IMG-LOGO

Biografía

Embeth Davidtz

Embeth Davidtz

54 años

Embeth Davidtz

Nació el 11 de Agosto de 1965 en Lafayette, Indiana, EE.UU.
Filmografía
The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro

2014 | The Amazing Spider-Man 2

Sony no está dispuesta a soltar al director de la 'indie' (500) días juntos. Puesto que el 'reboot' de la saga arácnida compensó con creces el ligero pinchazo de la tercera entrega de la trilogía dirigida por Sam Raimi, la compañía le ha encargado de nuevo a Marc Webb el siguiente episodio, The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, al tiempo que, para aprovechar los derechos antes de que reviertan a Disney, se preparan diversos spin-offs, con villanos de la franquicia. En The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, Peter Parker se gradúa en el instituto, pero se siente incómodo con su novia, Gwen Stacy, pues le prometió a su padre moribundo que se mantendría alejado de ella. Tras la ruptura de la pareja, irrumpe en la ciudad Electro, convertido en supervillano por un accidente eléctrico. Mientras, Harry Osborn intenta conseguir sangre de Spider-Man para inyectársela, como posible antídoto para la enfermedad que ha heredado de su padre, el magnate Harry Osborn, que fue el Duende Verde. Debido a la saturación del género superheróico, el nivel anda muy alto. Algunos títulos lo consiguen, como Capitán América: El soldado de invierno, pero The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, estrenada pocas semanas después, no puede evitar caer en arquetipos (el tipo que se convierte en supervillano por accidente, la lucha por mantener la identidad secreta, los experimentos de una megacorporación, etc.). Al frente del equipo de guionistas se hayan Alex Kurtzman y Roberto Orci, casi siempre eficaces, a pesar de su trabajo a destajo (en los últimos tiempos combinan episodios de Sleepy Hollow y Hawai 5.0 con producciones cinematográficas como Star Trek: En la oscuridad). Pero esta vez no pueden evitar una caída de ritmo a mitad del metraje, cuando los encuentros y desencuentros de la pareja protagonista pierden interés. Este bache lastra el dramatismo que se pretende con la traca final, cuando The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro remonta más o menos. Sin embargo, en esencia contentará al respetable, pues ofrece lo esperado: efectos especiales chispeantes, secuencias de accion electrizantes e interpretaciones nada corrientes, de los siempre sorprendentes Andrew Garfield y Emma Stone, y de un exageradísimo pero solvente Jaime Foxx. The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro se centra no sólo en el "un gran poder conlleva una gran responsabilidad", tema habitual de la franquicia, sino que sobre todo reflexiona sobre la influencia del legado familiar y de las raíces en el individuo.

5/10
El poder del dinero

2013 | Paranoia

Adam Cassidy es un jovenzuelo pirado por las nuevas tecnologías, que junto a un grupo de compañeros lucha por escalar socialmente en Nueva York presentando sin suerte “geniales” ideas para su empresa de telefonía móvil, liderada por el ambicioso Nicolas Wyatt. Éste decide manipular a Adam para intentar batir a su principal rival y antiguo socio Jock Goddard: la idea es prometerle un fabuloso futuro, si acepta espiar industrialmente para él, introduciéndose en la empresa del otro. Harto de una vida humilde en Brooklyn, con un padre enfermo, y atraido por el lujo y el dinero, acepta la propuesta de Wyatt. Thriller que adapta una novela de Joseph Finder, con planteamiento inicial atractivo, pues pretende criticar una sociedad en crisis, obsesionada por la tecnología, donde las oportunidades para los jóvenes son escasas, y donde las metas acaban reducidas a subir a la cúspide del poder, como sea. Aunque medianamente entretenido y con atractivo reparto, el guión falla estrepitosamente. Primero obliga a aceptar ideas imposibles, como la de un Adam capaz de presentar a Goddar un gran invento para ganarse su confianza, y luego incluye todos los tópicos imaginables de joven inexperto tratando de robar información. Casi todos los personajes son excesivamente básicos -los mejores son los veteranos Gary Oldman y Harrison Ford, el resto aportan sobre todo atractivo físico-, y las supuestas sorpresas que depara la trama no lo son tanto. Desde luego Robert Luketic estuvo mucho más atinado en 21: Black Jack, netamente superior.

