos en la galería de los condenados a muerte.“La ley no debería imitar la naturaleza, la ley debería mejorar la naturaleza”, dice la voz en off de Piotr al iniciarse el film. La lúcida mirada de Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz reflexiona con sobriedad y seca violencia sobre la terrible acción de quitar la vida a un semejante. Ya sea un crimen absurdo, de quien ha perdido el rumbo de su existencia, marcado por trágicos sucesos del pasado, o a través de un sistema legal que se condena sin paliativos, en la medida en que sólo sirve como castigo, no mejora al criminal ni a sus ejecutores. Destaca el trabajo del joven actor Miroslaw Baka.

8/10
Decálogo, seis

1989 | Dekalog, szesc | Serie TV

Tomek es un jovencito, tímido empleado de correos, que espía con un telescopio a su hermosa vecina Magda, mayor que él, que vive en los apartamentos de enfrente de su casa. La atención que le presta se diría que raya la obsesión, pues hasta inventa avisos falsos de correos, para que tenga que acudir a su ventanilla, e incluso acepta un tempranero trabajo de lechero, para dejar las botellas a primera hora en la puerta del piso de Magda. Cuando al fin vence sus miedos y la aborda, Tomek va a encontrarse con una reacción que bascula entre la burla y el empuje brutal y humillante a un contacto sexual, que le marcará profundamente.Entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al sexto mandamiento. En cine se estrenó una versión extendida con el título de No amarás. El guión de Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz se esfuerza en tratar con delicadeza una materia compleja y sin duda provocativa, y lo hace explorando el amor a través de su contrario, la impureza. El desarrollo de la historia está atravesado de ironía, al jugarse con las apariencias engañosas, y con un inesperado cambio de roles entre los protagonistas. Buen trabajo de Olaf Lubaszenko y Grazyna Szapolowska.

8/10
Decálogo, siete

1989 | Dekalog, siedem | Serie TV

Original mirada al mandamiento “No robarás”. Esta entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, cuyo guión coescribe con Krzysztof Piesiewicz, sigue a la joven estudiante Ewa, que secuestra a la pequeña Ania con intención de fugarse con ella a Canadá. Inicialmente podríamos pensar que se trata de su hermana pequeña, y que Ewa ha desarrollado una inexplicable animadversión hacia su madre Majka. Pero en realidad Ania es hija de Ewa, a la que tuvo siendo una adolescente; y los padres, para tapar la vergüenza, la adoptaron como hija propia. Pero en realidad, no sólo por vergüenza en el caso de Majka, sino también para de alguna manera sustituir a su auténtica y decepcionante hija por una criaturita que sería una especie de segunda oportunidad maternal.La trama, desarrollada a la perfección en menos de una hora, habla de robos de muy diverso tipo, y ninguno propiamente material: hay una hija robada, pero hay ironía en la mirada, la pregunta es quién es la ladrona, si Ewa o Majka. También se habla de afectos hurtados, posibilidades de planificar la propia vida impedidas... y en medio, una niñita inocente. Kieslowski dirige con aplomo, sus personajes interesan, y el final del tren es un remate que hace pensar

7/10
Decálogo, ocho

1989 | Dekalog, osiem | Serie TV

Zofia, madura profesora de ética en la Universidad de Varsovia, recibe a Elzbieta, una joven profesora visitante de Estados Unidos, que habla polaco a la perfección, y que le pide permiso para asistir a sus clases. Un caso planteado en una clase -guiño a Decálogo, dos- lleva a Zofia a hacer una declaración sobre el valor supremo de la vida de un niño, lo que a su vez conduce a Elzbieta a plantear otro caso, ocurrido durante la ocupación nazi en 1943. El planteamiento afecta visiblemente a Zofia, y es que ambas mujeres se conocieron años atrás, precisamente en las circunstancias de ese caso ético.Esta octava entrega del Decálogo incide en el valor de la palabra y cómo la verdad puede ser a veces elusiva. Apuesta clara de Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz por la defensa de la vida, la trama incide en la idea de cómo la simulación, la exposición no clara de una situación, el temor a la traición, pueden conducir a desenlaces trágicos, que traen muerte y destrucción, incluso aunque se siga respirando durante años. Los intercambios entre las dos protagonistas, entonadas Maria Koscialkowska y Teresa Marczewska, presentan además con honestidad la posición del agnóstico y del creyente, donde se trata de incidir en que ambos pueden moverse dentro de planteamientos éticos conformes a la dignidad humana.

7/10
Decálogo, nueve

1989 | Dekalog, dziewiec | Serie TV

A Roman le han diagnosticado una disfunción sexual, que le impide mantener relaciones con Hanka, su mujer. La situación le frustra completamente, hasta el punto de plantear la separación, pero ella le dice que le quiere igualmente, y que su amor no se reduce al ejercicio de la sexualidad. Sin embargo Roman sufre igualmente, también porque empieza a sospechar que Hanka le es infiel. Los celos le llevarán a espiarla.Visitación del noveno mandamiento en el Decálogo de Krzysztof Kieslowski, que hace un exquisito uso de la música -cortesía del gran Zbigniew Preisner- con motivo de que el protagonista, médico cirujano, tiene una paciente que trabaja en este mundo y le hace recomendaciones musicales. La película explora la tortura interior que puede sufrir una persona que ve mermadas sus facultades físicas, y cómo el deseo y el comportamiento del otro pueden intensificarla. Kieslowski y su coguionista Krzysztof Piesiewicz saben abordar un tema resbaladizo con cierta elegancia, y señalan cómo la decisión anterior de haber querido tener hijos influye también, negativamente, en la situación actual; no dejan de tener presencia el adulterio -buscando en casa ajena la satisfacción sexual que no se encuentra en la propia- y el sentido de culpa, y la disposición para el sacrificio. Hacen muy buen trabajo los dos actores principales, Piotr Machalica y Ewa Blaszczyk.

