IMG-LOGO

Biografía

Aaron Paul

Aaron Paul

40 años

Aaron Paul

Nació el 27 de Agosto de 1979 en Emmett, Idaho, EE.UU.

Nada será como antes

19 Agosto 2015

Qué voz. Qué mirada. Qué pena nos dio cuando tuvo que matar a un hombre, cuando volvió a las drogas, cuando perdió al amor de su vida. Aaron Paul es el responsable de que todo hijo de vecino quiera a Jesse Pinkman, el joven compinche de Walter White en “Breaking Bad”. Quizás no vuelva a la cima, pero ya nadie olvidará su rostro.

Aaron Paul nació en un pueblo de Idaho y eso es algo que, por mucha fama que acumule, nunca olvidará. Mantener los pies en el suelo, no olvidarse “del chaval que llegó a Los Ángeles con un sueño”: esas son sus premisas. Ante todo, él es un hombre sencillo, amante del cine y la televisión, que quiere formar una familia con su mujer, la directora y actriz Lauren Parsekian.

Su carrera se presenta como un poco a poco, como un lento y trabajoso ascenso hasta Breaking Bad. Pequeñas películas para televisión, capítulos sueltos en un montón de series. Asuntos de familiaExpediente XPolicías de Nueva YorkUrgenciasBones. Seguramente nadie recuerde estas apariciones, pero con ellas logró hacerse un hueco en el medio y conseguir una audición para la serie de Vince Gilligan. Y entonces llegaron 5 años en la cima interpretando a Jesse Pinkman y tres premios Emmy.

Con sus ojos retrató la angustia de un joven perdido que veía cómo su vida se precipitaba al vacío sin posibilidad de redención. El sufrimiento y la degradación moral se inscribieron en su rostro con el paso de los capítulos y se expresaron con sus gritos. Nadie que haya visto la serie olvidará sus tacos, sus gestos, su fachada de chico malo y su profunda humanidad subyacente. Porque al final, el personaje y el actor se fundieron, y debajo de todo lo que era Jesse –delincuente, drogadicto, codicioso– estaba Aaron y su empatía, su sencillez y su bondad. Él se entregó por completo a la serie y por eso hoy lleva un tatuaje que le rinde homenaje: “No half measures” (“Nada a medias”).

Después del tremendo éxito de Breaking Bad, le llovieron las ofertas para trabajar en la gran pantalla, tanto en pequeñas producciones (Hellion) como en películas de elevado presupuesto (Need for SpeedExodus: Dioses y hombres). En su horizonte se avistan multitud de proyectos para cine y televisión, pero nada volverá a ser como Breaking Bad, tal como él mismo afirma: “Esa serie me puso en el mapa. Me dio una carrera. Además de una familia... porque por mucho que me guste el cine, da igual que sea una película independiente o una superproducción, se trata de una experiencia limitada. Pero en televisión se forman lazos a través de cinco, seis, siete años, si tienes suerte, que solo se parecen a los de tu familia (…) Por muy difícil que sea superar lo que hemos hecho en Breaking Bad, la pequeña pantalla sigue siendo el mejor medio para contar una historia sin tener que condensarla en dos horas. Y que conste que adoro el cine. Pero son dos retos diferentes”.

Nada será como antes. Pero eso no es necesariamente malo.

Filmografía
Westworld (3ª temporada)