4/10
The Amazing Spider-Man

2012 | The Amazing Spider-Man

Tras el éxito de Spider-Man 3, el realizador de la trilogía, Sam Raimi, preparaba una nueva entrega que volvería a estar protagonizada por Tobey Maguire y Kirsten Dunst. Sin embargo, durante el proceso de preproducción, Raimi no acabó de entenderse con los ejecutivos de Sony, y finalmente decidió abandonar el proyecto. La productora anunció a bombo y platillo que reiniciaría la franquicia con un nuevo reparto, devolviendo al personaje principal a la época del instituto, con la excusa de conectar con el público joven. En The Amazing Spider-Man sorprendió la elección del director, Marc Webb, procedente de los videoclips y las series televisivas, hasta ahora autor de un único largometraje, la tragicomedia romántica de factura 'indie' (500) días juntos. Así, Peter Parker vuelve a ser un joven estudiante, de mente privilegiada, pero que sufre las iras de Flash Thompson, el matón de su centro, y que vive con sus tíos tras haber sido repentinamente abandonado por sus padres. Se siente atraído por una compañera de clase, Gwen Stacy, hija de un vecino policía. La chica colabora con el doctor Curt Connors, brillante científico que perdió el brazo derecho, y realiza experimentos con animales en busca de un método para que el ser humano pueda regenerar los miembros amputados. Cuando Parker se entera de que Connors colaboró con su padre, se cuela en la compañía donde trabaja, Oscorp, pero allí sufre la picadura de una araña radiactiva que le dará poderes excepcionales. Pesa como una losa que a Webb le hayan encargado repetir el punto de partida ya conocido. También que The Amazing Spider-Man llegue a las carteleras en el punto álgido del aluvión de superhéroes en el cine, tras la estela de propuestas de enorme calidad –El caballero oscuro– y otras fallidas –Green Lantern (Linterna verde)–, pero todas con elementos que se repiten (la identidad secreta, la novia del héroe) por lo que a estas alturas resulta muy difícil no sólo sorprender sino mantener el interés. Por esta razón, salvo para el público que en gran medida desconozca el subgénero, el inicio de The Amazing Spider-Man resulta agotador, a pesar de que se nota un enorme esfuerzo por rodar una producción de calidad. El guión, coescrito por el prestigioso James Vanderbilt (Zodiac) reinventa un poco las secuencias que en esencia ya están vistas y dota de profundidad no sólo a los protagonistas, sino a todos los personajes. Para interpretarlos se ha reclutado a un elenco de auténtico lujo, en el que sobresalen secundarios como Martin Sheen (un gran tío Ben pese a que Cliff Robertson también se lució en la versión anterior), Rhys Ifans (impresionante como villano), Sally Field (aunque su papel de tía May podría tener mayor relevancia) y Denis Leary (el severo pero honrado capitán Stacy). En los roles principales, Andrew Garfield, que se reveló como Eduardo Saverin en La red social, se confirma como joven de gran futuro, mientras que Emma Stone vale para afrontar cualquier papel, como demostró en Criadas y señoras (The Help). Tampoco existen grandes novedades en The Amazing Spider-Man en cuanto a las secuencias de acción, más de lo mismo, pese a que se nota que se ha invertido un generoso presupuesto y que se ha usado tecnología de última generación. Sorprende ligeramente la primera aparición de Peter Parker saltando entre edificios con su recién diseñado uniforme (ahora de licra), y que está filmada en cámara subjetiva, así como un momento 'capriano' en el que los operarios de grúa se unen para ayudar al Trepamuros. Refuerza esta secuencia el mensaje, en torno a la obligación moral de ayudar a los demás, aunque en esencia el fondo viene a ser otra vez aquel "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" explicado con diálogos diferentes. Se ven premiados los esfuerzos de los implicados en The Amazing Spider-Man en el tramo final, que adquiere intensidad dramática, sobre todo en lo relativo a la subtrama romántica, especialidad de Marc Webb. Stan Lee, cocreador del personaje con el dibujante Steve Ditko, lleva a cabo aquí el más divertido de sus habituales cameos en adaptaciones de sus obras. Como la mayoría de películas de héroes Marvel, contiene una secuencia de propina durante los títulos de crédito, que promete la inevitable secuela.

5/10
Mad Men (5ª temporada)

2012 | Mad Men | Serie TV

Quince premios Emmy y cuatro Globos de oro son suficiente garantía para asegurar que Mad Men es una de las series de prestigio. Su quinta temporada ofrece emociones fuertes, cambios bruscos y nuevos personajes que entran a formar parte del mundo de la agencia Sterling Cooper Draper & Pryce. El mundo de la publicidad visto desde sus orígenes como negocio en el Nueva York de los años 60, una época de grandes cambios sociales que la serie refleja a través de unos personajes complejos, ambiciosos, llenos de dudas, miedos y muchos problemas. El trabajo actoral es excelente, desde Jon Hamm, su atractivo protagonista, pasando por Elisabeth Moss, Christina Hendricks, January Jones y John Slattery, hasta la última incorporación, Jessica Paré. Un trabajo redondo para una serie redonda. Seguimos pues de nuevo a la agencia de publicidad de Sterling, Cooper, Draper & Pryce, de las más fuertes del mercado. En el día a día en la oficina, donde se lidia con exigentes clientes, buscando estrategias para conseguir ampliar mercado, creando los anuncios más innovadores e intentando arrebatar a su competencia parte del pastel, también existe la competencia interna. Los ejecutivos y los creativos son ambiciosos, y no dudan en pasar por encima de sus compañeros para conseguir nuevas cuentas o mejor imagen en la empresa. Don Draper, genio creativo y carismático, pretende olvidar su pasado. Su vida personal es un desastre, aunque en esta temporada le irá un poquito mejor. Acompañan a Don los conocidos Peggy Olson, su ex secretaria reconvertida en importante creativa, Joan Holloway, la voluptuosa jefa de secretarias, el entrañable Bert Cooper, el divertido Roger Sterling, y Peter Campbell, un joven ambicioso con ganas de crecer en la empresa. La temporada arranca con la recién estrenada maternidad de Joan y sus miedos a la hora de reincorporarse al trabajo, y la guerra de egos entre Campbell y Sterling.

