IMG-LOGO

Biografía

Xavier Pérez Grobet

Xavier Pérez Grobet

Xavier Pérez Grobet

Filmografía
Reporteras en guerra

2016 | Whiskey Tango Foxtrot

La historia auténtica de la corresponsal de guerra en Afganistán Kim Barker, a partir de sus recuerdos consignados en un libro donde acude a un tono jocoso, que la película trata de capturar. Al parecer la persona que reseñó este libro para el New York Times aseguró que el personaje de Baker tenía un aire Tina Fey, lo que facilitó que alguien le animara a leerlo. Como resultado pidió a Paramount que se hicieran con los derechos, y lo convirtió en un vehículo para ser la protagonista, además de que asumió tareas como productora. El principal problema de la película es que no acaba de dar con su tono, en parte porque renuncia a atrapar el papel que juegan los medios a la hora de informar a la opinión pública, tal cosa parece importar poco, más allá del logro de un éxito personal en lo profesional. Quizá en papel funcione la combinación de reportajes periodísticos importantes con el colorido del ambiente de juergas y locura de los periodistas, que se atiborrarían de opio y alcohol, además de acabar acostándose con quien se pueda. Pero en la pantalla se empieza con este aire un poco alocado y surrealista, por no decir grsosero, de modo que cuando llega la trama romántica con el fotógrafo escocés, o una misión de rescate que se convierte en un "scoop" periodístico, estas derivas parecen eso, derivas, porque realmente ni nos han preparado para la historia de amor, y casi nos hemos olvidado de que estamos en una película encuadrable en ese subgénero de dramas de chicos de la prensa. Quizá lo más logrado es el retrato de Fahim Ahmadzai, el afgano que ayuda a moverse a Kim por una sociedad tan compleja como la afgana, y cuyo estilo de vida normal –se casa y la invita a su boda, tiene dos niños, es sensato...– supone un callado reproche para la que termina siendo su amiga, que querría darle un abrazo, si no fuera porque él no lo acepta, no son las costumbres locales. Pasajes como éste, o el reencuentro con un marine, hacen vislumbrar lo que podía haber sido una cinta con mayor equilibrio, cara a su propósito de recordar un conflicto, el afgano, que paulatinamente ha sido olvidado por los medios. Pero los codirectores, Glenn Ficarra y John Requa, que tampoco es que tengan en su filmografía previa las "joyas de la corona" –Crazy, Stupid, Love, Focus– se limitan a cumplir sin excesiva brillantez, con recursos como un par de canciones no muy hábilmente introducidas. Y no explotan el contraste entre el nihilismo de los periodistas hundidos en el hedonismo y la adrenalina de sus crónicas, y la miseria y decencia de la población local, que sufre los abusos de fanáticos y talibanes, véase el caso del pozo volado por sorprendentes razones. El reparto, a pesar de contar con caras conocidas, tampoco brilla demasiado, pues los personajes de Margot Robbie, Martin Freeman, Billy Bob Thornton y Alfred Molina –dos periodistas, un general y un fiscal alocado– resultan demasiado estereotipados.  

5/10
Focus

2015 | Focus

Jess es una timadora que comete el error de tratar de estafar a un maestro de timadores, Nicky. O puede que no sea tal error, pues él la toma bajo su tutela y la introduce en su amplia red, un grupo numeroso de ladrones consumados, capaces de levantar en unos pocos días más de un millón de dólares del público que acude a un importante partido de fútbol americano. El problema es que el “trabajo” puede acabar mezclado con los asuntos del corazón, y éste terminar hecho añicos. La pareja se separará, pero volverán a cruzarse sus destinos en el mundo de la Fórmula 1. Nuevo trabajo del tándem de directores conformado por Glenn Ficarra y John Requa, que antes hicieron en registro de comedia Phillip Morris ¡te quiero! y Crazy, Stupid, Love. Aquí asoman con una entretenida trama de ladrones sofisticados, donde se unen las habilidades de los timos –en que se riza el rizo hasta, decididamente, la exageración–, con el enamoramiento de los protagonistas. Pero en este segundo aspecto se juega al engaño hasta un punto errado en que al espectador acaba importándole, francamente, un bledo, si los personajes interpretados por Will Smith y Margot Robbie se aman o no. Las películas de tramposos siempre tienen un punto de enganche, y aquí no faltan algunas escenas que atrapan, sobre todo aquella en que dos partes echan un auténtico pulso de apuestas encadenadas donde hay mucho, mucho en juego. Y está claro que Smith y Robbie son actores atractivos, y trabajan bien, aunque él en esta ocasión adopta una pose indolente demasiado tiempo, lo que agota, algo que también ocurre con los chistes cansinos con juegos de palabras sexuales. El caso es que la cinta es irregular, la apelación del título a centrarse, no perder el foco de la atención, no se la aplica a sí misma, de modo que el desenlace decepciona, y queda la sensación de que la cosa daba para más.

