IMG-LOGO

Biografía

Carrie-Anne Moss

Carrie-Anne Moss

52 años

Carrie-Anne Moss

Nació el 21 de Agosto de 1967 en Vancouver, British Columbia, Canadá

Mujer de carne y hueso

01 Octubre 2003

Aire posmoderno, traje negro resplandeciente, sensualidad agresiva, valentía y audacia: un papel capaz de marcar el destino.

A estas alturas de la fiesta (la del cine, se entiende) sabemos bien que la carrera de los actores puede depender de una sola elección o, quizá, simplemente, de un golpe de suerte. Y es bastante posible que nadie conociera a esta canadiense de mirada azul y rostro amenazador, que en pocos años se convirtió en un icono de la nueva estética moderna, si no se hubiera presentado a un casting para una extraña película futurista sobre un mundo virtual. Pero, así es la vida. Ella se llevó el papel –no me extraña, con lo bien que le sienta ese pelo negro y brillante, adherido como si acabara de salir de la piscina– y su vida cambió para siempre: “Ahora no me puedo poner gafas de sol. En cuanto lo hago la gente me reconoce”. Gajes del oficio, querida... Trinity.

Carrie-Anne Moss nació en Vancouver (Canadá) el 21 de agosto de 1967. Desde pequeña estuvo muy unida a la música, de hecho su nombre proviene del título de una célebre canción del grupo The Hollies grabada el año de su nacimiento. Antes de los quince años, recibía clases en el Vancouver Children’s Musical Theater, y no lo debía de hacer mal porque fue elegida para integrar una gira por Europa. A los 18 años tuvo claro que lo suyo era destacar sobre las demás y viajó a Toronto para empezar la carrera de modelo. Dos años después consiguió trabajos de prestigio en Japón y España. Sin embargo, Carrie-Anne quería algo más que ser portada de revistas y catálogos y decidió compaginar sus labores de maniquí con estudios de interpretación en la American Academy of Dramatic Arts, en Pasadena. Y, cosas de la vida, fue durante una estancia en España donde consiguió su primer papel frente a las cámaras. Se trataba de la serie de televisión Justicia ciega (1991), rodada primero en nuestro país y luego en Los Angeles.

Ya situada en la Meca del cine se fue abriendo camino con pequeñas apariciones en series de poca monta, como Nightmare Cafe (1992) o Forever Knight (1992). Al año siguiente participó en una serie llamada Matrix (serie), que si bien no tenía nada que ver con el mundo virtual, es desde luego una increíble casualidad. Más tarde demostró muy buenas maneras en la serie Modelos (1994) e incluso el mismo año logró una nominación a los premios Gemini por su trabajo en Due South. Pero lo cierto es que su carrera en el cine no despegaba: sus mayores logros fueron telefilmes baratos, como Flashfire (1993), Terrified (1995), junto a Heather Graham, o Lethal Tender (1997). Quizá su primer escalón hacia la gloria fue el papel de Lucinda Scott en la serie FX (1996-97), basada en la célebre película.

En 1998 conoció a unos tales hermanos Wachowski, que hasta entonces sólo habían rodado un thriller de alto contenido erótico (Labios ardientes), los cuales buscaban un papel de heroína para una película de ciencia ficción. Carrie-Anne se presentó al casting... y “sonó la flauta”. Desde entonces los productos mediocres fueron relegados al olvido, porque el papel que había conseguido le iba abrir las puertas de oro de Hollywood. La actriz se llevó varios premios y, ahora mismo, Trinity se ha convertido en un símbolo, un icono de la mujer atractiva y dura, sensual e implacable. Desde luego, la fiera elegancia con que lleva su modelito negro ajustado supuso un giro de 180 grados en su carrera. Tras el inventito de los Wachowski, Carrie-Anne entró a formar parte de películas de mayor presupuesto, como New Blood o Una banda de cuidado, ambas del 2000, y donde compartía cartel con estrellas de la talla de John Hurt, Richard Dreyfuss o Burt Reynolds. Por ese mismo año, el actor Joe Pantoliano (que interpreta a “Cifra” en Matrix), la recomendó para el papel de Natalie en Memento (2000), ópera prima de Christopher Nolan, quien pocos años después se convertiría en uno de los más grandes directores de cine. Tras su intensa interpretación, ambigua y dramática, recibió el Premio a la Mejor Actriz de Reparto en los Independent Spirit Awards y su caché volvió a subir. Seguidamente se metió en el papel protagonista del film futurista Planeta rojo y cambió rotundamente de género con la romántica Chocolat, de Lasse Hallström. El año 2000 había sido duro y feliz para ella, y no sólo en el plano profesional: en el mes de septiembre se casó con el actor Steven Roy. Fue el momento de tomarse un hondo respiro en su trabajo, para posteriormente pegarse una verdadera paliza en el rodaje de Matrix Reloaded y la aún misteriosa Matrix Revolutions.

