IMG-LOGO

Biografía

Ruth Negga

Ruth Negga

38 años

Ruth Negga

Nació el 07 de Enero de 1982 en Addis Ababa, Etiopía

Premios: 0 Oscar (más 1 nominaciones)

Oscar
2017

Nominado a 1 premio

Filmografía
Ad Astra

2019 | Ad Astra

Un futuro no muy lejano. Roy McBride ha seguido los pasos de su legendario padre, Clifford McBride, con su dedicación profesional como astronauta. El progenitor dedicó su vida a la búsqueda de vida extraterrestre más allá del sistema solar, pero supuestamente perdió la vida en la misión conocida como Proyecto Lima. Ahora una extrañas tormentas eléctricas están sacudiendo a la Tierra, y todo apunta a que este preocupante fenómeno tiene su origen en Saturno, el lugar donde se perdió el contacto con Clifford años atrás. De modo que encomiendan a Roy viajar a Marte, para enviar desde ahí un mensaje a su padre, en lo que es una misión ultrasecreta. Con apenas media docena de títulos, James Gray ha demostrado ser uno de esos cineastas a los que merece la pena seguir la pista. Tiene un sentido innato de la narración, y no teme tomarse su tiempo, o emplear elocuentes silencios, para contar sus historias. Aunque se inició con cintas policiales (Cuestión de sangre, La otra cara del crimen, La noche es nuestra), pronto quedó claro que le interesaba indagar en los dilemas morales y vicisitudes de las personas, lo que se vio en la cinta romántica Two Lovers, pero también en su mirada a la inmigración al nuevo mundo en El sueño de Ellis, y en la cinta aventurera de exploración de ignotas tierras en Z, la ciudad perdida. Es también el caso de Ad Astra, donde con un guión coescrito con Ethan Gross –apenas conocido por su contribución a la serie Fringe– se mueve como pez en el agua –o nave en el espacio- con una aventura galáctica de ciencia ficción, que presenta elementos que recuerdan al cine de Terrence Malick. No parece casual en tal sentido que el protagonismo recaiga en un excelente Brad Pitt, que también ejerce de productor a través de su compañía Plan B, y que hizo con Malick El árbol de la vida. La película combina sabiamente el drama colectivo –la Tierra corre peligro, el ser humano está en decadencia– con el personal –Roy es un gran profesional, pero está solo, no ha sabido formar una familia, y corre el peligro se seguir los pasos de su padre en su individualismo revestido de preocupación por el bien común–, lo que lleva a la reflexión acerca de la deshumanización de la sociedad –los astronautas que se limitan a cumplir órdenes, sin interrogarse acerca de las razones de sus actos–, y la creciente tendencia al aislamiento, algo paradójico en un mundo tan mediático, donde supuestamente son tan fáciles las comunicaciones, y que contrasta con la búsqueda casi obsesiva de vida extraterrestre. La mirada antropológica abierta a la trascendencia es rica, y gran mérito de Gray estriba en no transitar nunca por caminos tediosos: la voz en off de Roy se introduce con oportunidad y no cansa, y algunos episodios de acción –la parada en la Luna, la atención a una llamada de rescate de una nave...– se convierte en inteligente y no forzado respiro para el espectador impaciente. Pitt sabe sostener la narración, presente en casi todos los planos del film, pero se encuentra bien respaldado por el resto de los actores, claramente en roles secundarios, pero que cumplen a la perfección: Tommy Lee Jones, Liv Tyler, Ruth Negga y Donald Sutherland, los más conocidos, especialmente.