8/10
Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

2011 | The Girl With the Dragon Tattoo

El periodista Mikael Blomkvist acaba de ser condenado por difamación, debido a las afirmaciones vertidas en la revista Millennium acerca de un poderoso empresario. Parece el momento ideal para desaparecer del mapa, y la ocasión la pintan calva cuando un magnate jubilado, Henrik Vanger, convencido de su honestidad, rastreada por la joven investigadora Lisbeth Salander, le encarga que indague, en la solitaria isla Hedeby donde reside, el caso que le ha obsesionado durante décadas: la misteriosa desaparición y más que probable asesinato de su sobrina Harriet, el día en que se celebraba un popular desfile. Ello supone volver al pasado y rebuscar en el sucio pasado de la familia Vanger, tarea en que terminará ayudándole la asocial y rarita Lisbeth, cuya tutela corresponde al estado por sucesos acaecidos tiempo atrás, y a la que ha tocado llevar una vida donde los abusos y vejaciones eran moneda corriente. La versión americana del primer volumen de la conocida trilogía de novelas Millennium, de las que es autor el malogrado Stieg Larsson, que no llegó a conocer con vida el enorme éxito de sus novelas, no digamos de su traslación al cine y la televisión. Sin atender a ningún pudor mantiene, si no aumenta, la enorme carga de morbo sexual y violencia presentes en la novela original y en la película sueca servida por Niels Arden Oplev. En lo que claramente mejora es en la estructura del inteligente guión de Steven Zaillian, donde las piezas argumentales casan mucho mejor, además de que existe una mejor definición de personajes, se humanizan Blomkvist y Salander, del primero se apunta aquí una vida familiar rota, y de ella se perfila mejor la relación con el primer tutor y las ilusiones que se hace en la relación con el periodista. Incluso los elusivos miembros del clan Vanger tienen algo parecido a la tridimensionalidad. De modo que el reparto lo tiene en tal sentido más fácil –Daniel Craig, Rooney Mara, Stellan Skarsgård, Christopher Plummer...- que los originales Michael Nyqvist, Noomi Rapace y compañía, que debían llenar agujeros de guión con sus interpretaciones. Además la película se beneficia claramente del talento visual de su director, David Fincher, por ejemplo en todas las escenas que muestran el avance en las pesquisas de Blomkvist y Salander, y también en la creación de atmósferas, la isla bajo la nieve, el viento que sopla en la casa de Martin, un sobrino de Henrik, en lo alto de una colina, o un pasaje tan breve como la escena del metro en que a Lisbeth le birlan el ordenador portátil. Así las cosas, los defectos del film son los mismos que los de la obra de Larsson, que se enmarca en la moda del “noir” nórdico, del que también es muy representativo Henning Mankell y su Kurt Wallander, que también pasó de la versión sueca a la angloparlante con Kenneth Branagh de protagonista. La idea es mostrar los excesos de la opulenta sociedad occidental, donde han acontecido y acontecen todo tipo de depravaciones; el problema es la falta de referentes morales nítidos, ya que ante los crímenes horrorosos a los que se enfrentan los protagonistas –y de los que Lisbeth es víctima directa–, parece que vale cualquier respuesta, por salvaje que sea. Y eso que a tal respecto la película de Fincher y Zaillian se permite alguna licencia para suavizar actitudes y no convertir a Salander en la Terminator que podía verse en la versión fílmica de Oplev. Algunas truculencias y pasajes –las actitud del segundo tutor, la persecución en moto...– obligan a algo parecido a la suspensión de la incredulidad del espectador, aunque muchos espectadores –y lectores– pensarán que eso es parte del juego en que consisten película –y libro.

6/10
3 Backyards

2010 | 3 Backyards

La historia de tres residentes de una ciudad de las afueras, en el curso de un perfecto día de otoño. La película se introduce en las vidas de sus personajes, al inicio de distintos viajes que acabarán con la frágil normalidad del día. Un hombre de negocios, Elias Koteas, con problemas matrimoniales se “pierde” en un viaje de trabajo sin ni siquiera salir de la ciudad. Una niña, Rachel Resheff, le roba a su madre algunas joyas por la mañana y por la tarde se ve envuelta en una red de peligrosas implicaciones con adultos. Una feliz ama de casa, Falco, le ofrece al famoso del vecindario, Embeth Davidtz,  llevarle en su coche y el viaje les llevará a territorios desconocidos. Al final del día, el familiar paisaje de la ciudad se ha disuelto en una atmosfera de ensueño donde se crean, se pierden y se reclaman identidades.

Fragmentos

2008 | Winged Creatures

Una cafetería de Los Ángeles. Un tipo irrumpe en su interior, y sin razón alguna la emprende a tiros con su pistola, apuntando a todo 'bicho viviente'. Muere uno de los clientes, y el propio agresor se suicida. El resto de la película se dedica a seguir a varios de los supervivientes: Doris y Anne, esposa e hija de la víctima, la primera desconsolada, la otra fríamente agarrada al consuelo religioso; Charlie, enfermo de cáncer y ludópata, que después de sobrevivir milagrosamente se dedica a jugar aprovechando la racha de 'buena suerte'; Jimmy, amigo de Anne, que no ha vuelto a decir palabra desde la desgracia; Carla, camarera y madre soltera con serios problemas afectivos; y el doctor Bruce, cliente de la cafetería, y que atendió en el hospital a los heridos.El poco conocido Rowan Woods (Little Fish) entrega una película irregular. Después de un arranque fuerte, el desarrollo de los problemas que arrastra cada personaje no acaba de interesar, de modo que se acude al recurso fácil de flash-backs con las impresiones de uno y otro del momento del tiroteo. En el fondo se nos escamotean las razones de las 'patologías' de los protagonistas, de modo que, por ejemplo, las creencias religiosas se presentan sin matices como una dificultad, más que una ayuda, a la hora de afrontar las desgracias. Los distintos 'juegos' a que se agarran algunos personajes -búsqueda de relaciones íntimas, la suerte del juego, el heroísmo del buen creyente, los sabios consejos del buen doctor...- configuran una trama demasiado artificial y poco cohesionada, que sólo salva, en parte, el esfuerzo actoral de un conjuntado reparto.

