IMG-LOGO

Biografía

Tyne Daly

Tyne Daly

74 años

Tyne Daly

Nació el 21 de Febrero de 1946 en Madison, Wisconsin, EE.UU.
Filmografía
La balada de Buster Scruggs

2018 | The Ballad of Buster Scruggs

Revisitación del western a cargo de los hermanos Coen, después de su espléndido logro en Valor de ley, demuestra la maravillosa condición que poseen de contadores de historias, justamente reconocida en el Festival de Venecia con el premio al mejor guión. A modo de exquisitos trovadores, articulan una antología de relatos de frontera del lejano Oeste, dotándola de una perfecta unidad, lo que tiene un mérito enorme, porque se trata de narraciones muy diferentes, aunque compartan el tono de añoranza, elegíaco, donde también asoma el humor y la ironía. Con el recurso de un libro, cada historia viene precedida de una página ilustrada con una frase significativa, e igualmente se termina con la última página de ese capítulo, ello comenzando con "La balada de Buster Scruggs" que da título al film, que nos señala la importancia que van a tener en el conjunto, al modo de O Brother!, las canciones folclóricas populares y la música, donde resulta esencial el trabajo de su colaborador habitual Carter Burwell. Y así, el amplio lienzo de esos seis relatos recoge todo el catálogo imaginable de los elementos que configuran las típicas historias del Oeste, sin nunca transmitir la sensación de caer en lo manido: la llegada del forastero a la ciudad, el saloon, las partidas de póker, los duelos; los asaltos a los bancos, la justicia rápida en forma de linchamiento, los ataques de los indios, la conducción de ganado; los charlatanes y cómicos que entretienen a la gente; los buscadores de oro, la comunión con la naturaleza; la marcha al Oeste, las caravanas, los guías, los matrimonios concertados, la concesión de tierras a los colonos, las personas temerosas de Dios; los viajes en diligencia, los cazarrecompensas. Merece la pena entretenerse en entregar esta larga lista, porque lejos de lo que pudiera imaginarse, los Coen no se limitan a acumular las ideas citadas, sino a construir sólidas historias y a ponerlas en escena con insólita perfección. De la capacidad de riesgo de los hermanos cineastas da idea ya la primera historia, con el protagonista, Buster Scruggs interpretado por Tim Blake Nelson hablando y cantando al espectador con un ridículo traje blanco, y con la surrealista idea angelical que remata su peripecia. Pero es que igual optan por una seca violencia, que emocionan con una delicada y pragmática declaración de amor, o plantean el asesinato de un discapacitado con una increíble socarronería. Manejan además un reparto coral fantástico, donde citar a todos los implicados se antoja tarea imposible, por la injusticia que sufrirían los no nombrados. Aunque en muchos casos los minutos en pantalla sean escasos, las composiciones son perfectas.

8/10
A Bread Factory, Part One

2018 | A Bread Factory, Part One

Después de 40 años dirigiendo el espacio artístico de la comunidad, The Bread Factory, Dorothea y Greta se ven en apuros cuando una pareja de artistas chinos abren en Checkford un enorme complejo que cambia por completo al pequeño pueblo.

A Bread Factory, Part Two

2018 | A Bread Factory, Part Two

Después de 40 años dirigiendo el espacio artístico de la comunidad, The Bread Factory, Dorothea y Greta se ven en apuros cuando una pareja de artistas chinos abren en Checkford un enorme complejo que cambia por completo al pequeño pueblo. En The Bread Factory ensayan la obra de teatro griega "Hecuba", pero el teatro de verdad está fuera, ya que el pueblo está lleno de turistas y emprendedores de la tecnología.