7/10
Warcraft. El origen

2016 | Warcraft

Adaptación al cine del popular videojuego de los 90, que enfrenta a humanos y orcos, y que se convirtió en un auténtico fenómeno rolero que se jugaba on line en internet arrastrando a miles de fans. Es de esas películas en las que el no iniciado necesitaría leer previamente un manual de instrucciones, porque, pese a que el argumento no dejo de ser bastante simple, hay tal abundancia de nombres de reinos, tierras y personajes, que sólo transcurrida la mitad del metraje llega uno a aclararse quién es quién, y lo que hay en juego. Básicamente describe cómo los orcos han abandonado su mundo, en trance de dejar de existir, a través de una puerta mágica, con idea de establecerse en el mundo de los humanos, guerreando, claro está. Llane, el rey de Azaroth, reúne a sus consejeros en Valtormenta, y espera que un mago, el Guardián, le ayude a tomar sabias decisiones. Cuando capturan a Garona, mujer mitad humana, mitad orco, ésta se convierte en mediadora de una oferta de paz de una facción de los orcos, que no comparte los guerreros planes de sus líderes principales. Duncan Jones sorprendió con una eficaz pequeña película de ciencia ficción, Moon, y luego acertó con otra propuesta más comercial de viajes en el tiempo, Código fuente. Ahora, en esta superproducción, da la impresión de que le ha ocurrido algo parecido al traspiés de M. Night Shyamalan con la infumable Airbender: El último guerrero. Entrega una cinta de tipo fantástico, que parece querer emular a El Señor de los Anillos y Avatar, pero que fracasa porque no le logra insuflar el necesario aliento épico, circunstancia que la vuelve terriblemente tediosa. Los personajes están pobremente definidos, y su destino no logra enganchar al espectador, a quien poco importa lo que les pueda ocurrir. Es una lástima, porque hay un gran esfuerzo en el diseño de decorados y criaturas, y se incluyen vistosas batallas, pero tal despliegue se convierte en cansino, no sólo por la reiteración de algunos efectos, incluidos los rayos que parece exigir cualquier título de hechicería que se precie, sino por lo señalado anteriormente, poco nos importa realmente que un personaje perezca o sobreviva en las batallas. Por supuesto, como cabe imaginar, el film no da a pie a grandes interpretaciones, aparte de que los actores no son demasiado carismáticos, los que más suenan son Travis Fimmel, Paula Patton y Dominic Cooper, no precisamente estrellas de relumbrón.

4/10
Preacher

2016 | Preacher | Serie TV

Loving

2016 | Loving

Una película delicada, sobria, creíble. Drama humano basado en hechos reales. En condiciones normales, la historia de los Loving, Richard y Mildred, sería una preciosa aventura de la cotidianeidad, de interés sobre todo para sus protagonistas, un hombre y una mujer que se aman tiernamente, se casan, y constituyen una familia, tienen tres niños a los que sacan adelante con su trabajo, y de este modo procuran ser felices en su hogar. Pero son las circunstancias las que lo cambian todo. Richard es blanco, Mildred negra. Corre el año 1958 y su viaje a Washington para casarse y burlar las leyes raciales de Virginia, propicia su ingreso en prisión al poco de regresar, de modo que deberán declararse culpables y abandonar el estado para no seguir entre rejas ni incumplir las reglas antimestizaje. El matrimonio acepta inicialmente la injusticia, pero el paso del tiempo y el avance en la lucha por los derechos civiles les brinda una oportunidad para cambiar las cosas. Casi dan ganas de pensar que a Jeff Nichols, director y guionista, le gusta alternar los thrillers con los dramas de corte más realista, a Take Shelter le siguió Mud, y a Midnight Special, Loving. En cualquier caso, en su entera filmografía demuestra una gran capacidad narrativa y de creación de personajes memorables, que se enfrentan a conflictos de entidad, e incluso el recurso al género no le lleva a abandonar los grandes temas a los que se enfrenta el ser humano. Además, estéticamente, es preciosa la fotografía de época sin colores llamativos, y su cuidada partitura musical. El film que nos ocupa se prestaba al cliché, la típica película “buenista” que describe la lucha titánica de unos personajes para que se les reconozcan sus derechos. Nichols se arriesga ciñéndose a los hechos, y mostrando la sencillez de Richard y Mildred, que no tienen sensación ninguna de estar contribuyendo a cambiar la historia y dejar huella: personas sin estudios, simplemente buena gente, que quieren ser felices. El marido, fantástico Joel Edgerton, parco en palabras, no es un genio, ni siquiera en lo que podría describirse como “sabiduría popular”, pero se muestra resolutivo y tiene clara una cosa, quiere a Mildred, quiere a sus hijos, desea cuidarlos y procurar su bienestar; él no hace mal a nadie, y no entiende que la policía y el juez no les dejen tranquilos. Y ella, todo un descubrimiento la sobre todo televisiva Ruth Negga, sabe dominar el miedo ante el acoso del sistema legal, es atenta con sus familiares, cría a sus niños, y sabe abrir serenamente la puerta que podría resolver judicialmente sus problemas. Por supuesto, se describen los hitos de la senda hacia el reconocimiento de los derechos de los Loving, con la intervención de los abogados de la Unión Americana de las Libertades Civiles y los recursos hasta llegar al Supremo; y con una interesante idea de fondo, cómo una norma legal puede dar carta de naturaleza a las mayores injusticias, aceptadas en tal tesitura como inevitables, es lo que hay. Pero el acierto es que no dominan la historia, que es sobre todo la historia de amor de una familia, atravesada de detalles y sucesos corrientes: el trabajo de Richard en la construcción, su afición al motor y las carreras de coches, las cervezas con sus amigos negros, ver la televisión con su mujer, los juegos de los niños en la calle… Hay muchos personajes secundarios, el entorno familiar y de amigos, las autoridades, los abogados, todos muy bien interpretados por actores desconocidos, excepto Michael Shannon, una presencia constante en el cine de Nichols, y que compone memorablemente a un fotógrafo de Life, breve pero poderoso papel.

