IMG-LOGO

Biografía

Clark Gable

Clark Gable

59 años ()

Clark Gable

Nació el 01 de Febrero de 1901 en Cadiz, Ohio, EE.UU.
Falleció el 16 de Noviembre de 1960 en Los Ángeles, California, EE.UU.

Premios: 1 (más 1 premios)

El galán por antonomasia

31 Octubre 2008

Se trata de uno de los galanes más famosos de la historia del cine. El carisma que desprendía Clark Gable, apodado acertadamente como “el Rey de Hollywood”, permanece inalterable con el paso del tiempo.

Cualquier hombre ha deseado alguna vez ser como él, hablar con esa poderosa voz, tener esa clase y esa elegancia, y especialmente, conquistar a tantas bellas mujeres. Clark Gable pertenece a ese grupo de estrellas del cine clásico, como Errol Flynn, Gary Cooper o Cary Grant, que se han caracterizado por esos papeles de encantador caradura, que enamora a todas las damas a su paso.

Probablemente su personaje más recordado sea el de Rhett Butler en Lo que el viento se llevó (1939), y más memorable es, si cabe, aquella frase que le soltó a la señorita Escarlata cuando ésta le preguntaba qué iba a ser de ella si él la abandonaba: “Francamente querida, me importa un bledo”. Butler, como sus otros personajes, era así, tenía esa cualidad especial para sorprender a todos los que estaban a su alrededor con las frases más arrogantes, sin que por ello despertara el mínimo odio hacia su persona; al revés, potenciaba la admiración que por él se sentía. Famoso por su peculiar bigote estilo lord inglés, esa sonrisa y esa caída de ojos como diciendo “estoy cien veces por encima de ti y no puedes hacer nada al respecto”, Clark Gable puede presumir de haber trabajado con los mejores cineastas de su época: George Cukor, John Ford, King Vidor, Raoul Walsh, Ernst Lubitsch, John Huston...

Gable, sin embargo, y como el resto de los mortales, no nació siendo una estrella, ni mucho menos “el Rey”. Provenía de una familia de trabajadores de origen alemán; su madre murió cuando él era sólo un bebé, así que pronto se vio obligado a trabajar para ganarse el sustento. Primero en una fábrica, y de vez en cuando como vendedor. Un día asistió al teatro y tras ver la obra “The Bird of Paradise”, de Richard Walton Tully, decidió convertirse en actor. Empezó actuando en obras teatrales y cinematográficas menores hasta que, en 1930, firmó un contrato con la Metro Goldwyn Mayer. Pronto sería coronado.

Aunque sus primeros trabajos supusieron considerables éxitos de taquilla (Los seis misterios, Un alma libre), su consolidación como gran estrella llegó tras su participación en el film de Frank Capra. Su actuación como Peter Warne en Sucedió una noche (1934) le valió el Oscar. Tan sobrado en la vida real como en la ficción, Gable le regaló la estatuilla a un joven admirador. Un año después protagonizó Rebelión a bordo, de Frank Lloyd, donde lideraba un motín en contra del capitán de una carabela. Por este papel recibió una nueva nominación de la Academia.

era su época dorada, y los americanos, que adoran hacer rankings de todo tipo con sus celebridades, pronto le empezaron a catalogar en sus listas: uno de los hombres más sexies, una de las mejores estrellas de todos los tiempos, una de las leyendas del cine, uno de los más taquilleros... Pero ese momento dulce de su carrera pronto se vio empañado por un trágico suceso. En 1942, su esposa (una de las cinco que tuvo) Carole Lombard, falleció en un accidente aéreo; esto conmocionó profundamente a Gable, que decidió alistarse en las Fuerzas Aéreas y combatir en la Segunda Guerra Mundial. Se dice que Hitler, ferviente admirador del actor, removió tierra, mar y aire para que Gable regresara a las pantallas sano y salvo. 

El Rey volvió al cine. Los años 50 se caracterizaron por el lado cowboy del actor. En esta década participó en varios westerns, como Más allá del Missouri (1951), Estrella del destino (1952) o Los implacables (1955); entre medias también actuó a las órdenes de John Ford en Mogambo, remake de Red Dust (1932), también protagonizada por Gable.

El galán continuó haciendo películas (participó en más de 70 filmes); algunas geniales (Enséñame a querer, No soy para ti), otras no tanto, al tiempo que su estado de salud iba empeorando, debido en parte a que era un aficionado bebedor y fumador compulsivo. En 1961 protagonizó su última película, Vidas rebeldes, junto a Marilyn Monroe (también la última película para ella). Un nuevo western cuyo duro papel de hombre cansado, a menudo a lomos del caballo, fue ya insoportable para su débil corazón. Clark Gable falleció a los 59 años, dos meses antes del estreno del film.

“El rey ha muerto”, proclamaron los periódicos de medio mundo, pero su estela permaneció y permanecerá presente entre nosotros durante mucho tiempo. “Dear Mr. Gable: You Made Me Love You”, como le cantaba Judy Garland

Ganador de 1 premio

Oscar
1935

Ganador de 1 premio

Filmografía
Vidas rebeldes

1961 | The Misfits

Película mítica por ser la última de los actores Marilyn Monroe y Clark Gable, además de por la presencia en la misma de un Montgomery Clift ya bastante enfermo. Atípico western de perdedores, lánguido y melancólico, dirigido con gran maestría por John Huston según una obra de Arthur Miller, que se filmó entre el 18 de julio y el 4 de noviembre de 1960 en el desierto de Reno (Nevada), con un presupuesto inicial de cuatro millones de dólares. La historia narra las relaciones entre cuatro personajes desubicados. Tres de ellos son hombres –Gay, Guido y Perce–, los cuales se disputan el amor de Roslyn, una mujer de epatante belleza. Robert Mitchum rechazó el papel principal, mientras que el rodaje resultó bastante complejo debido a las dos semanas en que se hubo que parar el plan de trabajo por el internamiento de Marilyn en el hospital de Los Ángeles para una cura de desintoxicación de alcohol y drogas. Se estrenó en Estados Unidos en febrero de 1961. La música de Alex North es espléndida.

8/10
Capri

1960 | It Started in Naples

En Nápoles, un niño trata de emparejar a su humilde pero atractiva tía con un maduro abogado estadounidense. Clark Gable forma una inolvidable pareja con Sophia Loren en una magnífica comedia.

4/10
No soy para ti

1959 | But Not for Me

Si para su anterior film, Enséñame a querer (1958), Clark Gable se buscó un romance con Doris Day (23 años menor que él), ahora va más allá al unirse con la actriz Carroll Baker (que había sido nominada al Oscar por su papel de niña perversa en Baby Doll), que tenía 30 años menos que él. Demostración clara de que algunas estrellas se resistían a admitir el paso del tiempo. Para la película se escribió la popular melodía “But not for Me”, y está basada en la obra teatral “Accent on Youth” de Samson Raphaelson, donde un veterano productor de Broadway se enamora de su joven secretaria, con los consiguientes enredos provocados por esta situación.

