Decine21
Oficina de infiltrados (4ª temporada)
8 /10 decine21
Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Perseguido por la DGSE y la CIA hasta Moscú, Malotru intenta negociar su regreso a Francia. El nuevo jefe de Seguridad Interna de la DGSE, JJA, inicia una auditoría completa de la Oficina de Infiltrados y su nueva jefa Marie-Jeanne, con la clara intención de que rueden cabezas en el proceso.

8 /10 decine21

Crítica Oficina de infiltrados (4ª temporada) (2018)

La pista rusa

La pista rusa

Cuarta entrega de la magnífica serie de espías Oficina de infiltrados, creada por Eric Rochant. De nuevo bucea en las actividades de la DGSE, la Dirección General de Seguridad Exterior francesa, o sea los servicios secretos galos, muy pegada en la actualidad de la política internacional, lo que significa mostrar la complicada situación en Irak y Siria, o tratar el problema de los hackers rusos, que como es bien sabido están acusados de haber influido en el resultado electoral que dio la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump.

Paul Lefebvre, alias Malotru, o Guillaume Debailly, es al fin un hombre libre. Bueno, libre hasta cierto punto. Logró librarse de sus captores del Daesh, sin caer en las manos de sus antiguos compañeros del espionaje francés, de modo que actualmente vive en Rusia. Pero aquello no es vida y lo sabe, por lo que intenta contactar con su antiguo superior, Henri Duflot, ignora su muerte, y que le ha sustituido Marie-Jeanne Duthilleul. Por otro lado, esta oficina está siendo sometida a una exhaustiva auditoría interna, comandada por JJA, un sabueso que opina que todos los agentes ligados a Malotru debería quedar fuera del servicio, pues habrían sido seducidos por sus mañas de espía. Aunque una misión en Rusia, para entrar en sus sistemas informáticos, podría servir para rehabilitar a Malotru, si logra convencer al jefe de los servicios secretos Karlov de que puede reclutar a un joven informático de la DGSE, que en realidad se convertirá en un topo. Además, la sismóloga y espía Marina Loiseau anda también por ahí. Y, paralelamente, Jonas, hasta ahora analista de despacho, se mueve entre Turquía, Irak y Siria siguiendo la pista de la red clave en la financiación y reclutamiento de hombres del Daesh o Estado Islámico.

Sorprende la capacidad de Rochant para mantener el alto nivel de las entregas anteriores de Oficina de infiltrados, con nuevas intrigas de alto voltaje, crecimiento de los personajes ya conocidos, y aparición de otros nuevos que también revisten interés, como Samara, el nuevo interés amoroso de Malotru en Moscú, o el joven hacker que adopta la identidad de Sylvain Ellenstein.

Aquí juega con conceptos como la atmósfera de sospecha que surge por la investigación de JJA –nada menos que Mathieu Amalric se encarga de componer al antipático personaje–, o la bisoñez de Jonas, que comprueba la dureza de la guerra en sus propias carnes. De nuevo Mathieu Kassovitz compone con brillantez al personaje principal, muy bien secundada por las habituales Florence Loiret Caille y Sara Giraudeau.

Comenta esta Serie TV

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Series más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales