IMG-LOGO

Biografía

Andrew Dunn

Andrew Dunn

Andrew Dunn

Filmografía
The United States vs. Billie Holiday

2021 | The United States vs. Billie Holiday

Película sobre la mítica figura de Billie Holiday, una de las más grandes cantantes de jazz de todos los tiempos, y en su tormentosa relación con la fama, la adicción y el amor.

Book Club

2018 | Book Club

Cuatro amigas de edad madura se reúnen habitualmente en su particular club de lectura para charlar sobre el último libro que han leído. Diane (Diane Keaton) se ha quedado viuda recientemente y debe lidiar con la excesiva preocupación de sus hijas por ella. Vivian (Jane Fonda) regenta un hotel y está orgullosa de sus conquistas sexuales sin compromiso. Sharon (Candice Bergen) es una jueza separada de su marido que lleva mucho años sin una relación amorosa. Carol (Mary Steenburgen) está felizmente casada pero últimamente está sufriendo una leve crisis con su marido. Las cosas empezarán a cambiar para ellas cuando decidan leer la trilogía de “50 sombras de Grey”. Comedia superficial, a ratos divertida, pero decididamente disparatada sobre cuatro mujeres adultas (bastante adultas, por cierto) que de repente empiezan a comportarse como adolescentes en celo. Bien es verdad que cada una tiene su particular situación, no todas usan el lenguaje procaz de Vivian ni están a priori obsesionadas con el sexo, pero Christian Grey se encargará de poner sus mundos patas arriba. De todas formas, como era de esperar, lo que realmente busca cada una es el amor de toda la vida, y con sus vaivenes y trompicones lo irán encontrando. Mientras tanto, hay chistes y gags picantes por doquier. El director Bill Holderman dedica a cada personaje su tiempo y su historia de amor; el resultado es pasable, buenista y previsible, y lógicamente algunas historias funcionan mejor, como la de Diane y el piloto interpretado por Andy García. Lo mejor, claro, es el cuarteto de actrices protagonistas. Aunque rondan los setenta años por abajo y por arriba (alguna pasa de los ochenta), tienen aún carisma en la pantalla y mantienen el tipo pese a los muy discutibles arreglos estéticos.

4/10
El veredicto (La ley del menor)

2017 | The Children Act

Segunda de las dos novelas de Ian McEwan llevadas al cine en 2017 –la otra es En la playa de Chesil–, en que el propio escritor se ha ocupado de escribir el guión. Sigue a la jueza próxima a los 60 años Fiona Maye, tan enfrascada en su trabajo que ha descuidado por completo su vida familiar, no ha tenido hijos, y su marido profesor universitario se queja de lo distante que se muestra, una frialdad que llega al colmo cuando le anuncia que se dispone a tener una aventura con una alumna. Dentro de los numerosos casos de derecho familiar que tiene entre manos, destaca el de Adam Henry, al que faltan dos meses para la mayoría de edad, y que padece leucemia. Una transfusión de sangre ayudaría mucho a salvar su vida con el debido tratamiento, pero sus padres no lo permiten porque sería traicionar su fe, pues ambos, al igual que Adam, son testigos de Jehová. Incluso el propio chico, que no puede acudir a prestar declaración ante el tribunal por su delicado estado de saludi, rehúsa la transfusión. Richard Eyre, conocido sobre todo por su rol de director de teatro –aunque en cine ha entregado títulos como Iris y Diario de un escándalo–, sabe dotar a la película de un intenso dramatismo, con una rigurosa presentación de dilemas morales y una magnífica dirección de actores, donde descolla Emma Thompson, brillantísima como la mujer que juzga, fría como un témpano de hielo, profesional concienzuda, pero que en el camino se ha dejado el sentido de su trabajo y de su vida; ella se limita a comportarse como una distante diosa olímpica, que no debe implicarse en sus casos, como tampoco parece hacerlo en lo que constituye su existencia cotidiana, donde apenas se puede decir que interpreta el pequeño papel que le ha tocado en el gran teatro del mundo. McEwan y Eyre evitan los reduccionismos torpemente simplificadores, no caen, por ejemplo, en la caricatura, a la hora de presentar a los padres testigos de Jehová, que sostienen razonablemente su punto de vista, tampoco en el resto de los personajes, profundamente humanos, aunque en algún caso tengan poca presencia, véanse al asistente-ayudante de Fiona, el juez que cuenta chistes malos, las dos enfermeras, la tutora del chico. Y los otros dos personajes de entidad, además de Fiona, están muy bien interpretados, Stanley Tucci sabe dar vida al marido todavía enamorado, pero que no sabe cómo hacer para recuperar a su mujer, mientras que Fionn Whitehead, a pesar de no hacer acto de presencia hasta la mitad de metraje, confirma las buenas maneras apuntadas en Dunkerque como el muchacho enfermo, que empieza a descubrir la belleza de la vida, la música, la poesía, pero al que le faltan guías, alguien capaz de marcarle el norte, o al menos ayudarles a encontrarlo. Al final, vista la inmadurez de unos y otros personajes, resuena de fondo el interrogante acerca de quién es en esta historia el menor de edad, o mejor aún, el de quién ha alcanzado, de verdad, la mayoría de edad, una verdadera madurez.

7/10
Bridget Jones' Baby

2016 | Bridget Jones' Baby

Han pasado quince años desde que El diario de Bridget Jones irrumpiera en las pantallas por primera vez. El impacto fue enorme, como era de prever tras el éxito comercial de la novela de Helen Fielding en que se basaba. Sólo tres años más tarde llegó la secuela, Bridget Jones: Sobreviviré, que mantuvo más o menos el nivel original. Ambas películas narraban las dificultades amorosas de la protagonista, una dulce muchacha que buscaba el amor romántico, aunque su vida emocional era infantil, sus ademanes adorablemente torpes y su actitud exterior desembocaba en cierto desenfado sexual, donde el compromiso era poco más que una palabra. Dos hombres se disputaban su corazón, una competencia con claras referencias a “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen. Bridget Jones’ Baby retoma la historia años después de que Bridget y su adorado Darcy fracasaran en su relación, pues los compromisos laborales de él hicieron trizas la convivencia. Ahora, mientras que Darcy se ha casado, Bridget sigue viviendo sola, en un pisito cursi y femenino, y goza de prestigio en su trabajo en una televisión, en donde comparte risas con su amiga Miranda. Con ella precisamente irá a desfasar un poco en un concierto y Bridget pasará la noche con un apuesto desconocido, que resultará ser un tipo la mar de simpático además de multimillonario. Días después, con motivo del funeral de quien fuera su otro conquistador, Daniel Cleaver (Hugh Grant), Bridget se encontrará con Darcy, con quien la chispa volverá a surgir y acabarán en el dormitorio. Así las cosas, cuando al poco tiempo Bridget descubre que está embarazada, ignorará por completo quién es el padre, si Jack o Darcy. La directora Sharon Maguire ha conservado las constantes del primer film, dirigido también por ella: soltería de Bridget, infantilismo emocional, competición masculina, buenismo bobalicón de los padres, etc., al tiempo que moderniza aún más las actitudes de los personajes, que dan tumbos entre el romanticismo y la frivolidad más absoluta. En este sentido la superficialidad del guión supera con creces a la mostrada en las precedentes, tanto en el lenguaje y las conversaciones como en los planteamientos sociales de los que alardea. Aunque sigue manteniendo el humor tontorrón y eficaz de las otras películas, ciertamente se deja tan de lado el “estilo Austen” que llegan a resultan ridículos los acaramelados roles masculinos de Jack y Darcy. Por otras parte, aunque hay una trabajada labor actoral, faltan en el film escenas memorables y algunos golpes de humor parecen reciclados y ya no surten el efecto deseado (véase a la madre de Bridget por ejemplo). Además Colin Firth ha perdido llamativamente su frescura y las arrugas tampoco le hacen ningún favor, algo parecido a lo que le sucede a Renée Zellweger, aunque ésta siga conservando su dulzura innata y el atractivo de sus característicos mohínes. Sí funcionan en cambio dos nuevos personajes: la amiga gamberra de Bridget en la televisión, interpretada con mucho desparpajo por Sarah Solemani (quizá gracias a ella la primera parte de la película es la más llevadera); y el papel de sarcástica doctora interpretada por Emma Thompson, quien además es coguionista del film junto con Helen Fielding y Dan Mazer.

4/10
Las apariencias engañan

2016 | Keeping Up with the Joneses

Una pareja con una vida muy normal (Zach Galifianakis e Isla Fisher) descubre que no es fácil seguir el ritmo de los Jones (Jon Hamm y Gal Gadot), sus nuevos, maravillosos y extremadamente sofisticados vecinos… Especialmente cuando se dan cuenta de que el Sr. y la Sra. “Jones” son espías.

Ithaca

2015 | Ithaca

Mientras su hermano mayor, al que admira, marcha a luchar en la II Guerra Mundial, el jovencito adolescente Homer Macauley encuentra un trabajo de mensajero en la oficina de telegramas de su pueblo, el idílico Ithaca. Sentida adaptación de la extraordinaria novela "La comedia humana", del californiano William Saroyan. La actriz Meg Ryan eligió esta obra para debutar como directora y el resultado, si bien no es una obra maestra, no está nada mal, lleno de momentos emotivos, que se envuelven en una profunda nostalgia y bondad humanas. La propia actriz interpreta a la madre del protagonista y supo rodearse de un reparto a la altura, con actores de prestigio, como Sam Shepard o Tom Hanks, además de contar con su propio hijo, Jack Quaid, para encarnar al mayor de los hermanos Macauley.

5/10
The Lady in the Van

2015 | The Lady in the Van

Prestigioso director teatral, procedente de una familia dedicada a la escena desde varias generaciones, Nicholas Hytner tiene algún largometraje estimable en su haber, como La locura del Rey Jorge, que supuso su debut en cine. En esta ocasión se pone al servicio de una de las grandes damas de las tablas británicas, Maggie Smith (quizás la más veterana estrella en activo en la gran pantalla, junto a su compatriota Michael Caine), en la adaptación de la obra de Alan Bennett, que Hytner ya estrenó en el Queen's Theatre de Londres, con la misma intérprete. El autor del texto reconstruye libremente la extraña relación de amistad que mantuvo con Mary Shepherd, anciana sintecho que primero aparcó su destartalada furgoneta en su misma calle, en el barrio londinense de Camden. Ante las quejas de los vecinos le pidió como favor dejarla temporalmente en el patio de su casa. Pero lo que iba a ser temporal se alarga cada vez más... Rodada en los escenarios reales donde ocurrió la historia original, de puesta en escena sencilla, y bajo presupuesto, todo está al servicio de la protagonista. Ésta realiza un trabajo de primera categoría, construyendo un personaje excéntrico, algo caradura pero que siempre mantiene la elegancia, bastante gruñona pero en el fondo entrañable. Estamos ante uno de esos filmes que cuesta mucho imaginar con otro actor. La rodean correctos actores, como el también grande del teatro Alex Jennings, en cine el Príncipe Carlos en La reina, que aquí encarna al citado Bennett, en un papel doble, pues el dramaturgo –del que se sugiere su homosexualidad– mantiene un diálogo constante consigo mismo. Más secundario, Jim Broadbent sabe exagerar sin desentonar en su interpretación de un tipo un tanto fisgón. El film mantiene un cuidado equilibrio entre drama y un humor sarcástico muy inglés, que tira con bala pero sin caer en la vulgaridad.

6/10
Más allá del amor

2014 | Endless Love

Effie Gray

2014 | Effie Gray

Película inspirada en hechos reales un tanto morbosos, describe el matrimonio infeliz de la joven y poco experimentada escocesa Effie Gray con el crítico de arte y erudito en mil cuestiones, entre otras la pintura de los prerrafaelitas, John Ruskin. Cuando Effie viaja ilusionada con su marido tras la boda a la casa de Londres donde vive con sus padres, descubre que John no es quien pensaba que era: se muestra muy raro y le niega de un modo asombroso el débito matrimonial; además, los sobreprotectores progenitores, sólo preocupados de la carrera de su hijito, le hacen la vida poco menos que imposible. El film, que cuenta con guión de Emma Thompson, quien se reserva un pequeño papel como confidente de Effie, tiene interés para documentar una determinada época y la atmósfera donde se desenvolvió la escuela prerrafaelita, con pintores como John Everett Millais, protegido de Ruskin, y que se sentirá atraido por Effie, aunque no quiere traicionar la confianza de su mentor. En ese sentido, el tratamiento visual del film imita sin duda a esos cuadros, y resulta muy atractivo, junto a los pasajes en Venecia. La principal debilidad de la película es que, una vez planteada la dificultad matrimonial, junto a la impasibilidad inhumana de Ruskin y la paciencia colmada al fin de su esposa, todo es un dar vueltas a lo mismo de un modo un tanto cansino, no hay excesiva progresión. De modo que también la interpretación de los principales actores, Dakota Fanning y Greg Wise, te deja frío.

