IMG-LOGO

Biografía

Brad Silberling

Brad Silberling

Brad Silberling

Filmografía
Jane the Virgin (2ª temporada)

2015 | Jane the Virgin | Serie TV

Nueva tanda de episodios de Jane the Virgin, que siguen la senda trazada de parodia del culebrón, con idea de rizar el rizo si cabe. Jane, que fue inseminada artificialmente por error y continúa siendo virgen, ha dado a luz al pequeño Mateo, pero su corazón sigue dividido entre su novio de toda la vida, Michael, y el padre biológico y romántico amor de instituto Rafael. Pero da idea de que la maternidad no va a ser fácil ya el primer episodio, con el pequeño secuestrado por el malvado o malvada Sin Rostro –cualquier sabe, con su afición a cambiar de identidad y rostro–, madrastra de Rafael. Por otro lado Petra, la ex de Rafael, se ha hecho con una muestra sobrante de su esperma, y se plantea intentar ser madre para recuperle. Por otro lado sigue el tira y afloja entre el amor de los padres de Jane, la cabeza loca Xiomara, y la estrella del culebrón Rogelio de la Vega. Por supuesto sigue presente la voz en off del narrador, burlona y desafiante con el espectador, y en general el muy voluntario tono exacerbado y exagerado –la preocupación por cómo amamantar al bebé roza el paroxismo–, que engancha al espectador. La duda es si se puede mantener la idea episodio tras episodio, o si se caerá en la pura repetición. De momento damos un voto de confianza a la serie creada con inteligencia y sentido del humor por Jennie Snyder.

6/10
Jane the Virgin

2014 | Jane the Virgin | Serie TV

Serie que riza el rizo parodiando las situaciones extremas de las telenovelas, pero, paradójicamente, manteniendo cierta seriedad y coherencia al hablar de la familia, la mujer y la maternidad. Bajo el mismo techo conviven abuela (Alba), madre soltera (Xiomara) e hija (Jane). Advertida por la abuela, por el caso de Xiomara, Jane ha sido aleccionada para ser virgen hasta que llegue la hora de casarse con Michael. Pero un error hace que la inseminen artificialmente de, oh, casualidad, su jefe Rafael, dueño del hotel donde ella es camarera. Petra, la esposa de Rafael, ha cuidado de él mientras superaba un cáncer, y ha querido quedarse embarazada de él, con intención de prolongar su matrimonio hasta que tenga derecho a una sustanciosa pensión. Y Jane, pese a sus dudas y el estupor de los que le rodean, decide tener el bebé, que pasará a Rafael cuando nazca. Pero claro, surgirán imprevistos. Como se ve la trama –subrayada por comentarios de un empalagoso narrador– es exagerada y de culebrón. El mérito de su creadora Jennie Snyder y el equipo de guionistas es lograr moverse muy conscientemente en el filo de la navaja, evitando el ridículo puro y duro; y entregar una historia, que aunque en primer lugar atraerá al espectador latino, puede llegar a mucho más público. Hay unas convenciones asumidas para crear un universo particular, que sirve para crear personajes con cierta entidad, e intrigas al estilo Mujeres desesperadas. Es cierto que temas importantes, como la sexualidad y la familia, se pueden tratar con excesiva ligereza, e incluso bordear lo irreverente con la "inmaculada concepción" de Jane, en palabras de su madre Xiomara. Pero se logra cierto equilibrio, y finalmente nos encontramos, sobre todo en el caso de la protagonista –estupenda Gina Rodriguez– a gente de carne y hueso, con la que se puede empatizar, también en sus miserias y debilidades.

