IMG-LOGO

Biografía

Vince Gilligan

Vince Gilligan

53 años

Vince Gilligan

Nació el 10 de Febrero de 1967 en Richmond, Virginia, EE.UU.

Moral, violencia y humor

29 Junio 2015

Vince Gilligan (Richmond, EE. UU., 1967) es uno de los nombres propios de la televisión estadounidense del siglo XXI. Como David Chase (“Los Soprano”) o Matthew Weiner (“Mad Men”), Gilligan pertenece a la nueva oleada de showrunners que han revolucionado la pequeña pantalla y nos permiten hablar de una nueva edad dorada del medio. Su obra maestra, “Breaking Bad”, ya forma parte de las mejores series de la historia

Desde joven, Vince Gilligan mostró un fuerte interés por el cine. Él y su mejor amigo, el hoy reputado editor de películas y diseñador de títulos Angus Wall, se dedicaban a grabar pequeñas obras de ciencia ficción con una cámara Super 8. La madre de Angus, Jackie, siempre los alentaba con sus proyectos y los animaba a ir al cine y a conocer los diferentes géneros del Séptimo Arte. Vince llegaría a reconocer que sin ella “no estaría donde estoy ahora”. Los Gilligan no tardaron en darse cuenta de que su hijo tenía talento, por lo que nadie se extrañó cuando este se fue a Nueva York a estudiar producción cinematográfica.

Estando en la universidad, escribió el guion de Todo queda en casa (Home Fries), que luego se convertiría en una película protagonizada por Drew Barrymore y Luke Wilson. Sin embargo, el cine no sería el lugar donde Vince encontraría el éxito. Su primer gran logro fue su trabajo en Expediente X. Fan incondicional de la serie de Chris Carter, envió un guion a Fox que luego se convertiría en el capítulo “Soft Light”. Así se inició una fructífera colaboración en la que Gilligan escribió 29 episodios, además de producir más de 40. Su gran carrera en la pequeña pantalla había comenzado.

El 20 de enero de 2008, después de muchas visitas a diferentes cadenas y múltiples problemas, y de muchas horas de escritura y rodaje, Vince vio cómo la AMC estrenaba su propia serie: Breaking Bad. La historia se asentaba sobre la premisa de convertir a un hombre normal y corriente en un malvado personaje, o como dice Gilligan, consistía en transformar a “Mr. Chips en Scarface”. Los espectadores no tardaron en engancharse a este drama plagado de escenas tan potentes y diálogos tan bien construidos que eran capaces de volver atractivo al mismísimo Heisenberg, el reverso tenebroso del inocente Walter White, un profesor de instituto con cáncer. La crítica fue unánime: Breaking Bad fue considerada como una de las mejores obras televisivas de la historia.

Con esta serie Vince estableció su seña de identidad: un estilo en el que la excelencia literaria, con grandes soliloquios y conversaciones, va de la mano de una expresión visual cuidada y completamente original. Planos nadir, cenitales, montajes al ritmo de la música… El abanico de recursos audiovisuales que despliega Gilligan en sus creaciones está a la altura de los mejores cineastas de Hollywood. Así, este showrunner logra tratar temas de profundo interés humano sin renunciar a las grandes audiencias.

Better Call Saul, el spin-off de Breaking Bad, no hace más que confirmar lo dicho: Vince Gilligan es uno de los nombres propios de la televisión estadounidense y tiene un estilo propio que engancha al espectador. Esta vez el protagonista de la serie es Saul Goodman, un abogado que quiere abrirse paso en el negocio sin recurrir a los favores de su familia. Con esta premisa, su creador nos vuelve a introducir en los límites de la moral a través de un personaje que, como Walter White, es completamente antiheroico. Todo ello, por supuesto, sin renunciar a las pinceladas de humor tan características de este guionista.

En 2015, Vince estrenó Battle Creek, una serie policíaca que tiene como protagonistas a una pareja de detectives completamente opuestos. Otra vez la violencia, la moral cuestionable y el humor se dan cita en una misma creación. Vince ha demostrado, como otros showrunners de su generación, que la pequeña pantalla es el medio perfecto para las grandes historias, esas que se abren a los matices, que profundizan en la psicología de los personajes y exploran sus contradicciones.

Filmografía
El camino. Una película de Breaking Bad

2019 | El Camino: A Breaking Bad Movie

Breaking Bad es una magnífica creación televisiva, Vince Gilligan supo armar una fabulosa serie a partir del improbable equipo de narcotraficantes que conforman en Alburquerque un profesor de química con cáncer, que quiere asegurar el futuro de su familia, Walter White, y uno de sus antiguos estudiantes, pobre diablo y camello que conoce bien el mundillo, Jesse Pinkman. A lo largo de cinco temporadas, vimos su personal evolución y la de otros estupendos personajes –dos de ellos, el abogado Saul Goodman antes conocido como Jimmy McGill, y el ex policía arreglatodo Mike Ehrmantraut, dieron lugar después a la serie precuela Better Call Saul– hasta llegar a un estupendo final. El camino. Una película de Breaking Bad puede verse como una especie de epílogo de la serie, un capítulo largo que da respuesta a algunas cuestiones que se dejaban abiertas en torno al personaje de Jesse Pinkman, y que llega seis años después. Algo que se se nota, porque la acción se supone que transcurre prácticamente a renglón seguido, y comos los años no pasan en balde, hay que decir Aaron Paul ha cambiado físicamente lo suyo. De todos modos, la idea es mostrar la huida de Jesse, pensar si alguien tan inestable y poco metódico como él –nada que ver con Walter, que terminaba siendo una suerte de figura paterna– logrará sentar la cabeza con un futuro en otra parte y con otra identidad, tal vez haya llegado el momento de madurar y redimirse. Y al tiempo, se nos ofrecen flash-backs varios de su interacción con viejos conocidos, que sirve para mantener medianamente el interés y despertar la nostalgia en el espectador. Lo que vemos no es hipermemorable, pero trasmite buenas vibraciones para los que han disfrutado con el universo Breaking Bad. El ir de aquí para allá Jesse con un Chevrolet El Camino –metáfora del camino que debe labrarse–, sirve para hablar de vidas alienadas –la idea de fundir realidad con un videojuego, la presencia televisiva de sus padres y su conversación telefónica–, y pergeñar un par de buenas secuencias en torno al dinero que necesita para pagar su nueva identidad.

