saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Tenemos que hablar de Kevin

Tenemos que hablar de Kevin

We Need to Talk About Kevin

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Tenemos que hablar de Kevin

Narra la historia de Eva, una mujer satisfecha consigo misma. Es autora y editora de guías de viaje para gente tan urbana y feliz como ella. Casada desde hace años con Franklin, un fotógrafo e iluminador que trabaja en publicidad, decide, ya cerca de los cuarenta años y tras muchas dudas, tener un hijo. El producto de tan indecisa decisión será Kevin. Sin embargo, casi desde el comienzo, nada se parece a los inefables mitos familiares de la clase media urbana y feliz. Para empezar, Eva siente que Franklin se ha apoderado de su maternidad y la está convirtiendo a ella en el mero contenedor del hijo por nacer, privándola de placeres tan apreciados por Eva como el sexo, la gimnasia o el vino.

Crítica decine21.com

estrella
4
Este chico es un demonio

Una cortina mecida por el viento porque la puerta de una terraza está abierta. Un festejo popular de la tomatina, con todo el mundo embadurnado de rojo, y entre la muchedumbre reconocemos a una mujer, Eva Katchadourian, con la cara de Tilda Swinton. Trazos impresionistas de una mujer estresada limpiando manchas de pintura roja en su casa, de su vida familiar con su marido, su hijo adolescente Kevin, y su hijita. El chico está en la cárcel. Vemos a Kevin de niño. Y descubrimos a un auténtico demonio, empeñado en hacer la vida imposible a su madre, mientras ante su progenitor exhibe su aspecto más conmovedor. Pieza a pieza, se irá componiendo el puzzle de lo que apunta a ser la tragedia familiar de los Katchadourian.

Es ésta una de esas películas que se aman o se odian, no parece admitir término medio. Habrá quien diga que Tenemos que hablar de Kevin es genial, aunque por su pretenciosidad puede leerse en clave de tomadura de pelo. Adaptación de una novela de Lionel Shriver, con la particular mirada de Lynne Ramsay (Ratcatcher, Movern Callar), se diría la versión “artística” de Este chico es un demonio o El buen hijo, e incluso La profecía, todas películas con chaval “monstruito”.

La directora se las arregla para crear una atmósfera malsana y angustiosa, al estilo Todd Solondz, en que la vida de la protagonista –meritoria Tilda Swinton, hace falta ser una gran actriz para no convertir en un ridículo histrión a su personaje– es, en sus propias palabras, un infierno. Pero entendida su propuesta, con un soterrado y patético humor negro, y empezando a formarse con las distintas escenas, muy trabajadas visualmente, un cuadro coherente, Ramsay se vuelve reiterativa, y sobre todo, no nos lleva a ninguna parte. Sin finalidad o razones en los actos de Kevin, esa es la explicación de su modo de comportarse, nos dice un film nihilista que queda reducido a “pesadito” ejercicio de estilo.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE