IMG-LOGO

Biografía

Rob Reiner

Rob Reiner

73 años

Rob Reiner

Nació el 06 de Marzo de 1947 en Bronx, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
A la sombra de Kennedy

2017 | LBJ

Acercamiento a la figura de Lyndon Baines Johnson, que ambicionaba llegar a la presidencia de Estados Unidos, aunque nunca pudo imaginar que su sueño se cumpliría tras la pesadilla del asesinato de su predecesor, John Fitzgerald Kennedy, a quien servía como vicepresidente. Mueve la cámara Rob Reiner, un director apagado en los últimos tiempos, tras sus incontestables éxitos de los 80 y 90 con Cuenta conmigo, La princesa prometida y Misery. El film compone un retrato positivo del personaje, ofreciendo trazos de su estatura política a partir de una estructura narrativa que pivota sobre el desplazamiento de la comitiva presidencial que llegó a Dallas el 22 de noviembre de 1963. Así, se alternan imágenes del viaje en coches descubiertos –JFK iba en el primero con Jackie, LBJ en el tercero con su esposa Bird– con diversos momentos de la carrera política del protagonista: sus luchas políticas cuando es el líder de la mayoría demócrata del Senado, su postulación como candidato presidencial, la aceptación de la vicepresidencia con John Kennedy, sus esfuerzos por templar gaitas con el senador sureño Richard Russell a la hora de avanzar en la implantación de los derechos civiles, las desavenencias profundas con Bobby Kennedy... La narración es clásica y funciona, sirve para proponer temas como el liderazgo político, la habilidad en el toma y daca, sacar una cosa, ceder en otra, la importancia de no dejarse llevar por las manías y fobias, la necesaria unidad nacional en tiempos de crisis. Se beneficia de un buen reparto donde nadie desentona, y en que brilla un actor que no deja de mejorar, Woody Harrelson, que en su composición de Johnson recuerda a ratos al gran Spencer Tracy. También está bien Michael Stahl-David en el antipático papel de Boby, o Richard Jenkins como el senador que se siente en parte traicionado. Aunque su presencia sea secundaria, también destacan Jennifer Jason Leigh como la esposa de LBJ, y Jeffrey Donovan en el siempre difícil papel de JFK.

6/10
Desvelando la verdad

2017 | Shock and Awe / The Truth Matters

Película basada en hechos reales, describe cómo la administración de George Bush Jr. se apoyó en la inteligencia que aseguraba la existencia de armas de destrucción masiva en Irak para invadir el país y derrocar a Saddam Hussein. La Casa Blanca contó con el apoyo de la Cámara de Representantes y del Senado, así como de la práctica totalidad de los medios de comunicación, no solo los conservadores como Fox, sino también los liberales como el New York Times. El film pone el foco en Jonathan Landay y Warren Strobel, reporteros investigadores de Knight Ridder, un conglomerado periodístico que servía sus artículos a periódicos de todo Estados Unidos, y que fue el único que desafió la versión oficial recurriendo a fuentes contrastadas para sus informaciones. Los periodistas contaron con el respaldo de su editor, John Walcott, y con la colaboración del veterano corresponsal de guerra Joe Galloway, cuya experiencia en Vietnam dio pie a un libro y a la película Cuando éramos soldados, algo que se menciona en Desvelando la verdad. Rob Reiner vivió su etapa dorada como director en los 80 y lo 90, cuando dirigió títulos tan valiosos como La princesa prometida, Cuenta conmigo, Misery y Algunos hombres buenos. Luego siguió con una carrera algo irregular, de filmes simplemente correctos en el mejor de los casos. En 2017 colaboró con el debutante guionista Joey Hartstone y con el actor Woody Harrelson en A la sombra de Kennedy, que retrataba al presidente Lyndon B. Johnson. De nuevo se repite aquí esta triple colaboración en un film de tintes políticos, bien realizado, que ilustra lo ocurrido, aunque al mismo tiempo resulta un tanto anodino. El film pone el acento en cómo la Casa Blanca se movió por una estrategia geopolítica tras el 11-S muy específica, que pretendía primordialmente trasladar el modelo de las democracias occidentales a Oriente Medio. Tal idea cegó a los dirigentes, capaces de autoconvencerse de lo que fuera para no respetar la soberanía de un país y derrocar a un cruel dictador. Con un resultado trágico en muertos de la población civil y de las tropas estadounidenses; esto último se subraya con el personaje del joven afroamericano que se alista para servir a su país y queda anclado en una silla de ruedas. El film procura ser equilibrado en su denuncia, y combina bien la parte dramatizada de actores –eficaces Harrelson, James Marsden, el propio Reiner, Tommy Lee Jones...– con abundante material documental, bien integrado en la narración, de las declaraciones de los políticos: Bush, Rumsfeld, Wolfowitz, Rice...

6/10
Being Charlie

2015 | Being Charlie

Así nos va

2014 | And So It Goes

Oren Little es un tipo odioso, agente inmobiliario, vendedor nato, viudo, egoísta maleducado y solitario sin remedio. Un cascarrabias a quien apenas soportan sus vecinos y conocidos. Sin embargo, la noticia de que tiene una nieta de nueve años de la que él ignoraba su existencia, y de que ha de ocuparse de ella debido a que su padre (hijo de Oren) va a ingresar en prisión, trastoca todos sus planes de independencia. La pequeña se encariñará pronto con la vecina de su abuelo, la dulce Leah, al tiempo que Oren irá acercándose cada vez más a ellas. Comedia amable, en la línea habitual del director Rob Reiner (Historia de lo nuestro), quien lucha por mantener el nivel con el paso de los años, y poco a poco se apunta cada vez más a los romances crepusculares y personajes maduros, como en Ahora o nunca o El verano de sus vidas. Aquí basa toda la función en un tipo singular, un soberano egoísta, simpático a su modo, que harto de los golpes que le ha dado la vida reparte improperios y ofensas a todo el mundo que se cruza en su camino. Pero, claro, la llegada de una niña de nueve años pondrá todo su mundo patas arriba, y el tipo irá menguando poco a poco su cinismo egocéntrico e irá ofreciendo otra cara de sí mismo. El guión de Mark Andrus (Mejor… imposible) es previsible aunque más o menos entretenido, y acaba acomodándose al género de las buenas intenciones y los finales de cuento, tan habituales en Reiner. Lo mejor de la película es Michael Douglas, quien borda a su personaje, en la línea de otros papeles otoñales con problemas de convivencia, como el que encarnó en Un hombre solitario. Aquí ofrece algunas réplicas muy divertidas (genial la relación con su veterana compañera de trabajo) y en general se las apaña para que su declaración de guerra contra el mundo caiga bien al espectador. Le secunda eficazmente Diane Keaton, aunque su personaje resulte mucho más tópico.

