IMG-LOGO

Biografía

Margo Martindale

Margo Martindale

68 años

Margo Martindale

Nació el 18 de Julio de 1951 en Jacksonville, Texas, EE.UU.
Filmografía
Mrs. America

2020 | Mrs. America | Serie TV

Serie planteada claramente como diatriba contra Phyllis Schlafly, activista conservadora de St. Louis. La acción comienza en 1972, cuando el poder legislativo de Estados Unidos aprueba la Enmienda de Igualdad de Derechos o Equal Rights Amendment (ERA). Schlafly, también madre de familia casada con un influyente abogado, llega a la conclusión de que este supuesto avance podría acabar perjudicando a las mujeres, y destruyendo a la familia tradicional. De ahí que se lance a elaborar una serie de boletines, y a impartir charlas exponiendo su punto de vista, para evitar que la mayor parte de estados ratifiquen la ERA, condición indispensable para que entre en vigor. Dahvi Waller (guionista en series como Mad Men) escribe y aparece acreditada como creadora de esta miniserie de 10 capítulos para Hulu, donde precisamente su trabajo quizás suponga el punto más débil. Sobre todo, se muestra claramente partidista, no se intenta entender el punto de vista de los republicanos. Se arremete contra Schlafly, a la que muestra como una pobre desgraciada contradictoria, que defiende que la mujer no está discriminada, pero que por ejemplo asiste a una reunión en la que le piden que sea la que tome notas, por ser la única mujer, o su esposo la obliga a mantener relaciones sexuales cuando ella está agotada. Se describe en cambio sin aristas a sus oponentes, representantes de la segunda ola del feminismo, como Gloria Steinem, fundadora de MS Magazine, la escritora Betty Friedan o Shirley Chisholm, primera afroamericana elegida para el Congreso. Se trata no obstante de una serie con cuidada reconstrucción de la época, y con una realización notoria, se llevan el mayr mérito Anna Boden y Ryan Fleck, en su proyecto inmediatamente posterior a Capitana Marvel, pues se han responsabilizado de cuatro de los diez capítulos. Resulta muy eficaz que los tramos en los que aparece Schlafly estén rodados en un estilo tradicional y más academicista, y los del resto de mujeres, cámara en mano, con un toque más moderno. También se han esforzado mucho los miembros del reparto, en especial Cate Blanchett, en el rol protagonista, pero también John Slattery (su marido), Rose Byrne (Steinem), Elizabeth Banks (la feminista Jill Ruckelshaus), o James Marsden (el diputado Phil Crane), todos ellos tan eficaces  que por momentos consiguen que no se note que sus personajes estén torpemente descritos sobre el papel.

5/10
Derribad al hombre

2019 | Blow the Man Down

Easter Cove. Un pueblecito de pescadores en la costa de Maine. Las hermanas Priscilla y Mary Beth Connolly acaban de perder a su madre. En pleno velatorio Mary Beth se entera de que tenía la casa hipotecada, difícilmente podrán salir adelante, o mantener la pescadería que regenta Priscilla. En esta tesitura una Mary Beth muy enfadada se plantea dejar para siempre un pueblo que odia, y bebe más de la cuenta por la noche en un pub, alternando con un extraño. Cuando se van juntos en coche, él intenta propasarse. Resultado: mata al tipo, que resultará ser el proxeneta Gorski, con quien trataba Enid, dueña de un burdel. Asustada, con la ayuda de su hermana Priscilla se deshará del cadáver, ambas están convencidas de que sería imposible convencer a la policía de que fue un caso de muerte en legítima defensa. Película escrita y dirigida por Bridget Savage Cole y Danielle Krudy, se trata del primer largometraje de ambas. En su mirada a los secretos que esconde una pequeña localidad, donde aparentemente nunca ocurre nada, hay bastantes puntos de conexión con los hermanos Coen, el film ha tomado sin duda como referencia a Fargo. Pero así como la serie que surgió de la película estaba muy lograda al idear nuevas tramas según la filosofía del original, con los mimbres de crímenes chapuceros en una localidad provinciana, aquí el resultado es bastante inferior, con indudables altibajos narrativos. Hay alguna buena idea, como la colisión del coche, pero el ritmo es premioso, y hay un fracaso absoluto a la hora de lograr algún tipo de empatía en el espectador. Como novedades, Derribad al hombre recurre a los cantos de los pescadores para puntear la narración, o concede la mayor parte del protagonismo a las mujeres: las dos hermanas, las prostitutas, la dueña del burdel, las señoras supuestamente biempensantes. No faltan los policías, jugando al contraste entre el gordinflón que no piensa demasiado, y hace la vista gorda ante determinadas actividades, y el jovenzuelo inteligente y en apariencia ingenuo. El reparto lo integran actores bastante desconocidos, el rostro que más sonará es el de Margo Martindale, secundaria de lujo con una dilatada carrera a sus espaldas.