2020 | Westworld | Serie TV

El camino. Una película de Breaking Bad

2019 | El Camino: A Breaking Bad Movie

Breaking Bad es una magnífica creación televisiva, Vince Gilligan supo armar una fabulosa serie a partir del improbable equipo de narcotraficantes que conforman en Alburquerque un profesor de química con cáncer, que quiere asegurar el futuro de su familia, Walter White, y uno de sus antiguos estudiantes, pobre diablo y camello que conoce bien el mundillo, Jesse Pinkman. A lo largo de cinco temporadas, vimos su personal evolución y la de otros estupendos personajes –dos de ellos, el abogado Saul Goodman antes conocido como Jimmy McGill, y el ex policía arreglatodo Mike Ehrmantraut, dieron lugar después a la serie precuela Better Call Saul– hasta llegar a un estupendo final. El camino. Una película de Breaking Bad puede verse como una especie de epílogo de la serie, un capítulo largo que da respuesta a algunas cuestiones que se dejaban abiertas en torno al personaje de Jesse Pinkman, y que llega seis años después. Algo que se se nota, porque la acción se supone que transcurre prácticamente a renglón seguido, y comos los años no pasan en balde, hay que decir Aaron Paul ha cambiado físicamente lo suyo. De todos modos, la idea es mostrar la huida de Jesse, pensar si alguien tan inestable y poco metódico como él –nada que ver con Walter, que terminaba siendo una suerte de figura paterna– logrará sentar la cabeza con un futuro en otra parte y con otra identidad, tal vez haya llegado el momento de madurar y redimirse. Y al tiempo, se nos ofrecen flash-backs varios de su interacción con viejos conocidos, que sirve para mantener medianamente el interés y despertar la nostalgia en el espectador. Lo que vemos no es hipermemorable, pero trasmite buenas vibraciones para los que han disfrutado con el universo Breaking Bad. El ir de aquí para allá Jesse con un Chevrolet El Camino –metáfora del camino que debe labrarse–, sirve para hablar de vidas alienadas –la idea de fundir realidad con un videojuego, la presencia televisiva de sus padres y su conversación telefónica–, y pergeñar un par de buenas secuencias en torno al dinero que necesita para pagar su nueva identidad.

6/10
Truth Be Told

2019 | Truth Be Told | Serie TV

Poppy Parnell se ha convertido en una celebridad gracias a sus podcasts sobre casos criminales auténticos. El que le lanzó a la fama ocurrió 19 años atrás, cuando el joven de 16 años Warren Cave fue declarado culpable del homicidio de un escritor de best-sellers. El crimen fue cometido en su domicilio, donde vivía con su esposa y dos hijas de gemelas, una de las cuales declaró haber visto a Cave, vecino, entrar en la casa a altas horas de la noche. Pero ahora ha aparecido un vídeo en que cabe deducir que Lanie Burhman fue coaccionada a la hora de lograr su testimonio. Lo que despierta el sentido de culpa de Poppy, que ahora desea lograr la liberación de Cave con una nueva investigación y otra entrega de sus célebres podcasts. Uno de los productos con los que Apple TV+ intenta encontrar su lugar en el cielo del streaming, donde cada vez hay más competencia. La serie creada por Nichelle D. Tramble parte de una novela de Kathleen Barber. Aunque medianamente entretenida, acaba cayendo en la acumulación de elementos melodramáticos e inverosímiles, donde la ocultación de datos y secretos sobre el asesinato que justifica la trama alcanza cotas demasiado increíbles, lo que invita a pensar que la “poli” es tonta, muy tonta; o más bien al espectador no se le supone demasiada inteligencia, se espera que acepte todo lo que se le ofrece. Por ejemplo, cuesta creer que Poppy –y eso que la interpreta una gran actriz como Octavia Spencer– tenga mala conciencia, y sin embargo parece que apenas le afecte que por su empeño investigador se produzca un accidente mortal; o que la hija de esta nueva víctima, tampoco se la vea muy traumatizada, cuando esa muerte fatal se produjo por una tonta discusión en la que ella participaba. Por no hablar del cáncer de la mamá de Cave, o de su nazismo sobrevenido en la cárcel, con vistosos tatuajes. A Aaron Paul le toca componer un personaje incómodo que, de entrada, presenta pocos matices.