5/10
El mayordomo

2013 | The Butler

La historia de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, a través de los ojos de Cecil Gaines, que trabajó como mayordomo en la Casa Blanca, desde los días de la presidencia de Eisenhower hasta los de Reagan. El film, a modo de película río, arranca con la niñez de Cecil y el asesinato de su padre, que cultivaba campos de algodón. Una serie de carambolas propician la dedicación profesional de Cecil en ambientes refinados, lo que le empuja a ser considerado para un puesto que le lleva a servir a siete presidentes. Un sueldo razonable –aunque inferior al que perciben sus iguales blancos– le permite sacar adelante a su familia, aunque deberá afrontar el alcoholismo de su esposa Gloria, el activismo político, que no entiende, de su hijo Louis, y la decisión del otro, Charlie, por ir a luchar a Vietnam. Lee Daniels, director de cintas duras como Shadowboxer, Precious y El chico del periódico (The Paperboy) entrega sin duda la que es su película más comercial y digerible por el gran público, basada en un caso real relatado en un artículo periodístico de Will Haygood. Firma el guión de la cinta Danny Strong, autor de los libretos de las “tv-movies” políticas Game Change y Recuento. El mayordomo es una cinta agradable de ver, con un reparto casi siempre acertado, donde se llevan la mejor parte interpretativa Forest Whitaker (Celil), Oprah Winfrey (su esposa Gloria) y David Oyelowo (el hijo de ambos, Charlie). De hecho son sus conflictos dramáticos los que mejor funcionan: el padre que ha conocido un estado de las cosas y desea lo mejor para su familia, confiando en el sistema, aunque acabará cuestionándose las cosas, al estilo de lo que hacía Anthony Hopkins en Lo que queda del día; la madre que padece ciertas desconsideraciones de su esposo –nunca ha movido un dedo para enseñarle la Casa Blanca–, mantiene la unidad familiar como puede y es tentada por consuelos que mitiguen las ausencias de Cecil; y el empuje generacional del hijo que pelea por el cambio, aunque pueda preguntarse acerca de si el precio del distanciamiento de su padre no es demasiado alto. Algo más ambigua es la consideración que merece la dedicación profesional de servir como mayordomo, pues aunque se inserta una acertada reflexión de Martin Luther King sobre la ética del trabajo, no deja de presentarse como un trabajo de segunda fila, tal vez porque en este caso su desempeño va unido a las consideraciones raciales. Cuando se quiere hacer un gran fresco histórico, el devenir de los Estados Unidos en la última mitad de siglo, se corre el riesgo de la simplificación y el academicismo, que no acaba de sortear con éxito Daniels. De hecho los presidentes que desfilan por la pantalla son pobres esbozos sin alma, especialmente ridículo resulta Nixon, al que John Cusack no logra insufla el necesario carácter, más allá de que se quiera ofrecer de él una descripción decididamente poco partidaria. Y el colofón con Obama, aunque razonable, resulta algo previsible y carente de la necesaria emoción.

6/10
Verano en febrero

2013 | Summer in February

4/10
Las ventajas de ser un marginado

2012 | The Perks of Being a Wallflower

Charlie acude por primera vez al instituto. Es un chico inseguro, reconcentrado, tímido. Su mejor amigo se ha suicidado poco tiempo atrás y él ha pasado una temporada en una clínica psiquiátrica. Aún tiene vacíos de conciencia y va vertiendo su interior en una carta imaginaria a su amigo fallecido... Sus miedos irán desapareciendo poco a poco cuando conozca a varios compañeros del instituto, sobre todo a la guapa Sam y a su simpático hermanastro Patrick. Ella arrastra un pasado de abusos, mientras que él es gay y mantiene una difícil relación con un chico. Con Sam, Patrick y otros colegas más bien frikis, Charlie vivirá diversas experiencias (drogas, espectáculos underground, alcohol, etc.) y se sentirá vivo por primera vez. Además conocerá el valor del cariño y la amistad. El escritor y cineasta Stephen Chbosky (guionista de Rent y la serie Jericho) lleva a la pantalla su propia novela, de gran éxito en Estados Unidos. Las ventajas de ser un marginado, un drama que encierra turbios acontecimientos que pueden marcar una vida para siempre, tiene sin duda varios puntos de interés. Quizá un acierto considerable es haber dado el enfoque adecuado. Salvando en todo momento la explicitud desagradable Chbosky se las arregla para dar a conocer eficazmente el mundo de una serie de jóvenes poco convencionales, cuyos traumas acaban uniéndolos como un imán. Lo hace remarcando la hipersensibilidad del protagonista (y, por extensión, también de sus amigos), quien guarda un secreto pasado que le ha convertido en un ser inadaptado, inseguro, confuso. Desde luego llega al espectador el modo en que el protagonista reflexiona acerca de su presente, de su aquí y su ahora, haciendo hincapié en que no se trata de una adolescente sublimación de los sentimientos, de algo superficial que se mirará con desdén en la vida adulta, sino de una situación real, dolorosa, exaltada, triste o feliz, pero siempre vivida consciente e intensamente (ese “somos infinitos” que se repite como un leitmotiv). El modo respetuoso de acercarse a los más serios problemas que pueden acuciar a tantos jóvenes desorientados es el motivo por el que esta película sea quizá un poquito más redonda que tantas otras que miran las problemáticas del mundo adolescente con cierta displicencia. Es innegable asimismo que Las ventajas de ser un marginado es una denuncia del terrible daño que ciertas acciones adultas pueden ocasionar en la niñez. Todo tiene consecuencias. A la vez hay mucha sutilidad a la hora de mostrar cómo se puede ayudar a salir a un joven de una difícil situación. Ejemplo preclaro es la presencia de ese profesor de literatura, buen profesor, que en tan sólo un par de escenas sabe calar el potencial de un alumno y a la vez darse cuenta de su dificultad para encontrarse a sí mismo. También funcionan las breves palabras del hermano mayor, que resulta sincero y sobrio. En este sentido, es algo extraño que los padres queden demasiado de lado, aunque siempre estén ahí, pendientes pero sin atosigar, al igual que la hermana. Y, por supuesto, la amistad es un camino seguro. Que las tribulaciones del protagonista hagan mella en el público se debe en gran parte al meritorio trabajo de Logan Lerman, que borda su desorientación existencial con un personaje que despierta ternura y cercanía, y que confirma que su buen papel en El tren de las 3:10 no fue una casualidad. También destaca, y mucho, la fenomenal Emma Watson, cuyo provenir se antoja exitoso, alejada definitivamente del rol mágico de Hermione Granger.

6/10
Crazy, Stupid, Love

2011 | Crazy, Stupid, Love

Cal Weaver lleva casado muchos años, tiene hijos y un buen trabajo. Una noche recibe como un mazazo la noticia de que su mujer ha tenido una aventura y desea separarse. Cal no se lo puede creer, pero decide sobre la marcha abandonar el hogar familiar. Tras varias noches deprimido en la barra de un bar, conocerá a un joven, Jacob, experto ligón y mujeriego. Jacob le propondrá hacer de Cal un nuevo hombre, de modo que todas las mujeres caigan a sus pies. Una muestra más de ese cine de Hollywood que con un envoltorio ‘moderno’ y atrevido quiere en realidad contar lo que han hecho una y otra vez los grandes clásicos del cine: la validez del amor verdadero, del amor para toda la vida, y la idea de que nunca hay que rendirse cuando se ama de veras. A este respecto la pareja de directores formada por Glenn Ficarra y John Requa asciende un peldaño tras su debut en Phillip Morris ¡te quiero! No abandonan el tono ligero y la visión de una sociedad frivola, obsesionada con el sexo, pero visualmente la película es contenida y a la postre el guión de Dan Fogelman (guionista de Cars y Enredados) viene a afirmar con rotundidad que la sexualidad desemboca en el vacío si no va acompañada de la entrega personal y que la familia es el mejor sitio para crecer y ser felices. Hay cierto desorden a la hora de narrar e intercalar temporalmente algunas subtramas, y también sobra algún efectismo técnico innecesario. El reparto es probablemente la baza que hace funcionar el conjunto, con un protagonista, Steve Carell, que resulta cercano y convincente, y un Ryan Gosling que borda su exagerado y esquemático personaje. En el plano femenino también las cosas funcionan, con unas espléndidas Julianne Moore y Emma Stone. Y aunque se eche mano de algunos clichés hipertrillados y previsibles (el discursito final de graduación, y tal), también hay escenas muy bien resueltas, como el encuentro entre Jacob y Hannah en su piso o la catastrófica reunión en el jardín de los Weaver.

