IMG-LOGO

Biografía

Rodrigo Santoro

Rodrigo Santoro

44 años

Rodrigo Santoro

Nació el 22 de Agosto de 1975 en Petrópolis, Rio de Janeiro, Brasil

Brasileño con proyección

07 Octubre 2011

Aún sólo ha tenido tiempo de interpretar a secundarios, pero aún así ha dejado bastante huella con alguno de ellos. Rodrigo Santoro tiene una enorme proyección de cara al futuro.

Nacido en Petrópolis, la ciudad brasileña, el 22 de agosto de 1975, Rodrigo Junqueira dos Reis Santoro es hijo de un ingeniero y una artista plástica. Tuvo una infancia feliz de la que recuerda detalles como cuando su abuelo le compró un caballo, que fue el regalo que más le ha ilusionado en su vida. Estudió periodismo en la Universidad Católica Pontificia de Río de Janeiro. Cuando se dio cuenta de que lo suyo era la interpretación, se presentó a las pruebas para una miniserie que iba a producir el canal Rede Globo. No le escogieron.

No se desanimó, y finalmente consiguió debutar en la telenovela Olho no Olho, seguida de Pátria Minha, aunque tuvo mucha mayor repercusión Explode Coraçao, donde tenía un papel más importante. Convertido en un rostro un tanto popular de la televisión brasileña también participó en las series de éxito Hilda Furacäo y Hoje é dia de Maria.

En cine, interpretó su primer papel importante en Carandiru, del argentino Héctor Babenco, donde era Lady Di, un travesti encerrado en la prisión más grande de Latinoamérica. También tuvo un papel destacado en The Roman Spring of Mrs. Stone, adaptación de la obra de Tennessee Williams, donde aparecía junto a Helen Mirren y Anne Bancroft. En Love Actually encarnó a un personaje episódico, y acompañó a Nicole Kidman en un lujoso anuncio de presupuesto desorbitado de Chanel Nº 5 que dirigió Baz Luhrmann. En la popular serie Perdidos fue un chef que junto con su novia asesina a su jefe para robarle unos valiosos diamantes.

Su personaje más popular es sin duda Jerjes, el rey de los Persas, en 300, donde aparecía bastante transformado, con el pelo rapado y un anillo en la nariz. Curiosamente, el personaje en esta cinta era claramente homosexual, como su personaje en I Love You Phillip Morris, donde era el primer amor del personaje de Jim Carrey.

Realizó uno de sus mejores trabajos en Cinturón rojo, del prestigioso David Mamet, donde era un propietario de club nocturno y promotor de combates profesional sin escrúpulos deseoso de que el protagonista, instructor de artes marciales, se haga luchador profesional. También llamaba la atención como Raúl Castro, hermano de Fidel, en Che, el argentino y Che, guerrilla. En Encontrarás dragones fue Oriol, un dirigente anarquista, que combatía en la Guerra Civil Española.

En cuanto a su vida personal, parecía que iba muy en serio con la modelo Ellen Jabour, aunque rompieron tras cuatro años de noviazgo. Se le ha relacionado –sin ningún fundamento– con Jennifer López, con la que ha rodado la comedia coral What to Expect When You're Expecting. ¿Y qué se espera de él de cara al futuro? En suma, que siga dando de qué hablar, pues va a rodar Last Stand, junto a Arnold Schwarzenegger, que retoma su carrera como actor.

Filmografía
Westworld (3ª temporada)

2020 | Westworld | Serie TV

Proyecto Power

2020 | Project Power

Por las calles de Nueva Orleans empieza a circular un rumor: la existencia de una misteriosa pastilla capaz de desbloquear superpoderes latentes exclusivos de cada persona que la ingiere. Pero hay un inconveniente: no es posible saber qué ocurrirá hasta que se tome. Mientras que algunos usuarios desarrollan piel a prueba de balas, invisibilidad o superfuerza, en otros casos la reacción resulta más letal. Pero cuando la delincuencia se dispara en la ciudad por culpa de la pastilla, un policía local, una joven traficante y un exsoldado movido por un secreto deseo de venganza se alían y lo arriesgan todo por tomar la píldora y detener a los creadores de la sustancia.

Un traductor

2018 | Un traductor

Ben-Hur (2016)

2016 | Ben-Hur (2016)

