IMG-LOGO

Biografía

Will Ferrell

Will Ferrell

53 años

Will Ferrell

Nació el 16 de Julio de 1967 en Irvine, California, EE.UU.

Cómico de altura

18 Enero 2007

Pelirrojo, con ricitos. Con rostro como hinchado, y ojos ligeramente saltones. De andares torpes y largirucho, no parecía destinado a la fama actoral. Pero gracias a su vis cómica, parece que lo está consiguiendo, sobre todo en su país natal, Estados Unidos.

John William Ferrell nació en Irvin, California, en 1967. Su padre fue teclista y saxofonista de The Righteous Brothers, de donde le vino tal vez la vena artística. Licenciado en información deportiva en la Universidad del Sur de California (USC) –se ve que en EE.UU. hay títulos para todos los gustos–, ya en sus años estudiantiles había demostrado interés por el mundo de la interpretación. La leyenda afirma que daba avisos por la megafonía del instituto impostando la voz, un curioso campo de entrenamiento actoral. Le interesaba sobre todo la comedia, y por ello se sumó en Los Ángeles al grupo The Groundlings, conocido en el mundillo por su afición a improvisar sus números cómicos. De ahí saltaría en 1995 al programa televisivo por el que parece que tiene que pasar todo cómico estadounidense que se precie: el Saturday Night Live. Una de sus imitaciones más celebradas sería la del presidente George W. Bush, bromeando con los errores gramaticales del mandatario. Y si a alguien le parece que Ferrell tiene cara de dibujo animado, podemos apuntar que tal vez se le pegó algo del ‘cartoon’ después de poner voz a un padre sin brazos ni piernas en The Oblongs; o al simpático mono de Jorge el curioso (2006).

En 2000 se casó con Viveca Paulin, con la que tiene dos hijos. La había conocido cinco años antes, en clases de interpretación.

Aparte de participar en algunos telefilmes y series, Will Ferrell dio sus primeros pinitos cinematográficos con pequeños papeles, siempre en comedia: Movida en el Roxbury (1998); Austin Powers (1997) y Austin Powers. La espía que me achuchó (1999), con su papel de Mustafá; Aventuras en la Casa Blanca (1999); Todos la querían muerta (2000) y El terror de las chicas (2000). En 2001 Kevin Smith requirió sus servicios para Jay y Bob el silencioso contraatacan y Ben Stiller para su mirada al mundo de la moda en Zoolander. Eran pasitos, pero desde luego Ferrell no estaban en el punto de mira del público internacional.

Realmente la carrera de Ferrell se disparó cuando se convirtió en un elfo grande criado por Papá Noel en Elf (2003). En realidad resultaba que era un humano cuyo padre le había abandonado, y tras una valerosa decisión, el bondadoso joven marchaba a Nueva York en su busca, en plena Navidad. En el film Ferrell supo combinar las bromas con la ingenuidad que se le suponía a su personaje, desconocedor de la malicia que domina el mundo.

Su siguiente trabajo, El reportero (2004), no fue especialmente sobresaliente, pero ese mismo año su prestigio subió varios enteros, pues el mismísimo Woody Allen le requirió para un papel de Melinda y Melinda en que era el ‘alter ego’ del director, en una reflexión sobre la conexión íntima entre drama y comedia.

A Will Ferrell no se le caían los anillos por hacer pequeños cameos para sus amiguetes, como en Starsky y Hutch (2004), o De boda en boda (2005). E incluso aceptaba papeles menores, como el del nazi chiflado de Los productores (2005). Otra oportunidad de hacer comedia de tintes más clásicos se la brindó Embrujada (2005), adaptación de la televisiva que le permitió trabajar codo con codo con la ‘hechicera’ Nicole Kidman. Y finalmente, en 2006, un paso para adelante (Más extraño que la ficción, tragicomedia de muchos quilates, que recuerda a los esfuerzos de Jim Carrey para desencasillarse de comedietas tontas) y otro para atrás (la burda comedia automovilística Pasado de vueltas, que sólo tiene un gag memorable, el del alce).

Se ve que a Ferrell le sigue tirando el mundo deportivo, que le dio una licenciatura. Aparte de los coches de Pasado de vueltas, prepara Blades of Glory, sobre dos patinadores sobre hielo rivales, y Semi-Pro, ambientada en el mundo del baloncesto.

Filmografía
La Lego película 2

2019 | The Lego Movie 2: The Second Part

Segunda entrega legopeliculera, donde las aventuras que viven los personajes y la falta de armonía imperante tienen que ver con los modos distintos que tienen de jugar con las piezas de construcción del hermanos, el chico ya casi un adolescente, y ella una niña. Ha pasado el tiempo en Bricksburg, pero a pesar de que Emmet, con su proverbial optimismo, sigue cantando aquello de que "Todo es fabuloso", la realidad es un poco diferente. Unas piezas alienígenas de construcción, han llegado desde Lego Duplo al más puro estilo timburtoniano de Mars Attacks! con aquello de "Venimos en son de paz", mientras siembran el caos. De modo que han derribado edificios y convertido aquello en un paisaje postapocalíptico tipo Mad Max. En tal tesitura Lucy se ha vuelto una chica dura, y considera que los planes de Emmet para vivir felices en una casita son una quimera. Pero la gente de Lego Duplo, que retiene a los legosuperhéroes de la Liga de la Justicia, tienen un plan para recuperar la paz. La Reina que puede adoptar cualquier forma les invita a una boda real. Lo que no sabe Batman es que la idea es que sea algo más que un invitado. Phil Lord y Christopher Miller repiten como guionistas en el nuevo, oeri han preferido apartarse de la dirección del film en beneficio de Mike Mitchell, que estuvo detrás de Trolls y Shrek: Felices para siempre. De nuevo estamos ante un film muy dinámico, con una parte breve de actores de carne y hueso, donde se aboga por la unión familiar dentro de las típicas discusiones fraternales o papá que se quita de en medio dejando las tareas incómodas a mamá. Precisamente la rivalidad entre hermanos es la que justifica ingeniosamente la trama que se inventan con sus juguetes, donde chocan dos visiones de Lego. En la dominante parte animada hay un ritmo trepidante, en que se ha logrado un manejo casi perfecto de los ladrillos de construcción, y el modo en que se destrozan las estructuras. Además está muy presente un característico sentido del humor, marca de la casa, gamberro dentro de unos estudiados límites, y con muchísimos guiños cinéfilos y bromas con los superhéroes. Quizá algunos pasajes de acción son un poco reiterativos, pero el conjunto asegura de sobras la deseada diversión.

6/10
Holmes & Watson

2019 | Holmes & Watson

El mítico detective literario creado por Sir Arthur Conan Doyle va camino de convertirse en alguien más interpretado en el cine que el mismísimo Hamlet. Hay muchas películas sobre el inquilino de Baker Street, algunas magníficas –recuérdese Mr. Holmes–, y sus historias criminales han tenido versiones en géneros de todo tipo, desde el misterio (Sherlock Holmes contra Moriarty) al terror (El perro de Baskervilles), hasta la aventura (El secreto de la pirámide), la animación (Sherlock Gnomes) o el puro drama (La vida privada de Sherlock Holmes), pasando más últimamente por la acción (Sherlock Holmes) o la serie original (Elementary, Sherlock). Al israelí Etan Cohen le toca en este caso entregar una comedia absolutamente descerebrada, algo que a priori estaría en las antípodas de la idea racional, equilibrada y analítica que tenemos del protagonista. Pero por eso mismo Holmes se presta a ser parodiado hasta el extremo. Dicho lo cual, más que una comedia convencional queda claro que Holmes & Watson es una completa payasada, en la línea de las más chuscas películas de Will Ferrell, a quien Cohen ya dirigió en la infumable Dale duro. Aunque haya un leve hilo conductor –Holmes y Watson tienen un plazo de dos días para salvar a la reina Victoria de un complot mortal orquestado por el profesor Moriarty– en realidad puede decirse que en el guión de Cohen no hay una trama mínimamente consistente, tan solo una sucesión de banales gags, esperpénticos y ridículos, que salvo en contadas ocasiones no logran el objetivo de hacer reír, más bien producen vergüenza ajena. Lógicamente hay algunos momentos divertidos –los comentarios ante la reina, la referencia a Billy Zane–, pero son mucho más escasos de lo esperado y desde luego el abuso del humor soez, en ocasiones bastante grosero, denota una severa falta de creatividad. Los fans del histriónico y artificioso Will Ferrell están ante una película a su medida, para bien o para mal, pero sorprende ver en semejante ‘embolao’ a intérpretes de altura, como Ralph Fiennes o Rebecca Hall, bastante perdidos, aunque quizá sí se le saca un partido adecuado a ese gran actor llamado John C. Reilly.