5/10
Como la vida misma

2010 | Life as We Know It

Comedia romántica tan típica que hasta el título en español suena insulso, de hecho se utilizó para etiquetar otra interesante cinta, que se llamaba originalmente Dan in Real Life, con Steve Carell. Los guionistas y el director Greg Berlanti (El club de los corazones rotos) parecen haber seguido al pie de la letra el manual para escribir comedias románticas: chico y chica de caracteres contrapuestos que se repelen deben colaborar de cara a lograr algún objetivo común, y descubren que están hechos el uno para el otro. En esta ocasión, los protagonistas son Holly Berenson, empresaria dedicada al catering, una mujer estricta y adicta al trabajo que lleva mucho tiempo sin tener una cita con algún hombre prometedor, y Eric Messer, realizador televisivo dedicado a los deportes, de vida frívola. que sólo piensa en el sexo. Alison, la mejor amiga de Holly, le organiza una cita con Eric –amigo de su esposo– pero ambos se dan cuenta de que no se interesan nada y no llegan siquiera a ir a cenar como tenían pensado. Por desgracia, Alison y su cónyuge mueren en accidente de tráfico y ambos habían previsto que Holly y Eric se encargaran de la custodia de su pequeña hija, que cuando aconteció la catástrofe estaba al cuidado de una niñera. Archisabida de principio a fin, lo cierto es que el espectador puede predecir hasta los diálogos. Pero si eliminamos una secuencia de humor un poco escatológico, en torno al cambio de pañales del bebé, la historia se desarrolla a través de secuencias que más o menos cumplen su cometido –la desastrosa cita inicial tiene su gracia– y tiene algo de fondo bastante positivo –ambos personajes van descubriendo poco a poco sus sentimientos familiares–. Además, a Katherine Heigl (Anatomía de Grey) le pega el personaje, cortado a medida, y Josh Duhamel (Las Vegas) más o menos cumple con el suyo.

5/10
Medidas extraordinarias

2010 | Extraordinary Measures

John y Aileen son padres de tres hijos. Los dos pequeños, Megan y Patrick, de ocho y seis años, padecen un raro desorden genético conocido como síndrome de Pompe. Da lugar a una atrofia muscular que les obliga a ir en silla de ruedas; la ausencia de una enzima conduce a que los órganos internos no crezcan a la par que el resto del cuerpo, lo que hace muy corta su esperanza de vida. Sabedor de que en Nebraska se encuentra el mayor experto en dicha enzima, el doctor Robert Stonehill, John apostará todo el futuro profesional y familiar en apoyar su investigación, en busca del fármaco que salve a los chicos. Película basada en hechos reales, que recuerda a títulos como El aceite de la vida. Supone un desafío para el director de la comedia Algo pasa en Las Vegas, Tom Vaughan, que cambia de registro para sumergirse en un drama lacrimógeno. El resultado es correcto, logra atrapar la preocupación de unos padres por la salud de sus hijos. Hay varias bazas para sostener la trama, pero una principal es la diferencia de caracteres de los dos protagonistas, el padre –un hombre dispuesto al sacrificio para salvar a sus niños, de mentalidad empresarial muy adecuada para llevar a buen término la estructura financiera que requiere la investigación– y el investigador principal –un tipo de personalidad difícil, sabio pero poco práctica, siempre en las nubes, convencido de lo que hace pero con escaso don de gentes–. Brendan Fraser y Harrison Ford comparten buenas escenas, que permiten su lucimiento actoral, cuando chocan sus puntos de vista, pero también cuando ceden y se ponen en el lugar del otro. La narración es de agradecible clasicismo, quizá con algún modo de resolver poco sutil –las explicaciones acerca de la enfermedad–, pero con contención en los pasajes que invitan al espectador a la lágrima. También hay realismo en la forma de dibujar el funcionamiento de una empresa de investigación, donde la eficiencia colisiona con la humanidad, necesaria en cualquier ocupación laboral; aquí se presentan intereses conflictos, que sin duda invitan al debate sobre el necesario "rostro humano" en el trabajo, ver personas y no sólo números, resultados.

6/10
Precious

2009 | Precious

Durísima película, basada en la novela de Sapphire. Cuenta las tribulaciones de Clareece 'Precious' Jones, una joven y obesa negra de 17 años, inteligente y sensible, pero que ha sufrido los abusos sexuales de su padre, con el que ha tenido un hijo y espera otro, y la violencia de su celosa y frustrada madre. Tan sombrío panorama familiar, acentuado por el aspecto físico y la miseria, podría cambiar a mejor cuando en su instituto proponen a Precious ingresar en una escuela alternativa, que sigue un programa de atención individualizada para chicas jóvenes como ella, un ejemplo claro de educación diferenciada. El director Lee Daniels entrega un film vigoroso pero altamente deprimente, donde todo el peso lo llevan personajes femeninos. Eso sí, tiene la capacidad de llegar a un público amplio, frente a otras películas que abordan problemáticas de los afroamericanos, así lo ha entendido Oprah Winfrey, que respalda el film como productora ejecutiva. Combina las duras escenas de la vida cotidiana de Precious con las oníricas de sus fantasías, en que imagina que es una gran estrella, admirada y amada por todos. La protagonista, Gabourey 'Gabby' Sidibe hace una buena composición de su torturado personaje, que ha tenido que 'tragar' en la vida 'carros y carretas' para seguir adelante. Todo su drama personal, aunque durísimo, está bien llevado, y ayudan a compensar las escenas de clases, que permiten algún desahogo humorístico. Forzado resulta en cambio el nada sutil mensaje sobre la homosexualidad, la lesbiana profesora de Precious y su compañera son más 'madres' que la cruel progenitora biológica.