6/10
El mundo de los perdidos

2009 | Land of the Lost

Es ésta una de esas películas que parecen pedir a gritos que rueden cabezas entre los ejecutivos que dieron luz verde a su producción. Imposible decir a ciencia cierta a quien va dirigido el film, craso error como sabe cualquier estudiante de marketing. Basado en una serie televisiva creada por Sid Krofft y Marty Krofft en los 90, sigue los pasos del Dr. Rick Marshall, un paleontólogo al que nadie toma en serio por su teorías de viajes en el tiempo para estudiar a los dinosaurios y otras bonitas criaturas. ¿Nadie? Bueno, está Holly, una universitaria de Cambridge, verdadera fan de las teorías del científico. Y ambos deciden probar en una zona adecuada su invento del amplificador de taquiones, que les permitirá abrir una puerta espacio temporal y trasladarse a la época de los dinosaurios. Esa zona adecuada está en una montaña donde Stanton regenta una atracción de feria tipo 'el túnel del terror'. El trío viajará hasta un lugar sorprendente, con hombre-mono, hombres-lagarto de una extraña civilización, y por supuesto, bichos prehistóricos de todos los tamaños.De entrada, uno podría creer que está ante un homenaje a historias como la de El mundo perdido (1925) imaginada por Arthur Conan Doyle, o por títulos de serie B como King Kong (1933). Pero no. La cosa es una mezcla imposible entre trama de aventuras, con un irritante tono de comedia que no despega en casi ningún momento, casi siempre sembrado de bromas zafias, que de seguro alejarán al público familiar al que parece destinada la cinta. Por supuesto que a un film como éste no se le pide credibilidad, pero sí resulta exigible una lógica interna de la que carece. No, no es posible soportar todo el metraje sobre un antihéroe, que tiene gracia un par de veces cuando sus teorías de científico sabiondo fallan una tras otra, pero que agota, aunque le ponga cara un profesional como Will Ferrell. Si encima tiene como apoyo a dos desconocidos actores sin carisma -Anna Friel y Danny McBride- más un troglodita peludo, pues vamos, la cosa no da más de sí. Querer que riamos las gracias de unos personajes vestidos chapuceramente de hombres-lagarto, en homenaje a Ed Wood y demás pioneros del cine cutre, es pedir demasiado, sobre todo cuando la realidad es que ha habido un presupuesto holgado en efectos especiales, que no lucen demasiado.

2/10
Dame 10 razones

2006 | 10 Items or Less

Morgan Freeman, que ha ejercido varias veces como productor ejecutivo, y llegó a dirigir una película (Bopha!), es el máximo impulsor, a través de su pequeña productora, de este film de bajo presupuesto. Según los títulos de crédito, Freeman se interpreta a sí mismo. Aunque no le llaman por su nombre, su personaje es una gran estrella de Hollywood, que se ha cansado de protagonizar thrillers comerciales, así que ha aceptado interpretar al encargado de un supermercado en una producción independiente. Para preparar el personaje, acude a un supermercado de un suburbio de Los Ángeles, similar al de la película. Allí le dejan literalmente abandonado, pues el encargado que le iba a atender no está, ni viene nadie a recogerle. La única que habla inglés y que parece dispuesta a echarle una mano es Scarlet, la cajera que parece sostener el negocio, y que le llevará a su casa, a pesar de que antes tiene que acudir a una entrevista de trabajo. Es la primera vez que el director Brad Silverling (Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket, El compromiso, Casper) se pone al frente de un proyecto independiente. Y sin embargo, obtiene de los actores, muchos no profesionales, esa espontaneidad de las películas americanas rodadas al margen de Hollywood. Casi todas las secuencias parecen improvisadas y el argumento es sencillo, un simple encuentro entre dos personajes variopintos, que acaban aportándose el uno al otro más de lo que esperaban. Reivindica el valor de la autoconfianza, y algunas secuencias son divertidas, sobre todo aquellas en que Freeman se toma con humor a sí mismo.

4/10
Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket

2004 | Lemony Snicket's a Series of Unfortunate Events

Original adaptación de los cuentos de Lemony Snicket, acerca de los hermanos Baudelaire, Violet, Klaus y la bebé Sunny, que tras perder a sus padres en un extraño incendio, les toca vivir con su horrible tío, el conde Olaf. Este petulante personaje con ínfulas de actor, no desea otra cosa que la muerte de sus sobrinos, para así heredar la fortuna que a ellos les corresponde. Cuando se comprueba que Olaf no es el tutor ideal, los chicos irán a vivir con diversos parientes, entre los cuales resulta difícil adivinar quién es el más excéntrico. Brad Silberling es un director forjado en televisión, con un punto de sosería en filmes más o menos aceptables (Casper, City of Angels, El compromiso). Digámoslo claro: no es un tipo brillante. Pero aquí maneja una agradecida historia, repleta de pasajes delirantes, empezando con el arranque, transgresor de los cuentos tradicionales, al estilo Shrek. Tomando como narrador a Lemony Snicket, autor de los cuentos, desmonta los tópicos de los relatos infantiles con sutileza (nada de humor escatológico o similares), dotando así a la historia de un sólido anclaje. Sabe presentar además a una galería de estrafalarios personajes, que harían las delicias de un Tim Burton, con atinado buen humor. Y pone toda la carne en el asador de la imaginería, concibiendo un increíble mundo diferente: deslumbrante la fotografía de Emmanuel Lubezki (quien ya fotografiara un fascinante cuento, La princesita), pero también la dirección artística y el vestuario, y los increíbles maquillajes que luce un correcto Jim Carrey en sus distintas caracterizaciones. Como ocurría en la saga Harry Potter, da pena ver a grandes actores con pobres papeles: Dustin Hoffman como crítico teatral, se lleva la palma, pero tampoco Timothy Spall y Meryl Streep tienen mucho que hacer. Mientras que los chavales, Emily Browning y Liam Aiken, se limitan a cumplir.

5/10
El compromiso (2002)

2002 | Moonlight Mile

El vehículo que debía transportar a una feliz novia a la iglesia, se convierte en coche mortuorio que traslada sus restos al cementerio. La vida de 4 personas (la difunta, sus padres, y el novio) ha dado un vuelco radical, de la noche a la mañana. Una bala perdida la alcanzó, y las cosas ya no serán lo que debieron ser. No ha habido boda, cierto, pero los “suegros” de Joe Nast le habían acogido ya como a un hijo. Todo estaba hablado, y la idea era que el malogrado marido trabajara codo a codo con su suegro. Ideales truncados, un cuento de hadas hecho mil pedazos, que se complica más por un hecho que Joe no se atreve a desvelar. Él y su novia habían anulado su compromiso. No estaban seguros del paso que iban a dar, y tenían intención de comunicar su decisión a los padres de ella, cuando la muerte frustró el plan. Ahora Joe se encuentra en una encrucijada. Tiene miedo a aumentar el dolor de los padres de la difunta, pero su silencio alimenta una espiral de afecto y atenciones de las que no se cree merecedor. E incluso suponen una planificación no deseada de su vida, que debiera discurrir por los cauces elegidos por él responsablemente. Junto al drama del joven protagonista, el dibujo de los padres de ella (magníficos Dustin Hoffman y Susan Sarandon), con sus inesperadas manías y los mundos que se construyen para evadirse de la realidad cotidiana, no sacan al espectador de la historia; y ayuda a perfilar una buena subtrama, una historia de amor maduro, construido día a día, donde el “cansancio” del otro no sirve de excusa para dejar de amar; o la de los problemas de comunicación con la hija. También tiene entidad el dilema del joven Joe (la carrera de Jake Gyllenhaal va a más): se describe bien un modo de hacer que teme lastimar al otro, en que la falta de sinceridad en el momento oportuno complica las cosas; ese miedo a que te retire el saludo quien hasta entonces te apreciaba, sólo por hablar a las claras, pesa sobre muchas personas, lo que hace más dolorosa la inevitable revelación de la verdad. En este caso cuando el amor llama a la puerta del protagonista.

