IMG-LOGO

Biografía

Tom Fernández

Tom Fernández

Tom Fernández

Filmografía
Si yo fuera rico

2019 | Si yo fuera rico

El parado en apuros Santi gana un pastizal en la lotería, nada menos que veinticinco millones de euros. Pero decide ocultarlo en su entorno hasta que termine su proceso de divorcio, para no tener que pagarle la mitad a Mayte, su ex, de la que sigue enamorado, además de que le fastidia que parece estar haciendo buenas migas con un tipo odioso. Más centrado en los últimos años en la televisión, Álvaro Fernández Armero no rodaba para el cine desde Las ovejas no pierden el tren, de 2014. Siguiendo la tendencia española de versionar grandes éxitos de otros países, en la línea de Perfectos desconocidos y Padre no hay más que uno, se ocupa del remake de la francesa Ah! Si j'étais riche, que tenía a Jean-Pierre Darroussin y Valeria Bruni Tedeschi al frente del reparto, estrenada sin pena ni gloria en España en 2002 con el mismo título, Si yo fuera rico, que alude al famoso tema musical de El violinista en el tejado (“Dubi dubi dubi du”). Se aprovecha bien el punto de partida, dando lugar a momentos divertidos, y tiene buen fondo, se habla de que el dinero puede resultar de gran ayuda, pero no lo es todo, y de que merece la pena luchar para mantener el amor, en lugar de tirar la toalla a la primera de cambio. En general, la mayor parte del público saldrá satisfecha, porque ofrece lo que se promete. Sin embargo, produce la sensación de que los elementos de la trama podrían dar más de sí, si se hubieran cuidado más algunos aspectos, sobre todo con un ritmo más dinámico; también habría hecho falta pulir el guión, pues algunos personajes aportan poco, otros no están del todo definidos, y sobra algún leve recurso zafio. Alex García tiene fuerza, pero despunta más en dramas como La novia que en comedias estilo Gente que viene y bah. Un actor con mayor vis cómica, como el mismo Dani Rovira, habría sacado mayor tajada a las mismas escenas. A su lado cumplen profesionales como Alexandra Jiménez, Adrián Lastra, Jordi Sánchez y en apariciones más breves Isabel Ordaz y Antonio Resines. Atención al talento de la desconocida secundaria Bárbara Santa-Cruz, que da lugar a los pasajes mejor resueltos como policía.

5/10
Pancho, el perro millonario

2014 | Pancho

Pancho es un perro millonario, vive en una gran mansión y tiene todo tipo de placeres, juguetes, comida abundante, etc. Su secretario personal es Alberto, un abogado que lleva sus negocios y ejerce también de jefe de seguridad. Cuando un empresario sin escrúpulos llamado Montalbán pretende aprovechar el imperio de Pancho para lucrarse con una mafia de trabajo infantil, Alberto hará todo lo posible para evitarlo. Pancho escapará de sus garras, pero será buscado por los secuaces de Montalbán y también por Alberto, a quien se sumará la joven abogada del empresario, Patricia, por la que él siente una atracción especial. Divertida y amable película dirigida al público infantil, cuyo guión resulta entretenido y que salva con nota el hecho de que su protagonista sea un perro. Y es que el guión del también director Tom Fernández (La torre de Suso, ¿Para qué sirve un oso?) está especialmente diseñado para no aburrir, todos los personajes tienen presencia equilibrada en la historia y en general se ofrece una variada colección de secuencias e incluso de subtramas humorísticas que se siguen con interés: a las malévolas intenciones de Montalbán, se suman las andanzas de sus chistosos secuaces, la presentación de las diferentes familias que desean adquirir un perro, la vida cuartelera en la perrera y, por supuesto, la búsqueda de Pancho emprendida por la pareja de abogados, Alberto y Patricia. Sin ser nada del otro mundo, Pancho, el perro millonario es un film ameno, con episodios simpáticos que disfrutarán bastante los más pequeños, especialmente si les gustan los animales. Además están eficazmente solventadas las pocas escenas en que se echa mano de efectos especiales “caninos”, por lo que la película se ve como una aventura totalmente natural. El film reúne a un buen reparto, en donde todos están bien, aunque quizá sobresalen Ivan Massagué, Patricia Conde y los cómicos Alex O'Dogherty y Secun de la Rosa. Por lo demás el film aporta mucho amor a los perros y encierra por supuesto algunas valiosas ideas de fondo, como la de que todos los juguetes de mundo no pueden competir con el cariño de un buen amigo.

4/10
¿Para qué sirve un oso?

2011 | ¿Para qué sirve un oso?