5/10
Welcome Home

2018 | Welcome Home

Casey le fue infiel a su marido, Brian, lo que ocasiona la inevitable crisis matrimonial. Para tratar de reconciliarse, ambos saldrán fuera de Estados Unidos unos días, en un viaje romántico, así que alquilan a través de internet un casoplón en la región vinícola de Umbría, en Italia. Una vez allí, conocen al elocuente y servicial Federico, su vecino, que tiene la virtud de aparecer siempre que le necesitan. Pero poco a poco se dan cuentan de que esconde perversas intenciones. Tras consagrarse como Jesse Pinkman, en Breaking Bad, Aaron Paul vuelve a mostrar su buen hacer, en esta ocasión como marido torturado, bien respaldado por un excelente Riccardo Scamarcio (La mejor juventud) como antagonista, y Emily Ratajkowski (Perdida), que cumple, pese a que su personaje podría haber estado mejor desarrollado. Por desgracia, estos actores están al servicio de un guión convencional del debutante David Levinson, que mezcla elementos de Perros de paja –su descripción del germen de la violencia y de la contraposición del mundo rural con los urbanitas recién llegados– con los tópicos de thrillers de personaje cercano que acaba resultando ser un psicópata, al estilo de la niñera de La mano que mece la cuna, o la compañera de piso de Mujer blanca soltera busca, pero con el vecino. Se le podía haber sacado más tajada al novedoso tema central, la moda de contratar un alojamiento mediante aplicaciones como Airbnb, y sus potenciales riesgos. No consigue remontar estas limitaciones el realizador con poca experiencia George Ratliff (El hijo del mal), que firma un producto que como mucho puede ser calificado como ameno. Resulta al menos llamativa su obsesión por mostrar a los protagonistas duchándose en numerosas ocasiones, venga a cuento o no.

5/10
American Woman

2018 | American Woman

Un espía y medio

2016 | Central Intelligence

Robby Wierdich tiene la sensación de haberse estancado en la vida, pues antaño fue el chico más popular y prometedor del instituto, pero ha terminado convertido en un aburrido contable. Un día contacta con él a través de las redes sociales Robby Wierdich, que por contra en los viejos tiempos tenía sobrepeso, lo que hizo de él un habitual objeto de burlas. Pero ahora se ha transformado en un musculoso agente de la CIA… Nada bueno prometen hoy en día las comedias de Hollywood, mucho menos si tienen como director a Rawson Marshall Thurber, autor de ‘joyitas’ como Somos los Miller o Cuestión de pelotas. Peor si desde el principio dejan claro que su humor va a basarse en los estereotipos (el friki, el chico más popular del instituto, etc.), y en un aluvión de groserías, sobre flatulencias, etc. Pero aunque se trata de un producto de consumo rápido, Un espía y medio funciona, sobre todo por el buen hacer de Dwayne Johnson, ejemplo de superación que parece esforzarse por quitarse el sambenito de luchador de wrestling reconvertido en actor. Aunque parezca increíble, lo cierto es que dota de cierta tridimensionalidad a su personaje, marginado reconvertido en héroe, y tiene buena química con el cómico que demuestra cierta gracia Kevin Hart, especialista en este tipo de comedietas, pues tiene en su haber títulos como Dale duro, El gurú de las bodas o Vaya patrulla. No les van a nominar al Oscar, pero… Ambos actores están rodeados de secundarios solventes (Amy Ryan como la agente Pamela Harris, Aaron Paul en la piel de Phil, compañero de la CIA de Johnson, Jason Bateman de acosador, y Melissa McCarthy en un rol de ex compañera de los personajes centrales. Mezcla de risas y acción, en la línea de grandes éxitos de Eddie Murphy (Superdetective en Hollywood) y Will Smith (Dos policías rebeldes), cuenta con persecuciones y tiroteos resueltos con dignidad. Y puesto que la banda sonora evoca los 90, y el montaje tiene el suficiente ritmo, se puede decir que el balance es positivo, o que en la temporada veraniega se perdona todo.

5/10
The Path

2016 | The Path | Serie TV

Come and Find Me

2016 | Come and Find Me

Después de que su novia desaparezca, David intenta dar con su paradero, lo que le hace ver que no era quien él creía que era después de todo.