8/10
La increíble historia de Christina Noble

2014 | Noble

La infancia y juventud de Christina Noble (Dublín, 1944) no fue nada fácil. Su madre murió cuando ella tenía diez años, fue enviada a un orfanato en donde la maltrataron y le mintieron sobre su familia. Escapó de allí y posteriormente fue violada por pandillas callejeras. Cuando se casó sufrió abusos y violencia doméstica... Sin embargo, Christina se convirtió en una mujer fuerte y emprendió una aventura de enormes proporciones con la intención de ayudar a niños necesitados. Con ese fin marchó a Vietnam quince años después de la Guerra de Vietnam y puso en marcha la Christina Noble Children's Foundation. Con su labor ha ayudado a salir adelante a miles de niños. Stephen Bradley escribe y dirige este biopic dramático sobre una mujer que supone todo un ejemplo de coraje. Qué duda cabe que el film estimula los ánimos para poner lo que esté en nuestra mano para mejorar el mundo. Convincente la actriz que encarna a la protagonista, Deirdre O'Kane (Intermission).

6/10
Agentes de S.H.I.E.L.D.

2013 | Agents of S.H.I.E.L.D. | Serie TV

Joss Whedon, creador de diversas series, se coronó como gran gurú de los apasionados del fantástico y los superhéroes como director de Marvel Los Vengadores. Su regreso a la televisión, Agentes de S.H.I.E.L.D., viene a ser una especie de spin-off del espectacular film que reunía a los principales superhéroes de la editorial especializada en cómics. Tiene como protagonista a Clark Gregg, de nuevo como el agente Philip Coulson, que apareció en varias adaptaciones de personajes de Marvel, desde Iron Man, y cuya supuesta muerte en Marvel Los Vengadores, tenía gran importancia en la trama, pues Nick Furia (Samuel L. Jackson) enseñaba a los protagonistas sus cromos ensangrentados, lo que les motivaba para trabajar unidos cuando parecía que no lo tenían muy claro. Pero en Agentes de S.H.I.E.L.D. se desvela que el fallecimiento de Coulson fue un ardid tramado con Furia para dar a los superhéroes el estímulo que necesitaban. Así que éste en realidad sigue vivo y se hace cargo de un grupo de superespías, compuesto por la agente experta en artes marciales Melinda May, el asocial Grant Ward, la hacker Skye, el experto en tecnología Leo Fitz y la científica Jemma Simmons. Juntos tendrán que hacer frente a la aparición de sujetos incontrolados con poderes, y a otras amenazas inesperadas. Si se compara con el espectacular film rodado por Whedon para la gran pantalla, sabe a poco. Además, carece de originalidad y recuerda entre otros modelos a su serie más conocida, Buffy, la cazavampiros, también en torno a un grupo de variopintos personajes con líder carismático que perseguían a personajes sobrenaturales. En un momento de saturación de propuestas para la pequeña pantalla, carece de esa chispa distintiva que por otra parte cada vez escasea más. Sus personajes, al menos en un principio, resultan un tanto esquemáticos y hasta pueriles. Pero se agradecen los golpes de humor, muy distintivos de Whedon, que escribió y dirigió el episodio piloto. Además, se apoya la táctica propia de Marvel de relacionar estrechamente todos sus productos, lo que acaba enganchando a los espectadores. Y la riqueza del universo de la editorial podría dar pie a historias lo suficientemente convincentes. También sorprenden ocasionalmente cameos de actores como Samuel L. Jackson (Nick Furia) o Cobie Smulders (Maria Hill).