Una historia que merece volver a ser contada, como antes lo hicieron Fred Niblo y William Wyler en las versiones más logradas. Se equivocan los que consideran que no debería haber sido revisitada. Sigue a Judah Ben-Hur, príncipe judío, y a su hermano adoptivo Messala Severus de origen romano manchado por una traición a Julio César. Coetános de Jesús de Nazaret, se han criado juntos y son amigos del alma. Pero el destino les va a separar. Pesa el pasado en Messala, que se alista en el ejército romano para lograr la riqueza que antaño tuvo su familia; y volverá convertido en oficial y segundo de Poncio Pilato, decidido a terminar con la rebelión de los zelotes. Cuando no logra la cooperación de Ben-Hur, un grave incidente le empuja a encerrar a toda la familia de su antiguo amigo, y a mandar a éste a galeras. Los años pasan y... Lew Wallace se hizo famoso con esta "historia de los tiempos de Cristo" que ha inspirado a tantas generaciones, y ahora es el ruso Timur Bekmambetov, conocido por títulos de acción no memorables (Guardianes de la noche, Wanted), quien se apresta a hacerlo, con un guión construido por dos hombres que han acometido antes títulos muy humanos de corte épico: John Ridley (Doce años de esclavitud) y Keith R. Clarke (Camino a la libertad). El resultado es más que digno, con momentos conmovedores, personajes sólidos, espectáculo y fuerza interior. Con respecto a otras adaptaciones existen cambios, que pueden agradar más o menos. Algunos funcionan bien, como el estrechamiento de los lazos que unían a los dos amigos protagonistas, o son razonables, las variaciones en el incidente desde el terrado que desencadena el odio y la enemistad. Se logra prescindir del padre adoptivo de Ben-Hur sin que la cosa chirríe, pero en cambio cuesta creerse el traslado de la carrera de cuadrigas a Jerusalén (si al menos se tratara de Cesarea), y hacerla coincidir casi con la Pascua (o eso parece deducirse de cómo se encadena la cosa con la crucifixión de Jesús). Bekmambetov acierta en no querer competir con las cuadrigas del pasado, su carrera dura menos, homenajea a Wyler y Yakima Canutt, y apunta algún elemento novedoso, pero sin la pretensión tonta de hacerse el original. Y a los momentos en el mar les da un aire claustrofóbico, una opción inteligente y diferente, que le permite ofrecer lo justo de la batalla naval. El reparto funciona, el hecho de que Jack Huston y Toby Kebbell no sean muy conocidos, ayuda a no distraerse. Lo contrario que pasa con Morgan Freeman, como empresario en las carreras, pese a su poderosa voz, y vaya error, las rastas que le han puesto. Y Nazanin Boniadi encaja como esposa de Ben-Hur y seguidor de Jesús. Aunque su presencia en metraje es parecida, aquí vemos el rostro de Jesús y escuchamos sus palabras (un correcto Rodrigo Santoro), aunque probablemente es un error inventar algunas, teniendo el evangelio con las que sí son bien conocidas y han conmovido a lo largo de la historia a tantos. De todos modos se agradece el riesgo, por ejemplo en las pedradas que recibe, algo que, salvo error, no habíamos visto antes, aunque en las escrituras se dice que en ocasiones la chusma buscaba lapidarlo. El final puede que se precipite un tanto, pero sigue siendo tan inspirador como lo fue antes y lo será, muy probablemente, o al menos eso es de desear, en el futuro.

6/10
La venganza de Jane

2016 | Jane Got a Gun

Nuevo México, 1871. Jane Ballard ve llegar a su marido Bill Hammond a su casa, una de las pocas que hay en un árido y amplísimo valle cerca del pueblo de Lullaby. Bill está a punto de morir, debido a múltiples heridas de bala, y le explica que ha sido atacado por la banda de Bishop y que se dirigen hacia allí. Ante esta noticia Jane pondrá a salvo a su hija y pedirá ayuda a uno de los pocos vecinos de la zona, un tal Dan Frost, con quien ella parece tener una difícil relación. El competente Gavin O’Connor, responsable de sólidas películas, como El milagro o Cuestión de honor dirige este violento western, producido por su protagonista Natalie Portman y coescrito por su compañero de reparto Joel Edgerton. El planteamiento es sencillo, pues en realidad todo el film es la espera de un enfrentamiento, donde hombre y mujer se preparan para ofrecer resistencia. Pero el guión se adereza con mínimos apuntes sobre el pasado que relaciona a los personajes principales, y que viene a explicar cómo han acabado en esa situación desesperada. O’Connor dota a estos flashbacks del necesario sentido narrativo, enriquecen justamente el dibujo de los personajes y funcionan también a modo de descanso del hilo principal, también por su fotografía y algunas secuencias más alegres. La venganza de Jane sigue en la línea de los westerns que quieren despojar el género de su lado más idílico y costumbrista, y se empeña por retratar una época dura, muy dura, en donde las vejaciones y la muerte violenta están a la orden del día, y donde los peores criminales campean a su antojo. En este sentido, el tratamiento de la violencia es realista, aunque no hay regodeo. Los actores están muy bien, tanto Natalie Portman en su papel de mujer de carácter, pero con su lado débil, vulnerable, como el actor en alza Joel Edgerton, con su rol de hombre sufridor, atormentado, que no tiene nada que perder. Más tópico resulta, sin embargo, el bandido encarnado por Ewan MCGregor.

6/10
Westworld

2016 | Westworld | Serie TV

Más de 40 años después de Almas de metal, donde Michael Crichton llevaba a la gran pantalla su novela sobre un parque temático que permitía viajar al lejano Oeste, con robots que convertián la experiencia en inolvidable, llega esta serie que expande la idea incorporando avances tecnológicos, y ofreciendo una visión más pesimista acerca de la naturaleza humana y la facilidad con que se deja llevar las personas por los instintos más bajos. Detrás está Jonathan Nolan, quien ya advertía acerca de los dilemas morales que plantean las nuevas tecnologías en Vigilados: Person of Interest, y que ya despegado definitivamente de su hermano Christopher ha creado la nueva serie con su esposa Lisa Joy. Entre los productores no sorprende encontrar el nombre de J.J. Abrams, no en vano su compañía se llama Bad Robot. La trama imagina un futuro en que una compañía ofrece la posibilidad de visitar el lejano Oeste en Westworld, un parque temático con un marco paisajístico amplísimo, y numerosísimos personajes encarnados por robots de ultimísima generación, cada uno de los cuales ofrece al visitante la posibilidad de vivir una gran historia. Aunque acuden familias, son más frecuentes tipos que desean vivir experiencias fuertes de sexo y violencia, acostándose con prostitutas o violando a damiselas, o descerrajando tiros sin ton ni son no sólo a facinerosos, sino a todo el que te caiga mal o te aburra. Los ingenieros que están detrás del invento, el doctor Robert Ford y Bernard Lowe, detectan anomalías en los robots, que no acaban de subsanarse en sucesivos reseteados, parece que los distintos personajes, una chica y su padre, la madame del prostíbulo, etcétera, están desarrollando la capacidad de soñar, unas reverberaciones que podrían aproximarles a los humanos. Tras los dos primeros episodios, hay que destacar el enorme esfuerzo de producción, los planteamientos un poco a los Blade Runner con sus replicantes más humanos que los humanos, y algunos dilemas y cuestiones morales, de los límites de la ciencia, la ambición, la depravación en que pueden hundirse las personas, de indudable interés. Pero resulta agotadora la insistencia sexual y sanguinolenta, con excesos que siguen la estela del hiperrealismo hasta el paroxismo.