Espías desde el cielo

2016 | Eye in the Sky

Desde Sussex, la oficial Katherine Powell supervisa una operación militar para capturar a varios extremistas que se reúnen en una casa de Nairobi. Tiene a sus órdenes al piloto de un avión no tripulado que proporciona vigilancia aérea, y a algún agente junto al objetivo, que envía escarabajos mecánicos teledirigidos con cámara de vídeo. Las imágenes desvelan que los terroristas preparan una acción contra civiles, por lo que Powell pedirá a sus superiores autorización para aniquilarles. Tras el Oscar a la mejor película de habla no inglesa por Tsotsi, el sudafricano Gavin Hood saltó a Holllywood con filmes de temática fantástica, X-Men Orígenes: Lobezno y El juego de Ender, de resultados más bien insulsos. Le ha venido bien apartarse del ‘mainstream’ y ponerse al frente de esta cuidada producción rodada en su país, con capital británico, que se centra en el debate sobre la moralidad de la guerra contra el terrorismo mediante el uso de drones teledirigidos, que saltó a la actualidad sobre todo tras los ataques encubiertos de la administración Obama contra dirigentes de Al Qaeda en Yemen, Somalia y Pakistán. Parte de un guión muy cuidado de Guy Hibbert (Omagh), que aborda el tema central sin entrar en cuestiones de derecho internacional, pero también sin quitarle un ápice de complejidad. Espías desde el cielo pretende aportar elementos para el debate, más que adoctrinar. Por un lado acepta que para evitar un mal mayor puede ser legítimo causar la muerte de quienes preparan un atentado masivo, pero también reconstruye con distanciamiento crítico el papel de los que intervienen en la toma de la decisión final. Se ve así que los políticos a veces están más preocupados por salvar sus muebles, que por llevar a cabo acciones justas, o que a los militares les puede venir bien acabar con objetivos, dejando un poco de segundo lado lo que se conoce con el eufemismo de ‘daños colaterales’. Podría pensarse que estamos ante un film demasiado discursivo, pero no es así, pues logra enorme dramatismo, y tensión ‘in crescendo’. Un reparto internacional de esos que se califican como “de campanillas” logra dar humanidad a los personajes, y que se entienda (aunque pueda no compartirse) que a veces amañen el papeleo, con tal de quedar bien. Quizás destaque sobre el conjunto Aaron Paul, que compone el escalofriante papel del piloto que hace la guerra sentado sobre un monitor, como el que juega con la consola, y que a pesar de sus dudas, en el fondo debe obedecer las órdenes. Pero también desarrollan buenos trabajos Helen Mirren (teniente que comanda la misión), el escocés conocido por Juego de Tronos Iain Glen, brillante como ministro de exteriores con problemas puntuales de salud, Barkhad Abdi, candidato al Oscar por Capitán Phillips, como heroico agente sobre el terreno, y en su última aparición física en pantalla el gran Alan Rickman (oficial que supervisa desde Londres), a cuya memoria está dedicado el film.

7/10
De padres a hijas

2015 | Fathers and Daughters

De padres a hijas se desarrolla en dos tiempos paralelos. En los 80, el novelista Jake Davis sobrevive a un accidente de coche en el que fallece su esposa. Como consecuencia, sufre un brote psicótico que no le hará desistir de cuidar a Katie, su hija de cinco años, a la que apoda "Patatita". El otro hilo argumental tiene lugar en el presente, cuando esta última se ha convertido en asistente social, que trata de ayudar a una pequeña huérfana, lo que parece ir sobre ruedas, a pesar de que ella misma tiene que lidiar con la adicción al sexo generada por lo que vivió cuando era niña. Gabriele Muccino reincide en la historia de un padre que con tesón trata de sacar adelante a su vástago, aquí una hija, lidiando con los problemas en solitario, tras la memorable En busca de la felicidad. En esta ocasión no encuentra tanta frescura ni alborozo, pues se notan los resortes melodramáticos que deben conducir a la lágrima. Como le pasa en la ficción al protagonista, en un momento de la trama en el que escribe un libro malo con frases como "los tulipanes son bellos, por ahora", corre a veces el peligro de que la tensión dramática se convierta en cursilería barata. Aún así, el italiano rueda con fluidez, imprime cierta elegancia a los puntos más sórdidos del relato, consigue transmitir la fuerza del amor paterno-filial, y explora bien la idea de que todo lo que sucede en la infancia, bueno o malo, tiene después repercusiones en la edad adulta. A Russell Crowe le han confiado uno de esos personajes con incapacidad, en este caso una patología, que suelen tener tirón de cara al Oscar, al estilo de Una mente maravillosa, por la que recibió una candidatura. Aunque el australiano cumple con profesionalidad, no está tan bien como cuando le toca una interpretación más contenida, por ejemplo la de Gladiator, por la que obtuvo la estatuilla. Lo mismo ocurre con Amanda Seyfried, de nuevo a su lado tras Los Miserables el Musical, que convence pero no emociona. Se agradecen más las sutiles composiciones de los secundarios, como Aaron Paul, aspirante a novelista dispuesto a luchar porque su nueva novia supere sus dificultades, la veterana Jane Fonda, una editora casi maternal, Octavia Spencer, la jefa del personaje de Seyfried, Diane Kruger, la cuñada neurótica que quiere arrebatarle al prota a su hija, y sobre todo el siempre sorprendente Bruce Greenwood, que tras una buena recreación del presidente de CBS en La verdad, aquí entrega al esposo de ésta, un abogado sutil y elegante pero maquiavélico.

