IMG-LOGO

Biografía

Robert Lord

Robert Lord

Robert Lord

Premios: 1 Oscar

Oscar
1934

Ganador de 1 premio

Filmografía
Viaje sin retorno

1940 | 'Til We Meet Again

Una mujer enferma, a la que queda poco tiempo que vida. Un criminal, y el policía que le custodia. Los tres coinciden en un viaje transatlántico, y ella y el delincuente acabarán enamorados, a pesar de que el destino los tiene marcados a ambos. Remake de Viaje de ida, donde William Powell y Kay Francis son sustituidos por George Brent y Merle Oberon. Ambas películas tienen su interés, al contar una inesperada por improbable, pero apasionada historia romántica.

6/10
La legión negra

1937 | Black Legion

Narra la historia de Frank Taylor, un trabajador que es despedido en pleno crack del 29 para ser sustituido por un trabajador polaco. Esta frustración llevará a Frank a mezclarse con la secta de la Legión negra que defiende mediante la violencia la superioridad de los americanos frente a los demás. La legión negra es uno de los trabajos previos a la época dorada de Bogart, antes de que llegase El halcón maltés o Casablanca, sus grandes trabajos. Película menor debido a su condición de estar protagonizada por un actor secundario como era Humphrey en esa época. Es un film de protesta contra algunos de los aspectos negativos que tenía la sociedad estadounidense en los años 30, como el racismo.

5/10
Colleen

1936 | Colleen

Coleen dirige una tienda de ropa que pertenece a Donald Ames. Coleen y Donald intentan mantener alejado del negocio al tío Cedric, cuyas decisiones amenazan con dar al traste con la compañía. Uno de los alegres musicales que protagonizó Dick Powell, con buenas cargas de romanticismo. Dirige el poco conocido Alfred E. Green (La calle 44, Cuatro caras del Oeste). Destacan canciones como 'Summer Night', que interpreta al piano Dick Powell.

5/10
Divina gloria

1935 | Page Miss Glory

Comedia ligera según la obra teatral de Joseph Schrank y Phillip Dunning (estrenada en Nueva York en 1934), versionada para cine con un guión de Delmer Daves y Robert Lord. Su dirección corrió a cargo de Mervyn LeRoy, pero su exceso de trabajo hizo que Robert Lord le ayudase en dichas tareas. Fue la primera de las cuatro cintas que Marion Davies –la amante protegida del magnate de la prensa Randolph Hearts– rodó para la Warner, mostrándose como una más que aceptable comediante. Ella es la típica chica de pueblo, que llega a la gran ciudad y gana un concurso de belleza. Repleta de gags y ritmo ágil, lo cierto es que no tuvo mucha aceptación.

5/10
Vampiresas de 1935

1935 | Gold Diggers of 1935

El lujoso hotel Wentworth-Plaza. Allí acude todos los años la acaudalada señora Pentriss, que esta vez anda algo inquieta con su hija Amy, que podría estar enamorándose del hombre equivocado. Por ello encomienda al recepcionista que se ocupe de acompañar a Amy: como cabe imaginar, el verdadero amor surgirá entre ambos. Como suele ocurrir en los musicales, la trama es ligera, a veces mera excusa para la introducción de los números musicales. Así, la organización de un festival benéfico en el propio hotel viene al pelo para tal propósito. Destaca entre todos el número "Lullaby of Broadway", cuya canción obtuvo el Oscar, y reveló a la encantadora Wini Shaw. El diseño de producción, inspirado en el 'art-déco', rebosa distinción.

6/10
Dr. Socrates

1935 | Dr. Socrates

Cine de gángsters de gran factura y con la garantía de la factoría Warner, basado en una historia de W.R. Burnett (1899-1982), autor de algunas de las mejores novelas negras de todos los tiempos, convertidas en obras maestras cinematográficas: Hampa dorada (1931), El último refugio (1941), Nadie vive para siempre (1946) y La jungla de asfalto (1950). Su acción transcurre en una pequeña localidad donde está refugiado un médico conocido como Sócrates, amargado desde la muerte de su novia. Un día recibe la visita de una peligrosa banda que le obliga a partir con ella para curar a sus miembros, en caso de que alguna vez resulten heridos en sus atracos.