6/10
Better Call Saul (4ª temporada)

2018 | Better Call Saul | Serie TV

Cuarta temporada de las andanzas del abogado Jimmy McGill en la serie spin-off precuela de Breaking Bad, a cuyos hechos se va acercando paulatinamente. Va cobrando tintes más oscuros en lo relativo a la personalidad de su protagonista tras la trágica muerte suicida de su hipocondríaco hermano Chuck, Jimmy se encuentra sumido en algo muy parecido al desencanto. Jimmy ha tenido que renunciar temporalmente a las leyes por su suspensión temporal, así que quiere emplear en cambio su proverbial labia para convertirse en vendedor, pero algo se ha roto en su interior, en su afición a una picaresca propia de boy-scout. Cuando trata de conseguir un puesto en una compañía de fotocopiadoras, estalla al darse cuenta de lo fácil que resulta embaucar a las personas, y la frecuencia con la que el ser humano parece incapaz de detectar y valorar la bondad del prójimo, sus cualidades más valiosas. Algo comparable le ocurre a Mike Ehrmantraut, al que Gustavo Frint asegura un puesto tapadera como asesor de seguridad para pagarle ciertos servicios prestados ilegalmente, cuando a él le gustaría en verdad sacar a la luz los muchos agujeros de esas empresas, que podrían ser víctimas de timos, estafas y robos con suma facilidad. En el negocio de narcotráfico que mueve bajo la tapadera de “Los Pollos Hermanos”, el coma de Héctor Salamanca puede suponer una oportunidad para ocupar una posición privilegiada. A Mike le tocará supervisar la construcción de unos laboratorios bajo tierra en el desierto de Nuevo México, de los que se encarga un ingeniero alemán con su equipo, a los que va a tocar vivir una temporada sin salir al exterior. De nuevo la serie creada por Vince Gilligan y Peter Gould presenta unos guiones y personajes de hierro, en que conviven el drama y el humor en el gran escenario de la tragicomedia humana en que consiste el mundo. Llama la atención la cantidad de matices y vida interior que pueden presentar Jimmy y compañía, donde el reparto sabe que tiene unos personajes que son una perita en dulce, y aprovechan para lucirse sin histrionismos, se adaptan a sus roles como el guante a la mano. Como le ocurrió a Bryan Cranston con Walter White, Bob Odenkirk sabe que con Jimmy/Saul tiene al personaje de su vida, y lo aprovecha con inmenso talento. La temporada va "in crescendo", con las dudas acerca de si la relación de Jimmy con Kim podrá resistir, pues en ella sigue latiendo una bondad que en él cada vez se va trocando más en cinismo. El clímax de la temporada en el último capítulo, con el intento de Jimmy de recuperar su título de abogado, y los esfuerzos de Mike por arreglar una "fisura" en la construcción del laboratorio, es sencillamente formidable.

8/10
Better Call Saul (3ª temporada)

2017 | Better Call Saul | Serie TV

Tercera temporada, magnífica como las anteriores, de la serie spin-off de la también fantástica Breaking Bad. Con los personajes principales ya claramente perfilados por Vince Gilligan y Peter Gould, podemos ahondar en sus conflictos con nuevas situaciones muy bien presentadas. Por un lado tenemos a Jimmy McGill (Bob Odenkirk), verdaderamente en estado de shock después de haber confesado generosamente una artimaña que sirvió para birlarle a su hermano Chuck (Michael McKean) un cliente del despacho de abogados, pues el otro jugó con él para tener pruebas con que incriminarle y echarle de la dedicación profesional del derecho. Y su socia y novia ocasional, Kim Wexler (Rhea Seehorn), no sabé cómo afrontar la situación. Mientras, Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), siente que debe vengar la muerte de un inocente a manos del narco Héctor Salamanca, lo que le lleva a conocer al CEO de Los Pollos Hermanos, o sea, al viejo conocido de Gus Fring (Giancarlo Esposito). La relación entre todos irá entretejiéndose y reforzándose cada vez más. Nunca deja de sorprender el excelente pulso narrativo, cómo se puede prolongar la escena más nimia para dotarla de sorprendente suspense y empaque, con una puesta en escena sencillamente soberbia. Los diálogos son magníficos, hay hondura casi shakespereana a la hora de dibujar el patetismo de los personajes, la convivencia de los puntos fuertes con los débiles, cierta generosidad y grandeza de ánimo con artimañas y trampas para salirse uno con la suya. Hay momentos divertidos, pero con un punto de amargura y humorada negra, porque recocemos la realidad que subyace en ciertas mezquindades. Y nuevamente, en la relación fraterna entre Jimmy y Chuck hay resonancias bíblicas que hacen pensar en Caín y Abel redivivos y reinventados. Además, viejos personajes de Breaking Bad son introducidos aquí por primera vez, para delicia de los fans, como la eficaz secretaria de Jimmy.

8/10
Better Call Saul (2ª temporada)

2016 | Better Call Saul | Serie TV

Segunda temporada del spin-off de Breaking Bad, arranca con un sketch en blanco y negro donde Saul Goodman –o Jimmy McGill– se queda atrapado en un sótano, un buen resumen de la frustración de antaño y del modo en que ha adquirido sabiduría y paciencia, como se lee en la pared, "SG estuvo aquí". Ya en el tiempo presente, Jimmy se encuentra en una encrucijada tras haber roto con su hermano, duda entre emprender una exitosa carrera de abogado en un bufete, algo a lo que le anima Kim Wexler, o divertirse con su labia de chanchullero, una de sus grandes habilidades. Entretanto el antiguo policía Mike Ehrmantraut es despedido de su puesto de matón por el insoportable informático nuevo rico que le contrató para traficar con fármacos. Vince Gilligan y Peter Gould siguen demostrando que están en plena forma a la hora de mostrar las nuevas evoluciones de su particular abogado, de nuevo muy bien interpretado por Bob Odenkirk. En el primer episodio, escrito y dirigido por Thomas Schnauz, demuestran de nuevo un profundo conocimiento de la naturaleza humana, y su capacidad para plantear situaciones de alto voltaje dramático y cómico, como la tomadura de pelo al corredor de bolsa.

