IMG-LOGO

Biografía

Sebastian Blenkov

Sebastian Blenkov

Sebastian Blenkov

Filmografía
La amabilidad de los extraños

2019 | The Kindness of Strangers

Clara (Zoe Kazan) llega a Nueva York con sus dos hijos en el asiento trasero de su coche. El viaje, que disfraza como una aventura a los ojos de los niños, pronto se revela como una huida de un marido y padre abusivo, además de policía. Los tres tienen poco más que el coche para subsistir en el invierno de Nueva York. Alice (Andrea Riseborough) les enseña que incluso, a veces, en las grandes ciudades, también hay misericordia.

El caso Sloane

2017 | Miss Sloane

Elizabeth Sloane trabaja para los lobbies que se encargan de persuadir a congresistas y senadores estadounidenses para que apoyen determinados proyectos legislativos que deben aprobarse en el Capitolio. Mujer de arrolladora personalidad, sin pelos en la lengua, tremendamente cínica, su objetivo es siempre ganar a toda costa, yendo un movimiento por delante de su adversario. En el logro de sus objetivos ha sacrificado cualquier atisbo de vida privada, no tiene familia, y acude a los servicios de un "profesional" en lo relativo a su vida sexual. Ahora está en el ojo del huracán por una investigación de un comité del Senado, que le acusa de faltar a los estándares éticos previstos en el ejercicio de su profesión. Potente película cuyo guión firma el desconocido Jonathan Perera, cuyos libretos anteriores, si es que existen, nunca antes habían sido llevados a la pantalla. Pinta un cuadro descorazonador de lo que es un lobby –grupo de presión política, de larga tradición en países como Estados Unidos– y lo que mueve a los políticos, siendo cínico sobre los cínicos, aquello es poco menos que la selva. Está estructurada en torno a la declaración que Sloane realiza ante el comité, y de esta comparencia arrancan los diversos flash-backs que nos ponen en antecedentes de cómo la lobbista ha terminado siendo objeto de tan graves acusaciones. Un caso en que ha podido tener una actuación dudosa es la excusa para cargar contra ella por el modo en que está consiguiendo apoyos para una legislación que podría poner coto, con severos controles, al derecho a la posesión de armas de fuego. Algo que no agrada a la industria del sector, y por lo que encuentra oposición en antiguos compañeros, que trabajan en sentido contrario para lograr los votos suficientes que detengan la ley. John Madden, cuyo Shakespeare enamorado fue recompensado con el Oscar a la mejor película, maneja bien el dinámico y muy verbalizado guión, repleto de frases ingeniosas y mucha y vertiginosa información, y sabe crear cierto suspense y hasta sorprender; eso sí, ya había dado muestras de moverse bien en ese terreno en La deuda. Aunque justo es reconocer que el director cuenta con la baza de una columna vertebral magnífica, que es el soberbio trabajo de Jessica Chastain, que logra hacer creíble a la ambiciosa protagonista. Es difícil que te caiga bien, pero a la vez produce una fascinación semejante a la de, por ejemplo, Francis Underwood en House of Cards: tenemos a alguien odioso, que no sabe ver personas en los demás, sino peones para conseguir sus propósitos en una partida donde todo vale, hasta hacer trampas si no te pillan o el daño puede ser controlado. Dándose paradojas, en que personajes a priori de escasa catadura moral demuestran poseer algunos principios básicos, mientras que algunos políticos que se supone sirven al interés público van a lo suyo. El resto del reparto está a la altura, aunque no dejen de ser satélites que giran alrededor del planeta Chastain: bien, pues, por Mark Strong, Alison Pill, Sam Waterston, Gugu Mbatha-Raw, Michael Stuhlbarg, John Lithgow, etcétera, que sacan todo el jugo posible a sus personajes, siempre al servicio de la historia.

