IMG-LOGO

Biografía

Edward Arnold

Edward Arnold

66 años ()

Edward Arnold

Nació el 18 de Febrero de 1890 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 26 de Abril de 1956 en Encino, California, EE.UU.
Filmografía
Miami Expose

1956 | Miami Expose

El actor Lee J. Cobb (12 hombres sin piedad) interpreta al teniente Bart Scott, que lucha contra la mafia en Miami. A él le gustaría tomar medidas drásticas, pero la legalidad se lo impide. Sin embargo, cuando un amigo suyo es asesinado su lucha contra el rey del juego se convierte en un asunto personal. Discreto aunque interesante film, que utiliza muy bien los mimbres del guión criminal para atrapar al espectador. El trabajo de Cobb es sólido, mientras que el actor Edward Arnold murió durante la producción a los 66 años.

4/10
Bellezas por casar

1952 | Belles on Their Toes

Secuela de la comedia Trece por docena (1950), largometraje perteneciente al ámbito familiar donde el flemático actor Clifton Webb y Myrna Loy eran unos padres a cargo de doce hijos. Todo ello según los libros escritos por Fran y Ernest Gilberth acerca de la verdadera historia de su familia numerosa. Bellezas por casar se desarrolla tras la muerte del padre, así que todo el peso recae esta vez en Myrna Loy, que tiene que lidiar con problemas que van desde la infancia a la adolescencia, siempre en un agradable tono sensiblero. Le acompañan en el reparto Jeanne Crain, Debra Paget y Jeffrey Hunter. El 'remake' del original se estrenó en el 2003 como Doce en casa,e incluso tuvo una continuación, Doce fuera de casa (2005), ambas con Steve Martin y Bonnie Hunt como pareja central.

5/10
The Yellow Cab Man

1950 | The Yellow Cab Man

Pirdy es un hombre propenso a los accidentes, por lo que ninguna compañía aseguradora quiere contratar una póliza con él. Comedia romántica de serie B, con una buena selección de actores de la época.

5/10
La reina del oeste

1950 | Annie Get Your Gun

Biografía de Annie Oakley (1860- 1926), una de las pistoleras más célebres del lejano oeste y que, junto a su marido Frank Butler (a quien había vencido en una competición de tiro), intervino en el espectáculo cirquense de Buffalo Bill demostrando sus habilidades con las armas de fuego. El film se basa en un libreto escrito por Dorothy y Herbert Fields, convertido en un notable musical con canciones de Irving Berlin, donde destaca el clásico “There´s No Business Like Show Business”. La actriz inicialmente prevista para el papel principal era Judy Garland, pero se puso enferma y tuvo que ser sustituida por Betty Hutton. Anteriormente dicho personaje también se había asomado a la pantalla con el rostro de Barbara Stanwyck en Annie Oakley (1935).

6/10
Big Jack

1949 | Big Jack

La película que cierra la filmografía de Wallace Beery, pues el actor murió ese mismo año de un infarto. Se trata de un curioso western con cierto toque de comedia negra, protagonizado por dos forajidos, marido y mujer, interpretados por Beery y Marjorie Main. Ambos rescatan in extremis a un estrafalario doctor, que estaba a punto de ser colgado por robar cadáveres para sus experimentos. Se trata de un curioso film de Richard Thorpe, que combina sus toques humorísticos con una mirada diferente a la ciencia, vista entonces con recelo, pero capaz de insuflar ideales nobles al bandido protagonista.

5/10
Llévame a ver el partido

1949 | Take Me Out to the Ball Game

Simpático y ligero musical situado en el mundo del béisbol, la premisa argumental es de los especialistas Gene Kelly y Stanley Donen. El propio Kelly y Frank Sinatra dan vida a dos jugadores que además demuestran tener habilidades cantarinas para sus ratos libres. Deberán afrontar que el equipo tiene una nueva dueña, a la que da vida Esther Williams. Entre las diversas canciones destacan “The Hat My Father Wore on St. Patrick's Day”, interpretada por Gene Kelly, y “The Right Girl For Me”, donde se luce Frank Sinatra.