Sin embargo, aunque la actriz tuvo un comienzo meteórico que la situó en el estrellato, sus películas posteriores la fueron relevando poco a poco a un segundo plano. Y no tanto por la calidad de las producciones, sino más bien a la importancia de su trabajo en la película. El hecho es que pasó a ser casi siempre secundaria, a veces con pocos minutos en pantalla. Cierto interés tuvo el thriller Sospechoso cero, junto a Aaron Eckhart y Ben Kingsley, donde todavía interpretaba a la protagonista. Ya como secundaria la vimos en Historia de un secuestro (2005) y Disturbia (2007), donde hacía de madre del protagonista de moda Shia LaBeouf. Protagonizó también el drama independiente Normal (2007), de muy poca repercusión, y últimamente destacó entre el reparto de Luciérnagas en el jardín. En 2012 volvió al protagonismo comercial con Silent Hill 2: Revelación 3D.

Entretanto está claro que hay más cosas por encima del cine para Carrie-Anne Moss. Por el momento ha tenido dos hijos y una hija con su marido Steven Roy. Puede ser que esa sea la buena razón por la que sus trabajos cinematográficos han pasado a un segundo plano.

Filmografía
Jessica Jones (3ª temporada)

2019 | Jessica Jones | Serie TV

Cuando un psicópata extremadamente inteligente irrumpe en la vida de Jessica (Krysten Ritter), esta tiene que reparar su deteriorada relación con Trish (Rachael Taylor) y aliarse con ella para detener al criminal. Pero una pérdida desgarradora sacará a la luz las dispares ideas que tiene cada una sobre lo que significa ser un héroe, presagiando un enfrentamiento que las cambiará para siempre.

Jessica Jones (2ª temporada)

2018 | Jessica Jones | Serie TV

Iron Fist

2017 | Iron Fist | Serie TV

De niño, Danny Rand sobrevivió a un accidente de avión en el que fallecieron sus progenitores. Tras años perdido, regresa a Nueva York, donde la compañía de sus padres pasó a estar controlada por el ex socio de éstos, Harold Meachon, y sus dos hijos, Ward y Joy. Pero éstos, amigos de la infancia de Danny, temen que reclame sus derechos sobre la empresa, por lo que a pesar de que manifiesta poderes sobrenaturales enviarán sicarios contra él, y acabarán encerrándole en un psiquiátrico. Netflix mantiene el nivel de calidad de sus adaptaciones de personajes Marvel. Tras Daredevil, Jessica Jones, y Luke Cage, su cuarta incursión en este terreno adapta las peripecias del personaje creado por Roy Thomas y Gil Kane, que se diferencia bastante de sus predecesores porque incluye más elementos sobrenaturales y místicos. Sin renunciar a esto, se mantiene el tono realista que caracteriza las series de superhéroes de la casa. Como es habitual, las conexiones con el resto de hombres con poderes son mínimas, por ejemplo, un personaje menciona ‘el incidente’, refiriéndose a lo ocurrido en la ciudad de los rascacielos en Marvel Los Vengadores. Aparte, aparecen los personajes de Carrie-Anne Moss y Rosario Dawson, vistos en otras producciones de la cadena de ‘streaming’. Buen trabajo como protagonista de Finn Jones, hasta ahora conocido sobre todo como Loras Tyrell, en Juego de tronos, que aquí desarrolla muy bien un personaje desvalido, a pesar de sus habilidades especiales, en busca de su identidad, tema central de la primera temporada. También cumplen Jessica Henwick (propietaria de un dojo) y el resto de secundarios. El veterano John Dahl, autor de largometrajes tan aceptables como Nunca juegues con extraños y La última seducción, marca las pautas, dirigiendo los dos primeros capítulos, que se caracterizan por un ritmo trepidante que le saca partido a un guión bien orquestado, y sus extraordinarias coreografías de acción.

6/10
Marvel The Defenders

2017 | Marvel The Defenders | Serie TV

Injustamente encarcelado, Luke Cage requiere la ayuda del abogado Foggy Nelson. El compañero de éste, Matt Murdock –que ha decidido colgar el traje de Daredevil–, asiste profesionalmente a la investigadora Jessica Jones, que trata de superar las secuelas de su enfrentamiento con Kilgrave. Danny Rand, conocido como Puño de Hierro regresa a su hogar, pese a que no ha concluido su venganza contra La Mano, la organización que mató a sus padres. Los cuatro héroes tendrán que formar equipo para hacer frente a una inesperada amenaza, que podría destruir Nueva York. Tras el éxito de Los Vengadores, protagonizada por los principales superhéroes de Marvel, Netflix une las tramas de sus cuatro series de personajes de la casa, en una producción que más o menos mantiene la calidad de las mismas. No se han variado sus señas de identidad: mucha acción, un tono realista con elementos fantásticos reducidos al mínimo, estética de cine negro, algo de humor, en ocasiones irónico, etc. Parece dirigida a quienes ya conozcan el material previo, pues los personajes centrales arrastran los problemas ya vistos; puede que los recién llegados se sientan un poco perdidos. Juega en su contra que tarda en arrancar. Pero en cuanto los protagonistas suman sus fuerzas, a partir del tercer capítulo, el ritmo se dispara. Acumula secuencias de acción, algunas bien resueltas, por ejemplo la que tiene lugar en un pasillo. Los actores principales ya le han tomado la medida a sus personajes, por lo que no decepcionan. Sobresale Elodie Yung, que interpreta a Elektra, personaje ya visto en la segunda temporada de Daredevil, y Rosario Dawson, como la doctora que ha aparecido en todos los shows. Pero sobre todo se recordará a Sigourney Weaver, que con contención compone una villana memorable, la enigmática Alexandra, de quien no conviene desvelar demasiado.

