IMG-LOGO

Biografía

Jack McGee

Jack McGee

71 años

Jack McGee

Nació el 02 de Febrero de 1949 en The Bronx, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Gangster Squad (Brigada de élite)

2012 | Gangster Squad

Los Ángeles, 1949. La ciudad se halla bajo una ola criminal debido al dominio de la mafia. El sanguinario Mickey Cohen ha decidido eliminar al antiguo capo de la zona, Dragna, y asciende como la espuma sembrando de violencia las calles. Su plan es convertirse en amo y señor de toda la costa oeste de Estados Unidos, y para conseguirlo ejercerá todo su poder de persuasión: asesinato, extorsión, soborno, etc. El incorruptible jefe de policía, Parker, está harto de tener las manos atadas y decide crear en secreto una brigada para acabar con Cohen. El duro inspector John O'Meara, de los pocos que se ha atrevido a actuar en el territorio del mafioso, será el elegido para liderar el grupo: escogerá a sus propios hombres y podrán actuar fuera de la ley. El director de Bienvenidos a Zombieland ofrece una espléndida recreación de la ciudad de Los Ángeles inmediatamente después de la II Guerra Mundial. Se nos traslada a una ciudad de ensueño, que parece salida de las novelas de Raymond Chandler. Grandes sedanes negros, bellas mujeres, música de jazz, gabardinas y sombreros Stetson, balas y metralletas. El tema y el escenario remiten a un film con el cual es imposible eludir comparaciones: L.A. Confidential. La corrupción campea en todos los estamentos de la sociedad: policías, políticos, jueces, etc. Los asesinatos y el crimen están a la orden del día y los pocos policías honrados han de actuar con contundencia. La otra referencia clara es Los intocables de Eliot Ness, donde también un policía sin mancha creaba su equipo para encerrar a Al Capone, en ese caso en Nueva York. Como fusión de estas dos películas, el atractivo de Gangster Squad (Brigada de élite) es innegable y Ruben Fleischer filma como los ángeles (nunca mejor dicho) esa ciudad a donde tanta gente llega para cumplir un sueño y acaba encontrando una pesadilla. A este respecto, algunas secuencias son fantásticas, como la presentación de O'Meara, un poli tan noble como rudo y tendente a la violencia (como el Bud White de L.A. Confidential) que actúa bajo la poderosa presencia de un estupendo Josh Brolin. Desde luego uno de los distintivos de este film es su explícita violencia. La escena inicial es una declaración de principios de lo que vamos a ver. A lo largo de la historia las balas vuelan con inusitado realismo, los huesos crujen a cada puñetazo, la sangre mana a borbotones. Paradójicamente, a la vez hay algo que resta entidad al resultado: un cierto aire de ligereza y simplicidad en su desarrollo, al estilo cómic. De hecho, no hay más que fijarse en el personaje de Mickey Cohen para remitirnos a viñetas del tipo Dick Tracy. La composición mafiosa del siempre un poquito sobreactuado Sean Penn es aquí demasiado exagerada, no hay un solo plano en que no se desmadre con una mueca o un aspaviento de desequilibrado psicópata. El toque cercano también a los videojuegos lo explicita Fleischer con planos muy visuales, como esos barridos para despachar las redadas policiales o el exceso de congelados y ralentizaciones, véase el tiroteo en el hall del hotel. De cualquier forma, aunque Gangsters Squad (Brigada de élite) es un film poderoso, visualmente contundente, hay cierta falta de hondura en las relaciones entre los personajes. Se insinúan buenos mundos interiores, pero sólo se incoan, y la trama se centra casi exclusivamente en actuaciones trepidantes, en pura acción policial. Quedan así un poco en el aire la amistad y compenetración entre O’Meara y Wooters (sobresaliente otra vez Ryan Gosling), apuntada en un par de momentos de conversación (magnífico ese diálogo en la cocina entre Wooters y la mujer de O'Meara); la relación casi filial entre los polis interpretados por Robert Patrick y Michael Peña; o la presencia del bombón de turno interpretado a la perfección por Emma Stone, pero que no supera en densidad la comparación con la Lynn Bracken de Kim Basinger. Todas estas carencias, que no son las únicas, se deben a un guión quizá no defectuoso pero sí escaso, como incompleto, de modo que el espectador se queda con la sensación de que aquí había una historia, unos actores y un presupuesto para crear una obra maestra, cosa que no se ha conseguido.