8/10
Better Call Saul

2015 | Better Call Saul | Serie TV

Sorprendente spin-off de la serie televisiva Breaking Bad, salido de la mente de los mismos artífices, Vince Gilligan y Peter Gould. Centra su atención en el personaje del abogado chanchullero Saul Goodman, que se ocupaba de las dificultades legales de los ya legendarios Walt Whitman y Jesse Pinkman, trazando en esta primera temporada un arco del personaje que permite entender su transformación, desde los tiempos en que respondiendo al nombre de Jimmy McGill, era un timador de poca monta conocido como Jimmy Resbalones, hasta que se convierte en el picapleitos de mucha labia e ingeniosos recursos capaz de defender y sacar las castañas del fuego a tipos más que dudosos, que con frecuencia incumplen la ley. De propina, además de cruzarnos con alguno de los personajes que tendrían relevancia luego en el universo Breaking Bad, conocemos también con más detalle la evolución de uno de ellos, el matón reflexivo Mike Ehrmantraut, antiguo policía, al que encontramos inicialmente como vigilante de un parking. Aunque podía pensarse en el personaje de Goodman-McGill –muy bien interpretado por Bob Odenkirk, que aquí ejerce además de productor– como alguien de suficiente entidad para poder sostener una serie, no era fácil imaginar que Gilligan y Gould imaginarían de modo tan potente sus orígenes. Pues su historia presenta dimensiones shakespereanas –el dilema de hacer lo que te gusta disfrutando o inclinarte por lo correcto, mientras la vida se va pasando, resuelto de modo inesperado, y encajando bien las numerosas piezas del puzzle argumental– e incluso bíblicas –la relación de Jimmy con su hermano Chuck, abogado de prestigio encerrado en el sótano de su casa por una extraña fobia, que viene a ser una especie de ocurrente vuelta de tuerca a los hermanos del Génesis, Caín y Abel–, con momentos dramáticos de gran intensidad, donde se hacen presentes la generosidad y el sacrificio, pero también el sentido de la decepción, la sensación de haber malgastado, tal vez, el tiempo. Better Call Saul es una serie muy de nuestro tiempo, con su punto cínico, mostrado sobre todo en el sentido del humor, por ejemplo al seguir a ese matrimonio de estafadores que considera, muy sinceramente, que no han hecho más que llevarse lo suyo; a Jimmy revolviendo literalmente en la basura para encontrar pruebas para un caso. Hay algo en él de moderno Robin Hood, sobre todo cuando parece encontrar su nicho legal ofreciendo sus servicios como abogado a los ancianos, pero siempre punteado por esa mirada irónica. En realidad, todos los personajes –también Mike, para el que todo ha cambiado con la muerte de su hijo, y el consejo que le dio, o Chuck, el hermano "superior"– tienen un punto trágico que los convierte en tremendamente interesantes, y de los que estamos deseando seguir su evolución.

8/10
Battle Creek

2015 | Battle Creek | Serie TV

Dos exitosos creadores de series, Vince Gilligan (Breaking Bad) y David Shore (House), aúnan fuerzas en este trabajo común para la CBS, donde la huella de ambos es reconocible. Pinta las tribulaciones de un grupo de policías en Battle Creek, estado de Michigan, que deben combatir el crimen con muy escasos medios, sus equipos de videovigilancia y escucha no funcionan en ocasiones, lo que da pie a situaciones casi de vodevil, aunque con el agravante de que hay vidas en juego, lo que por supuesto no hace ninguna gracia al detective Russ Agnew. El FBI decide enviar desde Detroit a un flamante agente algo insoportable por su perfeccionismo en el día a día, Milt Chamberlain. Aunque son como el agua y el aceite, Russ y Milt harán buen equipo, aunque la fotogenia y simpatía de uno atrae la atención mediática, frente al aire más desaliñado y brusco del otro. La idea es buena, y aun con los rasgos peculiares de sus autores, ironía a la hora de pintar el mundo criminal, se ajusta al clásico esquema de las series policíacas, con casos autoconclusivos en cada episodio mientras ahondamos en la personalidad de los protagonistas. Quizá a Josh Duhamel y Dean Winters les falta un punto de carisma, pero las situaciones algo surrealistas a la hora de resolver crímenes dan al conjunto un toque original, se arriesga un poco, lo que siempre es de agradecer en productos televisivos que deben realizarse a gran velocidad.

6/10
Breaking Bad (5ª temporada)

2012 | Breaking Bad | Serie TV

La temporada con la que culmina la genial creación de Vince Gilligan sobre el descenso a los infiernos por la corrupción moral de Walt White, un profesor de química con cáncer, que utiliza sus habilidades para crear una droga que triunfa entre los adictos. Los episodios resuelven y van atando muchos cabos, como el hecho de que el cuñado policía de Walt, que está en la división de narcóticos, se entere de las actividades con las que se ha lucrado su pariente. Por supuesto también se alcanza altas cotas de dramatismo en las relaciones de Walt con su esposa e hijo, y con su socio en el narcotráfico, Jesse Pinkman, con el que ha desarrollado una especie de relación paternofilial, por lo que nunca estamos seguros de si uno y otro estarán dispuestos a traicionarse para salvar el pellejo. Los trabajos de Bryan Cranston y Aaron Paul son sensacionales. 

