IMG-LOGO

Biografía

Tom Shadyac

Tom Shadyac

Tom Shadyac

Filmografía
The Brian Banks Story

2018 | The Brian Banks Story

I Am

2010 | I Am

“Empezamos preguntando sobre lo malo del mundo y acabamos descubriendo lo que tiene de bueno” - Tom Shadyac
El director de Mentiroso compulsivo y Como Dios nos ofrece una película poderosamente sorprendente e inspiradora. I Am es la historia de un director de éxito de Hollywood, Tom Shadyac, que tras sufrir un accidente en el que se hiere la cabeza y que amenaza su vida, inicia un viaje personal tratando de encontrar la respuesta dos preguntas básicas: “¿Qué va mal en nuestro mundo?” y “¿Qué podemos hacer?”

Sigo como Dios

2007 | Evan Almighty

Secuela de Como Dios, una divertida comedia protagonizada en su día por Jim Carrey, que no quiso repetir en esta ocasión, cediendo el testigo a Steve Carell. Éste interpretaba en aquella un papel secundario, el presentador televisivo Evan Baxter, aquí ascendido a protagonista de la función. Evan deja su trabajo en la pequeña pantalla cuando le entran inquietudes políticas, se presenta a las elecciones al Congreso, y puesto que resulta elegido, se muda con su mujer y sus tres hijos a una urbanización cercana a Washington, a donde llega con ganas de cambiar el mundo. Sus sueños filantrópicos chocan frontalmente con los planes del ambicioso congresista Long, que le enreda para que apoye una ley injusta y antiecológica, de la que piensa sacar una buena tajada. Aunque Evan tiene un poco dejada de lado la religión, por pura desidia, un día se anima a rezar para pedir ayuda divina. Poco después, recibe la inesperada visita del mismo Dios, que le pide que construya un arca, como hiciera en tiempos bíblicos Noé, para recoger una pareja de cada especie animal, con el fin de que sobrevivan a un nuevo Diluvio Universal. La vecindad le toma por loco, y su familia no sabe si apoyarle o no. Quizás es de rigor señalar el defecto que tiene esta película desde el punto de vista estrictamente financiero, en lo relativo al planteamiento de producción. Sigo como Dios ha costado la friolera de 175 millones de dólares, convirtiéndose en la comedia más cara de la historia, un disparate de inversión porque no se puede gastar un presupuesto similar al de Misión imposible III, en un film de corto alcance, al servicio de Steve Carell, cada vez más en alza pero que no tiene ni de lejos el tirón de Tom Cruise. Y aunque el film fue número uno en la taquilla americana, no llegó a recaudar lo que se esperaba. Por contra, desde el punto de vista cinematográfico y creativo, todo es bastante distinto. El principal acierto de los guionistas es que no pretenden copiar al milímetro la primera parte, como hacen casi todas las secuelas, sino que se aventuran a seguir otros derroteros. Repite como director Tom Shadyac, que vuelve a acercarse al tono del cine de Frank Capra, una opción apropiada teniendo en cuenta que el argumento es una comedia celestial cercana a ¡Qué bello es vivir!, con elementos que parecen sacados de Caballero sin espada. Al igual que Capra, Shadyac no duda en introducir moralejas valiosas, en torno a la unidad familiar, al valor del servicio a los demás, y sobre todo a la aceptación de los designios divinos. Shadyac acumula gags efectivos, no recurre nunca al humor grueso, tan de moda últimamente, y sus referencias al Génesis de la Biblia y a la religión son tan positivas como divertidas. Además, el amplísimo presupuesto se nota en los eficaces efectos especiales y en una secuencia final catastrofista que sin alcanzar la espectacularidad de El día de mañana, está bien realizada. Steve Carell demostró que podía contenerse en la estupenda Pequeña Miss Sunshine, y en esta ocasión vuelve a la comedia histriónica, con una interpretación divertida que recuerda más a su trabajo en la serie The Office. Además, está muy bien secundado por Lauren Graham, la actriz de Las chicas Gilmore, que encarna a su mujer, y sobre todo por Morgan Freeman, la mejor elección que podían haber hecho para encarnar a Dios, y que aprovecha que tiene las mejores frases del guión.

5/10
Como Dios

2003 | Bruce Almighty

Bruce. Un presentador televisivo, campeón de los ególatras. Frívolo y comodón, convive con su novia sin comprometerse. Cuando no logra el ascenso que creía merecer, eleva su ira al cielo. Trasunto de santo Job venido a menos, culpa a Dios de todas sus desgracias. Si él tuviera su poder, piensa, el mundo iría mejor. Tal presunción tiene una respuesta inesperada. Durante una temporada, Dios va a hacer a Bruce omnipotente: y delega en él todas sus funciones. Aunque, eso sí, no podrá interferir en el libre albedrío de la gente. De la incredulidad inicial, pasa Bruce al caprichoso regocijo de utilizar el poder prestado en su propio beneficio. Hasta que comprende que no tiene ni idea de lo que supone ser Dios. Tom Shadyac se decanta por una divertida comedia celestial de aire clásico con moraleja, un poco a lo Frank Capra. Pues tiene Como Dios un aire de fabulilla, tipo Atrapado en el tiempo. El esquema, de hecho, es semejante: un completo cafre se ve atrapado en una situación inesperada; al principio le parece genial, para sacar tajada; luego observa que aquello conlleva molestias, como la de atender las oraciones de la gente; finalmente descubre que hay que ocuparse de los demás, con los talentos que uno tiene. Entre medias, un buen puñado de gags, con un Jim Carrey en plena vena cómica. El film podría haber sido más redondo si la novia de Bruce (Jennifer Aniston), una chica supuestamente piadosa e influencia benéfica, estuviera mejor esbozada. También llama la atención que uno de los antojos milagrosos de Bruce (acercar un poquito la luna, para una velada romántica), con efectos catastróficos en otro lugar del planeta (quizá con centenares de muertos), apenas afecte al protagonista, que no parece darse cuenta de lo ocurrido.

