IMG-LOGO

Biografía

David Hirschfelder

David Hirschfelder

David Hirschfelder

Filmografía
Fuga de Pretoria

2020 | Escape from Pretoria

Dos sudafricanos blancos, encarcelados por trabajar para el partido Congreso Nacional Africano, tratan de escapar de la prisión de 'Robben Island', en Pretoria.

Las aventuras de Errol Flynn

2019 | In Like Flynn

Cinta un tanto insulsa acerca de los años previos a la carrera hollywoodiense de Errol Flynn. La trama transcurre en Australia, donde el futuro actor lleva una vida de aventuras, que se diría son el necesario prólogo para luego convertirse en protagonista de tantas películas del género. El film se basa en los recuerdos escritos por el propio Flynn, y el también australiano Russell Mulcahy, que nunca superó la película que le dio la fama, Los inmortales. Tras un movidito prólogo selvático, donde Flynn hace de guía de unos productores de cine, mientras sufren la persecución de peligrosos nativos de Papúa Guinea, la cosa deriva en navegación por el mar en compañía de sus amigos Rex y Dook Adams. En el camino abundan las peleas, las partidas de póker y la camaradería. Es una lástima que con los elementos típicos del cine de aventuras no se logre algo más entretenido. Ni siquiera los actores tienen encanto, empezando por el desconocido Thomas Cocquerel, que interpreta a la futura estrella de Hollywood.

4/10
Corre como una chica

2019 | Ride Like a Girl

La actriz australiana Rachel Griffiths destacó a partir de los años 90, con largometrajes como La boda de Muriel, y la serie A dos metros bajo tierra. Ahora debuta como realizadora con un biopic de Michelle Payne, que triunfó en su país como jinete. Hija menor en una familia de diez hermanos de Victoria, al sur de Australia, al fallecer su madre cuando ella tiene seis meses tiene que cuidar en solitario de todo el clan su progenitor, el entrenador de caballos Paddy Payne, que enseña a cada uno de los chavales a convertirse en campeón de hípica. Parece que espera menos de Michelle, a la que sobreprotegerá tras la muerte de una hermana por culpa de una caída. Tras encontrar a su caballo ideal, el Príncipe de Penzance, sopesará competir en el Gran Premio de Melbourne, pero antes tendrá que superar numerosos problemas, como alguna lesión, la obligación de perder peso para cumplir con el máximo exigido, etc. Al proceder de la interpretación, a Griffits se le da bien la dirección del casting, por lo que logra impecables trabajos de Teresa Palmer (Nunca apagues la luz, Hasta el último hombre), y el veterano Sam Neill, que da vida al padre. En el elenco sobresale Stevie Payne, uno de los hermanos reales de Michelle, aquejado de síndrome de Down, que se encarna con enorme espontaneidad a sí mismo. Por lo demás, estamos ante un architípico film de superación personal, que habla de las dificultades de cumplir los sueños de las mujeres en un terreno tradicionalmente masculino, pero también de la unidad en las familias numerosas. Quizás pierde algo de fuelle hacia la mitad, por la acumulación de obstáculos que debe superar la protagonista, lo que no empaña un film correcto.

6/10
Un gato callejero llamado Bob

2016 | A Street Cat Named Bob

Todo un veterano, el artesano Roger Spottiswoode se distingue por sus películas no especialmente brillantes, pero resultonas, como Bajo el fuego, Air America o El mañana nunca muere. A sus 71 años dirige la adaptación de “A Street Cat Named Bob, and How He Saved My Life”, best-seller que estuvo 52 semanas en la lista de los más vendidos en Inglaterra, escrito por James Bowen. Reconstruye la propia experiencia del propio Bowen, drogadicto que trata de sacarse unas monedas cantando en la calle, acompañado de la guitarra. Le ayudará a recuperar las ganas de vencer su adicción el hecho de encontrar a un gato herido, que se convertirá en su pareja artística. Los resultados son mejores de lo que se podría esperar del realizador, que logra bordear el principal obstáculo de este tipo de historias de superación personal: caer en la sensiblería. Mezcla bien la comedia y el drama, reflexionando sobre la redención y la amistad. Y funciona bien un reparto con Luke Treadaway (Furia de titanes) al frente. En todo caso, se convierte en rey de la función el propio gato Bob, pues protagoniza la cinta el animal real de la historia, un fenómeno que cuenta –con todo merecimiento– con más de 88.000 seguidores en Twitter.