5/10
Enséñame a querer

1958 | Teacher's Pet

James Gannon es un veterano periodista hecho a sí mismo, que desprecia a quienes han aprendido tan instintivo oficio entre las paredes de un aula. Sin embargo, el destino quiere que se enamore de la profesora de periodismo Erica Stone, así que decide matricularse en su clase. Y aunque le resulta sencillo convertirse en el alumno aventajado, James desea algo más que meras preceptuaciones... Agradable y divertida comedia romántica, en la que el eficiente director George Seaton (La angustia de vivir) cuenta con una de las especialistas del género, Doris Day. Y si ella era una baza segura, en una de sus últimas apariciones el madurito Clark Gable se saca de la chistera una interpretación chispeante y fabulosa. La película obtuvo dos nominaciones al Oscar, una al mejor guión y otra al mejor actor secundario, Gig Young.

6/10
Torpedo

1958 | Run Silent Run Deep

Durante la Segunda Guerra Mundial, un submarino norteamericano tiene una importante misión que cumplir en el frente oriental. Sin embargo, dos de sus oficiales van a enfrentarse poniendo en peligro, tanto el éxito de dicho cometido como la vida de sus soldados. Años después un argumento muy similar –aunque más exagerado– apareció en las tramas de Marea roja (1995) y K-19: The Widowmaker (2002). Por supuesto, la baza principal está en el duelo entre sus dos máximas estrellas: Clark Gable, en una de sus últimas apariciones en pantalla, y Burt Lancaster que ese mismo año estrenaría nada menos que cinco títulos. Él mismo produjo el filme a través de su compañía “Hecht- Hill- Lancaster”, siendo distribuida por la “United Artist”.

4/10
La esclava libre

1957 | Band of Angels

Louisiana, 1865. Amantha (Yvonne De Carlo) es la hija del dueño de una plantación que, al morir su padre, descubre que por sus venas corre sangre negra debido a la procedencia de su madre. De acuerdo con las leyes del Estado, debe ser vendida como esclava. Es perseguida por un esclavista (Clark Gable) de quien se acabará enamorando. Cuando estalla la guerra civil, la situación cambia radicalmente para ella. Adaptación de la novela de Robert Penn Warren, que cuenta con una excelente fotografía en color de Lucien Ballard y una poderosa partitura de Max Steiner. Fue la tercera película consecutiva de Clark Gable para Raoul Walsh, tras Los implacables (1955) y Un rey para cuatro reinas (1956). Ambos trabaron una buena amistad, sobre todo en sus largas cacerías por las praderas, y estuvieron a punto de volver a trabajar juntos en Vidas rebeldes, dirigida finalmente por John Huston.

6/10
Un rey para cuatro reinas

1956 | The King and Four Queens

Comedia ambientada en el Oeste, que jugaba con el apodo de su actor principal, Clark Gable –apodado “The King” en Hollywood–, y su fama de galán para conquistar mujeres dentro y fuera de la pantalla. Fue producida por la Gabco, compañía recién creada por el actor y que desaparecería sin pena ni gloria poco después, tras el fracaso del film. Rodada con un tono más bien frívolo y con gran ritmo, acompañan a la estrella masculina cuatro actrices de buen ver, como Eleanor Parker, Jean Willes, Barbara Nichols y Sara Shane. Un fugitivo de la justicia –Gable– encuentra cobijo en un pequeño pueblo habitado únicamente por una mujer, Mrs. McDade (Jo Van Fleet) y sus cuatro nueras (las actrices antes citadas) que tienen tres maridos muertos y uno desaparecido. Así que se puede uno imaginar la alegría de este delincuente en dicha situación.

5/10
Cita en Hong Kong

1955 | Soldier of Fortune

Hank Lee es un inteligente contrabandista algo cínico, que vive a costa de realizar turbios negocios en la ciudad de Hong-Kong. Su inteligencia ha impedido hasta el momento que le atrapen. Mientras tanto, Jane Hoyt es una mujer desesperada, que busca a su marido desaparecido en la China comunista. Tras la negativa de las autoridades a ayudarle, decide contratar los servicios del contrabandista, puesto que se da cuenta de que es el hombre con mayor experiencia en la zona, y por lo tanto el más indicado para guiarle en su tarea. En un principio, parece que Lee sólo le ayuda por interés, pero poco a poco se da cuenta de que en el fondo es una buena persona e incluso surge cierta atracción sentimental entre ellos. El especialista en cine de acción Edward Dmytryk rueda uno de sus mejores productos, repleto de apasionantes escenas de acción que se combinan perfectamente con la trama romántica. Clark Gable era considerado en Hollywood como El Rey debido a interpretaciones como las de este filme en el que aparece junto con una de las mejores actrices de la época, Susan Hayward. Ambos combinan a la perfección sus cualidades interpretativas, por lo que surge la magia que sólo desprenden las grandes parejas de actores. El guión original es obra de Ernest K. Gann, basado en su propia novela.

6/10
Los implacables

1955 | The Tall Men

Tras la Guerra Civil, dos hermanos confederados, Ben y Clint , acuden a Texas. Allí tratan de buscarse la vida, y acaban atracando a un hombre de negocios, que, curiosamente, les propone trasladar una desmesurada cantidad de reses de Texas a Montana. Significativo western de Raoul Walsh, con guión de Frank S. Nugent (uno de los guionistas habituales de Ford), sobre asuntos tan interesantes como las relaciones fraternales. El cineasta se luce especialmente en las secuencias del traslado del ganado, en impresionantes parajes naturales. Y destaca la química entre Gable y la Russell.

6/10
Brumas de traición

1954 | Betrayed

Espionaje durante la Segunda Guerra Mundial que, naturalmente, también contiene elementos de romance e intriga. Fue la segunda película del alemán Gottfried Reinhardt (que, al contrario de lo habitual, comenzó su carrera en Hollywood y la terminó en su país) tras Invitation (1952), filmándose a todo color y con una interesante pareja central como Clark Gable (en su última película para MGM) y Lana Turner (morena en esta ocasión), que ya habían coincidido en los años 40 con Quiero a este hombre y La rival. Su acción tiene lugar en 1943, cuando al coronel Deventer le encargan la misión de descubrir a un colaborador de los nazis antes de que sea demasiado tarde y los miembros de una misión caigan en poder enemigo. La principal sospechosa es una mujer que trabaja para los aliados en Holanda.

6/10
No me abandones

1953 | Never Let Me Go

Melodrama rodado en pleno apogeo de la “guerra fría” y, naturalmente, todo un recital de propaganda anticomunista para mayor deleite del público norteamericano. La novela “Came the Dawn”, de Roger Bax, sirvió de inspiración a esta historia que comienza después de la Segunda Guerra Mundial cuando un corresponsal de guerra estadounidense contrae matrimonio con una bella bailarina soviética. Al llegar la expansión y peligros comunistas, el gobierno de los Estados Unidos decide expulsar a la muchacha y enviarla a la URSS. Es entonces cuando su esposo hará todo lo posible por conseguir su libertad, yendo incluso a una conferencia de paz que se celebra en Londres para hablar con el embajador ruso. Finalmente, logrará la ayuda de un inglés cuya novia está en una situación similar y tramarán un plan para sacar a ambas mujeres de Rusia. Ni su atractiva pareja protagonista –Gable y Gene Tierney– pudo hacer nada por elevar el nivel de la cinta. En un breve papel encontramos a la exótica bailarina Belita (1923-2005), una versátil mujer que llegó a competir en saltos de esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1936 y que tocaba perfectamente el violín.

