IMG-LOGO

Biografía

María Cabrera

María Cabrera

María Cabrera

Filmografía
Para toda la muerte

2020 | Para toda la muerte

Durante ocho años, José Vicente se ha volcado a estudiar una oposición, con la esperanza de establecerse con su novia, y abandonar la casa de los padres de ésta, que le mantienen. Al fin salen las listas, en las que aparece como aprobado, lo que desencadena una gran alegría en su entorno, incluso sus suegros adelantan para la entrada del piso todo su dinero. Por desgracia, una llamada advierte a José Vicente de que se ha producido un error administrativo, en realidad no tiene plaza, sino que ha quedado como primer suplente. De ahí que una siniestra idea le ronde la mente: ¿y si asesina al inmediatamente anterior para ocupar su puesto? Tercer largometraje dirigido por Alfonso Sánchez, que sorprendió gratamente con El mundo es nuestro, y un poco menos con El mundo es suyo, ambas protagonizadas por él junto a su socio, Alberto López, con quien forma el dúo cómico conocido como Los Compadres. Aquí ensaya un camino nuevo, no construye un film apoyado en los diálogos entre los dos humoristas, sino una comedia de tintes negros, pero con cierta elegancia, que por momentos se diría que aspira a imitar a Plácido, de Luis García Berlanga, y Arsénico por compasión, de Frank Capra. Por desgracia, no llega ni de lejos a esas alturas. Al guión le falta una vuelta de tuerca, pues si bien el arranque le saca mucha punta a la picaresca española, y a la desesperación por culpa de la precariedad económica que puede llevar a un individuo a cualquier cosa, con tal de asegurarse un puesto vitalicio, aunque sea como funcionario mileurista. Pero después pierde fuelle cuando la acción se encierra en un apartamento. Aún así, logra la carcajada por momentos; Sánchez ha decidido quedarse relegado en un papel secundario, cediéndole todo el protagonismo a López, que explota su gracia natural. No todo el reparto consigue el mismo nivel, aunque hay de todo.

4/10
El mundo es nuestro

2012 | El mundo es nuestro

El Culebra y El Cabesa son dos macarrillas que deciden asaltar una sucursal bancaria en Sevilla disfrazados de penitentes de Semana Santa. Tienen la mala pata de coincidir con un anciano cargado de explosivos que asegura que hará explotar su carga si no persona inmediatamente un equipo de televisión que retransmita cierto mensaje que quería dar. Los tres asaltantes tienen como rehenes a los empleados de la sucursal, una pareja de novios que venía a negociar su hipoteca, un “chapuzas” que quiere irse para cobrar el paro, y un empresario cuyos chanchullos con el director de la sucursal apestan. La policía rodea el lugar, pero al ocupar una calle pueden dar al traste con una procesión de Semana Santa que debe circular por ahí. El mundo es nuestro es una agradabilísima sorpresa, una comedia española perfectamente engrasada, dirigida, escrita y coprotagonizada por Alfonso Sánchez, que cuenta con un entonado reparto compuesto de desconocidos -apenas suena Antonio Dechent-, muy representativo del tejido social español. La película, al estilo de Tarde de perros, pero más cómica, es perfecta para los tiempos de crisis que corren, pues a un hábil guión, repleto de divertidos gags, suma una acerada y a la vez amable crítica a derechas e izquierdas, empresarios corruptos, banqueros sinvergüenzas y trabajadores que curran y cobran el paro, periodistas y políticos, jóvenes sin un átomo de ambición corriendo por sus venas, marujas y funcionarios, policías monocarril, etc, etc. Los responsables de El mundo es nuestro conjugan sentido de la oportunidad, timing en la narración, el tono justo para no ofender, lo que sirve para dar un buen repaso a una sociedad española que, en su conjunto, está obligada a hacer un poquito de autocrítica para salir del actual atolladero. Se trata además de un producción barata, ingeniosamente pagada por un sistema de microfinanciación, que podría servir de ejemplo para un cine español que a veces peca de victimismo a la hora de quejarse de la cuantía de las ayudas oficiales. Y se agradece a El mundo es nuestro el no caer en la zafiedad obvia, hay un nivel muy superior a la media de la típica comedieta hispana. Ésta sí que es "la chispa de la vida" y no la que firmó Álex de la Iglesia.

6/10

Últimos tráilers y vídeos