6/10
Triple 9

2015 | Triple Nine

En Atlanta, Estados Unidos, la mafia rusa campa a sus anchas liderada por la dura Irina. Su poder es tal que tiene comprados a muchos agentes de la policía, de modo que les encarga espectaculares golpes, como el robo de una caja de seguridad con material sensible en un banco. Atrapados en su laberinto de corrupción, estos policías no ven otra salida para conservar el pellejo y el de sus seres queridos que el cumplimiento de unas exigencias cada vez más peligrosas e inmorales. El nuevo robo que deben ejecutar es de tal riesgo, que deciden matar a uno de sus compañeros policías honrados, lo que se conoce en el argot como un Triple 9: así los polis estarán tan ocupados en vengar al caído que ellos podrán llevar a cabo su golpe. Después de Lawless (Sin ley), parece que el australiano John Hillcoat le ha tomado gusto a las tramas criminales con gángsteres y agentes de la ley corruptos. Aquí entrega un film muy movido, con buenas escenas de acción –el atraco inicial es modélico, y también las persecuciones automovilísticas– y un exceso de violencia, que en su fatalismo se diría que trata de seguir la misma senda que la celebrada serie televisiva True Detective, no en balde uno de los actores de la primera temporada, Woody Harrelson, tiene aquí también un papel. También se diría un referente tonal Heat, de Michael Mann. Falta un punto de credibilidad a la trama y de desarrollo de los personajes, los policías corruptos resultan demasiado desalmados, no parecen humanos. Sólo el intrépido y aún no maleado Chris (Casey Affleck), conserva algo parecido a los intereses de una persona normal, el resto, de algún modo, se han convertido en la peor versión de sí mismos.

6/10
The 9th Life of Louis Drax

2015 | The 9th Life of Louis Drax

Need for Speed

2014 | Need for Speed

Los videojuegos mueven grandes cantidades de dinero. Por eso Hollywood insiste en llevar a cabo una y otra vez adaptaciones que pocas veces alcanzan un nivel de calidad aceptable, pero que suelen funcionar en taquilla. Tras títulos como Resident Evil, Tomb Raider o Prince of Persia: Las arenas del tiempo, le llega el turno a Need for Speed, franquicia de títulos con numerosas entregas, algunas con argumento. En la versión cinematográfica de Need for Speed, Tobey Marshall, mecánico de coches clásicos de gran cilindrada, y piloto de carreras ilegales, acepta arreglar en su taller un viejo y valioso modelo para Dino Brewster, un tipo del que no acaba de fiarse, pues tuvo problemas con él en el pasado. Tras una mala jugada de Dino, Tobey acaba en la cárcel injustamente acusado de la muerte de su mejor amigo. Al salir, tratará de vengarse derrotando a su rival en la carrera clandestina DeLeon. Supone el segundo título como realizador de Scott Waugh, anteriormente especialista en diversos títulos de éxito, que saltó a la dirección de largometrajes con Acto de valor, de 2012. Como en aquélla, rueda con cierta corrección, y hasta consigue cierta espectacularidad en las persecuciones. Pero le falta la brillantez necesaria para remontar un guión tópico y predecible que no tiene ni un personaje que no sea un cliché. No parece que esté escrito por John Gatins, autor de la muy superior El vuelo, que ha contado con la ayuda de su hermano, el debutante George Gatins. Por si fuera poco, Need for Speed se resiente de su extrema ligereza, y de sus ansias por imitar a la exitosa saga iniciada con A todo gas, con la que tiene numerosos puntos en común, sobre todo las competiciones clandestinas de vehículos. Además, no acaban de resultar convincentes algunos actores que han dado más de sí en otras ocasiones, como Aaron Paul (Breaking Bad) y Dominic Cooper (El doble del diablo, An Education).