6/10
Nunca digas su nombre

2016 | The Bye Bye Man

Tres estudiantes universitarios se mudan a una extraña casa de las afueras del campus donde serán testigos de sucesos extraños. El asunto está relacionado con Bye Bye Man, una entidad que según los rumores y leyendas matará a todo aquél que se entere de su existencia o al que le desvelen su nombre. Stacy Title, directora de El diablo viste de negro, llevaba ausente del cine desde la poco conocida Hood of Horror, de 2006. Regresa con un film de terror que adapta la novela "The Bridge to Body Island", de Robert Damon Schneck. Aunque en el género no abundan las premisas originales, ésta tiene una más o menos fresca, el asesino que puede acabar con sus víctimas simplemente con que éstas hayan oído hablar de él. Por desgracia, enseguida se abusan de los tópicos y de los sustos facilones. Se trata de enmascarar el poco talento de los jóvenes protagonistas con la aparición de viejas glorias, en concreto Carrie-Anne Moss como la típica policía que no se entera de nada, y Faye Dunaway que ha cometido un error mayor eligiendo esta película que leyendo la ganadora del Oscar a la mejor película.

4/10
Brain on Fire

2016 | Brain on Fire

Susannah Cahalan trabaja de periodista en el New York Post. A punto de cumplir veintiún años, la vida no puede irle mejor. Contrasta su aspecto adolescente con la confianza que deposita su jefe en ella, al encargarle entrevistas delicadas o artículos en los que se espera que cumplirá los plazos, y con la inmensidad de la redacción, llena de periodistas en plena vorágine de trabajo. Da la impresión de que la joven ha estrenado recientemente independencia, vive sola, tiene novio, se lleva bien con su familia, etc. Pero algo irrumpe en la vida de esta periodista, se entromete en sus planes, en su trabajo, en sus relaciones, en su memoria, en sus emociones… en su cerebro. Película dirigida por el desconocido Gerard Barrett, y protagonizada por una actriz que no hace sino crecer, Chloë Grace Moretz, se basa en la historia autobiográfica de la protagonista, “My brain on fire: my month of madness”. Describe la situación de pesadilla que vive Susannah Cahalan, que empieza con unos síntomas molestos en la cabeza y sigue “in crescendo” hasta pérdidas de memoria, episodios de ataques epilépticos, cambios bruscos de humor, alucinaciones, y sufrimiento en los momentos de lucidez para ella y su familia por no encontrar explicación. Todo apunta a un serio trastorno mental pero, ¿cómo es posible encontrarse en esta situación de de la noche a la mañana? Aunque de arranque prometedor, con la presentación de la protagonista y sus circunstancias, la película acaba cansando por centrarse reiterativamente en los síntomas y en la búsqueda de un diagnóstico. Además, no logra transmitir completamente el sufrimiento que se supone que debería padecer Susannah y los que le rodean. Sobre todo de estos, que son como trazos deshilvanados a su alrededor: un padre que empieza a alarmarse cuando ve el lamentable estado del piso su hija, una madre sobrepasada con ella en casa, un novio preocupado que acude cada día al hospital cuando la internan. Pero se entiende que su familia se resistía a aceptar los primeros diagnósticos que, de ser ciertos, llevarían a Susannah a un internamiento permanente en un centro psiquiátrico.

