IMG-LOGO

Biografía

Wallace Shawn

Wallace Shawn

76 años

Wallace Shawn

Nació el 12 de Noviembre de 1943 en Nueva York, EE.UU.

El cómico Wally

03 Febrero 2016

Fue profesor de inglés en la India y de latín y arte dramático en Nueva York. Este escritor, actor y doblador de películas de dibujos animados comenzó su carrera como dramaturgo en 1967, y hasta el día de hoy ha aparecido en más de 50 películas.

Hijo del prestigioso escritor William Shawn, editor de The New Yorker, Wallace Shawn nació el 12 de noviembre de 1943 en la ciudad de Nueva York. Estudió historia en la Universidad de Harvard. Más tarde se formó en filosofía y economía en la Universidad de Oxford, pero su gran interés en la escritura y en la interpretación le llevó a dejar la carrera de los números para centrarse en la actuación.

Su  debut en el cine fue con la película Manhattan (1979), donde interpretó a Jeremiah, el ex marido de Diane Keaton. La película, dirigida y protagonizada por el gran Woody Allen, obtuvo dos nominaciones a los Oscar. Aunque quizá su película más conocida es La princesa prometida (1987), dirigida por Rob Reiner, donde hace del malo y traidor genio Vizzini. Narra, en forma de aventuras caballerescas y fantasiosas, los problemas que tienen la bella Buttercup y Westley para estar juntos. También destacó en Clueless (1995), dando vida al profesor Mr. Hall.

En 1981 protagonizó Mi cena con André (1981), galardonada como mejor película y mejor guión por la Sociedad de Críticos de Boston. Recoge la conversación que el actor Wallace Shawn mantiene con el director teatral Andre Gregory. Wallace participa en el guion de esta película, y su hermano Allen Shawn fue el encargado de componer la música.

Al director Woody Allen le debió de gustar cómo actuaba Shawn, ya que contó con él en cuatro películas más: Días de la radio (1987), Sombras y niebla (1991), La maldición del escorpión de Jade (2001) y en Melinda y Melinda (2004), donde interpreta a un escritor.

En el mundo de la televisión, Wallace también es muy conocido por series como Murphy Brown (1988), La hora de Bill Cosby (1984) y Taxi (1978), y también le podemos ver en apariciones especiales en otras series de prestigio, como Ally McBeal (1997), Ley y orden: Acción criminal (2001) y Mujeres desesperadas (2004), entre otras. En la serie televisiva Gossip Girl (2010) interpreta a Cyrus Rose el nuevo amor de Eleanor Waldorf y abogado de esa poderosa familia del Upper East Side de Nueva York. En la versión televisiva de Clueless (1996) le vemos en la primera temporada como Mr. Alphonse Hall.

Además, Wallace es actor de doblaje. Ha participado en numerosas películas de Disney como Toy Story (1995), Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010), poniéndole voz al dinosaurio Rex. En Los Increíbles (2004), película ganadora de dos premios Oscar, es Gilbert Huph, el supervisor de Bob en la compañía de seguros; en Chicken Little (2005) dobla la voz al director Veidile y también puso su voz en dos capítulos de la serie televisiva Padre de familia, entre otros muchos trabajos.

Wallace Shawn –conocido como Wally por sus amigos– es hombre de letras. Ha escrito el guión de películas como Marie y Bruce (2004), la historia de una pareja que se está planteando el divorcio. Y obras teatrales como “The Music Teacher”, escrita conjuntamente con su hermano Allan y que se representó en Broadway; “Grasses of a Thousend Colours”, representada en el Teatro Real de Londres; y “The Fever”, que más tarde se adaptó para la gran pantalla.

Filmografía
DeSastre & Total. Agencia de detectives nº 1

2020 | Timmy Failure: Mistakes Were Made

Las aventuras detectivescas de Timmy DeSastre, un chaval de desbordante imaginación, a punto de terminar la enseñanza primaria, aunque con problemas en la escuela. Vive con su madre en Portland, y está convencido de que a su alrededor hay crímenes, corrupción y conspiraciones rusas que debe resolver, porque nadie a su alrededor parece darse cuenta. Y para conseguirlo contará con la ayuda de un curioso compañero que le acompaña a todas partes, nada menos que Total, un oso polar. Película familiar de Disney+, que adapta una bizarra novela juvenil de Stephan Pastis, coautor también del guion junto al director Tom McCarthy. Este ha descollado sobre todo con sus películas Vías cruzadas, The Visitor y Spotlight, aunque también ha probado las cintas familiares, con la irregular Con la magia en los zapatos, más afortunada ha sido su contribución a los libretos de las disneyanas Up y Christopher Robin. DeSastre & Total. Agencia de detectives nº 1 tiene un pase, con una trama un tanto surrealista, deudora de títulos de Wes Anderson –sobre todo de Moonrise Kingdom y Gran Hotel Budapest–. aunque más para todos los públicos, en que el espectador no estará seguro nunca si lo que ve responde a la imaginación del pequeño protagonista o no, a su forma de observar el mundo, donde intenta no instalarse en la mediocridad –normalidad lo llaman los conformistas– a la que trata de empujarle su entorno. Pese a algunas ideas interesantes, como la de invitar a la responsabilidad personal, domina el desconcierto de una narración descompensada. No se nos dan explicaciones de la ausencia del padre en la vida de Timmy, solo vemos a una madre preocupada, y a su simpático novio policía local. Y resulta difícil empatizar con el pequeño protagonista, que se supone que debe arrancarnos la sonrisa con sus consideraciones, con voz en off, o con lenguaje detectivesco, “afirmativo”, “negativo”, “se cometieron errores”, aunque Winslow Fegley no exhibe una mueca risueña –resulta difícil calificarla de sonrisa– hasta el minuto 80 de metraje. En fin, los admiradores de La princesa prometida tendrán la alegría de reconocer a Wallace Shawn, Vizzini en ese film, y aquí interpretando al profesor Crokus. Llama la atención lo bien integradas que están las imágenes del oso polar, lleva a aceptar como lo más normal del mundo su presencia en el film.

5/10
Rifkin’s Festival

2020 | Rifkin’s Festival

Mort Rifkin es un profesor universitario con ínfulas que rayan, si es que no sobrepasan sobradamente, la pedantería. Acompaña a su esposa Sue, representante de artistas, al Festival de Cine de San Sebastián. Entre los representados de ella se encuentra Philippe, el director de cine del que todo el mundo habla, se supone que sus películas podrían poco menos que contribuir a alcanzar al fin la paz mundial. El caso es que Sue está muy ocupada, y el neurótico Mort dispone de bastante tiempo libre, entre otras cosas para preocuparse de un pálpito del corazón. Acude a la consulta de un doctor que le han recomendado, y que resulta ser una mujer, la doctora Rojas, encantadora, con gustos parecidos a los suyos, y que ha vivido en su amada Nueva York. Buscará excusas para pasar tiempo con ella, que está casada con un pintor, algo que hace sin demasiados remordimientos, pues resulta indudable que Sue está flirteando con Philippe. No me cansaré de repetirlo, una película de Woody Allen siempre compensa. Aunque no todos sus títulos están a la altura de las posibilidades de su inmenso talento. Es lo que le pasa a Rifkin's Festival, una película ligera, amable, y por qué no decirlo, un tanto insulsa. Dan ganas de psicoanalizar al cineasta, y la primera conclusión que se instala en la cabeza del psicoanalista aficionado que escribe estas líneas, es que Woody Allen está triste. Los fantasmas de las acusaciones de abusos sexuales del pasado y el ostracismo consiguiente, propiciados por el movimiento #MeToo, con tantos artistas que antes le alababan y ahora le han dejado de lado, cuando no abjuran abiertamente de él, han hecho mella en él. El film transpira una cierta pena, que es expresada abiertamente en una de las escenas finales, la que homenajea a El séptimo sello de Ingmar Bergman, donde con resignación se consigna que, para pasar la vida con un poquito de felicidad, hay que agarrarse a lo de siempre, o sea, amor, amigos, trabajo, y nada, esperar a que venga la muerte –le da, "vida", Christoph Waltz, que parece disfrutar con este rol–, que nunca será bienvenida.  Woody Allen no cuenta en esta ocasión con actores de relumbrón. Ha logrado financiación española, bien por Jaume Roures, y recoge con su director de fotografía Vittorio Storaro la belleza de la ciudad donostiarra donde transcurre la acción. Saca todo el partido al reparto, que encaja bien en los papeles asignados. A Wallace Shawn le viene al pelo (poco pelo, cierto) hacer de Woody Allen, y son perfectos Gina Gershon como su esposa, y Louis Garrel como el director pagado de sí mismo. A Elena Anaya le quiere la cámara, pero quizá los momentos de flirteo que comparte con Shawn acaban cansando; la escena de vodevil con Sergi López, o las escenas a voz en grito, resultan un pelín estereotipadas. Da la impresión de que, para el film, Woody Allen ha sacado de su cajón de ideas ingeniosas una que funciona bien, y que invita a la complicidad de los cinéfilos; y es remedar como pasajes oníricos o de ensoñaciones provocados por la situación anímica del protagonista, escenas célebres de obras maestras de Orson Welles, Federico Fellini, François Truffaut, Jean-Luc Godard, Luis Buñuel o el ya citado Bergman. Esto y un puñado de chistes con su chispa habitual salvan la función, pero no estamos, desde luego, ante uno de los mejores filmes de Woody Allen.

6/10
Historia de un matrimonio

2019 | Marriage Story

Charlie, director teatral de prestigio en Nueva York, se casó con Nicole, actriz que triunfó con una película comercial de tres al cuarto, pero que se convirtió en la gran estrella de la compañía de su marido, con el que tuvo un hijo, Henry. Pero ella se traslada a Los Ángeles con el niño, para rodar el piloto de una serie, y aprovecha que Charlie acude de visita, para darle los papeles donde le pide el fin de su relación de forma tajante. Aunque en un principio, se supone que ella quiere resolver la ruptura cuanto antes, sin necesidad de pasar por los tribunales, Charlie descubrirá que tiene una abogada, Nora, capaz de cualquier táctica para favorecer a su cliente, lo que unido a algún malentendido desatará el infierno. Noah Baumbach se inspiró en el divorcio de sus padres, que le dejó traumado, para Una historia de Brooklyn, de 2005, el film que le colocó en el mapa de realizadores a tener en cuenta. Ahora que ha sufrido en sus propias carnes que Jennifer Jason Leigh le pidiera la ruptura matrimonial en 2010, el cineasta puede narrar de primera mano la otra cara de la moneda. Se puede deducir que el film está lleno de referencias personales, marca personal de este autor, que logra su film más sentido. Rehuye los excesos melodramáticos, es más, va involucrando al espectador en el conflicto poco a poco, con un tono en principio intrascendente, y numerosos golpes de humor –que recuerdan al cine de Woody Allen–, hasta que se desvelan poco a poco los resquemores entre los protagonistas y la situación se va volviendo cada vez más tensa. A Baumbach le encanta hablar de incomunicación, que aquí parece ser el principal desencadenante de la trama. Genial resulta la escena del juicio donde los dos personajes no se hablan, son los abogados quienes cuentan una historia exagerada que no tiene mucho que ver con la realidad. También recoge la drástica transformación de quienes se supone que se llevan bien, pero cuando se produce un conflicto son capaces de transformarse en monstruos, convirtiéndose en seres capaces de usar cualquier táctica rastrera a su favor. Queda como moraleja la constatación de que un divorcio nunca puede ser bueno, por muy buena voluntad que ambas partes le pongan, aunque como reflejo de la sociedad actual el film parece aceptarlo como inevitable, nadie parece plantearse la posibilidad de seguir juntos y tratar de resolver la situación. El neoyorquino deja siempre mucho espacio para los actores, por su puesta en escena teatral. De esta forma permite el lucimiento de los dos protagonistas, Scarlett Johansson y Adam Driver, pocas veces mejor aprovechados, ambos dejan boquiabiertos al respetable sobre todo en sus monólogos (el de ella cuando acude por primera vez a ver a Nora, el de él en un bar), y en una discusión entre los dos en la que sacan todos los rencores que tienen dentro. Están rodeados de una cohorte de secundarios de primera fila, entre los que destacan Laura Dern –que da lugar a los mejores momentos de risa como letrada al servicio de ella–, el veterano Alan Alda –jurista que aconseja al protagonista masculino– o Ray Liotta –abogado tiburón–.

7/10
Book Club

2018 | Book Club

Cuatro amigas de edad madura se reúnen habitualmente en su particular club de lectura para charlar sobre el último libro que han leído. Diane (Diane Keaton) se ha quedado viuda recientemente y debe lidiar con la excesiva preocupación de sus hijas por ella. Vivian (Jane Fonda) regenta un hotel y está orgullosa de sus conquistas sexuales sin compromiso. Sharon (Candice Bergen) es una jueza separada de su marido que lleva mucho años sin una relación amorosa. Carol (Mary Steenburgen) está felizmente casada pero últimamente está sufriendo una leve crisis con su marido. Las cosas empezarán a cambiar para ellas cuando decidan leer la trilogía de “50 sombras de Grey”. Comedia superficial, a ratos divertida, pero decididamente disparatada sobre cuatro mujeres adultas (bastante adultas, por cierto) que de repente empiezan a comportarse como adolescentes en celo. Bien es verdad que cada una tiene su particular situación, no todas usan el lenguaje procaz de Vivian ni están a priori obsesionadas con el sexo, pero Christian Grey se encargará de poner sus mundos patas arriba. De todas formas, como era de esperar, lo que realmente busca cada una es el amor de toda la vida, y con sus vaivenes y trompicones lo irán encontrando. Mientras tanto, hay chistes y gags picantes por doquier. El director Bill Holderman dedica a cada personaje su tiempo y su historia de amor; el resultado es pasable, buenista y previsible, y lógicamente algunas historias funcionan mejor, como la de Diane y el piloto interpretado por Andy García. Lo mejor, claro, es el cuarteto de actrices protagonistas. Aunque rondan los setenta años por abajo y por arriba (alguna pasa de los ochenta), tienen aún carisma en la pantalla y mantienen el tipo pese a los muy discutibles arreglos estéticos.