6/10
Focus

2015 | Focus

Jess es una timadora que comete el error de tratar de estafar a un maestro de timadores, Nicky. O puede que no sea tal error, pues él la toma bajo su tutela y la introduce en su amplia red, un grupo numeroso de ladrones consumados, capaces de levantar en unos pocos días más de un millón de dólares del público que acude a un importante partido de fútbol americano. El problema es que el “trabajo” puede acabar mezclado con los asuntos del corazón, y éste terminar hecho añicos. La pareja se separará, pero volverán a cruzarse sus destinos en el mundo de la Fórmula 1. Nuevo trabajo del tándem de directores conformado por Glenn Ficarra y John Requa, que antes hicieron en registro de comedia Phillip Morris ¡te quiero! y Crazy, Stupid, Love. Aquí asoman con una entretenida trama de ladrones sofisticados, donde se unen las habilidades de los timos –en que se riza el rizo hasta, decididamente, la exageración–, con el enamoramiento de los protagonistas. Pero en este segundo aspecto se juega al engaño hasta un punto errado en que al espectador acaba importándole, francamente, un bledo, si los personajes interpretados por Will Smith y Margot Robbie se aman o no. Las películas de tramposos siempre tienen un punto de enganche, y aquí no faltan algunas escenas que atrapan, sobre todo aquella en que dos partes echan un auténtico pulso de apuestas encadenadas donde hay mucho, mucho en juego. Y está claro que Smith y Robbie son actores atractivos, y trabajan bien, aunque él en esta ocasión adopta una pose indolente demasiado tiempo, lo que agota, algo que también ocurre con los chistes cansinos con juegos de palabras sexuales. El caso es que la cinta es irregular, la apelación del título a centrarse, no perder el foco de la atención, no se la aplica a sí misma, de modo que el desenlace decepciona, y queda la sensación de que la cosa daba para más.

5/10
Los 33. Una historia de esperanza

2015 | The 33

La historia de los 33 chilenos que quedaron atrapados en la mina San José, del desierto de Atacama, tras el derrumbe ocurrido el 5 de agosto de 2010, que tuvo un enorme impacto mediático en todo el mundo. Patricia Riggen dirige la versión cinematográfica de lo ocurrido, con un reparto plagado de estrellas internacionales. Ha sido criticada sobre todo en Chile, por dejar en buen lugar al ministro de minería (de derechas) Laurence Golborne, y por haber sido filmada en Colombia, país natal de la realizadora, en inglés. También se puede argumentar que repite los tópicos del cine catastrofista, y que al tener tantos protagonistas, no puede abarcarlos todos, se centra en unos pocos y no acaba de perfilarlos con detalle. Sin embargo, la realizadora construye un sólido relato, que engancha a pesar de que la mayoría de espectadores conocerán el desarrollo de la historia. Incluye alguna breve denuncia a la codicia de la empresa minera, que a pesar de conocer las malas condiciones de la mina seguía explotándola, pero acierta al centrarse sobre todo en el drama humano, tanto de los propios mineros, como de sus familiares, que esperan noticias en el exterior. Habiendo firmado algún título para el público destinado al público creyente, como Los milagros del cielo, la responsable de la cinta hace hincapié en la fe de los personajes, elemento clave que les ayudó a mantener la esperanza en una situación tan extrema. Como resultado, consigue emocionar en algunos tramos, como, en el ascenso de Álex, el primero en salir. Entre los actores destaca Rodrigo Santoro, convincente ministro, Juliette Binoche, sufrida hermana de uno de los atrapados, el gran Gabriel Byrne, ingeniero a cargo del rescate, Mario Casas, joven atrapado a punto de ser padre, y curiosamente Antonio Banderas, como Mario, líder carismático de los mineros, pues por una vez el malagueño se mete en un film decente en los últimos años. La película está dedicada a la memoria del compositor James Horner, que en uno de sus últimos trabajos se luce con una partitura dinámica de aires latinos.

6/10
Pelé, el nacimiento de una leyenda

2015 | Pele: Birth of a Legend

Biopic de Edson Arantes do Nascimiento, más conocido como “Pelé”, que no necesita presentación, posiblemente sea el futbolista más conocido incluso para aquellos a los que cualquier cosa del deporte rey les suene a chino. Los apasionados del cine recordarán su participación en la cinta de fugas de la Segunda Guerra Mundial Evasión o victoria (1981). La acción comienza en 1950 con el “Maracanazo”, cuando Uruguay eliminó a Brasil del Mundial de Fútbol del que era país anfitrión, lo que provocó una conmoción nacional. En los suburbios de Sao Paulo, la derrota hunde a Dodinho, futbolista que acabó en trabajos de mala muerte tras una lesión. Pero su hijo de diez años, Edson, le promete que algún día ganará la copa para él. Conseguirlo no será fácil, pues a pesar de sus dotes con el balón, cuando por fin hace carrera en un equipo profesional y le seleccionan, el entrenador nacional, Feola, no quiere que ni Pelé ni el resto del equipo utilicen el ‘ginga’, la vistosa táctica de los brasileños, pues se cree que eso fue lo que llevó a la derrota anterior. Pelé: el nacimiento de una leyenda supone el primer largometraje dramatizado de Jeff y Michael Zimbalist, hasta ahora abonados al terreno del documental. Imprimen un tono próximo al cine infantil, mientras que la presencia del astro del balompié como productor ejecutivo tiene como consecuencia que se aborda su figura sin ningún tipo de crítica ni fisuras. Pero logran –con ayuda de inserciones digitales– imágenes convincentes que muestran al público la habilidad con el esférico del protagonista. También aprovechan el entusiasmo con el que la mayoría del reparto suple su inexperiencia, como en el caso de los debutantes Kevin de Paula, y Leonardo Lima Carvalho, que encarnan al personaje central en dos etapas de su vida. Para dar algo de lustre, han reclutado a dos actores de peso, Vincent D’Onofrio y Colm Meaney, en la piel de dos seleccionadores rivales, aunque tampoco tienen una presencia excesiva, sobre todo el segundo. Se aborda sobre todo la cuestión del citado ‘ginga’, ejemplo de que sin la aceptación de uno mismo y sus raíces, no se va a ninguna parte. Además, se habla de humildad y el film acaba siendo una sana reivindicación del esfuerzo, como método para superar las limitaciones sociales. Destila simpatía la breve aparición del propio Pelé, a quien el protagonista le tira el café de un balonazo cuando está sentado en un hotel.