3/10
Zeroville

2019 | Zeroville

Entre amor al cine, cinefilia, afición al cine y mitomanía, existe un amplio rango de mayor o menor vinculación con el Séptimo Arte. Algunos espectadores buscan pasar el rato con las películas, otros incluso piensan que son una invitación a la reflexión, pero los que hay que las convierte en algo tan necesario para vivir como el aire que respiramos. A esta categoría pertenece Vikar, el protagonista de Zeroville, la nueva película de James Franco. El extremismo fílmico de Vikar se presenta ya desde los primeros compases de Zeroville, el personaje, con el pelo cortado al cero, tiene grabado en la nuca un tatuaje de sus admirados Montgomery Clift y Elizabeth Taylor, su película favorita es Un lugar en el sol, y él mismo en efecto también busca su sitio a la luz del astro que nos ilumina, y piensa que tal lugar sólo puede encontrarse en Hollywood. Arquitecto frustrado, le acompaña en su habitación de un hotel –una que antaño ocupó Monty– la maqueta de una iglesia por él diseñada tiempo atrás. Tal vez esa fe le decepcionó, no se nos aclara este punto, pero ahora vive para el cine, es capaz de citar con soltura nombres de directores y películas, aunque no había visto cine hasta tiempos muy recientes, y se abriendo paso en lo profesional, hasta el punto de ser requerido para montar una película de corte erótico, donde actúa la mujer a la que ha sublimado, Soledad, que le hace evocar a la Taylor. Franco ambienta la película a finales de los 60, la misma época en que Tarantino sitúa Érase una vez en... Hollywood, hasta se menciona el asesinato de Sharon Tate, aunque el tono es muy diferente. Resulta difícil hablar en este caso de nostalgia romántica, a pesar de los numerosos guiños cinéfilos, y predomina en cambio un tono entre alucinado y disparatado, en que se anticipa la llegada del nuevo Hollywood, con presencias juveniles de Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y Steven Spielberg. Se pinta con cariño a algunos mentores de Vikar, y se fustiga a la figura del productor que no tiene en verdadera consideración a las personas ni a las películas que hacen. Estamos decididamente ante una propuesta bizarra, que seguramente tiene el tono que el director pretende, pero que resulta bastante banal y vacía, ya sea en la subtrama romántica, en la cuestión de Soledad y su hija, en la idea de que la única eternidad a la que podemos aspirar reside en los fotogramas de las películas.

4/10
Festival de la Canción de Eurovisión: La historia de Fire Saga

2019 | Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga

Lars Erickssong vive en un pueblecito de Islandia, y quedó huérfano siendo niño en los 70. Triste, muy triste, le devolvió la alegría escuchar a ABBA cantar “Waterloo” en Eurovisión, y se prometió algún día competir en este popular concurso musical. Le acompaña desde la infancia en el sueño Sigrit Ericksdottir, y nunca ha tenido tiempo de confesarle su amor, pues cualquier relación romántica le distraería de la meta primordial, que el tándem Fire Saga llegue a la cima. Un cúmulo de casualidades conducirá a la pareja hasta Edimburgo representando a Islandia en Eurovisión. Ahí el representante de Rusia, Alexander Lemtov, podría acabar robando el corazón a Sigrit, y también la cantante griega Mita podría hacer lo propio con Lars. Comedia romántica con prometedor punto de partida, y que encantará a los fans de Eurovisión en su amable mirada paródica. Aunque podía haber sido mucho más divertida y redonda de lo que es. Will Ferrell, protagonista que coescribe el guion, probablemente es el gran artífice de sus muchas frases alusivas a los genitales, bastante cargantes. Algunas ideas, como la conclusión del “boat party” que posibilita que Fire Saga compita en Eurovisión obligan a suspender la incredulidad en exceso, para hacerse idea, hasta la posible existencia de los elfos, también planteada en el film, resulta más fácil de aceptar. De todos modos el film dirigido por David Dobkin (lejos ya de su esfuerzo dramático de El juez, y más cerca de títulos como El cambiazo o De boda en boda) resulta simpático, al pintar el ambiente rústico islandés, y la óptica de los dirigentes que buscan un ganador para su país, o el ambiente y coreografías típicos de Eurovisión, incluida una canción grupal, que posibilitan el cameo de muchos rostros que reconocerán los seguidores más frikis del evento musical. Hay momentos graciosos en las desastrosas actuaciones de Fire Saga, y Ferrell y Rachel McAdams resultan creíbles como peculiar pareja, al igual que el metrosexual cantante ruso interpretado por Dan Stevens. La presencia de Pierce Brosnan como huraño padre de Lars se diría un guiño a su presencia en la saga Mamma mia!, mientras que se incluyen algunos intérpretes islandeses y suecos como Jóhannes Haukur Jóhannesson, Mikael Persbrandt y Ólafur Darri Ólafsson, por aquello de que no se diga que...

5/10
The House

2017 | The House

Dos padres por desigual

2017 | Daddy's Home 2

Brad (Will Ferrell) y Dusty (Mark Wahlberg) se las han apañado para lograr lo que nadie ha logrado: compartir amistad y paternidad (uno como padre natural, el otro como padre adoptivo). Todo va a pedir de boca hasta que entran en escena el autoritario y machista padre de Dusty, Kurt (interpretado por Mel Gibson), y el sensiblero y emotivo padre de Brad, Don (interpretado por John Lithgow)... ¡justo a tiempo para las Navidades! Horrorizado ante el estilo progresista de educación empleado por Brad y Dusty, Kurt se propone romper la relación entre los dos. A medida que aparecen las primeras grietas en su amistad... ¿podrán los chicos demostrar a Kurt que su estilo moderno de educación funciona y pasar la mejor Navidad en familia de la historia?

Zoolander 2

2016 | Zoolander 2

Retirados desde hace tiempo, los supermodelos Derek Zoolander y Hansel Mcdonald han caído en el olvido. Pero el diseñador del momento vuelve a reclutarles para trabajar con Todo, nuevo ídolo de las pasarelas. Mientras, la detective Valentina, miembro de la división de Moda de la Interpol, investiga quién está detrás de la muerte de varios iconos de belleza. Tras el paréntesis de la tragicómica La vida secreta de Walter Mitty, Ben Stiller vuelve a dirigir comedia con la secuela de una de sus películas más celebradas, rodada quince años antes. Zoolander 2 mantiene en parte las críticas del original a la superficialidad del mundo de la alta costura. La secuencia inicial, que muestra el asesinato de Justin Bieber haciendo de sí mismo, marca el tono surrealista y disparatado a ultranza del film, que acumula gags, algunos muy locos, otros tienen su gracia. La simplona trama sirve como mera excusa para un desfile de rostros famosos, que incluye a grandes diseñadores, como Tom Ford y Valentino, y otras figuras de la moda, pero también artistas de otros ámbitos, como los cantantes Sting, Lenny Kravitz, Kanye West, y Ariana Grande, y muchísimos actores, como Billy Zane, Kiefer Sutherland, Demi Lovato y hasta el mismísimo Macaulay Culkin. Por desgracia, la mayoría de apariciones no vienen a cuento, da la impresión de que a falta de ideas Stiller quiere distraer al público con el juego de reconocer a los famosos, en la línea de las secuelas de Torrente. Tiene cierta gracia Penélope Cruz, principal protagonista femenina, mientras que Benedict Cumberbatch resulta desconcertante como modelo andrógina.