6/10
La modista

2015 | The Dressmaker

Dungatar, un ínfimo villorrio australiano situado en medio del páramo desértico. Corren los años 50 del siglo XX y la conmoción llega al lugar cuando regresa de improviso Tilly Dunnage, modista de renombre que viene de trabajar con las mejores firmas de moda en España, Roma y París. Tilly fue apartada de su hogar y de su madre cuando era una niña, debido a que asesinó a un compañero de clase. O al menos ésa es la noticia que corrió por el pueblo. Ahora, muchos años después, la propia Tilly busca descubrir la verdad, y aunque todo el mundo la mira con reticencia ella les atraerá gracias a su talento con la aguja, la maquina de coser y sus maravillosos diseños.  Película rarita, rarita. La directora australiana Jocelyn Moorhouse no se prodiga mucho tras las cámaras. Tuvo cierto éxito en 1992 con Donde reside el amor y dos años después estrenó la interesante Heredarás la tierra. Ahora, casi veinte años después, entrega su tercera película como directora, con claros puntos en común con las anteriores, como el hecho de centrarse en el mundo femenino, con tendencia al dramón familiar, y de servirse de novelas previas que han tenido cierto éxito. Además siempre ha contado con actrices de gran prestigio. De hecho puede decirse que lo mejor de esta historia es la presencia poderosísima de Kate Winslet. Especialmente en los quince primeros minutos su magnetismo es insuperable. Como los habitantes de la pequeña villa quedamos epatados con su look a lo mujer fatal, su seguridad, su despampanante figura, su desafiante desprecio. Casi es entonces un personaje de cine negro, de viñeta. Y entonces… viene la catástrofe. Ese inicio tan prometedor se viene abajo cuando la modista recién llegada empieza a mostrar su vulnerabilidad y decide interactuar con la comunidad. El tono de la película, inicialmente cercano a la comedia de intriga tiende a desparramarse por todos los géneros y tonalidades, la tragicomedia absurda (del estilo Coen, véase ese hombre que no puede dejar de caminar), el dramón familiar lacrimógeno, el idílico romance, la tragedia sangrienta y vengativa. El espectador no sabe muy bien a qué atenerse y el conjunto acaba por ser totalmente desconcertante. Lo peor es que la trama es tan disparatada que a mitad de película deja de interesar casi por completo, especialmente tras producirse un hecho insólito. Es una lástima porque La modista está bien rodada y la historia prometía, con ese planteamiento tan atractivo de pequeña comunidad llena de secretos, con numerosos personajes extravagantes, odios escondidos y refinados, en medio de una atmósfera inquietante que presagia que algo imprevisto va a salir a la luz. Además de Winslet destaca el delirante papel de Hugo Weaving como policía travestido o el de Liam Hemsworth como el galán perfecto.

5/10
Banished

2015 | Banished | Serie TV

En 1787, Gran Bretaña desterraba a sus ciudadanos más problemáticos como los huérfanos, ladrones de poca monta, prostitutas y bandoleros. El lugar elegido fue Sidney, Australia, un lugar hostil e inóspito en el que muy poca gente había estado. Estos marginados, supervisados por los oficiales británicos, debían establecer una colonia allí y, a pesar de la hambruna, las sequías, las fugas y los asesinatos, la colonia prosperó.

El maestro del agua

2014 | The Water Diviner

Debut como director de Russell Crowe –también protagonista– en el centenario de la batalla de Gallípoli, bien recogida en el film homónimo de Peter Weir, aunque centrándose sobre todo en el punto de vista australiano. El neozelandés se inspira en hechos reales para seguir las tribulaciones del granjero australiano Joshua Connor, que ha perdido a sus tres hijos en la Gran Guerra, lo que ha hecho enloquecer a su esposa, embargados ambos por la pena. Tras otro suceso desgraciado, Joshua decide cumplir la promesa hecha a su mujer de viajar a Estambul para averiguar cómo cayeron sus vástagos, encontrar sus restos en el campo de batalla y traerlos de vuelta a casa. Puede ayudarle su talento natural de zahorí. Sorprende gratamente esta historia de hechuras clásicas e impresionante marco a lo David Lean, primero Australia, luego Turquía, que sirve para mostrar que el dolor también existe en el lado otomano, lo constata el protagonista en la pensión donde se aloja, ahí le atiende una viuda de guerra con un niño. Drama, aventuras, romance y cine histórico y bélico se dan bien la mano, y se agradece la visión del lado turco –lo que obviaba el Gallípoli de Weir–, el nacimiento de una nación. También asoma el enfrentamiento con los griegos –villanos acordes a los tiempos de crisis europea que corren–, la postura británica y avances humanistas como dar digna sepultura a los caídos en combate. Los flash-backs en las trincheras se introducen bien, y en el caleidoscopio de personajes arquetípicos llama la atención el oficial otomano encarnado por Yilmaz Erdogan, un hombre con virtudes humanas, comprometido en la lucha por Turquía y capaz de empatizar con el dolor del campesino que quiere saber qué fue de sus hijos.