7/10
Decálogo, diez

1989 | Dekalog, dziesiec | Serie TV

Dos hermanos, Jerzy y Artur, que se ven rara vez, se reúnen con motivo de la muerte de su padre, con quien tampoco mantenían demasiado contacto. Aunque vivía de un modo casi miserable, el progenitor amasó una fortuna en forma de valiosa colección de sellos. Y ambos hermanos van a comenzar a obsesionarse con las estampitas, pensando en el dinero que podrían sacar vendiéndolas, y tomando medidas de seguridad para evitar un robo. La codicia que va apoderándose de ellos llega a su colmo cuando Jerzy se plantea donar un riñón a cambio de un raro sello que aumentaría todavía más el valor de la colección.Última entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al décimo mandamiento. El director y su coguionista Krzysztof Piesiewicz saben pintar bien el deseo de riquezas y el apegamiento del corazón a ellas, tanto en los hermanos protagonistas, como en el vecino que desea cobrar una deuda, el jovenzuelo timador y el dueño de una filatelia. Aciertan en el planteamiento de llevar su codicia al extremo de entregar parte del propio cuerpo -casi el alma- y en el dibujo de la lamentable desconfianza mutua, plasmada en las conversaciones vergonzantes con un policía. Por ello el final, esa risa compartida, es perfecto, porque supone la recuperación de los lazos fraternos, y la admisión de que los bienes materiales tienen un valor muy relativo. Buen trabajo de la pareja de actores Jerzy Stuhr y Zbigniew Zamachowski. Sorprende la música de Zbigniew Preisner, por el tema de percusión elemental y eficaz, y el empleo de música rock.

8/10
El Decálogo

1989 | Dekalog | Serie TV

Formidable serie de televisión concebida por Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz, compuesta de diez episodios de una hora de duración, dedicados a cada uno de los mandamientos del decálogo. De modo que Decálogo, uno, Decálogo, dos, Decálogo, tres, Decálogo, cuatro, Decálogo, cinco, Decálogo, seis, Decálogo, siete, Decálogo, siete, Decálogo, ocho, Decálogo, nueve y Decálogo, diez se constituyen en cuentos morales independientes cuya trama está relacionada con esos preceptos, ya sea el de amar a Dios, no tomar su nombre en vano y santificar sus fiestas, honrar a los padres, no cometer actos impuros, no mentir, no matar y no robar, y el de evitar las transgresiones internas, de tipo sexual o de codicia. La idea es hacer una reinterpretación actual del decálogo, donde se aborda la vigencia de cada mandamiento y las dificultades para vivirlos. Kieslowski asegura que en todo momento huyó de una visión relativista, aunque él, en sus filmes, sólo planteaba preguntas, y no tanto proporcionaba respuestas, pues no disponía de ellas.Existe un mínimo nexo de unión -un gris inmueble de la época del dominio soviético- y el entrecruzarse de personajes de una y otra historia, un artificio que también utilizaría Kieslowski en su trilogía de los colores. Sin entrar, salvo excepción, en consideraciones religiosas, lo que hace esta serie es plantear historias muy humanas, donde los protagonistas se enfrentan a decisiones de alto calado ético y moral. A veces hay acendrada ironía o cierto fatalismo en la mirada, pero predomina sobre todo la idea de la libertad del hombre, capaz de elegir el bien o el mal en sus acciones, aunque a veces no sea fácil acertar y hacer lo correcto. Resulta curiosa la presencia en todo el ciclo de un personaje, interpretado por Artus Barcis, testigo mudo en algunos momentos clave de las vicisitudes de los otros, penas y gozos, y en cuya identificación Kieslowski no descartaba a Dios, aunque dejaba ese reconocimiento a la libre interpretación del espectador.

9/10
No amarás

1988 | Krótki film o milosci

Versión extendida para el cine de un episodio del Decálogo, sobre un tipo que espía a su vecina con un telescopio. Iniciarán una relación compulsiva basada en el sexo, donde los roles de dependencia se intercambian.

7/10
No matarás

1988 | Krótki film o zabijaniu

Versión extendida para el cine de un episodio del Decálogo, sobre el absurdo asesinato de un taxista, y la defensa del culpable por un joven abogado. Un sobrio Kieslowski medita sobre la decisión de quitar la vida ajena. 

7/10
El azar

1987 | Prypadek

Kieslowski desarrolla uno de sus temas más queridos: el azar. Tras la muerte de su padre, el joven Witek está a punto de tomar el tren. El film muestra tres posibles trayectorias vitales, según lo tome o no: ascenso en le partido comunista, colaboración con la clandestina Solidaridad, o una carrera profesional apolítica. Y todo ello, con distintas relaciones amorosas.