4/10
Mejor otro día

2014 | A Long Way Down

En la noche de final de año, Martin (Pierce Brosnan), un exitoso presentador televisivo cuya vida se ha convertido en un desastre pretende saltar desde lo alto de un edificio. No es el único. Se supone que la fecha y el lugar son como un imán para los potenciales suicidas, pues por ahí se dejan ver Maureen (Toni Collette), dedicada en cuerpo y alma a cuidar a su hijo paralítico; Jess (Imogen Poots), una jovencita a la que no hace caso su padre, un célebre político; y J.J. (Aaron Paul), integrante de una banda musical, al que han diagnosticado un cáncer. Contra pronóstico surge una peculiar amistad y un pacto; no volverán a intentarse quitar la vida hasta el día de San Valentín, y puede que entretanto encuentren motivos para amar la existencia. El novelista Nick Hornby ha sido adaptado al cine con bastante fortuna en títulos como Fuera de juego, Alta fidelidad y Un niño grande. El film que nos ocupa tiene un arranque prometedor, que promete un humor surrealista a la hora de describir cómo se estrechan los lazos en lo que podríamos denominar “club de los suicidas vivos”. Desgraciadamente el cineasta francés Pascal Chaumeil, que ha rodado antes algunas comedias agradables pero no memorables –Los seductores, Llévame a la luna–, se atasca en esta incursión tragicómica en el cine rodado en inglés, pues no logra emocionar todo lo que debiera en las cuitas de los personajes que les empujan al suicidio –en algunos casos están muy desdibujados, quizá quienes más tienen algo parecido a un personaje son Toni Collette e Imogen Poots–, y tampoco acaba de decantarse por la línea del disparate cuesta abajo y sin frenos. Así las cosas, el resultado es irregular, con algunos momentos intensos –los que tienen lugar en la azotea de un edificio especialmente, y algún pasaje relativo a algún personaje– que no bastan para sostener con firmeza todo el entramado narrativo.  

5/10
Hellion

2014 | Hellion

Exodus: Dioses y reyes

2014 | Exodus: Gods and Kings

Ramsés y Moisés han sido criados como hijos del Faraón de Egipto. Y aunque éste siente un afecto natural mayor por el segundo, por sus mejores cualidades humanas, sólo el primero lo es de verdad. Cuando Ramsés sucede a su padre, el descubrimiento de que Moisés es hijo de hebreos, miembro del pueblo de Israel al que tiene esclavizado, manda a quien fuera como un hermano al exilio. Para Moisés su nueva vida en una sencilla comunidad pastoril será como una revelación, a la que se suma una auténtica teofanía, Dios le habla exponiéndole los planes que tiene para él. La historia de Moisés ha sido adaptada múltiples veces al cine y a la pequeña pantalla, con el caso extraordinario de Cecil B. DeMille, que lo hizo en dos ocasiones, siendo Los diez mandamientos de 1956, con Charlton Heston y Yul Brynner, la más popular. Ahora es Ridley Scott quien revisita el relato bíblico, básicamente fiel a sus fuentes, incluido su sentido sobrenatural y trascendente, aunque se tome también algunas licencias artísticas, como que Dios hable a Moisés con figura de niño. Estructuralmente el guión firmado por Adam Cooper, Bill Collage, Jeffrey Caine y Steven Zaillian está construido alrededor del antagonismo-rivalidad-afecto fraterno de Moisés y Ramsés, un tema con el que Ridley Scott parece haber enganchado especialmente, no en balde él estaba muy unido a su hermano Tony, también director, que se suicidó hace dos años, y a quien dedica el film. Y por otro lado, se encuentra todo el conflicto interior de Moisés, su viaje y peregrinación de autodescubrimiento, acerca de quién es y lo que debe hacer, con la especial intimidad que le une a Dios, cuyas acciones, a veces terribles, no siempre entiende o comparte, aunque se dejará ganar y guiar por la fe –frente a la tentación de confiar en su pericia militar–, para poder hacer luego lo propio con los hebreos, ejerciendo de auténtico líder. Christian Bale hace un magnífico trabajo, y su némesis, interpretado por Joel Edgerton, también entrega una gran actuación. Estos mimbres fuertes pueden afectar al hecho de que otros sean más livianos, pues algunos personajes se encuentran bastante desdibujados, apenas trazados con un par de líneas. Los que mejor logran superar este handicap son tal vez John Turturro, el Faraón padre, y María Valverde, la esposa de Moisés, el resto –Sigourney Weaver, Aaron Paul, Ben Kingsley, Hiam Abbas...–, simplemente, están ahí, con su poderosa presencia. Pero verdaderamente el capítulo en que el film se muestra verdaderamente sobresaliente es el visual, que acrecienta el carácter de epopeya de la cinta, y donde da “sopas con honda” a la reciente Noé. Ridley Scott usa bien el 3D para dar profundidad a las escenas de masas, y los efectos especiales y el diseño de producción nos sumergen de lleno en el antiguo Egipto y en el desierto, las plagas y el paso del mar Rojo son de una increíble espectacularidad, con elementos como las gaviotas en el cielo encapotado que conceden a los planos un aire muy especial. Por concepción y temática, la película de Ridley Scott que más conecta con Exodus: Dioses y reyes, es El reino de los cielos, pero el cineasta británico sale mejor parado de la empresa que nos ocupa, por la fuerza y coherencia de la historia, y por el enorme carisma de Bale, mucho mayor que el de Orlando Bloom.