5/10
Sobran las palabras

2013 | Enough Said

Eva es una mujer divorciada, cuya hija única está a punto de abandonar el nido para ir a la universidad. Masajista de profesión, acude a una fiesta con deseo de alternar, y también pensando en captar nuevos clientes. Allí conoce a un hombre grandullón, Albert, también divorciado, dulce y con sentido del humor, con quien congenia enseguida; además también su hija está a punto de iniciar sus estudios universitarios. Sin embargo, su fracaso matrimonial le hace dudar acerca del posible inicio de una relación sentimental, más cuando una nueva clienta, de la que se hace muy amiga, le habla también de la mala experiencia con su ex marido. La neoyorquina Nicole Holofcener, guionista y directora, sigue la estela de otros trabajos suyos como Amigos con dinero, a la hora de describir los desafíos a los que se enfrentan las personas corrientes en su quehacer diario, y que se ven acometidas por una especie de cansancio mental, muy característico de nuestros tiempos. Hay que decir que desde el título citado la cineasta ha ganado en soltura narrativa, y aunque su cinta no sea perfecta, sus personajes están bien descritos, y hay una serie de relaciones dibujadas con esmero. Por supuesto la de la pareja protagonista, con indudable química, estupenda Julia Louis-Dreyfus, y también el inesperadamente fallecido James Gandolfini, en un papel que prueba que podía dejar hacer personajes diferentes al que le dio la fama en Los Soprano: aquí utiliza su poderoso físico de un modo completamente distinto, y convence como hombre que combina misteriosamente sensibilidad y tosquedad. Pero además están las otras ligazones que componen cualquier existencia humana: hijos, amigos, clientes y, en el caso de los divorciados, sus ‘ex’ y alrededores. Algunas, aunque ligeramente esbozadas, bien apuntadas, otras demasiado leves. Holofcener tiene el acierto de no pretender mostrar personas perfectas, lo que es especialmente claro en el caso de Eva, con una soledad propiciada por su divorcio, por unos clientes que no piensa que le aporten nada, y por la próxima partida de una hija, que le lleva, casi sin darse cuenta, a “adoptar” a una amiga de su hija, descuidando la relación con quien está a punto de independizarse, y que necesita su apoyo. La sorpresa que propicia cierto giro narrativo está medianamente justificada, y sirve para hablar de los miedos paralizantes y la falta de sinceridad, que pueden echar a perder las cosas más bellas.