4/10
En terapia

2008 | In Treatment | Serie TV

Original, brillante y exitosa serie, producida por Fox y creada por Rodrigo García (Cosas que diría con sólo mirarla), que narra la vida cotidiana en la consulta de un psiquiatra. Éste es Paul, un tipo astuto que sabe hacer muy bien su trabajo y es considerado un experto en su oficio. Cada día de la semana recibe a sus pacientes y atiende sus problemas: la joven y atractiva Laura, el militar Alex, la gimnasta Sophie y el matrimonio formado por Jake y Amy. Curiosamente también el psiquiatra visita a una colega mayor para seguir su propia terapia. La novedad de la serie es que cada día de la semana, el espectador es testigo de la terapia que imparte ese día al doctor, de modo que vamos siguiendo una a una las sesiones y las diferentes evoluciones de los pacientes. Mucho tiene que ver con la calidad de esta serie dramática la presencia del protagonista, encarnado a la perfección por ese fabuloso actor llamado Gabriel Byrne (Sospechosos habituales). Entre el reparto que va apareciendo también hay varios nombres conocidos, como los de Dianne Wiest (Balas sobre Broadway), Embeth Davidtz (Junebug) o Melissa George (Alias), entre muchos otros.

7/10
Fracture

2007 | Fracture

Ted, un ejecutivo maduro de una compañía aérea, descubre la infidelidad de su mujer, y le dispara a sangre fría un tiro en la cabeza, que la deja en coma. La policía le encuentra en su casa con el arma en la mano, y obtiene una confesión de culpabilidad. Para Willy, un ambicioso picapleitos que trabaja para la oficina del fiscal del distrito, y que se ocupará de ejercer la acusación, el caso parece "pan comido", y apenas le presta atención, más atento a un inminente ascenso. Craso error, porque empiezan a surgir datos que podrían llevar a la absolución del acusado: del arma que Ted tenía en la mano no salieron las balas asesinas, y para colmo de males, se descubre que el policía que le detuvo era el amante de su esposa, lo que invalidad la confesión. Gregory Hoblit es un realizador curtido en series y películas de corte policíaco y judicial: Canción triste de Hill Street, Policías de Nueva York, Las dos caras de la verdad, La guerra de Hart... Aquí reincide en la misma temática, con un caso planteado como un juego-trampa: Ted ha urdido un supuesto crimen perfecto, gracias a lo cual espera eludir la cárcel; e incluso ha seleccionado en cierto modo a su acusador, a quien ya ha encasillado como "trepa" que, si ve en peligro su meteórica carrera, abandonará el caso para evitar el ingreso en el "club de los perdedores". No cuenta con que, primero el orgullo, y luego un elemental sentido de la justicia, empujen a Willy a dar "el do de pecho". Este duelo de egos, que protagonizan Anthony Hopkins y Ryan Gosling, retrotrae un poco al que el propio Hopkins mantenía con Jodie Foster en El silencio de los corderos, con la sustitución del doctor aficionado a "merendarse" seres humanos por el marido despechado. El resultado de la película de Hoblit es desigual: aunque arranca con ritmo notable, y logra mantener el interés en líneas generales, se desinfla paulatinamente, y no se acaba de acertar en el desenlace, algo plano.

5/10
Junebug

2005 | Junebug

Chicago. Madeleine, una galerista de arte. Amor a primera vista hacia George, visitante de una exposición. Ambos se casan, y cuando ella debe ir a Carolina de Norte para conocer en persona a un prometedor artista, surge la ocasión de aprovechar el viaje y encontrarse al fin con su familia política. El contraste entre el ambiente sofisticado y artístico en que se mueve Madaleine y el tranquilo y rural entorno sureño son evidentes. Ella es una mujer atenta, y procura mostrarse cariñosa con sus suegros (aunque a su madre política no le agrada ese matrimonio), y con sus cuñados (él está amargado, se considera un fracasado; a ella, Ashley, le encanta hablar, está esperando un bebé, y sufre por el desapego de su esposo). Cine independiente del bueno, su dibujo de tipos humanos recuerda a Retrato de April, otro film excelente sobre las aristas que surgen en las relaciones familiares. Al mostrar los efectos benéficos de pisar el freno en nuestra estresante sociedad moderna, para recordar que somos seres humanos, Phil Morrison y Angus MacLachlan logran lo que Cameron Crowe ni siquiera atisbaba en Elizabethtown: que veamos lo necesario que es ocuparnos del prójimo y olvidar nuestros problemas (lo aprenderá Madeleine una fatídica noche, en que elige ocuparse de sus asuntos). A un guión modélico y a unos personajes de una pieza se suma un gran reparto, donde se entienden los muchos premios y menciones que han recaído sobre Amy Adams, perfecta en el provinciano personaje de Ashley, humano hasta la médula.

8/10
Shackleton

2002 | Shackleton | Serie TV

La odisea auténtica de Ernest Shackleton, que pone en marcha una expedición británica para llegar al Polo Sur en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Su gesta puede levantar los ánimos de la desanimada opinión pública, pero también conduce a una crisis familiar además de otros obstáculos. Además, una vez en marcha la aventura, el barco Endurance en que navegan quedará atrapado por el hielo, lo que hace peligrar la vida de todos los miembros de la expedición. Apasionante miniserie televisiva, fiel a los hechos reales, que pivota alrededor de las dotes de liderazgo de Shackleton, lo que no le impide cometer errores en su vida personal. Las escenas en el hielo son realmente impresionantes.

6/10
El club de los emperadores

2002 | The Emperor's Club

William Hundert. Un profesor, ya maduro, ha sido convocado en un lujoso hotel para una reunión de antiguos alumnos suyos. Los recuerdos se agolpan en su memoria. Aquel curso del 72, en la prestigiosa escuela de St. Benedict… Un año más, logra apasionar a sus alumnos con la enseñanza de la historia de Roma. Sabe usar recursos pedagógicos para alimentar la curiosidad natural de los adolescentes: como el de hacer leer la inscripción que preside el fondo de la clase, que narra los hechos guerreros de un rey del que, en la actualidad, nadie recuerda siquiera el nombre. Puede empeñarse uno en ganar el mundo entero, pero para que las realizaciones perduren, hay que hacer algo más, salir del cascarón del propio egoísmo… Hundert lo tiene claro: no sólo enseña una asignatura; ante él hay personas, jóvenes, con toda una vida por delante, que en el futuro ocuparán posiciones importantes en la sociedad. Y tiene que moldear su carácter, ayudarles a forjar su personalidad. Pero ese curso se va a encontrar con un alumno problemático, que llega con el curso ya empezado. Se trata de Sedgewick Bell, hijo de un senador. Un chaval muy listo, pero que va a lo suyo, y sometido a una enorme presión por parte de su padre, quien no se ocupa mucho de él, pero que sí desea su triunfo social. Una película rica y sugerente, muy atractiva para los que se dedican a la enseñanza. Muestra con aires de fábula a un personaje, muy bien encarnado por Kevin Kline, con innegable vocación para la enseñanza. Pero que también tiene sus debilidades. ¿Quién no pecaría en un momento dado de injusto, al observar que su pupilo díscolo por fin empieza a tomarse interés por las cosas? Y a pesar de todo, su sentido de la justicia emerge cuando se rompen las reglas del juego. Ocurre en las emocionantes escenas del concurso de los emperadores. Michael Hoffman (Escándalo en el plató, Un día inolvidable) maneja bien el guión de Neil Tolkin, adaptación de un relato breve de Ethan Canin, "El ladrón de palacio". Quizá se echa en falta ver a los alumnos estudiando alguna cosa distinta de la historia de Roma (¿no se imparte allí ninguna otra asignatura?), el director esté un pelín desdibujado, y la historia de amor del profesor parezca demasiado leve; pero el conjunto del film funciona, un canto a la labor de la enseñanza (no siempre reconocida), donde se recuerda que hay dos tipos de éxito en la vida, de muy distinta naturaleza. Y sólo el que te deja en paz contigo mismo y con los demás, merece la pena.

6/10
The Hole

2001 | The Hole

Una psicóloga de la policía interroga a Liz, una adolescente, que empieza a recordar la terrible experiencia que ha vivido con tres compañeros, dos chicos y una chica. Los cuatro han pasado dos semanas enteritas encerrados en un agujero. La idea era una mezcla de “simpático experimento” y “quién sabe si juerga”; y a Liz se le presentaba la oportunidad de conquistar a Mike, un guaperas por el que anda coladita. Pero cuando tratan de salir del búnker en que se han recluido, y que está situado en medio de un bosque solitario, no pueden. Al principio mantienen la sangre fría, pero la cosa pronto degenera, mostrando cada uno su lado más animal. Film discreto de terror adolescente, en cuyo reparto destacan Thora Birch, vista en films de la envergadura de American Beauty y Ghost World, Keira Knightley (cuando la actriz británica aún no era célebre) y Embeth Davidtz (Junebug).

3/10
13 fantasmas

2001 | Thir13en Ghosts

Tras la muerte en extrañas circunstancias del extravagante científico Cyrus Kriticos, su sobrino Arthur, que ha perdido a su mujer en un incendio, hereda su impresionante mansión. Cuando se traslada a vivir allí con sus dos hijos, un parapsicológo le advierte de la presencia de doce fantasmas, atrapados por su tío con objeto de realizar un antiguo ritual. Estos espectros sólo se pueden ver con ayuda de unas gafas. Nueva versión, con modernos efectos especiales, de la película homónima de William Castle, director especializado en serie B que se distinguía por sus inventos para promocionar las películas. Para esta ocasión, inventó unas gafas que permitían ver a los fantasmas. Hace tres años, el productor Joel Silver y el director Robert Zemeckis fundaron una productora llamada Dark Castle. Hasta la fecha, la compañía ha producido House on Haunted Hill, otro 'remake' del mismo director, y el título que nos ocupa, que supone el debut como realizador de Steve Beck, director de efectos especiales de Indiana Jones y la última cruzada. Del reparto destaca F. Murray Abraham.