6/10
Barreras infranqueables

1935 | Bordertown

Charlie Roark contrata a Johnny Ramirez para que sea el matón de su casino. La esposa de Roark se le insinúa pero él solo tiene ojos para Dale Elwell, una mujer de la alta sociedad que suele acudir a los sitios de poca monta.

5/10
Música y mujeres

1934 | Dames

El cascarrabias multimillonario Ezra Ounce inicia una campaña para prohibir formas de entretenimiento que considera perniciosas, como los espectáculos de Broadway. Varios de sus parientes se unen a su Cruzada, pero Jimmy, otro pariente, está produciendo un show que protagoniza Barbara, la sobrina de Ezra. Uno de esos musicales alegres que triunfaban en la época de la Gran Depresión, con números espectaculares coreografiados por Busby Berkeley. Destaca la canción 'I Only Have Eyes For You', que interpreta Dick Powell.

5/10
Una mujer de su casa

1934 | Housewife

Hasta la fecha Bill se ha dedicado a redactar textos de anuncios, pero su esposa Nan, que confía mucho en su valía, le anima a que ponga en marcha su propia agencia de publicidad. Las cosas no son tan sencillas, pero conseguirá un cliente para el que hace un anuncio de gran éxito; lo malo es que quien le ha ayudado es una antigua novia, Patricia, que disputará con Nan por el amor de Bill. Melodrama de la Warner situado en el mundo de la publicidad, con triángulo amoroso al canto. La abnegada esposa es Ann Dvorak, mientras que la ex novia dispuesta a enredar tiene la cara de Bette Davis. Su sujeto de disputa está encarnado por George Brent.

5/10
Duro de pelar (1933)

1933 | Hard to Handle

Al igual que hizo con Paul Muni en ¿Qué hay Nellie?, el director Mervyn LeRoy también prescindió del registro gangsteril de James Cagney en esta comedia donde es un agente de prensa que se convierte en promotor de un maratón de baile. Lo cual está muy bien para ir conociendo las historias de los diferentes personajes que intervienen en el mismo, entre ellos el de la ganadora Mary Brian (1906-2002), una secundaria que comenzó en el cine mudo y se retiró del espectáculo a finales de los 50, sirviendo en todo tipo de géneros y estilos. Cagney está muy enérgico en su papel, y en un momento determinado se autoparodia al hacer un anuncio de pomelos (que era la fruta que estrellaba en el rostro de la chica en El enemigo público (1931)). Broma que volvería a repetir en Uno, dos, tres, de Billy Wilder (1961).

6/10
Pequeño gigante

1933 | The Little Giant

La época de la prohibición está casi finiquitada, de modo que el contrabandista de alcohol Bugs debe pensar en otra ocupación que le permita presentarse como pacífico ciudadano. De modo que monta una sociedad en California, supuestamente respetable. Pero claro, Bugs ha vivido demasiado tiempo fuera de la ley para convertirse de la noche a la mañana en un tipo honrado. Además, como tiene contactos gangsteriles... Comedia en el mundo gangsteril, donde Edward G. Robinson demuestra estar tan a gusto como cuando encarna a un mafioso en serio. Hay buenas risas con el esquema de "elefante en una cacharrería", y es un buenísimo apoyo la interpretación de Mary Astor.