6/10
Qué esperar cuando estás esperando

2012 | What to Expect When You're Expecting

En su necesidad desesperada de ideas, Hollywood recurre a los libros de autoayuda. Mientras se prepara la adaptación al cine del célebre libro sobre relaciones sentimentales "Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus", se estrena Qué esperar cuando estás esperando, basada en la obra homónima de Heidi Murkoff, que viene a ser un manual para futuros padres. Publicado en 1985, se sigue reeditando con enorme éxito. Puesto que el best-seller no tenía argumento, sino que consistía en una sucesión de consejos para el embarazo, las guionistas Shauna Cross (Roller Girls), y Heather Hach (Ponte en mi lugar) han inventado diversas historias de bebés en camino que se entrecruzan. Por ejemplo, Jules y Evan, estrellas televisivas, se dan cuenta de que su vida actual va a cambiar por completo cuando ella dé a luz, Wendy, una autora de libros sobre bebés descubre que la práctica no tiene nada que ver con sus teorías, mientras que Gary, su marido, mantiene una especie de competición con su padre, que va a tener gemelos con una mujer mucho más joven que él... Dirige Qué esperar cuando estás esperando el británico Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica), que tiene a sus órdenes a un reparto repleto de estrellas, donde destacan los nombres de Cameron Díaz, Jennifer López, Elizabeth Banks, Chris Rock, Brooklyn Decker y Dennis Quaid, todos ellos en registros exagerados, pero más o menos eficaces. El realizador consigue darle dinamismo al film y pasar de unos personajes a otros sin que nadie se pierda. Subyace un mensaje en torno a las bondades de la maternidad, no muy novedoso pero al menos positivo. Por desgracia, todo es previsible en Qué esperar cuando estás esperando. Recurre en todo momento al humor facilón, a veces un tanto escatológico, pero a niveles moderados. Carece de secuencias realmente memorables, y sus personajes, si bien pueden ser representativos de la sociedad moderna, no tienen demasiada tridimensionalidad, sino que más bien se quedan en arquetipos.

5/10
Iluminada

2011 | Enlightened | Serie TV

Si hubiera que hacer una carta de presentación a esta serie, bien podría empezar en estos términos: original, divertida, con personajes muy reales, cotidiana y que invita a la reflexión. Laura Dern (Corazón salvaje, Parque Jurásico) es Amy, una ejecutiva de una conocida empresa que pasa por una crisis que la lleva al borde de la histeria. Después de montar un buen numerito en la oficina decide irse a Hawai para seguir un tratamiento y dejar atrás el estrés y la ansiedad en su vida. Tras unos meses de “retiro espiritual”, regresa a la ciudad “iluminada”: la vida es bonita, todo el mundo es bueno, todo el mundo puede cambiar y ella ya lo ha hecho. Emprende así una nueva etapa cargada de optimismo y buenas intenciones. Su objetivo, encontrar su lugar en la vida… Pero las cosas no son tan sencillas como cree. HBO acierta de pleno con esta original y particular sitcom, con una Laura Dern sobresaliente dotando a una mujer, cuya dramática vida ha sido pintada a base de brochazos, un personalísimo carácter que devendrá en frescura y vitalidad. Con un trasfondo realmente profundo y existencial,  con tono desenfadado, cada capítulo consigue meternos en el día a día de Amy, una divorciada dispuesta a recuperar su trabajo y su vida tras un difícil momento personal. Con una nueva mentalidad y espíritu más generoso y optimista, ella se encuentra con que las cosas siguen igual que cuando se fue,  pero confía en poder cambiarlas. De esta manera vemos cómo choca la nueva filosofía de Amy con su anterior vida, sus colegas de trabajo, sus jefes… hasta su madre. Todos la miran como si estuviera loca, aunque en realidad sólo intenta ser feliz. Los diálogos son muy divertidos por el sorprendente contraste entre unos y otros personajes y por las reacciones de Amy ante situaciones sociales comprometidas.  La serie exprime al mismo tiempo la vis cómica y el talento dramático de su protagonista, lo que le ha valido un Globo de Oro. Alrededor de este eje central indiscutible giran otros personajes de peso, como el interpretado por Diane Ladd (El precio de la ambición), su madre en la serie y también en la vida real, y el de Luke Wilson (Middle Men) que da vida a su ex marido, adicto a la cocaína.

