IMG-LOGO

Biografía

Gustave de Kervern

Gustave de Kervern

Gustave de Kervern

Filmografía
Le grand soir

2012 | Le grand soir

Mammuth

2010 | Mammuth

Serge acaba de retirarse, pero cuando va a arreglar los trámites administrativos relativos a su pensión, descubre que en la mayoría de sus empleos su vida laboral no consta en el registro. Para conseguir recibir el dinero que le corresponde, Serge es animado por su mujer para emprender un viaje hacia los lugares donde tuvo sus primeros trabajos. A bordo de su vieja motocicleta "Mammoth" (que le valió el apodo de "Mamut") retomará el contacto con ex compañeros de trabajo y familiares a los que hacía mucho que no veía... Desigual tragicomedia francesa, que se diría que no acaba de encontrar el tono y que desconcierta con respecto al destino de la historia, a cuyo guión le falta aplomo... una idea clara y más segura que transmitir. La pareja formada por Benoît Delépine y Gustave de Kervern (Louise-Michel) rueda con imagen de grano duro y con profusión de primeros planos y cámara en movimiento. Con ese realismo narrativo ofrece una curiosísima 'road-movie' anclada a un pintoresco personaje que va encontrando frikis en cada etapa de su camino, y que inevitablemente se irá encontrando más y más a sí mismo y a su pasado. Sin embargo, al cabo de los minutos sus aventuras se estancan totalmente y acaban por transmitir muy poco al espectador. Casi todo resulta monótono, triste y vacío. Esto no es óbice para que haya humor negro y bastantes momentos de risa, pero reina ante todo la perplejidad, e incluso los momentos algo surrealistas, como las relaciones con la sobrina majara. De cualquier forma, aunque en ese cúmulo de escenas algunas son vergonzantes –como la que tiene lugar en casa del primo–, en general domina un cierto aire tierno –ese pasado trágico que acompaña a Mamut– y también patéticamente divertido –como el encuentro de los cuatro hombres en el restaurante–, aspectos que derivan absolutamente del sólido personaje principal, un perdedor como pocos. Gran contrapunto es la presencia de su mujer (grande Yolande Moreau, que impactó con Séraphine), que ofrece algunos de los momentos tragicómicos más logrados. De cualquier forma lo mejor del film es la labor taciturna de un inmenso Gérard Depardieu, a quien lo de “mamut” desde luego le viene al pelo, y también la soberbia partitura musical de Gaëtan Roussel.

4/10
Louise-Michel

2008 | Louise-Michel

Sinsordada llegada de Francia y codirigida por Benoît Delépine y Gustave Kevern, repleta de explosivo humor negro, con la que resulta casi obligatorio reír a mandíbula batiente. Ya el inicio, un crematorio que, el colmo de los colmos, se queda sin fuego en un servicio fúnebre, anticipa el encadenado de gags y chistes en que consiste el film. El hilo conductor lo proporciona Louise, una oronda e inexpresiva mujer, que se queda sin trabajo junto a otras compañeras de una fábrica. Reunidas para crear, tal vez, una empresa juntas, usando el dinero de la indemnización, tienen una idea 'mejor': contratar a un asesino a sueldo, y matar al responsable de su despido. Escogerán para el trabajo a Michel, un supuesto experto que en realidad es incapaz de matar a una mosca.La peli está bien llevada, pero en unos cuantos tramos se queda sin munición humorística, llegando a cargar el conjunto. Se nota la influencia de Aki Kaurismäki en los directores, pero falta su sutileza. Las pretensiones iconoclastas, de atacar a los malísimos ricos y explotadores del mundo, de crear humor con niñas con cáncer o ancianos decrépitos, o hasta juguetear con el terrorismo del 11-S, funcionan a veces, aunque todo se mueve dentro de un discurso más políticamente correcto de lo que podría creerse a primera vista. La película también juega peligrosamente y con abundante 'mala leche' con la idea de la deconstrucción de los sexos, hombre, mujer, eso son construcciones culturales, ya se sabe, cada uno es lo que elige ser. Para rematar la faena de semejante disparate, este loco planteamiento se pone en boca de un sacerdote, en la última frase de la película.

