IMG-LOGO

Biografía

Etan Cohen

Etan Cohen

Etan Cohen

Filmografía
Rumble: La liga de los monstruos

2020 | Rumble

En un mundo donde la lucha libre de monstruos es un deporte mundial y los monstruos son atletas superestrella, la adolescente Winnie trata de seguir los pasos de su padre entrenando a un adorable monstruo desvalido hasta convertirlo en un auténtico campeón.

Holmes & Watson

2019 | Holmes & Watson

El mítico detective literario creado por Sir Arthur Conan Doyle va camino de convertirse en alguien más interpretado en el cine que el mismísimo Hamlet. Hay muchas películas sobre el inquilino de Baker Street, algunas magníficas –recuérdese Mr. Holmes–, y sus historias criminales han tenido versiones en géneros de todo tipo, desde el misterio (Sherlock Holmes contra Moriarty) al terror (El perro de Baskervilles), hasta la aventura (El secreto de la pirámide), la animación (Sherlock Gnomes) o el puro drama (La vida privada de Sherlock Holmes), pasando más últimamente por la acción (Sherlock Holmes) o la serie original (Elementary, Sherlock). Al israelí Etan Cohen le toca en este caso entregar una comedia absolutamente descerebrada, algo que a priori estaría en las antípodas de la idea racional, equilibrada y analítica que tenemos del protagonista. Pero por eso mismo Holmes se presta a ser parodiado hasta el extremo. Dicho lo cual, más que una comedia convencional queda claro que Holmes & Watson es una completa payasada, en la línea de las más chuscas películas de Will Ferrell, a quien Cohen ya dirigió en la infumable Dale duro. Aunque haya un leve hilo conductor –Holmes y Watson tienen un plazo de dos días para salvar a la reina Victoria de un complot mortal orquestado por el profesor Moriarty– en realidad puede decirse que en el guión de Cohen no hay una trama mínimamente consistente, tan solo una sucesión de banales gags, esperpénticos y ridículos, que salvo en contadas ocasiones no logran el objetivo de hacer reír, más bien producen vergüenza ajena. Lógicamente hay algunos momentos divertidos –los comentarios ante la reina, la referencia a Billy Zane–, pero son mucho más escasos de lo esperado y desde luego el abuso del humor soez, en ocasiones bastante grosero, denota una severa falta de creatividad. Los fans del histriónico y artificioso Will Ferrell están ante una película a su medida, para bien o para mal, pero sorprende ver en semejante ‘embolao’ a intérpretes de altura, como Ralph Fiennes o Rebecca Hall, bastante perdidos, aunque quizá sí se le saca un partido adecuado a ese gran actor llamado John C. Reilly.

3/10
Dale duro

2015 | Get Hard

James es un multimillonario con pocas luces que de la noche a la mañana es detenido por el FBI, con importantes acusaciones de estafa. Aunque él es inocente (es el cabeza de turco de su jefe y futuro suegro), la sentencia del juez es de diez años de cárcel. Ante su futuro, Jim pide ayuda a su limpiacoches Darnell, pues debido a que es negro piensa que ha estado en la cárcel y que le puede enseñar a sobrevivir entre rejas. Aunque ni siquiera le han puesto una multa de tráfico, ante la perspectiva de conseguir dinero Darnell accede a seguirle la corriente y empieza a convertir a Jim en el tipo “malo” que sea capaz de aguantar en el trullo. Supina estupidez con la que el guionista de Tropic Thunder y Men in Black III debuta como director. El tipo se llama Etan Cohen y hay que avisar que no tiene nada, absolutamente nada que ver, con Ethan Coen (la colocación de la “h” tiene aquí su peso en oro). La película se inscribe en la tipología de “comedia tonta hollywoodiense”, pero en este caso la bobería es tan impresionante que asusta, con un Will Ferrell que ha llegado a la cúspide de la payasada y la guarrería, aquí acompañado por uno de los cómicos de moda, Kevin Hart (El gurú de las bodas), que cuenta con su especial “momento de gloria” cuando en una escena interpreta a tres personajes a la vez. El guión de Dale duro es una simple excusa para dar rienda suelta a estos dos mastuerzos, donde se sucedan gags delirantes, ridículos hasta la extenuación, incluidas groserías variadas y procacidades sin cuento. Aunque ante tanta locura a alguien se le pueda escapar una carcajada, el resultado general es de vergüenza ajena.