7/10
Su mejor historia

2016 | Their Finest

II Guerra Mundial. Londres es bombardeada cada día por las tropas de la Luftwaffe. Los destrozos materiales y las bajas entre los civiles se multiplican y el pesimismo cunde entre la población. El departamento de cine del gobierno británico planea entonces la producción de una película que levante los ánimos. Se trata de encontrar una historia de heroísmo bélico que disipe el ambiente general de derrotismo. Para ello contratan los servicios de una joven guionista, Catrin Cole, con la idea de que aporte un “toque femenino”. Poco a poco, el guionista jefe de su equipo, Tom Buckley, se irá dando cuenta de que la joven tiene un gran talento. Notable film británico, obra de la prestigiosa directora danesa Lone Scherfig (An Education) quien adapta la emotiva novela de Lissa Evans, con guión de Gaby Chiappe, curtida en múltiples series televisivas. Scherfig ofrece cuestiones con suficiente atractivo para generar interés, servidas en un ambiente ya de por sí contundente, como es el bombardeo de Londres durante la II Guerra Mundial, en donde el peligro y la inestabilidad ofrecen el marco dramático adecuado. La historia se desarrolla con mesura y tranquilidad (aunque alguna sorpresa hay) y poco a poco, sin exageraciones, va adquiriendo tintes de gran hondura humana, de emoción real. Hay en Su mejor historia un mirada social al pasado, centrada en las dificultades que a principios del siglo XX tenían las mujeres para hacerse un hueco en el mundo laboral. Y no sólo para hacerse un hueco, sino para ser respetadas en su trabajo, para ser consideradas según su genio intelectual. La película refleja con perfección ese estado de cosas, cómo las mentalidades son difíciles de mover –ese irónico subterfugio de escribir “cosas de mujeres”–, pero lo hace al servicio de una trama dramática urdida con oficio y realismo, huyendo de posibles anacronismos actuales, y en donde habla de un tema más que interesante: el papel de la propaganda durante la guerra. Bien es sabido que el cine de esa época se puso al servicio de la causa y los gobiernos velaban por que las producciones provocaran un patriotismo positivo, que alejara al ciudadano de una mentalidad derrotista. En este sentido el film es un buen ejemplo de cine dentro del cine, de la capacidad del séptimo arte para generar emociones y, en especial, supone un homenaje a la labor, tantas veces oscura y eclipsada, de los guionistas y escritores. Bien ambientada, con colores virados a menudo a tonos azules, la película tiene un guión que cuida además a los personajes. Hay secundarios que brillan lo justo y además de la protagonista Catrin Cole, cuya evolución es del todo convincente gracias al soberbio trabajo de Gemma Arterton, resaltan los dos personajes masculinos de mayor entidad, por una parte el actor veterano al que le cuesta un mundo aceptar que su tiempo ha pasado (Bill Nighy en uno de sus mejores trabajos) y, por otra, el guionista serio y trabajador, seguro de sí mismo, que paulatinamente va descubriendo el talento de Catrin, hasta llegar a la admiración. Magníficamente narrada está la relación entre éstos últimos, con tiras y aflojas, dudas y reconocimientos, y que da lugar a una secuencia maravillosa –la disculpa de Catrin–, que en su sencillez Scherfig transforma en un bellísimo tributo a la magia creadora del cine y la literatura. Detrás se revela una excelente dirección de actores, que resalta especialmente en el caso de Sam Claflin, fuera de sus roles habituales.

7/10
The Riot Club

2014 | The Riot Club

Dansen

2008 | Dansen

Annika dirige una escuela de baile junto a su excéntrica madre, y el amor llamará a su puerta en forma de electricista. Pernille Fischer Christensen, en esta disección sobre el amor y las relaciones maternofiliales volvió a contar con Trine Dyrholm, con quien había hecho A Soap (Enjabonado).

6/10
Erik Nietzsche

2007 | De unge år: Erik Nietzsche sagaen del 1

Erik es un jovenzuelo con ínfulas de artista, que tras ser rechazado en varias instancias para formarse como pintor y demás bellas artes, es aceptado por error en una escuela de cine. Son seis nuevos alumnos, de los que en principio al año siguiente sólo continuarán tres. Jacob Thuesen maneja un guión de Lars von Trier, que también presta su voz como narrador a algunos pasajes de la película. El resultado es de algún modo paradigmático del cine de von Trier, para lo mejor y para lo peor. Porque está claro que se trata de un divertimento bien rodado, un modo de echar risas en una de esas muestras de “cine dentro del cine”, donde se hace chanza de pretensiones intelectualoides y cinefilias varias, y también de la formación que se imparte en las llamadas escuelas dedicadas al Séptimo Arte. Esta ligereza, que a la vez es declaración de amor al cine, convive con ciertas obsesiones en torno al sexo y al sadismo, presentes en títulos de la filmografía del danés como Los idiotas y Anticristo, y que conceden al film una rechinante tosquedad, en especial en los pasajes del rodaje de un film en que la diva de turno se empeña en pasear desnuda por todas partes, ante el estupor de todos los que trabajan con ella. Sólo el arranque con planos de las hojas de los árboles, habla de dos cineastas, Thuesen y von Trier, con talento. El carácter experimental y ligero puede recordar a obras como Cinco condiciones, que denotan alma de artista y gran creatividad. Pero el resultado lo lastra el carácter gamberrete y pelín desquiciado de Lars von Trier, una cierta falta de medida en lo que hace que le impide rematar bien la jugada.

5/10
Accused

2005 | Anklaget

Henrik y Nina forman una familia junto a su hija adolescente Stine, pero la armonía familiar se va a resquebrajar cuando Stine acuse a sus padres de ciertas cosas. Film danés que incide en la parte más oscura del corazón humano.

4/10
Las manzanas de Adam

2005 | Adams æbler

Un neonazi debe cumplir una condena de trabajos sociales en una iglesia. El recién llegado está dispuesto a todo para quebrantar el optimismo y fe del pastor acerca de la posibilidad de redención de cualquier persona. Con un sentido del humor muy particular y un buen reparto, Anders Thomas Jensen explora los recovecos más oscuros de la naturaleza humana.

6/10

Últimos tráilers y vídeos