6/10
El plan B

2010 | The Back-Up Plan

Zoe es una guapa treintañera a la que piensa que se le está ‘pasando el arroz’, debe hacer algo para ser madre. Y como no ha conocido al ‘hombre de su vida’, en vez de pensar en el matrimonio recurre a la inseminación artificial de un donante de esperma anónimo. Pero justo ese día conoce a Stan, un joven fabricante de quesos que es una monada. Al principio sus caracteres chocan, pero surgirá el flechazo. Lo que coincide con la inesperada noticia de que, a la primera, Zoe se ha quedado embarazada. Lo que no sabe cómo comunicar a su amado. Cuatro años llevaba la cantante Jennifer López sin hacer una película. Y lo cierto es que su faceta de actriz allá por 2006 cosechaba fracasos tan sonoros como Ciudad del silencio y El cantante. Quedaban lejos los días en que parecía que sabía actuar –Mi familia, de 1995, su mejor trabajo– o al menos hacer comedias romanticonas resultonas –Sucedió en Manhattan, de 2002–. Ahora, en su ‘regreso’, parece que ha querido celebrar su maternidad de gemelos con ese tono de comedia romántica. Sin ánimo de ser aguafiestas, la película resulta fallida de cabo a rabo. ¿Por dónde empezar la retahíla de errores en que consiste el film? Parece que la trama va de guerra de sexos, pero no es así. Se supone que Stan es granjero, hombre conocedor de la biología, pero se siente incómodo en el ginecólogo. Hay una chica celosilla por ahí, pero aparece y desaparece según conviene. Hay un grupo de madres solteras orgullosas, sólo para justificar una estúpida escena partera. Hay una ridícula almohada sin la cual parece imposible conciliar el sueño. La protagonista trabaja en una tienda de animales igual que podía trabajar en la NASA. El protagonista fabrica quesos igual que podía diseñar bombillas. El protagonista va a la universidad por las noches igual que podía tocar una banda de rock. Hay una escena de un papá contando a Stan las maravillas y sinsabores de paternidad, metida con calzador. En fin, detengamos la enumeración y digamos que falta cohesión y lógica interna a la narración, es todo un conjunto de viñetas sin demasiada gracia. Y lo curioso es que para su ‘rentrée’ la López ha optado por una guionista gris –una tal Kate Angelo– y un director un poquillo menos gris –Alan Poul, cuyos anteriores trabajos televisivos en Roma y A dos metros bajo tierra, no parecen casar mucho con el tono blandito de este film–. En fin, siempre le quedará cantar, de hecho se escuchan sus gorgoritos en temas como “What Is Love?”.

2/10
Madres & hijas

2009 | Mother and Child

La película arranca con una joven de catorce años que se queda embarazada y entrega a su bebé, Elizabeth, en adopción. Treinta y siete años después, nunca ha conocido a sus padres biológicos, y una serie de avatares le desligaron de los adoptivos, por lo que se ha convertido en una persona egoísta, que va a lo suyo, abogada de prestigio, y 'devorahombres' que se hizo una ligadura de trompas renunciando así a la maternidad. Por otro lado una mujer mayor, Karen, enfermera, cuida a su madre, enferma de cáncer; está amargada, y parece envidiar la relación que tiene la muchacha que ayuda en casa con su hija; además está un matrimonio negro, con deseos de adoptar, y que deben entrevistarse con una jovencita negra soltera, que vive con su madre, dispuesta a dar su bebé en adopción, aunque antes ha de dar su aprobación a los potenciales padres. El colombiano Rodrigo García se ha aficionado a las historias corales -Cosas que diría con sólo mirarla, Nueve vidas- donde hay entre los personajes, predominantemente femeninos, ciertos nexos de unión, que se van descubriendo a medida que transcurre el metraje. Aquí liga las historias a través del centro de adopción regentado con enorme caridad por unas religiosas católicas, y las subtramas, muy humanas a pesar de ciertos aspectos miserables, tienen que ver con la maternidad, relaciones de madre e hija: generosidad, perdón, saber pasar página, y por supuesto amor, son los mimbres necesarios para alcanzar en tales tesituras la felicidad, superando así mil adversidades y debilidades que nunca faltan. Se le puede reprochar alguna 'trampa', un azar demasiado caprichoso para atar cabos sueltos del guión, pero el conjunto es poderoso, sirve para ver lo mejor y lo peor del ser humano, con una propuesta nítida por lo primero, una mirada esperanzada. Como suele, García cuenta con un espléndido reparto, donde mandan las mujeres -Naomi Watts, Annette Bening, Kerry Washington hacen grandes trabajos-, pero donde también hay tajo para sus compañeros masculinos, especialmente Samuel L. Jackson y Jimmy Smits, éste estupendo aguantando el carácter imposible del personaje de Benning.

6/10
Phillip Morris ¡te quiero!

2009 | I Love You Phillip Morris

Steven Russell fue abandonado por su madre nada más nacer. Criado en una familia cristiana, se casó también con una piadosa mujer, se convirtió en padre, y se hizo policía. Pero tras tal capa “convencional” se ocultaba la realidad de que era gay. El descubrimiento de su madre biológica, que le rechaza, y un accidente de automóvil le lleva a “salir del armario” y emprender un estilo de vida lujoso con su “novio”, que mantiene con diversas estafas. Éstas le llevarán a la cárcel donde conoce al “amor de su vida”, el preso Phillip Morris. Singular película que se nos asegura que se basa en una historia real, por lo que habrá que créerselo. Aunque lo cierto es que suena tan improbable, que invita a concluir que sus directores han acentuado dicho rasgo, para aumentar el posible atractivo del “increíble, pero cierto”. El planteamiento de la pareja de directores Glenn Ficarra-John Requa es sublimar la relación amorosa de Russell y Morris, dos “tortolitos” que comparten celda, con sus altibajos e increíbles “sacrificios” para estar juntos; sin embargo, se concede “importancia cero” al abandono que hace Russell de su familia –se conforma con mandarles dinero robado–, a su vida delictiva, o a los derroteros de auténtico gandul de Morris, una vez que sale de prisión. De modo que al final lo más valioso de la película es el tono alocado de los engaños y fugas carcelarias, y los esfuerzos actorales de Jim Carrey y Ewan McGregor. Por lo demás la película se inscribe en la corriente de filmes de gran presupuesto que tratan de dar carta de naturaleza a la homosexualidad, como Philadelphia, Mi nombre es Harvey Milk y Brokeback Mountain.

5/10
City of Ember (En busca de la luz)

2008 | City of Ember

Algún tipo de catástrofe ecológica sacude a la Tierra. Los supervivientes deben refugiarse bajo la superficie terrestre, en la ciudad de Ember, pensada para tal emergencia. Los sucesivos alcaldes de la subterránea metrópoli se traspasarán a lo largo de los años, unos a otros, una enigmática caja, que avisará en el momento adecuado cuándo se puede volver a vivir en el exterior. Pero el tiempo pasa, y la cadena de entrega de la caja se rompe, de modo que ésta queda olvidada. Entretanto la ciudad inicia inexorablemente su decadencia, en primer lugar por los continuos fallos del generador de luz, pero también por el indolente gobierno del alcalde Cole, que sólo vela por su propio interés. Por suerte andan por ahí dos despiertos jóvenes, Lina y Doon. Ambos acaban de hacer su juramento de servicio a Ember, y comienzan a trabajar, la primera como mensajera, y el otro en el mantenimiento de las tuberías de la ciudad. Prosigue el loable empeño de Walden Media por producir cine familiar. En esta ocasión se adapta un libro de Jeanne Duprau, con un sencillo mensaje de advertencia para preservar el planeta. El film comienza de modo prometedor, con un comité de sabios que pone en marcha un operativo para la supervivencia bajo tierra. Luego vemos un diseño artístico de la ciudad más o menos razonable, y a los jóvenes dispuestos a cumplir con su tarea, cara al funcionamiento de la ciudad. Pero la cosa no va más allá, enseguida empiezan los problemas narrativos que conducen al aburrimiento. Sorprende descubrir el solitario nombre de Caroline Thompson en el guión, porque la mano de la autora de los libretos de Eduardo Manostijeras, Pesadilla antes de Navidad y La novia cadáver no se adivina por ninguna parte. Y Gil Kenan, que dirigió el estupendo film de animación Monster House, fracasa al ponerse a trabajar con actores de carne y hueso. Tenemos así una serie de desordenadas peripecias de los protagonistas, una concepción infantiloide (que no infantil) de la trama, y una galería de secundarios de lujo -los desganados Bill Murray, Tim Robbins, Martin Landau, Toby Jones- a los que no se saca ningún partido. Tampoco tienen demasiado que hacer los protagonistas, Saoirse Ronan -la hermana mentirosa de Expiación-, y el bastante inexpresivo Harry Treadaway. Así las cosas, queda un film simplemente entretenido, si no se es demasiado exigente.