2/10
Men in Black III

2012 | Men in Black III

Tercera entrega de la saga de los “hombres de negro”, dirigida una vez más por Barry Sonnenfeld. El argumento se centra ahora en una ancestral rivalidad entre un malvado alienígena llamado Boris el Animal y el duro agente K. Tras escapar de la prisión donde ha permanecido 30 años, Boris viajará al pasado para matar a K, que es el hombre que le condujo a la cárcel y que le seccionó uno de sus brazos. Men in Black III mantiene todas las constantes de las anteriores películas de la saga, entre ellas las diferencias de carácter entre el pavisoso Agente K (Tommy Lee Jones) y el locuaz agente J (Will Smith), diferencias aquí convertidas en clave de la trama, pues pueden ser consecuencia de un suceso secreto ocurrido en el pasado. Sonnenfeld sigue por otro lado aportando frecuentes golpes de humor, apariciones de alienígenas rarísimos y, por supuesto, estudiadas dosis de acción. Sin embargo, el resultado no pasa de entretenido y es claramente inferior al de las dos anteriores películas. Esto puede deberse a que los gags apenas sorprenden pues se basan en un planteamiento fantasioso que da muestras de estar agotado: falta inspiración y los chistes de Will Smith suenan enlatados, repetitivos. Esa sensación también aumenta porque el tono general quiere ser, en este caso concreto, un poco más serio, debido al propio argumento ideado por un equipo de cuatro guionistas diferentes. Y a la postre esa elección de aportar gravedad al asunto se revela un error. De todas formas, en Men in Black III hay momentos que funcionan, claro está, como la escena en la que se desenmascara a Andy Warhol, el panorama histórico-visual de la caída desde el Chrysler Building y algún otro. Por otro lado, la acción está muy bien rodada, aunque es más escasa que otras veces y a decir verdad el 3D tampoco ayuda mucho a ensalzarla. En cuanto al reparto, se incorpora Josh Brolin (No es país para viejos) en el papel de K en su juventud. El actor es una elección perfecta pues parece una réplica sin arrugas del pétreo agente K. Y también destaca la gran Emma Thompson, cuyo mínimo papel también tiene sus secretos y además regala uno de los gags más tontorrones y tronchantes de la película.

4/10
Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!

2008 | Tropic Thunder

Aunque Ben Stiller se prodiga más como actor, y es sobre todo conocido por protagonizar comedias como Algo pasa con Mary, lo cierto es que ya tiene cuatro películas como director. Empezó con la comedia dramática Reality Bites (Bocados de realidad), un intento serio de describir a la juventud del momento. Pero después dio un giro hacia la comedia alocada, que es el género donde realmente se siente a gusto, con Un loco a domicilio –el mayor fracaso de Jim Carrey–, y Zoolander, corrosiva crítica al mundillo de los modelos. Continúa esta línea ácida en esta cinta metacinematográfica, que sitúa en su punto de mira al Hollywood actual. Damien Cockburn –director británico en alza– se enfrenta a la complicada tarea de dirigir una costosa producción bélica que se rueda en una selva del sudeste asiático. La cinta reúne a cuatro grandes estrellas: Tugg Speedman –especialista en cine de acción, de capa caída–, Jeff Pornoy –protagonista de comedias simplonas y soeces muy populares, en las que interpreta todos los papeles, al estilo de Eddie Murphy–, Alpa Chino –un cantante de hip-hop– y el camaleónico actor teatral multipremiado Kirk Lazarus, que en su afán por preparar meticulosamente todos los papeles que interpreta, no dudará en someterse a una operación para cambiar el color de su piel, porque tiene que interpretar a un negro. El rodaje está a punto de irse al traste, porque el director se muestra incapaz de controlar a los protagonistas, que con sus poses de ‘divos’ se han vuelto insoportables. El productor de la cinta amenaza con cancelar el rodaje. Ante esta situación extrema, el veterano militar Four Leaf Tayback, asesor de la cinta porque se basa en sus experiencias en combate, recomienda al director que lo mejor que puede hacer es abandonar a los actores en una zona inhóspita de la jungla, para que se preocupen únicamente por sobrevivir, y grabarles, para luego montar la película a partir de vivencias reales. Hay algún que otro momento divertido, la idea inicial tiene su gracia, y el film cuenta con buenos actores, de enorme potencial cómico. Se luce especialmente Robert Downey Jr., en un personaje que parodia a grandes actores como Daniel Day-Lewis o Robert De Niro, capaces de grandes sacrificios por convertirse en los personajes que interpretan. Especialmente chocante resulta el papel de Tom Cruise, como productor calvo y obeso, estilo Torrente, radicalmente opuesto a su imagen habitual. También tiene su interés, algún apunte sobre la auténtica naturaleza de los actores, llenos de miedos, y necesitados constantemente de aprobación. Sin embargo, la idea inicial pierde fuelle enseguida. En cuanto los actores están en mitad de la jungla y se enfrentan con unos peligrosos narcotraficantes, la acción apenas avanza. No se sabe muy bien si les están grabando o no, se supone que con cámaras ocultas (¿ocultas por todos los rincones de la selva?). Sus supuestas críticas a Hollywood son de corto alcance, y quedan bastante diluidas por su constante recurso al humor soez –a veces macabro–, que se supone se denuncia. Ben Stiller apenas se molesta en disimular su interés por acaparar los momentos graciosos, y por contra desaprovecha a Jack Black, que como cómico no tiene precio, y que aquí ofrece constantemente la sensación de que daba para mucho más. Tampoco se le saca jugo a los numerosos rostros conocidos que se han prestado a hacer cameos muy poco graciosos. Ciertamente, la aparición de Tobey Maguire, haciendo de sí mismo tiene su gracia, pero resultan bastante ‘sosas’ las apariciones estelares de Mickey Rooney, Alicia Silverstone, Jennifer Love Hewitt, Jon Voight o Jason Bateman. Los planos de Matthew McConaughey se podrían suprimir y no ocurriría nada.

