IMG-LOGO

Biografía

Mike White

Mike White

50 años

Mike White

Nació el 28 de Junio de 1970 en Pasadena, California, EE.UU.
Filmografía
El único e incomparable Iván

2020 | The One and Only Ivan

Qué fue de Brad

2018 | Brad's Status

Brad Sloan peina canas. Con 47 años y un único hijo a punto de matricularse en la universidad, siente que no ha hecho en la vida todo lo que hubiera querido, vendría a ser un fracasado. Mira en su entorno, piensa en los que fueron sus amigos de la facultad, y la conclusión es clara: ellos han triunfado. Quien no trabaja en la Casa Blanca es director de cine o viaja en el jet privado de su propia empresa, e incluso hay quien se ha prejubilado y holgazanea todo el día en una idílica playa acompañada por dos mujeres despampanantes. Él en cambio vive en Sacramento, encauzó sus ideales montando una ONG tecnológica que hace de intermediaria entre buenas causas y donantes, y se casó con una mujer afable que nunca se quejó de nada. ¿Le ha faltado ambición? El viaje que emprende con su hijo Troy para buscarle universidad en la zona de Nueva York podría tal vez devolverle la confianza, planificar para él el futuro que no ha sabido trabajar para su propia vida. Una muy notable película de Mike White, director y guionista, que hasta se reserva un pequeño papel actoral. Aparte de otro film tras la cámara, El año del perro, había firmado antes dos libretos de interés, los de The Good Girl y Escuela de rock. Aquí se diría que ha alcanzado una deseable madurez, a la que seguramente no sea ajena el hecho de haber rodado el film justo a la misma edad que el protagonista, muy bien interpretado por Ben Stiller, en quizá el mejor trabajo de su carrera como actor, el papel le va como anillo al dedo. Porque la película sabe combinar el toque de comedia con un necesario tono agridulce para hablar de la crisis de la mediana edad, ese momento que invita al balance existencial, qué he hecho con mi vida, y de la frecuente tendencia a la autocompasión de tantas personas a las que no les va tan mal, pero que tienden a mirarse demasiado el ombligo. El film acude sabiamente a la voz en off, sin abusar de ella, y también a pasajes en que Brad fantasea acerca de cómo podrían haber sido las cosas, o cómo pueden ser aún, sorprende el equilibrio logrado, porque todo podía ser excesivo o reiterativo y no lo es en absoluto. Y funciona muy bien el confrontamiento generacional, del padre con el hijo –también Austin Abrams hace un buen trabajo de chico millenial con sus cascos y cierta indolencia, pero con ilusiones que no deberían echarse a perder–, o del padre con Ananya, una amiga de Troy, en su conversación nocturna en una cafetería. Además, la mirada a los amigos de Brad, en que se desplaza la mirada distorsionada inicial a otra más ajustada, también es muy medida, y se beneficia del trabajo de unos actores bien entregados a la causa, Michael Sheen, Luke Wilson, Jemaine Clement y el propio White. Y resulta encantadora, Jenna Fischer, la esposa, la conversación matrimonial en el arranque no tiene precio.

7/10
Emoji, la película

2017 | The Emoji Movie

Gene es un emoticono de los de carita amarilla. Su gesto es el de un displicente “bah!”, pero cuando se dispone a debutar en el smartphone de un chaval llamado Alex, Gene se hace un lío con sus gestos y provoca que Alex envíe un emoticono con una variada colección de muecas. Alex interpreta que el móvil se ha estropeado y solicita la ayuda del servicio técnico. Antes de que sea demasiado tarde para todos, la jefa de los emoticonos decreta entonces que los antivirus aniquilen el emoji defectuoso. Gene conseguirá escapar con ayuda de “choca esos cinco” y en su periplo conocerán a la hacker “rebelde”. La búsqueda de ideas para lograr el éxito y el favor del público da como resultado que se lleven a cabo proyectos como Emoji, la película. Su planteamiento es bastante peregrino, pues el director Tony Leondis (Igor), al frente también del equipo de guionistas, imagina el mundo que hay dentro de los móviles, un universo en donde viven los emoticonos (o emojis), que cumplen sus funciones dentro de lo que se viene a llamar textópolis (el teclado), un espacio amigable que comparte el interior del móvil con otros más misteriosos en donde se emplazan las diferentes aplicaciones. La trama está concebida como una aventura clásica, un cúmulo de situaciones en donde el protagonista Gene y sus amigos son perseguidos implacablemente por los antivirus que intentan aniquilarles. Hay tiempo para los peligros, la amistad, el heroísmo y el amor, así como para incluir numerosos gags, graciosos y sencillos, dirigidos al público infantil. Sin embargo, los protagonistas no resultan especialmente carismáticos y algunas decisiones (la ínfima importancia que se da al protagonista humano, los agotadores padres del protagonista o el horrible doblaje) restan interés al conjunto. Lo mejor es el modo de concebir los lugares por donde se mueven los emoticonos, como los enormes hangares con las aplicaciones, y secuencias como la del Candy Crush o la de las ondas del Spotify. También destaca la imaginación con que se introducen algunos elementos: el espacio VIPS para los emoticonos favoritos, la habitación con las apps obsoletas o las apariciones del correo spam, entre otras muchas.