6/10
Furia ciega

2011 | Drive Angry

Patrick Lussier, montador de Scream, obtuvo un gran éxito como realizador con el mediocre film de terror San Valentín sangriento. Por eso a continuación le han puesto al frente de una cinta de acción, de presupuesto medio, al servicio de Nicolas Cage. Milton, un hábil pistolero, busca a la secta de fanáticos que asesinó a su hija, con el objetivo de rescatar a su pequeña nieta, a la que tienen retenida. Por el camino se le une Piper, una camarera maltratada por su novio infiel, a la que Milton ayuda a defenderse de él. Por desgracia, Milton tiene siguiéndole los pasos a la policía y a un misterioso individuo conocido como El Contable, que hace gala de poderes sobrenaturales. Su principal defecto es el guión, que el propio Lussier ha elaborado junto con Todd Farmer, que le ayudó a componer el libreto de su anterior trabajo. Todo es bastante simple, los personajes no tienen entidad y se basa en una sucesión de tiroteos ridículos en los que el “prota” se salva de forma inverosímil. Para intentar compensar la falta de imaginación, se recurre al humor. En líneas generales recuerda a Machete, de Robert Rodriguez, donde los diálogos eran exageradamente malos, y se recurría a la violencia innecesaria y a los desnudos gratuitos, como homenaje a las películas de serie B. Pero Lussier tiene menos talento que Rodriguez, por lo que su cinta es aún peor. Nicolas Cage apenas se esfuerza por resultar creíble, aunque al menos le acompaña algún actor solvente, como David Morse, conocido por papeles como el vecino policía de Bailar en la oscuridad. A pesar del título que le han puesto en español, no tiene nada que ver con el film de Phillip Noyce que protagonizó Rutger Hauer en 1989.

3/10
Moneyball

2011 | Moneyball

"Resulta difícil no enamorarse del béisbol", dice el personaje de Brad Pitt hacia el final del metraje de este film. Los que no estén de acuerdo con esta afirmación, que abundan más fuera de los Estados Unidos, convendrán en que Hollywood ha sido capaz a lo largo de los años de producir buenas películas sobre esta disciplina deportiva, capaces de convencer a los no apasionados de los bates que ni siquiera entienden las reglas, desde la legendaria El orgullo de los yankees hasta títulos como El mejor o Campo de sueños. Moneyball se centra en la hazaña real de Billy Beane, manager de los Athletics de Oakland, equipo condenado al fracaso porque su presupuesto está a años luz de los grandes clubes, en un sistema injusto donde el poder económico lo marca todo. Con ayuda de Peter Brand, un joven licenciado en Economía por Yale, pone en marcha un sistema innovador para fichar a jugadores infravalorados por su comportamiento, su estética, o prejuicios variopintos, pero que anotan muchas más carreras que otros que cobran un dinero exorbitante. Gracias a eso el equipo va a sorprender bastante a los aficionados y periodistas... Estamos ante un film más difícil de lo que parece a simple vista. Por un lado, se basa en un libro de Michael Lewis, "Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game", que no es una novela, y que si bien documenta al milímetro la gesta de Beane, es más un estudio con muchos datos sobre el mercado del béisbol. Además, la historia real no se presta a priori a rodar un título convencional sobre este deporte, pues no va sobre un jugador o un entrenador, que es lo típico, sino básicamente sobre la persona que realiza los fichajes. Así las cosas, era todo un reto para dos de los pesos pesados de los guiones de la actualidad, Steven Zaillian y Aaron Sorkin –de nuevo emparejados tras Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres–, que junto con el debutante Stan Chervin, han logrado una justa nominación al Oscar al guión adaptado. Su trabajo es modélico, sobre todo porque se centran en explicar bastante bien para el público de toda condición en qué consistían básicamente las maniobras del manager de los Athletics, y además logran dar emoción a las negociaciones. No muestran ningún partido de continuo hasta que llega el momento decisivo, ya que el personaje real tenía la norma de no ver jugar a su equipo. En esencia, se ciñen al esquema del cine deportivo sobre superación personal (equipo en crisis remonta a base de trabajo), al tiempo que le dan un aire de bastante frescura. Bennett Miller, director que llevaba seis años de inactividad desde que dio la campanada con Truman Capote, aprovecha un buen guión en torno a la importancia del elemento humano, frente a la frialdad de los métodos científicos, y hace gala de una puesta en escena clásica que funciona a la perfección. El film, técnicamente impecable, ha logrado otras cinco candidaturas indiscutibles en las categorías de película, edición, mezcla de sonido, actor (Brad Pitt) y secundario (Jonah Hill). En su línea, Pitt resulta bastante creíble como el personaje central, un tipo con gran capacidad de riesgo que consagra su vida a su trabajo excepto por los ratos que pasa con su pequeña hija. Sorprende más, por ser su primer papel realmente serio, Jonah Hill, ideal para encarnar a un friqui prodigio de los números. Quizás están un tanto desaprovechados Philip Seymour Hoffman y Robin Wright, por su reducida presencia.