6/10
Sin fin (1985)

1985 | Bez konca

Un título plenamente Kieslowski. Es espectro de Antek, un abogado muerto, es testigo de la desesperanza de su esposa, cuya búsqueda de algún tipo de satisfacción vital la convierte en una especie de "fantasma vivo" Al tiempo se dibuja a una Polonia sedienta de libertad, en la que el general Jaruzelski instaura la ley marcial.

6/10
Una corta jornada laboral

1981 | Krótki dzien pracy

Desde 1968 hasta 1981, corre fulgurante la carrera de un miembro del partido comunista. Pero con el advenimiento del sindicato Solidaridad, le toca enfrentarse a una jornada de protesta por la alza de precios, en que edificio que ocupa se ve literalmente asediado por miles de personas. La jornada transcurre lenta, y él piensa con cautela -un pensamiento expresado con voz en off- cuáles son los pasos más prudentes a dar: seguir las instrucciones de sus superiores al pie de la letra, o hacer gestos que le sirvan para congraciarse con los obreros que están a su puerta.Krzysztof Kieslowski desarrolla con suma inteligencia su sencilla trama, donde el protagonista juega con su pragmatismo para no caer ante escenario tan complejo. Lo que sirve para sugerir con sutileza los males de la "burguesía roja", y la tiranía que se ve obligada a padecer la gente de la calle. Waclaw Ulewicz es perfecto para dar vida al político de raza protagonista, al que sólo preocupa la supervivencia en el sistema.

6/10
Paz y tranquilidad

1980 | Spokój

Antek sale de la cárcel donde ha permanecido tres años por causas innombradas. Desea llevar una vida honrada, iluminado por la ayuda que recibió de una joven, cuando se manchó de arriba abajo con cemento en uno de los trabajos que hacía en prisión. De hecho, busca trabajo en la construcción, cerca de donde vive la joven. Y en efecto, logra acercarse a ella. Al tiempo, su jefe se porta muy bien dándole empleo, pero ello le pone en una situación incómoda, pues tiene una deuda con él, y al tiempo sus compañeros de obra quieren que esté de su lado en sus reivindicaciones.Espléndido trabajo de Krzysztof Kieslowski, que despliega su trama con gran naturalidad y verismo, lo que no impide encuadres y planificación maravillosos. Late de fondo cierta desesperanza, pues los deseos de felicidad con que arranca el film -la celebración carcelaria de la Navidad-, que continúan con los deseos de Antek de llevarse bien en el trabajo, y de formar una familia, chocan con una realidad donde el odio y el enfrentamiento pasan factura. El protagonista y coguionista Jerzy Stuhr hace un buen trabajo, dando el tipo de personaje sobrepasado por los acontecimientos, a pesar de su buen corazón.

6/10
El aficionado

1979 | Amator

Filip, un obrero, está feliz con su cámara de super8, que debe servirle para rodar estampas familiares. Pero el "juguete" le lleva a abrir su mirado al mundo y registrar los cambios sociales de Polonia. Kieslowski hace un canto a las posibilidades del cine, al tiempo que explica cómo el artista puede alejarse de sus seres queridos.

6/10
La cicatriz

1976 | Bizna

Polina, años 70. A Bednarz se le encomienda la puesta en marcha de una fábrica de fertilizantes en una zona deprimida. Con un estilo muy diferente al de sus trabajos posteriores, cercano al realismo social, Kieslowski muestra los problemas del protagonista por conciliar su vifa familiar y profesional, y la aplantastante burocracia del aparato comunista.

6/10
El personal

1975 | Personel

Romek empieza a trabajar de meritorio, por una recomendación familiar, en el departamento de sastrería de un teatro. El joven demuestra ser despierto, y todavía le emociona todo lo que tiene que ver con el arte, no en vano estudió un año en una escuela al efecto, antes de su cierre. Pero pronto advierte que lo prosaico acaba dominando a los técnicos, que no vibran como él, su sensibilidad se diría atrofiada. También es testigo de las injusticias de los divos, que no aprecian en lo que vale un trabajo de cortador como el suyo.Krzysztof Kieslowski arroja en este trabajo televisivo una mirada naturalista, casi documental, a las bambalinas del teatro, a través de los ojos del joven protagonista, un estupendo Juliusz Machulski que se diría que no actúa, que simplemente es él mismo. Aunque la música está siempre justificada, se adivina el amor del director polaco por ella, y en efecto, iría cobrando mayor fuerza y presencia en trabajos posteriores como Tres colores: Azul.

6/10
El primer amor (1974)

1974 | Pierwsza milosc

Una jovencita de 17 años se ha quedado embarazada. Sin experiencia de la vida, su médico le aconseja no abortar, también porque no sería bueno para su salud proceder de esa manera. La chica tiene la suerte además de que su novio y padre de la criatura está dispuesto a casarse con ella y formar con el niño una familia.De modo documental, sin sensiblerías ni aspavientos, el film de Krzysztof Kieslowski sigue los preparativos de la feliz pareja hasta el momento del parto, que resulta dichosísimo. Los jóvenes han asumido su responsabilidad y experimentan la alegría de haber aceptado a su hija. Especialmente emotivos son los pasajes en que el chico llama a su madre por teléfono, para darle la noticia del nacimiento de su nieto, y cuando padre y madre charlan sobre lo que el futuro deparará a su bebé, esperanzados de que sea más responsable que ellos, y que en caso de "tropezar en la misma piedra", también tenga la misma generosidad.

6/10
El pasaje subterráneo

1973 | Przejscie podziemne

Un maestro de escuela aprovecha una excursión con sus alumnos para hacer una escapadita e ir a ver a una mujer que trabaja en una tienda de decoración en un pasaje comercial subterráneo. Gradualmente conocemos la relación que liga a esta pareja.Mediotraje en blanco y negro para televisión del director polaco Krzysztof Kieslowski. Con tono minimalista, ausencia de banda sonora e impecable estilo visual, es muy elocuente a la hora de entregar un estudio de personajes, con sus desavenencias y reproches, junto a la pasión y el amor que todavía sienten el uno por el otro.

6/10
Tres colores: Blanco

1994 | Trzy kolory: Bialy

Karol ama profundamente a Dominique, aunque su impotencia provoca el divorcio. Una serie de penúrias se sucederán en la vida de Karol, que se verá obligado a volver a su Polonia natal y a intentar ganarse la vida como pueda.

6/10
Tres colores: Rojo

1994 | Trois couleurs: Rouge

Valentina, una joven estudiante que se gana la vida como modelo, atropella a una perra que espera cachorros. La búsqueda de su dueño le conduce a un juez jubilado con una extraña obsesión: espiar a todo el mundo.

8/10
Tres colores: Azul

1993 | Trois couleurs: Bleu

Primera entrega de la trilogía moral de los colores del realizador polaco afincado en Francia Krzysztof Kieslowski (Tres colores: Rojo, Tres colores: Blanco), dedicada a los colores de la bandera francesa. Quizá es más importante en cada una de ellas la forma que el contenido, apartado en el que Kieslowski hace auténticas maravillas. Entre los temas que trata están el destino, la nostalgia, la caridad y el dolor humano, sobre todo en esta primera entrega que, probablemente, es la mejor de todas. Julie pierde a su marido, Patrice, un compositor de éxito y a su pequeña hija Anna, en un accidente de automóvil. Ella intenta olvidar su vida anterior, pero una periodista especializada en música sospecha que ella es la autora de la obra de su marido, aunque ella lo niega. Mientras tanto, Olivier, el ayudante de su marido está enamorado de ella en silencio. El protagonismo es para la bellísima Juliette Binoche, que se convirtió en una celebridad tras esta película.

8/10
La doble vida de Verónica

1991 | La double vie de Véronique

Weronika vive en Polonia, donde tiene una brillante carrera como cantante. La joven padece una dolencia cardíaca. E ignora que a muchos kilómetros, en Francia, vive Véronique, una joven físicamente idéntica, también cantante y con la misma enfermedad. Justo antes de su trilogía de los colores, el polaco Krzysztof Kieslowski debutó en el cine francés con este lírico y sensible film con impresionante partitura musical de Zbigniew Preisner.

8/10
Decálogo, uno

1989 | Dekalog, jeden | Serie TV

Formidable primera entrega de la serie televisiva Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al primero de los diez mandamientos. En apenas una hora el cineasta polaco construye una historia, con ayuda de su coguionista Krzysztof Piesiewicz, de ésas que tocan el corazón y hacen pensar. El film arranca trazando de modo magnífico la estupenda relación que existe entre Krzysztof, un profesor universitario, y su despierto hijo Pawel, un niño muy inteligente. El padre le ha enseñado a interesarse por las cosas, de modo que Pawel maneja con soltura el ordenador, y resuelve problemas científicos de un modo altamente imaginativo. Su pasión por la ciencia o el ajedrez, no impiden que el chico se haga preguntas sobre el sentido de la vida, la muerte y Dios, que sorprenden a un padre que dice no creer excepto en lo que se puede medir; actitud muy distinta a la que mantiene su hermana Irena, que explica a Pawel que Dios es amor. El caso es que las convicciones de Krzysztof van a ser sometidas a una dura prueba, que le hará ver que no dispone de todas las respuestas, y que tal vez Dios le esté interpelando.Sorprende muy gratamente el modo tan cinematográfico y visual con que Kieslowski cuenta su historia, ya desde los primeros, desconcertantes planos, de un joven a la orilla de un río helado, y una dama mirando la imagen de un niño en un televisor en blanco y negro, que irán cobrando sentido a medida que avanza la narración. El paisaje invernal, muy bien fotografiado por Wieslaw Zdort, proporciona un interesante subtexto como símbolo de la cerrazón de Krzysztof al misterio. La preciosa música de Zbigniew Preisner ayuda a dar el tono adecuado a la historia, de indagación e inmersión en ese misterio ineludible. Están muy bien los actores, sobre todo Henryk Baranowski, el poco a poco angustiado padre, y el niño, muy natural, Wojciech Klata.