6/10
Good

2008 | Good

Alemania, en los años previos a la II Guerra Mundial. John Halder, profesor de Universidad, es un tipo gris que inicia una relación con una de sus alumnas, a espaldas de su esposa, y escribe un libro en el que aboga por la eutanasia. Los nazis reciben con entusiasmo su obra, y cuatro años después de su publicación, le piden asesoramiento para divulgar sus ideas, que coinciden con las del partido, y han sido alabadas por el propio Hitler. Aunque había sido reacio a afiliarse al partido, y su mejor amigo es judío, Halder empieza a darse cuenta de las posibilidades de afiliarse al nazismo, por su propio interés... Sugestivo retrato de la época de los nazis, desde el punto de vista de la población, de esos ciudadanos corrientes –y en principio pacíficos– que como es bien sabido llegaron a apoyar a un régimen que impuso el terror, y llevó a cabo un genocidio. Esto se explica por una mezcla de falta de referentes morales, conveniencia propia y falta de información. Resulta especialmente siniestra una escena colorista y alegre, en la que los ciudadanos acuden despreocupados a un desfile. “No puede ser mala una ideología que hace feliz a la gente”, comenta uno de los personajes al respecto. Tratar de entender cómo se llegó a la barbarie es lo que se ha propuesto el desconocido cineasta Vicente Amorim, nacido en Austria, de ascendencia brasileña, y responsable de la desconocida El camino de las nubes, entre otros títulos. Amorim adapta una obra teatral de C.P. Taylor, y juega muy bien la carta de su excelente reparto, encabezado por Viggo Mortensen, que hace un gran esfuerzo por alejarse de su registro de aventurero, el más conocido por el público. Mortensen sorprende con un papel de intelectual, ataviado con unas gafas que le dan un aire distinto al habitual, y logra hacer muy creíble a su personaje, un tipo sin muchos escrúpulos, capaz de integrarse en el nazismo, lo que acaba pasándole factura. También están a un alto nivel otros actores, como Jason Isaacs (Lucius Malfoy en la saga de Harry Potter) y Mark Strong (Red de mentiras). Estamos ante un film de interés, a pesar de que le falta algo de fuerza en los momentos que requieren más suspense, y de un final un tanto críptico y pretencioso.

5/10
Flipado sobre ruedas

2007 | Hot Rod

Rod no soporta a Frank, su maleducado e inaguantable padrastro, pero el hombre está delicado del corazón y tiene que operarse. Para reunir el dinero necesario para la intervención Rod está dispuesto a una cosa: Saltar con su moto sobre quince autobuses en una competición. Con muchas ganas e ilusión por ganar, el muchacho se prepara para dar el salto de su vida. Comedia sin demasiadas pretensiones sobre el típico chaval descerebrado, muy del estilo de Dos chalados y muchas curvas. El desconocido Andy Samberg, interpreta al arriesgado muchacho. Sorprende la presencia de Sissy Spacek (Aflicción, Crímenes del corazón, Desaparecido, El arpa de hierba...), en un producto de este tipo. Conclusión: Chistes fáciles, situaciones absurdas y una dosis de acción.

3/10
History Boys

2006 | The History Boys

Nicholas Hytner obtuvo un enorme prestigio cuando en 1994 adaptó a la gran pantalla la obra teatral La locura del rey Jorge, de Alan Bennett. En 2004, Hytner estrenaba en el Teatro Nacional del Londres History Boys, un nuevo texto de Bennett, basado en sus experiencias estudiantiles, que tuvo un gran éxito. Tras una gira por diversas ciudades de todo el mundo, el montaje recaló en Broadway, donde fue un auténtico bombazo, y ganó seis premios Tony. El propio Hytner decidió rodar la adaptación cinematográfica, con guión de Bennett, utilizando los mismos actores de los escenarios, aprovechando un descanso en las representaciones. La trama se sitúa en los 80, y sigue los pasos de un grupo de alumnos de la misma clase, que están a punto de acabar el curso, en un colegio británico, y se preparan para conseguir una plaza en Oxford o Cambridge, las dos universidades británicas más prestigiosas. Tan elitistas instituciones no sólo seleccionan a los alumnos por sus méritos académicos, sino que también tienen muy en cuenta que dispongan de un cierto ‘saber estar’ que les haga merecedores de ser escogidos. Les ayudan en tan ardua tarea Mrs. Lintott, una profesora muy tradicional, y Hector, un profesor de literatura completamente opuesto por su carácter subversivo. También desempeña la labor docente Irwin, un recién llegado que idolatra la universidad de Oxford, porque él mismo estudió allí, y que también pretende motivar a sus alumnos, señalando con estudiada pose cínica que la mentira es un buen método para abrirse camino en la vida. El film cuenta con brillantes interpretaciones de los jóvenes protagonistas, casi todos con muchas tablas en los escenarios, pero debutantes en el cine. Hytner critica el elitismo de las universidades y colegios británicos y los efectos de la selección universitaria excluyente. Asímismo, es de elogiar en estos tiempos que corren su reivindicación del valor de la lectura, con una escena muy lograda de intercambio entre profesor y alumno, donde sobresalen los trabajos de Richard Griffiths y Samuel Barnett. No obstante, se nota en exceso el origen teatral del film, con escenas que no fluyen con naturalidad, sino que están concebidas para el lucimiento actoral. La homosexualidad de fondo que recorre a tres generaciones -un alumno que dice tener esa inclinación, más otro provocador que está dispuesto a "jugar", junto a un profesor mayor que toquetea a los chicos, y el recién llegado, que intenta disimular-, se diría que tiene una presencia dominante poco creíble por excesiva, hasta el punto de que otros leves apuntes heterosexuales parecen introducidos en un vano intento de lograr cierto equilibrio en la exposición. Pero llama más la atención aún la ausencia de amor en los personajes -sólo el empeño educativo de Hector parece desinteresado, con matices-, casi siempre movidos sólo por el deseo de satisfacer sus egoístas inclinaciones.

5/10
Miss Potter

2006 | Miss Potter

Beatrix Potter (1866-1943) fue una de las escritoras e ilustradoras de libros infantiles más importantes de Inglaterra. Su enorme éxito editorial es aún más asombroso al tratarse de una mujer que vivió en plena época victoriana y que tuvo que lidiar con los prejuicios de una sociedad anquilosada que todavía no daba entrada a la mujer en el mundo laboral. Potter, aficionada a dibujar animales –Peter Rabbit, Jemima Puddle-Duck o Benjamin Bunny son algunas de sus famosas creaciones– e inventar sencillos cuentos para ellos, logró editar su primer libro en 1902, gracias al joven editor Norman Warne. El film recoge esta historia con refinadísimo gusto. Es curioso que el director Chris Noonan haya esperado nada más y nada menos que once años para volver a dirigir, después de su gran éxito Babe, el cerdito valiente. Probablemente buscaba una historia de corte similar, en donde la vida de los humanos y la de los animales formaran, como quien dice, una misma comunidad. Aquí no hay animales propiamente dichos, sino dibujos de ellos, pero son capaces de cobrar vida fantasiosamente en la cabeza y el corazón de la protagonista, quien se refiere a ellos como "mis amigos". Junto a este enfoque "natural", el guión describe bien las dificultades sociales de una joven en la época victoriana: para una mujer era prácticamente imposible ser librepensadora, autosuficiente económicamente, y a menudo los prejuicios infectaban a la misma célula de la sociedad: su propia familia. El film tiene momentos de drama y honda tristeza, y también toques de humor. Pero sobre todo contiene toneladas de ternura. Debido a esto, en algún momento resulta quizá excesivamente acaramelado y bonito (una cursilería ideal para jovencitas románticas de 12 años), pero Noonan sabe también manejar los resortes de la historia sin resultar demasiado cargante para todo tipo de público. La ambientación es sobresaliente y sin duda uno de los grandes logros de la película es el estupendo diseño de producción, el cual sale reforzado gracias a unas impresionantes localizaciones naturales y a la nítida e idílica fotografía de Chris Seager. La cámara de Noonan se mueve con elegancia y sobriedad. Todo ayuda a dotar a la película de una atmósfera enormemente bucólica y naturalista. Renée Zellweger compone a una protagonista de modo absolutamente convincente, con una variada colección de mohínes marca de la casa: esos labios apretados que parecen a punto de estallar en ancha sonrisa. Y, entre el resto del reparto, destaca Emily Watson son su personaje divertido y descarado, y Bill Paterson, quien compone a un padre de familia de corazón enorme.