6/10
City of Angels

1998 | City of Angels

Ángeles. Espíritus puros que viven una felicidad inefable y ayudan al hombre en el trance de la muerte, sin nunca forzar su libertad. Seth es uno de ellos. Pese a su dicha, se pregunta con frecuencia cómo será la naturaleza humana. Sobre todo en un aspecto que no puede ni imaginar: el corporal. Tocar, oler, saborear... amar a una mujer. El encuentro con Maggie, una bella y competente doctora, torturada porque no pudo salvar a uno de sus pacientes, acrecienta su anhelo de ser humano. Cassiel, un compañero ángel, le explica que Dios les ha dejado la opción de convertirse en humanos; pero una vez tomada la decisión, el resultado es definitivo. Seth deberá elegir. El guión resalta interesantes contrastes. El mundo sereno de los ángeles con el ajetreo humano; la profesión médica que busca salvar vidas con el misterio inexorable de la muerte; sanar corazones con amar de corazón; el ajetreo de la planificación con la quietud de la simple contemplación. Se muestra la biblioteca a modo de santuario donde resaltan los pensamientos de los humanos, sus reflexiones, su goce de la belleza; es el sitio donde más próximos se encuentran hombres y ángeles. El deseo de Seth por conocer el amor entre hombre y mujer ayuda a subrayar la especial belleza que encierra; aunque el film no aborde claramente el matrimonio. Mostrar el dolor como parte integrante y misteriosa de la realidad humana resulta, también, muy sugerente. Falta quizá al film un pelín de brío. No acaba de dar Silberling (Casper) con el ritmo para contar una historia tan especial. Pero la emotividad de lo narrado es tan fuerte que se supera el escollo. La atención la acaparan Seth y Maggie –inspirados Nicolas Cage y Meg Ryan– que tienen escenas compartidas memorables, como la de su primer encuentro en el hospital. Menos presencia tienen personajes como Cassiel, mero comparsa, o Messenger, un ex ángel. La música y las canciones que acompañan al film son muy hermosas. No en vano se escucha el tema de U2 "If Would Send His Angels".

6/10
Casper

1995 | Casper

El doctor Harvey es contratado para echar a los fantasmas de una mansión. Acude al lugar con su hija, la pequeña Kat, que acabará haciéndose amiga de Casper, uno de los espectros. Casper no quiere asustar a nadie, al contrario que sus tres temibles tíos, Látigo, Tufo y Gordi, dispuestos a echar a cualquiera que intente entrar en su mansión. Recreación en imagen real de las aventuras delpopular personaje de los dibujos. Entretenimiento familiar con cuidados efectos especiales y golpes de humor, destaca una jovencita Christina Ricci.

6/10
Policías de Nueva York

1993 | NYPD Blue | Serie TV

Serie ambientada en las dependencias policiales neoyorquinas, se centra en la pareja de detectives compuesta por Andy Sipowicz y Greg Medavoy. El primero, veterano policía, tiene serios problemas con el alcohol, que hacen aún más difícil su fuerte carácter. El otro se ha forjado como detective aprendiendo de Andy, y atraviesa una crisis seria porque se está separando de su esposa, a la que todavía ama, pero a la que no sabe tratar. Todo arranca con Andy Sipowicz perdiendo los papeles ante un mafioso, y quedando en coma de un tiro tras diversos avatares. Mientras que Greg está estrechando lazos sentimentales con la agente Janice, enredada en turbios asuntos por culpa de su padre, también policía. La creación de Steven Bochco y David Milch destaca por el realismo con que se pintan las pesquisas policiales, y por lo bien hilados que están los dramas personales de los personajes con los casos que deben resolver. Recuerda en ese sentido a otras series como Canción triste de Hill Street, e incluso a la obra teatral llevada al cine por William Wyler Brigada 21. No faltan reflexiones, como la de lo fácil que puede ser aficionarse a la violencia, propiciada por el 'friend' David Schwimmer. Dennis Franz compone un personaje memorable, que es que ha da continuidad a la serie, pues David Caruso quedó fuera ya en la segunda temporada.