9/10
Decálogo, dos

1989 | Dekalog, dwa | Serie TV

Nadie sabe nada. He ahí una de las conclusiones a que apunta este film. Dorota es una mujer angustiada porque su marido sufre una grave enfermedad que le mantiene en estado comatoso, y porque está embarazada de otro hombre. Y pide una respuesta definitiva al médico acerca de si el esposo sobrevivirá, porque la decisión de abortar o de seguir adelante con el bebé la hace depender de este extremo.En esta segunda entrega de su Decálogo, Krzysztof Kieslowski sigue indagando en la naturaleza humana, esta vez fijando la atención en personas que en sus decisiones y puntos de vista parecen arrogarse prerrogativas que sólo corresponden a Dios, como la de decidir sobre la vida y la muerte. Por ello las cosas en el film van a discurrir por cauces imprevistos para los protagonistas, porque la realidad y la actuación de la providencia suelen superar con creces las pobres previsiones del hombre, representadas en este caso por la protagonista y el doctor. Protagoniza la cinta Krystyna Janda, que se dio a conocer por su papel principal en El hombre de mármol.

6/10
Decálogo, tres

1989 | Dekalog, trzy | Serie TV

Tercera entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski. Y para ilustrar el tercer mandamiento, nada mejor que situar la trama en Nochebuena. En tan señalada fiesta, y después de haberse disfrazado de Santa Claus para sus hijos, y de acudir a la misa de gallo, Janusz recibe la inesperada visita de Ewa, una amante con la que rompió hace tiempo. Haciendo ver a su mujer que le han robado el taxi con que se gana la vida, Janusz se reúne con Ewa, a la que ayuda a dar con el paradero de su marido, un alcohólico. Una noche juntos, en que afloran los recuerdos del pasado. Sensible historia de Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz. Ya desde las primeras imágenes, un borrachín dando tumbos por la calle, los árboles y sus luces, Janusz transmutado en Santa Claus, está presente el motivo festivo, la alegría y sus diversas caras, que deberían presidir ciertos momentos de la vida. Conmueven los motivos que han empujado a Ewa a encontrar a Janusz, desvelados en su totalidad hacia el final, y las raíces profundas de la felicidad, manifiestas en la vuelta a casa. Magnífica la atmósfera que lo envuelve todo, esa maravillosa música de Zbiengiew Preisner, y el acabado visual del fotógrafo Piotr Sobocinski. Y muy bien los sobrios actores, el terceto compuesto por Daniel Olbrychski, Maria Pakulnis y Joanna Szczepkowska.

7/10
Decálogo, cuatro

1989 | Dekalog, cztery | Serie TV

Cuarta entrega del Decálogo de Kieslowski, dedicada al mandamiento “Honrarás a tu padre y a tu madre”. Se centra en la relación entre la joven Anka y su padre Michal. Ella está intrigada por un sobre cerrado de Michal, con la inscripción “Para abrir después de mi muerte”. Durante uno de sus viajes, Anka no puede resistir la tentación de abrir el sobre... que contiene otro sobre que dice “Para mi hija”, dejado por la madre, que murió unos pocos días después de nacer ella. Cuando vuelva Michal de su viaje surgirán los reproches, y saldrán a la luz sentimientos nunca manifestados.De nuevo Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz se las arreglan para contar una historia poderosa en menos de una hora. Filiación y paternidad se demuestran como deberes poderosos, más allá de los puros lazos de sangre; y al tiempo se juega con la idea de cómo el afecto que Michal siente por su hija, y la esperanza nunca admitida del todo de que desearía poder verla como mujer, y no como hija, se revela banal, independientemente del contenido de la carta misteriosa que sostiene todo el entramado dramático. Gran trabajo de la pareja actoral, Adrianna Biedrzynska y Janusz Gajos. La partitura de Zbigniew Preisner aporta una adecuada nota de intrigante melancolía.

8/10
Decálogo, cinco

1989 | Dekalog, piec | Serie TV

Quinta entrega del Decálogo de Kieslowski, dedicada al quinto mandamiento, y que conoció una versión extendida estrenada en cines conocida como No matarás. Sigue los pasos de Jacek, un joven indolente con instintos que le empujan a la crueldad: arroja una piedrecita desde un puente, provocando un accidente circulatorio, empuja en un aseo a un tipo que está orinando; al tiempo tiene algún rasgo de extraña ternura, esa foto estropeada de la primera comunión de una niña, de la que pide una ampliación en una tienda. Paralelamente, un taxista desarrolla su actividad laboral, donde muestra su alma mezquina, discriminando pasajeros, si no le gustan, o mirando a una joven 'lolita' con ojos lascivos. ¿Cuál de los dos, cuando el azar los reúna, matará al otro? Al fondo, está Piotr, el abogado recién licenciado, que tendrá que defender al asesino, y asistirle en sus últimos momentos en la galería de los condenados a muerte.“La ley no debería imitar la naturaleza, la ley debería mejorar la naturaleza”, dice la voz en off de Piotr al iniciarse el film. La lúcida mirada de Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz reflexiona con sobriedad y seca violencia sobre la terrible acción de quitar la vida a un semejante. Ya sea un crimen absurdo, de quien ha perdido el rumbo de su existencia, marcado por trágicos sucesos del pasado, o a través de un sistema legal que se condena sin paliativos, en la medida en que sólo sirve como castigo, no mejora al criminal ni a sus ejecutores. Destaca el trabajo del joven actor Miroslaw Baka.