7/10
The Fighter

2010 | The Fighter

Micky Ward es un boxeador de origen irlandés, a quien entrena su caótico hermanastro Dicky Eklund, otrora púgil prometedor, y actualmente adicto al crack. Ejerce como manager su madre Alice, o sea que la carrera de Micky es un asunto de familia. Y enfocada así, podría tener tan poco futuro como Dicky. La única solución, a la que le anima su novia Charlene, pasaría por despegarse del clan familiar, algo que se hace tremendamente duro. Potente película, basada en hechos reales, con un excelente manejo de los elementos arquetípicos del drama deportivo de boxeo. Tiene 7 nominaciones al Oscar, incluida la de mejor película. Lo cierto es que el deporte de los puños ha dado pie siempre a filmes excelentes, pues suele prestarse a abordar grandes cuestiones, también presentes aquí, como superar la rémora de la baja extracción social –la familia de Micky es de un barrio obrero de Lowell, Massachusetts–, encontrar los mentores adecuados –entrenador y manager–, contar con el apoyo necesario –se muestra la tensión del protagonista, atrapado entre dos fuegos, el de su madre y su hermano, y el de su novia y su padre–, no amilanarse ante los rivales y tener afán de victoria. Llama la atención la solidez del guión, donde había casi novatos y el responsable de la saga deportiva canina Air Bud, Paul Tamasy, quien no se diría a primera vista el más adecuado para abordar una historia de tono muy realista y gran intensidad dramática. Sin embargo, con la ayuda de Scott Silver (8 millas), aportan un inteligente libreto, que usa como astuto esqueleto argumental en la primera mitad del metraje el rodaje de un documental de HBO sobre Dicky Edlund. Esto y los conflictos familiares otorgan una enorme hondura a la trama, lo importante no son tanto los combates de boxeo, aunque tengan por supuesto su entidad, sobre todo en el clímax de la película. David O. Russell (Tres reyes) prueba que es un gran director, hay pasajes muy visuales, como aquel en que los hermanos trabajan en el asfalto de una calle de su barrio, que sitúa muy bien el entorno narrativo. Y no hace falta grandes discursos, basta la pura imagen para ver que la fe sostiene a los hermanos en los momentos más complicados. Sus actores, muy bien dirigidos, entregan grandes interpretaciones. Desde Mark Wahlberg –también productor–, el protagonista en la encrucijada, como un sorprendente Christian Bale –esquelético, recuerda a Daniel Day-Lewis–, o las magníficas féminas Amy Adams y Melissa Leo, novia y madre respectivamente de Micky.