5/10
El verano de sus vidas

2012 | The Magic of Belle Isle

Tras la muerte de su esposa, el escritor Monte Wildhorn, se ha vuelto un amargado que ha perdido la fe en el mundo y en sí mismo y sólo encuentra consuelo en el alcohol. Su sobrino, preocupado por él, le ha encontrado un lugar para pasar las vacaciones: la casa de veraneo de un músico amigo suyo: la única condición será que cuide del perro. En ese lugar conoce a Charlotte O'Neil, una atractiva divorciada que intenta empezar una nueva vida, y a sus tres hijas: Flora, de seis años, Finnegan, de diez y Willow, de quince. Su relación con ellas le recordará lo que solía decirle su esposa: "cuando una puerta se cierra en algún sitio, otra se abre en otro lugar".

Flipped

2010 | Flipped

Juli es una adolescente a la que encantan los árboles, y que de dedica a criar pollos. Está obnubilada por los ojos azules de Bryce, pero él piensa que está un poco chiflada y apenas le hace caso. Pasa el tiempo, y Juli se ha cansado de Bryce, mientras que todo lo contrario le pasa a Bryce, que empieza a pensar que Juli es una chica la mar de interesante. Historia de amores adolescentes, donde Rob Reiner adapta una novela "teen" de Wendelin Van Draanen. Lo original de la propuesta es que se cuenta la historia desde el punto de vista de cada uno de los chicos, y según una u otro, las cosas se ven de modo muy diferente.

5/10
Ahora o nunca

2007 | The Bucket List

Carter y Edward tienen una sola cosa en común: a ambos les han diagnosticado un cáncer con muy mala pinta, que les lleva a compartir habitación en un hospital. Por lo demás, no pueden ser más diferentes. Carter es negro; su gran ilusión era ser profesor, pero circunstancias de la vida le llevaron a convertirse en modesto mecánico de un taller de automoción; tiene una familia estupenda, una mujer, tres hijos y un buen puñado de nietos, que le quieren de verdad. Mientras, el blanco y rico Edward tiene todo lo que el dinero puede comprar, y es un empresario de raza, además de propietario del hospital del que se ha convertido en involuntario paciente; en cambio en su vida personal arrastra tres divorcios y en la actualidad está solo; sólo se entiende con su eficaz secretario, lo más parecido que tiene a un amigo. Aunque al principio no congenian demasiado, la obligada convivencia y la enfermedad conduce a que Carter y Edward estrechen lazos. Y cuando el segundo descubre en un papel arrugado una lista de cosas que el otro querría hacer antes de morir, decide compartir esa lista y añadir otras metas propias. Lo que les lleva a iniciar juntos un viaje alrededor del mundo, y sobre todo al interior de sí mismos. Es ésta una de esas películas que se interrogan acerca de cuáles son las cosas importantes de la vida, capaces de dar la felicidad; y que invita a dar los pasos necesarios para conseguirlas. En efecto, se distinguen los caprichos e ilusiones que están bien, pero no son para tanto (la caída libre, conducir un par de cochazos...), con la contemplación de la belleza del mundo, y así, de modo ascendente, llegar al amor de las personas, o a la consideración de lo que nos aguarda después de la muerte. En ese sentido es muy emotiva la conversación ante las grandes pirámides de Egipto, en que se habla de las ideas egipcias sobre el más allá y una suerte de juicio para acceder a la vida eterna; también destaca el panegírico final. Aunque la trama ideada por Justin Zackham sea previsible, se agradece la humanidad con que encara un tema tan serio como la muerte, conjugando sonrisas y lágrimas, incluido cierto toque de ingenio y pillería: ¿cómo definir, si no, el momento en que una atractiva mujer intenta seducir a Carter invitándolo a su habitación mientras dice "ya sé que esto está muy manido, pero...", un modo de decir, 'vale, esto es un tópico, y para que no quede ninguna duda lo digo'? Eso sí, agotan un poco las continuas demostraciones de conocimientos de cultura general del aficionado a los concursos televisivos Carter, demasiado recurrentes. Evidentemente, esta película es una perita en dulce para los actores protagonistas, y Jack Nicholson y Morgan Freeman entregan unas estupendas interpretaciones. De todos modos, la condición estelar de dichos actores puede que perjudique un tanto a la película, tal vez unos desconocidos no abrumarían tanto, permitiendo que el espectador se centrara en la historia, y no en ver a unos tipos que actúan muy bien. Pero claro, el resultado en taquilla sería diferente.

6/10
Dicen por ahí...

2005 | Rumor Has It...

En plena crisis por su cercano matrimonio, que le asusta, Sarah añade nuevos ‘inputs’ a su vida que contribuyen a desorientarla más. Su hermanita, de repente, ha anunciado su boda, y a través de su abuela empieza a sospechar que historias familiares del pasado inspiraron la novela El graduado y el posterior film de Dustin Hoffman y Anne Bancroft. Lo cual podría significar que su padre no es su padre. Cualquiera sabe. El caso es que acude a conocer al auténtico ‘graduado’, y se siente atraído por él. El lío está servido. Rob Reiner sigue lejos de los buenos tiempos de antaño (La princesa prometida, Cuenta conmigo, Algunos hombres buenos). Aquí maneja la trama de enredo lo mejor que puede, urde alguna situación graciosa y saca partido al atractivo reparto encabezado por Kevin Costner y la guapa Jennifer Aniston.

4/10
Alex & Emma

2003 | Alex & Emma

Ante las presiones de su editor para que termine su nuevo libro, Alex Sheldon, un escritor que sufre un agudo bloqueo creativo, decide contratar a Emma Dinsmore, para que ejerza como taquígrafa. Entre los dos, acabarán interpretando variados papeles, para imaginar historias románticas que inspiren el desarrollo de la novela, pero ambos terminarán enamorándose de verdad. Que la vida inspira el arte, pero que puede también suceder justo lo contrario, es la premisa de esta comedia romántica de Rob Reiner, director de Cuando Harry encontró a Sally, que también interpreta un papel de importancia. La protagonizan dos jóvenes en alza: Kate Hudson y Luke Wilson.