4/10
Dale duro

2015 | Get Hard

James es un multimillonario con pocas luces que de la noche a la mañana es detenido por el FBI, con importantes acusaciones de estafa. Aunque él es inocente (es el cabeza de turco de su jefe y futuro suegro), la sentencia del juez es de diez años de cárcel. Ante su futuro, Jim pide ayuda a su limpiacoches Darnell, pues debido a que es negro piensa que ha estado en la cárcel y que le puede enseñar a sobrevivir entre rejas. Aunque ni siquiera le han puesto una multa de tráfico, ante la perspectiva de conseguir dinero Darnell accede a seguirle la corriente y empieza a convertir a Jim en el tipo “malo” que sea capaz de aguantar en el trullo. Supina estupidez con la que el guionista de Tropic Thunder y Men in Black III debuta como director. El tipo se llama Etan Cohen y hay que avisar que no tiene nada, absolutamente nada que ver, con Ethan Coen (la colocación de la “h” tiene aquí su peso en oro). La película se inscribe en la tipología de “comedia tonta hollywoodiense”, pero en este caso la bobería es tan impresionante que asusta, con un Will Ferrell que ha llegado a la cúspide de la payasada y la guarrería, aquí acompañado por uno de los cómicos de moda, Kevin Hart (El gurú de las bodas), que cuenta con su especial “momento de gloria” cuando en una escena interpreta a tres personajes a la vez. El guión de Dale duro es una simple excusa para dar rienda suelta a estos dos mastuerzos, donde se sucedan gags delirantes, ridículos hasta la extenuación, incluidas groserías variadas y procacidades sin cuento. Aunque ante tanta locura a alguien se le pueda escapar una carcajada, el resultado general es de vergüenza ajena.

2/10
Adopción peligrosa

2015 | A Deadly Adoption

Singular telefilm dirigidio por Rachel Goldenberg (La cuarta esposa), que se sitúa entre el drama y el thriller inquietante. Sorprende ver entre sus protagonistas a dos actores de éxito en la gran pantalla, normalmente en roles de comedia alocada, Will Ferrell (Más extraño que la ficción) y Kristen Wiig (La boda de mi mejor amiga). La historia se centra en un matrimonio distanciado que acoge en su casa a una joven embarazada, con la esperanza de adoptar al bebé cuendo nazca. Pero las cosas irán tomando otro cariz...

4/10
Padres por desigual

2015 | Daddy's Home

Brad tiene una familia estupenda y un buen trabajo en una importante radio. Es feliz con su mujer Sara y con sus hijos Dylan y Megan, a los que adora. El problema es que Brad no es su verdadero padre y por eso su mayor ilusión es que los pequeños dejen de llamarle Brad y empiecen a decir “papá”. Pero, cuando parece que su sueño puede hacerse realidad, la familia recibe la visita del padre real, Dusty, un tipo malote y aventurero que amenaza el status de Brad debido a la gran influencia que tiene sobre sus hijos. Es entonces cuando el papá y el padre adoptivo emprenden una batalla campal por ganarse el corazón de los pequeños. Tiene su gracia el sencillo planteamiento del director y guionista Sean Anders, curtido en comedias alocadas y superficiales que han tenido cierto tirón ante el público, como Jacuzzi al pasado, Somos los Miller o Cómo acabar sin tu jefe 2. En el film que nos ocupa ofrece una comedia típica estadounidense, de esas de usar y tirar, que no es más que una mera sucesión de situaciones ridículas y esperpénticas, con gags de todo tipo centrados en la rivalidad de los dos “papás”. Aunque no falten algunos chistes groseros, se agradece el tono generalmente familiar por el que se decanta Anders, y justo es reconocer que hay numerosos momentos graciosos. De fondo, sin embargo, se quiere restar importancia a una situación que es verdaderamente penosa, la de tantos matrimonios fracasados cuyas consecuencias sufren los hijos, que descubren en su más tierna infancia que tienen dos padres. Porque aquí no hay arreglo posible, tan sólo “otro” tipo de familia más… Todo el peso cómico de Padres por desigual está apoyado en los gags provocados por las payasadas de Will Ferrell (en ese típico papel de patoso de buen corazón) y del cachas Mark Wahlberg, con rol de chulito cool y enrollado que le gusta hacer de vez en cuando. Junto a ellos acompañan dos secundarios con gracia: el aprovechado gorrón Hannibal Buress y sobre todo Thomas Haden Church, en el papel del jefe de Ferrell. Varias escenas suyas son ciertamente despiporrantes.

4/10
Los becarios

2013 | The Internship

Billy y Nick son dos veteranos comerciales, amigos del alma ya talluditos, que a pesar de ser geniales vendiendo relojes se han convertido en dinosaurios en la era de internet. Puestos de patitas en la calle, reciclarse no parece una tarea sencilla. Hasta que Billy propone a Nick una idea que parece completamente disparatada: presentarse al programa de becarios de Google, la célebre empresa tecnológica, que les da opción de tomar el paso de los tiempos y tal vez de lograr empleo fijo. Contra pronóstico son seleccionados para este período de prácticas, aunque parecen unos "ancianos" al lado de sus compañeros becarios, auténticas criaturas en torno a los 20 años. Shawn Levy tiene en su haber simpáticas comedias familiares como Doce en casa, Acero puro o las dos entregas de Noche en el museo. Aunque también títulos tan fallidos como Recién casados. En Los becarios maneja un guión coescrito por el también coprotagonista Vince Vaughn, que no suele ser un modelo de elegancia a la hora de hacer comedia. Pero en líneas generales él y su compañero en la pantalla Owen Wilson dan a esta narración un tono amable, si se deja fuera su labor iniciática con algunos jovencitos en sus lances sexuales en un bar de barra americana. Hay que reconocer que el punto de partida de este film es original, y podía haber dado pie a situaciones muy divertidas, criticando con ingenio a una sociedad demasiado atrapada en pantallas digitales e internet y donde se fomenta una feroz competitividad y el arrinconamiento de los trabajadores de mediana edad, haciendo bromas con una jerga y unas herramientas informáticas que a las personas de ciertas generaciones le suenan un poco a chino. Además la crisis económica y los cambios en el mercado laboral, también daban pie a las bromas. Así las cosas, el resultado final de Los becarios es un poquito decepcionante, algo "light". Da la sensación de que lo que podía haber sido una disparatada comedia de enredo con gags tronchantes, queda reducido a algunas bromas simpáticas, pero siempre sin tirar piedras contra el tejado de Google, hasta el punto de que por momentos uno tiene la sensación de estar contemplando un spot promocional de la compañía, donde se alabaría el espíritu de equipo, la innovación, la atención al cliente, etc. La apuesta por no arriesgar y el ser más o menos politicamente correcto acaba dejando lo que podía ser una comedia memorable en simplemente entretenida.

