IMG-LOGO

Biografía

Ahna O'Reilly

Ahna O'Reilly

35 años

Ahna O'Reilly

Nació el 21 de Septiembre de 1984 en Palo Alto, California, EE.UU.
Filmografía
All I See Is You

2016 | All I See Is You

Lío en Broadway

2015 | She's Funny That Way

Con el sobrenombre de Glo, la joven Liz ejerce en Nueva York la profesión más antigua del mundo, aunque su sueño es ser actriz. Casualmente el prestigioso director escénico Arnold Albertson solicita sus servicios, y hace con ella lo que siempre hace después de haberse acostado con una prostituta: ofrecer una generosa suma para que abandone ese género de vida y realice sus sueños. Lo que no imagina es, que al día siguiente, en una audición para su nueva obra en Broadway, donde actúa su esposa y madre de sus hijos, se va a presentar, para el papel de una prostituta... ¡Liz!, que ignoraba la profesión de su último cliente. Es el primero de una larga cadena de enredos y casualidades, que apuntan a lo complicado del "show business", donde a pesar de todo el espectáculo debe continuar. Agradable comedia al estilo de las viejas y gloriosas "screwball comedies", que el propio Peter Bogdanovich abordó en sus cintas más celebradas de los 70, ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel. Incluso se cita, incluyendo en los títulos de crédito finales un fragmento de la misma, El pecado de Cluny Brown, de Ernst Lubitsch, tal vez con la esperanza de que las nuevas generaciones puedan acercarse curiosas a esta cinta, rodada 70 años atrás nada menos. El film funciona perfectamente, el director, que firma el guión con quien fuera su esposa, Louise Stratten, tiene un perfecto sentido del "timing", y es elegante en las formas; el modo en que se complican las cosas se acepta, y logra de sobras que el espectador suspenda su incredulidad. Las risas están garantizadas también gracias a las citas a los clásicos y a un buen "casting": aunque Imogen Poots no sea Barbra Streisand, aguanta bien el peso protagonista, mientras Owen Wilson entrega a un personaje que se le da a las mil maravillas, calco del que entregó para Woody Allen en Midnight in Paris. Austin Pendleton tiene gracia como el juez obsesionado con Glo, Jennifer Aniston clava a la terapeuta histérica, Rhys Ifans sorprende con su personaje algo fornido de actor, y Kathryn Hahn acierta como la esposa del director. 

7/10
No Way Jose

2015 | No Way Jose

Jobs

2013 | Jobs

Con La red social David Fincher dejó bien alto el listón en el subgénero de los biopics de jóvenes genios del mundo de la informática. Desde la estructura del guión hasta los movimientos de cámara, pasando por la arriesgada banda sonora de Atticus Ross y Trent Reznor, todo iba en sintonía con el novedoso negocio creado por el protagonista, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. Resulta inevitable acordarse de aquel film a la hora de visionar Jobs, biografía del fundador de Apple, rodada poco después del fallecimiento de éste, el 5 de octubre de 2011. Sobre todo porque el libretista de aquel film, Aaron Sorkin, prepara su propia versión, basándose en el completo volumen sobre el personaje escrito por Walter Isaacson. Por su parte, Joshua Michael Stern, responsable de El último voto, es un cineasta correcto pero no tan brillante como Fincher. Tampoco el debutante libretista Matt Whiteley apunta el talento de un Sorkin. Realizan un trabajo digno, centrándose en hacer accesible la historia de Steve Jobs, de la misma forma que éste hizo asequible la informática a todos los públicos. El film pinta bien sus relaciones profesionales, sobre todo con el introvertido pero genial ingeniero Steve Wozniak, el financiero Mike Markkula, y John Sculley presidente de Pepsi que pasó a ser CEO de Apple. De la misma forma, describe bien su paso de joven rebelde amante del LSD a emprendedor revolucionario. Pero por contra, Jobs pasa un poco de largo por las relaciones del protagonista con sus padres adoptivos, sus parejas y todo lo que tenga que ver con su vida personal. Se dedica algo de metraje para contar lo que supuso para él tener una hija inesperada en su juventud, Lisa, a la que tardó en reconocer, pero finalmente esta subtrama sabe a poco, no se le saca el suficiente partido. La interpretación de Ashton Kutcher como Steve Jobs no provoca ni frío ni calor. No desentona, está bien caracterizado, pero tampoco realiza un trabajo brillante. Resultan mucho más eficaces Matthew Modine (Sculley) y Dermot Mulroney (Markkula) porque se les ha asignado personajes de cierta complejidad. Por contra, Jobs desaprovecha por completo a actores potentes como James Woods, en la piel de un decano universitario, o Lesley Ann Warren, como la madre adoptiva del personaje central. Ha sido muy crítico con el film el auténtico Steve Wozniak, que asegura que no han captado del todo la forma de ser de Steve Jobs. En el film está su capacidad negociadora, su enorme creatividad, su mal genio, pero quizás no capta del todo su carisma, así como su forma de manipular la realidad para entusiasmar a su favor a todo el que estaba a su alrededor.