7/10
Tocando fondo (Smashed)

2012 | Smashed

Kate y Charlie están casados, y aparentemente en su vida abundan las risas y la diversión, pero ambos tienen un problema serio con el alcohol. El bochornoso espectáculo de una vomitona de ella delante de los niños a los que da clase en una escuela, supone un serio primer aviso de la peligrosa pendiente por la que se está deslizando. Otro profesor, consciente de su problema, le invita a acudir a una reunión de alcohólicos anónimos. Tras cierta prevención inicial ella inicia el camino de la desintoxicación, pero en el camino empieza a distanciarse de su esposo. Sobria –y perdón por el fácil juego de palabras– película "indie", acerca de un problema tan serio como el de la adicción al alcohol. Con tono casi documental, y sin concesiones fáciles al sentimentalismo, James Ponsoldt ofrece una historia poliédrica, interesante y realista, acerca de las dificultades para superar el alcoholismo, personales y de relación con los demás: la alegría hueca, el alejamiento de los demás, la construcción de una vida envuelta en la mentira, son elementos con los que se teje una película verista. El film, rodado en tan sólo 19 días sin gran presupuesto, ganó el Premio del Jurado en Sundance, y da pie a buenas interpretaciones nada histriónicas, con mención especial de Mary Elizabeth Winstead. En el reparto está también la oscarizada Octavia Spencer.

6/10
Breaking Bad (5ª temporada)

2012 | Breaking Bad | Serie TV

La temporada con la que culmina la genial creación de Vince Gilligan sobre el descenso a los infiernos por la corrupción moral de Walt White, un profesor de química con cáncer, que utiliza sus habilidades para crear una droga que triunfa entre los adictos. Los episodios resuelven y van atando muchos cabos, como el hecho de que el cuñado policía de Walt, que está en la división de narcóticos, se entere de las actividades con las que se ha lucrado su pariente. Por supuesto también se alcanza altas cotas de dramatismo en las relaciones de Walt con su esposa e hijo, y con su socio en el narcotráfico, Jesse Pinkman, con el que ha desarrollado una especie de relación paternofilial, por lo que nunca estamos seguros de si uno y otro estarán dispuestos a traicionarse para salvar el pellejo. Los trabajos de Bryan Cranston y Aaron Paul son sensacionales. 