4/10
Maggie's Plan

2015 | Maggie's Plan

Una especie de Woody Allen descafeinado a cargo de Rebecca Miller, que parte de una idea, relato o como se lo quiera llamar proporcionado por su editora Karen Rinaldi. Protagonizan dos "musos" del cine urbanita en esa línea, Greta Gerwig –que suele encabezar los filmes de Noah Baumbach– y Ethan Hawke –actor principalísimo de la trilogía Antes del amanecer–, y la música incidental de cuerda entre escenas, junto al entorno neoyorquino, remite inevitablemente a Allen. Maggie (Gerwig) es una mujer de cierta edad, que desea ser madre, anhelo al que le va a ayudar su amigo Guy (Travis Fimmel), experto en pepinillos, proporcionándole algo de semen que ella se implantará artificialmente. En éstas está cuando conoce al prestigioso profesor universitario y aspirante a novelista John (Hawke), casado con la absorbente y también profesora Georgette (Julianne Moore), con la que tiene dos hijos. Congenian de inmediato, y Maggie se convierte en una inspiración para la novela de John, al tiempo que ambos se enamoran. La película de Miller, con buscado ritmo chispeante y ligero, dentro de la gravedad de las crisis familiares y sentimentales que se describen, viene a ser una reflexión acerca de los altibajos del amor y las dificultades por controlar la propia vida, el corazón tiene sus razones que la razón no entiende, que diría Pascal. El resultado es desigual, pues a pesar del buen hacer de los actores, incluidos los secundarios, y cierto tono amable no exento de ironía, que busca la complicidad del espectador, el manojo de contradicciones y veleidades en las acciones de los personajes resultan excesivos, se diría que no existe la libertad o la capacidad de asumir y mantener compromisos.

5/10
Un ángel para Nicky

2014 | Christmas at Cartwright's

Una madre soltera, con muchos apuros económicos, encuentra por fin un trabajo para salir de apuros: hacer de Santa Claus en unos grandes almacenes. De paso, quizá encuentre el amor. Bonito telefilm navideño, con todos los ingredientes amables y familiares de este tipo de películas: un poco de lágrimas, mucho amor y corazón, y un toque de fantasía sobrenatural al estilo ¡Qué bello es vivir!, aunque salvando las distancias, claro. Las interpretaciones no son para echar cohetes, pero destacan unos correctos Alicia Witt y Wallace Shawn.

5/10
Proceso de admisión

2013 | Admission

Portia Nathan (Tina Fey), miembro del equipo de admisiones de la Universidad de Princeton, viaja a una granja escuela en New Hampshire para ver a un candidato. Una vez allí descubre que el co-fundador de la escuela, John Pressman (Paul Rudd), fue a la universidad con ella, lo que le trae a la mente el hijo que ella dio en adopción cuando era una universitaria. De hecho, cualquiera de los alumnos de John podría ser su hijo.

The Double

2013 | The Double

Cinta distópica de aires kafkianos, que hace pensar en algunas cintas de Terry Gilliam como Brazil y 12 monos. Adapta a un contexto futurista cercano la segunda novela de Fyodor Dostoevsky. Sigue al timorato y gris Simon, uno de los trabajadores de una burocrática empresa, donde sus aportaciones no son valoradas; además, por su carácter, es incapaz de abordar a la chica que le gusta, que también trabaja ahí, y sólo emprende tímidos acercamientos. Pero un día se incorpora al trabajo un tipo de aspecto físico exactamente igual a él, aunque con una personalidad opuesta, James es extrovertido y muy lanzado. Curiosamente, nadie da importancia al parecido externo; aunque al principio Simon y James se hacen amigos, pronto se comprueba que el segundo es el perfecto caradura que pretende aprovecharse del lado trabajador de Simon para medrar. El director de Submarine, Richard Ayoade, entrega una parábola de la deshumanización del mundo laboral. Tiene cierto interés su propuesta, pero el desarrollo resulta un tanto anodino, gris como el protagonista inicial, y ello a pesar del esfuerzo actoral de Jesse Eisenberg, a quien toda encarnar a un par de "gemelos" tan distintos.

5/10
Gossip Girl (6ª temporada)

2012 | Gossip Girl | Serie TV

El amor entre Chuck y Blair queda aplazado hasta que él pueda vencer a su padre, que le ha birlado los negocios y se ha camelado a Lily. Por su parte, Blair intenta triunfar en el mundo de la moda, como presidenta de Diseños Waldorf, y Serena se ha enamorado de Steven, aunque la hija de éste –enamorada de Nate, no lo aprueba. Por otro lado, Bart Bass invierte dinero en The Spectator, la empresa de Nate, que pasa por apuros económicos. Y Rufus y Ivy siguen enamorados... Mientras, Dan continúa elaborando su estrategia de escribir diferentes capítulos sobre la verdad de la élite de Manhattan, pese a que eso conlleve hablar mal de todos sus amigos. La serie se agotaba y no daba para más. Si la quinta temporada se volvió un puro aburrimiento, debido a que los personajes daban tumbos amorosos únicamente para alargar la historia, aquí el "resucitado" Bart Bass es el rey de la función, gracias a su duelo a muerte con su hijo Chuck. Esto aporta cierta intriga, pero ciertamente el único interés de esta última temporada de Gossip Girl estriba en cuál iba a ser el final. Tan sólo hay diez episodios (en lugar de los más de veinte de las anteriores temporadas), muestra clara de que era imposible alargar más el culebrón.

4/10
El último concierto

2012 | A Late Quartet

Los integrantes de un cuarteto de cuerda se preparan para celebrar su 25 aniversario con una nueva temporada de conciertos. Pero al mayor del grupo, Peter, viudo desde hace un año, le han diagnosticado la enfermedad de Parkinson, todavía en sus inicios, pero que inevitablemente le llevará a la retirada. Lo que provoca no sólo dudas sobre el futuro y la continuidad del grupo –la interpretación del difícil Opus 131 de Beethoven será en principio la última actuación de Peter–, sino replanteamientos en el modo en que cada uno está enfocando su vida. Robert y Guliette están casados, pero él arrastra cierto complejo por ser segundo violín frente al cerebral primer violín Daniel, y el matrimonio ha dejado que se enfríe un tanto su amor. Por otro lado Alexandra, jovencita hija de Robert y Guliette, quiere romper la “coraza” de Daniel, en el fondo porque siente cierta atracción que adivina mutua. Debut en el largometraje de ficción del documentalista Yaron Zilberman, donde el delicado equilibrio que lleva a la armonía en un cuarteto se convierte en metáfora del idéntico equilibrio que hay que lograr en la existencia cotidiana, en las distintas relaciones humanas, marido-mujer, padres-hijos, profesor-alumno, enamorado-enamorada, amigo-amigo. Se nota que el director y coguionista de El último concierto es un apasionado de la música, y logra transmitir la vibración por la ejecución de los cuartetos, y concretamente de la elegida Opus 191 de Beethoven, composición triste de 7 movimientos que debe interpretarse en stacatta y sin pausas, y que se dice fue lo que pidió escuchar Schubert en el lecho de muerte. El acierto de Zilberman es entregar una historia de interés humano, con personajes creíbles en los problemas que deben afrontar –la enfermedad, la soledad, el cansancio, el egocentrismo...– y sus soluciones –el amor, el perdón, la magnanimidad...­–, interpretados por un atinadísimo reparto, sobre todo con los veteranos Christopher Walken, Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener y Mark Ivanir, aunque la joven Imogen Poots también aguanta el tipo. De todos modos se nota la bisoñez del director en algún pasaje un poco pasado de rosca en la interpretación actoral, concretamente el del enfrentamiento de madre e hija en el apartamento de la segunda, con unos reproches desequilibrados frente al tono del resto de la película.