4/10
Avida

2006 | Avida

4/10
Aaltra

2004 | Aaltra

Un pueblecito del norte de Francia. Dos vecinos se odian. Un día acaban a puñetazos, y el remolque agrícola de uno de ellos cede inesperadamente sobre sus cabezas. Ambos acaban en la misma habitación del hospital, donde les comunican que se han quedado inválidos. Condenados a la silla de ruedas, cada uno decide por su cuenta, viajar a Finlandia, a la sede de Aaltra, la empresa que fabricó el vehículo que les cayó encima, para pedir una indemnización. Los franceses Benoît Delépine y Gustave de Kervern dirigen y protagonizan una comedia surrealista, de personajes delirantes pero humanos, en la línea del finés Aki Kaurismäki. El autor de Un hombre sin pasado y Nubes pasajeras, avala a sus discípulos galos con un divertido cameo. Rodada en blanco y negro y con pocos medios, esta peculiar `road movie´ está contada casi sin diálogos. Y admitido que el humor negro abunda y que los protagonistas son dos gruñones malintencionados, en el fondo el film aborda la discapacidad física con un tono amable y esperanzado.

6/10
Le grand soir

2012 | Le grand soir

Mammuth

2010 | Mammuth

Serge acaba de retirarse, pero cuando va a arreglar los trámites administrativos relativos a su pensión, descubre que en la mayoría de sus empleos su vida laboral no consta en el registro. Para conseguir recibir el dinero que le corresponde, Serge es animado por su mujer para emprender un viaje hacia los lugares donde tuvo sus primeros trabajos. A bordo de su vieja motocicleta "Mammoth" (que le valió el apodo de "Mamut") retomará el contacto con ex compañeros de trabajo y familiares a los que hacía mucho que no veía... Desigual tragicomedia francesa, que se diría que no acaba de encontrar el tono y que desconcierta con respecto al destino de la historia, a cuyo guión le falta aplomo... una idea clara y más segura que transmitir. La pareja formada por Benoît Delépine y Gustave de Kervern (Louise-Michel) rueda con imagen de grano duro y con profusión de primeros planos y cámara en movimiento. Con ese realismo narrativo ofrece una curiosísima 'road-movie' anclada a un pintoresco personaje que va encontrando frikis en cada etapa de su camino, y que inevitablemente se irá encontrando más y más a sí mismo y a su pasado. Sin embargo, al cabo de los minutos sus aventuras se estancan totalmente y acaban por transmitir muy poco al espectador. Casi todo resulta monótono, triste y vacío. Esto no es óbice para que haya humor negro y bastantes momentos de risa, pero reina ante todo la perplejidad, e incluso los momentos algo surrealistas, como las relaciones con la sobrina majara. De cualquier forma, aunque en ese cúmulo de escenas algunas son vergonzantes –como la que tiene lugar en casa del primo–, en general domina un cierto aire tierno –ese pasado trágico que acompaña a Mamut– y también patéticamente divertido –como el encuentro de los cuatro hombres en el restaurante–, aspectos que derivan absolutamente del sólido personaje principal, un perdedor como pocos. Gran contrapunto es la presencia de su mujer (grande Yolande Moreau, que impactó con Séraphine), que ofrece algunos de los momentos tragicómicos más logrados. De cualquier forma lo mejor del film es la labor taciturna de un inmenso Gérard Depardieu, a quien lo de “mamut” desde luego le viene al pelo, y también la soberbia partitura musical de Gaëtan Roussel.

4/10
Louise-Michel

2008 | Louise-Michel

Sinsordada llegada de Francia y codirigida por Benoît Delépine y Gustave Kevern, repleta de explosivo humor negro, con la que resulta casi obligatorio reír a mandíbula batiente. Ya el inicio, un crematorio que, el colmo de los colmos, se queda sin fuego en un servicio fúnebre, anticipa el encadenado de gags y chistes en que consiste el film. El hilo conductor lo proporciona Louise, una oronda e inexpresiva mujer, que se queda sin trabajo junto a otras compañeras de una fábrica. Reunidas para crear, tal vez, una empresa juntas, usando el dinero de la indemnización, tienen una idea 'mejor': contratar a un asesino a sueldo, y matar al responsable de su despido. Escogerán para el trabajo a Michel, un supuesto experto que en realidad es incapaz de matar a una mosca.La peli está bien llevada, pero en unos cuantos tramos se queda sin munición humorística, llegando a cargar el conjunto. Se nota la influencia de Aki Kaurismäki en los directores, pero falta su sutileza. Las pretensiones iconoclastas, de atacar a los malísimos ricos y explotadores del mundo, de crear humor con niñas con cáncer o ancianos decrépitos, o hasta juguetear con el terrorismo del 11-S, funcionan a veces, aunque todo se mueve dentro de un discurso más políticamente correcto de lo que podría creerse a primera vista. La película también juega peligrosamente y con abundante 'mala leche' con la idea de la deconstrucción de los sexos, hombre, mujer, eso son construcciones culturales, ya se sabe, cada uno es lo que elige ser. Para rematar la faena de semejante disparate, este loco planteamiento se pone en boca de un sacerdote, en la última frase de la película.