8/10
Quad

2011 | Quad

Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
La última casa a la izquierda

2009 | The Last House on the Left

El director griego Dennis Iliadis –que sólo había dirigido en su país natal la desconocida Hardcore– debuta en el cine estadounidense con este remake de una cinta de terror de 1972. Iliadis ha contado con un presupuesto muy superior al de la cinta original, que supuso el debut de Wes Craven, posteriormente artífice de Pesadilla en Elm Street o Las colinas tienen ojos (1977), también versionada recientemente. Contó además con la producción de Sean S. Cunningham, que después sería el director de Viernes 13. Aunque no sigue el film original al pie de la letra, el argumento se parece bastante. Mari y Paige son dos jóvenes que aceptan la invitación de un desconocido, que les lleva a su habituación de un motel, a fumar marihuana. Pronto irrumpen en el lugar, el padre del muchacho, y sus dos acompañantes, un grupo de peligrosos psicópatas que secuestran a las dos chicas. Éstas son expuestas a todo tipo de brutalidades, violadas y finalmente dadas por muertas. El grupo de psicópatas acaba refugiándose en un caserón –la última casa a la izquierda– que pertenece desde hace poco tiempo al doctor John Collingwood, padre de Mari, una de las dos víctimas. Aunque lógicamente es un film muy distinto, el original de Craven tiene muchos puntos en común con la muy superior El manantial de la doncella, de ambientación medieval, donde una muchacha era asesinada por tres tipos que se escondían en el hogar de sus padres. El tema central de Bergman y Craven era la venganza, si bien en esta ocasión estamos ante una historia de supervivencia, pues los protagonistas apenas tienen tiempo de hacer otra cosa que intentar escapar como sea. Esto propicia secuencias de gran tensión, muy bien rodadas por el prometedor Iliadis, que aterroriza sobre todo en los momentos en los que las dos chicas son despiadadamente vejadas por sus captores. Tiene a su servicio a actores convincentes, especialmente Tony Goldwyn _el malo de Ghost– que aquí es el doctor bueno, y Monica Potter, la actriz de La hora de la araña, que encarna a su esposa. Pero también es cierto que este remake se excede a todas luces en violencia descarnada hasta tal punto que supera en crudeza al original de los sangrientos Craven y Cunningham –aquí en labores de producción–. Aún quienes sepan que están ante un film de tono salvaje se sorprenderán ante la secuencia del triturador de basura, o con la innecesaria secuencia final, una de los más bestias que se recuerdan.

4/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Breaking Bad

2008 | Breaking Bad | Serie TV

Walter White es un profesor de química que vive pluriempleado, casi al día, y que pasa por en horas bajas. Le han diagnosticado un cáncer de pulmón que oculta en casa y le cuesta sudores llegar a fin de mes para mantener a su esposa y a su hijo incapacitado. Así las cosas, se le ocurre usar sus conocimientos químicos para fabricar anfetamina de gran pureza, aprovechando su encuentro con un antiguo alumno que trafica con drogas. Este curioso medio de ganar dinero se convierte poco a poco en un negocio próspero y peligroso, que conlleva violencia, ocultaciones y mentiras. Original drama con muchas dosis de thriller y humorada negra, que podría decirse una versión "sui generis" de la comedia Weeds, donde Walter es un hombre gris en el clásico papel de "pez fuera del agua", que poco a poco aprende a nadar en aguas turbias. Interpreta al personaje el actor Bryan Cranston (Malcolm).

7/10
Las chicas malas del valle

2005 | A Fate Totally

Danielle, Tiffany y Brooke, son tres jóvenes estudiantes que pasan por ser las más populares del instituto. Hasta la llegada de una estudiante extranjera que les roba el protagonismo por completo... Típica comedieta de instituto, poco inspirada, y con interpretaciones irregulares.

4/10
Cueste lo que cueste

2000 | Whatever It Takes

En los últimos días de curso en el instituto, la bella Ashley ocupa el corazón de Ryan, mientras que el rompecorazones Chris pierde el suyo por la inteligente y bella Maggie. Ambos deberán empeñarse si quieren que ellas sean sus compañeras de baile. Comedia romántica adolescente, al estilo de los años 80, que toma como referencia el clásico literario de "Cyrano de Bergerac". En su reparto destacan nombres por entonces poco conocidos pero que más tarde han cogido renombre en la pantalla, tales como James Franco, Shane West o Aaron Paul.

5/10

Últimos tráilers y vídeos