6/10
Los niños de Huang Shi

2008 | The Children of Huang Shi

Años 30, siglo XX. George Hogg es un periodista inglés que desea informar acerca de la invasión de las tropas japonesas en China. Haciéndose pasar por un conductor de la cruz roja logra salir de la zona franca de Shanghai y adentrarse en el interior, hacia Nanjing. Las atrocidades que allí ve le provocan una conmoción y además están a punto de costarle la vida a mano de los japoneses. Es salvado 'in extremis' por Chen, un combatiente de la resistencia china, educado en Occidente y que sigue los postulados comunistas. Él y la enfermera norteamericana Lee Pearson deciden que Hogg sea enviado para su seguridad a un lugar lejano, el orfanato de Huang Shi. Allí, Hogg entablará relación con un grupo de niños y jóvenes que intentan sobrevivir en medio del caos, la guerra y la carestía de alimentos. El británico Roger Spottiswoode (El mañana nunca muere) dirige con corrección una historia de valor, solidaridad y amor. Se trata una relato verídico, pues el protagonista existió efectivamente y el guión recrea sus experiencias reales en el país asiático, entonces desmembrado por el enfrentamiento con los nipones y por su propia lucha interna entre los comunistas y las tropas nacionalistas de Chang Kai-shek. La cuidada ambientación es fruto de un esmerado esfuerzo de producción –que se hace notar especialmente en las escenas del tren o de los ataques aéreos– y los elementos dramáticos, desprendidos de una historia que mezcla guerra y amores occidentales en el lejano oriente, recuerdan un poco a películas como El velo pintado o La condesa rusa. Pero aquí, los espectadores quizá echen en falta algo de nervio al conjunto, ya que el guión de los inexpertos Jane Hawksley y James MacManus adolece de cierta monotonía y de algunas caídas de tensión, así como la traslación a la pantalla de Spottiswoode se revela imperfecta en lo referente a la narración temporal de los hechos. Puede ser por esa falta de tensión épica –es inexplicable también la ausencia de una banda sonora de peso– por lo que la historia emociona menos de lo que debería, aunque en honor a la verdad el resultado final siga siendo estimable. El reparto internacional es sobradamente conocido. Pero mientras que Jonathan Rhys Meyers y Chow Yun-Fat hacen un trabajo únicamente correcto, y por momentos incluso gris, las dos actrices están estupendas: Radha Mitchell en su papel de mujer filántropa y de fuerte carácter, y la elegante Michelle Yeoh en el de una gran señora de negocios.