4/10
En terapia

2008 | In Treatment | Serie TV

Original, brillante y exitosa serie, producida por Fox y creada por Rodrigo García (Cosas que diría con sólo mirarla), que narra la vida cotidiana en la consulta de un psiquiatra. Éste es Paul, un tipo astuto que sabe hacer muy bien su trabajo y es considerado un experto en su oficio. Cada día de la semana recibe a sus pacientes y atiende sus problemas: la joven y atractiva Laura, el militar Alex, la gimnasta Sophie y el matrimonio formado por Jake y Amy. Curiosamente también el psiquiatra visita a una colega mayor para seguir su propia terapia. La novedad de la serie es que cada día de la semana, el espectador es testigo de la terapia que imparte ese día al doctor, de modo que vamos siguiendo una a una las sesiones y las diferentes evoluciones de los pacientes. Mucho tiene que ver con la calidad de esta serie dramática la presencia del protagonista, encarnado a la perfección por ese fabuloso actor llamado Gabriel Byrne (Sospechosos habituales). Entre el reparto que va apareciendo también hay varios nombres conocidos, como los de Dianne Wiest (Balas sobre Broadway), Embeth Davidtz (Junebug) o Melissa George (Alias), entre muchos otros.

7/10
Tú la letra, yo la música

2007 | Music and Lyrics

Simpática comedia romántica, con un guión sólido y buena química de la pareja protagonista, Hugh Grant y Drew Barrymore, que desprenden simpatía por todos los poros. El film sigue la pista a Alex Fletcher, una celebridad en los 80 como componente del dúo Pop!. Pero cuando se separó de su compañero, éste triunfó en solitario, mientras que él se tuvo que conformar con poner música a letras de canciones sin demasiada repercusión. Las cosas podrían cambiar si, como le pide su agente, compone una canción para la famosa Cora, una joven que el mismo film define como un cruce entre Britney Spears y Christina Aguilera. Fletcher va a encontrar la compañera ideal para plasmar la canción, que debe inspirarse en la ruptura de Cora con su novio, donde menos se lo espera: en Sophie Fisher, la chica que le riega las plantas, que tiene un don casi innato para poner letra a la música, no en vano es una experta en literatura. Como es de imaginar, además de la relación profesional surgirá el flechazo, aunque ella debe superar todavía la traumática ruptura con su antiguo novio, que se aprovechó de ella para escribir una novela superventas inspirada en Sophie. Mark Lawrence, director y guionista, decepcionó en 2002 con Amor con preaviso, un film de las mismas características del que nos ocupa: comedia romántica, con Hugh Grant, en aquella ocasión emparejado con Sandra Bullock. Cinco años después, puede decirse que Lawrence ha aprendido a atar mejor su historia, aunando con perfecto ‘timing’ los momentos divertidos con las crisis dramáticas y sentimentales. Hay una mirada divertida y crítica, aunque sin exagerar, al mundo de los agentes, y a la frivolidad y tontería que dominan con frecuencia entre las estrellas musicales. Los papeles secundarios, como indican su denominación anglosajona, ‘supporting role’, ayudan a soportar el conjunto, tienen gracia la hermana histérica antigua admiradora de Fletcher, junto a su familia, el agente fiel, o la cantante amante de la filosofía oriental Cora. Pero sobre todo destaca el encanto de Grant-Barrymore, él con esa languidez existencial tan suya, ella reflejando a la perfección sus inseguridades. Siguen así la estela de sus mejores títulos, él la de Cuatro bodas y un funeral y Notting Hill, ella la de El chico ideal y Por siempre jamás.