5/10
John Loves Mary

1949 | John Loves Mary

Comedia más bien simple y narrada de forma convencional, que a su vez está basada en la obra teatral de Norman Krasna adaptada al cine gracias al guión de Henry y Phoebe Ephron. El teniente John Lawrence regresa a su hogar dispuesto a retomar el amor de su antigua novia Mary. Pero las cosas no serán nada fáciles, sobre todo porque, durante su estancia en el frente, John se casó con una muchacha llamada Lillly para hacerle un favor y que ella pudiese residir en los Estados Unidos. Creyéndose divorciado de Lilly, el bueno de John se declara a Mary... lo malo es que su matrimonio sigue siendo válido. La película se resiente de un reparto que desprende pocas energías cómicas, como es el caso de Ronald Reagan y Patricia Neal.

4/10
Sublime decisión

1948 | Command Decision

Especie de docudrama patriótico, repleto de actos valerosos, discursos sobre la libertad y misiones suicidas, en que se explica con todo lujo de detalles los entresijos de una campaña militar aérea durante la Segunda Guerra Mundial. Así, vamos conociendo las decisiones de los generales, la opinión de la prensa, los escarceos políticos y cómo se prepara a la opinión pública para que todo salga según lo previsto por el Gobierno. Todo ello según una obra teatral de William Wister Haines, donde no hay lugar para el romance. De ahí que prácticamente todo su reparto sea masculino, encabezado por Clark Gable, Walter Pidgeon, Van Johnson y Brian Donlevy. Todo acaba siendo demasiado previsible y poco interesante. En un breve papel encontramos al después director Richard Quine.

4/10
My Brother Talks to Horses

1947 | My Brother Talks to Horses

Lewie Penrose, un chico de 9 años de Baltimore, declara a los cuatro vientos que es capaz de hablar con los caballos. Éstos le cuentan quién será el ganador en las carreras de caballos. Un apostador sin escrúpulos que se entera de la noticia, intentará investigar el asunto para saber si es cierto... Antes de alcanzar el reconocimiento con el drama bélico Los ángeles perdidos, Fred Zinnemann se ocupó de dirigir esta comedia, basada en una novela de Morton Thompson, que también se encargó de la adaptación del guión. Se trata de una cinta al servicio de Jackie 'Butch' Jenkins, actor infantil muy popular en la época, al que Zinnemann también había dirigido un año antes en el drama Little Mister Jim.

5/10
Mercaderes de ilusiones

1947 | The Hucksters

Película para después de una guerra. Describe las tribulaciones de Victor para abrirse camino, una vez licenciado del servicio militar. El tipo se dedica al mundo de la publicidad, y a un primer éxito por el que una viuda de guerra endosa las virtudes de un determinado producto, siguen las dificultades para repetir victorias semejantes. En parte, porque se va a enamorar de una de las viudas a las que trata de camelar. Jack Conway maneja un reparto realmente envidiable en esta sátira del juego de apariencias en que consiste la publicidad. Clark Gable ayuda a dar el justo toque cínico que requiere la cinta, sin caer en la mirada amarga que podía haber dado al traste con todo.

6/10
No Leave, No Love

1946 | No Leave, No Love

Película ligera ambientada en los años de la Segunda Guerra Mundial, con unos marinos que vuelven a casa de permiso con ganas de divertirse, ir a garitos nocturnos con música y tal. Van Johnson no es exactamente una estrella de musical, pero opta por poner su mejor cara y pasarlo bien. Fue el único film hollywoodiense de la actriz británica Patricia Kirkwood, que interpreta la agradable canción “Love on a Greyhound Bus”.

4/10
Janie Gets Married

1946 | Janie Gets Married

Janie (1944) fue una comedia juvenil que supuso el breve estrellato para Joyce Reynolds. Gracias a este éxito la Warner decidió sacar rentabilidad al personaje con esta secuela donde, como su título original indica, la tal Janie encuentra marido. Lo malo es que tuvieron que cambiar a la actriz protagonista del film original y Joan Leslie no convenció al respetable. Janie contrae matrimonio con un soldado (que ya había aparecido en la primera entrega) que ha sufrido las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Ella ayuda a su esposo a su adaptación a la vida civil, no sin antes ser partícipe de una serie de divertidos enredos y celos varios.

4/10
Fin de semana (1945)

1945 | Week-End at the Waldorf

Comedia romántica y sofisticada, donde se entrecruzan personajes varios, con ocasión de su estancia un fin de semana en el lujoso hotel neoyorquino Waldorf-Astoria. Así, un corresponsal de guerra se enamora de una estrella de cine, o un tipo que sabe que va a morir busca vivir una última historia de amor. Con canciones y la simpatía del estupendo reparto (Ginger Rogers, Lana Turner, Van Johnson, Walted Pidgeon), el film de Robert Z. Leonard sigue la estela de su claro modelo, Grand Hotel.

