IMG-LOGO

Biografía

Peter Bogdanovich

Peter Bogdanovich

80 años

Peter Bogdanovich

Nació el 30 de Julio de 1939 en Kingston, Nueva York, EE.UU.

Cinéfilo y cineasta

14 Junio 2015

Muchos directores de cine, antes de llegar a serlo, fueron grandes estudiosos de las películas, aunque sólo fueran como espectadores. Peter Bogdanovich ha logrado a lo largo de su trayectoria una singular simbiosis, pues ha entregado valiosos libros sobre el cine clásico americano, y en su interesante filmografía ha entregado un puñado de títulos que son un verdadero canto emocionado al Séptimo Arte. Su imagen de amplio rostro, frente despejada, gafas de grandes cristales, y el pañuelo de seda anudado al cuello, le hacen perfectamente reconocible.

Peter Bogdanovich nació en Nueva York en 1939 por las circunstancias, sus padres, él pianista, cristiano ortodoxo de origen serbio, ella pintora, judía austríaca de familia acaudalada. Su ciudad de adopción se convirtió de verdad en su ciudad, allí recibió clases de interpretación de la mítica Stella Adler, y consiguió trabajos como el de programador de películas en el MOMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Cinéfilo empedernido, hubo años en que llegó a ver 400 películas, en tiempos en que no existía el DVD o el cine en internet. Nunca han dejado de apasionarle las películas ajenas, y gracias a él tenemos valiosos artículos, libros y documentales sobre John Ford, Howard Hawks y Orson Welles especialmente, además de recopilaciones de conversaciones con directores –“El director es la estrella”, o, en su título original “¿Quién diablos la hizo?”– y retratos de actores sobresalientes –“Las estrellas de Hollywood”–. En tiempos de dificultad para rodar, o en que faltaban las ganas, los trabajos sobre gente del mundo fílmico tenían sobre él un efecto balsámico.

Como les ha ocurrido a otros estudiosos del cine, notablemente a los críticos de la revista francesa “Cahiers du Cinéma” como François Truffaut y demás impulsores de la nouvelle vague, también un Bogdanovich que escribió para Esquire dio el salto a la dirección de películas. Lo hizo de la mano del rey de la serie B Roger Corman, con el que hizo la notable El héroe anda suelto y la más infumable El viaje de las mujeres prehistóricas, ambas de 1968.

Pero fueron los 70 su época prodigiosa, se hizo un nombre gracias a La última película (1971) cinta generacional nostálgica en blanco y negro basada en la novela de Larry McMurtry, en que se acometía la idea de las salas de cine que echan el cierre, que obtuvo 8 nominaciones al Oscar, incluidas las de mejor película y director, materializándose dos, uno para el actor fordiano Ben Johnson. Siguieron las maravillosas ¿Qué me pasa, doctor? (1972), deudora de La fiera de mi niña, con Barbra Streisand y Ryan O'Neal emulando a Katharine Hepburn y Cary Grant, y Luna de papel (1973), que hace pensar en Preston Sturges en su trama picaresca de la Gran Depresión, con Ryan y Tatum O'Neal, entonces una niña, interpretando a padre e hija. Éste último film implicó un acuerdo con Paramount a través de The Directors Company, una asociación de Bogdanovich, Francis Ford Coppola y William Friedkin.

Curiosamente, sus vaivenes sentimentales coinciden con el declinar de lo que prometía ser una carrera incontestable como director cinematográfico. Su matrimonio con la madre de sus dos hijas Polly Platt, directora artística de sus filmes, se rompe en 1972, tras una década juntos. Bogdanovich había iniciado una relación con la actriz Cybill Shepherd, que se prolongará hasta 1978. Si en La última película, su debut en las pantallas, había tenido un papel relevante, en Una señorita rebelde (1974), basada en “Daily Miller” de Henry James, asume el protagonismo, pero el film es bien acogido. Aunque peor es lo de Por fin, el gran amor (1975), fracasado musical donde el director grabó las canciones en vivo. No volverían a trabajar juntos hasta ya rota la relación, en 1990. en Texasville, secuela tardía de La última noche.

Nickleodeon. Así empezó Hollywood (1976) es otro canto cinéfilo, esta vez a los orígenes del cine, espectáculos de feria, películas mudas y Griffith, valioso, pero lo cierto es que ya ningún film de Bogdanovich volvió a tener el recibimiento enfervorizado de antaño, ha arrancado una etapa maldita que ayuda a su asimilación a Orson Welles. Encima, el escándalo, el morbo y la tragedia se cebaron con él en 1981 con motivo de un film que, irónicamente, en España se llamó Todos rieron. Todo por Dorothy Stratten, antiguo conejito Playboy y actriz de la cinta, con la que el director mantuvo una relación adúltera, y que terminó con el asesinato de ella por parte de su celoso marido Paul Snider, que se suicidó a continuación. Para rizar el rizo, el director se casaría con la hermana pequeña de la difunta, Louise, en 1988, aunque el matrimonio se terminó en 2001.

Cinco años después de El hombre elefante, él aborda el tema de la deformidad física a partir de una historia real en Máscara (1985) con Cher como madre del protagonista. Temas teatrales, musicales, escénicos y fílmicos tienen presencia en cintas posteriores muy dignas, pero que no encuentran su público, como ¡Qué ruina de función! (1992), Esa cosa llamada amor (1993) y El maullido del gato (2001). Tras ocho años sin ponerse detrás de una cámara ha estrenado Lío en Broadway (2014), divertida comedia de enredo de sabor clásico, en la que coescribe el guión con su ex esposa Louise Stratten y en la que ha concedido un pequeño papel a Cybill Shepherd.

Y salvando la distancias, al modo de su admirado Orson Welles, siempre ha ejercido de actor con papeles pequeños, el más celebrado sin duda el de psiquiatra de la psiquiatra de Tony Soprano en la serie gangsteril Los Soprano, donde llegó a dirigir uno de sus episodios.

Filmografía
El gran Buster

2018 | The Great Buster

Peter Bogdanovich, además de actor y director de grandes películas, es un cinéfilo por los cuatro costados, al que se deben grandes obras dedicadas a geniales cineastas, en formato de libro, entrevistas y documentales, son imprescindibles las dedicadas a John Ford, Orson Welles y Fritz Lang. Ahora suma este maravilloso documental dedicado a unos de los grandes comediantes del Séptimo Arte, el gran Buster Keaton. A poco que Bogdanovich hubiera escogido con tino fragmentos de las obras maestras de Keaton, como Una semana, El maquinista de La General o El colegial, habría salido más que airoso de la empresa acometida, porque ver gags tronchantes del famoso “Cara de palo” –apodo injusto, se nos dice, y ciertamente qué ojos tan expresivos, independientemente de su buscada no-sonrisa–, con acrobacias increíbles que hacía sin dobles, deja a cualquier espectador sencillamente patidifuso, su genialidad ha resistido asombrosamente bien el paso del tiempo. Sin embargo, el director no se muestra en absoluto perezoso en su indagación, sino que ofrece un atinado perfil biográfico de Keaton, prestando especial atención a su década prodigiosa en los 20, que da sus mejores películas, vistas con mayor atención. Rebusca en sus años oscuros, cuando tras su fichaje por la Metro llega el declive, no goza de la libertad de antaño y el sonoro no ayuda, y su vida personal se resiente, con problemas de alcohol, depresiones y rupturas matrimoniales. Lo que incluye un matrimonio al fin estable y feliz, con Eleanor Norris, y algunos trabajos en televisión y anuncios, si no memorables, sí satisfactorios. No se deja de comentar el momento en que compartieron film Charles Chaplin y Buster Keaton, memorable escena de Candilejas. Pero está además la descripción de su estilo tan visual, sus ocurrencias increíbles, y el modo en que arriesgaba su propia vida, incluso produciéndose lesiones, como una en el cuello, de las que ni se daba cuenta, tanta pasión ponía en el cine. Bogdanovich logra un documental modélico, una verdadera delicia, que recoge además declaraciones de cineastas comediantes como Carl Reiner o Mel Brooks, e incluso de directores más cercanos al tiempo e inesperados que reconocen su influencia, como Jon Watts, el director de Spider-Man: Homecoming. Hasta Werner Herzog y Quentin Tarantino se rinden anten él y ofrecen su punto de vista. Actores como Dick Van Dyke también explican cómo aprendieron a caerse gracias a Keaton, y éste muestra con orgullo el taco de billar que le regaló.

8/10
Lío en Broadway

2015 | She's Funny That Way

Con el sobrenombre de Glo, la joven Liz ejerce en Nueva York la profesión más antigua del mundo, aunque su sueño es ser actriz. Casualmente el prestigioso director escénico Arnold Albertson solicita sus servicios, y hace con ella lo que siempre hace después de haberse acostado con una prostituta: ofrecer una generosa suma para que abandone ese género de vida y realice sus sueños. Lo que no imagina es, que al día siguiente, en una audición para su nueva obra en Broadway, donde actúa su esposa y madre de sus hijos, se va a presentar, para el papel de una prostituta... ¡Liz!, que ignoraba la profesión de su último cliente. Es el primero de una larga cadena de enredos y casualidades, que apuntan a lo complicado del "show business", donde a pesar de todo el espectáculo debe continuar. Agradable comedia al estilo de las viejas y gloriosas "screwball comedies", que el propio Peter Bogdanovich abordó en sus cintas más celebradas de los 70, ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel. Incluso se cita, incluyendo en los títulos de crédito finales un fragmento de la misma, El pecado de Cluny Brown, de Ernst Lubitsch, tal vez con la esperanza de que las nuevas generaciones puedan acercarse curiosas a esta cinta, rodada 70 años atrás nada menos. El film funciona perfectamente, el director, que firma el guión con quien fuera su esposa, Louise Stratten, tiene un perfecto sentido del "timing", y es elegante en las formas; el modo en que se complican las cosas se acepta, y logra de sobras que el espectador suspenda su incredulidad. Las risas están garantizadas también gracias a las citas a los clásicos y a un buen "casting": aunque Imogen Poots no sea Barbra Streisand, aguanta bien el peso protagonista, mientras Owen Wilson entrega a un personaje que se le da a las mil maravillas, calco del que entregó para Woody Allen en Midnight in Paris. Austin Pendleton tiene gracia como el juez obsesionado con Glo, Jennifer Aniston clava a la terapeuta histérica, Rhys Ifans sorprende con su personaje algo fornido de actor, y Kathryn Hahn acierta como la esposa del director. 

7/10
Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

2007 | Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

Tom Petty and the Heartbreakers es una mítica banda de rock norteamericana. El documental –cuatro horas de duración dirigidas por Peter Bogdanovich– hace un repaso de la historia de este grupo. Obtuvo muy buenas críticas tanto de los fans como de los que no les conocían. Tiene todos los ingredientes necesarios para entretener mientras desvela con agudeza los secretos y curiosidades de la banda. De fondo hay un gran trabajo de investigación y por supuesto cuenta con la aportación y las entrevistas de muchos músicos, incluido Tom Petty.

7/10
El misterio de Natalie Wood

2004 | The Mystery of Natalie Wood

Acercamiento a la vida de Natalie Wood aqui interpretada por Justine Waddell, bajo la sabia dirección de Peter Bogdanovich. De ascendencia rusa, la pequeña Wood fue una actriz muy querida. Trabajó en Hollywood desde los cinco años y alcanzó fama gracias a grandes clásicos como West Side Story o Rebelde sin causa. Miniserie televisiva contada desde el punto de vista de sus familiares y amigos. El espectador asiste a su ascención en Hollywood y los motivos –afectivos, mentales, familiares– que le llevaron a la caída. El director se toma su tiempo pero ofrece un retrato convincente de Natalie Wood y su mundo.

6/10
Hustle

2004 | Hustle

Pete Rose (Tom Sizemore) es una leyenda del béisbol cuya adicción al juego le traerá muchos problemas. Peter Bogdanovich dirigió este discreto biopic televisivo inspirado en hechos reales. Quizá había material para hacer algo mejor. Sólo se salva el esfuerzo de Sizemore, pero no basta.

3/10
El maullido del gato

2001 | The Cat's Meow

¿Dónde anda metido últimamente ese gran cineasta y estudioso del cine llamado Peter Bogdanovich? Es la pregunta que se hacen muchos cinéfilos, admiradores de ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel, que deben conformarse con sus libros, o su presencia fugaz como actor en Los Soprano. Pues he aquí una muestra de su buen hacer, del año 2001, que por fin llega a España. Con el glamouroso y decadente telón de fondo del Hollywood de 1924, narra una misteriosa muerte acontecida en el yate del magnate de la prensa William Randolph Hearst (un personaje que inspiró a Orson Welles su Ciudadano Kane). A bordo del barco se encontraban gente tan célebre como Charles Chaplin, la actriz, amante de Hearts, Marion Davies, y la columnista de chismorreos Louella Parsons, que celebraban el cumpleaños del productor Thomas H. Ince. Su muerte inesperada sirve a Bogdanovich para hacer una aguda disección de los personajes y sus pasiones, especialmente de los celos de Hearst hacia Chaplin, que tontea con Davies.

6/10
Menudo cambiazo

1999 | A Saintly Switch

Sara (Vivica A. Fox) y Dan Anderson (David Alan Grier) son un matrimonio con problemas. Tras mudarse y continuar con las riñas, deciden intercambiarse los papeles en casa. Peter Bogdanovich dirige en esta ocasión un "tv movie" de tono familiar. El planteamiento no da más de sí al ser una premisa ya muy explotada, pero a ratos divertirá al espectador con sus inverosímiles situaciones. 

4/10
Ciudad violenta

1998 | Naked City: A Killer Christmas

Daniel Muldoon (Scott Glenn) y Jimmy Halloran (Courtney B. Vance) son dos expertos policías secretos que se dedican a luchar contra la delincuencia en las peligrosas calles de Nueva York. Ambos se ven mezclados por una serie de circunstancias en el caso de el llamado "Criminal del Soho". Este criminal se dedica a asesinar a homosexuales. Una intrépida periodista ha hecho pública la existencia de este psicópata, y ha conseguido provocar una histeria colectiva. El departamento de policía y el FBI están sobre la pista del sujeto, y creen tenerle casi atrapado. Pero Muldoon y Halloran desconfían. El asunto es mucho más turbio de lo que parece, y ellos van a demostrarlo aunque tengan que implicarse del todo. Turbulento thriller policíaco, que se sirve del psicópata de turno para desarrollar su trama. Aunque exagera los ingredientes más típicos del género, el resultado es aceptable. Resulta curioso ver a Peter Bogdanovich firmando este film.

4/10
The Price of Heaven

1997 | The Price of Heaven

Jerry Shand (Grant Show) es militar. Al volver de la guerra de Korea, sus compatriotas le dan una calurosa bienvenida porque han visto una foto suya haciendo de chófer de Marilyn Monroe durante su visita a las tropas. Jerry quiere empezar una nueva vida y decide buscar trabajo, aunque lo que encuentra no es lo que esperaba. Sentido telefilm de Peter Bogdanovich (Esa cosa llamada amor), quien habla sobre la vida, la compasión y lo que realmente importa. Le falta un hervor, pero se deja ver. También se le conoce con el título "Blessed Assurance".

6/10
Rebelión en las aulas II

1996 | To Sir With Love II

Tras trabajar durante treinta años en un instituto londinense, Mark Thackeray acepta trasladarse a los Estados Unidos para dar clases en un colegio de los suburbios de la ciudad de Chicago. El panorama que se encuentra no puede ser más desolador: chicos conflictivos, violencia, "camellos", drogas, armas en las aulas, son algunos de los problemas a los que Thackeray debe hacer frente en su nuevo destino. Thackeray utilizará toda su experiencia en el campo pedagógico para devolver la ilusión y motivación a gran parte de su alumnado. Sidney Poitier retoma en esta secuela de Rebelión en las aulas el papel del profesor Thackeray, al que dota de un mayor grado de madurez y experiencia. El film está dirigido por William Birch, que sabe darle un buen pulso narrativo y recoger el espíritu de la primera entrega. Y si bien los problemas de sus alumnos han cambiado, lo cierto es que la tarea del profesor sigue siendo la misma: educar, enseñar, motivar y querer a sus alumnos. Junto a Sidney Poitier destacan en el reparto Christian Payton, Dana Eskelson y Fernando López.

4/10
Esa cosa llamada amor

1993 | The Thing Called Love

El Blue-Bird Café de Nashville es el lugar con el que cualquier músico de country sueña. Es un sitio de peregrinaje, donde cientos de jóvenes provenientes de todos los puntos de Estados Unidos se dan cita, con la esperanza de ser descubiertos por un cazatalentos. Así se conocen James, Miranda, Kyle y Linda Lue. Todos tienen concertadas sus pruebas para actuar en el Blue-Bird. James es el que tiene más talento, y no dejará de luchar hasta que se lo reconozcan. Entretenida película, muy adecuada para adolescentes y jóvenes que quieren cumplir sus sueños. Se trata de la última que estrenó el prometedor River Phoenix antes de su trágico fallecimiento. La historia es atractiva y los intérpretes actúan con brillantez y naturalidad. La música 'country' está presente durante toda la película. Atención al último tema, "Big Dream", cantado por la rubita Samantha Mathis. Excelente.

6/10
¡Qué ruina de función!

1992 | Noises Off...

Hilarante comedia dirigida con enorme oficio por Peter Bogdanovich (Esa cosa llamada amor) a partir de una obra de teatro de Michael Frayn. La película recuerda a las cintas clásicas de Hollywood, en la más pura tradición de la "screwball comedy", con momentos delirantes, confusiones y malentendidos, en torno al estreno de una obra de teatro. La trama mezcla la vida 'real' de los actores y actrices, con sus amoríos y sus disputas, y, a la vez, los ensayos y la puesta en escena de la obra de teatro que van a interpretar. Realidad y ficción se mezclarán sin compasión, de modo que asistimos a dos tramas a la vez, la que tiene lugar entre bastidores y la que ocurre sobre las tablas. El impagable ritmo, los excelentes actores y los diálogos vivísimos hacen que el resultado, dentro de cierta frivolidad y ligereza, sea sensacional.

7/10
Texasville

1990 | Texasville

Peter Bogdanovich recupera la historia de los protagonistas de La última película (1971), que tenía lugar en el pueblo texano de Anarene. Tanto Jeff Bridges como Cybill Shepherd vuelven a encandilar, aunque con unos años de más. 

6/10
Ilegalmente tuya

1988 | Illegally Yours

Historia de un joven soñador que no tiene suerte en la vida y que está enamorado de una de sus mejores amigas. Un día, el protagonista es citado como jurado para un juicio contra su amiga. Entonces, intentará demostrar su inocencia para enamorarla.

4/10
Máscara

1985 | Mask

Rocky Dennis es un joven inteligente y aplicado, buen estudiante, buen hijo, buen amigo y con muchas ganas de vivir y descubrir distintos lugares y países. Vive con su madre, que no se lleva bien con su familia y que flirtea con las drogas, algo que disgusta a Rocky, pues el muchacho siente que siempre es él el que debe llevar las riendas del hogar. Pero Rocky sufre además una malformación del cráneo que le hace tener una enorme cabeza. A pesar de todo, el muchacho se esforzará en demostrar que el ansia de superación y estar rodeado de la gente que más quiere es lo fundamental para superar los problemas. Basado en hechos reales, este emotivo film de Peter Bogdanovich ganó el Oscar al mejor maquillaje, y además Cher ganó la Palma de Oro en Cannes y el protagonista Eric Stoltz estuvo nominado en los Globos de Oro. Entre el reparto aparece una joven Laura Dern, en una de sus primeras intervenciones en el cine.

6/10
Todos rieron

1981 | They All Laughed

Esta comedia de enredo y magníficas persecuciones por las calles de Nueva York, significó el regreso a las pantallas de Audrey Hepburn tras Robin y Marian, rodada cinco años atrás. En su trama se cruzaban variopintos personajes que eran investigados por una agencia de detectives. En realidad fue un vano intento de su director, Peter Bogdanovich, de recuperar la sofisticación e hilaridad de sus anteriores comedias screwball como ¿Qué me pasa, doctor? (1972) y Nickelodeon (1976). Pero su mejor época ya había pasado, y la película no acabó de funcionar del todo, a pesar de la estupenda fotografía de Robby Müller en Manhattan. Durante el rodaje se alimentó el rumor de un romance entre los dos veteranos protagonistas: Audrey Hepburn y Ben Gazzara, quienes ya habían coincidido en Lazos de sangre (1979). Fue la última película de la amante del director, Dorothy Stratten, ex conejita de Playboy, que sería asesinada por su marido en agosto de 1980. Aquí realiza un breve papel como taxista pizpireta, irresistible cuando lleva gorra.

5/10
Saint Jack (El rey de Singapur)

1979 | Saint Jack

Retrato de la codicia a través de la historia de Jack Flowers, un americano que regenta un burdel en la Singapur de los años setenta y que sueña con volver a los Estados Unidos con una fortuna. Pero el sueño americano no es tan fácil de conseguir y Jack se ve obligado a sobornar a la policía para ocultar sus cuentas y así sobrevivir a la competencia. La llegada de un nuevo inspector trastocará el negocio del protagonista... Gran adaptación de la novela homónima de Paul Theroux.

7/10
Nickelodeon. Así empezó Hollywood

1976 | Nickelodeon

Peter Bogdanovich dirige una película que habla sobre los inicios del cine y lo que se conocía como "Nickelodeon", un show que surgió en la primera década del siglo XX y llamado así porque costaba un 'niquel' (5 centavos). Consistía en la proyección de una película muda donde un músico, entre bambalinas, acompañaba la filmación con un piano. Mediante distintos personajes se van conociendo los entresijos de Hollywood; la batalla entre las grandes productoras y los pequeños equipos independientes; lo que se esconde tras los focos y ese aparente mundo de glamour, así como los individuos que trabajan por sacar adelante sus películas. Entre el elenco destacan los nombres de Burt Reynolds, Ryan O'Neal o Tatum O'Neal.

6/10
Por fin, el gran amor

1975 | At Long Last Love

Un millonario llamado Michael Oliver Pritchard III se enamora de una cantante llamada Kitty O´Kelly; al mismo tiempo una mujer sin dinero y un inmigrante italiano también se juntan. Por una casualidad, ambas parejas se conocen y se vuelven amigos, pero el equilibrio no dura mucho y el millonario se acaba encaprichando con la joven sin recursos. Así, la cantante y el inmigrante italiano fingen un romance para darles celos. Homenaje de Peter Bogdanovich a las comedias musicales de los años treinta.

5/10
Una señorita rebelde

1974 | Daisy Miller

Peter Bogdanovich se enfrenta a la difícil tarea de llevar al cine una novela de Henry James. Daisy Miller aborda un amor nacido en Suiza, lugar iniciático en la imaginería americana.

6/10
Luna de papel

1973 | Paper Moon

Un timador aprovecha su parecido con una niña húerfanita. Son los años de la Depresión, y Moses, charlatán que vende biblias supuestamente encargadas por personas que acaban de fallecer, a sus desconsoladas viudas, forma equipo con Addie, una cría encantadora, y muy espabilada para su edad. Peter Bogdanovich entrega una comedia deliciosa, con su punto de ternura, en maravilloso blanco y negro.Protagonizan Ryan y Tatum O'Neal, padre e hija en la vida real. Ella, con tan sólo diez años, se llevó un merecido Oscar.

7/10
¿Qué me pasa, doctor?

1972 | What's Up, Doc?

Peter Bogdanovich se inspira en La fiera de mi niña de Howard Hawks para mostrar a Barbra Streisand en plan "chica terremoto", volviendo del revés la hasta entonces ordenada vida del musicólogo Ryan O'Neal.

6/10
La última película

1971 | The Last Picture Show

Corre el año 1951. La acción nos introduce en un pequeños pueblo de Texas, llamado Anarene. Un grupo de adolescentes están descubriendo la vida. Sus actividades habituales pasan por el cine y el único café del pueblo. Estos jóvenes, en el punto culminante de sus vidas, sirven como metáfora de Estados Unidos, que ejerce su hegemonía tras la Segunda Guerra Mundial. Pero una nueva guerra acecha a esta generación: la de Corea. De esta manera entramos en una nueva época, mucho menos inocente y desenfadada que la anterior. Unos símbolos se sustituyen por otros y el cine es pisoteado por la televisión, pero la esencia de la vida se mantiene inalterable.  Una excelente y nostálgica película basada en la novela de Larry McMurtry, que escribió el guión junto a Peter Bogdanovich. La fotografía, en blanco y negro, es digna de mención, de Robert Surtees. Un drama cautivador y sincero, con unos brillantes intérpretes principiantes, entre los que destaca el joven Jeff Bridges. Fue nominada para 8 Oscar. Una película de las llamadas de culto.

6/10
Dirigida por John Ford

1971 | Directed by John Ford

Peter Bogdanovich hizo en 1971 este documental sobre la vida y obra de John Ford, contribuyendo al conocimiento del maestro que se autodescribía como alguien que hace westerns. A través de entrevistas y escenas de sus películas, Bogdanovich analiza el estilo del director y su gran capacidad artística en una época en que el reconocimiento de la autoría cinematográfica no estaba desarrollado. En 2006 rehizo el documental con nuevo material para dar una perspectiva aún más amplia de la obra de Ford.

7/10
Viaje al planeta de las mujeres prehistóricas

1968 | Voyage to the Planet of Prehistoric Women

Después de muchos problemas técnicos, dos astronautas y un robot aterrizan en la superficie de Venus. Sin posibilidad de comunicación alguna con la tierra, deciden explorar el planeta. Así, descubren que hay un clan de mujeres que parecen salidas de la prehistoria. Mientras tanto, otra expedición salida de la tierra va en su ayuda... Película de aventuras de serie B de los comienzos en el cine de Peter Bogdanovich. Bastante prescindible, le sirvió para ir adquiriendo oficio.

3/10
El héroe anda suelto

1968 | Targets

Crítico y estudioso de cine antes que director –sus libros-entrevista son imprescindibles–, Peter Bogdanovich debutó con este thriller de serie B, que cuenta en el reparto con un icono del cine de terror, Boris Karloff, quien compone un personaje inspirado en sí mismo. Con escasos medios, pero encomiable pulso, cuenta la historia de un tipo normal, al que se le va la olla y mata a su mujer y a su madre. Tras esto pretende disparar a la vieja estrella en una sesión-homenaje en un autocine. El film se anticipó en la descripción de este tipo de psicópatas.

5/10
It: Capítulo 2

2019 | It: Chapter Two

Tras sufrir la persecución del payaso abductor de niños Pennywise en Derry, su pueblo natal de Maine, la pandilla de chavales compuesta por Bev, Bill, Richi, Mike, Ben, Eddie y Stan se juraron volver a reunirse si alguna vez aparecía de nuevo en sus vidas este personaje de pesadilla. Veintisiete años después se han dispersado y convertido en adultos, cada uno lleva su vida sin mantener el contacto; por ejemplo, Bill se ha convertido en escritor de novelas nunca satisfecho con las adaptaciones al cine, Bev se dedica a la moda, Richie tiene un programa cómico televisivo. Sólo Mike se quedó en Derry, y la reaparición amenazante de Pennywise propicia que les convoque, y es que todos notan su presencia maléfica, que propicia el despertar de recuerdos que habían quedado sepultados en el olvido. Segunda entrega de la adaptación de la larga novela de Stephen King “It”, repiten tras la cámara Andy Muschietti, mientras que Gary Dauberman asume el rol de guionista en solitario. Aunque la película sigue las andanzas de los protagonistas una vez alcanzada la madurez, en el fondo la apuesta es de nuevo la infancia, y no sólo por los abundantes flash-backs sobre sucesos del pasado, en que podemos ver a los actores niños del film anterior. Aletea en todo momento la nostalgia por los años en que uno es un chaval y descubre las cosas por primera vez, mientras saborea el valor de la palabra dada, lo que es un flechazo, la lealtad prometida a los compañeros, la franca camaradería y las aventuras compartidas. En el fondo Bev y compañía adultos nos interesan en la medida en que vemos en ellos a niños grandes, que quieren recuperar esos sentimientos perdidos; en cambio, lo que sería propio de la vida de mayores, en el film resulta hasta grotesco, véase la descomunal pelea que casi al inicio mantiene Bev con su marido maltratador, sin que se nos ofrezcan muchas explicaciones, o el acoso homófobo de unos matones a una pareja gay. It: Capítulo 2 es una película que puede propiciar en el espectador sentimientos contradictorios. Para empezar, es una película desmesurada, en su duración y en la acumulación episódica de sustos, efectos visuales y recuerdos, que acaban siendo reiterativos, aunque algunas secuencias resulten ciertamente brillantes. Al modo de una atracción ferial, somos vapuleados vertiginosamente en el gran contenedor en que consiste el film, subimos arriba y abajo, a menudo caprichosamente, con el clásico humor bizarro y tono oscuro que tanto le gusta a King. Y hay momentos logrados, pero otros agotan y no aportan nada. Las escenas que afectan a los niños en el presente parecen concebidas para buscar el puro efectismo, y sí, vienen a recordar la traumática desaparición del hermanito de Bill en la primera entrega. Y desde luego hace falta estar muy entregado para aceptar sin pestañear todo lo que tiene que ver con la maldición india, los fuegos fatuos y el modo de deshacer el conjuro que afecta al payaso. No estamos ante el mejor film que adapta a King, y resultaba sin duda más redondo el anterior It. Pero como se aferra desesperadamente a los sentimientos que encerraba éste y que lo emparentaba con Cuenta conmigo, no deja de despertar simpatía. Los efectos especiales son de gran calidad, y cuenta con un estupendo reparto, donde tienen casi el mismo peso los niños actores que los actores adultos más o menos famosos –sobre todo Jessica Chastain, James McAvoy y Bill Hader, el mejor de los tres–, que dan la versión adulta de sus personajes. Bill Skarsgård sigue logrando que Pennywise resulte bastante siniestro.