6/10
Super Nacho

2006 | Nacho libre

Ignacio es fraile en un monasterio de México. Su labor es hacer la comida para los huérfanos que allí viven, pero ni siquiera eso lo hace bien. La llegada de una monja le ayuda a decidirse a practicar la lucha libre ocultamente, con el objetivo de obtener dinero para el monasterio y adquirir de paso la autoestima que le falta. La película, de producción muy barata, es un disparate total. Lo único que importa a Jared Hess (Napoleon Dynamite) es provocar la risa con los caretos y las payadas de Jack Black, que a veces roza la irreverencia. Aunque, a decir verdad, es todo tan ridículo que es imposible no despiporrarse varias veces.

2/10
Monster House

2006 | Monster House

Robert Zemeckis, director pionero de los efectos especiales en películas como ¿Quién engañó a Roger Rabbit? y Forrest Gump, dirigió en 2004 Polar Express, rodada con una técnica de captura de imagen real, posteriormente convertida en dibujos digitales. En esta ocasión, produce con Steven Spielberg el segundo largometraje que utiliza esta técnica, opera prima de Gil Kenan. El guión estaba previsto que se filmase en imagen real, pero sus responsables se dieron cuenta de que les costaría combinar imágenes recreadas por ordenador de una casa viviente, con planos de actores reales. La mejor solución: que toda la película estuviese elaborada mediante gráficos animados. Actores como Steve Buscemi (Nebbercracker) filmaban las escenas dotados de un traje especial y puntos reflectantes en la cara, lo que permitía registrar sus movimientos y expresiones faciales, en un técnica similar a la que usó Peter Jackson para crear a Gollum en la saga de El Señor de los Anillos.  El argumento es un sentido homenaje a las películas fantásticas producidas por el propio Spielberg, algunas dirigidas por Zemeckis, como Regreso al futuro en los 80. En esta década transcurre la acción, que no por casualidad comienza con la imagen de una niña en un triciclo que silba la conocida melodía de Cuentos asombrosos, serie producida entonces por el Rey Midas. El pequeño D.J. Walters vigila desde la ventana de su habitación la mansión del viejo Nebbercracker, vecino cascarrabias que vive al otro lado de la calle. Nebbercracker requisa los balones que se les caen a los niños en su propiedad, al igual que otros objetos, como el citado triciclo de la niña. El día antes de Halloween, D.J. y su corpulento amigo Chowder son testigos de un espeluznante suceso: la casa de Nebbercracker parece haber cobrado vida, y trata de engullir a Jenny, una niña. La pareja consigue salvar a Jenny, que se une a ellos para investigar el asunto. La ambientación recuerda a las imágenes oscuras del cine de Tim Burton. El tono guarda el equilibrio, a medio camino entre el cine de terror y el cine para todos los públicos, e incorpora muchos elementos humorísticos. El mayor hallazgo son los personajes, sobre todo los niños, que tienen reacciones y gestos que recuerdan a los de verdad. Aunque a veces usan expresiones inadecuadas, sin llegar a los tacos, o tienen comportamientos negativos, como robar en una tienda, se trata de una película recomendable para el público infantil, por su elogio de la amistad y el trabajo en equipo, y por su tratamiento de temas como la iniciación a la edad adulta, o el primer amor.

7/10
Nueve vidas

2005 | Nine Lives

Película coral, rodada en vídeo digital, lo que supone grano en la imagen, pero libertad de cámara. El film recoge fragmentos de vida en torno a varias mujeres: una presidiaria hispana que sufre mucho por la separación de su hija; una mujer casada que se reencuentra con el romántico amor de sus años mozos; una joven negra, que acude al domicilio de su padre tras una larga ausencia; una mujer infelizmente casada que hace una confesión brutal; una fémina que acude al velatorio de la segunda esposa de su ex marido; una adolescente con las alas cortadas, que cuida de su padre paralítico, y su madre, que concierta una cita con un tipo en un motel; una mujer con cáncer de mama; y una madre que va de picnic con su hijita a un lugar muy singular, el cementerio. Rodrigo García (Cosas que diría con sólo mirarla), cineasta colombiano afincado en EE.UU., sabe entregar nueve pequeñas miniaturas, y construir en cada una de ellas, en un breve lapso de tiempo, una situación emocionalmente intensa. Esa capacidad de síntesis, respaldada por un reparto realmente impresionante, resulta asombrosa. Como suele ocurrir en este tipo de filmes, la unidad se fuerza un poquito, y algunas historias apasionan más que otras. En realidad la película es lo más parecido a un libro que reúne varios relatos cortos, de nexo común mínimo.