4/10
Historia de lo nuestro

1999 | The Story of Us

Ben y Katie llevan 15 años casados. Dijeron “sí” ante el altar enamorados, con el deseo de que aquello durara “hasta que la muerte os separe”. Pero la cosa no es tan sencilla. La relación se ha ido deteriorando y, aprovechando que sus dos hijos se van a un campamento, deciden vivir separados una temporada. Rob Reiner (La princesa prometida, Cuenta conmigo, Algunos hombres buenos) conjuga con acierto drama (¿no lo es cualquier divorcio?), comedia y romanticismo. Se juega bien con los diferentes caracteres de los dos protagonistas –el Ben de Bruce Willis es espontáneo y algo caótico, mientras que a la Katie de Michelle Pfeiffer le gusta que nada escape a su control–, y con los flash-backs que recuerdan la época feliz en que ambos se conocieron. Reiner asegura que ha hecho un film en el que se ven “las dificultades de lo que significa tener una relación continuada y comprometida”. Y, a la vez –es la gran virtud de la película–, hace reír con situaciones disparatadas y hasta surrealistas, como aquellas en que aparecen los padres de los esposos haciendo reproches a sus respectivos hijos.

6/10
Fantasmas del pasado

1996 | Ghost from the Past

Un prestigioso abogado blanco de Mississippi se juega su carrera cuando reabre, después de treinta años, el caso del asesinato de un líder negro a manos de un racista fanático, ahora septuagenario. En 1963 el racista Byron asesinó a Medgar Evers, un activista caracterizado por haber llevado a cabo una intensa lucha en favor de los derechos civiles. Cometió el delito a sangre fría, ante los ojos de su mujer y sus hijos, delante de su casa. Tras dos juicios amañanados, cuyo jurado estaba compuesto exclusivamente por blancos, el asesino salió absuelto. Treinta años después, la esposa de la víctima continúa buscando pruebas, lo que le permitiría reabrir el juicio. Su desesperada abnegación le lleva a contactar con un joven pero inteligente ayudante de fiscal, casado con la hija del juez que llevó el caso. Ambos se unen para esclarecer la verdad, pero tienen en contra un sistema lleno de corrupción, lo que dificultará su tarea. Rob Reiner resuelve este alegato contra el racismo, basado en un hecho real, con hondura psicológica y una férrea dirección de actores. El reparto está compuesto por grandes nombres. Entre todos ellos destaca James Woods (Érase una vez en América, Contact) en el papel del asesino, con el que demuestra su versatilidad. Junto a él Alec Baldwin (La caza del octubre rojo, Malice) realiza una correcta interpretación del ayudante del fiscal, mientras que Woopy Goldberg, conocida sobre todo por comedias como Ghost, pero que también había interpretado dramas como El color púrpura, realiza una buena composición del personaje de la mujer de la víctima. El filme consiguió dos nominaciones a los oscars y una a los globos de oro.

4/10
El presidente y Miss Wade

1995 | The American President

Original comedia romántica que tiene como protagonista al presidente de los Estados Unidos y muestra sus dificultades para entablar una relación sentimental. El presidente Andrew Shepherd, viudo, se enamora de Sydney Wade, miembro de un lobby ecologista. Poco después, los índices de popularidad del presidente comienzan a descender, a pesar de la ayuda de sus asesores y ayudantes. Michael Douglas realiza una cuidada interpretación de un presidente que recuerda a la figura de Bill Clinton. La realización corrió a cargo de Rob Reiner (La princesa prometida, Cuando Harry encontró a Sally).

5/10
Un muchacho llamado Norte

1994 | North

Tras éxitos indiscutibles como Algunos hombres buenos, Cuando Harry encontró a Sally, Misery o La princesa prometida, Rob Reiner se permitió el riesgo de dirigir y producir Un muchacho llamado Norte, un proyecto personal, difícil de encajar en un género concreto. Ello podría explicar la tibia acogida que tuvo el film. La trama, nada desdeñable, basada en una novela de Alan Zweibel ‑ha escrito el guión y figura también como productor‑, tiene algo de comedia, de fábula, de suspense...: si se mira bien, no está tan lejos de las coordenadas por las que se mueve la filmografía de Reiner. Norte (Elijah Wood) es el hijo que, por sus cualidades, muchos padres desearían tener: deportista y buen estudiante; destaca en el teatro; sus amigos y profesores le aprecian... El problema para él son precisamente sus progenitores. Inmersos en el egoísmo de sus problemas personales, no le prestan la más mínima atención. La situación llega al extremo de que Norte acude a un abogado que le buscará unos nuevos padres, los padres perfectos que él se merece. El caso de Norte conmociona al mundo entero, y cartas de posibles candidatos llegan al chico de los cuatro puntos cardinales. Norte viajará a distintos países para conocerlos: le acompañará en su búsqueda un misterioso personaje (Bruce Willis), a modo de peculiar ángel de la guarda. Reiner dirige con habilidad esta agradable película, un cuento de aura a veces mágica, y hasta surrealista. Lo hace transmitiendo una idea clara a padres e hijos: ambas partes han de esforzarse para que su relación funcione. Sin didactismos aburridos, el director imprime ritmo a la historia, que avanza fluidamente. Los posibles padres con que va topando Norte, de diferentes nacionalidades y tradiciones -una pléyade de actores de lujo, haciendo su cameo-, y el creciente poder de un movimiento político de niños, desatan situaciones divertidas; a la vez, Norte va madurando en su singular aventura. Reiner supera además con originalidad el escollo de que el final de la historia sea previsible.

6/10
Algunos hombres buenos

1992 | A Few Good Men

El teniente Kaffe (Tom Cruise) es un ambicioso joven abogado, con un brillante futuro por delante. Tiene un puesto como abogado de la Marina, donde en poco tiempo se ha ganado una justificada excelente reputación. En la base cubana de Guantánamo, en Cuba, un marine aparece muerto. Los aparentes culpables son dos de sus compañeros, que se excedieron en la brutalidad de una novatada. Kaffe es el encargado del caso. Se le asigna una bella ayudante, interpretada por Demi Moore. Ambos no piensan que vaya a ser complicado. A primera vista parece sencillo, porque todo indica que el novato sufrió un accidente. Pero según se adentran en la investigación, descubren una serie de pistas que implican seriamente a los compañeros del muerto. El rudo Comandante en Jefe de la base, interpretado por Jack Nicholson, parece dispuesto a colaborar en el esclarecimiento de los hechos. A medida que avanzan en sus hallazgos, Kaffe y su ayudante deberán enfrentarse con él. Un thriller sensacional sobre un oscuro caso de asesinato y encubrimiento en la marina norteamericana. Cuenta con unos actores de gran categoría. Jack Nicholson está impecable. Cautiva al espectador desde el principio hasta el final, y consigue un alto grado de intriga.

7/10
Misery

1990 | Misery

Antes de “matar” a un personaje, su creador debería pensárselo. Que se lo digan a Paul Sheldon, que harto de la heroína que ha protagonizado la mayoría de sus novelas, ha decidido cargársela y escribir por fin libros serios. Lo que no puede adivinar que tras un accidente de automóvil, le va a socorrer su fan más acérrima, que es un pelín susceptible. Rob Reiner, con guión de William Goldman, hizo una adaptación modélica del libro de Stephen King. Y Kathy Bates alzó su mano... con el Oscar.