6/10
Australia

2008 | Australia

Una película “como las de antes”. De larguísima duración, con una trama “bigger than life”, “más grande que la vida”, en un marco histórico y paisajístico de proporciones épicas, y contenedora de la apasionada historia romántica de rigor. El australiano Baz Luhrmann aparca de momento las aproximaciones “modernillas” de su “Trilogía del telón rojo” (El amor está en el aire (1992), Romeo y Julieta, de William Shakespeare, Moulin Rouge) y aborda su film, un canto de amor a su país, con asumido clasicismo, y referentes de la talla de Lo que el viento se llevó, Memorias de África, Titanic y, en general, todo el cine de David Lean. Tales intenciones caen bien, se ganan la simpatía del espectador.Sarah Ashley, una aristócrata inglesa, acude a Australia a reunirse con su marido, que está negociando la venta de una explotación ganadera. Dama de fuerte carácter, pero a la que la vida ofrece pocos alicientes, deberá afrontar su inesperada viudez, y la aventura de transportar sus 1.500 reses a Darwin, para venderlas al ejército, necesitado de aprovisionamientos por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Le ayudará en la empresa Drover (el Arriero), tosco aunque magnífico profesional, con el que surgirá progresivamente la chispa del enamoramiento. El viaje ayuda a Sarah a descubrirse a sí misma gracias a la fuerza redentora del amor, dirigido no sólo a Drover sino al adolescente aborigen Nullah, y a los otros miembros de la expedición. No faltan sin embargo los obstáculos, sobre todo de parte de Fletcher, un antiguo capataz que trabaja a las órdenes de Carney, el rey del ganado. Esta primera parte del film funciona muy bien, como un western bien engrasado, con pinceladas melodramáticas y humorísticas: se perfilan los personajes -estupendos Nicole Kidman narrando torpemente un cuento, la antítesis de Isak Dinesen en Memorias de África, y Hugh Jackman dando puñetazos a diestro y siniestro-, hay escenas memorables como la de la estampida, se introduce la cuestión de los aborígenes, su espiritualidad y la llamada “generación robada”, el confinamiento de los mestizos en misiones religiosas por orden del estado. El remate de todo este tramo, el baile y la proyección en un cine de El mago de Oz -motivo recurrente para hablar de la añoranza del hogar y de los sueños que se hacen realidad- es perfecto. Luego, como suele ocurrir en estas películas-río, se cambia el paso. Y Luhrmann lo hace con excesiva brusquedad. Se dibujan entonces las discrepancias que surgen en la pareja protagonista en torno a cómo debería ser educado el huérfano Nullah, peripecia que discurre con el telón de fondo del poco conocido bombardeo japonés a Darwin, comparable al sufrido por los americanos en Pearl Harbor. Aunque de nuevo la grandiosidad de lo que vemos en pantalla resulta apabullante, se pierde algo en lógica narrativa y de evolución de los personajes. Hay un enfatismo excesivo en los momentos culminantes, cuando hay vidas en riesgo o se producen los felices reencuentros, ello a pesar del inteligente uso de la partitura musical de David Hirschfelder. Aunque logra un film notable y de éxito seguro, pesa demasiado a Luhrmann la autoconciencia de que está manejando algo muy grande, que debe transmitir emociones auténticas, lo que le dificulta que éstas surjan sin ser forzadas.

7/10
Aquamarine

2006 | Aquamarine

Claire y Hailey son dos amigas de trece años que viven en una pequeña ciudad de Florida. Ambas están intentando aceptar que, cuando acabe el verano, Hailey se mudará a Australia con su madre, prestigiosa bióloga marina. Tras una intensa tormenta tropical que azota la zona, las chicas acuden a la piscina del club de playa, y se encuentran con Aquamarine, una sirena. Les cuenta que ha huido de su hogar, en busca del amor verdadero. Emma Roberts y Joanna Levesque son dos jóvenes actrices conocidas en EE.UU. por series televisivas. En esta ocasión protagonizan una comedia de corte fantástico, que recuerda a 1, 2, 3 Splash, también sobre una sirena.

4/10
Irresistible

2006 | Irresistible

Entretenido y tramposillo thriller, a cuento de Sophie, una madre de familia angustiada. Ilustradora de cuentos infantiles, felizmente casada y con dos niñas, sufre un bloqueo creativo desde que falleció su madre. Desde hace algún tiempo tiene además la sensación de que alguien entra en su casa y le quita objetos como fotos de sus seres queridos. Los hechos han coincidido con la entrada en su vida de Mara, una joven informática, que trabaja codo con codo con su marido. A medida que transcurre el tiempo, más síntomas de locura muestra Sophie, que se obsesiona con la idea de que Mara es la intrusa que perturba su hogar. Film australiano de atractivo reparto, donde destacan Susan Sarandon y Sam Neill. Crea una atmósfera inquietante, pero suena un poco a tomadura de pelo que transcurrida más de una hora de metraje la directora y guionista Ann Turner se saque de la chistera un dato, la maternidad de Sophie cuando era adolescente, para justificar lo que nos está contando.

4/10
Almas perdidas

2005 | Stories of Lost Souls

Colección de cortos, reunidos por el débil nexo de su condición de historias de almas perdidas, protagonizados por actores de más o menos campanillas. Como suele ocurrir en este tipo de elencos, algunas interesan más que otras. Quizá la más graciosa es la del supermercado, que dirige e interpreta haciendo de sí misma Illeana Douglas. Muy retorcidilla es la de Cate Blanchett, y un aire surrealista a lo Marc Caro de Delicatessen presenta la que coprotagoniza Josh Hartnett. Un aire de broma tienen las historias con James Gandolfini, Paul Bettany y Hugh Jackman. Y cierta elaboración presenta la que acontece en Nochevieja, con la presencia de Keira Knightley.