7/10
El leñador

2004 | The Woodsman

Walter acaba de salir de la cárcel. Han sido 12 años entre rejas por un crimen inconfesable. Ahora es un tipo sin pasado, al que le dan trabajo en un taller de carpintería por mediación de un amigo, y que prefiere no hacer migas con nadie para que aquello que le avergüenza no salga a la luz. Su soledad sólo la rompen los encuentros esporádicos con su cuñado (su hermana no quiere verle ni en pintura), un psiquiatra, y el policía que vigila su libertad condicional. Pero no es fácil convertirse en un hombre opaco, y finalmente empatiza con Vicki, una compañera del trabajo, con la que inicia una relación. ¿Será ella capaz de aceptar el horror del pasado y ayudarle en la lucha actual para no recaer? Durísimo film acerca de la pederastia, que logra poner rostro humano a un criminal convicto, al que le gustan los niños. Con una soberbia composición de Kevin Bacon –merecería el Oscar–, nos sumerge en la lucha interna de alguien que sabe que lo que hizo está mal, y que de hecho aborrece a las personas que tienen su mismo vicio. Pero que no obstante tiene una tendencia arraigada de la que no es fácil escapar, como le dicen las frías estadísticas. El tema tratado es, como se ve, peliagudo, pero la directora Nicole Kassell, que adapta la obra teatral de Steven Fechter, sabe aproximarse a él con cierta delicadeza, como puede verse en la terrible escena del parque, y con apertura a la esperanza de que todos podemos cambiar. Por eso choca un tanto la crudeza con que describe los encuentros sexuales de Walter con Wicki, aunque se haga con la idea de subrayar que puede estar con una mujer adulta. También resulta extravagante la idea que parece indicar que todo padre es un potencial abusador de sus hijos, una idea que Walter tiene muy metida dentro, parece entenderse que por alguna experiencia personal negativa.

6/10
La hija del caníbal

2003 | La hija del caníbal

En un aeropuerto, unos delincuentes secuestran al marido de Lucía, que la había dejado un momento para ir al baño. Mientras reúne el dinero del rescate, ella se replantea su vida, pues se siente vacía. El mexicano Antonio Serrano, que tuvo cierto éxito en el país azteca con la comedia Sexo, pudor y lágrimas, adapta la novela con la que la escritora española Rosa Montero obtuvo el premio Primavera. Cecilia Roth resulta ideal para interpretar a una mujer desorientada, que no sabe por qué está deprimida si aparentemente no le falta de nada.

4/10
En el tiempo de las mariposas

2001 | In the Time of the Butterflies

El español Mariano Barroso (Mi hermano del alma, Kasbah) debuta en Hollywood con actores conocidos, como Salma Hayek (Frida) y Edward James Olmos (Blade Runner). Adapta una novela de Julia Álvarez que recoge la historia de las hermanas Maribal, consideradas auténticas heroínas en la República Dominicana, pues apoyaron un intento revolucionario para derrocar al dictador Trujillo.

4/10
Antes que anochezca

2000 | Before Night Falls

“Tomé todos aquellos papeles y los envolví en unos nailons negros que yo me robaba cuando iba a plantar bolsas de café alrededor de La Habana, en lo que entonces se llamó el cordón de La Habana...” Así cantaba el poeta cubano Reinaldo Arenas en su obra Antes que anochezca, que da título a esta película sobre su vida. El norteamericano Julian Schnabel aborda las andanzas del escritor: su sensibilidad artística, la represión del régimen castrista, su homosexualidad... Lo mejor de este film algo farragoso viene de la mano del camaleónico Javier Bardem, que borda el papel de Arenas, por el que fue candidato al Oscar este año.

6/10

Últimos tráilers y vídeos