4/10
Beatriz at Dinner

2017 | Beatriz at Dinner

Dando la nota 3

2017 | Pitch Perfect 3

Presuntamente la última entrega de las andanzas de las Bellas, las chicas que cantan a capella, y que ya son unas profesionales, adiós a la universidad. Pero las chicas, empezando por Beca, que ahora trabaja como asesora de una discográfica, echan de menos la época en que eran como una familia y disfrutaban de lo lindo con sus gorgoritos y meneando el esqueleto. Surge una oportunidad para reunirse gracias al papá de una de las chicas, militar de alta graduación, que las incluye entre las bandas que participarán en un tour para actuar ante las tropas desplegadas por distintas bases. La primera etapa las llevará a la base de Rota, en España. Allí la gordita Amy se reencuentra con su padre, un granuja de tomo y lomo que dice haberse redimido. Puede parecer que es mucho decir, pero quizá sea la más floja de las tres películas de Dando la nota. Más allá de chicas guapas, tenemos canciones y coreografías no supersinspiradas, historias de papás ausentes, y una desopilante trama de un malo malote que quiere acceder a una cuenta bancaria en Suiza, para lo que necesita la cooperación de Amy, más unas subtramas amorosas sin demasiado interés. Da un poco de pena ver acreditado como coguionista a Mike White, que acaba de dirigir una película formidable, Qué fue de Brad. Y también hace un efecto un poquito penoso John Lithgow componiendo a uno de los papás. De todos modos, los incondicionales disfrutarán medianamente con las sensiblerías de rigor y la música, y con un reparto de chicas que van creciendo, al menos en edad, con Anna Kendrick a la cabeza. Se suma a la función la modelo Ruby Rose, como chica mala –su banda se llama "Las húmedas", una de las bromitas sexuales del film– que compite con las Bellas para llamar la atención de un famoso DJ –DJ Khaled, que se interpreta a sí mismo– durante la gira.

3/10
Iluminada

2011 | Enlightened | Serie TV

Si hubiera que hacer una carta de presentación a esta serie, bien podría empezar en estos términos: original, divertida, con personajes muy reales, cotidiana y que invita a la reflexión. Laura Dern (Corazón salvaje, Parque Jurásico) es Amy, una ejecutiva de una conocida empresa que pasa por una crisis que la lleva al borde de la histeria. Después de montar un buen numerito en la oficina decide irse a Hawai para seguir un tratamiento y dejar atrás el estrés y la ansiedad en su vida. Tras unos meses de “retiro espiritual”, regresa a la ciudad “iluminada”: la vida es bonita, todo el mundo es bueno, todo el mundo puede cambiar y ella ya lo ha hecho. Emprende así una nueva etapa cargada de optimismo y buenas intenciones. Su objetivo, encontrar su lugar en la vida… Pero las cosas no son tan sencillas como cree. HBO acierta de pleno con esta original y particular sitcom, con una Laura Dern sobresaliente dotando a una mujer, cuya dramática vida ha sido pintada a base de brochazos, un personalísimo carácter que devendrá en frescura y vitalidad. Con un trasfondo realmente profundo y existencial,  con tono desenfadado, cada capítulo consigue meternos en el día a día de Amy, una divorciada dispuesta a recuperar su trabajo y su vida tras un difícil momento personal. Con una nueva mentalidad y espíritu más generoso y optimista, ella se encuentra con que las cosas siguen igual que cuando se fue,  pero confía en poder cambiarlas. De esta manera vemos cómo choca la nueva filosofía de Amy con su anterior vida, sus colegas de trabajo, sus jefes… hasta su madre. Todos la miran como si estuviera loca, aunque en realidad sólo intenta ser feliz. Los diálogos son muy divertidos por el sorprendente contraste entre unos y otros personajes y por las reacciones de Amy ante situaciones sociales comprometidas.  La serie exprime al mismo tiempo la vis cómica y el talento dramático de su protagonista, lo que le ha valido un Globo de Oro. Alrededor de este eje central indiscutible giran otros personajes de peso, como el interpretado por Diane Ladd (El precio de la ambición), su madre en la serie y también en la vida real, y el de Luke Wilson (Middle Men) que da vida a su ex marido, adicto a la cocaína.

6/10
Super Nacho

2006 | Nacho libre

Ignacio es fraile en un monasterio de México. Su labor es hacer la comida para los huérfanos que allí viven, pero ni siquiera eso lo hace bien. La llegada de una monja le ayuda a decidirse a practicar la lucha libre ocultamente, con el objetivo de obtener dinero para el monasterio y adquirir de paso la autoestima que le falta. La película, de producción muy barata, es un disparate total. Lo único que importa a Jared Hess (Napoleon Dynamite) es provocar la risa con los caretos y las payadas de Jack Black, que a veces roza la irreverencia. Aunque, a decir verdad, es todo tan ridículo que es imposible no despiporrarse varias veces.