4/10
Madagascar 2

2008 | Madagascar: Escape 2 Africa

Secuela de Madagascar, exitosa producción de Dreamworks estrenada a la sombra de su obra maestra Shrek y con la intención de competir con los genios de Pixar. La película retoma a los cuatro personajes de la primera parte: el león Alex, la zebra Marty, la jirafa Melman y la hipopótama Gloria, y los traslada de nuevo a la selva de Madagascar, en donde tendrán que afrontar muchas dificultades para mantener su amistad. Todo comienza en el zoo del Central Park, en Nueva York, en donde Alex se ha hecho famoso por su talento para bailar. Desde allí las "fieras" serán trasladas en barco hasta África, pero sufren el ataque de un escuadrón de pingüinos, los cuales les trasladan a su avión. Un imprevisto les llevará a aterrizar en Madagascar, y allí Alex se reencontrará con su padre, el rey león Zuba. El film está dirigido por los mismos artífices de la primera parte y conserva su mismo sentido del humor, rápido y deslenguado. Aparte del estupendo acabado de los dibujos, lo que más llama la atención aquí es el endiablado ritmo de imágenes y diálogos, a veces tan loco y excesivo –como en las primeras escenas– que es difícil saber qué está pasando, a no ser que se esté familiarizado ya con los personajes y el tipo de aventuras de la primera entrega. Vuelve a haber, en este sentido, multitud de gags humorísticos protagonizados por los cómicos pingüinos, además de divertidas luchas cuerpo a cuerpo por parte de una ancianita que parece prima hermana de Van Damme. Y también hay homenajes a otros filmes y referencias a cuestiones sociales de la más radiante actualidad, como la reivindicación del permiso de maternidad por parte del sindicato de chimpancés. Por lo demás, hay que destacar la constante presencia de la música y del baile, muy de agradecer, de lo cual es una excelente muestra la despiporrante escena del 'breakdance' de Alex entre los humanos para salvar el pellejo.

5/10
Idiocracia

2006 | Idiocracy

Joe Bauers, un tipo normal y corriente que trabaja como bibliotecario, y Rita, una prostituta, son elegidos para un experimento militar, que consiste en someterse a hibernación. Sin embargo, nadie se ocupa de descongelarlos, hasta que despiertan por accidente cinco siglos después. El mundo ha cambiado y la humanidad se ha vuelto idiota, por lo que Joe es el tipo más inteligente del planeta.Mike Hudge, creador de Beavis y Butt-Head, dirige una comedia negra, que parece formada por gags independientes. La trama es una excusa para criticar aspectos de la sociedad actual como los programas absurdos en televisión.