4/10
Anchorman 2: The Legend Continues

2013 | Anchorman 2: The Legend Continues

Tim and Eric's Billion Dollar Movie

2012 | Tim and Eric's Billion Dollar Movie

En campaña todo vale

2012 | The Campaign

Cam Brady es un político de un distrito de Carolina del Norte. Nunca ha tenido que preocupare por nada, puesto que la competencia es inexistente y, acostumbrado durante años a mantener su puesto de congresista, se dedica a todo menos a la política. Su vida familiar es una completa falacia, y en general es un tipo de costumbres lamentables. Sin embargo, las cosas darán un giro radical cuando un nuevo ciudadano anuncia su candidatura para las inminentes elecciones. Se trata de Marty Huggins, un verdadero pazguato, hombre muy rarito, casado y con dos hijos, hijo de un antiguo político de altos vuelos. Su candidatura está financiada por dos magnates del Estado, que se han ocupado de enviar a un hombre experto para preparar al nuevo candidato. La guerra entre Cam y Marty es una realidad. El director Jay Roach comenzó su carrera con productos de vuelo rasante, que no levantan apenas dos palmos del suelo, tales como la trilogía iniciada con Austin Powers. Más tarde se irguió un poco gracias a Los padres de ella y su secuela, para luego ir diluyéndose de nuevo. Siguiendo ese itinerario, En campaña todo vale es una absoluta mamarrachada, una sucesión de tonterías soeces con el único objetivo de intentar apagar el cerebro de cualquier espectador dispuesto a tragarse la hora y media de disparates que han ideado los guionistas Chris Henchy y Shawn Harwell. Durante los primeros minutos es casi imposible no soltar la carcajada –esas cenas familiares repletas de surrealistas procacidades–, un poco por la sorpresa y otro porque los chistes verdes y gruesos a veces tienen su gracia (qué le vamos a hacer). Sin embargo, cuando toda la película es prácticamente una montaña de chistes guarros, palabras malsonantes, estrambóticas situaciones, a veces de irreverente mal gusto, y, en fin, indecencias exorbitantes, entonces hay que tener la piel muy dura, casi de animal irracional para entrar al juego humorístico que propone En campaña todo vale. Que bajo ese envoltorio se critique satíricamente el mundo de la política estadounidense, su corrupción, su egoísmo, etc., no deja de ser una anécdota entre tanto despropósito. En cuanto a los actores, comediantes consumados, Zach Galifianakis se muestra mucho más comedido y gracioso que un Will Ferrell agotador y vergonzante. Y Brian Cox ofrece una de las pocas escenas salvables de este demencial film.

2/10
Casa de mi padre

2012 | Casa de mi padre

 

Los otros dos

2010 | The Other Guys

Comedia cortada a la medida de Will Ferrell, que vuelve a ponerse a las órdenes de Adam McKay, responsable de varias de sus cintas, como El reportero, Pasado de vueltas y Hermanos por pelotas. Esta vez, Ferrell está acompañado por Mark Wahlberg, que aunque no se prodigaba mucho en la comedia interpretó un papel importante en la cinta de humor Noche loca justo antes de rodar esta cinta. Fue noticia en cierta medida por desbancar a la película del verano, Origen, como número uno en las listas de recaudación. Las películas de policías por regla general suelen centrarse en heroicos tipos que salen airosos de los tiroteos, se ven inmersos en persecuciones y detienen a temibles delincuentes. En esta cinta también aparecen dos héroes de ese tipo, P.K: Highsmith (Samuel L. Jackson) y Christopher Danson (Dwayne Johnson), que a pesar de que causan grandes destrozos con sus cinematográficas intervenciones, son considerados grandes héroes. Sin embargo, los protagonistas del film son otros dos personajes, Allen Gamble (Will Ferrell) y Terry Hoitz (Mark Wahlberg), dos segundones del cuerpo que se ocupan del trabajo de oficina y de rellenar el papeleo. Cuando los grandiosos Highsmith y Danson mueren inesperadamente en acto de servicio, Gamble y Hoitz tratan de posicionarse como sustitutos resolviendo un caso relacionado con un financiero lleno de deudas. El film cuenta con muchos secundarios de renombre, como Dwayne Johnson y Samuel L. Jackson (los “polis” duros), Eva Mendes (la esposa deslumbrante del personaje de Ferrell), y Michael Keaton, divertido como capitán de policía pluriempleado. También cuenta con cameos de estrellas como Brooke Shields, Rosie Perez y Anne Heche que se quedan en meramente anecdóticos. El repertorio de gestos de Will Ferrell, y los esfuerzos de Wahlberg proporcionan algún momento de cierta gracia. Pero el guión es surrealista y los gags no aspiran ni mucho menos a ser considerados de ‘humor inteligente’. Por desgracia, en el terreno de la comedia, Hollywood sigue eligiendo el camino facilón.

4/10
Everything Must Go

2010 | Everything Must Go

El mundo de los perdidos

2009 | Land of the Lost

Es ésta una de esas películas que parecen pedir a gritos que rueden cabezas entre los ejecutivos que dieron luz verde a su producción. Imposible decir a ciencia cierta a quien va dirigido el film, craso error como sabe cualquier estudiante de marketing. Basado en una serie televisiva creada por Sid Krofft y Marty Krofft en los 90, sigue los pasos del Dr. Rick Marshall, un paleontólogo al que nadie toma en serio por su teorías de viajes en el tiempo para estudiar a los dinosaurios y otras bonitas criaturas. ¿Nadie? Bueno, está Holly, una universitaria de Cambridge, verdadera fan de las teorías del científico. Y ambos deciden probar en una zona adecuada su invento del amplificador de taquiones, que les permitirá abrir una puerta espacio temporal y trasladarse a la época de los dinosaurios. Esa zona adecuada está en una montaña donde Stanton regenta una atracción de feria tipo 'el túnel del terror'. El trío viajará hasta un lugar sorprendente, con hombre-mono, hombres-lagarto de una extraña civilización, y por supuesto, bichos prehistóricos de todos los tamaños.De entrada, uno podría creer que está ante un homenaje a historias como la de El mundo perdido (1925) imaginada por Arthur Conan Doyle, o por títulos de serie B como King Kong (1933). Pero no. La cosa es una mezcla imposible entre trama de aventuras, con un irritante tono de comedia que no despega en casi ningún momento, casi siempre sembrado de bromas zafias, que de seguro alejarán al público familiar al que parece destinada la cinta. Por supuesto que a un film como éste no se le pide credibilidad, pero sí resulta exigible una lógica interna de la que carece. No, no es posible soportar todo el metraje sobre un antihéroe, que tiene gracia un par de veces cuando sus teorías de científico sabiondo fallan una tras otra, pero que agota, aunque le ponga cara un profesional como Will Ferrell. Si encima tiene como apoyo a dos desconocidos actores sin carisma -Anna Friel y Danny McBride- más un troglodita peludo, pues vamos, la cosa no da más de sí. Querer que riamos las gracias de unos personajes vestidos chapuceramente de hombres-lagarto, en homenaje a Ed Wood y demás pioneros del cine cutre, es pedir demasiado, sobre todo cuando la realidad es que ha habido un presupuesto holgado en efectos especiales, que no lucen demasiado.

2/10
Semi-profesional. Un equipo de pelotas

2008 | Semi-Pro

Los Flint Tropics son equipo semiprofesional que compite en una liga. Una mala racha económica hace tambalearse al equipo, que corre el riesgo de desaparecer. Esto es algo que preocupa muchísimo a sus jugadores que harán lo que sea con tal de que el equipo no se disuelva. Inspirada en hechos reales, esta comedia vuelve a mostrar la cara más exagerada y sobreactuada de Will Ferrell. Aunque esta historia se desarrolla en los años setenta, puede considerarse más de lo mismo en cuanto a comedia simple y algo zafia.