6/10
El último desafío

2013 | The Last Stand

Gabriel Cortez, un importante narcotraficante, logra escapar de la custodia del FBI en Las Vegas con una fuga espectacular. A bordo de un Corvette, y con una agente como rehén, este amante de los coches rápidos corre a velocidad de crucero rumbo a la frontera con México, donde en un pueblecito sus secuaces están construyendo un puente para sortear un cañón que le permita entrar en un país donde campará a sus anchas. No cuentan que es sheriff de ese pueblecito Ray Owens, o sea, Arnold Schwarzenegger. Primer trabajo en Hollwyood del coreano Kim Jee-woon, especialista en moviditas películas de terror y acción, las más populares son Dos hermanas y El bueno, el malo y el raro. Quizá esta última, un curioso spaghetti-western oriental, es la que ha decidido a Lorenzo di Bonaventura y demás capitostes productores a confiar al cineasta oriental El último desafío, el regreso de Arnold Schwarzenegger al cine con un papel protagonista, tras finalizar su etapa política como gobernador de California. Pues algo de western grandilocuente tiene este film, muy dinámico y entretenido, aunque bastante previsible. La principal novedad sería la de un narco jovenzuelo y prepotente, que se cree casi Dios -un Eduardo Noriega correcto, al que tal vez echaron el ojo los productores en Blackthorn. Sin destino, otro western-, porque luego hay elementos muy típicos, como el de contraponer los humildes policías de pueblo con los chulescos y creídos agentes de ciudad, el pipiolo agente de pueblo que desea ir a Los Ángeles para tener acción, o el sheriff que está en "el culo" del mundo tras una acción traumática del pasado. Acción pura y dura bien coreografíada, mezcla eficaz de drama y elementos cómicos, un poco a lo Tarantino, abundantes raciones de violencia, son los elementos del cóctel que sirve Jee-woon en El último desafío, y que le sirven a Schwarzegger para cumplir la promesa expresada en aquella frase cinematográfica "volveré".

5/10
300: El origen de un imperio

2013 | 300: Battle of Artemisia

Más de lo mismo, pero con una estructura de guión menos sólida que su predecesora 300. El desconocido Noam Murro toma el relevo a Zack Snyder y se aplica a la adaptación de “Xerxes”, novela gráfica de Frank Miller, autor también del cómic que dio pie a un film muy alabado en su día por su imaginería visual, pero que siete años después puede considerarse claramente sobrevalorado. Esta vez Persia busca venganza por la muerte de su rey Darío, y es la generala Artemisia, de origen griego pero integrada en el bando persa, quien persuade a Xerxes de que lo haga, pues su padre agonizante le suplica que no busque pelea con los griegos. Artemisia le asegura que en realidad lo que Darío esperaba es que él se convirtiera en un dios, y desafiara a sus enemigos. Sea como fuere Temístokles se afana en lograr la unidad de Grecia, aunque cada ciudad-estado va a lo suyo, y la reina Gorgo de Esparta no quiere saber nada del tema Así que ahí va el héroe ateniense y unos barcos, en clara inferioridad numérica, dispuesto a desafiar a la cruel Artemisia. Acción, mucha acción, hay en 300: El origen de un imperio. También hay voz en off, mucha y agotadora voz en off. No podemos olvidar los discursos enardecedores, varias veces se repiten, a ver si el espectador vibra con las palabras previas al combate. También, y resulta bastante ridículo, hay un encuentro sexual de Temístokles y Artemisia, supuestos enemigos mortales negociando no se sabe qué, y que terminan en algo que tal vez sea una violación mutua, o tal vez no, pero que en cualquier caso es irremediablemente grotesco. Al final queda el derroche de efectos visuales, las batallas navales, con mucho ordenador, y la abundante sangre, gore suavizado con decapitaciones y otras lindezas. Poco interés tiene el film, y muy limitados son los personajes guaperas de turno, los recién llegados Sullivan Stapleton y Eva Green, o los repetidores Lena Headey y Rodrigo Santoro.

3/10
Qué esperar cuando estás esperando

2012 | What to Expect When You're Expecting

En su necesidad desesperada de ideas, Hollywood recurre a los libros de autoayuda. Mientras se prepara la adaptación al cine del célebre libro sobre relaciones sentimentales "Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus", se estrena Qué esperar cuando estás esperando, basada en la obra homónima de Heidi Murkoff, que viene a ser un manual para futuros padres. Publicado en 1985, se sigue reeditando con enorme éxito. Puesto que el best-seller no tenía argumento, sino que consistía en una sucesión de consejos para el embarazo, las guionistas Shauna Cross (Roller Girls), y Heather Hach (Ponte en mi lugar) han inventado diversas historias de bebés en camino que se entrecruzan. Por ejemplo, Jules y Evan, estrellas televisivas, se dan cuenta de que su vida actual va a cambiar por completo cuando ella dé a luz, Wendy, una autora de libros sobre bebés descubre que la práctica no tiene nada que ver con sus teorías, mientras que Gary, su marido, mantiene una especie de competición con su padre, que va a tener gemelos con una mujer mucho más joven que él... Dirige Qué esperar cuando estás esperando el británico Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica), que tiene a sus órdenes a un reparto repleto de estrellas, donde destacan los nombres de Cameron Díaz, Jennifer López, Elizabeth Banks, Chris Rock, Brooklyn Decker y Dennis Quaid, todos ellos en registros exagerados, pero más o menos eficaces. El realizador consigue darle dinamismo al film y pasar de unos personajes a otros sin que nadie se pierda. Subyace un mensaje en torno a las bondades de la maternidad, no muy novedoso pero al menos positivo. Por desgracia, todo es previsible en Qué esperar cuando estás esperando. Recurre en todo momento al humor facilón, a veces un tanto escatológico, pero a niveles moderados. Carece de secuencias realmente memorables, y sus personajes, si bien pueden ser representativos de la sociedad moderna, no tienen demasiada tridimensionalidad, sino que más bien se quedan en arquetipos.