4/10
El rey de la colina (1997)

1997 | King of the hill | Serie TV

Recrea las andanzas de una 'típica' familia texana, encabezada por Hank Hill, un hombre trabajador y conservador. Está casado con Peggy, profesora de español, y ambos tienen un hijo, Bobby, de 12 años. Satírica serie de animación dirigida a un público adulto de estilo realista, creada al unísono por Greg Daniels –uno de los guionistas de Los Simpson– y Mike Judge –responsable de los famosos Beavis y Butthead–. El propio Judge es natural de Texas, por lo que se ha inspirado en sus propios convecinos para la serie. Ha tratado temas de interés general como la diversidad étnica, las adicciones, etc, y algunos controvertidos, como la educación sexual.

6/10
Holmes & Watson

2019 | Holmes & Watson

El mítico detective literario creado por Sir Arthur Conan Doyle va camino de convertirse en alguien más interpretado en el cine que el mismísimo Hamlet. Hay muchas películas sobre el inquilino de Baker Street, algunas magníficas –recuérdese Mr. Holmes–, y sus historias criminales han tenido versiones en géneros de todo tipo, desde el misterio (Sherlock Holmes contra Moriarty) al terror (El perro de Baskervilles), hasta la aventura (El secreto de la pirámide), la animación (Sherlock Gnomes) o el puro drama (La vida privada de Sherlock Holmes), pasando más últimamente por la acción (Sherlock Holmes) o la serie original (Elementary, Sherlock). Al israelí Etan Cohen le toca en este caso entregar una comedia absolutamente descerebrada, algo que a priori estaría en las antípodas de la idea racional, equilibrada y analítica que tenemos del protagonista. Pero por eso mismo Holmes se presta a ser parodiado hasta el extremo. Dicho lo cual, más que una comedia convencional queda claro que Holmes & Watson es una completa payasada, en la línea de las más chuscas películas de Will Ferrell, a quien Cohen ya dirigió en la infumable Dale duro. Aunque haya un leve hilo conductor –Holmes y Watson tienen un plazo de dos días para salvar a la reina Victoria de un complot mortal orquestado por el profesor Moriarty– en realidad puede decirse que en el guión de Cohen no hay una trama mínimamente consistente, tan solo una sucesión de banales gags, esperpénticos y ridículos, que salvo en contadas ocasiones no logran el objetivo de hacer reír, más bien producen vergüenza ajena. Lógicamente hay algunos momentos divertidos –los comentarios ante la reina, la referencia a Billy Zane–, pero son mucho más escasos de lo esperado y desde luego el abuso del humor soez, en ocasiones bastante grosero, denota una severa falta de creatividad. Los fans del histriónico y artificioso Will Ferrell están ante una película a su medida, para bien o para mal, pero sorprende ver en semejante ‘embolao’ a intérpretes de altura, como Ralph Fiennes o Rebecca Hall, bastante perdidos, aunque quizá sí se le saca un partido adecuado a ese gran actor llamado John C. Reilly.

3/10
Dale duro

2015 | Get Hard

James es un multimillonario con pocas luces que de la noche a la mañana es detenido por el FBI, con importantes acusaciones de estafa. Aunque él es inocente (es el cabeza de turco de su jefe y futuro suegro), la sentencia del juez es de diez años de cárcel. Ante su futuro, Jim pide ayuda a su limpiacoches Darnell, pues debido a que es negro piensa que ha estado en la cárcel y que le puede enseñar a sobrevivir entre rejas. Aunque ni siquiera le han puesto una multa de tráfico, ante la perspectiva de conseguir dinero Darnell accede a seguirle la corriente y empieza a convertir a Jim en el tipo “malo” que sea capaz de aguantar en el trullo. Supina estupidez con la que el guionista de Tropic Thunder y Men in Black III debuta como director. El tipo se llama Etan Cohen y hay que avisar que no tiene nada, absolutamente nada que ver, con Ethan Coen (la colocación de la “h” tiene aquí su peso en oro). La película se inscribe en la tipología de “comedia tonta hollywoodiense”, pero en este caso la bobería es tan impresionante que asusta, con un Will Ferrell que ha llegado a la cúspide de la payasada y la guarrería, aquí acompañado por uno de los cómicos de moda, Kevin Hart (El gurú de las bodas), que cuenta con su especial “momento de gloria” cuando en una escena interpreta a tres personajes a la vez. El guión de Dale duro es una simple excusa para dar rienda suelta a estos dos mastuerzos, donde se sucedan gags delirantes, ridículos hasta la extenuación, incluidas groserías variadas y procacidades sin cuento. Aunque ante tanta locura a alguien se le pueda escapar una carcajada, el resultado general es de vergüenza ajena.

2/10

Últimos tráilers y vídeos