4/10
Hermanos por pelotas

2008 | Step Brothers

Judd Apatow está detrás de numerosas comedias de éxito de los últimos tiempos, como director (Virgen a los 40, Lío embarazoso) o como productor (Supersalidos). Todas llevan su sello personal: argumentos simples y sobredosis de humor ultragrosero. El caso que nos ocupa no es una excepción. En lugar de buscarse un nuevo trabajo, ya que fue despedido de una tienda de mascotas, Brennan Huff prefiere vivir a costa de su madre. Por su parte, Dale Doback también es una especie de parásito que se resiste a abandonar el hogar de su padre, que le malcría. Cuando la madre de Brennan y el padre de Dale se enamoran y contraen matrimonios, ambos se convierten en hermanastros, y tendrán que compartir habitación, a pesar de que ambos se caen fatal y chocan frontalmente porque son igual de egoístas y vagos. Will Ferrell vuelve a ponerse a las órdenes de Adam McCay, amiguete desde que ambos formaban parte de la plantilla del programa Saturday Night Live. Éste le ha permitido todo tipo de muecas y excesos gestuales, en El reportero y Pasado de vueltas, dos comedias tan ‘pasadas de vueltas’ que se cuentan entre los peores trabajos del actor, que paradójicamente ha demostrado tener talento cuando se pone en manos de un director de primera, como Woody Allen (Melinda y Melinda) o Marc Forster (Más extraño que la ficción), que sin duda supieron mantenerle a raya. A Ferrell le han rodeado de buenos actores, pues el coprotagonista es John C. Reilly, buen actor de reparto en títulos como Chicago, tiene bastante papel la veterana Mary Steenburgen, que encarna a su madre, y Richard Jenkins (el padre fallecido de A dos metros bajo tierra) es el padrastro. Pero no sirven de nada por culpa de un guión que acumula chistes de muy mal gusto, que no llegan a funcionar en ningún momento. Intenta ser una crítica a la progresiva infantilización de la sociedad, y a los afectados por el síndrome de Peter Pan, que se resisten a madurar, y a asumir responsabilidades tan en boga en la sociedad actual. Pero el tema ha sido mejor tratado en otras ocasiones, pues para disfrutar con su humor es necesario ser tan ‘infantiloide’ como los descerebrados protagonistas. Como se trata de un producto muy local, concebido para el público estadounidense, en el caso concreto de España los distribuidores han decidido adaptar la cinta al humor patrio. De ahí que le hayan puesto un título tan horrible, pues en el original es simplemente ‘Stepbrothers’ (hermanastros). Además, han contratado como dobladores a dos cómicos muy populares, Santiago Segura y Florentino Fernández, que se esfuerzan infructuosamente por darle algo de ‘vidilla’ a la cinta, reinventando los diálogos.

1/10
Patinazo a la gloria

2007 | Blades of Glory

Comedia loca, de bajos vuelos y humor tontorrón, sobre dos patinadores artísticos que por cosas de la vida acaban formando la primera pareja masculina de patinaje sobre hielo. Y es que tres años antes, durante los Campeonatos Mundiales, su rivalidad echó por tierra sus buenos modales y acabaron enzarzados en una pelea. Debido a tal incidente fueron desposeídos de su medalla de oro compartida e invitados a abandonar la alta competición. Para su debut en el largometraje, Josh Gordon ha contado con un valor seguro en Will Ferrell, posiblemente uno de los mejores comediantes de Hollywood, aunque algunos no le soporten. Le acompaña el pazguato Jon Heder, a quien vimos hacer lo propio en la basurilla Cuestión de pelotas, comedia deportiva protagonizada por Ben Stiller, quien ejerce como productor en este film.

4/10
Pasado de vueltas

2006 | Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby

Una de las películas sorpresa este verano en Estados Unidos, por su inesperada recaudación en taquilla. Y la verdad sea dicha, resulta difícil entender su éxito. Ambientada en NASCAR, el mundo de la competición automovilística en EE.UU., sigue la pista a un zafio corredor, sorprendente campeón, que ha convertido en lema personal la frase supuestamente graciosa “menea y hornea”. Se trata de un tipo egocéntrico, algo en lo que han tenido que ver sus desastrosos padres. Aunque se tiene muy creído su triunfo en los circuitos, va a encontrar la horma de su zapato en un campeón francés de Fórmula Uno, homosexual confeso, que se convertirá en su acérrimo rival, capaz de hacerle morder el polvo de la derrota. La trama del film se puede decir que es casi lo de menos. Lo de más es explotar la vis cómica de Will Ferrell, coguionista del film junto al director Adam McKay. Y aunque hay algún gag de buena ley –el del puma es desternillante–, el conjunto apenas se sostiene en pie. Por cierto, que el ejemplo para el público menor de edad de los retoños del protagonista no parece el mejor del mundo; y el empeño de su abuela por reformarlos en el tramo final se nos antoja moralina hipócrita de la peor calaña.

3/10
Más extraño que la ficción

2006 | Stranger than Fiction

Harold, un tipo gris, inspector de hacienda, sigue su rutina diaria con precisión casi kantiana. Una voz en off femenina, con perfecto acento británico, nos informa del número de veces que su cepillo de dientes acomete la limpieza de la dentadura, o de los pasos que da cada mañana para tomar el autobús, siempre a la misma hora. Pero un día… ¡comienza a escuchar la voz de esa narradora! Algo de lo que no es consciente dicha narradora. Y según ella, el destino de Harold es la muerte inminente. Inicialmente, Harold cree que puede estar volviéndose loco, y acude a una psiquiatra. Pero su siguiente paso es consultar con un profesor universitario de literatura, que le va a iniciar en los mecanismos narrativos de la novela. Y trata de detectar la aplicación de esos recursos en su vida cotidiana, donde ha irrumpido la joven Ana Pascal, dueña de una pastelería que está inspeccionando. Original e inteligente película que aplica las ideas de la metaliteratura, de modo que realidad y ficción se acaban encontrando, dando lugar a paradojas que recuerdan a las que suelen darse en las películas de ciencia ficción con viajes en el tiempo. El desconocido guionista Zach Helm sigue las pautas de otros colegas ilustres que vienen arriesgando últimamente en sus libretos, mayormente las del sorprendente Charlie Kaufman (Cómo ser John Malkovich, Adaptation. El ladrón de orquídeas, ¡Olvídate de mí!), para ofrecer una de esas estructuras sorprendentes, que se gana la complicidad del espectador exigente. Y le sirve, a él y al director Marc Foster, para reflexionar sobre el sentido de la vida y apuntar a aquello que supone un aliciente: enamorarse, la amistad de un colega del trabajo, la realización de la tarea profesional planteada como servicio y no de modo burocrático, arriesgar la vida por el otro… Además supone un homenaje al duro proceso de la creación literaria, al desafío de enfrentarse cada mañana a la hoja en blanco que aguarda contener una historia. Aunque la narración está llena de matices, el tono, sí, es ligero, y le pesa un poco el que la novela de la escritora se suponga es una obra maestra, pues una cosa es decirlo, y otro que parezca realmente que lo es. A la hora de reflexionar sobre la muerte, hay cierto riesgo, aunque se interrumpa en aras de una apuesta por el optimismo; al menos se plantea el tema, lo que habla de la incertidumbre de la existencia humana, ante la seguridad de la propia muerte. El film deja abiertos muchos temas, incluido el de la trascendencia, del que podría detectarse un atisbo en el personaje de la excelente Emma Thompson; al igual que ella interviene en el destino del Harold –Will Ferrell, en quizá su mejor papel hasta la fecha– también Dios tendría protagonismo en la vida de las personas.