6/10
La señora Parkington

1944 | Mrs. Parkington

Susie es una mujer de clase humilde que sólo desea codearse con personas influyentes y formar parte de la alta sociedad. Para ello se casa con Augustus Parkington, comenzando junto a él una dinastía familiar millonaria. A través de flashbacks, Tay Garnett presenta a una anciana Parkington que recuerda su juventud y su progresivo ascenso en las altas esferas sociales, donde a pesar del dinero y los lujos, también tuvieron protagonismo los escándalos y los enfrentamientos. Greer Garson (La Sra. Miniver) fue nominada al Oscar como mejor actriz en este emotivo drama, donde le acompañaban Walter Pidgeon y Agnes Moorehead.

6/10
El príncipe mendigo

1944 | Kismet

Nueva versión de la comedia de Edward Knoblock, que ya había sido trasladada al cine en la época muda con dos versiones de igual título, dirigidas por Leedham Bantock (1914) y Louis J. Gasnier (1920). Con claras inspiraciones en los cuentos de “Las 1001 noches”, cuenta la historia de un mendigo que se hace pasar por príncipe. Dieterle retoma el tema que ya tratara en El príncipe y el mendigo, con Errol Flynn y Claude Rains de protagonistas. Años después, en 1955, Vincente Minnelli lo convertiría en un espectáculo musical adaptando un montaje de Broadway. Esta versión de "Kismet" consiguió cuatro nominaciones a los Oscar.

5/10
Ojos en la noche

1942 | Eyes in the Night

El detective ciego Duncan echa una mano a su vieja amiga Norma, que está preocupada porque un antiguo novio anda ahora echando los tejos a su hija de 17 años. Cuando el tipo aparece asesinado, Norma se convierte en la principal sospechosa del crimen. Con la ayuda de su perro Viernes, Duncan va a descubrir que detrás de todo se oculta un complot de proporciones colosales.Cine de intriga de serie B a lo Hitchcock, servido por un eficaz Fred Zinnemann. Compone al invidente un estupendo Edward Arnold, mientras que una veinteañera Donna Reed da vida a la hija díscola.

5/10
Senda prohibida

1942 | Johnny Eager

Cine negro del director especialista en el género Mervyn LeRoy, como demuestran sus obras maestras de los años 30 Hampa dorada (1931) y Soy un fugitivo. Robert Taylor es el Johnny Eager del título original, cabecilla de una banda de delincuentes que, camuflados en operaciones legales, ha conseguido burlar la acción de la justicia hasta el momento. Sus problemas comenzarán cuando se enamore de Lisbeth (Lana Turner), una joven estudiante de psicología que resulta ser la hijastra de un abogado del distrito que persigue sus actividades delictivas. Dominando a la perfección los mecanismos del género, el papel más jugoso de la función recayó en Van Heflin como Jeff Hartnett, un alcohólico que es la mano derecha del gángster. El actor consiguió un Oscar por su trabajo.

8/10
The War Against Mrs. Hadley

1942 | The War Against Mrs. Hadley

Stella Hadley es una rica viuda que intenta ignorar las noticias sobre la II Guerra Mundial. Su hija se enamora de un soldado, mientras que su hijo tiene problemas con el alcohol. Correcto drama con un gran reparto formado por actores que casi siempre aparecen en papeles secundarios.

5/10
Cuando Eva flaquea

1941 | Design for Scandal

El trabajo de un "chico de la prensa" corre peligro, y el pillo periodista, para congraciarse con su jefe, urde un plan para ayudarle en el complicado proceso de divorcio en que se encuentra inmerso. Pero sus astutos tejemanejes para presionar a la juez que lleva el caso podrían volverse en su contra. Divertida comedia llevada con buen pulso por Norman Taurog, destaca su vertiginoso ritmo, sembrado de diálogos ingeniosos, donde Rosalind Russell era maestra consumada. Aquí, como juez, está inconmensurable.