5/10
Las cinco personas que conoces en el cielo

2004 | The Five People You Meet in Heaven

Eddie, un veterano de guerra de 83 años, vive separado de la gente que amó. Pasa sus días de rutina cuidando los caballos de Ruby Pier, un parque de atracciones en un lugar apartado de la costa. Eddie busca justificar su vida -exhausta de sorpresas- ahora que está cerca de su fin. Una mañana diferente a todas, un accidente en una cabalgadura tiene como víctima a una niña de 5 años. Frente a una muchedumbre horrorizada, Eddie intenta salvar su vida. Lo último que él ve es la cara de la niña asustada envuelta en dolor y lágrimas. Lo último que siente son las manos de la niña en él. Después, un flash cegador de luz y silencio, y Eddie despierta en un desconocido lugar llamado Cielo. Pero no está sólo. Cinco personas le esperan para conocerle. Algunas son amables. Otras distantes y extrañas. Su intención es mostrarle a Eddie el sentido de la vida mostrándolo como sus propias vidas y sus propias muertes han formado parte de su camino de una forma que el nunca sospechó. El viaje de Eddie está a punto de comenzar.

El peso del agua

2000 | The Weight of Water

La directora especializada en cine de acción Kathryn Bigelow (Le llaman Bodhi, Días extraños) narra dos relatos en uno. En el primero, actual, la joven periodista Jean, con un grupo de insustanciales amigos, investiga en la isla de Smuttynose un crimen ocurrido hace un siglo. El otro, como habrá adivinado el lector, es el que provocó el mencionado crimen. Jugando a los paralelismos, a que la historia está condenada a repetirse o algo así, Bigelow sirve un film de pasiones al que, paradójicamente, le falta algo de chispa. Aunque ella asegura que “tamizada por la historia contemporánea, la de época se hizo familiar y accesible. Mirar hacia el pasado ayuda a dar forma al presente e incluso al futuro.” El film cuenta con reparto de lujo: ese pedazo de actor llamado Sean Penn, acompañado de la modelo Elizabeth Hurley (que se dedica a lo que sabe, provocar) y de Catherine McCormack.

4/10
Colgadas

1999 | Hanging Up

Tres hermanas están todo el día colgadas del teléfono, resolviendo cuestiones relacionadas con su trabajo, familia, intereses amorosos... Giorgia (Diane Keaton) edita una revista, Eve (Meg Ryan) es la hermana responsable, y Maddy (Lisa Kudrow) intenta triunfar como actriz televisiva. La noticia de que su padre acaba de ingresar en el hospital ayudará a unir a la familia, aunque en el camino salten las chispas de antiguos resquemores. Mezcla de comedia y drama, el guión viene firmado por las hermanas Nora y Delia Ephron. Recordemos que Nora ha dirigido filmes tan notables como Algo para recordar y Tienes un e-mail, películas en línea parecida, aunque con mayor carga romántica. El reparto femenino es de campeonato con 3 mujeres que casi simbolizan 3 generaciones de actrices: Diane Keaton, que también dirige, es la veterana, inolvidable en pelis de Woody Allen y en El padrino; Meg Ryan ya es toda una estrella, gracias a los films citados de Nora Ephron; mientras que Lisa Kudrow viene pisando fuerte gracias a la serie televisiva Friends.