7/10
Embrujada (2005)

2005 | Bewitched

La moda de adaptar series de éxito a la pantalla continúa, tras las versiones cinematográficas de El fugitivo, Starsky & Hutch, Los ángeles de Charlie, etc. y los próximos estrenos de Corrupción en Miami y Misión imposible 3. Desde luego, la pareja de guionistas formada por la directora Nora Ephron, autora de Algo para recordar y Tienes un e-mail, y su hermana, Delia, se ha esforzado por darle originalidad a este remake cinematográfico de la serie Embrujada, un hito televisivo de los años 60. Resulta que un famoso actor, Jack Wyattt, no atraviesa su mejor momento y necesita urgentemente un éxito para volver a la cúspide. Por esta razón, está preparando la versión moderna de la famosa serie, y acaba contratando como protagonista sin saberlo a una bruja de verdad. Se trata de Isabel, una bruja moderna cansada de hacerse la vida fácil a base de conjuros. Jack conoce accidentalmente a Isabel y se queda fascinado por su nariz, que recuerda a la de Elizabeth Montgomery, protagonista de la serie original. Decide contratarla, puesto que se trata de una absoluta desconocida, y de esta forma no tiene posibilidades de hacerle sombra en la pantalla. Rodar Embrujada sin Elizabeth Montgomery, fallecida en 1995, era quizá el mayor riesgo de este proyecto. Pero la directora sortea el obstáculo ‘a lo grande’ contratando a Nicole Kidman, actriz de tanta calidad que compone un personaje memorable, lleno de matices. Su bruja es muy humana, amable, algo ingenua, con remordimientos por usar su magia de forma egoísta. A la actriz le secunda Will Ferrell, uno de los cómicos más prestigiosos del momento, tras su hilarante trabajo con Woody Allen en Melinda y Melinda. El reparto lo completan los veteranos Michael Caine y Shirley McLaine. Nora Ephron les convenció asegurando que su film sería un homenaje a la serie, y no la imitaría milimétricamente. A pesar del aire de modernidad, se mantiene la esencia de la comicidad del original: la guerra de sexos, y la lucha de poder en una pareja. Los protagonistas discuten y se pelean mucho, y a pesar de que Kidman y Ferrell forman una de las parejas menos convencionales que hayan pasado por la pantalla en los últimos años (junto a Julia Roberts y Woody Allen en Todos dicen I Love You), los actores dan cierta magia a su supuesta relación. Incluye también algún toque de crítica a Hollywood, que olvida a sus actores fracasados, y al afán de estos últimos por acaparar planos en las producciones en que intervienen.

6/10
Los productores

2005 | The Producers

Finales de los años 50, Max Bialystock es un productor de musicales de Broadway al que las cosas no le van demasiado bien. Tras su último fiasco, sus penurias económicas no son ninguna tontería. Por ello le inquieta la visita de Leo Bloom, un contable de Hacienda que viene a revisar las cuentas. El joven, tímido e ingenuo, deja caer la idea de que tal y como está el patio, un productor puede ganar más dinero planificando adrede un fracaso, que buscando el éxito. Max coge la idea al vuelo, y enreda en la operación a Leo, que quisiera cambiar su vida gris por una carrera en el mundo del espectáculo. Juntos producirán un musical escrito por el nazi convencido Franz Liebkind, que pretende ensalzar a Hitler, y que están seguros de que será un completo desastre en taquilla. Les ayudará la escultural Ulla, contratada inicialmente como secretaria. Lo que no pueden imaginar es que todo va a salir al revés de como planeaban. En 1968 Mel Brooks escribió y dirigió Los productores (1968), una comedia normalita, que funcionó razonablemente. Pero cuando dio verdaderamente el golpe fue cuando decidió convertirla en un musical y estrenarla en Broadway en 2001. El éxito fue inmediato, a pesar de que Brooks no sabe música, y compone de oído. De modo que la operación `versión cinematográfica', que seguía la estela de Chicago, era casi inevitable, con la directora del montaje musical Susan Stroman al frente. De hecho, el reparto mantiene a casi todos los actores que trabajaron en Broadway, incluidos dos protagonistas, Nathan Lane y Matthew Broderick. A ellos se suman Uma Thurman con un papel claramente inspirado en Marilyn Monroe, y un descocado Will Ferrell como fanático nazi. El film se apoya en muchas y delirantes escenas de enredo, como las de Max seduciendo a viejecitas para financiar su obra. Y contiene vistosos números musicales, como el de las ancianas con el tacataca; además, da auténtico gusto la escena en que bailan juntos Broderick y Thurman. Hay dos nuevas canciones con respecto a la versión escénica: “You’ll Find Your Happiness in Rio” y “There’s Nothing Like a Show on Broadway”.

5/10
Un caradura de confianza

2005 | The Wendell Baker Story

El actor Luke Wilson (Una rubia muy legal), protagoniza, escribe y codirige esta comedia con tintes románticos, que sólo disfrutarán los incondicionales del género. Incluye, eso sí, un reparto de ensueño, con nombres y caras tan conocidas como las de Eva Mendes, Owen Wilson, Will Ferrell o Kris Kristofferson. La trama cuenta como un antiguo estafador encuentra trabajo en un hotel cercano a la frontera mexicana. Allí intentará recuperar a su novia, al tiempo que ayuda a unos veteranos inquilinos a mejorar su relación con la dirección del hotel.

4/10
Un entrenador genial

2005 | Kicking & Screaming

Phil y su progenitor Buck, ambos padres de familia, no pueden ser más diferentes. Phil es, ante todo, un hombre dedicado a su hogar. Mientras que Buck concibe su entorno como un ambiente competitivo, en el que lo importante, más que participar, es ganar. Phil ha aceptado entrenar el equipo de fútbol infantil de su hijo de 10 años; lo que no puede imaginar es que en el mismo campeonato juega un equipo de chavales, favorito para el triunfo, entrenado por… ¡Buck! Comedia familiar, que se toma más en serio que la media. Will Ferrell sigue probando sus dotes para hacer reír, y Robert siempre es una garantía de buen hacer. Pero quien destaca en el campo del humor, por encima de los dos actores citados, y los críos, es Mike Dikta, que tiene algunos de los mejores gags.

5/10
Melinda y Melinda

2004 | Melinda and Melinda

Un grupo de sofisticados intelectuales neoyorquinos, cena en un restaurante de postín. Agradable velada, donde la desgutación de una buena comida es compatible con la conversación “trascendente”. Pues dos de comensales, ambos escritores, tienen visiones diversas acerca de los sucesos que nos depara la vida. Y cada uno va a demostrar que un mismo hecho, punto de partida, puede desembocar en tragedia o comedia. Risas y lágrimas, con ellas tejemos nuestra existencia, y quizá no anden tan lejos unas de otras. Woody Allen traza su historia con tres líneas maestras: la mencionada cena, y las dos versiones, trágica y cómica, de las vicisitudes de una tal Melinda. En la “cara” divertida de la “moneda” woodyalleniana, Melinda es la vecina de una pareja que ofrece una cena, ella exitosa directora de cine independiente, él actor en horas bajas. Mientras que la “cruz” seria, muestra a una Melinda depresiva con tendencias suicidas, antigua amiga de un matrimonio en que él es actor, que se presenta de improviso en su casa, cuando ellos tienen una cena con invitados. El film salta de uno a otro escenario con pasmosa agilidad, mostrando que los reversos de la citada moneda se asemejan bastante. Todo ello con el habitual tono cáustico y pesimista de su director. Aunque el arranque y la estructura son originales, el cineasta sigue estancado en sus temas de siempre (el amor insatisfecho, las complicadas relaciones de pareja, el sexo, la felicidad, Dios…), y no encuentra nuevos terrenos a descubrir, como si hubiera decidido encerrarse en una isla de geografía limitada.

