IMG-LOGO

Biografía

Andrés Pérez Cubero

Andrés Pérez Cubero

Andrés Pérez Cubero

Filmografía
Rumbo

1953 | Rumbo

Vértigo (1950)

1950 | Vértigo

Alvaro culpa a su mujer de que el matrimonio no haya tenido hijos. La desesperación le empujará a los brazos de otra mujer. Drama sobre la infidelidad de guión poco imaginativo. Al menos la puesta en escena está cuidada, así como las interpretaciones de los actores.  

4/10
Sabela de Cambados

1949 | Sabela de Cambados

¡Olé torero!

1949 | ¡Olé torero!

Comedia bienintencionada pero ligerita, que con el paso de los años resulta un poquito rancia y simplona. Un torero español viaja a Argentina y se hace muy amigo de un taxista. Años más tarde el torero planea casarse en España y viaja de regreso junto con el taxista. pero en el viaje el torero enferma y muere y el taxista es confundido a su llegada con el torero y recibido como tal...

4/10
Botón de ancla

1948 | Botón de ancla

José Luis, Carlos y Enrique son estudiantes de la escuela naval de Marín y buenos amigos, conocidos por los demás como el grupo 'Botón de ancla'. Carlos conoce a María Rosa, una guapa joven de la que se enamora, y que hace que rompa su noviazgo con Dorita. Ésta última, a modo de venganza, enamora a José Luis, y por ello, la relación entre los amigos se quiebra. Pero un suceso inesperado pondrá a prueba su amistad. Película de Ramón Torrado sobre la amistad. Antonio Casal, Jorge Mistral y Fernando Fernán Gómez son el trío protagonista de la cinta, en la que, a pesar de algunos golpes de humor, la historia se tiñe por momentos de drama. En 1974 se rodó de nuevo un remake.

4/10
Alhucemas

1948 | Alhucemas

Un soldado considerado un auténtico cobarde se verá obligado a demostrar su valía. Típico film castrense de la postguerra española. Destaca la presencia de Sara Montiel, en uno de sus primeros papeles.

5/10
El emigrado

1946 | El emigrado

Mar abierto

1946 | Mar abierto

Notable película de Ramón Torrado, que sirve con buen pulso una trama de amor en un pueblecito pesquero de Galicia. Utiliza muy bien el recurso de una ancianita, que en su paseo diario se detiene a hablar con el pintor que está plasmando en el lienzo a la imagen de la Virgen que preside el mar desde un promontorio. En efecto, ella le dice que está dispuesta a pintar su cuadro, y a contarle el milagro que le hizo esa Virgencita, con lo que la intriga está sembrada en el potencial espectador. La trama de H.S. Valdés y Adolfo Torrado arranca con la boda en segundas nupcias de Andrés, un pescador viudo que tiene una niña, Carmiña. Su nueva esposa resulta ser una fresca, que se fuga con el náufrago al que Andrés salvó la vida y acogió en su casa. Años después, Carmiña ya es una buena moza, a la que su padre sobreprotege, quizá con miedo de que le pase algo parecido a su segunda mujer. Pero Antonio, un marinero mecánico que está reparando una de sus embarcaciones, que se enamora de Carmiña, se gana su confianza. Pero él ha ocultado que es el hijo del náufrago del pasado, por temor a echar a perder sus posibilidades amorosas. Ramón Torrado entrega un film costumbrista, de notable fotografía en blanco y negro, con estupendas escenas festivas, de romerías y pesca, con canciones bien intregradas. Y los actores del pueblo han cuidado sin forzarlo el acento gallego de sus personajes. Está muy bien todo el reparto, aunque desprende encanto Maruchi Fresno y su galán Jorge Mistral. También José María Lado resulta muy convincente como el padre.

6/10
Santander, la ciudad en llamas

1944 | Santander, la ciudad en llamas

Traslación a la pantalla de un hecho real ocurrido en la ciudad de Santander cuando, en 1941, un incendio azotado por el fuerte viento reinante destruyó gran parte de la ciudad, especialmente su casco histórico. Con pretensiones de emular la superproducción norteamericana Chicago (1937), que igualmente contaba el incendio que asoló esa ciudad en 1871, esta producción dirigida por Luis Marquina mezclaba el tema del fuego con una historia pasional donde un hombre que ha vuelto de América convertido en millonario pierde todas sus posesiones en la tragedia. A destacar los secundarios Félix de Pomés y Antonio Riquelme. Pobres efectos visuales.

4/10
La torre de los siete jorobados

1944 | La torre de los siete jorobados

Primera de lo que podríamos denominar trilogía criminal-costumbrista-irónica-madrileña de Neville, que tendría su continuación en Domingo de carnaval (1945) y El crimen de la calle de Bordadores (1946). En La Torre de los siete jorobados, Neville adapta junto a José Santugini una novela de Emilio Carrere y nos traslada al Madrid de 1917, donde Basilio está enamorado de la hija de un fantasma que sólo ve él. Una investigación policial hará que descubra una extraña secta que se oculta en los subterráneos de Madrid. Esta intriga le sirve al director para experimentar con la técnica del expresionismo alemán mediante imágenes oníricas y efectos visuales que convierten el film en un insólito producto de género fantástico. Reivindicado con el paso del tiempo, es actualmente uno de los títulos clásicos de nuestra cinematografía.

8/10
Rojo y negro

1942 | Rojo y negro

Madrid, 1936. Luisa, una falangista, mantiene un romance con Miguel, un comunista al que conoce desde niño. Cuando Luisa es detenida, Miguel se debate entre la fidelidad a sus compañeros de bando, y la mujer a la que ama. El director Carlos Arévalo mostró las crueldades del bando republicano, como era habitual en las películas sobre la Guerra Civil rodadas en la época franquista. Pero también dio una visión del conflicto cercana a la ideología falangista, por lo que el régimen retiró rápidamente el film de las salas.

5/10

Últimos tráilers y vídeos