Basmati Blues

2017 | Basmati Blues

Spider-Man: Homecoming

2017 | Spider-Man: Homecoming

Tras el enfrentamiento de los Vengadores en Nueva York contra la invasión chitauri, Adrian Toomes trabaja recogiendo escombros provocados por la refriega al frente de sus empleados. Como le despiden de mala manera cuando agentes del gobierno se hacen cargo de la tarea, decide no entregar la basura alienígena que ya ha retirado. Con estos desechos creará con el tiempo un traje que le convierte en el temible Buitre, y también diversas armas tecnológicas que vende a delincuentes. Por su parte, Peter Parker siente auténtica devoción por su mentor, Tony Stark, alter ego de Iron Man, que le reclutó para ayudarle en la guerra civil contra el Capitán América y sus partidarios, y le regaló un sofisticado traje con el que mejora su eficacia en la lucha contra los delincuentes. Mientras, trata de llevar una vida normal en casa con la tía May, que piensa que el millonario le ha concedido una importante beca. En el instituto está a punto de celebrarse un importante baile, aunque Michelle, la chica que le gustaría como acompañante, no le hace demasiado caso. Parecía que la franquicia arácnida estaba ya sobreexplotada, y que reiniciarla por tercera vez en menos de dos décadas no era buena idea. Pero ha sido un acierto buscar savia nueva, encomendándole la realización al joven lleno de ideas Jon Watts –hasta ahora responsable de dos largos ‘indies’ poco conocidos, Clown y Coche policial–, que también forma parte del equipo de seis guionistas, se diría apasionados del universo Marvel, tanto en cine como en los comics. Quizás debe advertirse que el argumento está muy integrado en el resto de películas de personajes de la editorial, hasta el punto de que quien no esté al tanto podría perderse un poco. Y que ofrece numerosísimas referencias a las viñetas, a los filmes de Sam Raimi y Marc Webb, y hasta la banda sonora brillantísima de Michael Giacchino se convierte de repente en la sintonía de la serie televisiva del Trepamuros. Se reinventa al personaje con gran originalidad, pues se le ha convertido en un adolescente, iniciándose en la vida, que a pesar de su potencial carece de la suficiente experiencia para tomar las decisiones adecuadas. Establece una relación paternofilial con el millonario Stark, al tiempo que depende emocionalmente de su adorada tía May, aquí más rejuvenecida que nunca. Se incorporan también rasgos fundamentales de Spider-Man en los comics, sobre todo su sentido del humor a la hora de enfrentarse a los malos, y sus meteduras de pata. Todo funciona a la perfección gracias al trabajo del joven Tom Holland, al que le va mejor este papel que a Andrew Garfield, dándole un carácter muy juvenil, con locuras propias de su edad. Le apoyan bien la carismática Marisa Tomei (aunque se echa de menos que tenga más presencia), y Robert Downey Jr., que no necesita de muchas variaciones en su papel de ególatra con gracia. Se acierta también con el poco experimentado Jacob Batalion, como aliado friki del protagonista, la cantante Zendaya como contrapunto amoroso, o al darle cancha al guardaespaldas de Stark, Happy Hogan, de nuevo interpretado por Jon Favreau. El reparto depara alguna sorpresa, y por supuesto no falta un divertido cameo de Stan Lee, creador del Hombre Araña. Pero en cuanto a actores se refiere, se apropia de la función Michael Keaton. Tras triunfar como superhéroe, Batman, y una candidatura al Oscar por dar vida a un actor encasillado en este rol, en Birdman, aquí interpreta a un villano con entidad, pieza clave en las mejores películas del género, luciéndose sobre todo en un momento que transcurre en un coche. Con personajes tan bien definidos, grandes dosis de simpatía y un ritmo trepidante, funcionan a la perfección las secuencias de acción, que logran no ser tópicas a pesar de la saturación de supertipos en pijama. Se llevan la palma una en el obelisco del Mall de Washington, otra en torno a un barco que se parte en dos, y un enfrentamiento aéreo. Quien piense que la película no podría dejarle mejor sabor de boca, que espere a ver todos los títulos de crédito, con dos escenas extras, la segunda hilarante.

7/10
Hello, My Name Is Doris

2015 | Hello, My Name Is Doris

La vida de Doris, mujer mayor, se viene abajo cuando muere su madre, a quien cuidaba desde hacía muchos años. Ahora, su hermano y su cuñada, le instan a vender de la casa y los cachivaches que iba acumulando a montones, rareza que habla de su vida inestable e insatisfecha, solitaria, de un corazón deseoso de ser colmado. Ese vacío lo intentará recuperar Doris cuando inopinadamente se enamora de un joven de su oficina –la propia Doris es una ‘rara avis’ entre sus jóvenes compañeros–, con quien entablará una inusual relación de amistad que para ella tendrá más de conquista amorosa, del anhelo perdido. Divertida tragicomedia dirigida por el poco conocido realizador televisivo Michael Showalter, cuyo guión parte de un cortometraje de Laura Terruso, a la sazón coguionista de Hello, My Name Is Doris. Todo el peso de la historia recae en su protagonista, una Sally Field que borda su papel de mujercilla inquieta y excéntrica, vulnerable psíquicamente pero encantadora, cuya vida ha transcurrido escondida a los demás y que con el paso de los años ha mantenido intacta su inocencia, de una ternura casi infantil. Serán entonces algunos golpes de la vida los que le hagan despertar al mundo, hasta el punto de transformarse en una especie de Peter Pan en femenino, como si sus sesenta y tantos años se hubieran transformado en una treintena. Desde luego se trata de un personaje original y entrañable, magníficamente caracterizado, por lo que no sería raro que a sus casi 70 años, Sally Field recibiera importantes galardones. El guión funciona enormemente porque la peculiar protagonista está muy bien definida y sus cambios resultan entonces comprensibles. A tal efecto la impresionabilidad de Doris provoca muchas escenas divertidas –el conocimiento de John en el ascensor, la ayuda con la bomba de inflar, la conversación con el conferenciante, el baile solitario en su habitación, etc.–, así como sus reiterados ensimismamientos soñadores, alguno verdaderamente despiporrante. También funciona la sincera amistad con su amiga de toda la vida, que sabe estar ahí cuando Doris la necesita. Y al hilo de los cambios de la protagonista, el director sabe además ridiculizar con inteligencia ciertos estándares modernos de lo que significa estar a la moda, ese ser “cool” tan políticamente correcto que las más de las veces es una pura pose llena de vaciedad. Desde luego, los amiguetes del concierto son de colección.