A Alejandro y Guillermo les fascina la naturaleza desde que eran unos tiernos infantes. Hermanos, el primero es un excéntrico naturalista conocido como “El señor de los osos”; vive en un bosque asturiano, empeñado en salvaguardar la belleza del paraje con la excusa de que hay que proteger a unos osos que no se ven por ahí desde hace años. El otro es un prestigioso científico, eterno candidato al Nobel, preocupado por el imparable cambio climático. Tras muchos años van a convivir juntos en plena naturaleza. Comedia amable con ribetes ecologistas de Tom Fernández (La torre de Suso), director y guionista, con uno de los actores españoles más dotados para el género, Javier Cámara. Aunque el arranque en la Antártida es poderoso –Guillermo descubriendo un brote verde en medio del hielo, sintomático de que algo está cambiando en el planeta–, lo cierto es que la trama discurre torpemente, no goza el film del timing que está pidiendo a gritos. Se acumulan personajes y subtramas de escaso interés –la mujer que crió a los hermanos, el ayudante de Alejandro y la maestra de que está enamorado, la propia veterinaria y su niña...–, y algunos elementos ingeniosos –la película muda que inspiró la dedicación profesional de los hermanos– están metidos con calzador. De modo que se salva algún gag aislado –es muy divertida la secuencia de la clase que el célebre Guillermo da a los niños del pueblo–, pero no basta para que el film levante el vuelo. Incluso un momento como el del hacha incrustado en la cabeza de Alejandro, que debería ser tronchante, resulta, simplemente, desconcertante. Así que no sabemos para qué sirve un oso, pero todavía menos sabemos para qué sirve una película como ésta, que se pregunta para qué sirve un oso.

3/10
La torre de Suso

2007 | La torre de Suso

Cuando su mejor amigo muere por sobredosis, Cundo regresa al sitio donde nació, un pueblecito minero de Asturias. Allí se reencuentra con sus padres, a los que no ve desde que partió hacia Argentina, diez años atrás. Su madre es una mujer que se siente muy sola, porque el padre está más interesado en tomar sidras que en estar con ella. Además, el hijo recién regresado no le inspira ninguna confianza, porque fue un adolescente muy conflictivo, enganchado a las drogas. Suso asegura que ha cambiado, que ha tenido una hija en Argentina y que todo le va bien, aunque no se atreve a llamar a su teórica esposa... Tras reunirse con los amigos de su infancia, Cundo les pide que le ayuden a construir una torre de madera, tal como deseaba por razones incomprensibles Suso, el fallecido. Prometedora opera prima de Tom Fernández, uno de los guionistas de Siete vidas, que precisamente ha escogido como protagonistas a Javier Cámara y Gonzalo de Castro, dos de los actores de esa serie televisiva. Ambos realizan un gran trabajo, al igual que otros jóvenes desconocidos y algunos veteranos, como Emilio Gutiérrez Caba. El director, asturiano de nacimiento, recoge la situación actual de tantos pueblos del Principado, anteriormente dedicados a la minería, y que a pesar de su inigualable belleza natural sufren la emigración masiva de muchos jóvenes que no tienen claro a qué pueden dedicarse en sus localidades natales, fuera de la albañilería y el pastoreo. Los protagonistas pertenecen a una generación que fue devastada por la heroína, un problema que en muchos casos se saldó con un agudo distanciamiento familiar. Tom Fernández filma una cinta con un fondo muy positivo, que anima a luchar por salir adelante, y a superar como sea los más complejos problemas. Gracias a eso, se disculpan los pequeños arranques de humor grosero, y algún que otro error de principiante. Por ejemplo, intenta abarcar demasiados temas y alarga el metraje innecesariamente, o a veces introduce demasiado humor, lo que está a punto de dar al traste con el tono tragicómico. Curiosamente, el film se estrena unos meses después de Bajo las estrellas, en la que otro director debutante, el navarro Félix Viscarret, narraba también el regreso al norte de España de otro joven impresentable con problemas para sentar la cabeza.

5/10
Pancho, el perro millonario

2014 | Pancho

Pancho es un perro millonario, vive en una gran mansión y tiene todo tipo de placeres, juguetes, comida abundante, etc. Su secretario personal es Alberto, un abogado que lleva sus negocios y ejerce también de jefe de seguridad. Cuando un empresario sin escrúpulos llamado Montalbán pretende aprovechar el imperio de Pancho para lucrarse con una mafia de trabajo infantil, Alberto hará todo lo posible para evitarlo. Pancho escapará de sus garras, pero será buscado por los secuaces de Montalbán y también por Alberto, a quien se sumará la joven abogada del empresario, Patricia, por la que él siente una atracción especial. Divertida y amable película dirigida al público infantil, cuyo guión resulta entretenido y que salva con nota el hecho de que su protagonista sea un perro. Y es que el guión del también director Tom Fernández (La torre de Suso, ¿Para qué sirve un oso?) está especialmente diseñado para no aburrir, todos los personajes tienen presencia equilibrada en la historia y en general se ofrece una variada colección de secuencias e incluso de subtramas humorísticas que se siguen con interés: a las malévolas intenciones de Montalbán, se suman las andanzas de sus chistosos secuaces, la presentación de las diferentes familias que desean adquirir un perro, la vida cuartelera en la perrera y, por supuesto, la búsqueda de Pancho emprendida por la pareja de abogados, Alberto y Patricia. Sin ser nada del otro mundo, Pancho, el perro millonario es un film ameno, con episodios simpáticos que disfrutarán bastante los más pequeños, especialmente si les gustan los animales. Además están eficazmente solventadas las pocas escenas en que se echa mano de efectos especiales “caninos”, por lo que la película se ve como una aventura totalmente natural. El film reúne a un buen reparto, en donde todos están bien, aunque quizá sobresalen Ivan Massagué, Patricia Conde y los cómicos Alex O'Dogherty y Secun de la Rosa. Por lo demás el film aporta mucho amor a los perros y encierra por supuesto algunas valiosas ideas de fondo, como la de que todos los juguetes de mundo no pueden competir con el cariño de un buen amigo.