5/10
Fruitvale Station

2013 | Fruitvale Station

Oscar, afroamericano de 22 años en Bay Area, San Francisco, no es un “lumbreras”, pero sin duda es “buena gente”. Padre de una niña de 4 años, querría casarse y lograr la estabilidad familiar. Sabe que su madre sufre por sus coqueteos con el mundo criminal, y hace esfuerzos por tener un trabajo honrado y no aceptar trapicheos con drogas. Ya pasó por la cárcel y no quiere volver. El 31 de diciembre es el cumpleaños de su mamá, y se impone la entrañable reunión familiar, y luego bajar al centro a despedir el año. Pero el 31 de diciembre de 2008 va a ser diferente, por desgracia, para Oscar y sus seres queridos. Sencilla pero eficaz película basada en hechos reales, premiada en la sección “Un certain regard” de Cannes y en el Festival de Sundance con los premios del jurado y del público. Se entiende por la naturalidad y frescura con que cuenta la historia el debutante en el largo Ryan Coogler, también negro. No existe autocompasión o amargura en la precisión con que muestra, con mucha humanidad, una trayectoria que se da de bruces con la fatalidad, fruto de los miedos y prejuicios que persisten en la sociedad estadounidense. El protagonista de Fruitvale, Michael B. Jordan, logra hacer creíble a su personaje. La cinta hace un uso adecuado del flash-back para ponernos en antecedentes sobre el pasado que pesa en Oscar, pinta con vigorosos trazos sus lazos familiares, y nos lleva al magnífico tramo del tren y la estación, que se diría ha sido filmado por las cámaras que hoy en día nos acompañan por todas partes, no en balde se ve cómo una viajera capta con su teléfono móvil muchas de las escenas del altercado que tiene lugar.

7/10
Criadas y señoras (The Help)

2011 | The Help

Sur de Estados Unidos, en la década de los 60, cuando arranca el movimiento de los derechos civiles. En Jackson, como en tantas otras localidades de la zona, se da una curiosa relación entre las señoras blancas y sus criadas negras: éstas se ocupan tanto de los hijos de las primeras, que son casi más madres de esas criaturas que ellas mismas; por otro lado, son tratadas con distancia y condescendencia, discriminadas en cuestiones tan absurdas como en el uso del cuarto de baño, que de ninguna manera pueden compartir. La joven Skeeter, recién licenciada en periodismo, vuelve a casa con idea de trabajar en un diario local, pero se encuentra con la desagradable sorpresa de que la mujer negra que la crió ha sido despedida por su madre; ésta y otras injusticias le proporcionan tema para su debut literario, un libro que recoja el testimonio de las afroamericanas pisoteadas; lo que no resulta tan sencillo es que ellas acepten colaborar en medio de una atmósfera donde se juegan no sólo su trabajo sino su integridad física. La película sorpresa del año, escrita y dirigida por el desconocido Tate Taylor -como actor ha tenido papelitos, y dirigió otro largometraje de escasa repercusión, Pretty Ugly People-, que adapta una novela de Kathryn Stockett. Podría decirse que no es perfecta, que debería haberse pulido mejor, que la evolución de algún personaje es brusca, que más matices en otros habrían redondeado la historia... Aunque también podría uno exclamar, ¿y a quién rayos le importa? La realidad es que la trama funciona a la perfección en el nivel emocional, con unos magníficos personajes y un reparto inmejorable, con la carismática Sissy Spacek y los rostros que suenan de Bryce Dallas Howard, Allison Janney y Jessica Chastain, pero también con los menos conocidos y memorables Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer..., maravillosos en sus composiciones. Hay un algo en el film con el que el espectador conecta, como sucede en Magnolias de acero, Tomates verdes fritos o Paseando a miss Daisy. La película conmueve hasta las lágrimas, y también hace reír, hay un sano sentido del humor. Y todo tiene que ver, por supuesto, con la humanidad de la historia, los dilemas que se plantean, el sentido del bien y del mal perfectamente claro... más, vamos a decirlo claro, la naturalidad con que se trata la unión con Dios, pues si Aibeleen decide dar el paso adelante de colaborar con Skeeter en contar su historia es porque lo ha rezado, porque las palabras del sermón del pastor en su iglesia, a partir del evangelio, le animan a ello, y es que es verdad aquello de que la verdad libera. Son bonitas ideas como la imposibilidad de Aibeleen de contar su historia si no es a través de su oración escrita, lo hablado con Jesús le ayuda a abrirse luego. También está muy bien trazada la relación de Minny, otra criada negra, con su nueva ama, la apestada blanca Celia.

7/10
Rehenes

2010 | House Under Siege

Tras un robo, tres atracadores se dan a la fuga. Pero uno de ellos está gravemente herido por lo que lo llevan a la casa de un médico de la zona y retienen a su familia. Insulso thriller de acción, cuyo guión resulta demasiadas veces visto y no aporta elementos levemente originales.

3/10

Últimos tráilers y vídeos