6/10
Jessica Jones

2015 | Jessica Jones | Serie TV

Adaptación de un cómic de Marvel, que combina el mundo de los superhéroes con las trama detectivescas típicas de la serie negra, con el novedoso añadido de que la investigadora que tiene el despacho Alias Investigations es una mujer con superpoderes, Jessica Jones, y que quien le proporciona muchos trabajos relacionados con la obtención de pruebas de infidelidad conyugal es una abogada lesbiana, jefa de un despacho, que se está separando de su esposa, pues se ha enamorado de su secretaria. La serie, producción de Netflix, tiene buenas hechuras, aunque abusa de la violencia y de tórridas escenas de sexo. El planteamiento juega conscientemente a la confusión, porque inicialmente el espectador no es muy consciente de que Jessica Jones tiene poderes especiales, y desconciertan una especie de fogonazos de memoria, que remiten a sucesos desconocidos del pasado, que se van desvelando a medida que transcurre la acción. Y así sabemos que Jones está traumatizada por la manipulación de un tal Kilgrave, con poderes mentales que usa para torcer la voluntad de las personas y obligarles a hacer lo que no quieren, de modo verdaderamente criminal, incluidos asesinatos. Su relación con el afroamericano Luke Cage, hombre irrompible cuya mujer murió trágicamente, complica las cosas. Por otro lado está su amiga Trish Walker, que conduce un popular programa de radio. Protagoniza de modo convincente Krysten Ritter, de cuya boca salen muchas frases cargadas de ironía típicas del "noir". Melissa Rosenberg ha sido la encargada de trasladar a la pantalla el cómic de Brian Bendis y Michael Gaydos, y con un buen equipo de directores se consigue un ritmó ágil y una atmósfera inquietante.

6/10
Pompeya

2014 | Pompeii

Paul W.S. Anderson, que desgraciadamente tiene poco en común a pesar de la similitud de nombres con Paul Thomas Anderson, parecía especializado en videojuegos, al ser el autor de la inenarrable Mortal Kombat, y de la un poco más convincente Resident Evil, en cuyas irregulares secuelas siempre ha estado presente como director o guionista. Ahora prueba suerte con el género de romanos. La acción tiene lugar cuando está a punto de erupcionar el Vesuvio. En la ciudad de Pompeya, Casia, hija de un rico mercader, se ha enamorado de Milo, un gladiador que lucha en el circo. Pero Corvus, un corrupto senador romano, obliga a los padres de la muchacha a que la conviertan en su prometida. Anderson intentó dar un giro al cine de aventuras de inspiración clásica con la funesta Los tres mosqueteros (2011), donde pesaba demasiado su estilo consolero, unos elementos fantásticos que alejaban mucho la historia del texto original de Alexandre Dumas, y unas ralentizaciones en los combates tipo Matrix, que no acababan de funcionar en un film de aquel estilo. Pero el realizador parece haber aprendido la lección, pues en Pompeya abandona su forma habitual de rodar, y pone su mirada en los clásicos del cine de romanos. Incluso parte de un guión ajeno, que parece un cruce entre Los últimos días de Pompeya, de 1935, de los directores de King Kong, y la irrepetible Espartaco, de Stanley Kubrick. También están en el punto de mira las grandes superproducciones que cuentan una gran historia de amor en un momento histórico sonado, desde Lo que el viento se llevó a Titanic. Ciertamente, los personajes estereotipados (o completamente bondadosos, o la encarnación de la maldad absoluta) y los diálogos de cómic, recuerdan más al Péplum, películas de serie B de romanos casi siempre italianas, como Hércules (1958), o Los últimos días de Pompeya, en esta ocasión la versión de 1959 codirigida por Sergio Leone. De hecho, disfrutarán el film o los espectadores juveniles o los adultos que apelen al niño que una vez fueron. Pero es justo reconocer que Pompeya funciona bastante bien, por sus elementos de tragedia, y por un romanticismo exagerado pero efectivo. También gracias a las adecuadas interpretaciones de actores como Kit Harington (Jon Nieve en Juego de tronos), Emily Browning (Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket), y sobre todo de un Kiefer Sutherland que parece haberse divertido de lo lindo interpretando a un malo que podría ser el contrapunto de su Jack Bauer, de 24.

5/10
Silent Hill 2: Revelación 3D

2012 | Silent Hill: Revelation 3D

Knife Fight

2012 | Knife Fight

Amenazados

2010 | Unthinkable

Un estupendo reparto, encabezado por los pesos pesados de Samuel L. Jackson (Pulp Fiction), Michael Sheen (La reina) y Carrie-Anne Moss (Matrix), entregan un film de intriga con guión buscadamente actual. Se trata de un sólido y adrenalítico thriller psicológico, que también incluye escenas muy violentas de tortura, que gira en torno al interrogatorio por parte de un agente del FBI a un sospechoso de terrorismo para que les confiese la ubicación de tres núcleos de armas nucleares preparadas para ser detonadas en los Estados Unidos. Detrás de las cámaras se sitúa Gregor Jordan (Buffalo Soldiers).