8/10
Decálogo, seis

1989 | Dekalog, szesc | Serie TV

Tomek es un jovencito, tímido empleado de correos, que espía con un telescopio a su hermosa vecina Magda, mayor que él, que vive en los apartamentos de enfrente de su casa. La atención que le presta se diría que raya la obsesión, pues hasta inventa avisos falsos de correos, para que tenga que acudir a su ventanilla, e incluso acepta un tempranero trabajo de lechero, para dejar las botellas a primera hora en la puerta del piso de Magda. Cuando al fin vence sus miedos y la aborda, Tomek va a encontrarse con una reacción que bascula entre la burla y el empuje brutal y humillante a un contacto sexual, que le marcará profundamente.Entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al sexto mandamiento. En cine se estrenó una versión extendida con el título de No amarás. El guión de Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz se esfuerza en tratar con delicadeza una materia compleja y sin duda provocativa, y lo hace explorando el amor a través de su contrario, la impureza. El desarrollo de la historia está atravesado de ironía, al jugarse con las apariencias engañosas, y con un inesperado cambio de roles entre los protagonistas. Buen trabajo de Olaf Lubaszenko y Grazyna Szapolowska.

8/10
Decálogo, siete

1989 | Dekalog, siedem | Serie TV

Original mirada al mandamiento “No robarás”. Esta entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, cuyo guión coescribe con Krzysztof Piesiewicz, sigue a la joven estudiante Ewa, que secuestra a la pequeña Ania con intención de fugarse con ella a Canadá. Inicialmente podríamos pensar que se trata de su hermana pequeña, y que Ewa ha desarrollado una inexplicable animadversión hacia su madre Majka. Pero en realidad Ania es hija de Ewa, a la que tuvo siendo una adolescente; y los padres, para tapar la vergüenza, la adoptaron como hija propia. Pero en realidad, no sólo por vergüenza en el caso de Majka, sino también para de alguna manera sustituir a su auténtica y decepcionante hija por una criaturita que sería una especie de segunda oportunidad maternal.La trama, desarrollada a la perfección en menos de una hora, habla de robos de muy diverso tipo, y ninguno propiamente material: hay una hija robada, pero hay ironía en la mirada, la pregunta es quién es la ladrona, si Ewa o Majka. También se habla de afectos hurtados, posibilidades de planificar la propia vida impedidas... y en medio, una niñita inocente. Kieslowski dirige con aplomo, sus personajes interesan, y el final del tren es un remate que hace pensar

7/10
Decálogo, ocho

1989 | Dekalog, osiem | Serie TV

Zofia, madura profesora de ética en la Universidad de Varsovia, recibe a Elzbieta, una joven profesora visitante de Estados Unidos, que habla polaco a la perfección, y que le pide permiso para asistir a sus clases. Un caso planteado en una clase -guiño a Decálogo, dos- lleva a Zofia a hacer una declaración sobre el valor supremo de la vida de un niño, lo que a su vez conduce a Elzbieta a plantear otro caso, ocurrido durante la ocupación nazi en 1943. El planteamiento afecta visiblemente a Zofia, y es que ambas mujeres se conocieron años atrás, precisamente en las circunstancias de ese caso ético.Esta octava entrega del Decálogo incide en el valor de la palabra y cómo la verdad puede ser a veces elusiva. Apuesta clara de Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz por la defensa de la vida, la trama incide en la idea de cómo la simulación, la exposición no clara de una situación, el temor a la traición, pueden conducir a desenlaces trágicos, que traen muerte y destrucción, incluso aunque se siga respirando durante años. Los intercambios entre las dos protagonistas, entonadas Maria Koscialkowska y Teresa Marczewska, presentan además con honestidad la posición del agnóstico y del creyente, donde se trata de incidir en que ambos pueden moverse dentro de planteamientos éticos conformes a la dignidad humana.

7/10
Decálogo, nueve

1989 | Dekalog, dziewiec | Serie TV

A Roman le han diagnosticado una disfunción sexual, que le impide mantener relaciones con Hanka, su mujer. La situación le frustra completamente, hasta el punto de plantear la separación, pero ella le dice que le quiere igualmente, y que su amor no se reduce al ejercicio de la sexualidad. Sin embargo Roman sufre igualmente, también porque empieza a sospechar que Hanka le es infiel. Los celos le llevarán a espiarla.Visitación del noveno mandamiento en el Decálogo de Krzysztof Kieslowski, que hace un exquisito uso de la música -cortesía del gran Zbigniew Preisner- con motivo de que el protagonista, médico cirujano, tiene una paciente que trabaja en este mundo y le hace recomendaciones musicales. La película explora la tortura interior que puede sufrir una persona que ve mermadas sus facultades físicas, y cómo el deseo y el comportamiento del otro pueden intensificarla. Kieslowski y su coguionista Krzysztof Piesiewicz saben abordar un tema resbaladizo con cierta elegancia, y señalan cómo la decisión anterior de haber querido tener hijos influye también, negativamente, en la situación actual; no dejan de tener presencia el adulterio -buscando en casa ajena la satisfacción sexual que no se encuentra en la propia- y el sentido de culpa, y la disposición para el sacrificio. Hacen muy buen trabajo los dos actores principales, Piotr Machalica y Ewa Blaszczyk.