8/10
The International (Dinero en la sombra)

2009 | The International

Una investigación llevada a cabo por el agente de la Interpol Louis Salinger y la ayudante del fiscal del distrito en Manhattan Eleanor Whitman está a punto destapar un escándalo mayúsculo de venta de armas en países del tercer mundo a través de un banco tapadera con sede en Luxemburgo. Pero la persona que servía de contacto con el banco es asesinada con una limpieza escalofriante, y a partir de ese momento se ponen en marcha resortes muy poderosos para no dejar resquicios que permitan denunciar el caso. Lo que supone el empleo de asesinos profesionales, que ponen en su punto de mira a personas muy importantes, como Calvini, uno de los políticos favoritos para ocupar el puesto de primer ministro en Italia. Apasionante intriga política escrita por el primerizo Eric Singer, y dirigida por el alemán Tom Tykwer, que tan buen sabor de boca dejó en los cinéfilos hace ya más de diez años con la dinámica Corre, Lola, corre. Con un esquema de enfrentamiento sin equilibrio de fuerzas, a lo David contra Goliat, el cineasta filma con buen pulso, y sabe crear la perfecta atmósfera de conspiración que exige la trama –es modélico el pasaje en Milán en torno a un francotirador–, donde en todo momento tiene uno la sensación de que puede surgir un personaje de la sombra, dispuesto a enmarañar aún más la historia. Además incluye formidables escenas de acción, bien rodadas, como la que acontece en el museo Gugghenheim neoyorquino, verdaderamente espectacular. La película denuncia a un sistema financiero y político internacional capaz de permitir, aunque sea por omisión, los más increíbles y corruptos negocios, a costa de la tragedia de personas y aun naciones enteras. En tal sentido estamos ante una narración pesimista, donde no cabe confiar en la justicia, sólo en las personas concretas; y aquellos que procuran hacer lo correcto se ven obligados a vender, en parte, su alma al diablo. El film combina actores estrella o de solvencia probada –los siempre resultones Clive Owen y Naomi Watts, el brillante veterano Armin Mueller-Stahl– con otros menos conocidos pero perfectamente escogidos, como Ulrich Thomsen o Brían F. O'Byrne, dos de los villanos de la función.

7/10
21: Blackjack

2008 | 21

Película inspirada en un caso real. Ben es un brillante estudiante del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que aspira a que le concedan una beca para estudiar medicina en Harvard, algo que por su modesta posición económica no se puede costear. Tiene dos amigos algo “colgadetes”, con los que está diseñando un robot para presentar a un importante concurso. Pero les empezará a dar esquinazo cuando un profesor advierte su mente preclara, y le propone unirse a un grupo muy especial de estudiantes. La idea es hacer dinero en los casinos de Las Vegas apostando fuerte al black jack, un juego donde es posible ganar sin dejar las cosas al azar, si se conchavan varias personas, que deben llevar el recuento mental de las cartas que el croupier ha repartido, y comunicarse con gestos y palabras casuales. Ben se resiste inicialmente, pero necesita el dinero, y además formar parte del grupo le permitirá conocer mejor a Jill, una chica que le hace tilín. Hasta la fecha Robert Luketic había destacado sobre todo en la comedia romántica, con la exitosa Una rubia muy legal, y la más bien fallida La madre del novio. Ahora, con producción de Kevin Spacey, que se reserva además el papel del profesor mentor de los chicos jugadores, se lanza a una película de lo que es casi un subgénero, el del mundo del juego. El resultado es un buen entretenimiento, con la clásica moraleja de que la distancia entre “la cima del mundo” y “el más hondo de los abismos” puede no ser tan grande, y que el vértigo del lujo y el dinero pueden conducir a la pérdida de algo mucho más valioso, como es la amistad. Todo dentro de un planteamiento trepidante, elegante y clásico, con la emoción de que los jugadores pueden ser pillados en cualquier momento, pues un veterano controlador del casino está ojo avizor; y con las chispas que surgen de los inevitables choques de egos, sobre todo entre personas tan inteligentes. No faltan además las sorpresas, y quizá al armazón narrativo sólo quepa reprocharle un giro brusco que dan los personajes en una noche malhadada. Soporta el peso de la película un valor en alza, Jim Sturgess, visto brevemente en Las hermanas Bolena y con más protagonismo en el musical beatleniano Across the Universe. Su personaje tiene un aire de persona lista pero tímida, capaz de controlar sus emociones, que recuerda, también por el físico, a la composición de Tobey Maguire de Peter Parker para la trilogía de Spider-Man.