4/10
Mogambo

1953 | Mogambo

En las lejanas tierras de Kenia, en un safari, el guía de la expedición, al que da vida Clark Gable, es objeto del amor de dos mujeres muy diferentes: Grace Kelly, la esposa del antropólogo que lo ha contratado, y Ava Gardner una antigua bailarina de Broadway. John Ford dirige esta ardiente historia de amor, que se desarrolla en los espectaculares parajes de África. El film nos muestra a un Clark Gable que encarna con gran convicción el papel de galán maduro, seguro de sí mismo y auténtico rompecorazones. Las dos actrices obtuvieron nominaciones al Oscar, Ava Gardner en la categoría de mejor actriz y Grace Kelly en la de mejor actriz secundaria. En España el film es recordado por el famoso "cambio de guión" del que fue objeto por la censura franquista. Nuestros ingeniosos censores, para evitar que se planteara la cuestión del adulterio, al doblar la película hicieron pasar al matrimonio por hermanos; con lo cual la cosa era aún peor, pues la cosa podía entenderse como un incesto. Hoy en día algunas escenas selváticas resultan pobres -las imágenes intercaladas de los gorilas desdicen demasiado-, pero el guión sigue conservando toda su fuerza y los personajes femeninos, especialmente el de Ava Gardner, permanecen igual de inalterables e irresistibles.

8/10
Estrella del destino

1952 | Lone Star

Western histórico sobre las vicisitudes que acompañaron la anexión de Texas a los Estados Unidos, en torno a 1845. Todo comienza cuando la figura del general Andrew Jackson, convertido entonces en presidente de los Estados Unidos e instaurador del sistema bipartidista que actualmente conocemos –puesto que la coalición en la que se apoyó fue el germen del Partido Demócrata, mientras que sus adversarios se coaligaron también en torno a Quincy Adams formando el Partido Republicano– pide a un tal Deveraux Burke, texano partidario de la anexión, que le entregue una carta a Sam Houston, el único hombre que puede favorecer que Texas forme parte de la Unión. Jackson intenta así cambiar el modo de pensar de Sam Houston con respecto al conflicto de anexión con Estados Unidos y una posible guerra con México. Y Burke tendrá que localizarlo entre los comanches, a la vez que ha de eludir las maquinaciones de los partidarios de la independencia de Texas. A pesar de las dos estrellas de su reparto –Clark Gable y Ava Gardner, que un año después volverían a reencontrarse en el África de Mogambo– no deja de ser un western de serie B, con poca enjundia a pesar de que su guión lo firman Borden Chase y Howard Estabrook.

4/10
Más allá del Missouri

1951 | Across the Wide Missouri

Una de las películas más sobrias y líricas de Wellman, y un autentico canto al mestizaje, cuyo rodaje se efectuó en parajes naturales de las Montañas Rocosas. El hijo de un trampero (con la voz de Howard Keel) narra la historia de su padre Flint Mitchell, que, en 1820, recorrió el territorio de Montana. Allí toma por esposa a una muchacha de la tribu de los Pies Negros con el único propósito de penetrar en territorio indio y cazar castores. El asunto parece salirle bien a Flint ya que cuenta con la protección del abuelo de la muchacha. Sin embargo, a la muerte de éste todos los hombres blancos de la zona son atacados por el jefe guerrero Ironshirt. Excelente interpretación de Clark Gable, dentro de un reparto de grandes nombres como Adolphe Menjou y Ricardo Montalbán en uno de sus habituales papeles de malvado. A destacar la escena del caballo desbocado con la cesta del bebe atada a la silla.

8/10
Indianápolis

1950 | To Please a Lady

Mike Brannan es un arriesgado corredor de coches de carreras en las 500 millas de Indianápolis. En su carrera se cruza una descarada periodista deportiva llamada Regina Forbes, que no está de acuerdo con los métodos empleados por Mike. En realidad, una excusa como otra cualquiera para reunir a dos estrellas como Clark Gable y Barbara Stanwyck, que ya habían coincidido en Enfermeras de noche (1931). No fue una buena época para la actriz ya que, durante el rodaje de Indianápolis, comenzó su divorcio de Robert Taylor al tiempo que perdía el papel de Eva al desnudo. Lo cierto es que las películas de automovilismo han resultado casi siempre algo plomizas como demuestran Grand Prix (1966), 500 millas (1969) y Un instante, una vida (1977). Indianápolis tampoco fue una excepción, a pesar de estar dirigida por un maestro como Clarence Brown (1890-1987), que comenzó en el cine mudo y tuvo sus mayores éxitos en los años 30 (Ana Karenina (1935)), retirándose completamente de la profesión en 1952.

3/10
Las llaves de la ciudad

1950 | Key to the City

Durante una convención de alcaldes de ciudades norteamericanas celebrada en San Francisco, dos de estos mandatarios acaban enamorados, con un pequeño problema: mientras que Clarissa gobierna en una pequeña localidad de Maine, Steve es el alcalde de otra comunidad al norte de California. Así que, cuando acaba el congreso, ambos parten para sus respectivos lugares. Pero cuando Steve tiene problemas para salir reelegido, pide ayuda a Clarissa. Comedia romántica que unía a dos pesos pesados del Hollywood clásico como Loretta Young y Clark Gable, quienes ya habían trabajado juntos en La llamada de la selva (1935). La película estuvo suspendida durante el tiempo que su protagonista, Loretta Young, tardó en recuperarse de un aborto espontáneo. Rodada en San Francisco, en su reparto encontramos secundarios como Raymond Burr y James Gleason.

5/10
¡Hagan juego!

1949 | Any Number Can Play

Melodrama sobre la adicción al juego en el cual el propietario de un casino con problemas de conciencia intenta arreglar las cosas con su mujer e hijo. Cuando éste comienza a tener malas compañías y entra en prisión, su padre le hace recapacitar para que no pierda la vida como él en negocios sucios y deudas de juego. La novela de Edward Harris Heth fue transformada en un recio guión por Richard Brooks, quien debutaría en la dirección un año después con Crisis. La cinta cuenta con una atractiva pareja protagonista: Clark Gable –en otro de sus personajes ambiguos pero de buen corazón– y Alexis Smith, que representan un matrimonio, aun con la notable diferencia de edad que existía entre ambos: mientras ella era una moza de 28 años, la estrella del bigote ya rozaba la cincuentena y estaba en el declive físico de su carrera.