5/10
Hemingway & Gellhorn

2012 | Hemingway & Gellhorn

Una tv-movie de HBO centrada en los amores de la corresponsal de guerra Martha Gellhorn con el escritor Ernest Hemingway. Con la columna vertebral de una entrevista a una envejecida Gellhorn, se nos describe el romance de la pareja desde que se conocen en Cuba, en el Sloppy Joes de Cabo Hueso, pasando por la cobertura de los dos de la guerra civil española en Madrid, donde ayudan en el rodaje de un documental, o su viaje a China donde se entrevistan con Chiang Kai-shek, pero también con los líderes comunistas. Por supuesto se muestra la apasionada relación y los desencuentros. Philip Kaufman sigue demostrando que es un director bluff, parecía “elegido para la gloria”, pero luego su carrera se ha deshinchado con títulos de escaso interés. Ya ni logra “epatar” con sus excesos eróticos –aquí también los incluye–, que dieron pie a La insoportable levedad del ser y Henry & June. Hemingway & Gellhorn adolece de varios problemas. Está la sensación de que se nos ofrecen viñetas infantiloides, no un relato bien vertebrado, al guión le falta solidez de Jerry Stahl y Barbara Turner. Sobre la guerra civil, no hay un esfuerzo serio por describirla, sólo frases tipo “vamos a ir por esos hijos de puta fascistas”; además la decisión de incluir metraje documental en sepia e insertar a los protagonistas o rodar planos ad hoc, es muy artificiosa, te saca de la película. Falta genuina emoción y sobran tópicos y sentimentalismo barato, véase a Gellhorn-Nicole Kidman sufriendo por los niños de la guerra, o a Hemingway-Clive Owen jugando a la ruleta rusa con un general ruso, un Robert Duvall no acreditado bastante patético. En general resulta difícil creerse a los personajes, Owen con mostacho recuerda más a Groucho Marx que al escritor al que se supone que interpreta. Podía haberse logrado más complejidad al pintar la relación amorosa, o cómo Hemingway termina pegándose un tiro. Pero nada de eso. Dos mujeres de Hemingway, Pauline Pfeiffer y Mary Welsh, son pura caricatura, la primera una especie de histérica beatorra católica, la otra poco más que una enfermera. Quedaría Gellhorn, que evidentemente es la mejor dibujada y sale medianamente bien parada, aunque frases como “no quiero ser una nota a pie de página en la biografía de un escritor” tampoco es que ayuden.

3/10
Heleno

2011 | Heleno

Encontrarás dragones

2010 | There Be Dragons

Robert, un periodista llegado de Estados Unidos, está investigando la vida de Josemaría Escrivá, un sacerdote español en proceso de beatificación que era de su mismo pueblo aragonés. Descubre que hay más puntos de conexión, pues su padre y él estuvieron juntos en el seminario cuando eran jóvenes. Pero seguir indagando supone sacar a la luz dolorosos secretos del pasado, que tuvieron entre otros telones de fondo el de la fraticida guerra civil española. Roland Joffé, tras dos excelentes películas, Los gritos del silencio y La misión, vio cómo su carrera se desinflaba progresivamente. Vuelve a alzar el vuelo con este arriesgado film, que aborda la figura de un personaje histórico, el fundador del Opus Dei, cuya vida discurre paralela a la de otro personaje creado para la ocasión, Manolo Torres, que habría sido buen amigo de la infancia. Tal recurso y el de la indagación periodística sirven para deslizarse del presente al pasado, y reflexionar sobre las distintas reacciones que se pueden dar a las situaciones duras que trae consigo la vida. Pueden entonces alzarse los “dragones” –feliz y hermosa expresión de Joffé, destinada a perdurar en el imaginario colectivo– que conducen a una espiral de odio y violencia, o ser dominados éstos por una respuesta basada en el amor y el perdón, respaldada por las convicciones religiosas. La película, de indudable tirón popular y amplio lienzo épico que se nota en su esfuerzo de producción, tiene el mérito de no tratar de ajustar cuentas guerracivilescas, aquí la dialéctica de vencedores y vencidos brilla por su ausencia, no se entra a ese trapo. Tenemos en cambio los dramas personales, y el pensamiento de que hay que procurar ponerse en la posición del otro. Aunque pueda reprocharse alguna situación folletinesca –especialmente en los pasajes de los milicianos republicanos–, domina la emoción pura y dura, una narración vibrante, que conduce al catártico e impactante desenlace. Hay un gran acierto en el reparto, incluso los papeles pequeños –Derek Jacobi, Unax Ugalde, Jordi Mollà, Ana Torrent...– llaman la atención. Pero sobresale Charlie Cox, que supera con nota el desafio de encarnar a un santo del que existen abundantes filmaciones. Quizá sea Wes Bentley el que lo tiene más difícil, por el carácter de su Manolo, continuamente crispado y con caóticas motivaciones a lo largo de la trama, sobre todo en su relación con la estupenda Olga Kurylenko. El film supone el regreso estelar de Joffé, superproducción que narra una historia muy humana, intensa y emocionante, que se ajusta perfectamente a sus prioridades. Tanto se ha implicado Joffé en el proyecto que, además de dirigir, firma el guión y ejerce de productor, siendo la primera vez que aúna esa triple dedicación en una sola película. Destaca la sólida y verosímil puesta en escena –hay en la producción un equipo artístico superoscarizado que incluye al diseñador de producción Eugenio Zanetti, al compositor Stephen Warbeck y a la diseñadora de vestuario Yvonne Blake–, y aunque el color ocre cuando la historia se remite al pasado puede resultar una elección obvia, hay un tratamiento muy inteligente de la fotografía, diferente según la época en que discurre la acción.