5/10
Luciérnagas en el jardín

2008 | Fireflies in the Garden

Dennis Lee, que obtuvo el Oscar al mejor corto, debuta en el largometraje con este drama, también escrito por él. Al parecer, contiene muchos elementos autobiográficos sacados de la muerte de su propia madre. A pesar de ser un debutante, Lee ha logrado reunir un elenco de gran altura. Michael Taylor, novelista de éxito, viaja en avión a su ciudad natal, para asistir a una particular celebración. Su madre, Lisa, se acaba de licenciar en la universidad, muchos años después de haber abandonado sus estudios para cuidar a su familia. Acude a buscarle al aeropuerto su hermana Ryne, que le lleva en coche hasta su casa. Pero cuando llegan allí, descubren que ha ocurrido una gran desgracia. Sus padres han tenido un accidente automovilístico y la madre ha perdido la vida. Mientras se prepara el funeral de su madre, Michael retoma la tensa relación con su padre –que le hizo la vida imposible durante su infancia– y también se reencuentra con su tía, con la que estuvo muy unido en el pasado. Con este punto de partida, podría haber dado lugar a una película de mayor calado sobre la comunicación paternofilial, la superación de los traumas del pasado, y el dolor por la pérdida de un ser querido. Pero la realización es demasiado convencional, y el guión –que combina el funeral con flash-backs del pasado– acaba siendo un poco tópico y previsible. Aunque el reparto está formado por figuras, no termina de resultar creíble por ejemplo que Julia Roberts –que apenas sale– sea la madre de este clan disfuncional, o que la animadora de Héroes, Hayden Panettiere, interprete de joven el mismo personaje que Emily Watson. Al menos, Ryan Reynolds realiza un buen trabajo como hijo traumatizado, y Willem Dafoe logra hacer creíble a su personaje, el padre autoritario, a pesar de que sobre el papel es demasiado plano al principio, y va ganando en humanidad sólo en el tramo final. 

5/10
Suspect

2007 | Suspect

Episodio piloto que el director Guy Ritchie realizó para una serie que no pudo pasar del primer capítulo debido a la baja audiencia. Protagonizado por Carrie-Anne Moss, narraba la investigación de una agente de policía alrededor de diversos criminales tras la ejecución de un asesinato. Aunque Ritchie es un especialista en relatos de corte criminal (Snatch. Cerdos y diamantes, Lock & Stock) y contaba con el guionista Ed Zuckerman (Ley y orden), el proyecto no consiguió salir adelante.

4/10
Disturbia

2007 | Disturbia

"Todo asesino vive cerca de alquien", así reza el "tagline" de esta película, cuyo planteamiento responde también al otro sentido oculto en esa frase: quizá no conocemos a nuestros vecinos. El protagonista de esta historia comienza a darse cuenta de ello cuando es condenado a tres meses de arresto domiciliario por haber agredido a un profesor. Presa de un suceso trágico del pasado y de su encierro en el hogar, Kale vive de cualquier manera, rehúye las responsabilidades y tira los minutos, hasta que descubre un oscuro pasatiempo: espiar a sus vecinos. Para ello contará con prismáticos, cámaras de grabación, pantalla de ordenador, una inmensa curiosidad y, claro está, todo el tiempo del mundo. Es innegable que la referencia cinéfila de este film es la obra maestra de Hitchcok La ventana indiscreta. Como le sucedía a James Stewart en el patio neoyorquino creado por el director británico, aquí Kale tiene varias opciones para saciar su apetito husmeador, según el lado de la casa en donde sitúe su puesto de observación: los chavales con las hormonas disparadas, el vecino que engaña a su mujer, la explosiva chica que se ha mudado a la casa de al lado, y, por último, el hombre taciturno y solitario. Como se ve, el aspecto voyeurista, morboso, es una propuesta constante, aunque para bien del respetable al director no le interesa indagar en imágenes insanas, sino en la tensión generada al observar las actividades del vecino reservado, sobre todo cuando Kale descubre una pista que lo relaciona con un famoso asesino en serie. D.J. Caruso (Vidas ajenas) es un eficiente artesano y sabe sorprender al espectador –las escenas del accidente de coche o la del armario son pruebas de ello–, pero el guión es un verdadero "handicap" por su simplicidad y sus reiterados tópicos: la madre que no escucha, los polis ineficientes, la vecina perfecta (el diálogo-declaración en la terraza suena ridículo e inverosímil), el encuentro en el supermercado, etc. El correcto resultado final debe mucho por tanto al trabajo de Shia LaBeouf (Transformers): sólo él saca a flote la película. Es impresionante cómo este chico logra implicar al espectador. Aunque suene a grandilocuente, su don para hacer creíbles y naturales las situaciones, sean cuales sean, recuerda a Cary Grant y a aquello que el maestro Hitchcock decía de él: “Si está en peligro, el público de la sala se pondrá en pie para intentar ayudarle”.

5/10
La primera vez de Mini

2006 | Mini's First Time

Mini es una joven que trabaja de prostituta y que se lleva muy mal con su madre Diane. Hasta tal punto hay problemas en la familia, que Mini se enamora de su padrastro y juntos llegarán a planear matar a su madre. Mediocre película, escrita y dirigida por el debutante Nick Guthe. Llena de tópicos y sin demasiado aliciente, sorprende la presencia de un reparto tan apañado, encabezado por la protagonista de Thirteen, Nikki Reed, y por el talludito Alec Baldwin. La madre está interpretada por Carrie-Anne Moss, a quien la fama por su personaje de Trinity en Matrix le duró bien poco.