4/10
El diario de Bridget Jones

2001 | Bridget Jones's Diary

El diario de Bridget Jones nació como una columna de la periodista Helen Fielding, donde con ácido humor describía lo que se suponía era el punto de vista de una mujer treintaañera que todavía no ha dado con su lugar en el mundo. El éxito condujo a una novela aún más exitosa; el salto a la pantalla era un paso cantado, que se ha saldado igualmente con una calurosa acogida. El diario es la excusa para articular los pensamientos de Bridget Jones, quien es joven, niña y avejentada al tiempo; joven por edad física, niña por su frecuente comportamiento pueril, y avejentada por la desilusión que a menudo le domina. Muchos espectadores de su edad pueden verse reflejados en el personaje, bordado por Renée Zellweger. Superados por los altibajos emocionales, las ilusiones (a veces pura imaginación, sin visos de realidad) apenas les duran unos instantes. Sin una visión trascendente en la que anclar su vida, andan a la deriva, movidos por los volubles vaivenes de sus sentimientos. Estamos ante un film hijo de su época. Frívolamente divertido, con buenos gags y un triángulo amoroso donde Bridget, finalmente, encontrará a su príncipe azul. La desconocida Sharon Maguire dirige con oficio, y, entre bromas y veras, deja caer, aunque sea en forma de leves apuntes, algunas ideas críticas acerca del tonteo erótico en la oficina o la incapacidad de expresar los propios sentimientos.

6/10
Mansfield Park

1999 | Mansfield Park

Fanny Price es arrancada de su hogar de mala muerte para vivir en la casa de unos parientes ricos: Mansfield Park. Ella siempre es considerada como una inferior, por su originaria condición de pobre. Pero gracias a su buen corazón y sus excelentes dotes como escritora, saldrá adelante, y conseguirá enamorar, cómo no, a su primo Edmund, que a pesar de todo no se atreve a reconocer su amor. Adaptación de la novela de Jane Austen, a la que la directora y guionista Patricia Rozema ha añadido rasgos autobiográficos de la propia escritora. El resultado es un sólido film decimonónico, que arranca las lágrimas en más de una ocasión.

6/10
El hombre bicentenario

1999 | Bicentennial Man

Año 2004. Una familia adquiere un robot con idea de que les ayude en las tareas domésticas. A medida que sirve en su hogar, Andrew (que así es bautizado el robot) comienza a desarrollar una sensibilidad que no parece nada normal en una máquina. Es capaz de hacer pequeñas esculturas, y tiene lo que podría llamarse afecto por los distintos miembros de la familia a la que sirve, sobre todo por Pequeña Miss. Esto le hace sentirse confuso, y a medida que pasan los años se le plantean cuestiones como la libertad y la muerte. Adaptación bastante libre de dos relatos de Isaac Asimov. A Chris Columbus le cuesta insuflar un poco de vida a un relato dramático; parece claro que el terreno donde más cómodo se siente es la comedia (Solo en casa, Señora Doubtfire, Nueve meses). Las teclas tradicionales de la ciencia ficción sobre la deshumanización de la sociedad y la posible inteligencia de las máquinas, o las famosas 3 leyes de la robótica, apenas las toca. Uno no pide grandes discursos filosóficos, pero que el hecho de que un robot que es casi una persona se presente, más o menos, como algo incuestionable, de lo que nadie se extraña mucho, exigiría alguna explicación o un poco de asombro. En cualquier caso tiene su punto de interés, sobre todo en su reflexión acerca del envejecimiento de los humanos, que contrasta efectivamente con la eterna juventud del robot.

5/10
Simon Magus

1999 | Simon Magus

Dovid Bendel (Stuart Townsend) es un judío de un barrio pobre que trata de construir una estación de tren. Pronto un rico de una vecindario pudiente (Sean McGinley) se entromete, comenzando una disputa por las tierras que ambos quieren. Entrará en liza entonces un tal Simon (Noah Taylor), que afirma hablar con el diablo... La película muestra el lado negativo de los hombres cuando están decididos a conseguir unos objetivos. Logra una buena ambientación e interpretación, haciendo al espectador empatizar con los personajes. El film logró el premio en Sitges a Mejor Director y Actor. En el Festival de Berlín compitió en la Sección Oficial.

6/10
Conflicto de intereses

1998 | The Gingerbread Man

Rick Magruder es un prestigioso abogado que lleva una vida tranquila en un pequeño pueblo llamado Savannah. Se enamora de una preciosa camarera, Mallory, con la que mantiene una apasionada relación. Sin embargo, Mallory vive atemorizada por su tirano padre, Dixon Doss, un pastor fundamentalista. Para ayudarla, Rick alega que el padre padece una enajenación mental y lo encierran en un hospital psiquiátrico. Sin embargo, en poco tiempo consigue escapar y perseguirá a su hija, por lo que el abogado tiene que ayudarle. Como otros grandes cineastas (entre ellos Sydney Pollack y Francis Ford Coppola) el prestigioso realizador Robert Altman filmó en los años 90 un filme basado en un guión original del popularísimo escritor John Grisham, cuyos libros tienen en común que están protagonizados por jóvenes e intrépidos abogados. Altman saltó a la fama tras el éxito del filme M.A.S.H. en el año 1970, pero después desarrolló su carrera en el cine al margen del Hollywood con títulos como Nashville. A partir de principios de los 90, desarrollo una segunda edad de oro con el éxito de filmes como El juego de Hollywood, Vidas cruzadas o Prêt-à-Porter. Este es el trabajo más convencional del realizador, inscrito en el más puro estilo norteamericano. El reparto es absolutamente lujoso, e incluye nombres como el director y actor Kenneth Branagh (Henry V), Daryl Hannah (Blade Runner), Tom Berenger (Platoon, El sendero de la traición) y Robert Duvall, uno de los mejores actores de Hollywood, con títulos como El padrino.