5/10
Al otro lado del viento

2018 | The Other Side of the Wind

Una película que Orson Welles no pudo terminar y estrenar en las salas de cine, se presenta de modo acabado 33 años después de su muerte, gracias al apoyo de muchas personas, instituciones y empresas, entre otros destacan los nombres de Frank Marshall y Peter Bogdanovich –estudioso y amigo de Welles, firmó un libro sobre él a partir de sus conversaciones–, éste además actor de una obra que ha permanecido en el limbo durante décadas. Una plataforma como Netflix facilita la difusión masiva de una película que tiene la vitola del genio Welles, lo que no impide que sea de arduo visionado, su complejidad no hace previsible que el gran público acceda a ella. Incluso, sin dudar de la ambición de la propuesta, se plantean muchas preguntas para el amante del cine de este gran cineasta: ¿de verdad es ésta la película que pretendía su director? Y en caso de serlo, ¿es una película lograda? Cuando uno ve cómo se ha vendido el film, y las ganas de Welles que había entre los cinéfilos, vienen a la cabeza J.R.R. Tolkien con su genial trilogía de “El Señor de los Anillos” –el equivalente, para entendernos, a Ciudadano Kane, en literatura fantástica–, y los posteriores esfuerzos de los custodios de su legado por publicar cualquier papel que hubiera dejado escrito el autor sobre la Tierra Media y alrededores, que por supuesto no están a la altura de la que es su obra maestra. En efecto, Al otro lado del viento es una película valiosa, especialmente para estudiosos, con momentos muy logrados, y gozosos pasajes estéticos, como esa persecución con un extraño juego de sombras que reinventa la secuencia del laberinto de espejos de La dama de Shanghai. Pero no es memorable. La película documenta el supuesto último día de trabajo del mítico director de cine Jake Hannaford, que ha sufrido un accidente mortal de automóvil tras acudir a una fiesta donde se ha proyectado con diversas interrupciones un copión con imágenes de su nueva película. De modo que la trama discurre fragmentadamente entre el material filmado de esa fiesta, por distintas personas y con distintos formatos, y la propia película en la que Hannaford estaba trabajando, donde un hombre y una mujer se persiguen sin que sepamos por qué, gran parte del metraje completamente desnudos. La película de Orson Welles, con la metáfora del título, “el otro lado del viento”, está coescrita con la croata Oja Kodar, también actriz y su amante, lo que no deja de ser otra circunstancia singular. Y se plantea como una reflexión acerca del oficio de cineasta, no exenta de ambigüedad y de un punto de ironía en torno al cine de autor, también en lo relativo a la relación con los actores, productores, técnicos. Ahí, Welles parece sentirse a gusto con un personaje director-actor, John Huston, encarnando a Hannaford, con rasgos viriles a lo Ernest Hemingway, incluido el gusto por las armas de fuego y las peleas con los puños desnudos. No podemos olvidar que su film se está gestando en el nuevo Hollywood de los 70, con jóvenes barbudos admiradores del cine europeo, de hecho entre los asistentes a la fiesta del film se encuentran personalidades como Claude Chabrol, uno de los cineastas emblemáticos de la nouvelle vague. Y tras esa especie de argumento sesudo pero también hueco, representativo del célebre antiargumento para representar el vacío existencial, que han manejado directores como Michelangelo Antonioni, o el erotismo rampante –aunque haciendo un habilidoso uso del bloqueo–, que podría hacer pensar en Bernardo Bertolucci o Ingmar Bergman, parece adivinarse a un Welles burlón y ambiguo, un Harry Lime de carne y hueso, el mismo que aleteaba detrás de Fraude, donde no se sabía dónde empezaba el arte y terminaba la falsificación; curiosamente en este film también tuvo parte creativa Kodar.

6/10
Between Us

2016 | Between Us

Cold Turkey

2013 | Cold Turkey

¿Estás aquí?

2013 | Are You Here

Dos amigos de la infancia regresan a su pueblo al enterarse de que el padre de uno de ellos ha fallecido. Steve es un vividor y mujeriego triunfador, mientras que Ben sufre problemas bipolares. El creador de Mad Men, el norteamericano Matthew Weiner, escribe y dirige esta comedia dramática sobre la amistad. Tiene momentos lúcidos y algunos personajes resultan atractivos, pero no llega a dejar demasiado poso. El reparto, eso sí, hace un gran trabajo.

4/10
Abandonada

2010 | Abandoned

La ejecutiva de banca Mary Walsh está en la sala de espera de un hospital esperando a que termine la operación de su novio Kevin. Al darse cuenta de que se ha dejado el móvil en casa y va a por él. Cuando regresa al hospital su marido ya no está. Agobiante thriller que fue el último que rodó la actriz Brittany Murphy, si bien se estrenó antes de Something Wicked, film que no llegó a las salas hasta cuatro años después. El argumento va en la línea de muchos thrillers rutinarios aunque eficaces que rodó la malograda actriz, como Ni una palabra. Aquí está acompañada de un reparto sólido y en algunos momentos la película brilla en intriga.

4/10
Queen of the Lot

2010 | Queen of the Lot

Maggie Chase (Tanna Frederick) es una aspirante a actriz que tiene un controlador electrónico en el tobillo y está bajo arresto domiciliario. Su objetivo en la vida es claro: alcanzar la fama y encontrar el amor verdadero. Henry Jaglom realiza con esta película un homenaje al mundo de los actores, haciéndonos ver que éstos son personas de carne y hueso, con deseos e inquietudes. Como en gran parte de su filmografía, no faltan los momentos cómicos y románticos. 

5/10
Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

2007 | Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

Tom Petty and the Heartbreakers es una mítica banda de rock norteamericana. El documental –cuatro horas de duración dirigidas por Peter Bogdanovich– hace un repaso de la historia de este grupo. Obtuvo muy buenas críticas tanto de los fans como de los que no les conocían. Tiene todos los ingredientes necesarios para entretener mientras desvela con agudeza los secretos y curiosidades de la banda. De fondo hay un gran trabajo de investigación y por supuesto cuenta con la aportación y las entrevistas de muchos músicos, incluido Tom Petty.

7/10
Historia de un crimen

2006 | Infamous

Nuevo acercamiento a la figura del novelista Truman Capote, prácticamente simultáneo al del film Truman Capote, que le valió a su protagonista Philip Seymour Hoffman el Oscar al mejor actor. Justamente éste es el principal handicap de la interesante película escrita y dirigida por Douglas McGrath (Emma): que había una demasiado próxima en el tiempo, lo que hacía difícil que entre los espectadores hubiera avidez por tomar "doble ración" del escritor. Porque aunque los enfoques pueden ser diferentes (la fuente de Bennett Miller era la biografía de Gerald Clarke, la de McGrath la de George Plimpton), ambos filmes se estructuran, como no podía ser de otra manera, alrededor de la confección de la obra maestra de Capote, su libro "A sangre fría", sobre el horrible asesinato de una familia de granjeros en Kansas a mano de dos tipos que acabaron siendo condenados a la pena capital. Partiendo de ahí, se insertan elementos que ayudan a conocer la biografía de Capote, proporcionados por el propio personaje, o por sus conocidos, en forma de declaraciones a un supuesto programa televisivo, una novedad esto último en el film que nos ocupa. Hay que subrayar el maravilloso reparto de este film, con un Toby Jones verdaderamente transfigurado en Capote, una inteligente Sandra Bullock como su amiga Harper Lee, y un sorprendente Daniel Craig como uno de los asesinos. McGrath subraya convenientemente el marcado narcisismo de Capote, pero al tiempo se esfuerza en humanizarlo para que el espectador empatice mejor con él. Acierta al describir sus numerosas extravagancias y su irresistible afición al cotilleo, y el modo en que finalmente se gana la confianza de un cerrado entorno rural con sus anécdotas de Hollywood, una de las mejores escenas del film. Hay detalles finos, como aquel en que el sheriff recibe la noticia de que han atrapado a los dos asesinos: el egocéntrico Capote se alegra por sí mismo y su libro, pero él mismo detecta lo mezquino de su reacción espontánea y, maravilloso matiz, rectifica al felicitar al que ya puede llamar su amigo. Como ocurría en el film de Miller, se subrayan ciertos paralelismos biográficos entre Capote y Perry Smith, uno de los asesinos. Pero la impresión es que McGrath se toma excesivas licencias al pintar su relación, como la del supuesto enamoramiento homosexual entre ambos, y una agresión física en la celda, a punto de transformarse en violación. De alguna manera parece querer justificar la posterior sequía creativa de Capote con lo que sería un amor truncado, lo que no deja de ser, como mucho, una hipótesis.