8/10
Recién graduada

2009 | Post Grad

Ryden es una joven que acaba de terminar la carrera. Trabajadora y responsable, tiene clarísimo cuál será su camino cuando acabe los estudios. Está dispuesta a triunfar en el mundo literario, pero para su desgracia la realidad le depara una sorpresa diferente. El competitivo mundo laboral dificulta hasta lo imposible su carrera y para colmo tendrá que lidiar con su entrañable pero también alocadísima familia. Crítica a la vida después de la universidad. Según el Wall Street Journal, los graduados entran al mercado laboral más duro que ha habido en más de 30 años. Por lo demás se trata de la típica comedia romántica donde destaca la presencia de Michael Keaton haciendo de padre y al que siempre es un placer ver en su faceta cómica.

4/10
Phillip Morris ¡te quiero!

2009 | I Love You Phillip Morris

Steven Russell fue abandonado por su madre nada más nacer. Criado en una familia cristiana, se casó también con una piadosa mujer, se convirtió en padre, y se hizo policía. Pero tras tal capa “convencional” se ocultaba la realidad de que era gay. El descubrimiento de su madre biológica, que le rechaza, y un accidente de automóvil le lleva a “salir del armario” y emprender un estilo de vida lujoso con su “novio”, que mantiene con diversas estafas. Éstas le llevarán a la cárcel donde conoce al “amor de su vida”, el preso Phillip Morris. Singular película que se nos asegura que se basa en una historia real, por lo que habrá que créerselo. Aunque lo cierto es que suena tan improbable, que invita a concluir que sus directores han acentuado dicho rasgo, para aumentar el posible atractivo del “increíble, pero cierto”. El planteamiento de la pareja de directores Glenn Ficarra-John Requa es sublimar la relación amorosa de Russell y Morris, dos “tortolitos” que comparten celda, con sus altibajos e increíbles “sacrificios” para estar juntos; sin embargo, se concede “importancia cero” al abandono que hace Russell de su familia –se conforma con mandarles dinero robado–, a su vida delictiva, o a los derroteros de auténtico gandul de Morris, una vez que sale de prisión. De modo que al final lo más valioso de la película es el tono alocado de los engaños y fugas carcelarias, y los esfuerzos actorales de Jim Carrey y Ewan McGregor. Por lo demás la película se inscribe en la corriente de filmes de gran presupuesto que tratan de dar carta de naturaleza a la homosexualidad, como Philadelphia, Mi nombre es Harvey Milk y Brokeback Mountain.

5/10
Che, el argentino

2008 | The Argentine

  Primera de las dos entregas que conforman el díptico sobre Ernesto ‘Che’ Guevara de Steven Soderbergh. La que nos ocupa se centra en la actividad desplegada por el Che, desde que se embarca para Cuba y se oculta en la selva, combatiendo contra las tropas gubernamentales, hasta el derrocamiento del presidente dictatorial Fulgencio Batista. El conjunto queda enmarcado por el encuentro en el exilio en México del Che con Fidel Castro, donde se decide la marcha clandestina a Cuba, y se ve punteado a lo largo del metraje con escenas en blanco y negro en torno a una entrevista periodística del líder revolucionario, y de su intervención ante la Asamblea de las Naciones Unidas, donde lanzará entre otras proclamas la célebre de “Patria o muerte”. Abordar un ‘biopic’ es siempre complicado. El deseo de abarcar muchos de los hechos de que es protagonista el biografíado puede jugar en detrimento del conjunto. En tal sentido hay inteligencia en el film de Soderbergh, que maneja un guión de Peter Buchman, que aplica una lente de aumento a la actividad del Che en la selva, lo que permite dibujar su personalidad, mostrarle como médico y guerrillero, la preocupación por sus hombres de a pie y por la gente sencilla, la relación con los otros líderes, fundamentalmente Fidel… De modo que lo relativo a la ONU sirve como amplificador o remache de quien ya se habría convertido en figura legendaria. Benicio del Toro, que además de encarnar al Che, produce la película, se ha implicado de lleno en el proyecto, y ciertamente se transfigura en su personaje, una interpretación que fue premiada en Cannes. Los otros actores están muy bien escogidos, pero vale la pena destacar a Demián Bichir, que entrega a un Fidel muy convincente, evitando el peligro de la caricatura, y a Jorge Perugorría, que escapa, al fin, de los tipos algo histriónicos y estereotipados que ha venido componiendo en el cine español. Una fuente fundamental del guión de la película son las memorias del Che. En tal sentido, es obvio que se nos ofrece el punto de vista del personaje, lo que pesa en la deseable objetividad; se nos antoja el Che algo mitificado, sin aristas o puntos demasiado oscuros. Combate con las armas y ordena fusilamientos, sí, pero lo hace con sentido de la humanidad, sin odio, con principios, e incluso en cierto momento se dejan caer palabras suyas auténticas acerca del amor, como motor de la conducta revolucionaria. Queda a un lado, casi siempre, la retórica marxista, y reluce la imagen romántica del hombre idealista, que lo deja todo por luchar en lo que cree. De algún modo, es como si un asesor de imagen del Che de nuestros días hubiera permitido a un reportero de su confianza filmar a su representado en los momentos en que proyecta una imagen más favorable. Ha rodado Soderbergh con cámaras digitales, y les saca todo su rendimiento en las localizaciones naturales, y en las escenas de combate. Se trata de un film didáctico, que tiene el mérito de evitar el didactismo groseramente manipulador, las obviedades ideológicas; aunque es cierto que los personajes del lado de Batista son algo borrosos, les falta tridimensionalidad. A veces la acción en la selva agota un tanto, ese ir y venir de aquí para allá, acampando, conviviendo... Seguramente la intención es hacer partícipe al espectador de la vida del combatiente guerrillero, pero lo cierto es que algunos pasajes resultan reiterativos.  