6/10
Sublime decisión

1948 | Command Decision

Especie de docudrama patriótico, repleto de actos valerosos, discursos sobre la libertad y misiones suicidas, en que se explica con todo lujo de detalles los entresijos de una campaña militar aérea durante la Segunda Guerra Mundial. Así, vamos conociendo las decisiones de los generales, la opinión de la prensa, los escarceos políticos y cómo se prepara a la opinión pública para que todo salga según lo previsto por el Gobierno. Todo ello según una obra teatral de William Wister Haines, donde no hay lugar para el romance. De ahí que prácticamente todo su reparto sea masculino, encabezado por Clark Gable, Walter Pidgeon, Van Johnson y Brian Donlevy. Todo acaba siendo demasiado previsible y poco interesante. En un breve papel encontramos al después director Richard Quine.

4/10
La rival

1948 | Homecoming

Melodrama que volvía a reunir a la pareja Gable-Turner tras Quiero a este hombre (1941) y una vez había salido a la luz un supuesto romance entre ambos. Esta vez dirigidos por Mervyn LeRoy y bien acompañados por Anne Baxter, Gladys Cooper y Cameron Mitchell. El filme sigue las constantes del cine de posguerra, intentando mostrar cómo este conflicto había cambiado la vida de millones de personas trágicamente. A pesar de sus buenas intenciones, lo cierto es que nunca acaba de arrancar del todo y sus casi dos horas son algo excesivas. Gable es un reputado médico, felizmente casado, que es llamado a filas. Durante la guerra se enamora de una enfermera, por lo que se replantea toda su existencia y su felicidad conyugal.

4/10
Mercaderes de ilusiones

1947 | The Hucksters

Película para después de una guerra. Describe las tribulaciones de Victor para abrirse camino, una vez licenciado del servicio militar. El tipo se dedica al mundo de la publicidad, y a un primer éxito por el que una viuda de guerra endosa las virtudes de un determinado producto, siguen las dificultades para repetir victorias semejantes. En parte, porque se va a enamorar de una de las viudas a las que trata de camelar. Jack Conway maneja un reparto realmente envidiable en esta sátira del juego de apariencias en que consiste la publicidad. Clark Gable ayuda a dar el justo toque cínico que requiere la cinta, sin caer en la mirada amarga que podía haber dado al traste con todo.

6/10
Aventura

1945 | Adventure

Melodrama romántico producido por Sam Zimbalist para MGM, y cuyo mayor reclamo en taquilla era la unión de la pareja Clark Gable y Greer Garson, ambos con un nutrido éxito de películas similares en sus filmografías. En esta ocasión, Gable es un marino pendenciero y socarrón que presume de tener una novia en cada puerto. Algo que se le acaba cuando conoce a una bibliotecaria de San Francisco que le roba el corazón. Felizmente casados, se retiran a vivir a una pequeña granja. Lamentablemente, ni crítica ni público fueron demasiados receptivos a esta propuesta, a pesar de que volvía a reunir al actor con el director Victor Fleming tras el mítico Lo que el viento se llevó (1939). Por cierto, también se da la curiosidad de que Fleming había rodado en 1925 otra película llamada igualmente Adventure.

5/10
Quiero a este hombre

1941 | Honky Tonk

Comedia del Oeste producida por Pandro S. Berman para MGM y que sirvió para ver juntos a dos mitos como Clark Gable y Lana Turner, ésta en uno de sus primeros papeles. Su acción tiene lugar en la ciudad de Yellow Creek, donde llega “Candy” Johnson, todo un rompecorazones además de pendenciero, jugador y vividor. Gracias al romance que mantiene con la hija del juez, “Candy”, consigue hacer creer a éste que es un hombre altruista que sólo quiere construir una iglesia en el pueblo. Lo que en realidad pretende es hacer de ese lugar un centro del vicio levantando un casino y un cabaret. Gable y su fiel ayudante Sniper (encarnado por Chill Wills, célebre años después por su papel en El Álamo (1960)), están muy simpáticos como pillos sin escrúpulos y todo el film tiene un acertado tono de farsa romántica que acaba siendo muy de agradecer a pesar de su final “made in Hollywood”. En 1974 se realizó una nueva versión para televisión llamada Honky Town, con Richard Crenna en el papel principal.

7/10
Aventura en Bombay

1941 | They Met in Bombay

Los ladrones de joyas Gerald Meldrick y Anya Von Duren buscan en la India el mismo botín: un diamante propiedad de una duquesa y que se encuentra fuertemente vigilado por un inspector de Scotland Yard. Sin embargo, la belleza de Anya seducirá al inspector con el fin de controlar sus movimientos. Todo se precipita cuando Japón invade Bombay. Como su propio título en español indica, se trata de un entretenimiento al más puro estilo Hollywood, que reúne a dos estrellas como Rosalind Russell y Clark Gable en una trama donde entran en juego demasiados elementos para ser tomada mínimamente en serio. Rodada en estudio, cuenta con los mejores técnicos de la Metro, como Edwin B. Willis en la dirección artística, William Daniels en la fotografía y Herbert Stothart en la banda sonora.

4/10
Extraño cargamento

1940 | Strange Cargo

Clark Gable interpreta a un convicto que está recluido en la Isla del Diablo. No hay nada que desee más que recuperar su libertad, así que pone en marcha varios planes para escapar de su cautiverio. Última película para la pareja protagonista Joan Crawford y Clark Gable. Después de haber trabajado juntos en ocho títulos, Extraño cargamento supuso su último trabajo como pareja profesional.

5/10
Camarada X

1940 | Comrade X

Comedia que parodia el régimen comunista siguiendo la estela marcada por Ninotchka (1939), según un argumento original de Walter Reisch que fue nominado al Oscar en dicha categoría. Convertido en guión por Ben Hecht y Charles Lederer, en su trama encontramos al corresponsal norteamericano “Mac” Thompson, que está de enviado especial a la Unión Soviética. Sus crónicas las firma anónimamente como “Camarada X” y las exporta fuera del país mostrando las partes más criticables del régimen. Cuando el portero de su hotel le pide que saque del país a su hija, “Mac” se muestra dispuesto a ello. El único problema es que la chica es una seguidora fiel del estilo de vida comunista. Lo mejor de la película es cómo funciona la pareja protagonista: Clark Gable y la bellísima actriz austriaca Hedy Lamarr, quien acababa de comenzar su carrera en el cine americano.

6/10
Fruto dorado

1940 | Boom Town

Nueva aparición en pantalla de Spencer Tracy y Clark Gable tras su exitosa Piloto de pruebas (1938). Ahora, ambos encarnan a sendos magnates del petróleo que se enamoran de la misma mujer, que no es otra que Claudette Colbert. Ella prefiere a Gable, pero éste le es infiel con otra mujer (Hedy Lamarr). Cuando Tracy ve a su amada despechada, hace todo lo posible por arruinar la compañía del que fuese su amigo. Curiosamente, Gable también había coincidido con las dos mujeres protagonistas en películas como Sucedió una noche (1934) y Camarada X (1940). Esta historia de pasiones, infidelidades y venganzas, fue muy alabada por la crítica, destacando la espectacularidad de las escenas filmadas en los pozos petrolíferos de Texas. Obtuvo nominaciones al Oscar para la fotografía en blanco y negro de Harold Rosson y los efectos especiales de A. Arnold Gillespie y Douglas Shearer.