8/10
Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Hancock

2008 | Hancock

Aventuras y desventuras de un superhéroe atípico que ha caído en desgracia. Se trata de Hancock, un tipo borracho, solitario y con malas pulgas, que duerme en la calle, va harapiento y sin afeitar y que, sobre todo, tiene una forma muy peculiar y desagradable de ejercer su oficio. Hancock vuela supersónicamente y tiene una fuerza descomunal, con un cuerpo a prueba de balas; sin embargo, cada vez que ayuda a la población no puede evitar comportarse de modo antipático y le da igual si por el camino destroza autopistas, provoca accidentes, etc. La consecuencia es que todo el mundo está harto de él, no le cae bien a nadie. El papel parece hecho a la medida de Will Smith (que no por casualidad ha ejercido también de productor), ya que el film contiene dosis parecidas de acción, humor y drama, y el protagonista de superéxitos como Yo, robot o Soy leyenda da el aspecto físico perfecto del superhéroe venido a menos, a la vez que sabe transmitir la desidia de alguien que está completamente de vuelta de todo. Pero, cuando su vida toca fondo, conoce a Ray (Jason Bateman), un hombre idealista, experto en marketing, que le ofrece un plan para recuperar su buena imagen. Las cosas no serán fáciles para ambos, porque Mary (Charlize Theron), esposa de Ray, no confía para nada en Hancock y quiere impedir que su marido fracase en el empeño de convertir al superhéroe en alguien de provecho. Peter Berg, actor y director, vuelve a ponerse detrás de las cámaras en una película de acción, después de la vibrante La sombra del reino. La cosa le sale bastante derecha, los efectos especiales son espectaculares, el ritmo es el adecuado, y sin embargo no estamos ante un film típico de superhéroes. Porque aquí la acción no tiene la importancia que se podría esperar, sino que parece simplemente un añadido. Eso provoca que se eche en falta, es verdad, algo más de emoción real, un malvado de entidad, que implique más al espectador, aunque lo cierto es que precisamente ése es el sello de identidad del film. ¿Pero cómo? ¿Una película de superhéroe donde la acción no es la protagonista? Justo. La trama se centra en otra cuestión de fondo y mucho más interesante: la aceptación del propio destino es lo único que hace posible que abramos nuestro horizonte al prójimo y dejemos de pensar en nosotros mismos. "Sólo cuando aceptes quién eres, serás feliz", le dice Ray al protagonista. Todo superhéroe ha de llevar su uniforme, y Hancock ha de aprender a vivir con el suyo. El film remarca esta idea central en algunas escenas muy eficaces, alguna con mucho sentido del humor. Y hay además en el guión de Vincent Ngo y Vince Gilligan un modo muy original de afrontar el tema, tan clásico como ineludible, del superhéroe que ha de elegir entre el amor personal y la propia misión al servicio de todos los hombres por igual.

6/10
Breaking Bad

2008 | Breaking Bad | Serie TV

Walter White es un profesor de química que vive pluriempleado, casi al día, y que pasa por en horas bajas. Le han diagnosticado un cáncer de pulmón que oculta en casa y le cuesta sudores llegar a fin de mes para mantener a su esposa y a su hijo incapacitado. Así las cosas, se le ocurre usar sus conocimientos químicos para fabricar anfetamina de gran pureza, aprovechando su encuentro con un antiguo alumno que trafica con drogas. Este curioso medio de ganar dinero se convierte poco a poco en un negocio próspero y peligroso, que conlleva violencia, ocultaciones y mentiras. Original drama con muchas dosis de thriller y humorada negra, que podría decirse una versión "sui generis" de la comedia Weeds, donde Walter es un hombre gris en el clásico papel de "pez fuera del agua", que poco a poco aprende a nadar en aguas turbias. Interpreta al personaje el actor Bryan Cranston (Malcolm).

7/10
Expediente X (8ª temporada)

2000 | The X Files (8ª Season) | Serie TV

Penúltima entrega de la mítica serie, inédita en televisión en nuestro país. Lo único que se ha visto son los dos primeros episodios, editados en VHS con el título 'Réquiem'. Ahí Mulder, mientras investigaba una desaparición de jóvenes en Bellefleur, era abducido por extraterrestres. David Duchovny, abandonó casi por completo la serie, pero aparece en algún episodio. Le sustituye el agente Dogget, interpretado por Robert Patrick, el T-1000 de Terminatos 2.

5/10
Expediente X (6ª temporada)

1998 | The X-Files (6ª Season) | Serie TV

La sexta temporada televisiva de Expediente X transcurre justo a continuación del film estrenado en los cines. La investigación de casos paranorales ha sido reabierta, pero se ha asignado a dos nuevos agentes, mientras que Mulder y Scully desempeñan otras tareas en el FBI. Entre los 20 episodios destacan 'Triangle', con los agentes visitando el triángulo de las Bermudas, y 'How the ghost stole Christmas, con Edward Asner y Lili Tomlin haciendo de fantasmas.

5/10
Fuego salvaje

1993 | Wilder Napalm

Wallace y Wilder son dos hermanos muy distintos con un talento en común; pueden producir fuego por sí mismos, solo con su pensamiento. Mientras Wallace presume de su poder para ganar popularidad, Wilder está casado con Linda y trabaja como bombero voluntario (paradójica profesión); pero ambos no se llevan demasiado bien. Para más inri, también Wallace está enamorado de Linda.  Dennis Quaid y Debra Winger protagonizan esta singular película que puede hacer perder el interés del espectador por su curioso argumento. Sin embargo, compensa las buenas interpretaciones de sus protagonistas y la puesta en escena de Glenn Gordon Caron (Novio de alquiler).