6/10
Cuando Harry encontró a Sally

1989 | When Harry Met Sally...

Harry y Sally son amigos desde hace años y siempre discuten sobre diferentes temas pero sin llegar a ninguna conclusión, como cuando se plantean si el sexo puede echar abajo una relación. Dudas, cuestiones, preguntas, respuestas... Harry y Sally no acaban de darse cuenta de que están hechos el uno para el otro. La cinta fue la comedia romántica del año protagonizada por Billy Crystal y Meg Ryan. Encantadora, divertida y romántica, pero también con estilo "modernillo"; ingredientes que el director Rob Reiner reunió para contar una historia de amor con unos actores de primera. Tiene momentos brillantes y diálogos aún mejores. El guión de Nora Ephron fue nominado a los Oscar.

7/10
La princesa prometida

1987 | The Princess Bride

Un niño se encuentra enfermo en su casa y su abuelo le cuenta un cuento. El cuento hermoso de una princesa, un caballero, un rey malo, un gigante... Una joven y guapa Robin Wright es la bella princesita Buttercup, que suspira por el amor del apuesto Westley (Cary Elwes) Humor y maravillosas y trepidantes aventuras gracias al prodigioso guión de William Goldman. Destacan los divertidos personajes secundarios, como el español Íñigo Montoya o el gigante Fezzik. Dirige Rob Reiner, que había triunfado el año anterior con Cuenta conmigo. Fábula indispensable para niños y grandes.

7/10
Cuenta conmigo

1986 | Stand By Me

Adaptación de un relato de Stephen King, en que un escritor recuerda su adolescencia, y en especial el verano en que, con su pandilla, descubrieron un cadáver en el bosque. Este extraño suceso tiene lugar en un pequeño pueblo de Oregón, Estados Unidos. Y sirve para dibujar la personalidad de cuatro valientes amigos: Gordie (Wil Wheaton), Chris (River Phoenix), Teddy (Corey Feldman) y Vern (Jerry O'Connell). Entre ellos ocurren las típicas disputas para decidir quién dirige la pandilla. Los cuatro tienen caracteres muy distintos. Geordie es tierno y bonachón, Chris es atrevido y algo tosco, Teddy es bastante peculiar, y Vern es el más prudente. Juntos corren un montón de aventuras y aprenderán a llevarse bien. Una entretenida película de aventuras, bañada de nostalgia, que hace un certero retrato del difícil paso de la niñez a la adolescencia. La película ha llegado a convertirse en un clásico, tan inolvidable como el tema musical del que toma título el film, "Stand By Me", interpretado por Ben E. King.

6/10
Juegos de amor en la universidad

1985 | The Sure Thing

Gib emprende un viaje por carretera para visitar un amigo en Carolina. Acaba compartiendo coche con Alison, una chica que también va a Carolina, para visitar a su novio, un abogado mucho mayor que ella. Aunque en principio Gib y Alison se llevan como el perro y el gato, a lo largo del viaje empiezan a sentirse atraídos entre sí. Rob Reiner dirigió este antecedente juvenil de uno de sus títulos más conocidos, Cuando Harry encontró a Sally, que dirigiría cuatro años después. Contó con un reparto que posteriormente daría mucho que hablar, encabezado por un jovencísimo John Cusack. Su compañera, Daphne Zuniga, triunfaría años después con la serie Melrose Place, mientras que Anthony Edwards haría lo propio con Urgencias. En el film también aparecen en roles secundarios Tim Robbins y Nicollette Sheridan (Mujeres desesperadas).

4/10
This Is Spinal Tap

1984 | This Is Spinal Tap

Imprescindible clásico de culto de los documentales rock. La parodia definitiva sobre la desastrosa gira americana de una falsa banda en decadencia, la banda de rock más ruidosa de la historia, el grupo de Heavy Metal “Spinal Tap”. Hilarante propuesta del director Rob Reiner, protagonizada por los cómicos cine-televisivos y amantes del hard rock: Michael McKean, Christopher Guest y Harry Shearer. Un homenaje a todos los estereotipos de la industria musical de la época, esta inolvidable parodia continúa sin defraudar a lo largo de los años a todos los amantes del rock y el heavy metal con sentido del humor. Un rockumental en toda regla.

Hollywood

2020 | Hollywood | Serie TV

Serie creada por el prolífico y sobrevalorado Ryan Murphy, en colaboración con Ian Brennan, con quien previamente ha trabajado en Glee, Scream Queens y The Politician. Recrea el Hollywood de la postguerra, años 50, en que los oropeles de la meca del cine ocultan mucha podredumbre y prejuicios. Ahí acuden muchos jóvenes con el sueño de brillar en la pantalla convertidos en estrellas, pero la realidad es que pocos logran descollar, y en el camino les toca pasar por un aro que puede resultar incómodo y donde se dejan el alma. La mirada tiene algo de fantasía idealizada muy exagerada versión Murphy, que quiere beber de Douglas Sirk, aunque, que quede claro, él no es Douglas Sirk. Curiosamente su modo de encarar la serie está emparentada con la reciente Érase una vez... en Hollywood, aunque las comparaciones son odiosas, y aquí Quentin Tarantino gana claramente por goleada. La serie combina personajes reales y ficticios para pintar lo que se suele denominar Hollywood Babilonia, o sea, los pecados y actitudes inconfesables en que caen esos personajes rutilantes que tanta fascinación despiertan en los que disfrutan de las películas salidas de la fábrica de sueños, que también oculta pesadillas. De modo que seguimos a Jack Castello, un recién llegado a Hollywood. Su esposa es camarera, y como lo de ser actor no es tan sencillo, acepta trabajo en una gasolinera, tapadera para que los apuestos empleados ejerzan de prostitutos con clientas talluditas, y también con hombres, se ofrece carne y pescado, como se llega a decir. Jack se indigna... un poquito, pues enseguida ve que es una interesante fuente de ingresos, y le permite hacer contactos, ventajas de practicar el sexo con Avis Amberg, la mujer de un jefazo de los estudios, Ace; y como él no quiere acostarse con hombres, logra reclutar al homosexual negro Archie Coleman, que está bastante enamorado de un tipo apuesto, grandote e ingenuo que adoptará el nombre artístico de... Rock Hudson, a instancias de su astuto agente Henry Willson, también gay. Coleman sueña con que le produzcan un guion y demostrar así que el color de la piel no importa si se tiene talento; cree en él su amigo aspirante a director Raymond Ainsley, que tiene una novia negra, Camille Washington. Ahora se trata de convencer a un estudio donde lleva la voz cantante Dick Samuels, un gay que no se atreve a salir del armario. Lo siento si me he entretenido un poco en describir personajes, y que conste que sólo he presentado la punta del iceberg. Lo hago para apuntalar la idea de que Murphy, como suele, nos presenta un culebrón en que quita importancia al planteamiento de que, para tener la oportunidad de triunfar en el mundo del cine, es poco menos que obligado pagar el peaje de acostarse con quien haga falta, lo que además no pasaría factura alguna. De modo que la otra pata de la base argumental, la reivindicación de los derechos laborales y oportunidades de los colectivos discriminados (afros y asiáticos, mujeres, gays) para hacer realidad sus sueños, pierde inevitablemente fuelle. Como es un narrador hábil, no se escatiman medios en la producción, y hay mucha vista en el reparto –con muchos personajes, algunos interpretados por actores no muy conocidos (destacan David Corenswet, Darren Criss, Laura Harrier y Patti LuPone) y otros asumidos por rostros reconocibles (como Jim Parsons de The Big Bang Theory, el actor director Rob Reiner, y otros en horas bajas como Mira Sorvino y Queen Latifah)–, la cosa da más o menos el pego, y atrapa la atención del espectador. Pero basta rascar un poco para advertir algo parecido a la impostura, que no hace justicia a la realidad hollywoodiense. Curiosa afición la de algunos a autoflagelarse y autojustificarse a la hora de proponer ficciones, todo al mismo tiempo.