2/10
Escuela de rock

2003 | The School of Rock

Dewey Finn es un auténtico pirado del rock, que sueña con triunfar con la música. Su pasión es total, pero los tipos con los que forma una banda, le echan de malas maneras. ¡Horror y desolación! Y encima, sin un dólar en el bolsillo… Dewey debe empezar a plantearse seriamente un modo de ganarse la vida. Y le llega una oportunidad de oro cuando toma un recado telefónico para su compañero de piso: reclaman en una escuela muy exclusiva a un profesor para una sustitución, así que nuestro roquero se dispone a hacerse pasar por su amigo para ganar un dinerillo. Una vez en el cole, los chiquillos a los que da clase empiezan a mosquearse con su extravagante maestro. Pero cuando éste se los camela para formar un grupo de rock y participar en una competición, el éxito viene solo. Eso sí, deben esforzarse profesor y alumnos para que la estricta directora del colegio no se entere del plan que están tramando. Con un argumento como el que se describe en las anteriores líneas uno podía temerse lo peor, una especie de Poli de guardería, en versión coleguilla Jack Black. Pero no, la peli tiene gracia, la unión de dos elementos, agua y aceite, como la escuela impoluta y el desastrado protagonista, funciona. Gracias a una buena composición de Black, la química del profe con los alumnos resulta creíble. Los niños, también, están bien escogidos, no son repipis para nada. Y Joan Cusack, una de las grandes comediantes femeninas de la actualidad, es perfecta como severa directiva de la escuela: la transición que la humaniza está muy bien llevada. Gran parte del mérito de este divertido film, con gags antológicos, y a la vez muy emotivo, se debe al hombre que está tras la cámara, un inesperado Richard Linklater, que hasta ahora nos tenía acostumbrados a discursos más o menos filosóficos sobre el desconcierto juvenil (Antes de amanecer, SubUrbia, Waking Life), aunque también había hecho una curiosa incursión en el western (Los Newton Boys). Pero quizá no esté tan lejos de sus temas habituales, pues el film que nos ocupa no deja de retratar a un joven bala perdida, que acaba centrándose un poco gracias a un atajo de mocosos.

7/10
Orange County

2002 | Orange County

Shaun es un surfero con sueños de grandeza. Desea salir de su pequeño pueblo, Orange County, para estudiar en la Universidad de Stanford, y convertirse en escritor. Pero los obstáculos surgen desde el momento en que su tutor se equivoca al enviar su solicitud. Sólo dispone de 24 horas para tratar de enmendar el desaguisado y colocar el formulario correcto en la mesa del rector. Le ayudarán en la loca carrera su amada novia y su hermano Black, un auténtico desastre con patas. Película generacional por muchas razones. La dirige Jake, hijo del prestigioso director Lawrence Kasdan; la protagoniza Colin, hijo del prestigioso actor Tom Hanks; y está producida por la MTV, un canal televisivo también prestigioso, que ha revolucionado el lenguaje audiovisual con sus videoclips musicales. El film es una comedia para adolescentes, que se aleja de la línea descerebrada que a veces adoptan este tipo de productos.

5/10
The Good Girl

2002 | The Good Girl

Aunque el reclamo de esta película es la presencia de la multiadorada Jennifer Aniston, su fuerza no radica tanto en su protagonismo sino más bien en la naturaleza de la historia, muy al estilo indie: una incursión intimista en las rutinarias vidas de unos cuantos personajes en un pequeño pueblo estadounidense. Justine trabaja en unos grandes almacenes, está casada con Phil, un pintor de brocha gorda que se pasa las tardes fumando marihuana con un amigo. El matrimonio de Justine es sencillamente un rollo macabeo y, sin hijos, ella se siente cada vez más vacía. Aún no es mayor, pero ya no es joven, y atraviesa ese delicado momento vital en que el idealismo se apaga y se ha de afrontar la cruda y sobre todo aburrida realidad. Y así hasta que un joven hipersensible e incomprendido entra a trabajar en su tienda y ella se deja arrastrar por una mutua atracción. Ambos buscan en el otro la compañía y el cobijo que no tienen, pero lo que para ella –una “chica buena” en busca de emoción– es poco más que una aventura sexual, para él acabará siendo una obsesión tan sincera como neurótica. La película comienza como cualquier comedia romántica al uso, pero poco a poco va virando hacia un drama rural intenso, con poca cabida para el divertimento. A veces esto puede convertirse en un arma de doble filo, ya que la Aniston, aunque convincente, no parece tan cómoda en ese género. Se agradecen por eso algunos buenos gags –el del maquillaje es espléndido– que relajan la intensidad. La película adquiere mayor resonancia gracias a los trabajos de John C. Reilly, en el papel del marido, y a Jake Gyllenhaal, célebre por su papel protagonista en Donnie Darko.