5/10
Guerra Mundial Z

2013 | World War Z

Guerra Mundial Z adapta al cine la novela homónima de Max Brooks, hijo del cineasta Mel Brooks, publicada en 2006, que goza de gran consideración entre los apasionados del fantástico. El film ha pasado por diversas dificultades, al desbordarse el presupuesto (ha costado mucho más de lo inicialmente previsto), y alargarse el rodaje más allá de lo programado. Gerry Lane (Brad Pitt), empleado de la ONU, sobrevive con su mujer y sus hijos al advenimiento de una plaga que convierte a los contagiados en una especie de zombies violentos. Mientras su familia se queda a salvo en una embarcación militar, sus superiores envían a Lane a un viaje por diferentes ciudades, en busca de información que pueda ser útil para atajar la pandemia, que hace estragos a lo largo y ancho del globo. El film modifica radicalmente el tono documental y periodístico del libro y su carácter coral, pues está compuesto por los testimonios de numerosos personajes de diferentes puntos del planeta. Se le otorga todo el protagonismo al tal Gerry Lane, que allí se limitaba a recoger testimonios, pero ahora se convierte en un héroe activo que debe solucionar la situación. Marc Forster, capaz de salir airoso de filmes sencillos como Descubriendo Nunca Jamás (posiblemente su mejor trabajo) y superproducciones de acción al estilo de Quantum of Solace, logra un ritmo dinámico y secuencias bastante frescas a pesar de la sobreexplotación de los últimos años del subgénero zombie. Guerra Mundial Z acumula momentos de gran intensidad, como la huida inicial de la familia del protagonista, la invasión de infectados de Jerusalén, la lucha por la supervivencia en un avión, etc. Los efectos especiales están muy cuidados y evita los excesos sangrientos del cine de muertos vivientes, optando acertadamente por sugerir en lugar de mostrar. Guerra Mundial Z tiene algo de fondo, en torno a la importancia de la familia y cuenta con un gran trabajo del siempre eficiente Brad Pitt. Le rodean secundarios correctos a pesar de ser en general muy desconocidos salvo alguna excepción (Matthew Fox o David Morse intervienen en pequeños papeles). Pero se nota que es un film problemático. Tras los primeros pases de prueba, Paramount llegó a la conclusión de que el tramo final no acababa de funcionar. Se contrató a dos nuevos guionistas, Damon Lindelof, uno de los responsables de Perdidos, y Drew Goddard, que lo reescribieron, y se volvió a llamar a los actores para rodar nuevas secuencias. Se desconoce cómo acababa inicialmente Guerra Mundial Z, pero el desenlace definitivo parece metido con calzador, no acaba de funcionar, y hasta los diálogos parecen menos trabajados que los del resto del film. Se sale del cine con la sensación de que esta superproducción tiene grandes hallazgos pero podía haber dado mucho más de sí.