5/10
Desvelando la verdad

2017 | Shock and Awe / The Truth Matters

Película basada en hechos reales, describe cómo la administración de George Bush Jr. se apoyó en la inteligencia que aseguraba la existencia de armas de destrucción masiva en Irak para invadir el país y derrocar a Saddam Hussein. La Casa Blanca contó con el apoyo de la Cámara de Representantes y del Senado, así como de la práctica totalidad de los medios de comunicación, no solo los conservadores como Fox, sino también los liberales como el New York Times. El film pone el foco en Jonathan Landay y Warren Strobel, reporteros investigadores de Knight Ridder, un conglomerado periodístico que servía sus artículos a periódicos de todo Estados Unidos, y que fue el único que desafió la versión oficial recurriendo a fuentes contrastadas para sus informaciones. Los periodistas contaron con el respaldo de su editor, John Walcott, y con la colaboración del veterano corresponsal de guerra Joe Galloway, cuya experiencia en Vietnam dio pie a un libro y a la película Cuando éramos soldados, algo que se menciona en Desvelando la verdad. Rob Reiner vivió su etapa dorada como director en los 80 y lo 90, cuando dirigió títulos tan valiosos como La princesa prometida, Cuenta conmigo, Misery y Algunos hombres buenos. Luego siguió con una carrera algo irregular, de filmes simplemente correctos en el mejor de los casos. En 2017 colaboró con el debutante guionista Joey Hartstone y con el actor Woody Harrelson en A la sombra de Kennedy, que retrataba al presidente Lyndon B. Johnson. De nuevo se repite aquí esta triple colaboración en un film de tintes políticos, bien realizado, que ilustra lo ocurrido, aunque al mismo tiempo resulta un tanto anodino. El film pone el acento en cómo la Casa Blanca se movió por una estrategia geopolítica tras el 11-S muy específica, que pretendía primordialmente trasladar el modelo de las democracias occidentales a Oriente Medio. Tal idea cegó a los dirigentes, capaces de autoconvencerse de lo que fuera para no respetar la soberanía de un país y derrocar a un cruel dictador. Con un resultado trágico en muertos de la población civil y de las tropas estadounidenses; esto último se subraya con el personaje del joven afroamericano que se alista para servir a su país y queda anclado en una silla de ruedas. El film procura ser equilibrado en su denuncia, y combina bien la parte dramatizada de actores –eficaces Harrelson, James Marsden, el propio Reiner, Tommy Lee Jones...– con abundante material documental, bien integrado en la narración, de las declaraciones de los políticos: Bush, Rumsfeld, Wolfowitz, Rice...

6/10
Así nos va

2014 | And So It Goes

Oren Little es un tipo odioso, agente inmobiliario, vendedor nato, viudo, egoísta maleducado y solitario sin remedio. Un cascarrabias a quien apenas soportan sus vecinos y conocidos. Sin embargo, la noticia de que tiene una nieta de nueve años de la que él ignoraba su existencia, y de que ha de ocuparse de ella debido a que su padre (hijo de Oren) va a ingresar en prisión, trastoca todos sus planes de independencia. La pequeña se encariñará pronto con la vecina de su abuelo, la dulce Leah, al tiempo que Oren irá acercándose cada vez más a ellas. Comedia amable, en la línea habitual del director Rob Reiner (Historia de lo nuestro), quien lucha por mantener el nivel con el paso de los años, y poco a poco se apunta cada vez más a los romances crepusculares y personajes maduros, como en Ahora o nunca o El verano de sus vidas. Aquí basa toda la función en un tipo singular, un soberano egoísta, simpático a su modo, que harto de los golpes que le ha dado la vida reparte improperios y ofensas a todo el mundo que se cruza en su camino. Pero, claro, la llegada de una niña de nueve años pondrá todo su mundo patas arriba, y el tipo irá menguando poco a poco su cinismo egocéntrico e irá ofreciendo otra cara de sí mismo. El guión de Mark Andrus (Mejor… imposible) es previsible aunque más o menos entretenido, y acaba acomodándose al género de las buenas intenciones y los finales de cuento, tan habituales en Reiner. Lo mejor de la película es Michael Douglas, quien borda a su personaje, en la línea de otros papeles otoñales con problemas de convivencia, como el que encarnó en Un hombre solitario. Aquí ofrece algunas réplicas muy divertidas (genial la relación con su veterana compañera de trabajo) y en general se las apaña para que su declaración de guerra contra el mundo caiga bien al espectador. Le secunda eficazmente Diane Keaton, aunque su personaje resulte mucho más tópico.