7/10
El reportero (2004)

2004 | Anchorman: The Legend Of Ron Burgundy

Años 70. Ron Burgundy es un famoso presentador televisivo de San Diego. Un día le asignan una nueva reportera, Veronica Corningstone, feminista y ambiciosa, pero Ron decide relegarla a trabajos menores, como cubrir exposiciones de animales. Aunque era el típico cómico histriónico procedente de televisión, Will Ferrell ha subido muchos puntos al protagonizar Melinda y Melinda, de Woody Allen, y ha demostrado tener cierta gracia en productos hechos a su medida,como Elf. Esta comedia homenajea la estética de los 70, época dorada de los telediarios en Estados Unidos.

2/10
Elf

2003 | Elf

Un bebé abandonado, se mete en el saco de los regalos de Papá Noel sin que éste lo advierta. Se criará en la gélidas tierras del Polo Norte, creyendo que es uno más de los elfos que ayudan a fabricar jugotes para los niños del mundo entero. Cuando, ya adulto, se entera de que es humano, parte a Nueva Cork en busca de su papá. Film familiar y navideño, pasablemente entretenido, con toque a lo Capra. Empalagoso a ratos (el mundo de Papá Noel, y el final, con todo el mundo puesto a cantar para recuperar el espíritu de la Navidad, que se está perdiendo), aunque con buenos sentimientos, que animan a ocuparse la propia familia, sin dejarse llevar por la hiperactividad laboral. La protagonista Hill Ferrell, uno de esos actores cómicos, pelín insoportables, surgidos del popular programa de TV en EE.UU., “Saturday Nihgt Live”. Con el tiempo Ferrell puede llegar a ser el nuevo “Jim Carrey”. Como ha probado en Melinda y Melinda, lo último de Woody Allen.

5/10
Aquellas juergas universitarias

2003 | Old School

Después de encontrar a su novia con un montón de tipos en la cama, Frank monta en la universidad un club, cuya finalidad principal es montar juergas a tutiplén. Protagoniza la gamberra cinta Luke Wilson.

3/10
Jay y Bob el Silencioso contraatacan

2001 | Jay and Silent Bob Strikes Back

Alocado quinto trabajo de Kevin Smith, con protagonismo de dos populares personajes secundarios de sus cuatro anteriores filmes y de Scream 3. Son Jay y Bob el silencioso, éste último interpretado por Smith. También él es el autor del guión, en el que aparecen antiguos personajes y algún amiguete como Ben Affleck o Gus Van Sant. El film está repleto de guiños a los trabajos previos de Smith. Un cómic que dibujaban los protagonistas de Persiguiendo a Amy, inspirado en Jay y Bob, va a ser adaptado al cine. Pensando que la película dará una imagen negativa de ellos, Jay y Bob parten a Hollywood, donde se enfrentarán a Mark Hamill, intérprete de Luke Skywalker en La guerra de las galaxias. Aquellos que no piensen que este argumento es una locura incomprensible, lo pasarán de fábula. Los demás, mejor que ni se acerquen. El reparto está plagadito de nombres conocidos.

2/10
Zoolander

2001 | Zoolander

Galardonado durante tres años seguidos con el máximo trofeo del mundo de la moda, Derek Zoolander ve peligrar su posición como modelo preferido de los diseñadores cuando entra en escena un duro competidor. Se trata de Hansel, un atlético rubio que practica deportes de riesgo, por lo que el público más joven se siente identificado con él. Desenfadada comedia que aprovecha sus ingeniosos gags para lanzar "alguna" que otra crítica acertada a la superficialidad de algunos sectores de la moda, y al exagerado culto al cuerpo que nos invade. En su tercer trabajo como realizador, Ben Stiller no se rebaja demasiado al humor escatológico de algunas comedias actuales que él mismo suele protagonizar, y demuestra su habilidad innata para la sátira. Se rodea de un reparto de correctos comediantes, como su amiguete Owen Wilson (Shanghai Kid. Del este al oeste), su querido padre, Jerry Stiller y la atractiva Milla Jovovich (Juana de Arco). El retrato del mundillo del prêt-à-porter gana en credibilidad por los múltiples cameos de famosos como David Bowie, Natalie Portman o Winona Ryder.

4/10
Todos la querían... ¡muerta!

2000 | Drowning Mona

Mona ha sido asesinada. Hay 460 sospechosos: los habitantes de Verplank, un pueblecito yanqui donde nunca ha ocurrido nada... hasta ahora. El sheriff investiga, y lo curioso es que todo el mundo parecía tener motivos para acabar con Mona. Comedia negra, con algunos gags hilarantes, cuyo estilo se ha definido como un cruce entre los hermanos Coen y John Waters. Danny DeVito protagoniza y produce esta película que cuenta con un reparto bastante apañadito, donde destaca Bette Midler o Neve Campbell, entre otros.

5/10
El terror de las chicas

2000 | The Ladies Man

Leon Phelps es un locutor de radio, seductor nato y obseso sexual, célebre porque mantiene provocativos diálogos con sus oyentes en su programa nocturno. Cuando le consultan sobre cuestiones sentimentales, les sorprende con las respuestas más soeces que uno pueda imaginar. Pero la paciencia de sus jefes tiene un límite, y Leon es fulminantemente despedido. Quizá la nueva situación le haga recapacitar un poco acerca de su visión de la vida. Su amiga Julie le echará una mano. El protagonista y coguionista, el actor de color Tim Meadows, pertenece a la cantera de cómicos salidos del show televisivo The Saturday Night Live. Aquí compone una disparatada comedia con un tipo grosero e inestable sentimentalmente, que al final encontrará el amor.

3/10
Aventuras en la Casa Blanca

1999 | Dick

Puede parecer la típica película estúpida protagonizada por chicas adolescentes. Pero no. Tiene su rato de gracia. Porque retrata, sí, a dos jovencitas bastante cursis, pero son la simple excusa para reírse un poco de ellas, y montar una trama disparatada en torno al escándalo Watergate. ¿Y si la célebre Garganta Profunda que provocó la caída del presidente Richard Nixon hubiera tenido la cara de dos crías horteras a más no poder? Andrew Fleming logra un film más que presentable. Las chicas se ganan la confianza del presidente (Dick, el tramposo), y hasta sacan a pasear... ¡a su perro! Hay momentos divertidos, y la presencia de las jóvenes actrices Kirsten Dunst y Michelle Williams.

6/10
Movida en el Roxbury

1998 | A Night at the Roxbury

Will Ferrell coescribe y protagoniza esta comedia, en una de sus primeras apariciones importantes en el cine. La historia narra las aventuras de dos hermanos lamentables que quieren formar parte de la noche de Los Angeles. Su sueño es regentar su propio club, pero para empezar necesitan relacionarse con ese mundo. Lo más adecuado es entrar en el club más selecto del momento, el Roxbury.

4/10
Austin Powers

1997 | Austin Powers: International Man Of Mystery

En la decada de los años sesenta, Austin Powers es la estrella de los servicios secretos británicos. No sólo vence a todos los villanos contra los que se enfrenta, sino que también resulta irresisitible para las mujeres. Cuando averigua que su eterno adversario el Dr. Maligno ha decidido congelarse para en el futuro volver a la vida, opta por seguir el mismo camino. Tres decadas después Austin despierta en un mundo en el que ya no queda nada de la magia de los años sesenta. Austin necesitará de la ayuda de la agente Vanessa Kesington para actualizarse y enfrentarse a su rival el Dr. Maligno. Disparatada parodia de las películas de James Bond, dirigida por Jay Roach, que arrancará con todo probabilidad la carcajada de los espectadores poco exigentes. El film esta protagonizado por un exagerado Mike Myers que se ve acompañado en el reparto por Elizabeth Hurley , Michael York y Mimi Rogers. Destacable es la banda sonora a cargo de George S. Clinton.