6/10
Mrs. Henderson presenta

2005 | Mrs Henderson Presents

Londres, 1937. A sus sesenta y nueve años, Laura Henderson se ha quedado viuda y ahora no sabe qué hacer con su vitalidad, porque ella es todo menos una aburrida aristócrata inglesa. Aconsejada por su simpática amiga Lady Conway (breve pero delicioso papel) decide dedicarse en cuerpo y alma a algún hobby, aunque no acierta a encontrar cuál… hasta que decide comprar un viejo teatro del Soho llamado Windmill. Luego ofrece a un profesional llamado Vivian Van Damm la dirección del teatro, pues ella desconoce completamente el funcionamiento del negocio. Para lograr el éxito Van Damm acuerda que se hagan funciones continuas, una completa novedad en Londres, pero tras el éxito de los primeros meses la idea es copiada por los demás locales. Entonces la Sra. Henderson propone algo insólito: sacar a chicas desnudas en el escenario. Habrá que eludir la censura del gobierno, pero eso no es demasiado problema teniendo en cuenta los contactos de Henderson. Así, logra que se les permita la “indecencia” únicamente si las chicas están inmóviles durante las sesiones, como si fueran estatuas o pinturas… La película viene precedida por la fama de la veterana Judi Dench, nominada al Oscar a la mejor actriz gracias a su personaje de Mrs. Henderson. Efectivamente, ella –y su rivalidad laboral con Bob Hoskins– es con mucho lo mejor de este film, que no pasa de ser una fruslería graciosa y picante. Bajo la apariencia de una película de época, sorprende el reiterado desparpajo al mostrar los desnudos, totalmente anacrónicos para la fecha y, en general, lo frívolo del guión. El aire ligero del conjunto se confirma con la artificiosidad de los decorados exteriores, especialmente llamativos en las tomas de la azotea. Los diálogos son a menudo chispeantes y resulta muy lograda la entrevista tête à tête entre la protagonista y el Lord Chamberlain, con escabrosos y divertidos juegos de palabras de doble sentido muy a lo “british”.

4/10
Hitch

2005 | Hitch

... Cuchillo de palo. Lo dice el refrán y a Alex Hitchens –más conocido como Hitch– le hubiera venido bien aplicarse el cuento. Él es un experto en hacer que salte la chispa entre dos extraños y por eso es conocido como “Doctor Love”, pero no es que juegue sucio exactamente: él sólo prepara el terreno, lo hace propicio y lo demás viene si ha de venir. Sin embargo, Hitch sabe por experiencia que Cupido se abre camino con facilidad asombrosa cuando las circunstancias son adecuadas. Ahora, Albert, un patoso contable, rechoncho y sin gracia, le ha pedido ayuda para enamorar nada menos que a Allegra Cole, una multimillonaria y guapísima mujer que es toda una celebridad, y que, además de ser inalcanzable, tiene a todos los hombres a sus pies... Y en esas estamos cuando –y aquí está el quid de la cuestión– el propio Hitch se enamora de Sara Melas, una periodista inteligente y atractiva que conoce en un bar. El doctor Love hará cuanto esté en su mano para retener a esa mujer, pero la cosa no va a ser fácil... Divertida comedia romántica, basada en el atractivo interpretativo del cuarteto principal, y en especial en un Will Smith –también productor de la película– que por mucho que haga productos de acción sigue sintiéndose como pez en el agua cuando da campo libre a su vena gamberra. La película juega bien a dos bandas, combinando con acierto las historias de las dos parejas y ofreciendo así mayor variedad a una temática por lo demás arquetípica. Andy Tennant (Ana y el rey, Sweet Home Alabama) tiene oficio en estas lides y sabe hacer que la película agarre, gracias a escenas bien diseñadas, con diálogos ocurrentes y "gags" bastante divertidos, a menudo muy próximos al "slapstick" del cine mudo.

6/10
Piccadilly Jim

2004 | Piccadilly Jim

Adaptación de una alocada novela del escritor inglés, P.G. Wodehouse, uno de los grandes clásicos de la comedia británica. Jim Crocker es un joven de Nueva York, heredero de una enorme fortuna, que vive en Londres. Allí se dedica a pasárselo en grande y a conocer a multitud de mujeres. Sin embargo, las cosas cambiarán para él cuando entre en su vida una aristócrata llamada Ann Chester. Él se enamorará perdidamente, pero le costará mucho conquistarla. Comedia romántica donde resulta asombroso el fantástico reparto encabezado por Sam Rockwell (Los impostores) y Frances O'Connor (Mansfield Park).

5/10
Belleza prohibida

2004 | Stage Beauty

En la Inglaterra del siglo XVII las mujeres tenían prohibido actuar en el teatro. El actor Ned Kynaston goza de enorme popularidad por interpretar papeles femeninos. Hasta que el rey Carlos II, aburrido de ver siempre los mismos actores en los mismos papeles, permite que las actrices actúen, y prohíbe que los hombres hagan papeles femeninos. Así, Ned cae en desgracia, mientras la joven Maria sube como la espuma. Aunque falta elegancia y sutilidad a los diálogos y a algunas secuencias, la situación histórica que narra es interesante, la reconstrucción de la época está lograda y cuenta con magníficos intérpretes.

4/10
The Company (2003)

2003 | The Company

El veterano Robert Altman une fuerzas con la joven actriz Neve Campbell, que además de protagonizar el film lo produce y es responsable del argumento original. En la línea de los títulos corales del director, aunque con una carga casi documental, narra los avantares de los integrantes de una compañía de ballet, para triunfar en la escena y al tiempo llevar una vida razonablemente normal; lo que no es nada, nada fácil.

3/10
Un sueño para ella

2003 | What A Girl Wants

Daphne es una jovencita la mar de molona, que tiene la natural curiosidad por saber cómo es su padre, un tipo con quien su madre mantuvo un romance breve pero intenso. Así que coge el avión y se planta en Londres, donde averigua que su progenitor es todo un caballero, lord Henry Dashwood. Agradable comedieta, donde destaca sobre todo el buen hacer de Colin Firth, quien empezó a brillar a raíz de El diario de Bridget Jones.