5/10
El lobo de Wall Street

2013 | The Wolf of Wall Street

La trayectoria real del corredor de bolsa Jordan Belfort, desde sus inicios como principiante en Wall Street, cuando está casado con una sencilla peluquera, hasta el momento en que alcanza la cúspide del poder, la riqueza y el placer, al precio de una vida desquiciada y sin principios, y del acoso del FBI. Enseguida su entrada en el mundo profesional supone una inmersión en la depravación moral, a partir de las lecciones que le imparten sus superiores sobre su trabajo y los -a su entender-, necesarios hábitos sexuales y de consumo de drogas para no perder el paso en la vertiginosa actividad de compraventa de acciones. Lo que parece un bache en su andadura laboral se convertirá en la construcción de un imperio gracias a la venta de activos de muy dudoso valor, primero a incautos paletos, luego a gente adinerada que puede permitirse el lujo de perder dinero. Martin Scorsese adapta las memorias de Belfort, convertidas en guión por Terence Winter, uno de los responsables de la gangsteril serie televisiva Los Soprano, que colaboró luego con el italoamericano en Boardwalk Empire, también centrada en el mundo criminal y de los políticos corruptos. Lo hace con tono de comedia esperpéntica muy pasada de vueltas y no exenta de cinismo, usando la voz en off de Belfort al modo en que lo ha hecho en tantas ocasiones a lo largo de su filmografía, de un modo especial en Uno de los nuestros, con la que mantiene no pocos puntos de conexión, con su atractivo reparto de múltiples personajes, lo dinámico de la narración, las canciones de la banda sonora, y también con en el modo en que finalmente se resuelven –es un decir– las cosas. Sorprende la larga duración de la cinta, tres horas, con muchos paisajes reiterativos, que no hacen más que ofrecer más de lo mismo, en forma de discursos estimulantes para empleados, engaños a compradores codiciosos, desmadres orgiásticos mostrados muy gráficamente y subidones procurados con el recurso a la droga. De un algún modo Scorsese conecta con el discurso de otras cintas de su filmografía en que muestra el lado feo de América, el capitalismo insolidario y egocéntrico llevado hasta sus últimas consecuencias, donde en realidad nada importa, más allá de satisfacer las pulsiones más primarias. Por supuesto, el italoamericano es un gran virtuoso, las imágenes y el ritmo muestran en bastantes ocasiones el poderío que le conocemos a este astuto prestidigitador, lo que no impide que acabe produciendo finalmente hastío. En su momento el Gordon Gekko de Wall Street de Oliver Stone –citado en un momento del film– se convirtió en referente popular de aspirantes a yuppies, para sorpresa de propios y extraños. Resulta difícil pensar –aunque nunca se sabe– que pueda ocurrir lo mismo con El lobo de Wall Street, más en tiempos de crisis en que se estrena el film, algo posteriores a los hechos narrados, donde los productos financieros y sus creadores se miran con lógica desconfianza y repulsa. El personaje encarnado por Leonardo DiCaprio resulta tremendamente antipático, sólo piensa en sí mismo y su supervivencia, incluso su familia no parece tener una entidad mayor que otra cualquiera de sus posesiones, como su yate de recreo. Por supuesto la amistad y la lealtad no existen en su mundo de “lobos”, los otros depredadores son en el mejor de los casos socios útiles y compañeros de francachelas. Poco hay en Belfort del granuja impresentable y nada modélico, al que, no se sabe por qué, se le acaba mirando con indulgencia, el personaje es odioso, patéticamente odioso. A Scorsese no le van las narraciones con advertencias morales, muestra al emperador desnudo pero no hay ni un amago de cómo volver a vestirle para que recupere su dignidad. Quien busque moralejas o alguna indicación de cuál es el camino a emprender cara a la redención, puede seguramente esperar sentado largo tiempo. Ya que le hemos citado, podemos decir que el modo de presentar las cosas de Scorsese recuerda un tanto a Salvajes, de Oliver Stone: de algún modo se pinta un mundo frenético de delincuencia criminal, el espectador participa en un adrenalítico viaje de puras sensaciones, pero al final no queda nada. Como mucho, una sensación de que ‘éste no es el camino’, pero la alternativa, viajar oliendo a sudor en el metro, la experiencia del agente del FBI, no resulta mucho más atractiva.

6/10
Alex & Emma

2003 | Alex & Emma

Ante las presiones de su editor para que termine su nuevo libro, Alex Sheldon, un escritor que sufre un agudo bloqueo creativo, decide contratar a Emma Dinsmore, para que ejerza como taquígrafa. Entre los dos, acabarán interpretando variados papeles, para imaginar historias románticas que inspiren el desarrollo de la novela, pero ambos terminarán enamorándose de verdad. Que la vida inspira el arte, pero que puede también suceder justo lo contrario, es la premisa de esta comedia romántica de Rob Reiner, director de Cuando Harry encontró a Sally, que también interpreta un papel de importancia. La protagonizan dos jóvenes en alza: Kate Hudson y Luke Wilson.

4/10
Dickie Roberts, ex niño prodigio

2003 | Dickie Roberts: Former Child Star

Hollywood vuelve a mirarse el ombligo. En esta comedia seguimos la pista a una antigua estrella infantil, quien ya adulto tiene dificultades para seguir haciendo películas. Un buen día recibe una oferta de Rob Reiner (director de cine que se interpreta a sí mismo), pero para preparar su papel debe rebuscar en la infancia que nunca tuvo. Así que, para meterse en el personaje, marcha a vivir con una familia normal con dos chavales, para ver si así le entra en la cabeza en qué consiste eso de ser niño. El graciosete de David Spade tiene el protagonismo casi absoluto en esta film, nueva muestra de cine dentro del cine.

4/10
La musa

1999 | The Muse

Un guionista de Hollywood ve de la noche a la mañana como se puede conjugar la recepción de un premio con el despido del trabajo. Los estudios no confían en él, aseguran que ha perdido la imaginación y creatividad a la hora de contar historias. Cuando pide consejo a un colega, le recomienda que acuda a La Musa (que no es otra que la explosiva Sharon Stone), una de las nueve hijas del dios griego Zeus, recién establecida en Hollywood, que quizá le traiga de nuevo la inspiración. Stone se involucró a fondo en la película del director Albert Brooks: "Cada día proponía toneladas de ideas alocadas. Albert solía escucharlas todas, y me decía cuáles creía que funcionaban y cuáles no". Como curiosidad, y no podía ser de otra manera en una película que transcurre en el mundo del cine, señalar el cameo en el film de tres populares directores: James Cameron, Martin Scorsese y Rob Reiner.

5/10
Historia de lo nuestro

1999 | The Story of Us

Ben y Katie llevan 15 años casados. Dijeron “sí” ante el altar enamorados, con el deseo de que aquello durara “hasta que la muerte os separe”. Pero la cosa no es tan sencilla. La relación se ha ido deteriorando y, aprovechando que sus dos hijos se van a un campamento, deciden vivir separados una temporada. Rob Reiner (La princesa prometida, Cuenta conmigo, Algunos hombres buenos) conjuga con acierto drama (¿no lo es cualquier divorcio?), comedia y romanticismo. Se juega bien con los diferentes caracteres de los dos protagonistas –el Ben de Bruce Willis es espontáneo y algo caótico, mientras que a la Katie de Michelle Pfeiffer le gusta que nada escape a su control–, y con los flash-backs que recuerdan la época feliz en que ambos se conocieron. Reiner asegura que ha hecho un film en el que se ven “las dificultades de lo que significa tener una relación continuada y comprometida”. Y, a la vez –es la gran virtud de la película–, hace reír con situaciones disparatadas y hasta surrealistas, como aquellas en que aparecen los padres de los esposos haciendo reproches a sus respectivos hijos.