6/10
Qué fue de Brad

2018 | Brad's Status

Brad Sloan peina canas. Con 47 años y un único hijo a punto de matricularse en la universidad, siente que no ha hecho en la vida todo lo que hubiera querido, vendría a ser un fracasado. Mira en su entorno, piensa en los que fueron sus amigos de la facultad, y la conclusión es clara: ellos han triunfado. Quien no trabaja en la Casa Blanca es director de cine o viaja en el jet privado de su propia empresa, e incluso hay quien se ha prejubilado y holgazanea todo el día en una idílica playa acompañada por dos mujeres despampanantes. Él en cambio vive en Sacramento, encauzó sus ideales montando una ONG tecnológica que hace de intermediaria entre buenas causas y donantes, y se casó con una mujer afable que nunca se quejó de nada. ¿Le ha faltado ambición? El viaje que emprende con su hijo Troy para buscarle universidad en la zona de Nueva York podría tal vez devolverle la confianza, planificar para él el futuro que no ha sabido trabajar para su propia vida. Una muy notable película de Mike White, director y guionista, que hasta se reserva un pequeño papel actoral. Aparte de otro film tras la cámara, El año del perro, había firmado antes dos libretos de interés, los de The Good Girl y Escuela de rock. Aquí se diría que ha alcanzado una deseable madurez, a la que seguramente no sea ajena el hecho de haber rodado el film justo a la misma edad que el protagonista, muy bien interpretado por Ben Stiller, en quizá el mejor trabajo de su carrera como actor, el papel le va como anillo al dedo. Porque la película sabe combinar el toque de comedia con un necesario tono agridulce para hablar de la crisis de la mediana edad, ese momento que invita al balance existencial, qué he hecho con mi vida, y de la frecuente tendencia a la autocompasión de tantas personas a las que no les va tan mal, pero que tienden a mirarse demasiado el ombligo. El film acude sabiamente a la voz en off, sin abusar de ella, y también a pasajes en que Brad fantasea acerca de cómo podrían haber sido las cosas, o cómo pueden ser aún, sorprende el equilibrio logrado, porque todo podía ser excesivo o reiterativo y no lo es en absoluto. Y funciona muy bien el confrontamiento generacional, del padre con el hijo –también Austin Abrams hace un buen trabajo de chico millenial con sus cascos y cierta indolencia, pero con ilusiones que no deberían echarse a perder–, o del padre con Ananya, una amiga de Troy, en su conversación nocturna en una cafetería. Además, la mirada a los amigos de Brad, en que se desplaza la mirada distorsionada inicial a otra más ajustada, también es muy medida, y se beneficia del trabajo de unos actores bien entregados a la causa, Michael Sheen, Luke Wilson, Jemaine Clement y el propio White. Y resulta encantadora, Jenna Fischer, la esposa, la conversación matrimonial en el arranque no tiene precio.

7/10
The D Train

2015 | The D Train

Dan Landsman (Jack Black), casado y con un hijo adolescente, nunca fue muy popular en el instituto. Y ahora, como miembro del comité de organización de la fiesta del 20 aniversario de la promoción, tampoco le hacen mucho caso sus compañeros. Para lograr que la fiesta sea un éxito se le ocurrirá sin embargo una idea original: traerse a Oliver Lawless (James Marsden), quien fuera el chico más popular del curso, que ahora ha hecho carrera como actor en Hollywood. Según Dan, Oliver será la clave para que todo el mundo acuda a la reunión. Y, engañando a su jefe Bill (Jeffrey Tambor) como si de un viaje de negocios se tratará, Dan vuela hasta Los Ángeles para convencer a Oliver para que se apunte al festejo. Los guionistas Andrew Mogel y Jarrad Paul, responsables de la muy superior Di que sí, debutan también en la dirección con esta gamberra comedia dramática, bastante singular respecto al tono que adopta. Bajo los numerosísimos gags groseros y escatológicos, diseñados para quitar hierro al asunto (y en donde quedan patentes la hipersexualización que supone la ideología de género, y la carente educación paternofilial de la familia protagonista), se esconde una base dramática que saca a la luz frustraciones y traumas propios de la modernidad. Puede leerse así la película como una parábola sobre la falsedad de las apariencias y de la fama, con una clara moraleja acerca de lo peligroso de crearse expectativas y de ver estúpidamente el éxito en lo que realmente no tiene el más mínimo valor. Todo ello puede emerger a propósito de la insatisfacción que puede sobrevenir en ciertas épocas de la vida. Pero, aun con ese fondo tan enjundioso como peliculero, The D Train resulta muy poco atractiva y ratos pesadita, un cúmulo de situaciones vergonzantes, con personajes adultos muy patéticos, incapaces de avanzar y de ver las cosas con un mínimo de raciocinio. Jack Black se esfuerza por hacer amable al protagonista, con una de sus típicas sobreactuaciones, pero ni siquiera hay alguna escena del film que merezca realmente la pena.