3/10
Festival de la Canción de Eurovisión: La historia de Fire Saga

2019 | Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga

Lars Erickssong vive en un pueblecito de Islandia, y quedó huérfano siendo niño en los 70. Triste, muy triste, le devolvió la alegría escuchar a ABBA cantar “Waterloo” en Eurovisión, y se prometió algún día competir en este popular concurso musical. Le acompaña desde la infancia en el sueño Sigrit Ericksdottir, y nunca ha tenido tiempo de confesarle su amor, pues cualquier relación romántica le distraería de la meta primordial, que el tándem Fire Saga llegue a la cima. Un cúmulo de casualidades conducirá a la pareja hasta Edimburgo representando a Islandia en Eurovisión. Ahí el representante de Rusia, Alexander Lemtov, podría acabar robando el corazón a Sigrit, y también la cantante griega Mita podría hacer lo propio con Lars. Comedia romántica con prometedor punto de partida, y que encantará a los fans de Eurovisión en su amable mirada paródica. Aunque podía haber sido mucho más divertida y redonda de lo que es. Will Ferrell, protagonista que coescribe el guion, probablemente es el gran artífice de sus muchas frases alusivas a los genitales, bastante cargantes. Algunas ideas, como la conclusión del “boat party” que posibilita que Fire Saga compita en Eurovisión obligan a suspender la incredulidad en exceso, para hacerse idea, hasta la posible existencia de los elfos, también planteada en el film, resulta más fácil de aceptar. De todos modos el film dirigido por David Dobkin (lejos ya de su esfuerzo dramático de El juez, y más cerca de títulos como El cambiazo o De boda en boda) resulta simpático, al pintar el ambiente rústico islandés, y la óptica de los dirigentes que buscan un ganador para su país, o el ambiente y coreografías típicos de Eurovisión, incluida una canción grupal, que posibilitan el cameo de muchos rostros que reconocerán los seguidores más frikis del evento musical. Hay momentos graciosos en las desastrosas actuaciones de Fire Saga, y Ferrell y Rachel McAdams resultan creíbles como peculiar pareja, al igual que el metrosexual cantante ruso interpretado por Dan Stevens. La presencia de Pierce Brosnan como huraño padre de Lars se diría un guiño a su presencia en la saga Mamma mia!, mientras que se incluyen algunos intérpretes islandeses y suecos como Jóhannes Haukur Jóhannesson, Mikael Persbrandt y Ólafur Darri Ólafsson, por aquello de que no se diga que...

5/10
Anchorman 2: The Legend Continues

2013 | Anchorman 2: The Legend Continues

Hermanos por pelotas

2008 | Step Brothers

Judd Apatow está detrás de numerosas comedias de éxito de los últimos tiempos, como director (Virgen a los 40, Lío embarazoso) o como productor (Supersalidos). Todas llevan su sello personal: argumentos simples y sobredosis de humor ultragrosero. El caso que nos ocupa no es una excepción. En lugar de buscarse un nuevo trabajo, ya que fue despedido de una tienda de mascotas, Brennan Huff prefiere vivir a costa de su madre. Por su parte, Dale Doback también es una especie de parásito que se resiste a abandonar el hogar de su padre, que le malcría. Cuando la madre de Brennan y el padre de Dale se enamoran y contraen matrimonios, ambos se convierten en hermanastros, y tendrán que compartir habitación, a pesar de que ambos se caen fatal y chocan frontalmente porque son igual de egoístas y vagos. Will Ferrell vuelve a ponerse a las órdenes de Adam McCay, amiguete desde que ambos formaban parte de la plantilla del programa Saturday Night Live. Éste le ha permitido todo tipo de muecas y excesos gestuales, en El reportero y Pasado de vueltas, dos comedias tan ‘pasadas de vueltas’ que se cuentan entre los peores trabajos del actor, que paradójicamente ha demostrado tener talento cuando se pone en manos de un director de primera, como Woody Allen (Melinda y Melinda) o Marc Forster (Más extraño que la ficción), que sin duda supieron mantenerle a raya. A Ferrell le han rodeado de buenos actores, pues el coprotagonista es John C. Reilly, buen actor de reparto en títulos como Chicago, tiene bastante papel la veterana Mary Steenburgen, que encarna a su madre, y Richard Jenkins (el padre fallecido de A dos metros bajo tierra) es el padrastro. Pero no sirven de nada por culpa de un guión que acumula chistes de muy mal gusto, que no llegan a funcionar en ningún momento. Intenta ser una crítica a la progresiva infantilización de la sociedad, y a los afectados por el síndrome de Peter Pan, que se resisten a madurar, y a asumir responsabilidades tan en boga en la sociedad actual. Pero el tema ha sido mejor tratado en otras ocasiones, pues para disfrutar con su humor es necesario ser tan ‘infantiloide’ como los descerebrados protagonistas. Como se trata de un producto muy local, concebido para el público estadounidense, en el caso concreto de España los distribuidores han decidido adaptar la cinta al humor patrio. De ahí que le hayan puesto un título tan horrible, pues en el original es simplemente ‘Stepbrothers’ (hermanastros). Además, han contratado como dobladores a dos cómicos muy populares, Santiago Segura y Florentino Fernández, que se esfuerzan infructuosamente por darle algo de ‘vidilla’ a la cinta, reinventando los diálogos.

1/10
Pasado de vueltas

2006 | Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby

Una de las películas sorpresa este verano en Estados Unidos, por su inesperada recaudación en taquilla. Y la verdad sea dicha, resulta difícil entender su éxito. Ambientada en NASCAR, el mundo de la competición automovilística en EE.UU., sigue la pista a un zafio corredor, sorprendente campeón, que ha convertido en lema personal la frase supuestamente graciosa “menea y hornea”. Se trata de un tipo egocéntrico, algo en lo que han tenido que ver sus desastrosos padres. Aunque se tiene muy creído su triunfo en los circuitos, va a encontrar la horma de su zapato en un campeón francés de Fórmula Uno, homosexual confeso, que se convertirá en su acérrimo rival, capaz de hacerle morder el polvo de la derrota. La trama del film se puede decir que es casi lo de menos. Lo de más es explotar la vis cómica de Will Ferrell, coguionista del film junto al director Adam McKay. Y aunque hay algún gag de buena ley –el del puma es desternillante–, el conjunto apenas se sostiene en pie. Por cierto, que el ejemplo para el público menor de edad de los retoños del protagonista no parece el mejor del mundo; y el empeño de su abuela por reformarlos en el tramo final se nos antoja moralina hipócrita de la peor calaña.

3/10
El reportero (2004)

2004 | Anchorman: The Legend Of Ron Burgundy

Años 70. Ron Burgundy es un famoso presentador televisivo de San Diego. Un día le asignan una nueva reportera, Veronica Corningstone, feminista y ambiciosa, pero Ron decide relegarla a trabajos menores, como cubrir exposiciones de animales. Aunque era el típico cómico histriónico procedente de televisión, Will Ferrell ha subido muchos puntos al protagonizar Melinda y Melinda, de Woody Allen, y ha demostrado tener cierta gracia en productos hechos a su medida,como Elf. Esta comedia homenajea la estética de los 70, época dorada de los telediarios en Estados Unidos.

2/10
Movida en el Roxbury

1998 | A Night at the Roxbury

Will Ferrell coescribe y protagoniza esta comedia, en una de sus primeras apariciones importantes en el cine. La historia narra las aventuras de dos hermanos lamentables que quieren formar parte de la noche de Los Angeles. Su sueño es regentar su propio club, pero para empezar necesitan relacionarse con ese mundo. Lo más adecuado es entrar en el club más selecto del momento, el Roxbury.

4/10

Últimos tráilers y vídeos