6/10
Desfile de candilejas

1933 | Footlight Parade

Tras el gran éxito de taquilla de Calle 42 (1933), la Warner volvió a contar con el director Lloyd Bacon y el coreógrafo Busby Berkeley para un nuevo y excitante musical cuya última media hora es todo un clásico de la historia del cine gracias a números artísticos como el de las coristas simulando una tarta con chorros de agua a su alrededor. Entre sus canciones destacan 'Shanghai Lili', de Al Dubin y Harry Warren, que aparece durante un atrevido número entre James Cagney y Ruby Keeler (antes de la entrada en vigor del código de censura); y la pegadiza 'By a Waterfall', escrita por Sammy Fain e Irving Kahal. Por supuesto, su trama no deja de ser una excusa donde Cagney es un productor de musicales de Broadway que tiene la idea de traspasar sus actuaciones a los cines para amenizar al personal, antes de que comience la película. Entre medias, los enredos amorosos de rigor encarnados por una secretaria fea de día y guapa de noche (Ruby Keeler), una vampiresa (Claire Dodd) y la ex mujer del productor (Renee Whitney).

7/10
Convention City

1933 | Convention City

Sátira sobre la actividad empresarial, a cuento de una empresa de caucho que celebra su convención anual en Atlantic City. Allí un vendedor (Adolphe Menjou) corteja a la hija del presidente de la compañía (Joan Blondell) como un elemento más para escalar posiciones.Hay buenas risas en este film previo a la puesta en vigor del código Hays, con escenas tan hilarantes como la de dos tipos achispados por el alcohol, intentando encender sus cigarros puros.

6/10
Mary Stevens, M.D.

1933 | Mary Stevens, M.D.

Melodrama en el que suceden un montón de acontecimientos, aunque ninguno parece tener el menor viso de verosimilitud por algunos excesos en sus planteamientos. La pareja central está formada por los doctores Mary (Kay Francis) y Donald (Lyle Talbot), que han comenzado la carrera juntos y se han enamorado a pesar de que él es un hombre casado. Cuando ella queda embarazada, decide marcharse a París para tener el niño en secreto. Todo parece salir satisfactoriamente, pero un desafortunado accidente hace a Mary, plantearse el futuro. Dirige Lloyd Bacon en una época donde todavía no estaba impuesta la censura.

4/10
Gloria y hambre

1933 | Heroes for Sale

Ya su idóneo título en español nos prepara para asistir en poco más de 70 minutos a una de las más contundentes crónicas sociales de la historia de Norteamérica. A través del personaje de Tom Holmes (encarnado por un sobresaliente Richard Barthelmess), vamos conociendo la desintegración de un país que comenzó tras la I Guerra Mundial y que le llevó desde los “felices años 20” a la Ley Seca, el dinero fácil con negocios sucios, el crack del 29 y la Gran Depresión. Una soberbia muestra de cine de gángster que, salvada de entrar en el código censor, también toca aspectos polémicos como la droga, el sexo y la corrupción. Wellman utilizó vagabundos auténticos para ambientar su relato, en la que fue la película con la que terminó el contrato para Warner Bros.

8/10
Nadando en seco

1932 | You Said a Mouthful

Un tipo del montón que se dedica a venta y un gran campeón de natación comparten el mismo nombre. Por tal situación, Ginger Rogers y todas sus amigas confunden al vendedor y creen que él ha creado un traje de baño insumergible y que va a probarlo en una carrera acuática de 32 kilómetros. Alocada comedia de enredo, dirigida con pulso por Lloyd Bacon. El protagonista es el divertido Joe E. Brown, quien 37 años más tarde se haría célebre en todo el mundo al pronunciar una de las frases más certeras de la historia del cine: "Nobody is perfect" ("nadie es perfecto"), el maravilloso colofón de Con faldas y a lo loco.

6/10
Barrio chino

1932 | Frisco Jenny

A pesar de su título en español, nada que ver con el barrio ubicado en Barcelona. Se trata de uno de los numerosos melodramas que William Wellman realizase para la Warner y en el cual se cuenta la trágica vida de Frisco Jenny, una mujer obligada a entregar a su hijo en adopción. La casualidad hará que sea acusada de un crimen y perseguida por su propio hijo que, naturalmente, no sabe que ella es su verdadera madre. A pesar de ser un guión original de Wilson Miner y Robert Lord, su trama guarda ciertos paralelismos con La mujer X, de la que se hicieron varias películas. Un vehículo promocional para lanzar al estrellato a Ruth Chatterton (1893-1961), distinguida dama del cine y el teatro norteamericano que después se convirtió en novelista y que, precisamente, había sido nominada al Oscar por la versión de Madame X de 1929.