8/10
Los Soprano (5ª temporada)

2004 | The Soprano | Serie TV

El final de la 4ª temporada, no por esperado menos sorprendente -la insatisfacción del matrimonio Soprano iba 'in crescendo' -apuntaba al divorcio. La nueva tanda de episodios desarrolla tal idea -Tony vive en la casa de su difunta madre -al tiempo que muestra nuevos gangsters recién salidos de prisión, como el primo de Tony, interpretado por Steve Buscemi. Y por supuesto, los tratos de la novia de Christopher con el FBI traerán sorpresas.

7/10
Los Soprano (4ª temporada)

2002 | The Sopranos | Serie TV

Esta cuarta temporada de Los Soprano es una prueba fehaciente de lo importante que es poner unos cimientos sólidos en una serie, para luego construir un edificio imponente a lo largo del tiempo. Ya tenemos bien desarrollada una increíble galería de personajes, a cada cual mejor matizado, con lo que el equipo de guionistas tiene enormes posibilidades a la hora de imaginar sus posibles derroteros. Así, las flechas en esta ocasión se disparan en algunas direcciones muy interesantes. La insatisfacción de Carmela podría encontrar consuelo en Furio, aunque éste no lo tenga nada claro, y en tener algo de control en las finanzas familiares; Adriana hace una amiga que resulta ser agente del FBI, lo que le pone en una situación difícil, que le empuja incluso a proponer matrimonio a Christopher, para no tener que testificar contra él; la adicción a las drogas de Christopher alcanza un punto álgido; sobre Junior sigue pesando la posibilidad de una condena; Janice se lía con Ralph; Meadow, deprimida por la muerte de su novio, viaja a Europa, y a su vuelta decide trabajar como voluntaria, lo que pone en riesgo los estudios universitarios de los que tan orgulloso estaba Tony; y éste sigue con sus infidelidades matrimoniales, mientras la cuerda de la relación con la doctora como paciente se tensa, lo mismo que ocurre con su esposa… La lista podría alargarse, pero dan idea de la madurez de una serie que, aunque ambientada en el mundo de la mafia, resulta cercana por ser muy hija de su tiempo; y las dificultades para afrontar los problemas de nuestros días, la ausencia de un bagaje moral para mirarlos de frente y sin complejos, tiene una magnífica caja de resonancia en el ambiente de trapicheos, rencillas y asesinatos, un cotarro del que Tony Soprano es el amo… o intenta serlo.

7/10
Los Soprano (3ª temporada)

2001 | The Sopranos | Serie TV

La tercera temporada de Los Soprano arrancó con la muerte de Livia Soprano, por exigencias de la vida real: la actriz Nancy Marchand, que hacía el papel, fallecía inesperadamente. Por lo demás, los distintos miembros de la familia siguen dando sus tumbos existenciales: la doctora Melfi propone una sesión conjunta para el matrimonio Soprano; Tony echa el ojo a una bella paciente de su psiquiatra, para iniciar una aventura; Carmela sigue buscando nuevas actividades y distracciones que le hagan la vida más llevadera, y flirtea con Furo, quien se da cuenta de que está jugando con fuego; Meadow está en la universidad, y después de salir con un judío afroamericano, mantiene una relación con Jackie Jr., un primo lejano, que se va a meter en asuntos turbios; Anthony tiene problemas de disciplina; Chris regala a su novia Adriana un local de copas; a Junior le detectan un cáncer… Todos estos sucesos y circunstancias no se introducen caprichosamente, sino obedeciendo a un inteligente diseño argumental. Los personajes se muestran vulnerables, y ello los hace atractivos, pese a la violencia que a veces despliegan, y que se convierte en una idea en la propia doctora Melfi, cuando sufre un intento de violación. Entre los nuevos personajes de la temporada, destacan Jackie Jr., y Ralph, uno de los secuaces de Tony que irá cobrando importancia. Algunas de las tramas son casi independientes del conjunto, pero funcionan muy bien. Es el caso del episodio 11, en que Christopher y Paulie, después de deshacerse del rival de turno, se pierden en un bosque nevado, en lo que se diría un homenaje soterrado a Fargo, de los hermanos Coen.

7/10
Festival in Cannes

2001 | Festival in Cannes

En Cannes, una actriz llamada Alice Palmer ( Greta Scacchi) quiere dirigir su primera película. Sin embargo, Kaz Naiman le propone que si cambia el guión y lo adapta para Millie Marquand (Anouk Aimée), finaciará el film con tres millones de dolares. Por otro lado, Millie también recibe la oferta de un famoso productor, Rick Yorkin (Ron Silver), para rodar su próxima película. Millie deberá decidir que trabajo acepta. La colaboración en el guión entre Henry Jaglom y Victoria Foyt siempre consigue sorprender con historias distintas, elaboradas. Este film no es menos, adapta al mundo de hoy en día la historia de David contra Golliat, enfrentando a un proyecto pequeño, lleno de ilusión frente al poder de un gran poyecto, lleno de inversión y publicidad.

5/10
Un negocio peligroso

2000 | Rated X

La historia real de los hermanos Artie y Jim Mitchell, que al introducirse en la industria del porno en EE.UU, cayeron en una espiral de droga, sexo y violencia que les llevó al enfrentamiento mutuo. La dura e impactante película la protagonizan dos auténticos hermanos, Charlie Sheen y Emilio Estevez, ambos hijos del actor Martin Sheen. Uno de ellos, Emilio, es el director del film. Pero que nadie crea que es novato en estas lides, pues se trata de su quinto título como director.

6/10
Coming Soon

1999 | Coming Soon

Stream Hodsell, una adolescente de Manhattan muy atractiva, afronta el paso a la edad adulta junto a sus dos mejores amigas, Jenny Simon y Nell Kellner. Obsesionada por iniciarse en el terreno sexual, Stream no acaba de llevarse bien con sus padres, una madre que antaño fue hippie y un padre que apenas le presta atención. Aburrida comedieta de adolescentes poco profundos, que recuerda a una versión adolescente de la serie Sexo en Nueva York. Únicamente tiene a su favor la presencia de grandes actores en el reparto. Los veteranos Mia Farrow, Ryan O'Neal y el prestigioso cineasta Peter Bogdanovich interpretan personajes secudnarios, en un film que cuenta también con la presencia de Ashton Kutcher, Ellen Pompeo y Ryan Reynolds.

