IMG-LOGO

Biografía

Darren Evans

Darren Evans

Darren Evans

Filmografía
Un gato callejero llamado Bob

2016 | A Street Cat Named Bob

Todo un veterano, el artesano Roger Spottiswoode se distingue por sus películas no especialmente brillantes, pero resultonas, como Bajo el fuego, Air America o El mañana nunca muere. A sus 71 años dirige la adaptación de “A Street Cat Named Bob, and How He Saved My Life”, best-seller que estuvo 52 semanas en la lista de los más vendidos en Inglaterra, escrito por James Bowen. Reconstruye la propia experiencia del propio Bowen, drogadicto que trata de sacarse unas monedas cantando en la calle, acompañado de la guitarra. Le ayudará a recuperar las ganas de vencer su adicción el hecho de encontrar a un gato herido, que se convertirá en su pareja artística. Los resultados son mejores de lo que se podría esperar del realizador, que logra bordear el principal obstáculo de este tipo de historias de superación personal: caer en la sensiblería. Mezcla bien la comedia y el drama, reflexionando sobre la redención y la amistad. Y funciona bien un reparto con Luke Treadaway (Furia de titanes) al frente. En todo caso, se convierte en rey de la función el propio gato Bob, pues protagoniza la cinta el animal real de la historia, un fenómeno que cuenta –con todo merecimiento– con más de 88.000 seguidores en Twitter.

6/10
No crezcas o morirás (Don't Grow Up)

2015 | Don't Grow Up

En Northlands, una isla situada en un lugar remoto del Atlántico, varios adolescentes conviven en el orfanato de menores St. Madeleine. Un día comprueban que están completamente solos, pues los adultos han desaparecido sin dejar rastro. Cuando deciden aventurarse a salir fuera para comprar comida y bebida encuentran las calles completamente desiertas. Algo raro parece ocurrir en el lugar. Pronto se darán cuenta de que una extraña infección ha contaminado a todos los adultos, que como zombis irracionales se dedican a matar. No funciona esta película dirigida por Thierry Poiraud, que se queda a medio camino en cuanto al guión, el desarrollo narrativo y el retrato de personajes. Tras un comienzo interesante –donde se presenta a los adolescentes, lejos de la mirada adulta–, se llega al meollo del film sin demasiada originalidad, aunque con eficacia, de modo que se presenta un panorama de terror que promete: los adultos se han convertido en sangrientos asesinos. Sálvese quien pueda. Lo malo es que en este punto a la guionista Marie Garel Weiss se le acabaron las ideas y apenas acontece gran cosa hasta el desenlace. Y lo que sucede aburre, porque la creatividad es nula. Prácticamente no hay luchas, ni momentos de tensión, ni acción, y sí algunos llantos, diálogos y reacciones poco creíbles de unos personajes con los que no empatizamos. Y, por supuesto, ni una palabra de por qué han sucedido las cosas. Por lo demás, aunque el aire sombrío de la historia queda muy bien realzado por las localizaciones frías y casi inhóspitas de la isla, el conjunto acusa la falta de medios –la fotografía es deficiente– e incluso la ausencia actores, de modo que la entidad de la película mengua a marchas forzadas. Además se tiene la sensación de que No crezcas o morirás comienza como una película de terror, deriva al thriller y acaba por convertirse en un drama sin muchas explicaciones.

3/10
Submarine

2010 | Submarine

Oliver Tate es un chico de 15 años, de gran imaginación y pocos amigos. Se siente atraído por una compañera de clase, Jordana, que en su desparpajo no parece sentir absolutamente nada por él. Además los padres de Oliver, Lloyd y Jill, llevan tiempo distanciados, de modo que la convivencia familiar se hace cada vez más extraña, más gris, y Oliver teme que su madre acabe abandonándolos por un antiguo amor del instituto. Tras haber dirigido varios episodios de series de televisión y algún documental, Submarine supone el debut en el largometraje de ficción de Richard Ayoade (1977), con material procedente de una novela de Joe Dunthorne. El resultado es bastante alentador, una de esas “rara avis” llamadas a convertirse en film de culto para los amantes del cine independiente. Ayoade logra encandilar al espectador con una historia la mar de sencilla, pero cuyos estrambóticos personajes son tremendamente atractivos, por lo enormemente curioso e hilarante de sus vidas. Oliver (buen trabajo de Craig Roberts) es el típico chico rarito, patito feo en su instituto y un completo inadaptado entre sus compañeros y sus padres, y más si cabe en cuanto se refiere al trato con las chicas. Y el señor y la señora Tate son una pareja digna de un estudio freudiano, padre depresivo (colgadísimo Noah Taylor) y madre perfectita (colosal Sally Hawkins). Muchos son los momentos delirantes que ofrece esta familia, todo contado con un tono cómico-dramático que funciona gracias a ese aire de historia desequilibrada, de moderno cuento familiar, de carácter decididamente optimista. Mucho tiene de formal Submarine. Ayoade se las arregla para ofrecer este material mediante una narrativa fragmentada, muy imaginativa, con una puesta en escena realista, verosímil. El punto fuerte es que se apoya precisamente en la desbordante imaginación de su protagonista para hacer avanzar la trama entre lo hechos reales y lo que ocurre en la compulsiva mente de Oliver (divertidísima la primera evocación visual de su egolátrica muerte), y todo enmarcado en los intentos desesperados por conseguir el corazón de Jordana y evitar la ruptura matrimonial de sus padres. Submarine encuentra también su acomodo dentro de esos filmes que recogen imágenes sin diálogos, que ofrecen bellos insertos de contemplación, bajo el embrujo de las canciones y punteos de guitarra de Alex Turner, líder de los Arctic Monkeys.

6/10

Últimos tráilers y vídeos