4/10
Better Call Saul (5ª temporada)

2020 | Better Call Saul | Serie TV

El locuaz Jimmy McGill puede por fin volver a ejercer la abogacía. Pero huyendo de la alargada sombra de su hermano, cambia su nombre al de Saul Goodman, y empieza a representar a delincuentes y camellos de poca monta, aunque la proximidad al mundo del narcotráfico y a la familia Salamanca, le puede enredar en asuntos más complicados. Y aunque se empeña en mantener la relación con Kim Wexler, esta se debate entre su deseo de seguir la senda marrullera de su pareja, y la constatación de lo eficaz que puede llegar a ser. Entretanto, el lacónico Mike Ehrmantraut sigue sirviendo a los señores del tráfico de drogas, lo que no parece casar muy bien con su papel de cariñoso abuelo, que cuida de su nieto cuando la madre, viuda, de su hijo, le pide el favor de ocuparse de ella, le pesa la conciencia por sus conexiones con el mundo criminal. Quinta temporada de la magnífica serie Better Call Saul, el spin-off de Breaking Bad, creado por Vince Gilligan y Peter Gould. La trama se va acercando cada vez más a la época en que conocimos a Walter White, y los fragmentos en blanco y negro a la huida posterior de Jimmy-Saul con falsas identidades. Y ahonda en los personajes con momentos de gran fuerza. De modo que vemos el anhelo de Jimmy por compartir su vida con Kim en una gran mansión, pero también lo difícil que le es al primero evitar ocurrencias como la de ofrecer descuentos a sus potenciales clientes criminales, y a la segunda decidir entre cortar o no las amarras que le unen al otro. En los primeros capítulos se encuentra muy presente la idea de la esquizofrenia o doble vida en que se mueven los personajes. Es el caso de Jimmy, Kim y Mike, pero también el de Nacho Varga, que trata de ganarse la confianza de Lalo Salamanca, para informar de los movimientos de la familia a Gustavo Fring. La acción audaz por parte de Nacho de recuperar una remesa de droga, a punto de ser incautada por la policía, da pie a un intenso momento de suspense, que convive con la mirada incrédula de Lalo. Y no faltan los momentos divertidos, repletos de ingenio, como el de Jimmy-Saul quedándose colgado en el ascensor de los juzgados con la fiscal que lleva los casos de varios de sus clientes. De nuevo el reparto –Bob Odenkirk, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Patrick Fabian, Michael Mando, Tony Dalton, Giancarlo Esposito– está perfecto.

8/10
Better Call Saul (4ª temporada)

2018 | Better Call Saul | Serie TV

Cuarta temporada de las andanzas del abogado Jimmy McGill en la serie spin-off precuela de Breaking Bad, a cuyos hechos se va acercando paulatinamente. Va cobrando tintes más oscuros en lo relativo a la personalidad de su protagonista tras la trágica muerte suicida de su hipocondríaco hermano Chuck, Jimmy se encuentra sumido en algo muy parecido al desencanto. Jimmy ha tenido que renunciar temporalmente a las leyes por su suspensión temporal, así que quiere emplear en cambio su proverbial labia para convertirse en vendedor, pero algo se ha roto en su interior, en su afición a una picaresca propia de boy-scout. Cuando trata de conseguir un puesto en una compañía de fotocopiadoras, estalla al darse cuenta de lo fácil que resulta embaucar a las personas, y la frecuencia con la que el ser humano parece incapaz de detectar y valorar la bondad del prójimo, sus cualidades más valiosas. Algo comparable le ocurre a Mike Ehrmantraut, al que Gustavo Frint asegura un puesto tapadera como asesor de seguridad para pagarle ciertos servicios prestados ilegalmente, cuando a él le gustaría en verdad sacar a la luz los muchos agujeros de esas empresas, que podrían ser víctimas de timos, estafas y robos con suma facilidad. En el negocio de narcotráfico que mueve bajo la tapadera de “Los Pollos Hermanos”, el coma de Héctor Salamanca puede suponer una oportunidad para ocupar una posición privilegiada. A Mike le tocará supervisar la construcción de unos laboratorios bajo tierra en el desierto de Nuevo México, de los que se encarga un ingeniero alemán con su equipo, a los que va a tocar vivir una temporada sin salir al exterior. De nuevo la serie creada por Vince Gilligan y Peter Gould presenta unos guiones y personajes de hierro, en que conviven el drama y el humor en el gran escenario de la tragicomedia humana en que consiste el mundo. Llama la atención la cantidad de matices y vida interior que pueden presentar Jimmy y compañía, donde el reparto sabe que tiene unos personajes que son una perita en dulce, y aprovechan para lucirse sin histrionismos, se adaptan a sus roles como el guante a la mano. Como le ocurrió a Bryan Cranston con Walter White, Bob Odenkirk sabe que con Jimmy/Saul tiene al personaje de su vida, y lo aprovecha con inmenso talento. La temporada va "in crescendo", con las dudas acerca de si la relación de Jimmy con Kim podrá resistir, pues en ella sigue latiendo una bondad que en él cada vez se va trocando más en cinismo. El clímax de la temporada en el último capítulo, con el intento de Jimmy de recuperar su título de abogado, y los esfuerzos de Mike por arreglar una "fisura" en la construcción del laboratorio, es sencillamente formidable.

8/10
Better Call Saul (3ª temporada)