5/10
Fallen

1998 | Fallen

John Hobbes investiga la pista de un criminal cuya identidad desconoce. En realidad, el asesino es Edgar Reese, un ente poderoso con la capacidad de cambiar de forma y aspecto en cuestión de segundos, con solo tocar a otro ser humano. El caso se complica porque cualquiera puede ser el criminal y Hobbes comienza a indagar en este suceso, llegando a la conclusión de que todo se debe a Azazel, un ángel caído con una maldición en la Tierra. Thriller con tintes fantásticos y terroríficos protagonizado por el oscarizado Denzel Washington (Philadelphia, Training Day (Día de entrenamiento)). La historia está bien llevada y contiene buenas dosis de suspense y acción, además de un elenco de altura donde destacan John Goodman (Melodía de seducción) o Donald Sutherland (Space Cowboys), entre otros.

6/10
Amor y guerra

1997 | The Garden Of Redemption

Estamos en plena Segunda Guerra Mundial, durante la temible expansión del ejército nazi. Don Paulo (Anthony LaPaglia) es un sacerdote del pequeño pueblo de Vaiano, que ayuda con gusto a todo el que puede para superar las atrocidades de la guerra. Pero las peores consecuencias del conflicto llegan hasta este pequeño pueblo, que ve su vida alterada por completo. Además de luchar por sí mismo y por sus feligreses, Don Paulo soporta una enorme confusión, porque se ha enamorado de la bella Adriana (Embeth Davidtz). Ella también le quiere, pero su amor tendrá que sortear un montón de dificultades. Ambos se ven envueltos en una peligrosa misión a través de las líneas nazis. Separados, harán cualquier cosa por mantenerse con vida y luchar por su amor. Previsible aunque entretenido drama bélico, con un complejo trasfondo psicológico. La terrible duda que acecha a un sacerdote, que siente el amor de una muchacha, es tratada con frivolidad, y sirve de excusa para aumentar el dramatismo de la acción. Anthony La Paglia y Embeth Davidtz realizan unas actuaciones aceptables.

3/10
Matilda

1996 | Matilda

Matilda (Mara Wilson) es una extraordinaria niña, de una inteligencia prodigiosa. Desgraciadamente, sus padres, Harry y Zinnia Wormwood (Danny DeVito y Rhea Perlman) no se dan cuenta de este hecho. Están demasiado acupados en sus pequeños quehaceres cotidianos e ignoran que su pequeña hija está completamente enamorada de los libros y la cultura, y de que tiene inmensos deseos de aprender cosas nuevas. Cuando los Wormwood conceden por fin a su hija el deseo de ir al colegio, la envían a una inhóspita escuela-prisión donde todos sus alumnos viven atemorizados bajo el látigo de una horrible directora, Agatha Truncbull (Pam Ferris). Deliciosa comedia familiar que ofrece algunas magníficas dosis de valores familiares, como el cariño y la generosidad. Danny DeVito demuestra que además de ser un gran actor es un fantástico y original realizador.

6/10
Homicidio en primer grado

1995 | Murder in the First

Henri Young (Kevin Bacon) cumple condena en Alcatraz. En un intento de huida es cogido de nuevo y enviado a una celda de aislamiento como castigo, donde deberá permanecer 19 días. El alcaide del centro le tendrá encerrado durante años. Pasado el tiempo, Henri se ha convertido en un ser trastornado, atormentado e incapaz de comunicarse con los demás, pero el joven abogado James Stamphill (Christian Slater) llevará su caso y le defenderá ante un juicio. Drama desolador sobre injusticias carcelarias, basado en hechos reales y que fue muy aclamado por la crítica, gracias al notable guión de Dan Gordon. Kevin Bacon realiza un excelente trabajo en un papel en que se mete de lleno, lo que le supuso convertirse en el punto de mira de otros directores, que le ofrecieron enseguida papeles en Apolo 13 y Sleepers. Christian Slater convence en el rol de competente letrado, y Gary Oldman es creíble también en un papel de psicópata que consigue bordar. No hay que olvidar a los secundarios William H. Macy y Stephen Tobolowsky. El ritmo es bueno y la carga de violencia suficiente, pero lo que más destaca son los diálogos y la música de Christopher Young.