6/10
Gossip Girl (5ª temporada)

2011 | Gossip Girl | Serie TV

Mientras trabaja como asistente de producción en cine en Hollywood, Serena comete un error al intentar impresionar a su nueva jefa. Mientras, Chuck se cita con una actriz mientras trata de superar que Blair está a punto de casarse. Ésta ha pasado todo el verano en Mónaco planeando su boda con Louis, pero ambos vuelven a Nueva York. Quinta temporada de la serie juvenil, que cuenta con Elizabeth Hurley como estrella invitada.

4/10
Gossip Girl (4ª temporada)

2010 | Gossip Girl | Serie TV

Los jóvenes protagonistas de este drama juvenil siguen enamorándose, odiándose y viviendo una vida a todo tren envidiada por muchos. Arranca la cuarta temporada a caballo entre París y Nueva York. Ellas gastándose todo el dinero que pueden en zapatos de Louboutin y modelitos de Carolina Herrera. Ellos volviendo de un verano saltando de cama en cama o apareciendo después de estar a punto de perder la vida. Lo bueno para quien salió finalmente del peliagudo trance, para Chuck, es que regresa con una nueva chica agarrada al brazo... El trance de Nate será diferente, debe afrontar su posible paternidad. Y cómo, las cuitas amorosas de Serena y Blair estarán omnipresentes. La primera duda a la hora de elegir entre Dan y Nate, la segunda se replanteará su relación con Chuck. Las maledicencias, los malentendidos, las manipulaciones y los engaños no tardarán en hacer acto de presencia en las relaciones de estos chicos tan guapos y divinos. La Reina Cotilla va a tener carnaza que ofrecer en su blog. Empezar la temporada en una ciudad como París es toda una declaración de intenciones. La capital francesa es la ciudad del amor y el reino de la moda. Vamos, a pelo para que en unos cuantos capítulos Serena y Blair estén en su salsa. Pero el cambio de ubicación no evita que estemos ante un más de lo mismo de anteriores temporadas, ante unas vidas de lujo y glamour, de poses de maniquí, en las que no cabe ya un mínimo de originalidad. El sabor se conoce, no es dulce tampoco, y más bien se huele la tostada. Además de igual. Si se trata de enredar el culebrón, de meter por aquí una violación, la venta de una gran corporación, unos cuantos amoríos de ida y vuelta, no pasa nada, los guionistas son conscientes (al menos todavía) que los bellos rostros y los curvilíneos cuerpos de sus protagonistas lo aguantan todo. Ellos son estrellas y su luz no se apaga entre los millones de seguidores en todo el orbe. Es verdad que han traído rostros nuevos al circo, como el de la guapísima Katie Cassidy, y hay cameos aparentemente bien calzados como el de Ivanka Trump, hija del archimillonario Donald, pero incluso esta aparición esporádica, por la propia imagen que transmite la susodicha, es contraproducente y tiene la consecuencia de querer apagar un fuego con gasolina. Y es que los diálogos de los protagonistas suenan a repetidos, por no decir cargados de superficialidad, y la expresión de los sentimientos en cada uno de ellos a estas alturas no se la cree nadie. Es lo que tiene estirar la vanidad por capítulos, el chicle (rosa) se rompe, la credibilidad es igual a cero. Salvemos de la quema a Reina Cotilla, por su rango regio y su afilada lengua cuando narra lo que escribe en su blog. A ella le perdonamos los chismes porque para eso está. Y quizá también porque se mantiene anónima.

5/10
Gossip Girl (3ª temporada)

2009 | Gossip Girl | Serie TV

Se esconde tras el anonimato y actúa con inusual agudeza en su hábitat natural, la red, para regocijo de los muchos que la siguen. Los chismes de Reina Cotilla, la anónima y famosa blogger e hilo conductor de este drama juvenil, vuelven a desnudar los amores, escándalos y secretos de sus protagonistas favoritos: la élite adolescente del barrio Upper East Side en Nueva York. Aunque ahora están más creciditos (quién lo diría) y cambiarán sus vidas de forma radical al dejar la mayoría de ellos el instituto para comenzar sus estudios universitarios. Dan, Vanessa y Blair estudiarán en la Universidad de Nueva York, mientras Serena, que llega de una misteriosa aventura europea, decide esconder sus cuitas en la Universidad de Brown. Esta tercera temporada será especialmente difícil para la joven protagonista, que al fin descubre quién es su padre. Por su parte, Nate regresará de su aventura veraniega acompañado de una atractiva joven con la que mantiene una relación que provocará más de un disgusto a la familia de ambos. Mientras tanto, en la vida de los “adultos”, el padre de Dan y la madre de Serena, Rufus (Matthew Settle) y Lily (Kelly Rutherford), intentan superar sus problemas matrimoniales. Tributaria de series de corte adolescente como Sensación de vivir y Melrose Place, el desarrollo de las historias que se van sucediendo en torno a los protagonistas no debiera de sorprender a nadie. Ya en la primera temporada la línea quedaba perfectamente trazada: frivolidad a galope de un Ferrari, fiestas sin freno ni control exclusivas para niños de papá e “ilustrativas” jornadas de shopping a golpe de talonario. A vivir que son dos días. Por supuesto todo este lujo con los rostros más guapos y lozanos de la high society neoyorquina (aunque siempre está el que reniega de todo ello con la nariz tapada, pero sólo un poquito), que todo debe estar bien presentado, con lazo de 10.000 dólares incluido. Y entre estas “nimiedades” se entrecruzan amores, desencuentros, traiciones, corazones “partíos”, sexo y a cambiar de “churri” como de calcetín que somos jóvenes. Precisamente, entre los jóvenes lo emocional tira, y tira mucho, los productores de la serie lo saben tan bien como que las vidas a todo rabo y perfumadas por el dinero, venden. El mundo real es anodino. Aceptada la trampa de Gossip Girl, no se pueden discutir ciertas habilidades (trucos) para acabar aceptando pulpo como animal de compañía. La voz en off de la bloguera está bien traída, dejando siempre una aguda introducción a los conflictos en forma de bomba con la mecha recién encendida – ‘… y sin embargo nada explota sin un fusible’- que acaba de tener su efecto en los protagonistas. Salvando las distancias, recuerda un poco la actividad “cotillona” de Danny De Vito en L.A. Confidential. De la misma manera nos hace recordar a otra película –y también a una cierta distancia- el personaje de Chuck Bass (Ed Westwick), una especie de Vizconde de Valmont en Las amistades peligrosas que desde su arrogancia y poder le gusta apostar fuerte en el juego del sexo, con ese afán de dominar sentimientos ajenos a pesar del riesgo a que como un boomerang se vuelva contra su propia persona. También está correctamente significado la influencia de internet en el ambiente cotidiano de glamour y riqueza donde se mueven los personajes, y cómo el gran medio de comunicación de nuestro tiempo incide en algunos aspectos íntimos de sus vidas. Al cabo Gossip Girl es un gran artificio, minuciosamente pergeñado por sus creadores quienes conocen bien las tendencias actuales más sofisticadas –el mundo de la moda tiene también su peso, con unos chicos ataviados divinos de la muerte- y que logran como prestidigitadores hacer de la banalidad de oropel un número sumamente eficaz. Somos libres de ser engañados.