5/10
Los conquistadores

1932 | The Conquerors

Cimarrón, una epopeya de la RKO sobre los pioneros en el Oeste, había logrado el Oscar como mejor película en la ceremonia de los años 1930-31. Deseoso de repetir dicho éxito, David O. Selznick encargó a Howard Estabrook un nuevo guión sobre el tema. En este caso la trama tiene lugar en Fort Allen, Nebraska, en 1870, donde el banquero Roger Standish se instala con su familia con la pretensión de modernizar la zona. La epopeya –más o menos, porque la cinta dura 88 minutos– nos irá marcando las pautas que significaron el nacimiento de los bancos en el oeste, hasta llegar al crack de la bolsa de 1929. A pesar de algunos hallazgos en las escenas de acción, lo cierto es que no alcanza el nivel de otros westerns sobre el mismo tema.

4/10
The Purchase Price

1932 | The Purchase Price

Basada en una historia de Arthur Stringer, convertida en guión por Robert Lord, significó la tercera unión entre Wellman y Barbara Stanwyck tras Enfermeras de noche y So Big. Ambos volverían a coincidir años después en Una gran señora y La estrella del variedades. En esta ocasión la historia sigue a una cantante bastante pasional que, huyendo de su extorsionador amante, viaja hasta el Paso de Elk, situado en Dakota del Norte. Allí comenzará una nueva vida, haciéndose novia de un granjero de la zona (encarnado por George Brent). Ambos se casan, aunque nada es como ella lo había previsto: apenas tienen tiempo de verse porque cuando ella vuelve del trabajo, él tiene que marcharse al suyo.

4/10
So Big!

1932 | So Big!

Producción de Lucien Hubbard, se basa en una novela de Edna Ferber, ya llevada al cine en 1925 y que volvería a rodarse en 1953 como Trigo y esmeralda. Es un drama que comienza cuando la niña mimada Selina pierde todas sus propiedades a la muerte de su padre y ha de marcharse a un internado. Al crecer, y gracias a su fuerza de voluntad, se hace maestra en una zona de campo. Allí conoce a un granjero holandés con el que se casa. Quedándose viuda prematuramente, ha de cuidar sola a su hijo, de quien espera haga carrera como arquitecto. Sin embargo, el muchacho prefiere ser vendedor de valores. Es entonces cuando Selina empieza a pensar que ha fracasado como madre. Lo mejor de la película es que, como pasan tantas cosas en tan solo 80 minutos de metraje, no da tiempo para pensar en las muchas incongruencias de su trama. Reunión de dos de las estrellas máximas de la Warner (aunque todavía no lo eran), Barbara Stanwyck y Bette Davis.

5/10
O todo o nada

1932 | Winner Take All

Jimmy (James Cagney) es un boxeador que ha decidido descansar una temporada en Nuevo México. Allí conoce a la buena de Peggy (Marian Nixon), una joven cantante que necesita 600 dólares para curar a su hijito enfermo. Jimmy quiere ayudarla y para ello compite en Tijuana con el fin de repartirse el dinero ganado. Cuando regresa a la ciudad, tras otros triunfos, conocerá a la provocativa Joan Gibson que no le pondrá las cosas fáciles. Roy del Ruth dirige un excelente film que retrata perfectamente el submundo de los años 30 con chantajes, dinero, mujeres fatales... muy propio del cine negro de esa época. El pequeño James Cagney, habitual de las películas de gángsters realiza un buen papel, lo que hizo que repitiera el rol de boxeador en otros títulos como El predilecto o Ciudad de conquista.