3/10
Ride. Al ritmo de las olas

2014 | Ride

Jackie es una madre super protectora. Tiene un hijo que está a punto de entrar en la universidad, en donde estudiará letras, con la idea de ser escritor, labor en la que su madre, que trabaja en una editorial, le tutela con empeño. Pero el joven Angelo está un poco harto de su madre y de buenas a primeras abandona la idea de entrar en la universidad y marcha a California para vivir con su padre –que ha rehecho su vida con otra mujer– y allí dedicarse a hacer surf. Siete años después de su debut como directora de largometrajes con Cuando ella me encontró, la actriz Helen Hunt estrenó este film, pero la repercusión fue mucho menor. Se trata de una historia sensible y positiva –en el equilibrio entre el drama y la comedia–, sobre las dificultades para superar traumas del pasado y así poder dejar volar libremente a los hijos. Producido, escrito, dirigido y protagonizado por Helen Hunt –¡hay que ver el deterioro físico de esta mujer!–, el film cuenta con interpretaciones solventes y algunas escenas bien concebidas, pero el resultado final es muy ligerito y demasiado dulce.

5/10
Iluminada

2011 | Enlightened | Serie TV

Si hubiera que hacer una carta de presentación a esta serie, bien podría empezar en estos términos: original, divertida, con personajes muy reales, cotidiana y que invita a la reflexión. Laura Dern (Corazón salvaje, Parque Jurásico) es Amy, una ejecutiva de una conocida empresa que pasa por una crisis que la lleva al borde de la histeria. Después de montar un buen numerito en la oficina decide irse a Hawai para seguir un tratamiento y dejar atrás el estrés y la ansiedad en su vida. Tras unos meses de “retiro espiritual”, regresa a la ciudad “iluminada”: la vida es bonita, todo el mundo es bueno, todo el mundo puede cambiar y ella ya lo ha hecho. Emprende así una nueva etapa cargada de optimismo y buenas intenciones. Su objetivo, encontrar su lugar en la vida… Pero las cosas no son tan sencillas como cree. HBO acierta de pleno con esta original y particular sitcom, con una Laura Dern sobresaliente dotando a una mujer, cuya dramática vida ha sido pintada a base de brochazos, un personalísimo carácter que devendrá en frescura y vitalidad. Con un trasfondo realmente profundo y existencial,  con tono desenfadado, cada capítulo consigue meternos en el día a día de Amy, una divorciada dispuesta a recuperar su trabajo y su vida tras un difícil momento personal. Con una nueva mentalidad y espíritu más generoso y optimista, ella se encuentra con que las cosas siguen igual que cuando se fue,  pero confía en poder cambiarlas. De esta manera vemos cómo choca la nueva filosofía de Amy con su anterior vida, sus colegas de trabajo, sus jefes… hasta su madre. Todos la miran como si estuviera loca, aunque en realidad sólo intenta ser feliz. Los diálogos son muy divertidos por el sorprendente contraste entre unos y otros personajes y por las reacciones de Amy ante situaciones sociales comprometidas.  La serie exprime al mismo tiempo la vis cómica y el talento dramático de su protagonista, lo que le ha valido un Globo de Oro. Alrededor de este eje central indiscutible giran otros personajes de peso, como el interpretado por Diane Ladd (El precio de la ambición), su madre en la serie y también en la vida real, y el de Luke Wilson (Middle Men) que da vida a su ex marido, adicto a la cocaína.

6/10
Bienvenidos a Zombieland

2009 | Zombieland

Muchos son los directores que han logrado llamar la atención con películas de zombies, desde que George A. Romero debutara con la clásica La noche de los muertos vivientes, claro modelo para sus seguidores. Vinieron después Peter Jackson (Tu madre se ha comido a mi perro), Zack Snyder (Amanecer de los muertos) y Edgar Wright (Zombies Party). Ahora, se une a tan selecto club Ruben Fleischer, de talento innegable, que sin duda dará que hablar, y que firma su opera prima. Columbus es un joven miedoso que intenta sobrevivir a pesar de que el mundo ha sido invadido por los muertos vivientes, que han acabado con la mayoría de la humanidad. A pesar de todo, Columbus intenta regresar a su pueblo natal en busca de sus padres. Para mantenerse vivo sigue escrupulosamente una serie de reglas: “No te hagas el héroe”, “Asegúrate de tener una salida”, etc. Por el camino, acabará pegándose a un tipo duro, Tallahasse, experto en exterminar zombies. Es necesario advertir que la cinta es extremadamente salvaje, y su humor negro extremo la hacen totalmente desaconsejable para el público más sensible. También es cierto que sus excesos violentos son bastante irreales. Por citar un ejemplo, va en la línea de Kill Bill Volumen 1, y aquel enfrentamiento entre Uma Thurman y los 88 maníacos.   En cualquier caso, los que a pesar de todo se apunten a ver Zombieland, comprobarán que la cinta se va ganando poco a poco incluso al espectador más reacio, gracias a sus personajes estrambóticos, a sus eficaces secuencias de acción, y a sus golpes de humor. Destaca la aparición de un conocido actor de Hollywood, que se interpreta a sí mismo, que atiende a las siglas B.M., y que da pie a una de las secuencias más surrealistas que se hayan visto jamás en una pantalla. El director ha dado con un reparto tan ajustado que después de ver la película resulta difícil imaginar qué otros actores podrían haber encarnado a los mismos personajes. Claramente se lleva la palma Woody Harrelson, memorable vaquero cazador de zombies, obsesionado por los twinkies. Pero el joven Jesse Eisenberg es un convincente pánfilo en lucha por la supervivencia. Les acompañan las brillantes Abigail Breslin (que a sus once años está muy crecida en relación a la memorable Pequeña Miss Sunshine!) y Emma  Stone (Supersalidos), que son dos inteligentísimas hermanas estafadoras. Aunque se trata de un film de entretenimiento muy gamberro, se permite un sincero y efectivo elogio de la amistad, ya que el tema central es la confianza en el prójimo en situaciones extremas.