5/10
Gossip Girl (2ª temporada)

2008 | Gossip Girl | Serie TV

Último año de instituto para Serena y sus amigos. Cuando acaban las vacaciones de verano, Blair llega al instituto con James, su nuevo novio. Éste resulta ser en realidad un lord inglés. A lo largo del curso, Serena, Blair, Dan, Vanessa y los demás, deben conseguir que les acepten en la universidad. Más capítulos de la serie de moda entre el público juvenil.

6/10
Kit Kittredge: Sueños de periodista

2008 | Kit Kittredge: An American Girl

Durante la época de la Gran Depresión el padre de la pequeña Kit Kittredge (Abigail Breslin) pierde su empleo y debe viajar a Chicago para encontrar nuevas oportunidades. Mientras tanto, Kit y su madre deciden dirigir su casa de Cincinati como si fuera una pensión. Todo marcha sobre ruedas hasta que un trágico día sufren un robo. Ahora dependerá de la ingeniosa Kit recuperar el dinero de la familia. Drama familiar basado en una serie de libros de la escritora Valerie Tripp, ambientado en una de las épocas más oscuras de la historia de Estados Unidos. Aunque maneja un material que podría derivar hacia el pesimismo y las dificultades para salir adelante, Paricia Rozema prefiere adoptar un tono amable, lleno de ternura y humor, pese a narrar situaciones duras. El reparto es impresionante, con un buen puñado de rostros conocidos que hacen más agradable en resultado.  

5/10
Melinda y Melinda

2004 | Melinda and Melinda

Un grupo de sofisticados intelectuales neoyorquinos, cena en un restaurante de postín. Agradable velada, donde la desgutación de una buena comida es compatible con la conversación “trascendente”. Pues dos de comensales, ambos escritores, tienen visiones diversas acerca de los sucesos que nos depara la vida. Y cada uno va a demostrar que un mismo hecho, punto de partida, puede desembocar en tragedia o comedia. Risas y lágrimas, con ellas tejemos nuestra existencia, y quizá no anden tan lejos unas de otras. Woody Allen traza su historia con tres líneas maestras: la mencionada cena, y las dos versiones, trágica y cómica, de las vicisitudes de una tal Melinda. En la “cara” divertida de la “moneda” woodyalleniana, Melinda es la vecina de una pareja que ofrece una cena, ella exitosa directora de cine independiente, él actor en horas bajas. Mientras que la “cruz” seria, muestra a una Melinda depresiva con tendencias suicidas, antigua amiga de un matrimonio en que él es actor, que se presenta de improviso en su casa, cuando ellos tienen una cena con invitados. El film salta de uno a otro escenario con pasmosa agilidad, mostrando que los reversos de la citada moneda se asemejan bastante. Todo ello con el habitual tono cáustico y pesimista de su director. Aunque el arranque y la estructura son originales, el cineasta sigue estancado en sus temas de siempre (el amor insatisfecho, las complicadas relaciones de pareja, el sexo, la felicidad, Dios…), y no encuentra nuevos terrenos a descubrir, como si hubiera decidido encerrarse en una isla de geografía limitada.

7/10
La mansión encantada

2003 | The Haunted Mansion

Cuando está a punto de irse de vacaciones con su familia, un agente inmobiliario adicto al trabajo, Jim Evers, recibe la llamada del dueño de una lujosa mansión, que pretende vender su propiedad. Puesto que puede ser una magnífica oportunidad para su carrera, Jim decide hacer un alto en su itinerario, y visitar el caserón con toda su familia. Los Evers son recibidos por el propietario de la casa, Grace, y su inquietante mayordomo, y aceptan quedarse a cenar, pero una tormenta torrencial les obliga a hacer noche. Aunque Jim se toma a broma las historias sobre fantasmas relacionados con el lugar que cuenta su anfitrión, pronto descubre que el lugar esconde numerosas apariciones espectrales, y que su mujer, Sarah, está relacionada con un enigma ancestral. Ante la falta de ideas del cine actual, Disney ha decidido adaptar al cine las más populares atracciones de sus parques temáticos. Primero fue Osos a todo ritmo, y luego Piratas del Caribe: la maldición de la perla negra. Ahora le toca a La mansión de los fantasmas, para lo que la productora ha apostado por el director Rob Minkoff, uno de los coautores de El rey león, con enorme experiencia en mezclar imagen real y efectos por ordenador, al ser también el responsable de las dos entregas de Stuart Little. Precisamente los efectos especiales son el punto fuerte del film, con espectaculares apariciones de esqueletos y zombies, que a pesar de dar miedo están pensados para que la película pueda ser disfrutada por el público más joven. Además la cinta incluye acertados golpes de humor, mientras apunta a la necesidad de fomentar la unidad familiar, aparcando el trabajo alguna vez. Tras Papá Canguro, Eddie Murphy protagoniza otra cinta claramente dirigida al público infantil y familiar, sin sus habituales chistes subidos de tono. Y paradójicamente, ambos títulos han supuesto sus mayores éxitos de los últimos años, en los que su carrera iba de mal en peor. Le acompaña Terence Stamp, veterano intérprete de El coleccionista.

4/10
Dúplex

2003 | Dúplex

Las penalidades de un joven matrimonio al ocupar su nueva casa, un dúplex, que es una ganga... sólo a primera vista. Pues en el piso superior habita una ancianita de aspecto adorable, pero que les hace la vida imposible. El film es una acumulación de gags de puro humor negro. Así, se suceden los encargos de la ancianita, que siempre terminan mal: insomnio, falta de intimidad, ruidos, pérdida del empleo de ella, dificultades para escribir su novela en el caso de él… Las incomodidades van subiendo de tono, hasta que la pareja se plantea la toma de represalias, también en escalada creciente... Danny DeVito, sólo presente tras la cámara como director, logra momentos muy hilarantes, verbal y visualmente, con el estilo de cartoon que tan buenos resultados daba en Solo en casa. La principal debilidad de su historia reside en que trata una situación única, en la que hay lograr, como sea, diversidad. Y ese “como sea”, no puede evitar el recorrido de la senda más fácil, la de la zafiedad. Tampoco es fácil rematar la historia, darle la necesaria vuelta de tuerca. Y, francamente, no se entiende la petición de la distribuidora de no desvelar el final, pobre truco de prestidigitador barato. Eso sí, Ben Stiller, Drew Barrymore y Eileen Essel demuestran sobradamente sus dotes para la comedia.