4/10
Bella Mafia

1997 | Bella Mafia

Miniserie de televisión emitida en España por Tele 5, que fue dividida en dos partes. Parte de una novela de Lynda La Plante, guionista de los primeros capítulos de la magnífica miniserie policiaca inglesa El principal sospechoso (1991-1993), con Helen Mirren de protagonista. Bella Mafia transcurre en Sicilia, cuando el capo Don Luciano comienza a tener problemas al rehusar traficar con las drogas de Carolla, un mafioso americano. En represalia, éste asesina a su hijo. Lo que no sabe Carolla es que el niño que cogió en adopción es, en realidad, un nieto secreto de Don Luciano. Una venganza sobre lo sucedido tendrá lugar al cabo de los años.  Aclamado producto con un reparto de lujo que incluye a Vanessa Redgrave, Franco Nero, Dennis Farina, Nastassja Kinski y Jennifer Tilly.

6/10
Highball

1997 | Highball

Puro cine independiente salido del cerebro del sobrevalorado Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn), quien nos presenta un grupo de amigotes que en el plazo de un año se reúnen para pasar distintas veladas dentro de una casa: un cumpleaños, la noche de Halloween, etc. La película no es más que un puñado de situaciones, entre divertidas, grotescas y cáusticas, protagonizadas por los varipintos personajes, de modo que uno se sonríe en algún momento, pero siempre tiene la sensación de estar viendo una tontería, una película sin guión, sin preparación alguna. Aunque cuenta con algunos actores y actrices de renombre, la producción es prácticamente "amateur" y eso no facilita para nada las cosas. El propio Baumbach se reserva un importante papel.

3/10
Dirigida por John Ford

1971 | Directed by John Ford

Peter Bogdanovich hizo en 1971 este documental sobre la vida y obra de John Ford, contribuyendo al conocimiento del maestro que se autodescribía como alguien que hace westerns. A través de entrevistas y escenas de sus películas, Bogdanovich analiza el estilo del director y su gran capacidad artística en una época en que el reconocimiento de la autoría cinematográfica no estaba desarrollado. En 2006 rehizo el documental con nuevo material para dar una perspectiva aún más amplia de la obra de Ford.

7/10
El héroe anda suelto

1968 | Targets

Crítico y estudioso de cine antes que director –sus libros-entrevista son imprescindibles–, Peter Bogdanovich debutó con este thriller de serie B, que cuenta en el reparto con un icono del cine de terror, Boris Karloff, quien compone un personaje inspirado en sí mismo. Con escasos medios, pero encomiable pulso, cuenta la historia de un tipo normal, al que se le va la olla y mata a su mujer y a su madre. Tras esto pretende disparar a la vieja estrella en una sesión-homenaje en un autocine. El film se anticipó en la descripción de este tipo de psicópatas.

5/10
El gran Buster

2018 | The Great Buster

Peter Bogdanovich, además de actor y director de grandes películas, es un cinéfilo por los cuatro costados, al que se deben grandes obras dedicadas a geniales cineastas, en formato de libro, entrevistas y documentales, son imprescindibles las dedicadas a John Ford, Orson Welles y Fritz Lang. Ahora suma este maravilloso documental dedicado a unos de los grandes comediantes del Séptimo Arte, el gran Buster Keaton. A poco que Bogdanovich hubiera escogido con tino fragmentos de las obras maestras de Keaton, como Una semana, El maquinista de La General o El colegial, habría salido más que airoso de la empresa acometida, porque ver gags tronchantes del famoso “Cara de palo” –apodo injusto, se nos dice, y ciertamente qué ojos tan expresivos, independientemente de su buscada no-sonrisa–, con acrobacias increíbles que hacía sin dobles, deja a cualquier espectador sencillamente patidifuso, su genialidad ha resistido asombrosamente bien el paso del tiempo. Sin embargo, el director no se muestra en absoluto perezoso en su indagación, sino que ofrece un atinado perfil biográfico de Keaton, prestando especial atención a su década prodigiosa en los 20, que da sus mejores películas, vistas con mayor atención. Rebusca en sus años oscuros, cuando tras su fichaje por la Metro llega el declive, no goza de la libertad de antaño y el sonoro no ayuda, y su vida personal se resiente, con problemas de alcohol, depresiones y rupturas matrimoniales. Lo que incluye un matrimonio al fin estable y feliz, con Eleanor Norris, y algunos trabajos en televisión y anuncios, si no memorables, sí satisfactorios. No se deja de comentar el momento en que compartieron film Charles Chaplin y Buster Keaton, memorable escena de Candilejas. Pero está además la descripción de su estilo tan visual, sus ocurrencias increíbles, y el modo en que arriesgaba su propia vida, incluso produciéndose lesiones, como una en el cuello, de las que ni se daba cuenta, tanta pasión ponía en el cine. Bogdanovich logra un documental modélico, una verdadera delicia, que recoge además declaraciones de cineastas comediantes como Carl Reiner o Mel Brooks, e incluso de directores más cercanos al tiempo e inesperados que reconocen su influencia, como Jon Watts, el director de Spider-Man: Homecoming. Hasta Werner Herzog y Quentin Tarantino se rinden anten él y ofrecen su punto de vista. Actores como Dick Van Dyke también explican cómo aprendieron a caerse gracias a Keaton, y éste muestra con orgullo el taco de billar que le regaló.

8/10
Lío en Broadway

2015 | She's Funny That Way

Con el sobrenombre de Glo, la joven Liz ejerce en Nueva York la profesión más antigua del mundo, aunque su sueño es ser actriz. Casualmente el prestigioso director escénico Arnold Albertson solicita sus servicios, y hace con ella lo que siempre hace después de haberse acostado con una prostituta: ofrecer una generosa suma para que abandone ese género de vida y realice sus sueños. Lo que no imagina es, que al día siguiente, en una audición para su nueva obra en Broadway, donde actúa su esposa y madre de sus hijos, se va a presentar, para el papel de una prostituta... ¡Liz!, que ignoraba la profesión de su último cliente. Es el primero de una larga cadena de enredos y casualidades, que apuntan a lo complicado del "show business", donde a pesar de todo el espectáculo debe continuar. Agradable comedia al estilo de las viejas y gloriosas "screwball comedies", que el propio Peter Bogdanovich abordó en sus cintas más celebradas de los 70, ¿Qué me pasa, doctor? y Luna de papel. Incluso se cita, incluyendo en los títulos de crédito finales un fragmento de la misma, El pecado de Cluny Brown, de Ernst Lubitsch, tal vez con la esperanza de que las nuevas generaciones puedan acercarse curiosas a esta cinta, rodada 70 años atrás nada menos. El film funciona perfectamente, el director, que firma el guión con quien fuera su esposa, Louise Stratten, tiene un perfecto sentido del "timing", y es elegante en las formas; el modo en que se complican las cosas se acepta, y logra de sobras que el espectador suspenda su incredulidad. Las risas están garantizadas también gracias a las citas a los clásicos y a un buen "casting": aunque Imogen Poots no sea Barbra Streisand, aguanta bien el peso protagonista, mientras Owen Wilson entrega a un personaje que se le da a las mil maravillas, calco del que entregó para Woody Allen en Midnight in Paris. Austin Pendleton tiene gracia como el juez obsesionado con Glo, Jennifer Aniston clava a la terapeuta histérica, Rhys Ifans sorprende con su personaje algo fornido de actor, y Kathryn Hahn acierta como la esposa del director. 

7/10
Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

2007 | Tom Petty and the Heartbreakers: Runnin' Down a Dream

Tom Petty and the Heartbreakers es una mítica banda de rock norteamericana. El documental –cuatro horas de duración dirigidas por Peter Bogdanovich– hace un repaso de la historia de este grupo. Obtuvo muy buenas críticas tanto de los fans como de los que no les conocían. Tiene todos los ingredientes necesarios para entretener mientras desvela con agudeza los secretos y curiosidades de la banda. De fondo hay un gran trabajo de investigación y por supuesto cuenta con la aportación y las entrevistas de muchos músicos, incluido Tom Petty.