2017 | Better Call Saul | Serie TV

Tercera temporada, magnífica como las anteriores, de la serie spin-off de la también fantástica Breaking Bad. Con los personajes principales ya claramente perfilados por Vince Gilligan y Peter Gould, podemos ahondar en sus conflictos con nuevas situaciones muy bien presentadas. Por un lado tenemos a Jimmy McGill (Bob Odenkirk), verdaderamente en estado de shock después de haber confesado generosamente una artimaña que sirvió para birlarle a su hermano Chuck (Michael McKean) un cliente del despacho de abogados, pues el otro jugó con él para tener pruebas con que incriminarle y echarle de la dedicación profesional del derecho. Y su socia y novia ocasional, Kim Wexler (Rhea Seehorn), no sabé cómo afrontar la situación. Mientras, Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), siente que debe vengar la muerte de un inocente a manos del narco Héctor Salamanca, lo que le lleva a conocer al CEO de Los Pollos Hermanos, o sea, al viejo conocido de Gus Fring (Giancarlo Esposito). La relación entre todos irá entretejiéndose y reforzándose cada vez más. Nunca deja de sorprender el excelente pulso narrativo, cómo se puede prolongar la escena más nimia para dotarla de sorprendente suspense y empaque, con una puesta en escena sencillamente soberbia. Los diálogos son magníficos, hay hondura casi shakespereana a la hora de dibujar el patetismo de los personajes, la convivencia de los puntos fuertes con los débiles, cierta generosidad y grandeza de ánimo con artimañas y trampas para salirse uno con la suya. Hay momentos divertidos, pero con un punto de amargura y humorada negra, porque recocemos la realidad que subyace en ciertas mezquindades. Y nuevamente, en la relación fraterna entre Jimmy y Chuck hay resonancias bíblicas que hacen pensar en Caín y Abel redivivos y reinventados. Además, viejos personajes de Breaking Bad son introducidos aquí por primera vez, para delicia de los fans, como la eficaz secretaria de Jimmy.

8/10
Better Call Saul (2ª temporada)

2016 | Better Call Saul | Serie TV

Segunda temporada del spin-off de Breaking Bad, arranca con un sketch en blanco y negro donde Saul Goodman –o Jimmy McGill– se queda atrapado en un sótano, un buen resumen de la frustración de antaño y del modo en que ha adquirido sabiduría y paciencia, como se lee en la pared, "SG estuvo aquí". Ya en el tiempo presente, Jimmy se encuentra en una encrucijada tras haber roto con su hermano, duda entre emprender una exitosa carrera de abogado en un bufete, algo a lo que le anima Kim Wexler, o divertirse con su labia de chanchullero, una de sus grandes habilidades. Entretanto el antiguo policía Mike Ehrmantraut es despedido de su puesto de matón por el insoportable informático nuevo rico que le contrató para traficar con fármacos. Vince Gilligan y Peter Gould siguen demostrando que están en plena forma a la hora de mostrar las nuevas evoluciones de su particular abogado, de nuevo muy bien interpretado por Bob Odenkirk. En el primer episodio, escrito y dirigido por Thomas Schnauz, demuestran de nuevo un profundo conocimiento de la naturaleza humana, y su capacidad para plantear situaciones de alto voltaje dramático y cómico, como la tomadura de pelo al corredor de bolsa.

8/10
Better Call Saul

2015 | Better Call Saul | Serie TV

Sorprendente spin-off de la serie televisiva Breaking Bad, salido de la mente de los mismos artífices, Vince Gilligan y Peter Gould. Centra su atención en el personaje del abogado chanchullero Saul Goodman, que se ocupaba de las dificultades legales de los ya legendarios Walt Whitman y Jesse Pinkman, trazando en esta primera temporada un arco del personaje que permite entender su transformación, desde los tiempos en que respondiendo al nombre de Jimmy McGill, era un timador de poca monta conocido como Jimmy Resbalones, hasta que se convierte en el picapleitos de mucha labia e ingeniosos recursos capaz de defender y sacar las castañas del fuego a tipos más que dudosos, que con frecuencia incumplen la ley. De propina, además de cruzarnos con alguno de los personajes que tendrían relevancia luego en el universo Breaking Bad, conocemos también con más detalle la evolución de uno de ellos, el matón reflexivo Mike Ehrmantraut, antiguo policía, al que encontramos inicialmente como vigilante de un parking. Aunque podía pensarse en el personaje de Goodman-McGill –muy bien interpretado por Bob Odenkirk, que aquí ejerce además de productor– como alguien de suficiente entidad para poder sostener una serie, no era fácil imaginar que Gilligan y Gould imaginarían de modo tan potente sus orígenes. Pues su historia presenta dimensiones shakespereanas –el dilema de hacer lo que te gusta disfrutando o inclinarte por lo correcto, mientras la vida se va pasando, resuelto de modo inesperado, y encajando bien las numerosas piezas del puzzle argumental– e incluso bíblicas –la relación de Jimmy con su hermano Chuck, abogado de prestigio encerrado en el sótano de su casa por una extraña fobia, que viene a ser una especie de ocurrente vuelta de tuerca a los hermanos del Génesis, Caín y Abel–, con momentos dramáticos de gran intensidad, donde se hacen presentes la generosidad y el sacrificio, pero también el sentido de la decepción, la sensación de haber malgastado, tal vez, el tiempo. Better Call Saul es una serie muy de nuestro tiempo, con su punto cínico, mostrado sobre todo en el sentido del humor, por ejemplo al seguir a ese matrimonio de estafadores que considera, muy sinceramente, que no han hecho más que llevarse lo suyo; a Jimmy revolviendo literalmente en la basura para encontrar pruebas para un caso. Hay algo en él de moderno Robin Hood, sobre todo cuando parece encontrar su nicho legal ofreciendo sus servicios como abogado a los ancianos, pero siempre punteado por esa mirada irónica. En realidad, todos los personajes –también Mike, para el que todo ha cambiado con la muerte de su hijo, y el consejo que le dio, o Chuck, el hermano "superior"– tienen un punto trágico que los convierte en tremendamente interesantes, y de los que estamos deseando seguir su evolución.