4/10
La maldición del escorpión de Jade

2001 | The Curse of the Jade Scorpion

Años 40. C.W. Briggs (Woody Allen) es el as de los detectives de seguros. No hay caso que se le resista, porque tiene una habilidad especial para meterse en la mente de los criminales. Su personalidad es tan arrolladora que va a chocar con la de Fitzsimmons (Helen Hunt), una experta recién llegada a la compañía. En una cena de la empresa, ambos son hipnotizados por un ilusionista. Lo que va a dar lugar a más de una sorpresa cuando se producen unos robos, tras los cuales parece estar una mente criminal tan inteligente como la de Briggs. El cine negro más clásico viene aquí tamizado por el humor chispeante y lleno de ingenio del pequeño Woody. Quizá él como actor no dé el tipo del clásico detective privado. Pero los diálogos y situaciones son tan divertidos y están tan bien trazados, que poco importa. Dominan en el film los personajes femeninos, muy bien perfilados. El de Elizabeth Berkley responde al de la clásica secretaria atractiva, que tan bien supo desarrollar el novelista Raymond Chandler. Allen convenció a Charlize Theron para embarcarse en la película con este sencillo argumento: “Si hiciera esta película en los años 40, contrataría a Lauren Bacall. ¿Te interesa?”. Y Helen Hunt es la clásica mujer fuerte, dura por fuera pero delicada en su interior.

7/10
Estafadores

2000 | The Prime Gig

Penny ha encontrado una interesante oferta de trabajo. Ganará mucha pasta por encontrar inversores para una mina de oro. El único problema es que podría tratarse de una estafa, pues Kelly Grant, su nuevo jefe, no parece un tipo de fiar. En lugar de denunciar los hechos, Penny decide mirar cínicamente hacia otro lado, e incluso sucumbe ante la atracción que siente hacia Caitlin, la atractiva novia de Grant. Julia Ormond triunfó en Hollywood con títulos como El primer caballero, pero después se decantó por continuar su carrera en Europa. Con este film regresa al cine americano, aunque lo hace en una cinta independiente: el debut cinematográfico de Gregory Mosher, uno de los directores teatrales más prestigiosos de Broadway. Aunque nunca se había interesado por el cine, le sorprendió la sinceridad del guión, escrito por un veterano vendedor telefónico que sabía de lo que hablaba. El reparto incluye a Vince Vaughn (La celda) y Ed Harris (Enemigo a las puertas), siempre atento a papeles de entidad, y especialista en villanos.

5/10
La historia de Mowgli

1998 | The Jungle Book: Mowgli's Story

Mowgli crece en la jungla con una familia de lobos. Con la ayuda de sus amigos Baloo y Bagheera deberá aprender a convivir con el resto de animales y defenderse de los que buscan devorarle, como el temido tigre Shere Khan. Producción de Disney destinada a su público infantil que adapta la celebérrima novela de Rudyard Kipling. Aunque la historia es casi igual a la película de animación, prescinde de las canciones y puede resultar algo más tosca. Muchos de los animales tienen la voz de actores conocidos como Sherman Howard, Clancy Brown o Peri Gilpin.

3/10
Arresto en casa

1996 | House Arrest

Griver y Stacy son dos hermanos que viven en una de las pocas familias unidas del barrio. Sin embargo, todas sus esperanzas se van al traste cuando sus padres les anuncian que van a separarse. Ni cortos ni perezosos los dos hermanos idearán un plan para que esto no suceda: encerrar a sus padres en el sótano para que estén juntos hasta que arreglen sus problemas. Agradable aunque previsible película familiar, con unos cuantos gags graciosos y unas interpretaciones logradas por parte sobre todo del matrimonio protagonista, Jamie Lee Curtis y Kevin Pollak.

4/10
Clueless. Fuera de onda

1995 | Clueless

Cher (Alicia Silverstone) es una chica peculiar, muy conocida en su colegio de Beverly Hills. Va a cumplir 16 años, y está en plena edad del pavo. Pero aunque parezca mentira, trata de ayudar a la gente que tiene a su alrededor. Ella y sus amigas forman un curioso grupo, con una particular manera de vestir, de ver la vida, e incluso de hablar. Una joven despreocupada por su aspecto, llamada Tai, es la nueva alumna de su escuela. Cher debe preocuparse por introducirla en su grupo de amigas. Para complicar aún más su agitada existencia, dos chicos aparecen en escena. Uno de ellos es un atractivo compañero de clase, y el otro es su ex-hermanastro. Una comedia para adolescentes, que sitúa en un instituto la clásica novela de Jane Austen "Emma". Beverly Hills sustituye en este caso a la Inglaterra victoriana.

5/10
Vania en la calle 42

1994 | Vania on 42nd Street

Un grupo de actores de teatro se da cita en un destartalado local de Nueva York para ensayar la representación de la célebre obra “El tío Vania”, de Antón Chejov. Los intérpretes llevan ropa de calle, y uno de los grandes méritos del guión de David Mamet es la transición, casi sin solución de continuidad, entre conversaciones triviales y el auténtico texto de Chejov. El francés Louis Malle mueve la cámara y su reparto está sublime.

6/10
La Sra. Parker y el círculo vicioso

1994 | Mrs. Parker and the Vicious Circle

Dorothy Parker, poetisa, escritora y guionista, formó parte del círculo de intelectuales que en los años veinte se reunía en la neoyorkina Mesa Redonda del Algonquin. Sus encuentros constituían un curioso cóctel de conversación ingeniosa, cotilleos y comentarios a la producción artística reciente, sazonado todo con un punto de ironía. Alan Rudolph evita la tentación de entretener su mirada en algunos personajes de ese círculo, del calibre de Scott Fitzgerald, Edna Ferber o Robert E. Sherwood, por citar sólo tres, para centrar su mirada en quien le interesa: la Sra. Parker, como la conocían sus compañeros. El personaje de la escritora se presenta patético; pese a la belleza de su poesía, recitada a lo largo del film con breves insertos en blanco y negro, predominan las sombras sobre las luces en el cuadro de su trayectoria personal. Se describen un matrimonio roto, un romance con Charles McArthur y el posterior desengaño, y una relación platónica con Robert Benchley —los dos estaban casados—, que aparece como el que debía haber sido gran amor de la Sra. Parker. Esta mujer esconde sus desgracias tras una gruesa capa de cinismo; trata de aparentar una fría aceptación de sus problemas, como si no afectaran a su brillante intelecto: así lo hace cuando decide abortar, ironizando sobre sus supuestos remordimientos. En su interior, la Sra. Parker está desgarrada, más por tratar de ocultar la fragilidad común a todo ser humano; el alcohol es el refugio donde trata de olvidar. Rudolph, director y coguionista, logra una película pulcra, esmerada y un tanto fría, de maravillosa ambientación, que da idea de los problemas de determinados artistas. Como otros films sobre creadores artísticos —por ejemplo, Balas sobre Broadway, de Woody Allen—, maneja la equívoca idea de que éstos deben considerarse por encima del bien y del mal. El director no oculta las debilidades y el desencanto de su personaje principal —espléndida la actuación de Jennifer Jason Leigh—, pero evita juzgarlo y, por supuesto, condenarlo.