6/10
La rebelde del Oeste

1941 | The Lady from Cheyenne

Película basada en el personaje femenino de una mujer que consiguió el voto femenino en el Estado de Wyoming en 1869. Todo comienza cuando la decidida Annie Morgan descubre que en la ciudad de Laraville se están produciendo distintas irregularidades en el censo electoral y, con escasos recursos pero grandes arrestos decide evitarlo y conseguir la igualdad para las mujeres. Una película decididamente feminista y sin duda una curiosidad para los tiempos en que está rodada. Dirige con su acierto habitual y elevadas dosis de respeto democrático Frank Lloyd, uno de los pioneros de la meca del cine que comenzó a rodar en 1914 y cuya mejor etapa había pasado en la consecución de dos Oscar en los años 30 con Trafalgar y La tragedia de la Bounty.

6/10
Unholy Partners

1941 | Unholy Partners

Historia de sensacionalismo periodístico en el Nueva York de 1920. El editor Bruce Corey hará lo que sea con tal de que su publicación salga adelante. Incluso aliarse con un peligroso gángster que financie su proyecto. Esto hace que sus editoriales sean bastante benévolos con las actividades de dicho individuo. Cuando Bruce va descubriendo más cosas sobre su nuevo socio, su código ético comienza a resentirse. El problema se agrava cuando su joven ayudante comienza a enamorarse de la novia del gángster. Gran película, a medio camino entre la denuncia y el cine negro, que ofrece distintos puntos de vista sobre la libertad de prensa y el papel de los medios de comunicación para mantener su autonomía. Cuenta con un inspirado Edward G. Robinson en el papel principal, que lleva con vigor y energía todo el peso de la acción.

7/10
El hombre que vendió su alma

1941 | All That Money Can Buy

Un joven granjero firma un contrato de siete años con el diablo a cambio de oro; un famoso abogado luchará por salvar su alma . Inquietante y peculiar film, adaptación de la novela fantástica de Stephen Vincent., con claras reminiscencias del mito de Fausto. La película cautiva por su ambigüedad formal e ideológica y por su belleza visual y excelentes interpretaciones, particularmente la de Walter Huston como diablo y la de Edward Arnold en el papel de letrado americano. Dieterle logra una de las mejores realizaciones de su carrera.

6/10
Juan Nadie

1941 | Meet John Doe

Un individuo es contratado por una periodista para dar rostro al pseudónimo con el que firmó uno de sus artículos sobre un valiente vagabundo: John Doe. Progresivamente, este hombre toma auténtica conciencia social y es capaz de convencer a las masas pero tendrá que enfrentarse a los individuos que intentan aprovecharse de él. Entretenida mezcla de comedia y drama por parte de uno de los maestros indiscutibles del cine norteamericano, Frank Capra (Sucedió una noche, Caballero sin espada, ¡Qué bello es vivir!). No llega a la altura de sus mejores trabajos pero consigue otra inteligente reflexión sobre la importancia de los ciudadanos anónimos.

7/10
The Earl of Chicago

1940 | The Earl of Chicago

Drama con toques de thriller en ambiente gangsteril, dirigido con buena mano por el eficiente artesano de aventuras Richard Thorpe (Los asesinos del Kilimanjaro). La historia gira en torno a un tipo llamado Silk, que ha estado siempre relacionado con el mundo de las bebidas alcohólicas. Durante la época de la prohibición hacía contrabando desde Canadá, pero tras algunos años, ahora la venta es legal y quiere afianzar su organización. Las cosas se pondrán interesantes cuando vuelva a contactar con Doc, un tipo legal que Silk envió a la cárcel... Protagoniza con esmero Robert Montgomery.

5/10
Johnny Apollo

1940 | Johnny Apollo

Bob Kane, hijo de un 'broker' de Wall Street encarcelado, acaba convirtiéndose en un delincuente para poder pagar la liberación de su padre. Tyrone Power realiza un trabajo satisfactorio, como personaje que acaba traspasando la barrera de la criminalidad.

6/10
Con su misma arma

1940 | Slightly Honorable

Película en clave de farsa, cuyo principal problema es que trata de aunar de modo imposible la crítica a la corrupción, la típica película de asesinatos en la que hay que averiguar el nombre del criminal, y un curioso toque de comedia. La cosa empieza con la muerte de un empresario relacionado con la construcción de carreteras, donde utilizaba material de ínfima calidad; en un curioso caso de 'justicia poética' ha muerto en accidente en una de 'sus' carreteras. Más tarde, en un baile, coinciden varios de sus socios, el abogado, una mujer de mundo, una bailarina... La cosa parece que discurre por derroteros de enredo. Pero de pronto la mentada mujer de mundo, que tiene el paradójico nombre de Alma, es asesinada con un abrecartas. Y toda la gente citada es sospechosa del crimen. Aunque detrás del film hay un director interesante, Tay Garnett, la peli no deja de ser un producto ligero, algo confuso, y que no acaba de dar con su tono. Combina actores sólidos como Pat O'Brien y Broderick Crawford, con otros menos conocidos, pero aquí dan la talla, como Ruth Terry en el personaje de chica ingenua y algo plasta.  