4/10
Historia de un secuestro

2005 | The Chumscrubber

Dean es un adolescente sin muchos horizontes vitales que vive en una zona residencial de California. Un día, descubre que Troy, su único amigo, se ha suicidado, y ni su madre parece demasiado preocupada por la noticia. Tres jóvenes delincuentes, que andaban con negocios ilegales con Troy, obligan a Dean a buscar unas drogas que éste ocultó en algún sitio. Debut en el largometraje del canadiense Arie Posin, que obtuvo buenas críticas con este retrato de la juventud marginal, en tono agridulce. Describe a los personajes de un barrio similar al de American Beauty, película que ha servido claramente como modelo para el director. Cuenta con Jamie Bell, protagonista de Billy Elliot (Quiero bailar), un buen actor, que está acompañado por Glenn Close. 

4/10
Sospechoso cero

2004 | Suspect Zero

Thomas, un curtido agente del FBI, investiga una serie de asesinatos perpetrados por un ‘serial killer’, que va dejando extrañas pistas. Lo curioso es que ninguno de los muertos parece un angelito precisamente. ¿Es quizá el criminal una especie de justiciero vengador que va por libre? Cualquiera sabe, pero entre que Thomas tiene un extraño don, que no quiere reconocer, y el hecho de que se ve obligado a trabajar con una antigua novio, el tipo no anda muy contento que digamos. Este film con ribetes parapsicológicos quiere ir en la línea de Seven y compañía, y aunque querer no siempre es poder, al menos cuenta con un reparto apañadito, donde destacan Ben Kingsley y Carrie-Anne Moss.

5/10
Matrix Revolutions

2003 | The Matrix Revolutions

Matrix, film iniciador de la saga compuesta de tres películas, hizo historia en el campo de los efectos especiales, y supo plantear un buen puñado de cuestiones interesantes, que le hacen ocupar un puesto relevante en el cine de ciencia ficción: el mundo de apariencias en que podemos vivir; la rebelión de las máquinas; la necesidad de ser salvados; el Elegido, mesías de reminiscencias judeocristianas. Cuesta creer a los hermanos Wachowski cuando afirman que siempre tuvieron la idea de una trilogía. Porque los otros dos filmes nacen con una profunda herida: desde el punto de vista argumental, no aportan nada nuevo. Son, eso sí, películas entretenidas, bien rodadas, con espectaculares escenas de acción: en la que nos ocupa, destacan la invasión de los centinelas, con engendros mecánicos de rara perfección, y el combate final bajo la lluvia, entre Neo y el agente Smith, de proporciones épicas. ¿Qué cuenta la entrega final? Los peligros de aniquilación siguen acechando a Sion, la ciudad de los rebeldes, última esperanza para la humanidad. El virus informático del agente Smith continúa pululando, multiplicado por mil, y apareciendo en los lugares más insospechados. El hamletiano Neo duda, sin saber qué hacer, y el Oráculo no acaba de aclarar las cosas. La enamorada Trinity cuida, por supuesto, de su amado. Y así discurren las cosas, con alguna novedad, como la existencia de una especie de limbo entre la realidad y Matrix; el concepto recuperado de sacrificio, decisivo en el cumplimiento de la misión del Elegido; la bidireccionalidad entre lo real y lo virtual, los deseos de existir de verdad, que pueden tener los personajes que se mueven en el segundo entorno; la alianza con las máquinas para luchar contra software corruptor. Un batiburrillo de conceptos, más o menos ingenioso como rompecabezas, aunque sin la perfecta coherencia del film original.

6/10
Matrix Reloaded

2003 | Matrix Reloaded

La espera de la segunda parte de Matrix se hizo larga, desde el primer impacto sufrido allá por 1999. Pero, ¡feliz tardanza!, ya que los avispados Andy y Larry Wachowski ofrecen aquí una traca de vueltas y revueltas en la historia, acción a raudales, nuevos y sugerentes personajes, tecno-filosofía ecléctica de alta confusión y clones de ese maniquí con gafas que decía que los seres humanos éramos “una enfermedad, un cáncer de este planeta, una plaga, y nosotros somos la cura” (al tipo debió de gustarle su frase porque ahora se reproduce más que las pecas en verano). Pero no va a ser tan fácil atrapar a Neo, un Elegido que todavía mantiene dudas acerca de su destino, pero que ha perfeccionado tanto sus poderes que ahora se siente como pato en el agua repartiendo estopa a los elegantes agentes (pregunta filosófica: ¿por qué los malos van siempre hechos un pincel?­­). Pero hablemos de la historia. Sión, la única ciudad libre del planeta, situada a muchos kilómetros de la superficie, está amenazada. Las máquinas la han detectado y 250.000 “calamares” se acercan a ella a velocidad vertiginosa. Ante esa perspectiva, Morpheo, convertido ya en una especie de gurú espiritual, acallará a las masas prometiéndoles la victoria: ¿Y si la profecía fuera cierta y mañana terminara la guerra? Para ello, como siempre, habrá que contar con Neo, quien tendrá que llegar hasta el “El arquitecto”, el individuo que ha creado y controla matrix. La película es a todas luces espectacular. Reúne secuencias de acción tan excesivas y apabullantes que dejan a su antecesora en paños menores, y entre ellas los quince minutos de persecución en la autopista y la superpelea de Neo enfrentándose a 100 agentes Smith son algo nunca visto. Hay además ideas asombrosas, como el pasillo creado en matrix, el cual, además de un golpetazo en la retina del espectador, supone un hallazgo extraordinario para explicar en imágenes la realidad virtual. Por el contrario, es posible que los más críticos no queden del todo conformes con una ciudad de Sión, que había levantado demasiadas expectativas y quizá no alcance el nivel esperado, y es que una extraña orgía a cámara lenta le birla indudablemente parte de su aureola épica y la asemeja demasiado a una discoteca delirante. Por último, un aviso para navegantes: conviene agilizar al máximo nuestras conexiones neuronales para captar al vuelo el sentido de frases del tipo: “No viniste aquí para tomar la decisión. Ya la habías tomado. Estás aquí para tratar de entender por qué la tomaste”. Y eso sólo por poner un ejemplo, porque para comernos el tarro nada como el sorprendente desenlace, que, ¡oh desolación!, hará que nos preguntemos de nuevo: ¿Pero qué es Matrix?