6/10
Rescue Me: Equipo de rescate (2ª temporada)

2005 | Rescue Me | Serie TV

Serie que sigue los pasos de Tommy Gavin, heroico jefe de bomberos de la Brigada 62, de la ciudad de Nueva York. Por desgracia, la tragedia del 11-S y la reciente separación de su mujer le tienen conmocionado.

4/10
Un delantero muy peludo

2004 | Soccer Dog: European Cup

Nueva muestra del subgénero canino, con chucho que es un fenómeno del balompié, y cuyas habilidades habrían venido bastante bien a nuestros pobres chicos de la selección española en la Eurocopa: ¡menudo papelón!. Pero en fin, no abramos heridas más o menos cerradas, y disfrutemos de este simpático film familiar, donde la nota sentimental la pone Zach, un chaval de 13 años que desea conocer a su padre, un vieja leyenda del fútbol que atraviesa un profundo bache.

4/10
Rescue Me: Equipo de rescate

2004 | Rescue Me | Serie TV

Sin duda, el heroico comportamiento del cuerpo de bomberos en la trágica jornada del 11-S ha facilitado que existiera esta serie. En ella se siguen las misiones de rescate de la neoyorquina brigada de bomberos 62.

4/10
Carrera espacial

2001 | Race to Space

Natural, pues se trata de Mac, un chimpacé que está siendo adiestrado por el doctor Wilhelm para enviarlo al espacio. Su hijo de 12 años, Billy, que sueña con ser astronauta, se hace muy amigo del animal. Hasta el punto de ponerse muy nervioso, pensando que quizá Mac no regrese del espacio. Amable film familiar, en la línea del magnífico Cielo de octubre, basado también en hechos reales.

5/10
Vivir con miedo

2001 | Living with Fear

Cuando la mujer de Chuck fallece en extrañas circunstancias, este decide dejar su pueblo natal. Conocerá a otra mujer que convertirá en su esposa. A la muerte del padre de Chuck, la pareja regresará de nuevo al pueblo. Pero allí los habitantes les reciben con hostilidad, pues están convencidos de que fue Chuck quien asesinó a su primera mujer. Thriller televisivo, de muy pocos vuelos, que atrapa mínimamente por la intriga generada. Destaca la presencia de la "mujer desesperada" Marcia Cross.

4/10
Pan y rosas

2000 | Bread And Roses

Maya y Rosa son dos hermanas mexicanas. Trabajan como limpiadoras en un edificio de oficinas, en condiciones infrahumanas. Cuando conocen a Sam, un activista sindical, su vida pega un giro. Empiezan a organizar a sus compañeras y batallan por sus derechos con orgullo. Ken Loach pone un “ladrillito” más en su filmografía de cine social. La peli conjuga la proposición de una historia humana, con personajes de carne y hueso, con la invitación a la reflexión. El director pinta un cuadro algo oscuro al hablar de lo que se encuentra un hispanoamericano que llega a Estados Unidos soñando con un mundo mejor: una situación “sin papeles”, la prostitución, el racismo, la amenaza y el miedo, las mafias, la extorsión... Nos gustaría que Loach fuera algo más optimista, pero lo que dice es parte de lo que hay.