5/10
La cocina del infierno

2019 | The Kitchen

Decepcionante debut en la dirección de Andrea Berloff, guionista de títulos con cierto interés como World Trade Center y Blood Father, y que consiguió una nominación al Oscar por su libreto de Straight Outta Compton. Adapta un cómic de Ollie Masters, que describe las vicisitudes de tres amas de casa que viven a finales de los 70 en el conflictivo barrio neoyorquino denominado “La Cocina del Infierno”. Cuando agentes del FBI logran encerrar a sus tres maridos por sus actividades delictivas de tintes gangsteriles, ella deciden tomar las riendas de su “negocio”, ofreciendo protección a pequeños comerciantes a cambio de una cuota mensual. De este modo Kathy Brennan logra sacar adelante a sus dos retoños, Claire Walsh deja atrás una vida de malos tratos domésticos e inicia una relación con otro tipo, y la afroamericana Ruby O'Carroll logra liberarse del dominio “blanco” de marido y suegra. Por supuesto surgirán problemas, sobre todo cuando se acerca el momento de que los esposo salgan de la cárcel. La intención de ofrecer un mensaje feminista resulta tan obvia, que impide que el espectador pueda verse atrapado por lo que podía haber sido más interesante, el cómo “peces fuera del agua” logran nadar en las sucias aguas del crimen. “Genialidades” como la de mostrar cómo deben cortar un cadáver en pedacitos, y así presentar el progresivo endurecimiento de “las tres madrinas” resulta de escaso interés. Y aunque las tres actrices principales, Melissa McCarthy, Tiffany Haddish y Elisabeth Moss, se esfuerzan con sus composiciones, la película no merece siquiera el aprobado.

4/10
The Americans (6ª temporada)

2018 | The Americans | Serie TV

La última temporada acerca de la familia Jennings, donde los padres Elizabeth y Philip son espías del KGB afincados en Estados Unidos con la mejor de las tapaderas. Philip, siguiendo el consejo de su esposa, ha dejado su actividad clandestina y trabaja pacíficamente en la agencia de viajes. Su hijo Henry está en la universidad, donde destaca en el equipo de hockey sobre hielo, pero la hija mayor, Page, está siendo aleccionada por su madre como aprendiz de espía, también bajo la mirada atenta de Claudia, jefa de la célula rusa. La nueva misión de Elizabeth consiste en recabar información para hacer descarrilar la cumbre de desarme que se va a celebrar en Washington, los halcones del Kremlin no ven con buenos ojos los cambios y aires nuevos que trae consigo la era Gorbachov. De modo que agentes de la facción apaciguadora envían a Oleg de nuevo a Estados Unidos, con idea de que Philip recabe información para ellos de las tareas que realiza Elizabeth. La serie creada por Joseph Weisberg sigue gozando de la misma salud que las temporadas previas, en sus primeros compases. En el primer episodio se hace un inteligente uso de canciones como subtexto que habla de las dudas que acometen a unos u otros personajes, y a la sensación de sentirse como persona extraña en el lugar al que solemos llamar hogar. Las acciones inmorales que se realizan con tremenda frialdad podrían estar empezando a pasar factura, todos tenemos un límite, lo que refleja muy bien la pareja protagonista, unos Keri Russell y Matthew Rhys, que se han apropiado perfectamente de sus papeles. No estamos ante una serie frívola, verdaderamente existe complejidad psicológica en unos personajes rotos y anhelantes de felicidad. La compenetración de los Jennings con su vecino agente del FBI Stan Beeman, y su compañero Dennis Aderholt también permiten adivinar una subtrama en que, tal vez, acabe averiguando quién es esa familia con la que han compartido tantos momentos momentos de amistad y camaradería. Y resulta inteligente pensar en culminar todo con lo que precipitaría en la caída del muro, donde son necesarios los sacrificios, lo que encarna Oleg, el agente ruso interpretado por Costa Ronin.