6/10
Una banda de cuidado

2000 | The Crew

Un grupo de vejetes en Miami, de aspecto simpático y de no haber roto nunca un plato, en su día fueron unos tipos poderosos en el mundo de hampa. Ahora, ya retirados, se cierne sobre ellos la amenaza del desahucio. Con cual deberán reemprender sus antiguas ocupaciones. Aunque, van a comprobarlo pronto, los tiempos han cambiado. Michael Dinner reúne a un reparto envidiable para contar con cierta gracia cómo viven la jubilación unos hombres que un día fueron temibles. Destacan como actores carismáticos Burt Reynolds y Richard Dreyfuss, y el actor en alza Dan Hedaya. Carrie-Anne Moss (Matrix) da vida a una policía que es la hija de uno de los gángsters (Dreyfuss), aunque ella no tiene ni idea del asunto.

5/10
Planeta rojo

2000 | Red Planet

Que el equilibrio ecológico de la Tierra anda por los suelos no es ningún secreto. Por ello el argumento de Planeta rojo no es fantasioso: una expedición urgente a Marte para lograr unas condiciones mínimas de habitabilidad del planeta. La comandante de esa misión se topará, como es lógico, con algunos problemillas. El desconocido Antony Hoffman trata de dar realismo al viaje espacial: rutina diaria, dificultades técnicas, discusiones... Hasta que se lanza por la fantasía de un agresivo robot que pierde un par de tornillos, o de unos bichejos, insectos carnívoros, estilo Starship Troopers,pero en pequeñito. La subtrama del personaje de Terence Stamp (conflicto entre ciencia, y filosofía y religión) se desinfla un tanto. Quizá los admiradores de Carrie-Anne Moss y Val Kilmer disfruten con su romance.

5/10
Chocolat

2000 | Chocolat

Vianne y Annouk: una madre soltera y su hija. Viajan de aquí para allá, y nunca suelen durar mucho en los pueblos donde deciden quedarse a vivir. El último donde lo intentan es Lansquenet, un villa rural francesa, muy cerrada en sí misma y tristona. Vianne pretende alegrar la vida a la gente abriendo una chocolatería, donde tiene dulces para todos los gustos y necesidades. Igual sirven de afrodisíaco para la mujer cuyo marido no le da todo el gusto que quisiera, que para lograr la atención de la persona amada. Pero el alcalde, fundamentalista recalcitrante, piensa que no es una buena idea inaugurar una chocolatería en Cuaresma. Y hace frente a Vianne. Un cuentecillo servido en forma de delicioso bombón de chocolate, aunque con ocultas dosis de (mala) leche. Vianne se presenta como la persona capaz de iluminar la vida de un grupo de personas vencidas por la rutina diaria y el dominio que ejercen las personas de orden. Pues tenemos, como “lobo feroz” del cuento, a la gente reprimida del pueblo, fanáticos religiosos incapaces de gozar. Lasse Hallström (Las normas de la casa de la sidra) firma la historia y explica que “habla de la intolerancia y de las consecuencias de no permitir a otras personas vivir sus propias existencias y creencias”.