6/10
Sombras y niebla

1992 | Shadows and Fog

Un hombre cobarde es obligado por sus vecinos a salir en plena noche, para capturar a un asesino que siembra el pánico entre la población. Woody Allen homenajeó al Expresionismo Alemán con este thriller cómico, con una magistral fotografía en blanco negro que recuerda a clásicos como Nosferatu, y un argumento que recuerda a M, el vampiro de Düsseldorf. Sin ser de los mejores títulos de Woody Allen, contiene algunos momentos memorables.

6/10
La locura de papá

1989 | She's Out of Control

Doug es vive solo al cargo de sus hijas, Katie y Bonnie. Cuando Katie cumple 15 años, y aprovechando un viaje de negocios de su padre, decide ir a un salón de belleza y cambiar completamente su 'look'. De este modo se convierte en una preciosa joven que será objeto del deseo y la admiración de los jóvenes. Sin embargo, su padre no ve con buenos ojos ese cambio de su hija, porque conoce a los hombres... Comedieta de medio pelo sobre las relaciones paterno-filiales y las problemáticas adolescentes, cuyas cuitas son tratadas superficialmente, aunque también sin excesos. Entre el reparto destaca un joven Matthew Perry antes de su aparición en Friends.

3/10
Nunca fuimos ángeles

1989 | We're No Angels

Robert de Niro y Sean Penn interpretan a dos curiosos presidiarios, que debido a una serie de circunstancias, consiguen escapar de la cárcel. El malvado alcaide que se encarga de la prisión, no dejará piedra por remover hasta dar con ellos. Ambos se refugian en una pequeña comunidad, donde se hacen pasar por sacerdotes. Ninguno tiene ni idea de la doctrina cristiana, pero poseen un divertido talento para el engaño y unas increíbles ocurrencias que les sacarán de más de un apuro. Aunque no se llevan muy bien, están obligados a entenderse si quieren conservar su vida y su recién adquirida libertad. En sus caminos se cruzará una bella mujer interpretada por Demi Moore, a la que tendrán que ayudar. Divertida comedia con momentos disparatados que provocan la risa. Cuenta una curiosa historia con mucho ritmo y sentido del humor. Dirigida por el prestigioso Neil Jordan (Juego de lágrimas, Entrevista con el vampiro). Las interpretaciones de Robert De Niro y de Sean Penn, que se entienden a la perfección, son verdaderamente muy brillantes.

5/10
Escenas de la lucha de sexos en Beverly Hills

1989 | Scenes From A Class Struggle In Beverly Hills

Una mujer vive en una mansión de lujo situada en Beverly Hills, con todas las comodidades posibles. Tras invitar a un grupo de amigos, se sucederán todo tipo de situaciones de enredo, debido a los líos amorosos entre ellos. La veterana actriz Jacqueline Bisset protagoniza esta comedia de enredo, dirigida por Paul Bartel, uno de los más reputados realizadores de comedia norteamericana de los 90. El realizador Paul Mazursky (Escenas en una galería) interpreta también un pequeño papel.

3/10
Los modernos

1988 | The Moderns

Recreación del mundillo cultural parisino de los años 20 del siglo XX, un mundo habitado por pintores y escritores bohemios entre los que se encontraban, por ejemplo, Ernest Hemingway o Gertrude Stein. El reparto es llamativamente bueno, con protagonismo para Keith Carradine (Los duelistas), y momentos estelares de Linda Fiorentino o Geraldine Chaplin. La trama narra las vicisitudes de un pintor americano llamado Nick Hart, que trabaja ilustrando un periódico de París. Lo que consigue apenas le da para vivir, pero sus dificultades llegan sobre todo cuando descubre a su mujer Rachel con otro hombre. Él la ama aún y quiere recuperarla. Estos hechos coincidirán con una curiosa oferta laboral que le hacen: falsificar tres famosos cuadros. El resultado del film es más que aceptable, con una cuidada recreación de época y una trabajada dirección de actores a cargo de Alan Rudolph (Afterglow).

5/10
Falso testigo

1987 | The Bedroom Window

Terry tiene una relación extramatrimonial con la esposa de su jefe. Nadie sospecha nada pero después de convertirse en testigos de un crimen, su relación se sitúa en la cuerda floja. Si testifican sacarán a la luz su idilio, algo que podría complicarles mucho las vidas. Pero si no lo hacen, estarán dando carta blanca a un asesino. Steve Guttenberg protagoniza este thriller de contenido dramático después de que alcanzara la popularidad al encarnar al simpático y locuaz Mahoney de Loca academia de policía.

4/10
Ábrete de orejas

1987 | Prick Up Your Ears

Biografía nada convencional del escritor británico Joe Orton (1933-1967), autor de novelas y satíricas obras teatrales que murió asesinado a martillazos por su amante Kenneth Halliwell. Inteligentemente, Frears se ocupa de ambos personajes que encarnan con absoluta credibilidad Gary Oldman y Alfred Molina. Y, entre un moderno montaje y mucho humor cínico, les enfrenta a su triste destino: Orton es el genio que tiene éxito con cualquier frase que escriba, se mueve entre ambientes barriobajeros de urinarios públicos y conoció a Paul McCartney; mientras que Ken no goza de ninguna reputación, está calvo y no puede soportar el éxito de su compañero. Adaptación del libro de John Lahr. La excelente música de Stanley Myers fue recompensada en el Festival de Cannes como mejor contribución artística, mientras que Vanessa Redgrave fue elegida mejor actriz secundaria por el Círculo de Críticos de Nueva York.

6/10
La princesa prometida

1987 | The Princess Bride

Un niño se encuentra enfermo en su casa y su abuelo le cuenta un cuento. El cuento hermoso de una princesa, un caballero, un rey malo, un gigante... Una joven y guapa Robin Wright es la bella princesita Buttercup, que suspira por el amor del apuesto Westley (Cary Elwes) Humor y maravillosas y trepidantes aventuras gracias al prodigioso guión de William Goldman. Destacan los divertidos personajes secundarios, como el español Íñigo Montoya o el gigante Fezzik. Dirige Rob Reiner, que había triunfado el año anterior con Cuenta conmigo. Fábula indispensable para niños y grandes.

7/10
Días de radio

1987 | Radio Days

Lejos del diván, Woody Allen hila fino para crear un maravilloso tapiz de entrañables historias en torno a la radio de los años 40. Nunca el genio de Manhattan ha destilado con tanto cariño y comicidad la chispa de la adolescencia y la nostalgia. Imborrable en su autorretrato como Joe Needleman, un pícaro chaval que fantasea con su sexy profesora de sexto. Lúcida y encantadora.

6/10
El hotel New Hampshire

1984 | The Hotel New Hampshire

Una familia saca adelante un hotel, al acabar la II Guerra Mundial. Adaptación de un libro de John Irving, firmada por Tony Richardson. Como es habitual en Irving, se trata de una historia oscura, con homosexualidad y relaciones incestuosas al fondo.