4/10
Idiot's Delight

1939 | Idiot's Delight

Adaptación de la obra de Robert E. Sherwood, que ganó el Pulitzer y tuvo 300 representaciones en Broadway. La Metro produjo la cinta como uno de sus grandes éxitos románticos, para lo cual juntó a la pareja Clark Gable-Norma Shearer. La película no convenció del todo a la crítica por los excesivos cambios que se hicieron con respecto a la obra de teatro. La acción tiene lugar en un hotel de los Alpes, durante los meses previos al inicio de la Segunda Guerra Mundial. El tema compete a dos tramposos profesionales (Gable y Shearer) que se cruzan en un espectáculo burlesco. Tras separarse, y cuando el conflicto ha estallado, Gable vuelve a encontrarla en Francia acompañando a un odioso barón, traficante de cañones e intrigante internacional (Edward Arnold), que cree que ella es una exiliada rusa. Repleta de canciones, su escena más popular es aquella en que Gable, de claque y con bastón, canta el clásico de Irving Berlin “Puttin on the Ritz”.

5/10
Caballero sin espada

1939 | Mr. Smith Goes To Washington

El senador de un estado de la costa oeste de los Estados Unidos muere de forma repentina, justo en el momento en que el Senado va a votar la aprobación para la construcción de una presa. Esta obra llenará los bolsillos del político Jim Taylor (Edward Arnold). Para sustituir al senador fallecido, se elige a toda prisa al inexperto Jefferson Smith (James Stewart), que presenta un proyecto de un campamento para niños, a construir en el terreno que ocupará la presa. Jim Taylor y otro senador, Joseph Paine (Claude Rains), elaboran un plan que implique a Jefferson en un escándalo de corrupción. Pero gracias al apoyo de su leal secretaria, Clarissa Saunders (Jean Arthur), de la que acabará enamorándose, Jefferson puede probar su inocencia y obliga a Paine a confesar la verdad. Una de las películas más conseguidas del genial Frank Capra. Conocido durante los años 30 y 40 por su maestría para elaborar una especie de fábulas morales, con una fuerte carga didáctica. Destacan El secreto de vivir (1936), Vive como quieras (1939), y Juan Nadie (1940). Se trata de una gran película con unas escenas repletas de la mejor comedia, con unas excelentes interpretaciones y un trepidante final. La escena del interminable discurso, en que Stewart no debe ceder la palabra, es fantástica. Imprescindible.

6/10
El gong de la victoria

1938 | The Crowd Roars

Un prometedor y joven boxeador se encuentra atrapado entre su inútil y alcohólico padre y su jefe mafioso. La difícil situación viene apuntalada porque el púgil comienza a citarse con la hija del criminal, la cual ignora a qué se dedica su padre. Film entretenido que ofrece buenos trabajos de un reparto bastante apañado, con el protagonismo del galán Robert Taylor (El puente de Waterloo) y el gran encanto de Maureen O'Sullivan (Tarzán y su compañera).

5/10
Vive como quieras

1938 | You Can't Take It with You

Adaptación de la disparatada obra teatral de George S. Kaufman y Moss Hart, ganadora del Pulitzer, a cargo de Frank Capra. Cuenta cómo la joven Alice, la única cuerda dentro de la excéntrica familia Vanderhof, se ha enamorado de su jefe Tony Kirby. Las perspectivas de matrimonio están a la vista, pero el encuentro de la familia Vanderhof con la más convencional de los Kirby podría tener consecuencias imprevistas. Capra fue de los directores que contribuyó de modo decisivo a cimentar el prestigio de Columbia, cuando el estudio todavía no era considerado digno de figurar entre los grandes de la primera división. Si había logrado el Oscar a la mejor película para Harry Cohn con Sucedió una noche y Caballero sin espada, volvió a repetir la proeza con este film, que se llevó las estatuillas de mejor film y mejor director, además de acaparar otras cinco nominaciones. Un reparto sembrado y un buen puñado de situaciones casi surrealistas convierten en delicioso el visionado del film.