6/10
EDtv

1999 | EDtv

Un canal televisivo idea un programa que arrasa entre la audiencia. Se trata de emitir, las 24 horas del día, la vida de un tipo anodino llamado Ed Pekurny. Con su consentimiento. Lo que parece un modo “genial” de ganarse un sueldo por no hacer otra cosa que dejar que te filmen, se convierte en un infierno. ¿Alguien ha pensado que estamos ante un film en la línea de El show de Truman? Que lo olvide, pues la apuesta de Ron Howard (Apolo 13, Un horizonte muy lejano) va más por los derroteros de la acidez y el tratamiento corrosivo. La idea madre es que el protagonista es vulgar, y su familia también. Los ejecutivos televisivos ídem de ídem. Por no hablar de la audiencia. Todos van a lo suyo, a excepción, quizá, de la novia de Ed… Se llevan así las cosas al extremo, un verdadero descenso a los infiernos, para dar al final el palo buscado a la televisión basura. Como protagonista absoluto tenemos a Matthew McConaughey, que dio mucho que hablar con sus papeles en Tiempo de matar y Amistad.

4/10
Primary Colors

1998 | Primary Colors

Jack Stanton hace campaña a la presidencia de los Estados Unidos. Preocupado de los asuntos del hombre de la calle, con tirón popular... logra que el hijo de un célebre activista de los derechos humanos se una a su equipo. Éste descubre que su jefe hace compatibles conciencia política y líos de faldas. ¿Les suenan unos tales Bill e Hillary Clinton? Los escándalos de la presidencia americana (con Monica Lewinsky en primera línea) inspiran a Hollywood. La novela "Primary Colors", publicada con seudónimo por un cronista político del Washington Post, es la base del film. Describe las elecciones primarias de un imaginario candidato demócrata a la presidencia. Las comparaciones entre realidad y ficción son inevitables. La versión fílmica suaviza algo la mordaz crítica del libro, e incluso se habló de presiones desde la Casa Blanca, o de la elección de un director con simpatías demócratas, que trataba de ayudar a Clinton con su trabajo. Mike Nichols (El graduado, Armas de mujer) lo negó tajantemente. La película cuenta con un reparto de primera fila. John Travolta, el candidato a presidente, consigue un asombroso mimetismo con Bill Clinton. Emma Thompson es su esposa, pragmática pero dolida por las infidelidades. Billy Bob Thornton aparece como veterano jefe de campaña. Y Kathy Bates es una especie de Pepito Grillo de Stanton, que le insta a ser fiel a sus principios y a no usar las armas sucias de sus contendientes.

6/10
Encantado de matarte

1996 | Trigger Happy

Vic es el jefe de una peculiar familia de mafiosos, que se dan la puñalada por la espalda a las primeras de cambio. Después de una temporada en un sanatorio mental, Vic regresa con nuevos bríos para poner orden en la familia. Lo primero que descubre es que su chica, Gracia, a quien dejó al cuidado de Mick, mantiene una apasionado romance con éste. Rita, una mujer de armas tomar, es la hermana de Gracia y la novia de Mick. Por supuesto, no le hace ninguna gracia que su novio Mick le engañe con su hermana Gracia. Para colmo de males, Ben se ha puesto al frente de los negocios de Vic, y no está dispuesto a devolver el mando a su jefe. A la vez, el ambicioso Jake está tramando un plan para eliminar a Vic y a Ben y quedarse así como único jefe de la familia. Vic va a tener que trabajar duro si quiere poner orden en su familia y en sus negocios. Una divertida comedia que parodia el mundo de la mafia. Utiliza un humor bastante ácido, y el cinismo está presente en cada uno de los personajes. Cuenta con una estupenda plantilla de intérpretes. Algunas situaciones contienen unos brillantes diálogos, que seguro mantendrán entretenido al espectador.

4/10
El club de las primeras esposas

1996 | The First Wives Club

Goldie Hawn, Bette Midler y Diane Keaton interpretan a tres amigas que se encuentran pletóricas en su edad madura. Las tres han sido abandonadas por sus respectivos maridos, después de dedicarles los mejores años de sus vidas. Pero lejos de deprimirse por ello, deciden sacarle algún tipo de provecho a su nueva situación. Con mucha audacia y mala uva, elaboran un plan para vengarse de sus maridos. La mejor manera que encuentran para hacerlo, es atacarles directamente al bolsillo, para sacarles el máximo de dinero posible. Una divertida comedia que cuenta con trío de brillantes actrices. Está narrada con ritmo, la trama es original, y se ve con gusto. Cuenta con algunas escenas que, salvando el ridículo, resultan bastante graciosas.

5/10
Bye bye Love

1995 | Bye Bye Love

Tres padres divorciados coinciden en que todos tienen la custodia de sus hijos durante los fines de semana. Son grandes amigos desde hace años y deciden compartir la difícil responsabilidad. Dave, con tres hijos, tiene una novia guapísima, aunque le es infiel y tiene mucho éxito con las mujeres. Donny es el padre de una joven adolescente con la que tiene problemas de comunicación. El último del grupo, Vic tiene dos niños y es un tanto cínico, por lo que no ha conseguido rehacer su vida con otra mujer y sólo ha conseguido tres citas a lo largo de todo el año, con resultados desastrosos. Cuando llega el sábado, ambos deben afrontar la misma responsabilidad, por lo que se cuentan sus problemas unos a otros. En la línea de otras películas de padres solteros o divorciados, como Tres solteros y un biberón o Señora Doubtfire, Sam Weisman es el responsable de esta comedia que retrata la situación de muchas familias de los años 90, a los que va dirigida. Únicamente pretende ser un entretenimiento, sin afrontar seriamente el problema, por lo que se limita a ser una sucesión de divertidas escenas cómicas para pasar el rato. Destaca la actuación de Matthew Modine en una de sus más logradas incursiones en el terreno de la comedia, así como el papel del prestigioso realizador de La princesa prometida, Rob Reiner, que algunas veces desempeña la tarea de actor.