4/10
¿Para qué sirve un oso?

2011 | ¿Para qué sirve un oso?

A Alejandro y Guillermo les fascina la naturaleza desde que eran unos tiernos infantes. Hermanos, el primero es un excéntrico naturalista conocido como “El señor de los osos”; vive en un bosque asturiano, empeñado en salvaguardar la belleza del paraje con la excusa de que hay que proteger a unos osos que no se ven por ahí desde hace años. El otro es un prestigioso científico, eterno candidato al Nobel, preocupado por el imparable cambio climático. Tras muchos años van a convivir juntos en plena naturaleza. Comedia amable con ribetes ecologistas de Tom Fernández (La torre de Suso), director y guionista, con uno de los actores españoles más dotados para el género, Javier Cámara. Aunque el arranque en la Antártida es poderoso –Guillermo descubriendo un brote verde en medio del hielo, sintomático de que algo está cambiando en el planeta–, lo cierto es que la trama discurre torpemente, no goza el film del timing que está pidiendo a gritos. Se acumulan personajes y subtramas de escaso interés –la mujer que crió a los hermanos, el ayudante de Alejandro y la maestra de que está enamorado, la propia veterinaria y su niña...–, y algunos elementos ingeniosos –la película muda que inspiró la dedicación profesional de los hermanos– están metidos con calzador. De modo que se salva algún gag aislado –es muy divertida la secuencia de la clase que el célebre Guillermo da a los niños del pueblo–, pero no basta para que el film levante el vuelo. Incluso un momento como el del hacha incrustado en la cabeza de Alejandro, que debería ser tronchante, resulta, simplemente, desconcertante. Así que no sabemos para qué sirve un oso, pero todavía menos sabemos para qué sirve una película como ésta, que se pregunta para qué sirve un oso.

3/10
La torre de Suso

2007 | La torre de Suso

Cuando su mejor amigo muere por sobredosis, Cundo regresa al sitio donde nació, un pueblecito minero de Asturias. Allí se reencuentra con sus padres, a los que no ve desde que partió hacia Argentina, diez años atrás. Su madre es una mujer que se siente muy sola, porque el padre está más interesado en tomar sidras que en estar con ella. Además, el hijo recién regresado no le inspira ninguna confianza, porque fue un adolescente muy conflictivo, enganchado a las drogas. Suso asegura que ha cambiado, que ha tenido una hija en Argentina y que todo le va bien, aunque no se atreve a llamar a su teórica esposa... Tras reunirse con los amigos de su infancia, Cundo les pide que le ayuden a construir una torre de madera, tal como deseaba por razones incomprensibles Suso, el fallecido. Prometedora opera prima de Tom Fernández, uno de los guionistas de Siete vidas, que precisamente ha escogido como protagonistas a Javier Cámara y Gonzalo de Castro, dos de los actores de esa serie televisiva. Ambos realizan un gran trabajo, al igual que otros jóvenes desconocidos y algunos veteranos, como Emilio Gutiérrez Caba. El director, asturiano de nacimiento, recoge la situación actual de tantos pueblos del Principado, anteriormente dedicados a la minería, y que a pesar de su inigualable belleza natural sufren la emigración masiva de muchos jóvenes que no tienen claro a qué pueden dedicarse en sus localidades natales, fuera de la albañilería y el pastoreo. Los protagonistas pertenecen a una generación que fue devastada por la heroína, un problema que en muchos casos se saldó con un agudo distanciamiento familiar. Tom Fernández filma una cinta con un fondo muy positivo, que anima a luchar por salir adelante, y a superar como sea los más complejos problemas. Gracias a eso, se disculpan los pequeños arranques de humor grosero, y algún que otro error de principiante. Por ejemplo, intenta abarcar demasiados temas y alarga el metraje innecesariamente, o a veces introduce demasiado humor, lo que está a punto de dar al traste con el tono tragicómico. Curiosamente, el film se estrena unos meses después de Bajo las estrellas, en la que otro director debutante, el navarro Félix Viscarret, narraba también el regreso al norte de España de otro joven impresentable con problemas para sentar la cabeza.

5/10

Últimos tráilers y vídeos