IMG-LOGO

Biografía

Brandon Molale

Brandon Molale

Brandon Molale

Filmografía
Gangster Squad (Brigada de élite)

2012 | Gangster Squad

Los Ángeles, 1949. La ciudad se halla bajo una ola criminal debido al dominio de la mafia. El sanguinario Mickey Cohen ha decidido eliminar al antiguo capo de la zona, Dragna, y asciende como la espuma sembrando de violencia las calles. Su plan es convertirse en amo y señor de toda la costa oeste de Estados Unidos, y para conseguirlo ejercerá todo su poder de persuasión: asesinato, extorsión, soborno, etc. El incorruptible jefe de policía, Parker, está harto de tener las manos atadas y decide crear en secreto una brigada para acabar con Cohen. El duro inspector John O'Meara, de los pocos que se ha atrevido a actuar en el territorio del mafioso, será el elegido para liderar el grupo: escogerá a sus propios hombres y podrán actuar fuera de la ley. El director de Bienvenidos a Zombieland ofrece una espléndida recreación de la ciudad de Los Ángeles inmediatamente después de la II Guerra Mundial. Se nos traslada a una ciudad de ensueño, que parece salida de las novelas de Raymond Chandler. Grandes sedanes negros, bellas mujeres, música de jazz, gabardinas y sombreros Stetson, balas y metralletas. El tema y el escenario remiten a un film con el cual es imposible eludir comparaciones: L.A. Confidential. La corrupción campea en todos los estamentos de la sociedad: policías, políticos, jueces, etc. Los asesinatos y el crimen están a la orden del día y los pocos policías honrados han de actuar con contundencia. La otra referencia clara es Los intocables de Eliot Ness, donde también un policía sin mancha creaba su equipo para encerrar a Al Capone, en ese caso en Nueva York. Como fusión de estas dos películas, el atractivo de Gangster Squad (Brigada de élite) es innegable y Ruben Fleischer filma como los ángeles (nunca mejor dicho) esa ciudad a donde tanta gente llega para cumplir un sueño y acaba encontrando una pesadilla. A este respecto, algunas secuencias son fantásticas, como la presentación de O'Meara, un poli tan noble como rudo y tendente a la violencia (como el Bud White de L.A. Confidential) que actúa bajo la poderosa presencia de un estupendo Josh Brolin. Desde luego uno de los distintivos de este film es su explícita violencia. La escena inicial es una declaración de principios de lo que vamos a ver. A lo largo de la historia las balas vuelan con inusitado realismo, los huesos crujen a cada puñetazo, la sangre mana a borbotones. Paradójicamente, a la vez hay algo que resta entidad al resultado: un cierto aire de ligereza y simplicidad en su desarrollo, al estilo cómic. De hecho, no hay más que fijarse en el personaje de Mickey Cohen para remitirnos a viñetas del tipo Dick Tracy. La composición mafiosa del siempre un poquito sobreactuado Sean Penn es aquí demasiado exagerada, no hay un solo plano en que no se desmadre con una mueca o un aspaviento de desequilibrado psicópata. El toque cercano también a los videojuegos lo explicita Fleischer con planos muy visuales, como esos barridos para despachar las redadas policiales o el exceso de congelados y ralentizaciones, véase el tiroteo en el hall del hotel. De cualquier forma, aunque Gangsters Squad (Brigada de élite) es un film poderoso, visualmente contundente, hay cierta falta de hondura en las relaciones entre los personajes. Se insinúan buenos mundos interiores, pero sólo se incoan, y la trama se centra casi exclusivamente en actuaciones trepidantes, en pura acción policial. Quedan así un poco en el aire la amistad y compenetración entre O’Meara y Wooters (sobresaliente otra vez Ryan Gosling), apuntada en un par de momentos de conversación (magnífico ese diálogo en la cocina entre Wooters y la mujer de O'Meara); la relación casi filial entre los polis interpretados por Robert Patrick y Michael Peña; o la presencia del bombón de turno interpretado a la perfección por Emma Stone, pero que no supera en densidad la comparación con la Lynn Bracken de Kim Basinger. Todas estas carencias, que no son las únicas, se deben a un guión quizá no defectuoso pero sí escaso, como incompleto, de modo que el espectador se queda con la sensación de que aquí había una historia, unos actores y un presupuesto para crear una obra maestra, cosa que no se ha conseguido.

6/10
The Collection

2012 | The Collection

Una chica llamada Elena se va de marcha con sus amigos a una gran discoteca, atestada de jóvenes. Allí, en una estancia vacía, encontrará a un hombre ensangrentado encerrado en una caja. Al liberarle pondrá en marcha un dispositivo mecánico que acabará con todo el mundo en una sangrienta matanza. Elena, sin embargo, no morirá, sino que será secuestrada por un enmascarado que se la llevará metida en una caja... El hombre previamente liberado por ella será el único que podrá conducir al lugar donde está encerrada. Secuela de The Collector (2009) que sigue los mismos derroteros de extrema violencia, sadismo y gore. Todo en este film –planteamiento, historia, puesta en escena, explicitud sangrienta– supone una continuación del mundo de pesadilla psicopática que deparó la saga de Saw. El cineasta Marcus Dunstan fue responsable del guión de las entregas 4, 5, 6, y 7 de las retorcidas andanzas de Jigsaw, y está claro que ha extraído los mismos elementos de ese mundo para iniciar, esta vez también como director, lo que lleva camino de convertirse en otra saga de similar horror, porque The Collection deja por supuesto la puerta abierta para películas venideras. El campo de juego es ahora un enorme hotel abandonado, lleno de pasillos, puertas y cámaras grotescas que encierran todo tipo de sorpresas. Los personajes que han acudido allí para liberar a la joven Elena deambularán por ese laberinto oscuro, cerrado al exterior, en busca del asesino loco, pero en realidad se irán convirtiendo en presas de sus trampas, una colección de artilugios y mecanismos diseñados para la tortura, el dolor y la muerte que irán probando en sus carnes poco a poco. Ni que decir tiene que esta película sólo es apta para amantes del gore, de la hiperviolencia, porque no aporta nada más que los sustos y el impacto de la "originalidad" de las diferentes torturas y escenas macabras. Los personajes son simples comparsas del juego diseñado por el guionista y director y ofrecen sólo mínimos matices que los definen. El diseño de producción es lógicamente lúgubre, muy oscuro, insano, aunque el ritmo funciona y el desarrollo se sigue con cierto interés, obligado en cierta manera por el eficaz montaje, la pericia tras la cámara y sobre todo la irrespirable y agobiante trama.

4/10

Últimos tráilers y vídeos