7/10
Texasville

1990 | Texasville

Peter Bogdanovich recupera la historia de los protagonistas de La última película (1971), que tenía lugar en el pueblo texano de Anarene. Tanto Jeff Bridges como Cybill Shepherd vuelven a encandilar, aunque con unos años de más. 

6/10
Todos rieron

1981 | They All Laughed

Esta comedia de enredo y magníficas persecuciones por las calles de Nueva York, significó el regreso a las pantallas de Audrey Hepburn tras Robin y Marian, rodada cinco años atrás. En su trama se cruzaban variopintos personajes que eran investigados por una agencia de detectives. En realidad fue un vano intento de su director, Peter Bogdanovich, de recuperar la sofisticación e hilaridad de sus anteriores comedias screwball como ¿Qué me pasa, doctor? (1972) y Nickelodeon (1976). Pero su mejor época ya había pasado, y la película no acabó de funcionar del todo, a pesar de la estupenda fotografía de Robby Müller en Manhattan. Durante el rodaje se alimentó el rumor de un romance entre los dos veteranos protagonistas: Audrey Hepburn y Ben Gazzara, quienes ya habían coincidido en Lazos de sangre (1979). Fue la última película de la amante del director, Dorothy Stratten, ex conejita de Playboy, que sería asesinada por su marido en agosto de 1980. Aquí realiza un breve papel como taxista pizpireta, irresistible cuando lleva gorra.

5/10
Saint Jack (El rey de Singapur)

1979 | Saint Jack

Retrato de la codicia a través de la historia de Jack Flowers, un americano que regenta un burdel en la Singapur de los años setenta y que sueña con volver a los Estados Unidos con una fortuna. Pero el sueño americano no es tan fácil de conseguir y Jack se ve obligado a sobornar a la policía para ocultar sus cuentas y así sobrevivir a la competencia. La llegada de un nuevo inspector trastocará el negocio del protagonista... Gran adaptación de la novela homónima de Paul Theroux.

7/10
Nickelodeon. Así empezó Hollywood

1976 | Nickelodeon

Peter Bogdanovich dirige una película que habla sobre los inicios del cine y lo que se conocía como "Nickelodeon", un show que surgió en la primera década del siglo XX y llamado así porque costaba un 'niquel' (5 centavos). Consistía en la proyección de una película muda donde un músico, entre bambalinas, acompañaba la filmación con un piano. Mediante distintos personajes se van conociendo los entresijos de Hollywood; la batalla entre las grandes productoras y los pequeños equipos independientes; lo que se esconde tras los focos y ese aparente mundo de glamour, así como los individuos que trabajan por sacar adelante sus películas. Entre el elenco destacan los nombres de Burt Reynolds, Ryan O'Neal o Tatum O'Neal.

6/10
Por fin, el gran amor

1975 | At Long Last Love

Un millonario llamado Michael Oliver Pritchard III se enamora de una cantante llamada Kitty O´Kelly; al mismo tiempo una mujer sin dinero y un inmigrante italiano también se juntan. Por una casualidad, ambas parejas se conocen y se vuelven amigos, pero el equilibrio no dura mucho y el millonario se acaba encaprichando con la joven sin recursos. Así, la cantante y el inmigrante italiano fingen un romance para darles celos. Homenaje de Peter Bogdanovich a las comedias musicales de los años treinta.

5/10
La última película

1971 | The Last Picture Show

Corre el año 1951. La acción nos introduce en un pequeños pueblo de Texas, llamado Anarene. Un grupo de adolescentes están descubriendo la vida. Sus actividades habituales pasan por el cine y el único café del pueblo. Estos jóvenes, en el punto culminante de sus vidas, sirven como metáfora de Estados Unidos, que ejerce su hegemonía tras la Segunda Guerra Mundial. Pero una nueva guerra acecha a esta generación: la de Corea. De esta manera entramos en una nueva época, mucho menos inocente y desenfadada que la anterior. Unos símbolos se sustituyen por otros y el cine es pisoteado por la televisión, pero la esencia de la vida se mantiene inalterable.  Una excelente y nostálgica película basada en la novela de Larry McMurtry, que escribió el guión junto a Peter Bogdanovich. La fotografía, en blanco y negro, es digna de mención, de Robert Surtees. Un drama cautivador y sincero, con unos brillantes intérpretes principiantes, entre los que destaca el joven Jeff Bridges. Fue nominada para 8 Oscar. Una película de las llamadas de culto.

6/10
Dirigida por John Ford

1971 | Directed by John Ford

Peter Bogdanovich hizo en 1971 este documental sobre la vida y obra de John Ford, contribuyendo al conocimiento del maestro que se autodescribía como alguien que hace westerns. A través de entrevistas y escenas de sus películas, Bogdanovich analiza el estilo del director y su gran capacidad artística en una época en que el reconocimiento de la autoría cinematográfica no estaba desarrollado. En 2006 rehizo el documental con nuevo material para dar una perspectiva aún más amplia de la obra de Ford.

7/10
El héroe anda suelto

1968 | Targets

Crítico y estudioso de cine antes que director –sus libros-entrevista son imprescindibles–, Peter Bogdanovich debutó con este thriller de serie B, que cuenta en el reparto con un icono del cine de terror, Boris Karloff, quien compone un personaje inspirado en sí mismo. Con escasos medios, pero encomiable pulso, cuenta la historia de un tipo normal, al que se le va la olla y mata a su mujer y a su madre. Tras esto pretende disparar a la vieja estrella en una sesión-homenaje en un autocine. El film se anticipó en la descripción de este tipo de psicópatas.

5/10
Los ángeles del infierno

1966 | The Wild Angels

El título más taquillero de la filmografía como director de Roger Corman, gracias a una hábil combinación de pandilleros, chicas en biquini, hippies, drogas y rock and roll. En el guión participó Peter Bogdanovich, aportando un toque de clase y seriedad del que carecía el original de Charles B. Griffith, y su montaje le fue encomendado a otro de los 'chicos para todo' de la compañía llamado Monte Hellman. Para mayor curiosidades, su reparto estaba encabezado por dos conocidos 'hijos de papá' como Peter Fonda y la cantante Nancy Sinatra; y contaba con la participación de Bruce Dern y Diane Ladd, que se habían casado en 1960. Especie de mitificación de los motoristas conocidos como 'Ángeles del Infierno', que por aquel tiempo cabalgaban en sus cacharros por las carreteras de Estados Unidos burlando a la policía y mostrando su rebeldía, violencia, ropas ajustadas de cuero y libertad sexual.

5/10
Los ángeles del infierno

1966 | The Wild Angels

El título más taquillero de la filmografía como director de Roger Corman, gracias a una hábil combinación de pandilleros, chicas en biquini, hippies, drogas y rock and roll. En el guión participó Peter Bogdanovich, aportando un toque de clase y seriedad del que carecía el original de Charles B. Griffith, y su montaje le fue encomendado a otro de los 'chicos para todo' de la compañía llamado Monte Hellman. Para mayor curiosidades, su reparto estaba encabezado por dos conocidos 'hijos de papá' como Peter Fonda y la cantante Nancy Sinatra; y contaba con la participación de Bruce Dern y Diane Ladd, que se habían casado en 1960. Especie de mitificación de los motoristas conocidos como 'Ángeles del Infierno', que por aquel tiempo cabalgaban en sus cacharros por las carreteras de Estados Unidos burlando a la policía y mostrando su rebeldía, violencia, ropas ajustadas de cuero y libertad sexual.

5/10

Últimos tráilers y vídeos