8/10
El ídolo de Nueva York

1937 | The Toast of New York

En los prolegómenos de la guerra de secesión, tres amigos con mucha vista hacen negocio vendiendo pastillas de jabón que podrían contener (o no) en su interior el premio de una moneda de diez dólares. Descubiertos en sus trapicheos, huyen a otro lugar, con idea de pensar nuevos modos de ganarse la vida. Film basado en hechos reales. Uno de los tres pícaros, Jim Fisk, acabaría envuelto en el famoso Viernes Negro de 1869, en que el mundo financiero americano vivió una convulsión económica que anticipaba la terrible de 1929. El triángulo amoroso que protagonizan Edward Arnold, Cary Grant y Frances Farmer también tiene base histórica. Toda la película tiene una historia accidentada, pues el director original, Alexander Hall, tuvo que ser reemplezado a mitad de rodaje por Rowland V. Lee, que sería el único en figurar en los créditos. Además, fue un sonoro fracaso en taquilla de la RKO.

6/10
Una chica afortunada

1937 | Easy Living

Notable comedia de enredos con guión de Preston Sturges, dirección de Mitchell Leisen y con la pizpireta Jean Arthur de protagonista. Ella es una humilde secretaria que un buen día encuentra en la calle un lujoso abrigo de pieles que un millonario ha arrojado por la ventana mientras discutía con su esposa. Con este abrigo en su poder, la chica comienza a ser tratada de forma muy diferente por la gente, otorgándole todo el crédito posible en hoteles y lujosas tiendas. Por supuesto, el romance también está asegurado. Contiene momentos de humor surrealistas dignos de mención, así como personajes hilarantes como el director del hotel (interpretado por Luis Alberni). El filme supuso el tercer encuentro en pantalla entre el director Mitchell Leisen y el actor Ray Milland tras Four Hours to Kill! (1935) y The Big Broadcast of 1937.

7/10
Rivales (1936)

1936 | Come and Get It

La historia nos sitúa en los salvajes bosques del noroeste norteamericano, una tierra repleta de riquezas pero difícil de domesticar. Un rudo caballero, interpretado po Edward Arnold entra en un serio conflicto con su temperamental hijo, interpretado por Joel McCrea. La causa, como lleva sucediendo desde el principio de los tiempos, es el amor de una bella mujer. Entretanto, diversos colonos de la zona tratan de hacerse con el control de la abundante madera de la región. De esta manera, la pasión y la lucha se mezclan en una tierra virgen, poblada por hombres y mujeres valientes. Un interesante drama en el que el ritmo de la acción no deja descanso al espectador. Rodado por dos de los más grandes directores de la historia de Hollywood; por desavenencias con el productor Samuel Goldwyn, Wyler tuvo que sustituir a Hawks. Éste se dio a conocer con El terror del hampa (1932), a la que seguirían La fiera de mi niña (1938), Tener y no tener (1944) o El sueño eterno (1946). Wyler, de origen alsaciano, fue uno de los favoritos de la Academia de Hollywood durante muchos años, gracias a películas como Jezabel (1938), La señora Miniver (1942), Los mejores años de nuestra vida (1946). Ambos completan esta película en la que la ternura y la acción se combinan a la perfección, como en las buenas películas de aventuras.

6/10
El cardenal Richelieu

1935 | Cardinal Richelieu

Versión cinematográfica de la obra de Lord Edward George Bulwer-Lytton sobre el conspirador cardenal Richelieu, al servicio del rey de Francia y siempre dispuesto a sacar adelante sus proyectos sin importarle las consecuencias. Sus manipulaciones tiene lugar en la corte, y lo mismo busca obstáculos para el amor entre dos jóvenes que lucha denodadamente contra el hermano del monarca. Su magnífico reparto está encabezado por el británico George Arliss, en su última película americana antes de volver a su país, que compone un Richelieu oscuro y tenebroso, en la mejor tradición de los malvados cinematográficos. Le acompañan Edward Arnold como el rey, y Maureen O'Sullivan y Cesar Romero como amantes perseguidos.