8/10
Battle Creek

2015 | Battle Creek | Serie TV

Dos exitosos creadores de series, Vince Gilligan (Breaking Bad) y David Shore (House), aúnan fuerzas en este trabajo común para la CBS, donde la huella de ambos es reconocible. Pinta las tribulaciones de un grupo de policías en Battle Creek, estado de Michigan, que deben combatir el crimen con muy escasos medios, sus equipos de videovigilancia y escucha no funcionan en ocasiones, lo que da pie a situaciones casi de vodevil, aunque con el agravante de que hay vidas en juego, lo que por supuesto no hace ninguna gracia al detective Russ Agnew. El FBI decide enviar desde Detroit a un flamante agente algo insoportable por su perfeccionismo en el día a día, Milt Chamberlain. Aunque son como el agua y el aceite, Russ y Milt harán buen equipo, aunque la fotogenia y simpatía de uno atrae la atención mediática, frente al aire más desaliñado y brusco del otro. La idea es buena, y aun con los rasgos peculiares de sus autores, ironía a la hora de pintar el mundo criminal, se ajusta al clásico esquema de las series policíacas, con casos autoconclusivos en cada episodio mientras ahondamos en la personalidad de los protagonistas. Quizá a Josh Duhamel y Dean Winters les falta un punto de carisma, pero las situaciones algo surrealistas a la hora de resolver crímenes dan al conjunto un toque original, se arriesga un poco, lo que siempre es de agradecer en productos televisivos que deben realizarse a gran velocidad.

6/10
Breaking Bad (5ª temporada)

2012 | Breaking Bad | Serie TV

La temporada con la que culmina la genial creación de Vince Gilligan sobre el descenso a los infiernos por la corrupción moral de Walt White, un profesor de química con cáncer, que utiliza sus habilidades para crear una droga que triunfa entre los adictos. Los episodios resuelven y van atando muchos cabos, como el hecho de que el cuñado policía de Walt, que está en la división de narcóticos, se entere de las actividades con las que se ha lucrado su pariente. Por supuesto también se alcanza altas cotas de dramatismo en las relaciones de Walt con su esposa e hijo, y con su socio en el narcotráfico, Jesse Pinkman, con el que ha desarrollado una especie de relación paternofilial, por lo que nunca estamos seguros de si uno y otro estarán dispuestos a traicionarse para salvar el pellejo. Los trabajos de Bryan Cranston y Aaron Paul son sensacionales. 

8/10
Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
Breaking Bad (3ª temporada)

2010 | Breaking Bad | Serie TV

Aunque su cáncer está en remisión, el profesor de química reconvertido en fabricante de metanfetamina Walter White (Cranston) sigue sin poder estar tranquilo. Su mujer (Anna Gunn) ha pedido el divorcio, su cuñado agente de la DEA (Dean Norris) va tras él y su cártel mexicano lo quiere ver muerto. Pero con el futuro de su familia en juego, Walt orquesta un plan que le hará ganar una fortuna, un plan que tiene un precio terrible.

8/10
Breaking Bad (2ª temporada)

2009 | Breaking Bad (Season 2) | Serie TV

Walter y su ex alumno Jesse prosiguen con su negocio secreto de venta de metanfetaminas. Walter, que arrastra un severo cáncer de pulmón, sigue ocultando su dedicación a su mujer Skyler, y se la juega para mantener económicamente a su familia. Pero cada vez hay más problemas y más peligros que arrostrar en ese mundo, en donde los delincuentes, los narcotraficantes despiadados y los agentes de la DEA (como su propio cuñado Hank) pueden jugarte una mala pasada.

8/10
Breaking Bad

2008 | Breaking Bad | Serie TV

Walter White es un profesor de química que vive pluriempleado, casi al día, y que pasa por en horas bajas. Le han diagnosticado un cáncer de pulmón que oculta en casa y le cuesta sudores llegar a fin de mes para mantener a su esposa y a su hijo incapacitado. Así las cosas, se le ocurre usar sus conocimientos químicos para fabricar anfetamina de gran pureza, aprovechando su encuentro con un antiguo alumno que trafica con drogas. Este curioso medio de ganar dinero se convierte poco a poco en un negocio próspero y peligroso, que conlleva violencia, ocultaciones y mentiras. Original drama con muchas dosis de thriller y humorada negra, que podría decirse una versión "sui generis" de la comedia Weeds, donde Walter es un hombre gris en el clásico papel de "pez fuera del agua", que poco a poco aprende a nadar en aguas turbias. Interpreta al personaje el actor Bryan Cranston (Malcolm).

7/10
El camino. Una película de Breaking Bad

2019 | El Camino: A Breaking Bad Movie

Breaking Bad es una magnífica creación televisiva, Vince Gilligan supo armar una fabulosa serie a partir del improbable equipo de narcotraficantes que conforman en Alburquerque un profesor de química con cáncer, que quiere asegurar el futuro de su familia, Walter White, y uno de sus antiguos estudiantes, pobre diablo y camello que conoce bien el mundillo, Jesse Pinkman. A lo largo de cinco temporadas, vimos su personal evolución y la de otros estupendos personajes –dos de ellos, el abogado Saul Goodman antes conocido como Jimmy McGill, y el ex policía arreglatodo Mike Ehrmantraut, dieron lugar después a la serie precuela Better Call Saul– hasta llegar a un estupendo final. El camino. Una película de Breaking Bad puede verse como una especie de epílogo de la serie, un capítulo largo que da respuesta a algunas cuestiones que se dejaban abiertas en torno al personaje de Jesse Pinkman, y que llega seis años después. Algo que se se nota, porque la acción se supone que transcurre prácticamente a renglón seguido, y comos los años no pasan en balde, hay que decir Aaron Paul ha cambiado físicamente lo suyo. De todos modos, la idea es mostrar la huida de Jesse, pensar si alguien tan inestable y poco metódico como él –nada que ver con Walter, que terminaba siendo una suerte de figura paterna– logrará sentar la cabeza con un futuro en otra parte y con otra identidad, tal vez haya llegado el momento de madurar y redimirse. Y al tiempo, se nos ofrecen flash-backs varios de su interacción con viejos conocidos, que sirve para mantener medianamente el interés y despertar la nostalgia en el espectador. Lo que vemos no es hipermemorable, pero trasmite buenas vibraciones para los que han disfrutado con el universo Breaking Bad. El ir de aquí para allá Jesse con un Chevrolet El Camino –metáfora del camino que debe labrarse–, sirve para hablar de vidas alienadas –la idea de fundir realidad con un videojuego, la presencia televisiva de sus padres y su conversación telefónica–, y pergeñar un par de buenas secuencias en torno al dinero que necesita para pagar su nueva identidad.