7/10
Idiot's Delight

1939 | Idiot's Delight

Adaptación de la obra de Robert E. Sherwood, que ganó el Pulitzer y tuvo 300 representaciones en Broadway. La Metro produjo la cinta como uno de sus grandes éxitos románticos, para lo cual juntó a la pareja Clark Gable-Norma Shearer. La película no convenció del todo a la crítica por los excesivos cambios que se hicieron con respecto a la obra de teatro. La acción tiene lugar en un hotel de los Alpes, durante los meses previos al inicio de la Segunda Guerra Mundial. El tema compete a dos tramposos profesionales (Gable y Shearer) que se cruzan en un espectáculo burlesco. Tras separarse, y cuando el conflicto ha estallado, Gable vuelve a encontrarla en Francia acompañando a un odioso barón, traficante de cañones e intrigante internacional (Edward Arnold), que cree que ella es una exiliada rusa. Repleta de canciones, su escena más popular es aquella en que Gable, de claque y con bastón, canta el clásico de Irving Berlin “Puttin on the Ritz”.

5/10
Lo que el viento se llevó

1939 | Gone with the Wind

Lo que el viento se llevó transcurre en el Sur de los Estados Unidos. Modos de vida que se resisten a desaparecer. Escarlata O’Hara es una joven muy solicitada por los jóvenes del lugar. Pero ella, caprichosa y egoísta, no quiere a cualquiera. Aunque le encanta coquetear, ha puesto sus ojos en Ashley, un joven bondadoso, lo más opuesto a su carácter, que ama a una chica dulce de nombre Melanie. Quien sí parece horma de su zapato es Rhett, bravucón y avispado, que espera aprovechar la inminente guerra de secesión para hacer fortuna. Pero Escarlata le rechaza, quizá porque ve en él como en un espejo. Y no le gusta lo que contempla. Adaptación monumental de la popularísima novela, auténtico best-seller, de Margaret Mitchell. El productor David O. Selznick, verdadero autor de Lo que el viento se llevó, puso todos los medios para lograr una gran epopeya, cruzada por los amores y pasiones intensas de sus protagonistas. Ante él desfilaron directores como George Cukor, Victor Fleming y Sam Wood, con los que mantuvo diferencias: sería Fleming, que acababa de entregar El mago de Oz, el que dirigiría la mayor parte del metraje. Entre las grandiosas escenas de Lo que el viento se llevó, rodadas en el alba de un maravilloso technicolor, destacaba el incendio de Atlanta, y el campo después de la batalla, con un precioso plano que empezaba mostrando a decenas de miles de figurantes, combatientes sureños tocados por la derrota, para terminar mostrando la bandera de un Sur condenado a dejar de existir tal y como es en esos momentos. El papel más codiciado de Lo que el viento se llevó, por supuesto, era el de Escarlata. Pese a candidaturas con la fuerza de Katharine Hepburn, Paulette Goddard y Jean Arthur, Laurence Olivier y Vivien Leigh lograron poner a Myron Selznick de su parte. De hecho acudieron un día con ella al rodaje (se habían empezado ya a rodar planos del incendio de Atlanta), y Myron, con una sonrisa de oreja a oreja, se acercó a David Selznick y George Cukor, y les dijo señalando a Vivien Leigh: “Os presento a Escarlata O’Hara”. Diez Oscar, incluidos mejor película y director, obtuvo este film legendario. Y durante muchos años, Lo que el viento se llevó ostentó el título de “más taquillero de los tiempos”, y si se aplican correcciones inflacionarias, puede que hoy en día todavía lo siga siendo. La película se reestrenaba periódicamente en salas de todo el mundo y su primer pase en televisión fue todo un acontecimiento. Incluso, con el pasar de los años, una tal Alexander Ripley se atrevió a perpetrar un libro, continuación del de Mitchell. Pero a pesar de los esfuerzos realizados, no resistía la comparación con el original. Como tampoco lo hizo la miniserie televisiva que inspiró.

8/10
Sucedió en China

1938 | Too Hot to Handle

Comedia romántica con un estupendo trío protagonista formado por Clark Gable (en un divertido rol de aventurero), Walter Pidgeon y la chica de turno, que no es otra que Myrna Loy. La aventura va desde Shanghai hasta las selvas de Sudamérica (incluyendo el río Amazonas), cuando un reportero ayuda a una muchacha a encontrar a su hermano desaparecido. Entretenida y, en ocasiones, hilarante, está dirigida por Jack Conway (1887-1952), que comenzó en el cine mudo y completó una filmografía de más cien títulos entre los que destacan la adaptación de Charles Dickens, Historia de dos ciudades (1935) y la comedia Un yanqui en Oxford (1938).

6/10
Piloto de pruebas

1938 | Test Pilot

Jim Lane es un piloto, algo aficionado a la bebida, que no tiene miedo al riesgo, y está casado con Ann. A pesar de que ella y su mejor amigo Gunner intentan controlar su arrojo y osadía, Jim no puede evitar subestimar los aires. Con un reparto impecable (Gable, Loy y Tracy, entre otros), Victor Fleming (Capitanes intrépidos) firma este drama que estuvo nominado a los Oscar.

6/10
Saratoga

1937 | Saratoga

Carol Clayton promete a su padre moribundo que jamás se dedicará a las carreras de caballos. Sin embargo, se ve obligada a competir cuando sufre apuros económicos. Le ayudará un carismático individuo. Último trabajo cinematográfico de Jean Harlow, la gran estrella de los años 30, que falleció poco después del accidentado rodaje del film, a los 26 años. La acompaña Clark Gable, en la que fue su sexta película juntos.

5/10
Parnell

1937 | Parnell

Superproducción de la Metro producida por el propio director que, sin embargo, resultó un fiasco de público y crítica, quizá debido a lo poco apropiado que resultaba Clark Gable en el papel de líder revolucionario irlandés, y no digamos Mirna Loy como su amante. Se basa en la vida del político Charles Stewart Parnell (1846-1891), que, tras su regreso de Estados Unidos, logró ser elegido miembro del Parlamento Británico desde 1875, con el logro de reunificar al movimiento independentista. Un escándalo de su vida privada –mantuvo una relación durante años con una mujer casada– acabó con su carrera política. Sin embargo, la censura modificó estos hechos y su romance quedó bastante desnaturalizado, lo cual acabó siendo el principal handicap del largometraje... sobre todo teniendo en cuenta que éste era el principal reclamo publicitario.

4/10
Cain and Mabel

1936 | Cain and Mabel

Comedia musical producida por la Warner a través de la compañía Cosmopolitan Productions, propiedad del magnate William Randolph Hearts. Éste, que tenía como su amante a la actriz Marion Davies, convenció a Jack Warner para conseguir como pareja artística a Clark Gable, por aquel entonces estrella en la MGM. Hearts pensaba que la fuerza del actor relanzaría la carrera de Davies y terminaría por convertirla en una estrella. Sin embargo, el público no pareció entusiasmado con esta romántica historia entre un campeón de boxeo y una cantante de Broadway, a los que una treta publicitaria hace parecer como enamorados. Destacan las melodías escritas por Al Dubin y Harry Warren, en un film que obtuvo una candidatura al Oscar a la mejor dirección de baile por el número musical '1000 Love Songs' coreografiado por Bobby Connolly.