6/10
Dame 10 razones

2006 | 10 Items or Less

Morgan Freeman, que ha ejercido varias veces como productor ejecutivo, y llegó a dirigir una película (Bopha!), es el máximo impulsor, a través de su pequeña productora, de este film de bajo presupuesto. Según los títulos de crédito, Freeman se interpreta a sí mismo. Aunque no le llaman por su nombre, su personaje es una gran estrella de Hollywood, que se ha cansado de protagonizar thrillers comerciales, así que ha aceptado interpretar al encargado de un supermercado en una producción independiente. Para preparar el personaje, acude a un supermercado de un suburbio de Los Ángeles, similar al de la película. Allí le dejan literalmente abandonado, pues el encargado que le iba a atender no está, ni viene nadie a recogerle. La única que habla inglés y que parece dispuesta a echarle una mano es Scarlet, la cajera que parece sostener el negocio, y que le llevará a su casa, a pesar de que antes tiene que acudir a una entrevista de trabajo. Es la primera vez que el director Brad Silverling (Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket, El compromiso, Casper) se pone al frente de un proyecto independiente. Y sin embargo, obtiene de los actores, muchos no profesionales, esa espontaneidad de las películas americanas rodadas al margen de Hollywood. Casi todas las secuencias parecen improvisadas y el argumento es sencillo, un simple encuentro entre dos personajes variopintos, que acaban aportándose el uno al otro más de lo que esperaban. Reivindica el valor de la autoconfianza, y algunas secuencias son divertidas, sobre todo aquellas en que Freeman se toma con humor a sí mismo.

4/10
El compromiso (2002)

2002 | Moonlight Mile

El vehículo que debía transportar a una feliz novia a la iglesia, se convierte en coche mortuorio que traslada sus restos al cementerio. La vida de 4 personas (la difunta, sus padres, y el novio) ha dado un vuelco radical, de la noche a la mañana. Una bala perdida la alcanzó, y las cosas ya no serán lo que debieron ser. No ha habido boda, cierto, pero los “suegros” de Joe Nast le habían acogido ya como a un hijo. Todo estaba hablado, y la idea era que el malogrado marido trabajara codo a codo con su suegro. Ideales truncados, un cuento de hadas hecho mil pedazos, que se complica más por un hecho que Joe no se atreve a desvelar. Él y su novia habían anulado su compromiso. No estaban seguros del paso que iban a dar, y tenían intención de comunicar su decisión a los padres de ella, cuando la muerte frustró el plan. Ahora Joe se encuentra en una encrucijada. Tiene miedo a aumentar el dolor de los padres de la difunta, pero su silencio alimenta una espiral de afecto y atenciones de las que no se cree merecedor. E incluso suponen una planificación no deseada de su vida, que debiera discurrir por los cauces elegidos por él responsablemente. Junto al drama del joven protagonista, el dibujo de los padres de ella (magníficos Dustin Hoffman y Susan Sarandon), con sus inesperadas manías y los mundos que se construyen para evadirse de la realidad cotidiana, no sacan al espectador de la historia; y ayuda a perfilar una buena subtrama, una historia de amor maduro, construido día a día, donde el “cansancio” del otro no sirve de excusa para dejar de amar; o la de los problemas de comunicación con la hija. También tiene entidad el dilema del joven Joe (la carrera de Jake Gyllenhaal va a más): se describe bien un modo de hacer que teme lastimar al otro, en que la falta de sinceridad en el momento oportuno complica las cosas; ese miedo a que te retire el saludo quien hasta entonces te apreciaba, sólo por hablar a las claras, pesa sobre muchas personas, lo que hace más dolorosa la inevitable revelación de la verdad. En este caso cuando el amor llama a la puerta del protagonista.

6/10

Últimos tráilers y vídeos