6/10
Che, guerrilla

2008 | Che: Part Two

1966. La Revolución Cubana ha terminado. Ernesto 'Che' Guevara se ha convertido en todo un símbolo. Un día desaparece de Cuba, sin previo aviso, y aunque deja una carta para su buen amigo Fidel Castro, no se sabe adónde ha ido a parar. Disfrazado como un hombre mayor, Guevara entra en Bolivia, gobernada por la dictadura del general Barrientos, y se instala con un grupo de guerrilleros al sudeste del país, donde intentará recabar el apoyo de los campesinos, cara a derrocar al gobierno. Steven Soderbergh cierra su díptico sobre Ernesto 'Che' Guevara, con esta cinta centrada por completo en su campaña en Bolivia. Se basa en el libro ‘Diario de Bolivia’, compuesto por los apuntes que tomaba el Che para dejar constancia de sus experiencias y reflexiones cotidianas. Esto explica que se ofrezca únicamente su punto de vista, por lo que el film es bastante hagiográfico, y sigue la línea de omitir posibles aspectos negativos del protagonista. Subraya Soderbergh en esta entrega que se trataba de un hombre coherente con sus ideas, que abandonó Cuba e inició otra revolución, en lugar de instalarse cómodamente en el poder, y convertirse en un dictador, como hizo Castro. También se muestra a Guevara como un hombre vitalista y extremadamente positivo, que confió hasta el final en que su lucha sirviera para poner fin a las injusticias, aunque fracasara. Se parece demasiado este film al anterior, en su descripción minuciosa de la vida en la jungla del líder guerrillero y sus hombres, la búsqueda de campesinos que les apoyen, las ocasiones en las que Guevara ejerce de médico, etc. Muchas de ellas resultan reiterativas, lo que ralentiza el metraje. Benicio del Toro se supera a sí mismo mostrando una evolución del personaje, que ya no es un guerrillero anónimo, pues se ha convertido en un mito tras su discurso en la ONU. Le acompañan una cuidadísima selección de actores internacionales, como la alemana Franka Potente –sorprendente la guerrillera argentina Tania– y el portugués Joaquim de Almeida –Barrientos–. El reparto está integrado también por una cuidadísima selección de actores hispanohablantes, integrada por el cubano Jorge Perugorría, el argentino Gastón Pauls, el mexicano Demián Bichir (cuyo Fidel Castro aquí apenas aparece) y los españoles Óscar Jaenada, Eduard Fernández, Jordi Mollà, y los fugaces Raúl Arévalo y Antonio de la Torre, a los que hay que esforzarse para poder verlos. Las interpretaciones son muy naturales, con diálogos que parecen improvisados, a veces entrecortados. Esto refuerza el realismo visual, ya que la cinta ha sido rodada casi toda con luz natural en exteriores, como Che, el argentino, aunque esta vez la seca vegetación de Bolivia contrasta con la espesa selva de Cuba que predominaba en aquella.

6/10
Leonera

2008 | Leonera

Película carcelaria con mujer protagonista, cuyo lanzamiento coincide casi en el tiempo con El patio de mi cárcel. La diferencia es que aquí el tono es mucho más seco, realista y duro, sin concesiones sentimentales. El film comienza con el ingreso en prisión de Julia, acusada de la muerte de Nahuel. Como Julia está embarazada, ingresa en una unidad especial para las mujeres de su estado. La autoría del crimen es confusa ya que la mujer estaba cargada de droga cuando ocurrió, y el asesino bien podría ser Ramiro. En cualquier caso, la mujer va a dar a luz en prisión, y la maternidad le hace descubrir el amor. Pero también el dolor, pues su propia madre quiere quedarse con la criatura, criarlo en la cárcel no le parece la mejor solución. Por otro lado tiene una compañera de celda que se ha encariñado con Julia, puede que demasiado, pues tal afecto tiene un componente sexual. Ardua película del argentino Pablo Trapero, autor de Mundo grúa y Familia rodante, entre otras. Le falta un punto de humanidad, y le sobra un detallismo excesivo y mugriento, capaz de agotar al espectador más paciente. Aunque sin duda son buenas las intenciones del cineasta –"la maternidad, la soledad, el amor, la reclusión y la esperanza son los ejes de esta película", asegura–, el caso es que su estilo casi documental resulta demasiado áspero, se echa en falta una mejor definición de los personajes y sus conflictos, que sólo acaban tomando forma avanzado el metraje.

4/10
300

2007 | 300

Adaptación del conocido cómic de Frank Miller, que narra el enfrentamiento de los 300 guerreros espartanos del título, comandados por el rey Leónidas, contra las numerosísimas tropas del decadente monarca persa Jerjes, en la Batalla de las Termópilas, acontecida en el 480 a.C. El film ofrece un montón de combates bestiales, con el telón de fondo del amor ardiente de la reina Gorgo, las intrigas palaciegas en Esparta alentadas por un tipo vendido, y la traición de otro personaje feo, feísimo, que se diría un cruce de Gollum y el jorobado Quasimodo. Muy vistosa... Muy, muy violenta... Y muy, muy, muy hueca. Después de tropezar en el cine que intentaba seguir la estela de Gladiator con Troya y Alejandro Magno, Warner, sin saber cómo, ha arrasado en taquilla con esta nueva incursión en el cine épico. Eso sí, escarmentada la productora, había contratado a un director desconocido y un reparto baratito, por si las moscas. No hay mucho que contar sobre el film. Mucho efecto digital y fotografía irreal, que son resultones pero empiezan a cansar; batallas con todo tipo de guerreros crueles y deformes; mucha flecha al estilo 'martirio de San Sebastián' y mucha cabeza decapitada; unos cuantos discursos supuestamente vibrantes; subtrama romántica, a ver si el público femenino entra al trapo... ¡Y hala!, a ver qué pasa. Y el 'qué pasa' es un film donde al heroísmo le falta consistencia, capacidad de conmover: no se sabe muy bien qué ideales son esos que mueven a los espartanos; pero que se ha estrenado en el momento adecuado para hacer diana en la taquilla.