5/10
Entre esposa y secretaria

1936 | Wife vs. Secretary

Basado en un relato de Faith Baldwin, la película suponía la quinta colaboración entre las estrellas Clark Gable y Jean Harlow. Esta vez encarnan al matrimonio Van Stanhope, con el problema de que el empleo de publicista del marido apenas le deja tiempo para llevar una adecuada vida familiar. Esto hace sospechar a la esposa – azuzada por su propia suegra– de que tiene un lío amoroso con su secretaria. Pero nada está más lejos de la realidad... A pesar de que toda su trama estaba montada en beneficio de las estrellas antes mencionadas, quienes realmente salieron vencedores en cuanto a la crítica fueron los secundarios Myrna Loy como la secretaria y James Stewart en un breve aunque agradecido papel.

5/10
San Francisco

1936 | San Francisco

Una bella señorita, interpretada por Jeanette MacDonald, pierde sus pocas posesiones durante un incendio en el hotel de San Francisco, y se gana la vida cantando en un bar que tiene un atractivo propietario, interpretado por Clark Gable. Pero un empresario de paso (Jack Holt), escucha su maravillosa voz y le contrata para su ópera de Tivoli, anunciando además que se ha prometido a ella. Clark Gable no puede permitir esto, y ante sus celos, el empresario le lleva al borde de la ruina. Cuando Jeanette MacDonald se entera de la ruindad de su prometido, gana un concurso de canto y pretende cederle a Clark Gable la bolsa de diez mil dólares. Pero Gable, demasiado orgulloso, la rechaza. Pero estamos en San Francisco, 1906, fecha del terrible terremoto que asoló la ciudad. Además de la brillante pareja protagonista, la actuación de Spencer Tracy es un valioso añadido para la película. Su director, W.S. Van Dyke, que se hizo conocido por la adaptación al cine de Tarzán de los monos (1932), narra con fluidez una de las primeras películas con catástrofe natural como telón de fondo. En el escenario de una ciudad a punto de ser destruida, un apasionado romance se empeña en subsistir.

6/10
Mares de China

1935 | China Seas

El capitan Gaskell (Clark Gable) conduce su barco de Hong Kong a Singapur. Entre sus pasajeros se encuentran la bella China Doll (Jean Harlow), Sybil Barclay (Rosalind Russell), antigua novia del capitan, y Mac Ardle, un turbio estafador. Gaskell debe enfrentarse a toda clase de peligros en la travesía: desde tifones, hasta despiadados piratas que surcan los mares del Pacífico. Mares de china es un gran clásico del cine de aventuras: tesoros, piratas, mujeres hermosas, misteriosos pasajeros, se dan cita en este film en el que la acción y el misterio transcurren a un ritmo desbordante. Tay Garnett dirige este film, que cuenta en su reparto con un gran elenco de estrellas entre los que destacan la magnífica pareja formada por Clark Gable y Jean Harlow.

6/10
La llamada de la selva

1935 | The Call of the Wild

Aunque la famosa novela de Jack London ya había sido llevada al cine mudo en versiones de 1917 y 1923, sería esta vigorosa película de aventuras la que se convertiría en la adaptación de referencia de dicha obra. Su acción tiene lugar en Alaska, cuando el buscador de oro Jack Thornton compra un perro llamado Buck. Los problemas surgen cuando Smith, otro buscador de oro, quiere matar al perro como venganza de un mordisco recibido de éste. Así que propone a Jack una carrera de trineos por la nieve cuya apuesta sea, precisamente, Buck. La película se rodó durante tres meses en escenarios naturales donde el frío se hacía insoportable para los miembros del equipo. Clark Gable saltó a la fama con este título, que cuenta con una magnífica fotografía en blanco y negro de Charles Roser. En 1971 la novela de London volvería a ser adaptada en una emotiva coproducción europea como La selva blanca, con Charlton Heston de épico protagonista.

8/10
Rebelión a bordo

1935 | Mutiny On The Bounty

Con motivo de una expedición de carácter científico al área de Tahití, el 28 de abril de 1787 leva anclas el navy-clípper británico 'Bounty'. El capitán Bligh (Charles Laughton), cruel y desalmado, está al mando. Pronto, el astuto primer oficial Christian Fletcher (Clark Gable) se da cuenta de que el viaje no puede continuar así, pero en vez de rebelarse por la fuerza, como pretende la tripulación, quiere hacer las cosas razonablemente y con justicia. Le apoya el cadete Roger Byam (Franchot Tone). Después de una idílica estancia en una isla paradisíaca, Fletcher decide la vuelta y releva del mando al malvado Bligh. El motín se ha producido. La historia es verídica y está empapada del romanticismo aventurero de los exploradores. La interpretación de Clark Gable y, sobre todo, la de Charles Laughton, es prodigiosa. Consiguió el Oscar a la mejor película de 1935. Atractiva, emocionante y muy vistosa es, sin duda, una de las mejores películas del género, y mucho mejor versión que sus posteriores filmaciones.

7/10
Cuando el diablo asoma

1934 | Forsaking All Overs

Dyll abandona en el altar a Mary, su novia, pues ha descubierto que sigue enamorado de Connie, una mujer de su pasado. Amena adaptación de una obra teatral de Frank Cavett y Edward Barry Roberts. Los diálogos son memorables, como corresponde a un guión escrito por el mismísimo Joseph L. Mankiewicz, que aunque tardaría aún más de una década en debutar como director, ya tenía una sólida carrera como guionista. Igualmente excelente es la fotografía, obra de Gregg Toland, uno de los grandes.

6/10
El enemigo público nº 1

1934 | Manhattan Melodrama

James Cagney ya había rodado en 1931 El enemigo público, con un argumento similar. Esta cinta del 34 es un clásico del cine de gángsters, sobre todo cuando se descubrió que había sido la película que John Dillinger había visto en el cine la misma noche en que fue acribillado a balazos. El guión de Joseph L. Mankiewicz y Oliver H.P. Garrett nos cuenta la diferente trayectoria de dos amigos que crecieron en el mismo orfanato: Edward Gallagher (Clark Gable) y James Wade (William Powell). Mientras el primero se ha convertido en un pendenciero y un jugador que frecuenta malas compañías, James está al otro lado de la ley como abogado del distrito. Su rivalidad se acentúa al entrar en liza una joven llamada Eleanor (Myrna Loy). En su reparto encontramos nombres conocidos como los de Mickey Rooney y Shirley Ross, que canta el célebre “Blue Moon” de Rodgers y Hart. Arthur Caesar ganó el Oscar al mejor argumento original.

7/10
Encadenada

1934 | Chained

Nuevo vehículo dramático para Joan Crawford, especialista en papeles de este tipo. Ahora en la piel de Diane Lovering, la prometida de un importante hombre de negocios al que realmente no ama pero con el que mantuvo un idilio que hizo que éste rompiese con su esposa. Durante un crucero Diane se siente atraída por el atractivo propietario de un rancho, convirtiéndose en su amante. Constituyó un nuevo éxito para la Metro, sobre todo por volver a reunir en su reparto a la pareja Crawford–Gable tras Amor en venta (1931) y Alma de bailarina (1933). El vértice del triángulo amoroso es para Otto Kruger (1885-1974), actor americano que había comenzado a trabajar en el cine tras el término de la I Guerra Mundial y que, a pesar de algunas oportunidades como ésta, nunca pasó de actor de reparto.