6/10
12 años de esclavitud

2013 | 12 Years a Slave

Norte de los Estados Unidos. Solomon Northup es un hombre negro, casado y con dos hijos, que goza de una buena posición. Con la excusa de ofrecerle un atractivo trabajo, y aprovechando la ausencia de su familia, dos desalmados le secuestran y es vendido como esclavo. A lo largo de 12 años pasará por distintas plantaciones sureñas, sirviendo a distintos amos. No perderá la esperanza de recobrar la libertad, pero la supervivencia pasa por no mostrarse como alguien con educación, y por el dilema moral de cuál debe ser su reacción ante tremendas injusticias de las que es testigo. Formidable película, quizá el mejor drama que se ha filmado en cine sobre la esclavitud en Estados Unidos, destinado a tener el impacto que sobre el holocausto tuvo La lista de Schindler. Se basa en una historia real, que contó el propio Solomon Northup en un libro publicado en 1853. Steve McQueen (II) ha probado sobradamente sus capacidades como cineasta en Hunger –las huelgas de hambre de terroristas del IRA– y Shame –las adicciones sexuales–. Aquí se aplica con realismo en describir las penalidades de un hombre libre reducido al estado de esclavitud sin que pueda hacer nada por impedirlo, lo que supone una inmersión en el infierno de algo socialmente aceptado, disponer de las personas como si pudieran ser propiedad de alguien. Hay innegable crudeza en varios pasajes –las flagelaciones, el impuesto despojo de la intimidad...–, pero justificable y medianamente elegante. Lejos del director y de su guionista John Ridley caer en la sensiblería, o en el trazo caricaturesco del hombre blanco. Hay un esfuerzo claro por la objetividad, se procura penetrar en el punto de vista de la época sin condenas explícitas, ya sea el del propietario buena persona pero con problemas económicos, que no considera que sea labor suya cambiar las cosas; el capataz pendenciero de enorme ego; el depravado dueño de una plantación, y su no menos depravada esposa, por los celos que alimenta hacia una esclava de la que abusa el otro; los que usan del engaño para servir a sus propios fines; y los que tienen claro que no existen diferencias reales entre los blancos y los negros. Mientras que entre los esclavos las actitudes oscilan entre el extremo de la desesperación y el intento de la huida, y el de aceptación de lo que hay. McQueen demuestra maestría en la composición de muchos planos -repite colaboración con su operador habitual Sean Bobbitt-, verdaderos cuadros “pintados” con talento, podemos citar dos ejemplos sorprendentes, el de la carta que arde quedando reducida a unos rescoldos, y finalmente llevando a la oscuridad, algo en lo que casi coincide el estado anímico de su autor; o el del esclavo semiahorcado, sosteniéndose de puntillas para no ahogarse, mientras alrededor sus demás compañeros, despojados de la libertad, despliegan una inusitada actividad. El completo reparto hace un trabajo extraordinario. Incluido Brad Pitt, a quien hay que felicitar aún más por ser productor de la película, o sea, uno de los responsables de su existencia. Pero puestos a destacar a alguien, es obligado mencionar al protagonista, formidable Chiwetel Ejiofor, y Michael Fassbender, que compone a un sádico al que te puedes creer.

9/10
All Is by My Side

2013 | All Is by My Side

Jimi Hendrix es un famoso guitarrista que se traslada desde Nueva York, en Estados Unidos, hasta Londres, donde comienza su declive. Biopic de uno de los mejores guitarristas de la historia, en el que se retrata sobre todo la decadencia de su vida y sus problemas con las drogas. La película no pasará a la historia, aunque está dirigida de manera original por John Ridley –guionista de 12 años de esclavitud–, haciendo hincapié en la intimidad del protagonista. Desde luego, permite conocer mejor al maestro de la guitarra y disfrutar de sus canciones. Por cierto, el parecido de André Benjamin con él es asombroso.

4/10
The Samaritan

2012 | The Samaritan

Misfits (2ª temporada)

2010 | Misfits | Serie TV

Nathan, cuyo poder es la inmortalidad, ha sido enterrado vivo en extrañas circunstancias. La segunda temporada de la serie mantiene el alto nivel que suelen tener las producciones televisivas británicas. Incluye buenas dosis de crítica social, algo de humor negro y una interesante reflexión sobre las dificultades de los jóvenes para integrarse en la sociedad. Sorprendentes interpretaciones de los jóvenes actores protagonistas.

6/10
Misfits

2009 | Misfits | Serie TV

Exitosa serie británica mezcla de humor y drama que versa sobre un grupo de jóvenes delincuentes obligados a trabajar en un programa de servicio a la comunidad (Community Payback). Tras una extraña tormenta eléctrica cada uno de los miembros de esta curiosa pandilla reciben superpoderes.

6/10
Desayuno en Plutón

2005 | Breakfast On Pluto

Película de Neil Jordan en la línea de Contracorriente, no en balde se basa en una novela del mismo autor, Pat McCabe. Cuenta la historia de Patrick (también conocido como Patricia) Braden, un travesti que fue abandonado por su madre al nacer, a la puerta de la casa de un sacerdote, su padre por un desliz. Criado sin una ni otro, el joven tiene una crisis de identidad, quiere averiguar quién es. El film está impregnado adrede de una atmósfera malsana y surrealista, completamente disparatada, y algo hermética para el gran público. De este modo el director irlandés parece alejarse de sus trabajos más comerciales en Hollywood (Entrevista con el vampiro, Michael Collins) para adentrarse en sendas más complejas y minoritarias.

4/10

Últimos tráilers y vídeos