4/10
La venganza del Conde de Montecristo

2002 | The Count of Montecristo

“Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va”, dice la popular canción sevillana. No digamos nada, si ese amigo te traiciona y te roba a tu chica. En tal caso, el alma sufre una puñalada mortal. Es lo que le pasa a Edmundo Dantès, injustamente condenado a prisión de por vida. Pasan los años, y lo único que mantiene vivo a Edmundo son los deseos de venganza. Gracias a eso, y a la ayuda inestimable de otro prisionero, logra escapar. Entretenida y cuidada adaptación del clásico de Alejandro Dumas padre, dirigida por un incondicional del cine de aventuras, Kevin Reynolds, que ya entregó Robin Hood, príncipe de los ladrones. Según él, la película “incluye todos los elementos de la historia perfecta: amistad y traición, amor y desengaño, acción y aventura”. Apasionantes son los duelos de espadas, pero también hay lugar para la reflexión sobre el descenso a los infiernos del protagonista y sus deseos de venganza. Como dice el personaje del prisionero anciano, magnífico Richard Harris, la venganza “es un plato que se cocina muy a menudo, pero que raras veces se come”.

6/10
Sweet Home Alabama

2002 | Sweet Home Alabama

“Sweet home Alabama, where skys are so blue (dulce hogar Alabama, donde el cielo es tan azul)”, decía la famosa canción de Lynyrd Skynyrd que da título a esta comedia romántica. Aunque algunos recuerdan su tierra con tanto cariño, siempre hay quien se avergüenza de sus raíces. Es el caso de Melanie, que al convertirse en diseñadora de moda en Nueva York, cree que la mirarán mal por proceder de un pueblo pequeño. También piensa que perderá puntos con su prometido, un auténtico soltero de oro forrado de billetes. Pero para contraer matrimonio con él, antes debe pedirle el divorcio a su marido, un rústico sureño que se resiste a perderla. La nueva comedia de Andy Tennant (Ana y el rey) se convirtió en un éxito sorpresa en Estados Unidos. Entre otras razones, esto se puede explicar quizás porque todos hemos conocido alguien que vuelve a casa después de algún tiempo y se cree superior a los demás, pero poco a poco se da cuenta de que no se puede renunciar a lo que uno es. La joven Reese Witherspoon sigue demostrando que no escoge cualquier papel, mientras que la veterana Candice Bergen,  parece dispuesta a regresar al cine, pues recientemente también la vimos en Miss Agente Especial.

5/10
Monkey Bone

2001 | Monkeybone

Stu es un dibujante de cómics que, tras un accidente, queda en coma y va a una especie de limbo poblado por extrañas criaturas. Mientras, su personaje favorito, el iconoclasta mono Monkeybone, se hace de carne y hueso provocándole más de un problema. Curiosa y original combinación de personajes reales y de animación, dirigida por Henry Selick (Pesadilla antes de Navidad, James y el melocotón gigante).

3/10
Gosford Park

2001 | Gosford Park

Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.

5/10
Liam

2000 | Liam

Triste, al menos, para Stephen Frears, que pinta un país pobre y reprimido, al estilo de Las cenizas de Angela. Aquí seguimos las tribulaciones de un chiquillo, Liam, y su familia, que se las arreglan como buenamente pueden para salir adelante. Una peli dura, dirigida por el siempre eficaz Stephen Frears, que ha rodado otros filmes de aires irlandeses como Café irlandés y La camioneta.

4/10
Criminal y decente

2000 | Ordinary Decent Criminal

Dublín. Michael Lynch es un ladrón un tanto especial. Roba a gente adinerada. Realiza unos golpes audaces. Y las autoridades, aunque le tienen enfilado, no logran reunir pruebas para acusarle. Él vive en un barrio popular, y se podría decir que es el típico hombre familiar, si no fuera porque ama a dos mujeres, hermanas. A la opinión pública le cae bien este ladrón, que gusta de las bromas para burlarse de la policía. Pero tanto va el cántaro a la fuente... Entretenida película sobre los gángsteres irlandeses, basada en un personaje real. Kevin Spacey quedó fascinado por Lynch: “Por una parte, está enfrentado con todos los aspectos del "establishment"; por otro, tiene un hondo sentido del deber, de la lealtad y la fidelidad para con la familia. Me interesó esta yuxtaposición. Me gusta interpretar personajes sobre los que el público no sabe que pensar.”

6/10
Relación mortal

1998 | Hush

Jackson y Helen, un matrimonio de recién casados, acuden por Navidad a la casa de Martha, la madre de él. El objetivo es que Helen y su suegra se conozcan y congenien. Todo parece estupendo, sonrisas y tal, hasta que poco a poco se descubre el verdadero rostro de Martha. Se trata de una madre posesiva que hará lo que sea para tener consigo a "su chico". Para que la película funcione, hace falta una actriz que pueda ponerse francamente desagradable. El director Jonathan Darby ha podido contar con la carismática Jessica Lange para perfilar su villana. En cambio, como su encantandora nuera, nada mejor que la dulce Gwyneth Paltrow, cuyo aspecto frágil le ayuda mucho a componer su papel.

4/10
Por siempre jamás

1998 | Ever After

Los hermanos Perrault, autores de una de las versiones del cuento La cenicienta, son convocados por una dama, que les va a explicar quién era la dueña de cierto zapatito que... ¿Un film más sobre el viejo relato? Sí... y no. Se trata de una versión muy femenina, donde tiene gran fuerza la historia romántica. Por otro lado se le da un aire más realista, dejando de lado hechizos mágicos y hadas madrinas; permanecen, eso sí, el príncipe enamorado, y las egoístas madrastra (gran villana de Anjelica Huston) y hermanastras. La película muestra a una Cenicienta llamada Danielle, fuerte y con personalidad, culta, cuyo libro de cabecera es Utopía de Santo Tomás Moro. Esta visión feminista la capta al vuelo Drew Barrymore, estupenda protagonista. Andy Tennant, director de la muy estimable Sólo los tontos se enamoran, sabe quedarse en el punto justo para no caer en lo grotesco: de modo que cuida también los personajes masculinos: el príncipe, que tiene inquietudes y cierta personalidad, pero que necesita un guía; y Leonardo Da Vinci, un preceptor que ya quisiéramos haber tenido algunos. La ambientación medieval es para caerse de espaldas.

6/10
Prácticamente magia

1998 | Practical Magic

¿Quién dijo que las brujas son cosa pasada? No piensan esto los responsables de Prácticamente mágia. Aunque el inicio engaña: el linchamiento de una bruja, por una numerosa chusma. Su ropa negra y sus gritos retrotraen a los procesos por brujería de hace un par de siglos en Salem. De pronto algo mágico sucede: la cuerda se rompe y la bruja salva la vida. Y así se preserva, hasta nuestros días, una estirpe de mujeres con el don de la magia. Pero Sally (Sandra Bullock) y Gilliam (Nicole Kidman), hermanas, no se resignan a su destino brujeril. Quieren llevar una existencia normal: Sally trata de formar una familia, Gilliam cree encontrar en Jimmy al hombre de su vida. Pero las cosas salen mal, por culpa de una maldición, que impide a las brujas que sus relaciones sentimentales lleguen a buen término. La película tiene magia, romance, humor, y hasta una parte terrorífica. Cuando Kidman es poseída por el espíritu de su novio, las escenas recuerdan a El exorcista. Destaca la estupenda química entre dos hermanas que no pueden ser más distintas: Bullock, con su rostro dulce, busca la tranquilidad; Kidman, representa una forma de ser más alocada y salvaje. La Bullock se tomó lo de la brujería bastante en serio, a tenor de sus declaraciones. Cuenta la actriz que, cuando filmaban la crucial escena de un aquelarre, "habíamos alcanzado un momento en que las mujeres estaban salmodiando juntas. De repente, la puerta comenzó a dar golpes. Todo el mundo lo vio y lo oyó, pero no teníamos ni idea de cómo podía estar sucediendo". En fin, quizá fue cosa del estrés de rodaje, cualquiera sabe.