6/10
La madre de él

2008 | Smother

Noah acaba de ser despedido. Lo que podría desmoronar a cualquiera, en su caso no deja de ser un obstáculo salvable. El joven tiene una excelente disposición, y buen ánimo para salir adelante. Pero de un día para otro, Noah se encuentra colapsado por una serie de nuevos e inesperados acontecimientos, que harán que el tema laboral quede en segundo plano. Así, el chico tendrá que lidiar con su fantástica mujer Clare, que aunque parece sacada de un cuento de hadas, comienza a presionar a su esposo para que tengan un hijo. Además, a la casa del matrimonio feliz llega Myron, el primo de Clare. Se trata de un tío muy raro, pero con un gran corazón, que se acopla, literalmente, a vivir con ellos. Pero el paro, su mujer y Myron, son aún problemas menores para Noah, desde el momento en que aparece Marilyn, su madre. Ha discutido con su esposo y está dispuesta a quedarse en casa de su hijo. El problema es que Marylin está un tanto ‘pirada’, y tiene el don de sacar de quicio al más pintado. Este planteamiento ya de por sí, puede sacar de quicio a más de uno. Pero hay que reconocer que la cinta no resulta tan desquiciante como parece. Si la madre no aparece como la persona más odiosa sobre la faz de la Tierra, es porque la interpreta Diane Keaton. Está genial como la alocada y algo egocéntrica Marylin. En manos de otra, este personaje habría resultado insufrible. La que no sale tan bien parada es Liv Tyler. El personaje de Clare es el peor dibujado de la cinta, por resultar un tanto contradictorio. Se presenta como la mujer ideal, para luego demostrar que no tiene ninguna sensibilidad ni intelecto para apoyar a su marido en la difícil situación que está viviendo. Es una pena, por tanto, ver a Liv diluida en un papel tan mal definido. Los chicos, por su parte, han tenido bastante más suerte. El tono cómico de la película tiene sus contrapuntos trágicos en algunos momentos del metraje. Los momentos divertidos –ninguno de ellos memorable–, se mezclan con el dramatismo propio de la situación que viven los personajes. Esto da pie a que la película lance un mensaje a favor de la tolerancia, la comprensión y el respeto, así como de la defensa de los hijos. Lo único cuerdo que dice Marylin, es que se siente terriblemente orgullosa de Noah, ya que es lo mejor que le ha pasado nunca. Por tanto, las sonrisas estarán mezcladas con alguna que otra reflexión liviana sobre algunos puntos que a más de uno le resultarán muy actuales.

4/10
Orange County

2002 | Orange County

Shaun es un surfero con sueños de grandeza. Desea salir de su pequeño pueblo, Orange County, para estudiar en la Universidad de Stanford, y convertirse en escritor. Pero los obstáculos surgen desde el momento en que su tutor se equivoca al enviar su solicitud. Sólo dispone de 24 horas para tratar de enmendar el desaguisado y colocar el formulario correcto en la mesa del rector. Le ayudarán en la loca carrera su amada novia y su hermano Black, un auténtico desastre con patas. Película generacional por muchas razones. La dirige Jake, hijo del prestigioso director Lawrence Kasdan; la protagoniza Colin, hijo del prestigioso actor Tom Hanks; y está producida por la MTV, un canal televisivo también prestigioso, que ha revolucionado el lenguaje audiovisual con sus videoclips musicales. El film es una comedia para adolescentes, que se aleja de la línea descerebrada que a veces adoptan este tipo de productos.