5/10
Sucedió una noche

1934 | It Happened One Night

Ellie Andrews (Claudette Colbert) es una millonaria algo casquivana, que está a punto de casarse con un galán que sólo pretende aprovecharse de su dinero. Su padre, Alexander (Walter Connolly), está muy enfadado con esta decisión de su hija, y no sabe qué hacer para convencerla de que abandone la idea del matrimonio con ese farsante. Durante una discusión en el yate familiar, la alterada Ellie salta por la borda y escapa. Coge un autobús hacia Nueva York, donde ha quedado en reunirse con su novio. Pero en el camino se encuentra con el periodista Peter Warne (Clark Gable), que acaba de quedarse sin trabajo. Warne la reconoce enseguida y decide seguirla para conseguir la exclusiva de la historia de la fugitiva millonaria. Esta comedia pertenece a un estilo que se puso de moda en los años 30, conocido con el nombre de screwball comedy. Una mezcla de acción, humor, amor y situaciones algo disparatadas, que entretienen al espectador desde el principio hasta el final. Con ella, Frank Capra consiguió un éxito enorme. Capra no abandona esa visión crítica velada de la sociedad norteamericana, mostrada siempre en un tono positivo y con un talante optimista. La relación entre los personajes interpretados por Colbert y Gable cuenta con algunas escenas memorables. Se trata de la primera película en la historia de los Oscars que consiguió los cinco premios más importantes: los de mejor película, actriz, actor, director y guión. Después Capra rodaría El secreto de vivir (1936), Vive como quieras (1938), Caballero sin espada (1939) o ¡Qué bello es vivir! (1946).

8/10
Vuelo nocturno (1933)

1933 | Night Flight

Film basado en la novela de Antoine de Saint-Exupéry, se trata de un melodrama de suspense que tiene como principal base argumental a los arriesgados pilotos de correos, que hacen todo lo posible para que la carga del avión llegue sana y salva a su destino. Rivière (John Barrymore) es uno de los más célebres en la base, siempre luchando por salvaguardar a sus hombres de cualquier peligro. Cuando uno de sus hombres muere, se jura a sí mismo que no volverá a perder a nadie más. Película recordada por el accidente que le ocurrió al especialista Jim Unger –que doblaba al personaje de Clark Gable en una peligrosa escena–, que se quedó sin oxígeno al saltar desde un avión.

5/10
La hermana blanca

1933 | The White Sister

Versión de la novela homónima de F. Marion Crawford (publicada en 1909) y, que a su vez, había dado origen a una exitosa obra teatral de Walter Hackett. La primera vez que se rodó para cine fue en 1922 –The White Sister– con Lillian Gish y Ronald Colman de protagonistas. Se trata de una romántica y trágica historia muy al gusto de Hollywood, dirigida con su eficacia habitual por Victor Fleming. En ella, una aristócrata italiana (Helen Hayes) rechaza casarse con el hombre impuesto por su padre y escapa con su amante, un atractivo teniente. Cuando recibe la noticia de que el militar ha muerto durante una acción bélica de la Primera Guerra Mundial, queda moralmente destrozada y decide ingresar en un convento. Habiendo tomado ya los votos y consagrado su vida a Dios, descubre que el hombre que amaba no había muerto en la contienda. El dilema está servido.

5/10
Alma de bailarina

1933 | Dancing Lady

Uno de los más renombrados y taquilleros musicales de la Metro, sobre todo por la cantidad de estrellas que aparecen en su reparto: Clark Gable, Joan Crawford, Franchot Tone, el tenor Nelson Eddy, los celebérrimos cómicos estadounidenses “The Three Stooges” (que ofrecen una inédita parodia sobre Hitler) y el bailarín y cantante Fred Astaire. Éste último un mito de Broadway que hacía su debut en la gran pantalla con la canción “Rhythm of the Day”, escrita especialmente para esta ocasión por Rodgers & Hart. El film adapta una novela de James Warner Bellah en la que Janie Barlow, una bailarina de un tugurio de Manhattan es atrapada en una redada y llevada a la cárcel. De allí la saca un joven millonario de la alta sociedad llamado Tod Newton, que se ha enamorado de ella. Gracias a su influencia y su dinero, Tod logra introducirla en una superproducción de Broadway conducida por Patch Gallagher. Éste se dará cuenta de que tiene a una estrella en potencia y aún más...

7/10
Casada por azar

1932 | No Man of Her Own

Comedia de Paramount, hoy en día olvidada pero considerada por la crítica de entonces como una de las mejores producciones del momento. Más que nada por la especial química –sexual y humorística– de su pareja protagonista Clark Gable y Carole Lombard, tanta que acabarían casados en 1939. Ésta fue la única vez que aparecieron juntos en pantalla. Gable encarna a un mujeriego, tramposo y golferas jugador de cartas que, tras una de sus comprometidas partidas, ha de abandonar Nueva York y refugiarse en una pequeña localidad hasta que dejen de buscarle. Allí conoce a una humilde e ingenua bibliotecaria de la que se enamora. Haciéndose pasar por un honesto empresario logra conquistarla y llevarla hasta Nueva York, donde continuará con sus actividades deshonestas. Cuando ella descubre quién es en realidad, ya es demasiado tarde.

6/10
Tierra de pasión

1932 | Red Dust

Dennis Carson está al frente de una plantación en Indochina. Un buen día aparece por allí una prostituta que huye de la justicia y Carson se verá obligado a aceptarla en el lugar hasta que pueda coger un bote para salir de allí. Poco después aparece un matrimonio muy refinado que llega huyendo de la malaria. Todos tendrá que esperar en la plantación hasta que las lluvias les permitan marchar. Será demasiado tiempo y un triángulo amoroso estará a punto de acabar con la vida de alguno de ellos. Victor Fleming dirige a Clark Gable, años antes de que el cineasta volviera a hacer lo propio en el gran clásico del cine Lo que el viento se llevó.

5/10
Extraño intervalo

1932 | Strange Interlude

Melodrama romántico basado en la obra de teatro homónima de Eugene O'Neill, la trama se centra en Nina Leeds (Norma Shearer) una mujer desvastada por la muerte de su novio, Ned Darrell (Clark Gable) en la Primera Guerra Mundial. Ignorando el amor incodicional del novelista Charles Marsden (Ralph Morgan), Nina se embarca en una serie de problemas antes de decidir casarse con un personaje idiota pero amable (Alexander Kirkand).  La obra de O'Neill es una de las obras literarias más revolucionarias en su estilo. La vida de una heroína en busca de un hombre que se parezca al padre que tanto odia. El sufrimiento como modo de vida.  Narración fascinante en que los personajes protagonistas actúan y hablan de una manera, y piensan la mayoría de las veces de una forma distinta. Interesante uso de la voz en off en este film. El significado del título viene dado por el discurso de Nina cerca del final de la película: "Nuestras vidas son intervalos extraños en el mundo de Dios Padre".