6/10
Veinte mil años en Sing Sing

1932 | 20,000 Years in Sing Sing

Una de las mejores cintas de temática carcelaria de la historia del cine, con un ritmo trepidante en sus escasos 75 minutos de metraje y una magnífica dirección a cargo de Michael Curtiz. Su argumento procede del libro de Lewis E. Lawes donde un gángster va a parar a la penitenciaría de Sing Sing, considerada una de las más duras del país. Allí mostrará un díscolo comportamiento que le hace ser confinado a aislamiento, participa en una fuga y tiene diversos altercados. Tras conseguir un permiso de fin de semana, ajustará cuentas con sus adversarios. Fue la única unión en pantalla de Bette Davis y Spencer Tracy. Su nueva versión ya carecía del encanto y la fuerza de ésta, estrenándose en 1938 con el título de Castle on the Hudson.

8/10
¡Hola, bombero!

1932 | Fireman, Save My Child

Un gran éxito en la carrera del cómico Joe E. Brown, que daría origen a otras dos películas donde también se convierte en jugador de béisbol: Elmer the Great (1933) y Aliki Ike (1935). Porque, a pesar de su título español, es este deporte norteamericano la base central de la historia: un bombero que en sus ratos libres juega al béisbol. Es tan bueno en el juego que acepta fichar por un equipo profesional para, así, poder costearse otra de sus grandes habilidades: los inventos. Una serie de enredos bastante convencionales –y para mayor gloria del actor–, hará que tenga que arreglárselas para salir bien parado como bombero, inventor y jugador. También tiene lugar para una duda amorosa entre dos chicas con diferentes intenciones: la bondadosa muchacha de pueblo encarnada por Evalyn Knapp, y la más sofisticada y pérfida de la ciudad, que no es otra que Lilliam Bond

4/10
Viaje de ida

1932 | One Way Passage

Dan Hardesty es un hombre acusado de asesinato que viaja en barco, escoltado por un policía, desde Hong Kong hasta la prisión norteamericana de San Quintín. Durante el trayecto encuentra a Joan, una frágil muchacha, enferma del corazón, de la que se enamora. Dan intenta escapar, pero regresa cuando se da cuenta de que Joan sufre un ataque. Es entonces cuando planean un futuro en México. William Powell y Kay Francis son la pareja enamorada en una producción de la Warner con algunos de los condimentos utilizados por dichos estudios para sus películas de gangsters. Una fábula romántica, con final feliz, que volvería a ser llevada a la pantalla en 1950 como Til We Meet Again.

6/10
Her Majesty, Love

1931 | Her Majesty, Love

Sofisticada comedia romántica con inclusión de números musicales, que parte de una obra teatral de los autores alemanes Rudolph Bernauer y Rudolf Österreicher, y que ya había sido llevada al cine en Alemania con el título de Ihre majestät die libe, dirigida por Joe May en 1930, y en Francia como Son altesse l'amour (1932), de Erich Schmidt y Robert Péguy. Un rico heredero se enamora de una artista de cabaret, pero la muchacha no es aceptada de buen grado en el ámbito familiar. Por ello, la relación entre ambos se rompe y mientras él marcha triste a Venecia, ella se casa con un anciano aristócrata. A pesar de algunos momentos brillantes, la historia es demasiado tópica para sacar conclusiones positivas de su puesta en imágenes.

4/10
El dedo acusador

1931 | The Finger Points

Melodrama de gángsters de la Warner, en un subgénero tremendamente popular por aquella época. En esta ocasión se trata de una producción de bajo presupuesto y sin los grandes actores del género (tipo Edward G. Robinson, George Raft o James Cagney) que, a pesar de todo, mantiene el tipo en cuanto a intriga y trama social. La historia está basada en el auténtico asesinato de un periodista del Chicago Tribune a manos de los sicarios de Al Capone, cuando éste descubrió que le traicionaba. Aquí la cosa se adorna con la biografía de dicho personaje, un humilde muchacho del Sur que vio la oportunidad de avanzar en la gran ciudad como periodista. Para ganar más dinero acepta un trato con un capo mafioso llamado Louis Blanco (encarnado por Clark Gable) para manipular la información.