5/10
The Good Girl

2002 | The Good Girl

Aunque el reclamo de esta película es la presencia de la multiadorada Jennifer Aniston, su fuerza no radica tanto en su protagonismo sino más bien en la naturaleza de la historia, muy al estilo indie: una incursión intimista en las rutinarias vidas de unos cuantos personajes en un pequeño pueblo estadounidense. Justine trabaja en unos grandes almacenes, está casada con Phil, un pintor de brocha gorda que se pasa las tardes fumando marihuana con un amigo. El matrimonio de Justine es sencillamente un rollo macabeo y, sin hijos, ella se siente cada vez más vacía. Aún no es mayor, pero ya no es joven, y atraviesa ese delicado momento vital en que el idealismo se apaga y se ha de afrontar la cruda y sobre todo aburrida realidad. Y así hasta que un joven hipersensible e incomprendido entra a trabajar en su tienda y ella se deja arrastrar por una mutua atracción. Ambos buscan en el otro la compañía y el cobijo que no tienen, pero lo que para ella –una “chica buena” en busca de emoción– es poco más que una aventura sexual, para él acabará siendo una obsesión tan sincera como neurótica. La película comienza como cualquier comedia romántica al uso, pero poco a poco va virando hacia un drama rural intenso, con poca cabida para el divertimento. A veces esto puede convertirse en un arma de doble filo, ya que la Aniston, aunque convincente, no parece tan cómoda en ese género. Se agradecen por eso algunos buenos gags –el del maquillaje es espléndido– que relajan la intensidad. La película adquiere mayor resonancia gracias a los trabajos de John C. Reilly, en el papel del marido, y a Jake Gyllenhaal, célebre por su papel protagonista en Donnie Darko.

6/10
Asalto a la isla del diablo

1997 | Assault On Devil's Island

Una peligrosa banda de traficantes de droga rapta al equipo de gimnasia de los Estados Unidos. Para liberarlos será preciso buscar a hombres resueltos y perfectamente entrenados para hacer frente a este tipo de situaciones: Los Seal, cuerpos de élite de operaciones especiales del ejército de los Estados Unidos. Mike McBride liderará un comando que deberá trasladarse a la exótica isla del Diablo, para una vez alli rescatar a los rehenes y eliminar a los peligrosos criminales. Acción a raudales, poderosos bíceps, armas sofisticadas y mucho más es lo que nos espera si nos atrevemos a visitar la Isla de Diablo. Jon Cassar, un especialista en este tipo de productos es quien dirige el film que protagoniza el musculoso Hulk Hogan y Shannon Tweed.

4/10
Qué fue de Brad

2018 | Brad's Status

Brad Sloan peina canas. Con 47 años y un único hijo a punto de matricularse en la universidad, siente que no ha hecho en la vida todo lo que hubiera querido, vendría a ser un fracasado. Mira en su entorno, piensa en los que fueron sus amigos de la facultad, y la conclusión es clara: ellos han triunfado. Quien no trabaja en la Casa Blanca es director de cine o viaja en el jet privado de su propia empresa, e incluso hay quien se ha prejubilado y holgazanea todo el día en una idílica playa acompañada por dos mujeres despampanantes. Él en cambio vive en Sacramento, encauzó sus ideales montando una ONG tecnológica que hace de intermediaria entre buenas causas y donantes, y se casó con una mujer afable que nunca se quejó de nada. ¿Le ha faltado ambición? El viaje que emprende con su hijo Troy para buscarle universidad en la zona de Nueva York podría tal vez devolverle la confianza, planificar para él el futuro que no ha sabido trabajar para su propia vida. Una muy notable película de Mike White, director y guionista, que hasta se reserva un pequeño papel actoral. Aparte de otro film tras la cámara, El año del perro, había firmado antes dos libretos de interés, los de The Good Girl y Escuela de rock. Aquí se diría que ha alcanzado una deseable madurez, a la que seguramente no sea ajena el hecho de haber rodado el film justo a la misma edad que el protagonista, muy bien interpretado por Ben Stiller, en quizá el mejor trabajo de su carrera como actor, el papel le va como anillo al dedo. Porque la película sabe combinar el toque de comedia con un necesario tono agridulce para hablar de la crisis de la mediana edad, ese momento que invita al balance existencial, qué he hecho con mi vida, y de la frecuente tendencia a la autocompasión de tantas personas a las que no les va tan mal, pero que tienden a mirarse demasiado el ombligo. El film acude sabiamente a la voz en off, sin abusar de ella, y también a pasajes en que Brad fantasea acerca de cómo podrían haber sido las cosas, o cómo pueden ser aún, sorprende el equilibrio logrado, porque todo podía ser excesivo o reiterativo y no lo es en absoluto. Y funciona muy bien el confrontamiento generacional, del padre con el hijo –también Austin Abrams hace un buen trabajo de chico millenial con sus cascos y cierta indolencia, pero con ilusiones que no deberían echarse a perder–, o del padre con Ananya, una amiga de Troy, en su conversación nocturna en una cafetería. Además, la mirada a los amigos de Brad, en que se desplaza la mirada distorsionada inicial a otra más ajustada, también es muy medida, y se beneficia del trabajo de unos actores bien entregados a la causa, Michael Sheen, Luke Wilson, Jemaine Clement y el propio White. Y resulta encantadora, Jenna Fischer, la esposa, la conversación matrimonial en el arranque no tiene precio.