3/10
El crisol

1996 | The Crucible

Adaptación de la obra teatral Las brujas de Salem, del reputado novelista y dramaturgo Arthur Miller, que escribió el guión para su adaptación al cine. En un principio la novela fue una gran metáfora de la llamada Caza de Brujas del senador McCarthy, consistente en la búsqueda de enemigos de Estados Unidos entre los escritores y cineastas del país. Basada en un hecho real acaecido en Massachusetts en el siglo XVII, describe una venganza amorosa que provoca un juicio por brujería. En un pequeño pueblo de Massachussetts falsas acusaciones de brujería recaen sobre inocentes víctimas, debido a que un grupo de chicas miente. La líder del grupo ha sido abandonada por su amante y pretende no parar ante nada ni ante nadie para recuperarlo. A pesar de algún exceso, la dirección y las interpretaciones poseen un fuerte vigor narrativo y su mayor mérito consiste en que enfrentan con hondura superstición y religiosidad. El dibujo de la época se tiñe de oscurantismo, y resulta sobrecogedor. El principal mérito recae en la pareja protagonista, formada por la joven Winona Ryder (Eduardo Manostijeras, La edad de la inocencia) y el camaleónico Daniel Day-Lewis, uno de los mejores actores de la década de los 90, como demostró en títulos como Una habitación con vistas, Mi pie izquierdo o En el nombre del padre.

5/10
Perverso

1995 | The Grotesque

Sir Hugo Coal (Alan Bates) es un aristócrata más interesado en la reconsturcción de huesos de dinosaurio que en prestar atención a su esposa, HarrIet(Theresa Russell). Todo cambiará cuando regrese su hija Cleo (Lena Headey) y lleguen los nuevos mayordomos Fledge (Sting) y su esposa Doris (Trudie Styler).  Una buena película para pasar un rato de intriga, tal vez hubiese ganado más si el personaje del mayordomo hubiese sido más desarrollado.

5/10
Borrón y cuenta nueva

1994 | Clean Slate

Dana Carvey, popular cómico en Estados Unidos gracias al programa Saturday Night Live, dio el salto a la pantalla grande con relativo éxito gracias a Wayne’s World. Ahora protagoniza una comedia de parecidas características, en la que un detective privado que sufre amnesia debe averiguar quién es él mismo; a la vez, ha de recobrar pronto la memoria, pues es el testigo principal del juicio que se sigue contra un capo de la mafia. Mick Jackson, el director del popular film El guardaespaldas, es el responsable de esta historia disparatada y frívola, con demasiadas caídas de ritmo y pocos momentos realmente divertidos.

2/10
La locura del Rey Jorge

1994 | The Madness of King George

En pleno siglo XVIII, el excéntrico rey Jorge III de Inglaterra está pasando por una depresión que deviene en locura. Sus súbditos no saben como detener sus absurdos y cómicos actos, y el príncipe de Gales empezará a pensar en relevarle en el poder. Nicholas Hytner (El crisol, Mucho más que amigos) dirige esta historia biográfica que está contada en clave de humor. El desaparecido Nigel Hawthorne obtuvo una nominación a los Oscar, al igual que Helen Mirren, (Oscar por La Reina), que además recibió la Palma de Oro en Cannes por su interpretación de la reina Charlotte. Ken Adam y Carolyn Scott, responsables de la dirección artística, se llevaron la estatuilla.

6/10
Un golpe del destino

1994 | A Simple Twist Of Fate

Abandonado por su mujer, Michael se ha convertido en un ser huraño. Hasta que adopta a una niña cuya madre acaba de morir. El agradable Steve Martin es el actor principal y guionista de esta moderna y amable adaptación de una novela de George Eliot.

4/10
Más allá de la sospecha

1993 | The Hawk

Un asesino psicópata está dejando una ola de sangrientos crímenes al torturar a sus víctimas antes de quitarles la vida. Annie es una mujer corriente que empieza a sospechar de su propio marido. Helen Mirren (Gosford Park, La Reina) protagoniza este sádico thriller donde el suspense está asegurado. El film se basa en el célebre Sospecha de Alfred Hitchcock, y sin estar, ni mucho menos a la altura, destaca por su aceptable interpretación, a cargo de Mirren y por algunas escenas bien logradas.

4/10
El guardaespaldas

1992 | The Bodyguard

Frank Farner (Kevin Costner) es uno de los mejores guardaespaldas de Estados Unidos. Su método se centra en la concentración en el absoluto control de sus sentimientos. Trabajó para el Servicio Secreto norteamericano, pero un error le desvió de una brillante carrera como protector de los máximos representantes de su país. Un error al que aún da vueltas y que le martiriza. Es contratado por Rachel Marron (Whitney Houston), una superestrella del pop, caprichosa, insensata y rodeada de glamour, todo lo que Farner detesta. Pero irremediablemente, el amor nace entre ellos. Entretenida película, escrita por el prestigioso Lawrence Kasdan, guionista entre otras de El imperio contraataca (1980) o En busca del arca perdida (1981). Cuenta la relación entre dos personas desengañadas y reacias a poner en juego sus sentimientos. Contentará sin duda a los fans de Houston y Costner. Fue nominada al Oscar a la mejor canción.

5/10
Échale la culpa al botones

1992 | Blame It on the Bellboy

Dudley Moore conduce un reparto de estrellas en esta excitada comedia de cambios de identidad que suceden en la pintoresca Venecia. Muchas calamidades acontecen en el hotel Grabielli, cuando un torpe botones sin darse cuenta, le entrega un viaje confundido a un trío de invitados con nombres parecidos. Los desafortunados viajeros - un asesino a sueldo de la mafia, un torpe agente inmobiliario y el alcalde de la ciudad, que es un Casanova, pronto encuentran la horma de su zapato y se llenan hasta el cuello de problemas. Si te gustó "Un pez llamado Wanda" te encantará esta exorbitante comedia ÉCHALE LA CULPA AL BOTONES.

Héroes de papel

1989 | Chattahoochee

Un combatiente de la guerra de Corea acaba en una institución psiquiátrica. Pero allí, lejos de cuidar de los enfermos, abusan de ellos con un tratamiento inhumano. Se trata de un film agobiante, con excelente reparto.

5/10

Últimos tráilers y vídeos