4/10
Balas sobre Broadway

1994 | Bullets Over Broadway

Corren los locos años 20. David Shayne, joven autor teatral muerto de hambre, consigue por fin que le financien una de sus obras, que podrá estrenar en un teatro, con un reparto excelente. Sólo tiene que cumplir una condición: darle un papel a Olive, la novia del productor del espectáculo, el poderoso gángster Nick Valenti. Por desgracia, Olive, que acude a los ensayos siempre acompañada de Cheech, su guardaespaldas, resulta ser una pésima actriz con una voz extremadamente desagradable. David intenta limitar al máximo posible su papel, pero el gángster le presiona para que lo alargue, lo que daría al traste con la obra. Por otro lado, Cheech, resulta ser un imaginativo consejero a la hora de sugerirle a David cambios en la obra... Una de las mejores comedias de Woody Allen, que cede el protagonismo a John Cusack, en un papel de intelectual neurótico de los que suele interpretar el cineasta neoyorquino, aunque debió pensar que ya estaba demasiado viejo para hacerlo él mismo. Esta vez, Allen ofrece una ambientación prodigiosa de la época, y una reflexión, interesante, aunque salpicada de humor negro, sobre la creación y los límites morales del artista.

8/10
Algo para recordar

1993 | Sleepless In Seattle

Pocas veces ha habido en una pantalla de cine tanta química como la que muestran tener en esta película Tom Hanks y Meg Ryan. Si existe una película romántica, ésa es Algo para recordar. Sam Baldwin (Hanks) lleva una vida solitaria y triste con su hijo, después de que la muerte de su mujer los dejara solos. Pero en Navidad, los deseos pueden convertirse en realidad. Jonah, el hijo de Sam, no quiere juguetes este año, sino una madre que les acompañe a él y a su padre. Para ello llama a un programa de radio y cuenta su historia. Al otro lado de los Estados Unidos, sus palabras son escuchadas por Annie Reed (Ryan), quien queda profundamente sobrecogida con las palabras del niño. Con una clara referencia a Tú y yo, la sensible directora Nora Ephron dirige una deliciosa cinta con Hanks y Ryan de pareja protagonista, una de las más redondas que ha dado el cine. Si le gusta el romanticismo, disfrutará como nunca con esta magnífica película, capaz de jugar con su corazón como ninguna otra. Para soñadores.

7/10
Postales desde el filo

1990 | Postcards From The Edge

Meryl Streep interpreta a una mujer algo desequilibrada y, para colmo, adicta a la cocaína. Debido a su inconsecuente comportamiento, ha echado a perder la costosa producción de la película de un prestigioso director, interpretado por Gene Hackman. Esto provoca que, aunque ha pasado por una difícil cura de desintoxicación, se crea una mala fama por la que nadie quiere contar con ella para sus proyectos cinematográficos. Dennis Quaid, interpreta a su íntimo amigo, que también ha dejado de confiar en ella. Se da cuenta de que sólo le queda su madre, interpretada por Shirley MacLaine, que da la casualidad de que también fue una estrella del cine venida a menos por culpa de su afición al alcohol. Aunque están muy distanciadas, esta situación límite les obliga a acercarse. Ambas tratan de llevar una vida normal juntas. Se trata de una adaptación de la novela de Carrie Fisher, que también firma el guión. El duelo interpretativo entre Streep y MacLaine se salda con un excelente resultado para ambas partes. Una historia emotiva que engancha desde el principio. Narrada con realismo e ironía, cuenta con unos diálogos llenos de audacia y la mar de ingeniosos. Recomendable.

4/10
Tira a mamá del tren

1987 | Throw Momma From The Train

El clásico de Hitchock, Extraños en un tren, convertido en una desmadrada comedia por obra y gracia de Danny DeVito y Billy Crystal. La cosa es original y los menos exigentes se morirán de la risa.

4/10
This Is Spinal Tap

1984 | This Is Spinal Tap

Imprescindible clásico de culto de los documentales rock. La parodia definitiva sobre la desastrosa gira americana de una falsa banda en decadencia, la banda de rock más ruidosa de la historia, el grupo de Heavy Metal “Spinal Tap”. Hilarante propuesta del director Rob Reiner, protagonizada por los cómicos cine-televisivos y amantes del hard rock: Michael McKean, Christopher Guest y Harry Shearer. Un homenaje a todos los estereotipos de la industria musical de la época, esta inolvidable parodia continúa sin defraudar a lo largo de los años a todos los amantes del rock y el heavy metal con sentido del humor. Un rockumental en toda regla.

Se venden incendios

1977 | Fire Sale

Benny se va de viaje con Ruthie, su mujer, a Florida. Pero necesita a alguien que se encargue de su tienda mientras está fuera. Decide dejarle la responsabilidad a su hijo. Dirige Alan Arkin, que a pesar de que realiza una buena interpretación, no parece compaginar bien el hecho de estar en ambos lados de la cámara.

5/10
Flipped

2010 | Flipped

Juli es una adolescente a la que encantan los árboles, y que de dedica a criar pollos. Está obnubilada por los ojos azules de Bryce, pero él piensa que está un poco chiflada y apenas le hace caso. Pasa el tiempo, y Juli se ha cansado de Bryce, mientras que todo lo contrario le pasa a Bryce, que empieza a pensar que Juli es una chica la mar de interesante. Historia de amores adolescentes, donde Rob Reiner adapta una novela "teen" de Wendelin Van Draanen. Lo original de la propuesta es que se cuenta la historia desde el punto de vista de cada uno de los chicos, y según una u otro, las cosas se ven de modo muy diferente.

5/10
This Is Spinal Tap

1984 | This Is Spinal Tap

Imprescindible clásico de culto de los documentales rock. La parodia definitiva sobre la desastrosa gira americana de una falsa banda en decadencia, la banda de rock más ruidosa de la historia, el grupo de Heavy Metal “Spinal Tap”. Hilarante propuesta del director Rob Reiner, protagonizada por los cómicos cine-televisivos y amantes del hard rock: Michael McKean, Christopher Guest y Harry Shearer. Un homenaje a todos los estereotipos de la industria musical de la época, esta inolvidable parodia continúa sin defraudar a lo largo de los años a todos los amantes del rock y el heavy metal con sentido del humor. Un rockumental en toda regla.

This Is Spinal Tap

1984 | This Is Spinal Tap

Imprescindible clásico de culto de los documentales rock. La parodia definitiva sobre la desastrosa gira americana de una falsa banda en decadencia, la banda de rock más ruidosa de la historia, el grupo de Heavy Metal “Spinal Tap”. Hilarante propuesta del director Rob Reiner, protagonizada por los cómicos cine-televisivos y amantes del hard rock: Michael McKean, Christopher Guest y Harry Shearer. Un homenaje a todos los estereotipos de la industria musical de la época, esta inolvidable parodia continúa sin defraudar a lo largo de los años a todos los amantes del rock y el heavy metal con sentido del humor. Un rockumental en toda regla.

Últimos tráilers y vídeos