7/10
Iluminada

2011 | Enlightened | Serie TV

Si hubiera que hacer una carta de presentación a esta serie, bien podría empezar en estos términos: original, divertida, con personajes muy reales, cotidiana y que invita a la reflexión. Laura Dern (Corazón salvaje, Parque Jurásico) es Amy, una ejecutiva de una conocida empresa que pasa por una crisis que la lleva al borde de la histeria. Después de montar un buen numerito en la oficina decide irse a Hawai para seguir un tratamiento y dejar atrás el estrés y la ansiedad en su vida. Tras unos meses de “retiro espiritual”, regresa a la ciudad “iluminada”: la vida es bonita, todo el mundo es bueno, todo el mundo puede cambiar y ella ya lo ha hecho. Emprende así una nueva etapa cargada de optimismo y buenas intenciones. Su objetivo, encontrar su lugar en la vida… Pero las cosas no son tan sencillas como cree. HBO acierta de pleno con esta original y particular sitcom, con una Laura Dern sobresaliente dotando a una mujer, cuya dramática vida ha sido pintada a base de brochazos, un personalísimo carácter que devendrá en frescura y vitalidad. Con un trasfondo realmente profundo y existencial,  con tono desenfadado, cada capítulo consigue meternos en el día a día de Amy, una divorciada dispuesta a recuperar su trabajo y su vida tras un difícil momento personal. Con una nueva mentalidad y espíritu más generoso y optimista, ella se encuentra con que las cosas siguen igual que cuando se fue,  pero confía en poder cambiarlas. De esta manera vemos cómo choca la nueva filosofía de Amy con su anterior vida, sus colegas de trabajo, sus jefes… hasta su madre. Todos la miran como si estuviera loca, aunque en realidad sólo intenta ser feliz. Los diálogos son muy divertidos por el sorprendente contraste entre unos y otros personajes y por las reacciones de Amy ante situaciones sociales comprometidas.  La serie exprime al mismo tiempo la vis cómica y el talento dramático de su protagonista, lo que le ha valido un Globo de Oro. Alrededor de este eje central indiscutible giran otros personajes de peso, como el interpretado por Diane Ladd (El precio de la ambición), su madre en la serie y también en la vida real, y el de Luke Wilson (Middle Men) que da vida a su ex marido, adicto a la cocaína.

6/10
Iluminada

2011 | Enlightened | Serie TV

Si hubiera que hacer una carta de presentación a esta serie, bien podría empezar en estos términos: original, divertida, con personajes muy reales, cotidiana y que invita a la reflexión. Laura Dern (Corazón salvaje, Parque Jurásico) es Amy, una ejecutiva de una conocida empresa que pasa por una crisis que la lleva al borde de la histeria. Después de montar un buen numerito en la oficina decide irse a Hawai para seguir un tratamiento y dejar atrás el estrés y la ansiedad en su vida. Tras unos meses de “retiro espiritual”, regresa a la ciudad “iluminada”: la vida es bonita, todo el mundo es bueno, todo el mundo puede cambiar y ella ya lo ha hecho. Emprende así una nueva etapa cargada de optimismo y buenas intenciones. Su objetivo, encontrar su lugar en la vida… Pero las cosas no son tan sencillas como cree. HBO acierta de pleno con esta original y particular sitcom, con una Laura Dern sobresaliente dotando a una mujer, cuya dramática vida ha sido pintada a base de brochazos, un personalísimo carácter que devendrá en frescura y vitalidad. Con un trasfondo realmente profundo y existencial,  con tono desenfadado, cada capítulo consigue meternos en el día a día de Amy, una divorciada dispuesta a recuperar su trabajo y su vida tras un difícil momento personal. Con una nueva mentalidad y espíritu más generoso y optimista, ella se encuentra con que las cosas siguen igual que cuando se fue,  pero confía en poder cambiarlas. De esta manera vemos cómo choca la nueva filosofía de Amy con su anterior vida, sus colegas de trabajo, sus jefes… hasta su madre. Todos la miran como si estuviera loca, aunque en realidad sólo intenta ser feliz. Los diálogos son muy divertidos por el sorprendente contraste entre unos y otros personajes y por las reacciones de Amy ante situaciones sociales comprometidas.  La serie exprime al mismo tiempo la vis cómica y el talento dramático de su protagonista, lo que le ha valido un Globo de Oro. Alrededor de este eje central indiscutible giran otros personajes de peso, como el interpretado por Diane Ladd (El precio de la ambición), su madre en la serie y también en la vida real, y el de Luke Wilson (Middle Men) que da vida a su ex marido, adicto a la cocaína.

6/10

Últimos tráilers y vídeos