6/10
Better Call Saul (3ª temporada)

2017 | Better Call Saul | Serie TV

Tercera temporada, magnífica como las anteriores, de la serie spin-off de la también fantástica Breaking Bad. Con los personajes principales ya claramente perfilados por Vince Gilligan y Peter Gould, podemos ahondar en sus conflictos con nuevas situaciones muy bien presentadas. Por un lado tenemos a Jimmy McGill (Bob Odenkirk), verdaderamente en estado de shock después de haber confesado generosamente una artimaña que sirvió para birlarle a su hermano Chuck (Michael McKean) un cliente del despacho de abogados, pues el otro jugó con él para tener pruebas con que incriminarle y echarle de la dedicación profesional del derecho. Y su socia y novia ocasional, Kim Wexler (Rhea Seehorn), no sabé cómo afrontar la situación. Mientras, Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), siente que debe vengar la muerte de un inocente a manos del narco Héctor Salamanca, lo que le lleva a conocer al CEO de Los Pollos Hermanos, o sea, al viejo conocido de Gus Fring (Giancarlo Esposito). La relación entre todos irá entretejiéndose y reforzándose cada vez más. Nunca deja de sorprender el excelente pulso narrativo, cómo se puede prolongar la escena más nimia para dotarla de sorprendente suspense y empaque, con una puesta en escena sencillamente soberbia. Los diálogos son magníficos, hay hondura casi shakespereana a la hora de dibujar el patetismo de los personajes, la convivencia de los puntos fuertes con los débiles, cierta generosidad y grandeza de ánimo con artimañas y trampas para salirse uno con la suya. Hay momentos divertidos, pero con un punto de amargura y humorada negra, porque recocemos la realidad que subyace en ciertas mezquindades. Y nuevamente, en la relación fraterna entre Jimmy y Chuck hay resonancias bíblicas que hacen pensar en Caín y Abel redivivos y reinventados. Además, viejos personajes de Breaking Bad son introducidos aquí por primera vez, para delicia de los fans, como la eficaz secretaria de Jimmy.

8/10
Better Call Saul

2015 | Better Call Saul | Serie TV

Sorprendente spin-off de la serie televisiva Breaking Bad, salido de la mente de los mismos artífices, Vince Gilligan y Peter Gould. Centra su atención en el personaje del abogado chanchullero Saul Goodman, que se ocupaba de las dificultades legales de los ya legendarios Walt Whitman y Jesse Pinkman, trazando en esta primera temporada un arco del personaje que permite entender su transformación, desde los tiempos en que respondiendo al nombre de Jimmy McGill, era un timador de poca monta conocido como Jimmy Resbalones, hasta que se convierte en el picapleitos de mucha labia e ingeniosos recursos capaz de defender y sacar las castañas del fuego a tipos más que dudosos, que con frecuencia incumplen la ley. De propina, además de cruzarnos con alguno de los personajes que tendrían relevancia luego en el universo Breaking Bad, conocemos también con más detalle la evolución de uno de ellos, el matón reflexivo Mike Ehrmantraut, antiguo policía, al que encontramos inicialmente como vigilante de un parking. Aunque podía pensarse en el personaje de Goodman-McGill –muy bien interpretado por Bob Odenkirk, que aquí ejerce además de productor– como alguien de suficiente entidad para poder sostener una serie, no era fácil imaginar que Gilligan y Gould imaginarían de modo tan potente sus orígenes. Pues su historia presenta dimensiones shakespereanas –el dilema de hacer lo que te gusta disfrutando o inclinarte por lo correcto, mientras la vida se va pasando, resuelto de modo inesperado, y encajando bien las numerosas piezas del puzzle argumental– e incluso bíblicas –la relación de Jimmy con su hermano Chuck, abogado de prestigio encerrado en el sótano de su casa por una extraña fobia, que viene a ser una especie de ocurrente vuelta de tuerca a los hermanos del Génesis, Caín y Abel–, con momentos dramáticos de gran intensidad, donde se hacen presentes la generosidad y el sacrificio, pero también el sentido de la decepción, la sensación de haber malgastado, tal vez, el tiempo. Better Call Saul es una serie muy de nuestro tiempo, con su punto cínico, mostrado sobre todo en el sentido del humor, por ejemplo al seguir a ese matrimonio de estafadores que considera, muy sinceramente, que no han hecho más que llevarse lo suyo; a Jimmy revolviendo literalmente en la basura para encontrar pruebas para un caso. Hay algo en él de moderno Robin Hood, sobre todo cuando parece encontrar su nicho legal ofreciendo sus servicios como abogado a los ancianos, pero siempre punteado por esa mirada irónica. En realidad, todos los personajes –también Mike, para el que todo ha cambiado con la muerte de su hijo, y el consejo que le dio, o Chuck, el hermano "superior"– tienen un punto trágico que los convierte en tremendamente interesantes, y de los que estamos deseando seguir su evolución.

8/10
Breaking Bad

2008 | Breaking Bad | Serie TV

Walter White es un profesor de química que vive pluriempleado, casi al día, y que pasa por en horas bajas. Le han diagnosticado un cáncer de pulmón que oculta en casa y le cuesta sudores llegar a fin de mes para mantener a su esposa y a su hijo incapacitado. Así las cosas, se le ocurre usar sus conocimientos químicos para fabricar anfetamina de gran pureza, aprovechando su encuentro con un antiguo alumno que trafica con drogas. Este curioso medio de ganar dinero se convierte poco a poco en un negocio próspero y peligroso, que conlleva violencia, ocultaciones y mentiras. Original drama con muchas dosis de thriller y humorada negra, que podría decirse una versión "sui generis" de la comedia Weeds, donde Walter es un hombre gris en el clásico papel de "pez fuera del agua", que poco a poco aprende a nadar en aguas turbias. Interpreta al personaje el actor Bryan Cranston (Malcolm).

7/10

Últimos tráilers y vídeos