4/10
The Roman Spring of Mrs. Stone

2003 | The Roman Spring of Mrs. Stone

Adaptación de la novela de Tennessee Williams, ya llevada al cine en 1961 por José Quintero. Helen Mirren y Olivier Martinez retoman los papeles de Vivien Leigh y Warren Beatty, y así encarnan a la pareja formada por una madura actriz y su joven gigoló, una relación no precisamente basada en el amor. Se trata de una cuidada producción televisiva, que logró nominaciones en los Emmy y los Globos de Oro

6/10
Love Actually

2003 | Love Actually

Para los amantes de las películas románticas, Richard Curtis es un viejo conocido. De su talento nacieron los guiones de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill o El diario de Bridget Jones, sin lugar a dudas tres cumbres de la comedia romántica actual. Respecto a la Love Actually, el mismo Curtis explica que tenía demasiadas historias de amor en la cabeza y no tenía tiempo para esperar a que se filmaran todas. Así que decidió fundir todos esos guiones en uno solo y ponerse por primera vez él mismo detrás de la cámara. El resultado es un collage de diez pequeñas historias de amor protagonizadas por una variada galería de personajes cuyas vidas se entrelazan de algún modo. El experimentado guionista no comete el error de repetirse. Así somos testigos de amores entre jefes de estado y empleadas; de maridos y esposas; de hermanos y hermanas; de hijos y padres; de amistades duraderas, y, cómo no, de romances entre hombres y mujeres con situaciones vitales tan normales como distintas y originales. Las diferentes tramas son simultáneas en el tiempo y están ambientadas en los días próximos a la Navidad. A Curtis le sirve este “truco” para arrancar de sus personajes sentimientos hondos, de tal forma que, cada uno a su modo, experimente la necesidad de sincerar su corazón. Y ahora que el cine suele derivar con demasiada frecuencia hacia historias frustrantes, hay que agradecerle a Richard Curtis su talante esencialmente optimista, una declaración de principios con la que no duda en iniciar la película. Este enfoque es compatible, sin embargo, con las licencias que se toma a la hora de explicitar escenas de burda grosería, que aunque sirvan a la postre para reivindicar el amor verdadero, resultan sorprendentes en una comedia de este perfil. Para dar buen acabado a su cóctel romántico, el director cuenta con un reparto de aúpa, con muchos de los mejores actores británicos actuales. Y lo demuestran en escenas delirantes (Hugh Grant), emocionantes (Colin Firth), surrealistas (Bill Nighy), mágicas (Keira Knightley) o desgarradoras (Emma Thompson), por enumerar sólo las más emotivas. Sin duda, el mundo iría mucho mejor si se hiciesen más películas como ésta, porque después de verla dan ganas de ser bueno de verdad y brindar con champán con el amor de tu vida.

7/10
Los ángeles de Charlie. Al límite

2003 | Charlie's Angels: Full Throttle

Tres mujeres muy hermosas, en una película de acción. Tomando como gancho una vieja serie de televisión. Sin importar excesivamente la línea argumental. Ése es el concepto que había detrás de Los ángeles de Charlie, que tuvo tal éxito que enseguida las tres actrices principales se pusieron de acuerdo para protagonizar la secuela. En esta ocasión las chiquillas tienen que recuperar unos anillos que contienen información sobre el programa de protección de testigos del FBI: la vida de miles de personas que cambiaron de identidad tras testificar podría estar en peligro. ¿Cuáles son las novedades de esta entrega? Que la mala es una ángel caída, a la que da vida una recuperada Demi Moore. Que el padre de Lucy Liu es, ¡sorpresa!, John Cleese, que protagoniza los mejores gags del film. Que John Bosley tiene un hermano, ¡sorpresa!, negro, al que da vida Bernie Mac (Bill Murray no quiso repetir su papel). Que aparece en un breve cameo una antigua ángel de la serie de TV, Jaclyn Smith (parece que el resto de ángeles de la serie no quisieron o no sintieron que fueran a ser suficientemente recompensada por reasumir sus personajes). Lo demás son muchas escenas de acción, un humor asumidamente tontorrón, y la voz cantarina y jovial de Charlie dando instrucciones a sus angelitos.

3/10
Carandiru

2003 | Carandiru

La Casa de Detenciones de Sao Paulo, también conocida como Carandiru, si hizo tristemente célebre en 1992 por un motín de los presos que terminó en horrible masacre. El cineasta brasileño Héctor Babenco, a partir del libro de Dráuzio Varella, cuenta a través de los ojos de un médico recién llegado, cómo es la vida cotidiana de los internos. Las precarias condiciones bajo las que se desenvuelve el trabajo del doctor sirven para presentar a múltiples personajes, ciertamente culpables de sus crímenes, pero en los que aprendemos a apreciar su humanidad. Y entendemos que se trata de unos desgraciados, cuyas paupérrimas existencias no era fácil que discurrieran por la senda de una vida normal. Explica Babenco, cuatro de cuyos filmes transcurren en cárceles, que su meta es “entretener, pero con la ética y los valores del respeto y la solidaridad”. Fiel a su idea de un cine social capaz de plantear interrogantes éticos, describe la vida de los reclusos, prestando al espectador la mirada del médico, alguien ajeno al mundo policial o de la delincuencia. El film es duro e impactante, e invita a interrogarse por las razones que conducen al hombre a comportarse como una bestia.

5/10

Últimos tráilers y vídeos