6/10
Local Boy Makes Good

1931 | Local Boy Makes Good

Primera de las numerosas obras teatrales que Mervyn LeRoy adaptaría al cine de forma consecutiva ya que, después de este título rodaría High Pressure, The Heart of New York, Dos segundos y Big City Blues... ¡en el mismo año!. En esta ocasión, Local Boy Makes Good provenía del texto de J.C. Nugent y Elliot Nugent, que ya había sido llevado al cine en 1928. En esta ocasión, el experto en muecas Joe E. Brown es un ingenuo estudiante de botánica enamorado perdidamente de una bella muchacha, a la que escribe imaginarias cartas de amor diciéndole que es un consumado atleta. Sin embargo, el engaño se hace realidad cuando, casualmente, descubre que es un gran velocista y es fichado por el equipo de la Universidad.

4/10
Audaz ante todo

1931 | Big Business Girl

Claire es una joven que quiere hacerse un hueco en el mundo de los negocios empresariales. Con astucia y un buen físico conquistará al ejecutivo Robert Clayton, y gracias a sus dotes profesionales irá subiendo en jerarquía. Pero su novio Johhny verá con ojos celosos el rápido ascenso de su chica, lo que dará lugar a una serie de malentendidos. Comedia de William A. Seiter sobre una mujer emprendedora en tiempos difíciles, interpretada por Loretta Young (La legión blanca).

4/10
The Ruling Voice

1931 | Upper Underworld

Un jefe de los bajos fondos intenta ocultar sus actividades delictivas con una respetable tapadera como hombre de negocios. Pero cuando su hija conoce la verdadera naturaleza del dinero ganado por la familia se rebela contra su padre. Este cambio en su actitud, así como la posibilidad de que sea demasiado peligrosa para la organización, hace que la muchacha sea raptada por una banda rival. El film se rodó bajo el título de Upper Underworld. Walter Huston venía de encarnar en dos ocasiones al presidente Abraham Lincoln en el cine, tanto en Two Americans (1929) como en el clásico de Griffith titulado Abraham Lincoln (1930), entrando aquí de lleno en el cine negro tan de moda en la época, y saliendo igualmente triunfante del reto.

5/10
Stage Struck (1936)

1936 | Stage Struck

El director de baile de un musical de Broadway se ve 'invitado' a contratar a una joven llamada Peggy para su obra. Ella es una artista sin talento, pero con mucho dinero. El productor será testigo de los 'dimes y diretes' entre los dos, aunque finge que los dos se aman en secreto. En realidad, él sólo tiene ojos para otra bailarina, Ruth. Entretenida comedia musical, de las de antes. Dirige el gran Busby Berkeley, original y pionero coreógrafo de exitosos musicales, como Calle 42 o Vampiresas 1933. Los protagonistas, Dick Powell y Joan Blondell, fueron auténticas celebridades en su época, estuvieron ocho años casados y coincidieron en muchas películas, entre ellas Desfile de candilejas.

5/10
Diplomacia femenina

1932 | Man Wanted

Comedia de bajo presupuesto y poco más de una hora de metraje, que significó el debut de Kay Francis para la Warner. La actriz (1909-1968) ya venía con aureola de estrella de la Paramount, gracias a sus comedias y musicales, desarrollando a partir de aquí una carrera más completa en cuanto a géneros se refiere, tanto en melodramas –Su vida privada (1935) y Dos mujeres y un amor (1939)–, como en la aventura y el cine negro. Al irse apagando su fama abandonó el cine a mediados de los 40. En esta Diplomacia femenina encarna a una mujer de negocios que no está dispuesta a seguir aguantando al aburrido de su marido. Por ello, decide tener relaciones con un nuevo y atractivo secretario al que acaba de contratar.

4/10

Últimos tráilers y vídeos