5/10
Trece días

2000 | Thirteen Days

16 de octubre de 1962. La Casa Blanca recibe información fidedigna acerca de la instalación de rampas lanzamisiles en Cuba. Durante trece días, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética se convierten en un tenso “tira y afloja”. ¿Habrá guerra nuclear? A septiembre de 2001, obviamente, sabemos que la respuesta es “no”. Por tanto, el interés de Trece días no reside tanto en saber cómo termina lo que se cuenta, sino en conocer los entresijos del entorno del presidente John F. Kennedy: las discusiones entre “halcones” y “palomas”, los dilemas morales planteados a la hora de dar una respuesta adecuada a la provocación rusa, las decisiones que se toman cuando el contrario “mueve ficha”. En su guión, David Self se ha inclinado por: 1) inventar lo menos posible; y 2) quedarse con el punto de vista americano, de modo que el pensamiento soviético lo hemos de adivinar, como Kennedy y compañía. Así las cosas, Roger Donaldson orquesta un film “lección de historia”, donde se narran con detalle los acontecimientos de los “trece días”, siguiendo el esquema de otro título con “trece”, Apolo 13. Como ocurría en este film, Donaldson atrapa y crea suspense, a pesar de que conozcamos cómo va a discurrir todo. Además muestra el lado humano de los personajes, hasta el punto de que participamos de sus dudas y temores. Era inevitable contar con la estrella de turno, y gracias a Kevin Costner es el escogido protagonista, en el papel de un asesor presidencial, y productor.

6/10
Ángeles y demonios 3

2000 | The Prophecy 3: The Ascent

Que el bien y el mal luchen perpetuamente es cosa sabida. Pero en esta película ambos conceptos llevan el nombre de ángeles y demonios. Pyrel es un brutal ángel decidido a acabar con la humanidad. El único capaz de luchar contra él y de desbaratar sus planes es Danyael, hijo de un ángel y una mujer. Sin embargo, Danyael desconoce sus poderes contra el mal. Será Gabriel, un ángel caído, el que le haga descubrir su destino. Tercera entrega de la serie, tiene el don de enganchar desde el comienzo, gracias a un actor de la talla de Christopher Walken. Junto a momentos de gran intensidad, hay que notar que el guión a veces hace aguas. Para incondicionales del terror.

4/10
Frankie the Fly

1997 | The Last Days of Frankie the Fly

Un gángster de segunda división se enamora locamente de una actriz de cine porno. Así que pone todo su empeño en conseguir que su amada pueda realizar una película decente en la que pueda demostrar su talento. Esto le lleva a enfrentarse con su superior. Peter Markle se esfuerza por realizar un film ecléctico, que combina diversos géneros: comedia, cine de gánster y romanticismo. Destaca un atractivo reparto formado por Dennis Hopper, Daryl Hannah, Kiefer Sutherland y Michael Madsen.

4/10
Breakdown

1997 | Breakdown

A un matrimonio se le estropea su todoterreno en medio del desierto, y un camionero se ofrece para acercar a la mujer a la gasolinera más cercana. Ellos acceden, pero pasa el tiempo y la mujer no regresa... La angustia –del espectador y del protagonista– no ha hecho más que empezar. Thriller de perfecta atmósfera inquietante, a cargo de Jonathan Mostow (Terminator 3. La rebelión de las máquinas). El propio director y el coguionista Sam Montgomery pergeñan una de esas películas que al principio parecen no prometer demasiado y que, sin embargo, conforme van desarrollándose atrapan más y más al espectador. Y es que el guión va “in crecendo” durante toda la película y es increíblemente verosímil, tanto en la impactante situación criminal como en las reacciones del aturdido, angustiado y horrorizado marido. Constituye uno de los mejores ejemplos de thriller de acción protagonizado por un hombre normal que se ve obligado a realizar todo tipo de proezas y peripecias a vida o muerte para intentar salvar la vida de su esposa. Hay escenas de acción fantásticamente resueltas, tanto las más intrigantes dentro de la casa, como las de la carretera, éstas últimas más espectaculares. Y por supuesto, hay que resaltar el papelazo de Kurt Russell (La cosa). En algunos momentos borda el papel de modo estremecedor, como cuando está en el cobertizo y ha de soportar lo insoportable al ver cómo sacan a su mujer del camión.