6/10
La lista de Schindler

1993 | Schindler's List

Clavado en la memoria tenemos el angustiado rostro de Liam Neeson, con ojos llorosos y gesto desesperado, mientras a su alrededor se aglomera un grupo de hombres y mujeres dramáticamente enternecidos: “El coche. ¿Por qué me quedé el coche? Valía diez personas. Diez personas. Diez personas más… Esta pluma. Dos personas. Es de oro… Dos personas más… Él me hubiera dado dos personas por ella, al menos una. Una persona más. Una persona, Stern. Por esto… ¡Pude haber salvado a una persona más y no lo hice! ¡Y… y no lo hice…!”. Steven Spielberg nos ha estado preparando para ese final durante tres horas de película. Un final melodramático que expresa algo terrible: hasta dónde ha podido llegar la bajeza humana, capaz de vender la vida de un semejante por… una pluma. La lista de Schindler es probablemente la mejor película sobre el Holocausto jamás filmada y también la más triste. Cuando se estrenó en 1993 muchos pensaron que a partir de ese momento ya no habría más películas sobre el mismo tema. Con La lista de Schindler ya todo estaba contado. Y, pese a que nos equivocamos, ninguna hasta el momento ha podido superar la entidad dramática y cinematográfica de la obra maestra de Spielberg. El director recibió por la película una recompensa largamente acariciada. La Academia se volcó con ella, otorgándole siete Oscar, entre ellos los correspondientes a la mejor película, mejor guión y mejor dirección. Antes Spielberg había fracasado –en cuanto a premios se refiere– con El color púrpura (11 nominaciones y ningún premio), E.T., el extraterrestre, En busca del arca perdida y Encuentros en la tercera fase. Ahora se consagraba definitivamente para un sector de la crítica, que siempre le había considerado el niño mimado por el público, un experto en hacer dinero con historias infantiles que ensalzaban los sueños y las aventuras por encima de las historias reales y los conflictos dramáticos. El director de Cincinnati necesitaba una película grande, monumental, un proyecto definitivo para demostrar su impresionante talento. Y lo encontró gracias a un libro del australiano Thomas Keneally donde se narraba la historia de Oskar Schindler, el empresario alemán que salvó a cientos de judíos de una muerte segura durante la II Guerra Mundial. Septiembre de 1939. Los nazis invaden Polonia. Los judíos son internados en guetos, son asesinados en las calles, son enviados a los campos de concentración. El alemán Oskar Schindler ve en la situación un medio de prosperar económicamente y comienza una interesada relación con los militares más poderosos para poner en marcha una fábrica. La mano de obra no es problema, ya que procederá de los campos de concentración… Schindler logra hacerse con los servicios de Itzhak Stern, un judío que se hará realmente cargo del negocio, mientras que él se ocupará de la labor de salón con la cúpula nazi, con el objetivo de elaborar una lista de trabajadores judíos que estarán únicamente bajo su protección. Sin embargo, lo que empieza como un medio lucrativo acaba convirtiéndose en la obsesión –empeñando su dinero y su futuro– por arrancar a cuantas más personas mejor de la garras psicópatas de Amon Goeth, oficial al mando de uno de los campos. La lista de Schindler es la historia de un héroe y un monumento a la dignidad humana, pero ambas cosas se hacen patentes poco a poco, tras un denso y trágico velo. Spielberg muestra a un Oskar Schindler nada ejemplar: vanidoso, mujeriego y hedonista. Un dandy oportunista que tardar cierto tiempo en comprender la barbarie nazi y en implicarse totalmente contra el holocausto. Además es el mismo horror el que produce una toma de partido por todo aquello que tenga aliento de vida. El asco y la repulsión de algunas imágenes no son aptas para paladares muy sensibles. La elección de actores es realmente acertada. Tipos como Harrison Ford, Bruno Ganz o Stellan Skarsgård fueron considerados para el papel de Schindler, pero fue Neeson quien finalmente bordó el itinerario interior de su personaje. Ralph Fiennes, por su parte, es un Amon Goeth estremecedor y acaba siendo como una reencarnación del Mal. Los distintos apartados técnicos funcionan a la perfección, desde el guión de Steven Zaillian, que presta atención minuciosa a los numerosos personajes y a la riqueza de sus diálogos, hasta la meticulosa labor de montaje, obra de Michael Kahn. Pero, ante todo, Spielberg sabe cómo jugar con los sentimientos de modo admirable y algunos pasajes quedan grabados para siempre en la memoria (los niños buscando refugio, las mujeres en las duchas de Auschwitz, los juegos asesinos de Goeth…). La formidable fotografía en blanco y negro de Janusz Kaminski aporta a la cinta una sólida entidad histórica, próxima en ocasiones al género documental, como en las escenas del gueto. Y la música del maestro John Williams suena como un desgarrador lamento imposible de olvidar.

8/10
El ejército de las tinieblas

1992 | Army of Darkness

Posesión infernal, Terroríficamente muertos y El ejército de las tinieblas forman una extraña y desconcertante trilogía donde están integrados géneros como el terror salvaje en la primera entrega, la comedia negra en la segunda y la aventura en la última de ellas. Todas ellas con el protagonismo del alter ego del director, Bruce Campbell, que en esta ocasión es abducido por una puerta tridimensional que le traslada a la Inglaterra medieval donde se convertirá en un héroe manco luchando de nuevo contra sofisticados demonios. Concebida como un comic desaforado, humorístico y sangriento, su guión, escrito por los hermanos Raimi, Sam e Iván, mantiene un sorprendente tono de película espectáculo en las numerosas batallas que se suceden, además de una banda sonora épica a cargo de Joseph LoDuca. Los efectos especiales constituyen un sentido homenaje al maestro Ray Harryhausen.

5/10

Últimos tráilers y vídeos