6/10
Dragonfly (La sombra de la libélula)

2002 | Dragonfly

¿La muerte es el fin o es sólo el paso a otro estado de la existencia del ser humano? ¿Es posible la comunicación entre vivos y muertos? Eso se pregunta el Dr. Joe Darrow después de las experiencias que comienza a sufrir tras la trágica muerte de su esposa cuando ésta viajaba en autobús en tierras sudamericanas. La pérdida deja al doctor en fuera de juego y su aislamiento se va haciendo cada vez más poderoso cuando empieza a ver por todas partes unos extraños signos con forma de libélula. La obsesión de Darrow por encontrar un sentido a esas curiosas imágenes se explica por el hecho de que su mujer tenía una pequeña marca en el tobillo con esa misma forma. ¿Será esto una inoportuna coincidencia o más bien significa que su esposa quiere comunicarle algo? La película mezcla con acierto varios aspectos de diferentes géneros –drama, romance, terror, suspense, ciencia ficción– y los pone al servicio de un guión trabajado, aunque en algunas escenas eche mano de sustos fáciles y de ciertos planteamientos etéreos, al estilo New Age, que quizá pueden resultar demasiado tópicos. El hacer de Kevin Costner es elogiable y logra encarnar con profundidad al descentrado protagonista que lucha denodadamente por encontrar respuestas. Le acompaña Kathy Bates, notable en sus breves apariciones. La atmósfera del film está medida para huir del efectismo y hay que decir que el sorpresivo desenlace es todo un acierto, ya que consigue dar al conjunto la necesaria coherencia que demandan este tipo de films.

5/10
Patch Adams

1998 | Patch Adams

Patch Adams es un estudiante de medicina nada convencional. Sumido en una depresión, estuvo a punto de suicidarse y fue recluido en un manicomio. Allí, como reacción al trato algo deshumanizado de parte del personal, aprendió a descubrir seres humanos en sus compañeros chalados. Ello, una vez curado, le impulsa a acudir a la facultad para prepararse como médico: su edad –ya es un tipo cuarentón– no es pega a la hora de enfrentarse al reto de tratar a los pacientes como personas. Y lo hará con una singular terapia del humor. Tom Shadyac (director de Ace Ventura: Detective de mascotas y El profesor chiflado) hace en este film una singular simbiosis de comedia y drama, a partir de una historia basada en hechos reales. Cuenta para ello con el actor perfecto: el tronchante Robin Williams, que aunque le gusta pasarse de rosca, es garantía de diversión.

5/10
Mentiroso compulsivo

1997 | Liar Liar

Fletcher es un abogado sin escrúpulos que ha convertido la mentira en una rutina para él. Su hijo pequeño Max, harto de que su padre no le preste toda la atención que desea, pide como deseo de cumpleaños que, al menos, por un día, su padre no diga ni una sola mentira. El deseo se hace realidad y el multicaretos Carrey estará obligado a decir la verdad durante 24 horas. Los gags son 'compulsivamente' desternillantes y la risa está asegurada en una película cuyo protagonista hizo que el film se convirtiera en la comedia más taquillera de su año.

4/10
Ace Ventura: Detective de mascotas

1994 | Ace Ventura: Pet Detective

Ace Ventura es un detective algo chiflado cuya especialidad es rescatar a animales robados. Su próximo trabajo es encontrar al delfín Copito de nieve, mascota del equipo de fútbol de Miami, que ha sido secuestrado en vísperas del campeonato. El caso no será fácil pues tendrá que hacer frente a los obstáculos que se le irán interponiendo por el camino. Jim Carrey hace alarde de un sinfín de muecas, como es habitual en este polifacético actor. Es el primer film de su carrera en el que aparece como protagonista y desde luego dio muestras suficientes de que la comedia es el campo donde mejor se desenvuelve.

4/10
I Am

2010 | I Am

“Empezamos preguntando sobre lo malo del mundo y acabamos descubriendo lo que tiene de bueno” - Tom Shadyac
El director de Mentiroso compulsivo y Como Dios nos ofrece una película poderosamente sorprendente e inspiradora. I Am es la historia de un director de éxito de Hollywood, Tom Shadyac, que tras sufrir un accidente en el que se hiere la cabeza y que amenaza su vida, inicia un viaje personal tratando de encontrar la respuesta dos preguntas básicas: “¿Qué va mal en nuestro mundo?” y “¿Qué podemos hacer?”

Últimos tráilers y vídeos