6/10
Memento

2000 | Memento

Un hombre tiene una rara enfermedad, consecuencia de la violación y asesinato de su esposa. Padece una amnesia por la que sólo recuerda: 1) los hechos de su vida previos al citado acontecimiento traumático; y 2) lo ocurrido en los últimos diez minutos. De modo que toma notas en papelitos, hace fotos polaroid, y se tatua el cuerpo, con las pistas que le pueden llevar a descubrir al responsable de su estado. Thriller desasosegador, de complejísima estructura. Tiene dos líneas de narración, una, en color, avanza hacia atrás; y la otra, en blanco y negro, hacia delante. Así hasta llegar a un justo medio en el que se comprenden todas las claves de la historia. La originalidad del planteamiento tiene su cara y su cruz. Resulta indudable el riesgo tomado, y todo encaja bien, hasta un desenlace sorpresa cargado de cinismo. Pero la narración resulta algo artificiosa. El ritmo es trepidante, y el montaje impecable. A destacar el trabajo de la pareja protagonista, Guy Pearce y Carrie-Anne Moss.

7/10
New Blood

1999 | New Blood

Danny, un estafador, resulta herido en un tiroteo. Cuando acude a refugiarse en casa de su padre, hace con él un pacto: él donará a su hermana el corazón, mientras que el padre deberá hacerse pasar ante unos mafiosos por un millonario al que teóricamente han secuestrado. Ingenioso y ágil thriller, en la línea del sorprendente Lock & Stock. En el reparto se puede ver a la chica de Matrix.

6/10
Matrix

1999 | Matrix

Final de milenio. Neo es un profesional de la informática, que dedica todo su tiempo libre a los ordenadores. Un día le llega una extraña comunicación: tiene la oportunidad de conocer a Morpheus, un mítico personaje para cualquier cibernauta que se precie, y que le puede introducir en un mundo inesperado y cuya existencia jamás se le ocurrió imaginar. Pero basta que Morpheus intente el contacto para que Neo empiece a sufrir una persecución implacable. Nada es lo que parece. He aquí una premisa que ha inspirado con frecuencia la narración fílmica. Los hermanos Larry y Andy Wachowski (Lazos ardientes) la agarran fuerte para convertirla en marco de una inspirada trama de ciencia ficción. No es el único film reciente que maneja esta idea (piénsese en títulos como Abre los ojos, eXistenZ y, más lejano en el tiempo, Desafío total); pero Matrix sabe atornillarla aún más. Que los Wachowski jueguen con la idea de qué es realidad y qué sueño o ficción se revela muy acertado en los tiempos que corren. Tanta gente lleva una vida anodina que no es vida… Sin ideales y amores duraderos, encerrados en el caparazón del propio egoísmo, con la mente narcotizada por paraísos que se revelan limitados… ¿No nos estarán escamoteando “la buena vida”? Necesitamos la redención, y en el film el “candidato” a mesías responde al nombre de Neo. Matrix sigue una inspiración cristiana (obviamente no literal) al plantear esta redención: señales y profecías, un elegido y una misión, “milagros”, y hasta lo que podríamos llamar un “bautizo”. No falta el Judas traidor o las autoridades que quieren acabar con el elegido. Por no hablar del anagrama “Neo”, de “One”, “el Uno”. Además, se advierte de cómo, a veces, las máquinas pueden apagar el espíritu humano: no debemos olvidar la grandeza y, ¡oh, paradoja!, la pequeñez del hombre. Con lo dicho hasta ahora, el film puede parecer una elucubración mental, a la que hay que procurar asistir con la cabeza despejada. Pues bien: sí y no. Hay que fijar la atención para seguir el argumento, que depara abundantes giros y sorpresas. Pero, a la vez, los directores han sabido conjugar esa historia, sólida y bien contada, con el entretenimiento. Resulta que se puede traspasar a la gran pantalla, con acierto, la estética de los juegos de ordenador, gracias a una acción deslumbrante y un uso imaginativo de los efectos especiales… ¿Hay quién dé más?

8/10
H2O. Señal de alarma

1997 | Lethal Tender

Un grupo de salvajes terroristas se apodera de una planta purificadora de agua, tomando a un grupo de rehenes. Los peligrosos criminales reclaman la entrega de cuatrocientos millones de dólares en Bonos del gobierno de los Estados Unidos. El agente Chase deberá enfrentarse con los terroristas, para ello cuenta con la ayuda de la directora de la planta. Evitar el asalto y liberar a los rehenes serán el objetivo principal. Jeff Fahey, Kim Coates y Gary Busey son el trío protagonista de esta historia de rehenes, terroristas, y policías, llena de acción, suspense y tensión, siendo John Bradshaw, el director encargado de combinar tales ingredientes lo cual hace, sin duda, con gran acierto.

6/10
Modelos

1994 | Models Inc. | Serie TV

Aventuras y sobre todo desventuras en torno a una agencia de modelos de Los Angeles llamada Models Inc. La agencia está dirigida por Hillary Michaels (Linda Gray), quien en el primer episodio verá cómo su creación se tambalea debido al asesinato de una de sus modelos. La serie se centra en la búsqueda del asesino y en mostrar los hilos ocultos y corruptos que mueven el mundo de las modelos. Se trata de un spin-off de Melrose Place, y sólo permaneció en antena durante una temporada, compuesta por 29 capítulos de una hora de duración.

4/10

Últimos tráilers y vídeos