6/10
Desierto pintado

1931 | Painted Desert

Jeff y Cash, dos rudos cowboys rivales, encuentran en el desierto a un bebé. Bill, que así llaman al crío, acabará siendo criado por Cash, un tipo adinerado, mientras que Jeff vive con su hija Helen. Pasado el tiempo, Bill, ya un apuesto joven, descubre que en las tierras hay tungsteno, que podría ser explotado, pero su padre adoptivo, un potentado ganadero, no quiere saber nada de hacer tratos con su viejo enemigo. Western que no ha envejecido demasiado bien, uno de sus alicientes consiste en descubrir en el reparto a un juvenil Clark Gable, por aquel entonces un desconocido.

4/10
Amor en venta

1931 | Possessed

Marian Martin es una humilde chica de pueblo que se marcha a la ciudad de Nueva York con la sana intención de buscar un buen partido que la saque de pobre. En la ciudad de los rascacielos conoce a Mark, un apuesto abogado con un prometedor futuro. Para que no se le escape, Marian se inventa una identidad falsa y comienza a fantasear sobre su vida. Lo que es un verdadero problema cuando Mark se enamora de ella y la presenta como su novia en su carrera electoral. Un rival político se entera de la auténtica personalidad de la muchacha y utiliza la noticia para desacreditar al abogado. Adaptación de una obra teatral escrita en 1920 por Edgar Selwyn y que ya había sido llevada a la pantalla en 1924 con el título de The Mirage. En esta ocasión se adaptó la situación a la recién padecida Gran Depresión, explicando así el carácter de su protagonista femenina, Joan Crawford. No hay que confundir con otra película de igual título original –Possessed (Amor que mata, en español)– también interpretada por Crawford en 1947.

6/10
El dedo acusador

1931 | The Finger Points

Melodrama de gángsters de la Warner, en un subgénero tremendamente popular por aquella época. En esta ocasión se trata de una producción de bajo presupuesto y sin los grandes actores del género (tipo Edward G. Robinson, George Raft o James Cagney) que, a pesar de todo, mantiene el tipo en cuanto a intriga y trama social. La historia está basada en el auténtico asesinato de un periodista del Chicago Tribune a manos de los sicarios de Al Capone, cuando éste descubrió que le traicionaba. Aquí la cosa se adorna con la biografía de dicho personaje, un humilde muchacho del Sur que vio la oportunidad de avanzar en la gran ciudad como periodista. Para ganar más dinero acepta un trato con un capo mafioso llamado Louis Blanco (encarnado por Clark Gable) para manipular la información.

6/10
Un alma libre

1931 | A Free Soul

El joven gangster Ace Wilfong se enamora de Jan, la hija de su abogado, Stephen Ashe. Ambos inician un idilio que se va quebrando al poco tiempo debido al caracter agresivo de Ace. Jan no quiere seguir con Ace y le deja, entrando en escena Dwight, ex novio de Jan que está dispuesto a recuperarla. El enfrentamiento entre los dos hombres está servido; conflicto que tendrá consecuencias negativas. Clarence Brown dirige este drama con unos jóvenes Clark Gable y Norma Shearer. Esta última estuvo nominada a los Oscar por su papel. Cuenta con la compañía en la pantalla de Lionel Barrymore, perteneciente a una importante saga familiar de actores.

5/10
La pecadora

1931 | The Easiest Way

Laura se ha criado en una humilde familia y harta de la pobreza decide aceptar el compromiso de Will Brockton, un hombre mayor pero adinerado, por lo que se marcha a vivir con él. Poco tiempo después, Laura se enamora del joven Jack Madison, y deja a Brockton, pero cuando el dinero vuelve a escasear, la chica decide volver con el rico. Jack Conway (Sucedió en China) dirige este drama sobre una caprichosa mujer que sólo va detrás del dinero. Constance Bennett, una de las estrellas de los años 20 y 30 es la protagonista. Aparece un joven Clark Gable, en uno de sus primeros papeles.

4/10
Enfermeras de noche

1931 | Night Nurse

Mezcla de géneros como el melodrama y el policiaco, según una novela de Dora Macy. Lora Hart, es una enfermera que, al acabar su turno, hace horas extras por la noche cuidando a dos niños pequeños en una gran casa. Pronto se verá involucrada en un complot criminal donde tendrá que poner a prueba su habilidad e inteligencia para salir de esa situación. Entretenido y más que vigoroso thriller, cuenta con un reparto de rostros conocidos, comenzando por una extraordinaria Barbara Stanwyck, que soporta el peso de toda la trama. La acompañan Joan Blondell y Clark Gable en un papel de malvado como el chófer de la familia.

7/10
Susan Lenox

1931 | Susan Lenox

La huérfana Helga, que más tarde tomará el nombre artístico de Susan Lenox, huye durante una noche de tormenta de la casa de su rudo padre, obsesionado con la idea de casarla cuanto antes con el aborrecible señor Jeb Mondstrum. La doncella encontrará refugio al lado del joven galán Rodney Spencer... Temprano film hollywoodiense de la mítica Greta Garbo, aquí en un sugestivo papel principal, acompañado del carismático galán Clark Gable. La histoia se basa en una novela de David Graham Phillips.

6/10
Danzad, locos, danzad

1931 | Dance, Fools, Dance

Las vidas de los ricos herederos Bonnie y Rodney Jordan se va a pique cuando su padre muere de un infarto provocado por el crak de la bolsa. Con la economía en quiebra, Bonnie emprenderá un trabajo de periodista, mientras que Rodney, aficionado a la bebida, entrará en contacto con el peligroso mafioso Jake Luva. Entretenido drama criminal protagonizado por una magnética Joan Crawford que ya tenía vitola de estrella, un año antes de la extraordinaria Gran Hotel. Aquí se ve en esceso quizá su procedencia del cine mudo, pues algunas reacciones son un tanto forzadas. Destaca, eso sí, en un bailecito espectacular. Y sobresale también un joven Clark Gable en el papel del maligno mafioso.

5/10
La frivolidad de una dama

1924 | Forbidden Paradise

Tercera película de Ernst Lubitsch en Estados Unidos, que supuso una nueva colaboración con Pola Negri, una de sus actrices favoritas a la que ya había dirigido en Alemania en filmes como El gato montés (1921) y Montmartre (1922). En esta ocasión, el film se rodó a todo lujo con decorados de Hans Dreier recreando un palacio real hasta el mínimo detalle. Su argumento procedía de la obra teatral “La zarina”, de Lajos Biró y Melchior Lengyel, y en ella una caprichosa mujer, dueña de un reino europeo, quiere seducir a un joven oficial que se resiste a sus encantos. Una conspiración para alejarla del trono será el detonante de la tragicomedia. En un breve papel como extra encontramos a Clark Gable. Producida por el propio Lubitsch y dirigida por Otto Preminger, en 1945 se realizó nueva versión sonora llamada La zarina.

6/10

Últimos tráilers y vídeos