6/10
Crimen y castigo (1935)

1935 | Crime and Punishment

Raskolnikov, un individuo que sufre serios problemas económicos, decide asesinar a una prestamista, para quedarse con su dinero. Aunque no es de sus mejores trabajos, el austriaco Josef von Sternberg realizó una excelente adaptación de la inolvidable obra de Fiódor Dostoievski. El cineasta trasladó la acción a la época en la que rodó la película, y le dio un tono de intriga criminal, en la línea del cine negro de los años 30. Pero no quedó muy satisfecho con los resultados, pues se quejaba de que no le dejaron cambiar ni una línea del guión, que ya estaba hecho cuando le contrataron. Tampoco le dejaron dar su opinión a la hora de escoger al reparto. "Si a un director le contratan para trabajar sobre un tema, con actores que él no ha escogido, lo único que puede hacer es rodar de forma rutinaria", comentó Sternberg.

6/10
La llave de cristal (1935)

1935 | The Glass Key

Un confuso –y siempre apasionante– relato del maestro Dashiell Hammett acerca del asesinato del novio de la hija de un político da lugar a una gran película de cine negro, con explosivos diálogos, corrupción policial, intrigas de todo tipo y una memorable interpretación de George Raft como el ayudante del político acusado injustamente del homicidio. Dirige con maestría Frank Tuttle manteniendo un ritmo trepidante en algunos momentos. La historia volvería a ser llevada a la pantalla en 1942 con el mismo título, La llave de cristal, dirigida en esta ocasión por Stuart Heisler y donde el personaje femenino ganaba fuerza al estar en su piel la rubia Veronica Lake.

7/10
Así ama la mujer

1934 | Sadie McKee

Melodrama de la Metro sobre los distintos avatares amorosos de una mujer llamada Sadie McKee. En Nueva York, ella se ve rechazada por un delincuente que prefiere caer en brazos de una actriz más exuberante. Dolida y sola, Sadie encuentra trabajo en un club nocturno de la ciudad y allí un millonario borracho se enamora de ella. A pesar de aceptar su proposición matrimonial, Sadie no es feliz porque se encuentra con el rechazo de la familia del magnate que la considera poco menos que una prostituta, que solo pretende sacarle el dinero. Película destinada al lucimiento de su actriz principal, Joan Crawford, quien, curiosamente, dos años antes también había encarnado a una mujer llamada Sadie (Thompson) en el melodrama Bajo la lluvia (1932).

5/10
Princesa por un mes

1934 | Thirty Day Princess

La princesa Catterina se pone enferma de paperas justo antes de viajar a los Estados Unidos. Como es un viaje fundamental para la supervivencia económica de su Reino, contrata a una actriz de enorme parecido físico con ella para que suplante su personalidad. Aunque nadie nota la farsa, todo se complica cuando el editor de un periódico quiere acompañar a la princesa en su gira americana. Ahora solo se trata de mantener el engaño durante la semana que durará el viaje. Comedia sin muchas pretensiones, con el protagonismo absoluto de la pequeña aunque resuelta actriz, Sylvia Sidney, y que, además, cuenta con tres nombres claves en la edad de oro de Hollywood: el guionista Preston Sturges, el director de fotografía Leon Shamroy y el director artístico Hans Dreier.

4/10
The President Vanishes

1934 | The President Vanishes

Para investigar la manera de resolver una grave crisis política, el presidente de los Estados Unidos decide simular su propio secuestro. Mientras, en Europa la situación se agrava cuando faltan pocos años para la II Guerra Mundial. El poco conocido actor Arthur Byron es un convincente presidente de la Nación, mientras que en un papel secundario hallamos a Rosalind Russell poco después de su debut en pantalla. Fue uno de los primeros éxitos sonoros de William A. Wellman, que adapta una novela de Rex Stout. Aunque no figuran en los títulos de crédito, el guión fue revisado por los mismísimos Ben Hecht y Charles MacArthur, autores de la obra teatral en la que se basan Luna nueva y Primera plana.

5/10
El refugio (1934)

1934 | Hide-Out

Mezcla de cine negro y comedia moral, producida por la Metro aunque siguiendo la línea marcada por las películas de gangsters de la Warner. "Lucky" es un criminal que, perseguido por la policía, busca refugio en una tranquila comunidad de Connecticut. Allí descubrirá la bondad de las personas y se enamorará de una dulce muchacha, siendo lo más destacado de su trama el contraste entre los pensamientos perniciosos del gángster y las buenas costumbres del lugar. Mauri Grashin logró una nominación al Oscar por el mejor argumento original. En su reparto encontramos a un jovencito Mickey Rooney. La propia Metro tuvo a bien realizar una nueva versión de la cinta en 1941 con el título de I'll Wait for You, dirigida por Robert Sinclair.