4/10
Dos vidas en un instante

1998 | Sliding Doors

El día empieza mal para Helen. Sin comerlo ni beberlo le despiden de su trabajo. Hecha polvo, se dirige al metro para volver a casa. Y aquí empieza la peculiaridad del film, que se despliega en dos líneas, narradas de modo paralelo. a) Helen coge el metro. James, que se sienta a su lado, parece que trata de ligar con ella; pero Helen pasa. Antes de llegar a casa, sufre un atraco. Para acabar de arreglar las cosas se encuentra a Gerry, su marido, en la cama, con una amiguita. Las contrariedades hacen fuerte a Helen, que trata de rehacer su vida y crea su propia empresa. Y James comienza a tener cierta importancia en su vida. b) Helen pierde el metro. Con lo cual llega más tarde a casa y no descubre que su marido le engaña. Algo empequeñecida por su despido y los reproches de Gerry acepta un trabajo de camarera. Por nuevos vericuetos acaba conociendo a James y descubriendo la catadura de Gerry. Es gracioso el punto de partida de Peter Howitt, escritor y director del film. Todos hemos hecho la elucubración de pensar qué habría ocurrido si hubiéramos estudiado esto en vez de aquello, si hubiéramos aceptado ese trabajo en el extranjero, si no hubiéramos leído aquella maldita carta. Howitt también, pues asegura que la idea de la película surgió "un día de 1992 que caminaba por Charing Cross Road. Tenía que hacer una llamada y me encontré decidiendo si cruzar la calle e ir a una cabina que había enfrente, o seguir hasta casa y llamar desde allí. Decidí cruzar, y casi me atropella un coche. Así que pensé: ¿y si me hubiese matado por culpa de una simple llamada telefónica?". Howitt sigue los dos hilos de su historia con habilidad: primero juega bien la carta del desconcierto –el espectador no sabe al principio de qué va el juego del director–, hasta optar por un cambio de look en la adorable Gwyneth Paltrow para que sea más fácilmente reconocible la parte de la historia en que nos encontramos.

6/10
Elizabeth

1998 | Elizabeth

El film del director indio Shekhar Kapur especula con la vida sentimental de Elizabeth, dándole un "toque oriental". Fue conocida como "la reina virgen" y, desde luego, nunca se casó. Pero antes de tomar tal decisión, para dedicarse a gobernar, ¿tuvo alguna aventura sentimental? Lapur y su guionista, Michael Hirst, piensan que sí; y además, bastante tórrida. La historia, en este punto, parece darles la razón. La reconstrucción ambiental de la película es de primera clase. Pero, en la precisión histórica, el film se toma algunas libertades. No sólo en la vida amorosa de la reina, sino en las diversas intrigas políticas, y en las diferencias entre anglicanos y católicos. Para imprimir un aire de conspiración al film, Kapur ha convertido a la cámara en el "principal conspirador": "se mueve como una serpiente, siempre lista para atacar". El éxito del film en Estados Unidos ha sorprendido a sus productores británicos. No sólo ha valido un Globo de Oro a su actriz principal, Cate Blanchett, sino que la película ha obtenido 7 candidaturas a los Oscar, incluida la de mejor película.

6/10
Shine

1996 | Shine

La historia real de David Helfgott, un australiano superdotado para el piano, que vio truncada su carrera por un transtorno mental causado por su padre. Cuando le aceptan en una prestigiosa escuela de música de Londres, David se siente capaz de huir de su padre y arriesgarlo todo para vivir de la música. El vigoroso y peculiar realismo de la realización y las interpretaciones de este filme le convirtieron en uno de los mejores del año 96, como lo demuestran los muchos premios recibidos, entre ellos el Oscar al Mejor Actor que consiguió el extraordinario Geoffrey Rush.

6/10
El amor está en el aire (1992)

1992 | Strictly Ballroom

La Federación de Baile es una poderosa organización que no quiere que ninguno de sus miembros haga las cosas por su cuenta. Esta Federación tiene sus propias normas, entre las que estipula lo que se puede y lo que no se puede hacer en las salas de baile profesionales. Scott Hastings es un bailarín con mucho talento. Liz es su pareja de baile. Ambos se entienden a la perfección, y tienen muchas posibilidades de ganar el Gran Premio Pan Pacific. Pero todo se va al garete cuando a Scott se le ocurre improvisar con unos pasos que no están permitidos por la Federación. Por este motivo, Liz le abandona. Scott se queda sin pareja de baile a consecuencia de su atrevimiento. La salvación se presenta con Fran, una bailarina principiante, pero con una calidad indiscutible. Original película sobre el mundo del baile artístico profesional, protagonizada por unos intérpretes australianos desconocidos. Publicitada como la heredera de Dirty Dancing en los años 90, en la que los protagonistas desarrollan su historia de amor en una situación adversa. Recomendable para los aficionados a las películas cuyo argumento gira en torno al mundo del baile. Su director, Baz Luhrmann, se convertiría tiempo más tarde en realizador de éxito gracias a su versión de Romeo y Julieta con Leonardo DiCaprio de protagonista, y a la atrevida Moulin Rouge, con la gran Kidman.

4/10

Últimos tráilers y vídeos