6/10
Georgia O'Keeffe

2009 | Georgia O'Keeffe

Tv-movie que describe la relación amorosa, no exenta de dificultades, entre la pintora Georgia O'Keefe y su esposo, el fotógrafo Alfred Steiglitz. Con hermosa fotografía y dos grandes actores, Joan Allen y Jeremy Irons, dirigidos por otro actor que dirige con frecuencia, Bob Balaban, ilustra bien la dificultad de trato entre dos personas muy sensibles, que tienden a que domine el propio ego.

5/10
Tiempo de venganza

1998 | Vig

Vinnie es un corredor de apuestas, casado y con un bar en Brooklyn. Cuando un mafioso local le asigna a su sobrino Tony para que le enseñe todo sobre el mundo de las apuestas, su vida cambia totalmente. Lo que desconoce Vinnie es que cuando el chico esté preparado, él será prescindible. Ambientada en los barrios donde abunda la mafia, la corrupción y las apuestas, esta fallida tv movie está protagonizada por Peter Falk, Lauren Holly y Timothy Hutton. Aunque contiene algunas escenas entretenidas, el resultado queda en el olvido.

4/10
Teléfono

1977 | Telefon

Su trama nos retrotrae a los años más terribles de la Guerra Fría entre rusos y americanos. En esos años, el gobierno soviético lavó el cerebro a una serie de agentes para que se infiltraran en Estados Unidos y vivieran como ciudadanos normales. Sólo cometerían actos de terrorismo si se les activaba con una llamada de teléfono con las palabras clave: “Mucho que andar antes que dormir”. Como las relaciones entre los dos países mejoraron, no hizo falta su servicio. Pero ahora, un funcionario soviético (Donald Pleasence) decepcionado por el rumbo de los acontecimientos políticos en su país, decide actuar por su cuenta y provocar el caos mediante unas cuantas llamadas. Sólo un agente del KGB (Charles Bronson) puede pararle. Excelente thriller de acción, repleto de suspense, y con un gran Charles Bronson de protagonista. Su argumento parte de una novela del escritor neoyorquino Walter Wager (1924-2004), de quien también se adaptaron al cine otras novelas convertidas en películas como Alerta Misiles (1977) y  La jungla 2. Alerta roja (1988).

7/10
Harry el ejecutor

1976 | The Enforcer

Cuando el detective Harry Callahan acaba con unos criminales gracias a sus métodos implacables, es trasladado del departamento de homicidios al departamento de personal, un destino más tranquilo donde sus superiores esperan que no llame la atención ante la opinión pública. Aunque ya allí se hace notar al poner en apuros a la que va a ser la primer mujer inspectora de homicidios, Callahan volverá a la acción en las calles de San Francisco cuando un peligroso grupo de terroristas que se autodenominan "Acción Revolucionaria" roban de un almacén armas con explosivos suficientes para volar medio San Francisco: los altos cargos de la ciudad necesitan a Harryel ejecutor. Tercera entrega de la saga de Harry Callahan, con Clint Eastwood perfectamente metido en la piel de su emblemático, duro, rabioso y lacónico personaje. Más interesante que la trama policial, unos falsos revolucionarios que al final lo que quieren es dinero -el amor al dinero mueve al mundo, decía en una de sus películas David Mamet-, es el personaje femenino, encarnado por Tyne Daly, una mujer de férrea voluntad a pesar de cierta torpeza, que se hace querer, y da al film un simpático toque feminista que no es doctrinario ni paternalista. El clímax tiene lugar en la célebre prisión de Alcatraz.

5/10

Últimos tráilers y vídeos