5/10
Micki y Maude

1984 | Micki + Maude

Elegante y divertida comedia dirigida por Edwards; fue la única película de sus últimos 20 años de carrera en que no intervino en el guión. A pesar de ello, el libreto de Jonathan Reynolds está repleto de diálogos ingeniosos, hilarantes enredos y magníficos gags (en especial el de Dudley Moore pegándose un trastazo contra un árbol en su labor de espionaje), que muy bien podrían ser del propio Edwards. Curiosamente, tampoco colabora en la banda sonora Henry Mancini, en un score que le fue rechazado a Michel Legrand (aunque se mantiene una de sus canciones en la trama) y que finalmente recayó en Lee Holdridge. En la trama, Rob Salinger (Dudley Moore, en uno de sus mejores papeles), felizmente casado con Micki (Ann Reinking), está obsesionado porque su mujer no puede tener hijos. El problema comienza cuando se enamora de una violonchelista llamada Maude (Amy Irving) y la deja embarazada.

7/10
Loco de amor

1983 | Lovesick

Comedia romántica con toques fantásticos muy a la americana. La historia nara cómo un psiquiatra se hace cargo de una serie de pacientes de un compañero fallecido. Hay muchos casos, unos más complicados que otros, como el de una joven que desea estrenar una obra de teatro. El doctor se enamorará perdidamente de ella y recibirá la visita de nada menos que del fantasma de Sigmund Freud (grande Alec Guinness), el cual le guiará en el modo de actuar. El resultado, pese a ser algo original, no pasa de discreto y ha enmohecido con el paso del tiempo, tanto en temática como en puesta en escena. Cuenta eso sí con un gran reparto, muy variado, con jugosos papeles secundarios.

4/10
Mi cena con André

1981 | My Dinner with Andre

Apasionante film de Louis Malle, que recoge la conversación que el actor y autor teatral Wallace Shawn mantiene con el actor y director teatral Andre Gregory, a lo largo de una cena. La cosa arranca con la voz en off de Shawn, en su desplazamiento al lugar de la cita, en que nos pone en antecedentes de la crisis que atraviesa Gregory, que le ha hecho estar fuera un tiempo en el Tibet. De modo que ya en el restaurante, ambos hablan de lo divino y lo humano con unos diálogos brillantísimos, donde explican sus ideas sobre su compartida profesión, pero también sobre la condición humana, la facilidad con que nos adocenamos, etc, etc. Son diálogos elaborados por los dos protagonistas, pero también con un margen para la improvisación, al estilo del trabajo que desarrollarían, también con Malle, en Vania en la calle 42, los ensayos de la famosa obra de Chejov.

7/10
Simon

1980 | Simon

Un grupo de científicos contacta con Simon Mendelssohn, un profesor de psicología, para convertirle en objeto de un experimento de lavado de cerebro. Debut como director de Marhall Brickman, que acababa de escribir Manhattan y Annie Hall, junto a Woody Allen.

5/10
Manhattan

1979 | Manhattan

Woody Allen da vida a un escritor de comedias cuya esposa le ha abandonado por una mujer. Actualmente mantiene una relación con una chica que no tiene ni dieciocho años. Los problemas surgen cuando aparece la mujer que él considera apropiada, ya que se trata de la novia de su mejor amigo. Con este pretexto argumental, Woody Allen elabora una comedia que tiene como finalidad elaborar un retrato de la ciudad de Manhattan y sus habitantes. No faltan las referencias al sexo, a la religión y a los psiquiatras, temas siempre presentes en las películas de Allen. El film cuenta con un excelente reparto que incluye, además de al propio director, a Diane Keaton, Michael Murphy, Mariel Hemingway y Meryl Streep. Rodada en blanco y negro, la fotografía corre a cargo de Gordon Willis, quien hace un espléndido retrato de la ciudad de Nueva York. Sin lugar a dudas, se trata de una de las grandes obras maestras del genio neoyorquino, junto a Annie Hall, Hannah y sus hermanas y Delitos y faltas.

8/10
Taxi (1978)

1978 | Taxi | Serie TV

Sitcom de gran éxito que se mantuvo durante cinco años en la televisión estadounidense, y que llegó a cosechar un total de 18 Premios Emmy. La serie fue creada entre otros por James L. Brooks (Mejor... imposible). La serie supuso el salto a la fama de Danny DeVito, que interpretó a las mil maravillas a su personaje de Louie. Los episodios, de 30 minutos de duración cada uno, se centran en la vida cotidiana de unos cuantos taxistas novatos en la ciudad de Nueva York. Además de sus cuitas personales tendrán que sufrir a su casquivano jefe.

6/10
The Fever

2004 | The Fever

Singular film que quiere ser un aldabonazo en la conciencia social. Una mujer despierta una noche en una habitación de hotel en un país en guerra. En una especie de estado febril, comienza a recordar su pasado, las personas que ha conocido y la violencia que ella ha generado. Con un presupuesto mínimo, Carlo Gabriel Nero (Sin invitación) se apoya en un estupendo elenco de actrices, con la gran Vanessa Redgrave a la cabeza, para ofrecer esta curiosa reflexión. El guión adapta la obra teatral de Wallace Shawn.

4/10
The Designated Mourner

1997 | The Designated Mourner

Adaptación de una obra teatral de Wallace Shawn, que narra la relación entre Jack y su esposa Judy, y con Howard, el padre de ésta. Los tres viven en un país ficticio bajo un régimen represivo y dictatorial. Está formado por una serie de monólogos de los personajes, que hablan a los demás en un tono conversacional y directo. Jack está interpretado por Mike Nichols, reputado director de títulos como El graduado.

5/10
The Fever

2004 | The Fever

Singular film que quiere ser un aldabonazo en la conciencia social. Una mujer despierta una noche en una habitación de hotel en un país en guerra. En una especie de estado febril, comienza a recordar su pasado, las personas que ha conocido y la violencia que ella ha generado. Con un presupuesto mínimo, Carlo Gabriel Nero (Sin invitación) se apoya en un estupendo elenco de actrices, con la gran Vanessa Redgrave a la cabeza, para ofrecer esta curiosa reflexión. El guión adapta la obra teatral de Wallace Shawn.

4/10
Mi cena con André

1981 | My Dinner with Andre

Apasionante film de Louis Malle, que recoge la conversación que el actor y autor teatral Wallace Shawn mantiene con el actor y director teatral Andre Gregory, a lo largo de una cena. La cosa arranca con la voz en off de Shawn, en su desplazamiento al lugar de la cita, en que nos pone en antecedentes de la crisis que atraviesa Gregory, que le ha hecho estar fuera un tiempo en el Tibet. De modo que ya en el restaurante, ambos hablan de lo divino y lo humano con unos diálogos brillantísimos, donde explican sus ideas sobre su compartida profesión, pero también sobre la condición humana, la facilidad con que nos adocenamos, etc, etc. Son diálogos elaborados por los dos protagonistas, pero también con un margen para la improvisación, al estilo del trabajo que desarrollarían, también con Malle, en Vania en la calle 42, los ensayos de la famosa obra de Chejov.

7/10

Últimos tráilers y vídeos