7/10
Decálogo, diez

1989 | Dekalog, dziesiec | Serie TV

Dos hermanos, Jerzy y Artur, que se ven rara vez, se reúnen con motivo de la muerte de su padre, con quien tampoco mantenían demasiado contacto. Aunque vivía de un modo casi miserable, el progenitor amasó una fortuna en forma de valiosa colección de sellos. Y ambos hermanos van a comenzar a obsesionarse con las estampitas, pensando en el dinero que podrían sacar vendiéndolas, y tomando medidas de seguridad para evitar un robo. La codicia que va apoderándose de ellos llega a su colmo cuando Jerzy se plantea donar un riñón a cambio de un raro sello que aumentaría todavía más el valor de la colección.Última entrega del Decálogo de Krzysztof Kieslowski, dedicada al décimo mandamiento. El director y su coguionista Krzysztof Piesiewicz saben pintar bien el deseo de riquezas y el apegamiento del corazón a ellas, tanto en los hermanos protagonistas, como en el vecino que desea cobrar una deuda, el jovenzuelo timador y el dueño de una filatelia. Aciertan en el planteamiento de llevar su codicia al extremo de entregar parte del propio cuerpo -casi el alma- y en el dibujo de la lamentable desconfianza mutua, plasmada en las conversaciones vergonzantes con un policía. Por ello el final, esa risa compartida, es perfecto, porque supone la recuperación de los lazos fraternos, y la admisión de que los bienes materiales tienen un valor muy relativo. Buen trabajo de la pareja de actores Jerzy Stuhr y Zbigniew Zamachowski. Sorprende la música de Zbigniew Preisner, por el tema de percusión elemental y eficaz, y el empleo de música rock.

8/10
El Decálogo

1989 | Dekalog | Serie TV

Formidable serie de televisión concebida por Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz, compuesta de diez episodios de una hora de duración, dedicados a cada uno de los mandamientos del decálogo. De modo que Decálogo, uno, Decálogo, dos, Decálogo, tres, Decálogo, cuatro, Decálogo, cinco, Decálogo, seis, Decálogo, siete, Decálogo, siete, Decálogo, ocho, Decálogo, nueve y Decálogo, diez se constituyen en cuentos morales independientes cuya trama está relacionada con esos preceptos, ya sea el de amar a Dios, no tomar su nombre en vano y santificar sus fiestas, honrar a los padres, no cometer actos impuros, no mentir, no matar y no robar, y el de evitar las transgresiones internas, de tipo sexual o de codicia. La idea es hacer una reinterpretación actual del decálogo, donde se aborda la vigencia de cada mandamiento y las dificultades para vivirlos. Kieslowski asegura que en todo momento huyó de una visión relativista, aunque él, en sus filmes, sólo planteaba preguntas, y no tanto proporcionaba respuestas, pues no disponía de ellas.Existe un mínimo nexo de unión -un gris inmueble de la época del dominio soviético- y el entrecruzarse de personajes de una y otra historia, un artificio que también utilizaría Kieslowski en su trilogía de los colores. Sin entrar, salvo excepción, en consideraciones religiosas, lo que hace esta serie es plantear historias muy humanas, donde los protagonistas se enfrentan a decisiones de alto calado ético y moral. A veces hay acendrada ironía o cierto fatalismo en la mirada, pero predomina sobre todo la idea de la libertad del hombre, capaz de elegir el bien o el mal en sus acciones, aunque a veces no sea fácil acertar y hacer lo correcto. Resulta curiosa la presencia en todo el ciclo de un personaje, interpretado por Artus Barcis, testigo mudo en algunos momentos clave de las vicisitudes de los otros, penas y gozos, y en cuya identificación Kieslowski no descartaba a Dios, aunque dejaba ese reconocimiento a la libre interpretación del espectador.

9/10
No amarás

1988 | Krótki film o milosci

Versión extendida para el cine de un episodio del Decálogo, sobre un tipo que espía a su vecina con un telescopio. Iniciarán una relación compulsiva basada en el sexo, donde los roles de dependencia se intercambian.

7/10
No matarás

1988 | Krótki film o zabijaniu

Versión extendida para el cine de un episodio del Decálogo, sobre el absurdo asesinato de un taxista, y la defensa del culpable por un joven abogado. Un sobrio Kieslowski medita sobre la decisión de quitar la vida ajena. 

7/10
El azar

1987 | Prypadek

Kieslowski desarrolla uno de sus temas más queridos: el azar. Tras la muerte de su padre, el joven Witek está a punto de tomar el tren. El film muestra tres posibles trayectorias vitales, según lo tome o no: ascenso en le partido comunista, colaboración con la clandestina Solidaridad, o una carrera profesional apolítica. Y todo ello, con distintas relaciones amorosas.

6/10
Sin fin (1985)

1985 | Bez konca

Un título plenamente Kieslowski. Es espectro de Antek, un abogado muerto, es testigo de la desesperanza de su esposa, cuya búsqueda de algún tipo de satisfacción vital la convierte en una especie de "fantasma vivo" Al tiempo se dibuja a una Polonia sedienta de libertad, en la que el general Jaruzelski instaura la ley marcial.