7/10
The Quest: En busca de la ciudad perdida

1996 | The Quest

Christopher Dubois es un trapecista ambulante que lidera una banda de jóvenes huérfanos en Nueva York. Cuando la policía intenta detenerle, decide huir a Oriente, donde es capturado por un pirata que le vende a la isla de Siam. Allí, Dubois aprende un estilo de lucha. Convertido en experto en artes marciales, decide ir a la Ciudad Perdida, donde tiene lugar un campeonato para el que se citan los mejores luchadores del mundo. Debut como director del mismísimo Jean-Claude Van Damme, que por si fuera poco ejerce también como protagonista, y es uno de los autores de la historia en la que se basa el guión. Esto hacía presagiar lo peor, pero a pesar de todo es una cinta entretenida. Es cierto que los personajes son clichés, y que la trama es previsible, sin embargo, incluye brillantes coreografías de combates, y el tono recuerda a las películas clásicas de aventuras. Además, rescata al veterano Roger Moore, en un papel escrito especialmente para él: un viejo bucanero británico.

4/10
Instinto básico

1992 | Basic Instinct

Con este thriller erótico, el holandés Paul Verhoeven batió récords de taquilla y, de paso, forjó el estrellato de Sharon Stone. El detective Nick Curran es un experto policía. Aún así, comete un error de principiante: se enamora de la principal sospechosa de una oleada de crímenes. Se trata de la atractiva Catherine Tramell, una novelista que en una de sus obras describe asesinatos idénticos a los acaecidos. El director de origen holandés Paul Verhoeven, a partir de un guión de Joe Eszterhas, obtuvo uno de los grandes éxitos del cine reciente, en lo que tuvieron mucho que ver las polémicas y morbosas secuencias de sexo. Pero por encima del erotismo, el director de RoboCop y Desafío total sabe crear una atmósfera de suspense deudora de Hitchcock, y desarrolla la historia al estilo clásico. Además, contó con unas destacadas interpretaciones de Michael Douglas, y Sharon Stone.

4/10
Llamaradas

1991 | Backdraft

Dos hermanos han seguido la tradición familiar y forman parte del cuerpo de bomberos en Chicago. Brian se ha refugiado en el departamento menos arriesgado, puesto que se encuentra traumatizado por la trágica muerte de su padre, en acto de servicio. Sin embargo, desea otra oportunidad y trata por todos los medios de ser trasladado. Mientras tanto, una oleada de incendios provocados aterroriza la ciudad. Espectacular filme de catástrofes que incluye las mejores secuencias de incendios filmadas hasta la fecha. Los efectos especiales son inmejorables, por lo que el filme mantiene la emoción hasta el final. Ron Howard (Willow, Apolo 13) era el director ideal para esta superproducción, plagada de estrellas en los papeles principales.

5/10
Sunset Beat

1990 | Sunset Beat

Un grupo de policías patrullan por las calles de Los Angeles en motocicleta. A Chic Chesbro, uno de ellos, le gusta tocar en una banda de rock en su tiempo libre y de vez en cuando ha de batallar con su drogadicta ex mujer. Tim Kelly es otro compañero que ha abandonado los estudios de medicina sin habérselo dicho a sus padres; y Bradley Coolidge es otro poli que proviene de una acomodada familia. Juntos formarán un buen equipo para luchar contra el crimen. La película fue considerada el episodio piloto de lo que más tarde iba a ser una serie, que ya no contaba con George Clooney y que apenas tuvo dos episodios.

3/10

Últimos tráilers y vídeos