4/10
Avida

2006 | Avida

4/10
Aaltra

2004 | Aaltra

Un pueblecito del norte de Francia. Dos vecinos se odian. Un día acaban a puñetazos, y el remolque agrícola de uno de ellos cede inesperadamente sobre sus cabezas. Ambos acaban en la misma habitación del hospital, donde les comunican que se han quedado inválidos. Condenados a la silla de ruedas, cada uno decide por su cuenta, viajar a Finlandia, a la sede de Aaltra, la empresa que fabricó el vehículo que les cayó encima, para pedir una indemnización. Los franceses Benoît Delépine y Gustave de Kervern dirigen y protagonizan una comedia surrealista, de personajes delirantes pero humanos, en la línea del finés Aki Kaurismäki. El autor de Un hombre sin pasado y Nubes pasajeras, avala a sus discípulos galos con un divertido cameo. Rodada en blanco y negro y con pocos medios, esta peculiar `road movie´ está contada casi sin diálogos. Y admitido que el humor negro abunda y que los protagonistas son dos gruñones malintencionados, en el fondo el film aborda la discapacidad física con un tono amable y esperanzado.

6/10
En un patio de París

2014 | Dans la cour

Antoine es un músico que entra en una fuerte depresión. Conseguirá un trabajo de portero en una casa de pisos de París. Ahí, con su aire taciturno y una tristeza que intenta paliar con alcohol y droga, irá interactuando poco a poco con los vecinos, especialmente con la señora Mathilde. Ésta, con incipientes ataques depresivos, encuentra en el nuevo portero, un tipo de buen corazón, la compañía que anhela. El director de comedias ligeras pero estimables, Pierre Salvadori (Un engaño de lujo, Una dulce mentira) se decide esta vez por una película que no es precisamente la alegría de la huerta. En compañía de David Léotard elabora una historia no muy original en su planteamiento: la vida en una casa de pisos al estilo 13 Rue del Percebe, con una colección de vecinos excéntricos cuyo aporte a la trama tampoco es un dechado de imaginación. La puesta en escena, casi teatral, incluye una atmósfera tristona y poco atractiva: un aire pesaroso que es dubitativo al principio pero que acaba por dominar el film. Aunque hay también gags humorísticos (toda la narración está narrada más o menos en clave de comedia), casi siempre están asentados en situaciones dramáticas. Y es que a la postre no hay más que una serie de vidas grises, sin sentido, que sugieren más bien el “reírse por no llorar”. El reparto cumple, encabezado por unos depresivos Gustave de Kervern y Catherine Deneuve.

4/10
Avida

2006 | Avida

4/10
Aaltra

2004 | Aaltra

Un pueblecito del norte de Francia. Dos vecinos se odian. Un día acaban a puñetazos, y el remolque agrícola de uno de ellos cede inesperadamente sobre sus cabezas. Ambos acaban en la misma habitación del hospital, donde les comunican que se han quedado inválidos. Condenados a la silla de ruedas, cada uno decide por su cuenta, viajar a Finlandia, a la sede de Aaltra, la empresa que fabricó el vehículo que les cayó encima, para pedir una indemnización. Los franceses Benoît Delépine y Gustave de Kervern dirigen y protagonizan una comedia surrealista, de personajes delirantes pero humanos, en la línea del finés Aki Kaurismäki. El autor de Un hombre sin pasado y Nubes pasajeras, avala a sus discípulos galos con un divertido cameo. Rodada en blanco y negro y con pocos medios, esta peculiar `road movie´ está contada casi sin diálogos. Y admitido que el humor negro abunda y que los protagonistas son dos gruñones malintencionados, en el fondo el film aborda la discapacidad física con un tono amable y esperanzado.

6/10

Últimos tráilers y vídeos