6/10
Una corta jornada laboral

1981 | Krótki dzien pracy

Desde 1968 hasta 1981, corre fulgurante la carrera de un miembro del partido comunista. Pero con el advenimiento del sindicato Solidaridad, le toca enfrentarse a una jornada de protesta por la alza de precios, en que edificio que ocupa se ve literalmente asediado por miles de personas. La jornada transcurre lenta, y él piensa con cautela -un pensamiento expresado con voz en off- cuáles son los pasos más prudentes a dar: seguir las instrucciones de sus superiores al pie de la letra, o hacer gestos que le sirvan para congraciarse con los obreros que están a su puerta.Krzysztof Kieslowski desarrolla con suma inteligencia su sencilla trama, donde el protagonista juega con su pragmatismo para no caer ante escenario tan complejo. Lo que sirve para sugerir con sutileza los males de la "burguesía roja", y la tiranía que se ve obligada a padecer la gente de la calle. Waclaw Ulewicz es perfecto para dar vida al político de raza protagonista, al que sólo preocupa la supervivencia en el sistema.

6/10
Paz y tranquilidad

1980 | Spokój

Antek sale de la cárcel donde ha permanecido tres años por causas innombradas. Desea llevar una vida honrada, iluminado por la ayuda que recibió de una joven, cuando se manchó de arriba abajo con cemento en uno de los trabajos que hacía en prisión. De hecho, busca trabajo en la construcción, cerca de donde vive la joven. Y en efecto, logra acercarse a ella. Al tiempo, su jefe se porta muy bien dándole empleo, pero ello le pone en una situación incómoda, pues tiene una deuda con él, y al tiempo sus compañeros de obra quieren que esté de su lado en sus reivindicaciones.Espléndido trabajo de Krzysztof Kieslowski, que despliega su trama con gran naturalidad y verismo, lo que no impide encuadres y planificación maravillosos. Late de fondo cierta desesperanza, pues los deseos de felicidad con que arranca el film -la celebración carcelaria de la Navidad-, que continúan con los deseos de Antek de llevarse bien en el trabajo, y de formar una familia, chocan con una realidad donde el odio y el enfrentamiento pasan factura. El protagonista y coguionista Jerzy Stuhr hace un buen trabajo, dando el tipo de personaje sobrepasado por los acontecimientos, a pesar de su buen corazón.

6/10
El aficionado

1979 | Amator

Filip, un obrero, está feliz con su cámara de super8, que debe servirle para rodar estampas familiares. Pero el "juguete" le lleva a abrir su mirado al mundo y registrar los cambios sociales de Polonia. Kieslowski hace un canto a las posibilidades del cine, al tiempo que explica cómo el artista puede alejarse de sus seres queridos.

6/10
La cicatriz

1976 | Bizna

Polina, años 70. A Bednarz se le encomienda la puesta en marcha de una fábrica de fertilizantes en una zona deprimida. Con un estilo muy diferente al de sus trabajos posteriores, cercano al realismo social, Kieslowski muestra los problemas del protagonista por conciliar su vifa familiar y profesional, y la aplantastante burocracia del aparato comunista.

6/10
El personal

1975 | Personel

Romek empieza a trabajar de meritorio, por una recomendación familiar, en el departamento de sastrería de un teatro. El joven demuestra ser despierto, y todavía le emociona todo lo que tiene que ver con el arte, no en vano estudió un año en una escuela al efecto, antes de su cierre. Pero pronto advierte que lo prosaico acaba dominando a los técnicos, que no vibran como él, su sensibilidad se diría atrofiada. También es testigo de las injusticias de los divos, que no aprecian en lo que vale un trabajo de cortador como el suyo.Krzysztof Kieslowski arroja en este trabajo televisivo una mirada naturalista, casi documental, a las bambalinas del teatro, a través de los ojos del joven protagonista, un estupendo Juliusz Machulski que se diría que no actúa, que simplemente es él mismo. Aunque la música está siempre justificada, se adivina el amor del director polaco por ella, y en efecto, iría cobrando mayor fuerza y presencia en trabajos posteriores como Tres colores: Azul.

6/10
El primer amor (1974)

1974 | Pierwsza milosc

Una jovencita de 17 años se ha quedado embarazada. Sin experiencia de la vida, su médico le aconseja no abortar, también porque no sería bueno para su salud proceder de esa manera. La chica tiene la suerte además de que su novio y padre de la criatura está dispuesto a casarse con ella y formar con el niño una familia.De modo documental, sin sensiblerías ni aspavientos, el film de Krzysztof Kieslowski sigue los preparativos de la feliz pareja hasta el momento del parto, que resulta dichosísimo. Los jóvenes han asumido su responsabilidad y experimentan la alegría de haber aceptado a su hija. Especialmente emotivos son los pasajes en que el chico llama a su madre por teléfono, para darle la noticia del nacimiento de su nieto, y cuando padre y madre charlan sobre lo que el futuro deparará a su bebé, esperanzados de que sea más responsable que ellos, y que en caso de "tropezar en la misma piedra", también tenga la misma generosidad.

6/10
El pasaje subterráneo

1973 | Przejscie podziemne

Un maestro de escuela aprovecha una excursión con sus alumnos para hacer una escapadita e ir a ver a una mujer que trabaja en una tienda de decoración en un pasaje comercial subterráneo. Gradualmente conocemos la relación que liga a esta pareja.Mediotraje en blanco y negro para televisión del director polaco Krzysztof Kieslowski. Con tono minimalista, ausencia de banda sonora e impecable estilo visual, es muy elocuente a la hora de entregar un estudio de personajes, con sus desavenencias y reproches, junto a la pasión y el amor que todavía sienten el uno por el otro.

6/10

Últimos tráilers y vídeos