5/10
No soy ningún ángel

1933 | I'm No Angel

Singular película para la mayor gloria de su protagonista, Mae West, no en vano ella misma escribió el guión. Con elementos sin duda autobiográficos, cuenta la trayectoria de una domadora de leones que, como ella, vuelve locos a los hombres. La metáfora de introducir su cabeza en la boca del león es más que evidente, acerca de su afición a jugar con fuego a la hora de inflamar a los hombres con los que trata. Aunque los devaneos de su personaje son más o menos previsibles, es un film chispeante, con frases memorables como aquella de "Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, entonces son mejor".

7/10
Escándalos romanos

1933 | Roman Scandals

Un individuo está convencido de que el emperador romano Valerio es un hombre encorvado, al igual que el cacique local. Por esta razón, sueña conque ha regresado a los tiempos del antiguo imperio romano y se encuentra con un individuo muy parecido a él. Una de las mejores comedias musicales al servicio de uno de los reyes indiscutibles del género durante los años 30, Eddie Cantor. El guión ofrece momentos llenos de diálogos hilarantes, mientras que las coreografías musicales están muy cuidadas.

4/10
La hermana blanca

1933 | The White Sister

Versión de la novela homónima de F. Marion Crawford (publicada en 1909) y, que a su vez, había dado origen a una exitosa obra teatral de Walter Hackett. La primera vez que se rodó para cine fue en 1922 –The White Sister– con Lillian Gish y Ronald Colman de protagonistas. Se trata de una romántica y trágica historia muy al gusto de Hollywood, dirigida con su eficacia habitual por Victor Fleming. En ella, una aristócrata italiana (Helen Hayes) rechaza casarse con el hombre impuesto por su padre y escapa con su amante, un atractivo teniente. Cuando recibe la noticia de que el militar ha muerto durante una acción bélica de la Primera Guerra Mundial, queda moralmente destrozada y decide ingresar en un convento. Habiendo tomado ya los votos y consagrado su vida a Dios, descubre que el hombre que amaba no había muerto en la contienda. El dilema está servido.

5/10
Una noche en El Cairo

1933 | The Barbarian

Melodrama con un picante guión de Anita Loos que tiene lugar en Egipto, cuando una mujer americana se enamora de un rico mercader local. Su choque de culturas resultará inevitable –de la sofisticación de ella a los rudos modales de él–, de ahí que su título original en Estados Unidos fuese el de The Barbarian. Basada en la obra teatral de Edgar Selwyn, ya había sido llevada al cine en 1915 (dirigida por el propio autor) y en 1924. Fue uno de los éxitos de la estrella Ramon Novarro, un mexicano que causó furor entre las mujeres durante el cine mudo al mostrar su aspecto sensual más salvaje y romántico en clásicos como El prisionero de Zenda (1922) y Ben-Hur (1925), y que tuvo un trágico final al ser asesinado en su casa por dos adolescentes a los 67 años de edad.

5/10
Sólo con su amor

1933 | Jennie Gerhardt

Una chica proveniente de un hogar muy humilde acaba convirtiéndose en la amante de un hombre rico y casado. Drama romántico que narra la turbia relación de una mujer pobre y solitaria con un hombre casado y millonario. La película está protagonizada por Sylvia Sidney (Sólo se vive una vez), cuya actuación es lo mejor del film. En la silla del director se sienta Marion Gering, autor de Acepto esta mujer o Entre la espada y la pared.

6/10
Okay, America!

1932 | Okay, America!

Su título original de Okay, America! era la frase favorita utilizada por el comentarista radiofónico Walter Winchell en su programa. De hecho, la película no es sino una trasposición al cine de las historias contadas por este célebre cronista de cotilleos de la ciudad de Nueva York durante los años 20. Ya se sabe que las historias sobre famosos –sean verdaderas o falsas– dan mucho juego. Tanto que el film volvería a tener una nueva versión en 1930, titulada Risky Business. En su argumento, el influyente y egocéntrico columnista Larry Wayne, especialista en contar todo tipo de rumores e historias sensacionalistas, se involucra en el secuestro de una rica heredera con tal de conseguir quedar como un héroe cuando se produzca su liberación. Lo malo es que a los gangsters que la han secuestrado no les hace mucha gracia. En una breve aparición encontramos a la actriz Maureen O'Sullivan.

6/10

Últimos tráilers y vídeos