7/10
The Americans (5ª temporada)

2017 | The Americans | Serie TV

The Americans es una serie que madura y mejora con cada temporada, hay cuerda para desarrollar los dilemas que afronta el matrimonio de espías compuesto por Elizabeth y Philip Jennings, padres de dos hijos, que bajo la tapadera de una gencia de viajes, trabajan para la Unión Soviética en los Estados Unidos de Reagan. La adolescente hija mayor Paige está perpleja tras descubrir a qué se dedican sus padres, y ver cómo mataban a una persona; además, le toca disimular ante Matt, el chico que le gusta, e hijo del agente del FBI divorciado, vecino y amigo de los Jennings, Stan Beeman. Además, dentro de la guerra biológica que se apuntaba la anterior temporada, los Jennings deben obtener información sobre un proyecto asesorado por un ruso que huyó de su país, para dañar la agricultura soviética con plagas estimuladas adrede. Mientras, en Moscú, Oleg Burov, agente del KGB que antepuso su punto de vista moral a las directrices de los jefes, alertando una amenaza biológica, va a ser presionado por la CIA para que trabaje para ellos, algo que no agrada a Beeman, que desarrolló con él una suerte de amistad. Con los hilos mencionados, muy bien imbricados, Joseph Weisberg sigue aportando nuevas y apasionantes tramas en esta meritoria serie, que rememora la esquizofrenia propia de los espías de los años de la Guerra Fría –entre sus clásicas falsas identidades, Elizabeth y Philip simulan ser azafata y piloto de una aerolínea rusa–, mezclándola con sus relaciones familiares y personales. Que parte de la narración transcurra en Moscú, o en otros escenarios como la antigua Yugoslavia, contribuye positivamente a ampliar el tablero de la intriga. Y no faltan algunas sorpresas, con la recuperación de personajes que creíamos perdidos. Keri Russell y Matthew Rhys siguen en su salsa, se mueven a gusto con sus personajes, mientras que Holly Taylor ha tenido que crecer con su personaje, y lo hace muy bien.

7/10
Una vida a lo grande

2017 | Downsizing

En un congreso de desarrollo sostenible el científico noruego Jorgen Asbjørnsen presenta un descubrimiento sensacional. La posibilidad de reducir a las personas de tamaño, que traerá consigo enormes ventajas a un planeta que parece estar recorriendo el camino hacia la destrucción: seres humanos en miniatura significa reducción del coste de vida, menor consumo de valiosos recursos naturales cada vez más escasos, reducción en la generación de residuos... Todo parecen ventajas, y pasados unos años empieza a haber por todo el mundo pequeñas ciudades con hombrecitos, varones y mujeres, empresas especializadas publicitan ampliamente el procedimiento de volverse pequeño. Paul Safranek, terapeuta ocupacional, se deja seducir por la posibilidad de ser reducido de tamaño junto a su esposa Audrey, la inversión merece la pena, pues quizá con sus ahorros podrán vivir ya el resto de sus vidas sin necesidad de trabajar, y en el caso de que lo hagan será sólo para estar entretenidos y ocupar el tiempo. Pero cuando se lanzan a la aventura, surgen los miedos y las sorpresas. Original y sugerente parábola de anticipación al futuro que puede aguardar a una humanidad demasiado narcisista, a cargo de Alexander Payne, que vuelve a trabajar en el guión con Jim Taylor, ambos firmaron antes los libretos de Election, A propósito de Schmidt y Entre copas. El tándem Payne-Taylor hace gala de un sabio conocimiento de las grandezas y limitaciones del ser humano con una trama que muestra que, incluso ante un escenario que a priori debería hacer la vida más fácil a las personas, siempre surgen los problemas y las malas prácticas, existe el peligro de la manipulación, el abuso de las tecnologías, y las desigualdades sociales no van a desaparecer por arte de magia, o aquí, mejor dicho, de ciencia. La mirada es inteligente y poliédrica, y las cuestiones planteadas muy sugerentes, aunque quizá no se ha logrado el completo equilibrio argumental, decididamente algunos pasajes son más brillantes que otros. La narración, de algún modo, nos ofrece el punto de vista de Paul, que se identifica con el del espectador –el papel le va al pelo a Matt Damon, con su pinta de buen chico despistado, un boy scout–, y va por tanto del estupor al conocimiento, y pasa por el acostumbramiento a una nueva situación que exige al final, el tamaño no importa, buscar el bien del prójimo como condición imprescindible para ser feliz. Y todo arranca de un modo muy atractivo y ágil, con la presentación del descubrimiento y su progresiva implantación social. La tendencia a convertirlo todo en moda pasajera, o la tentación de anhelar una vida ociosa y vacía, se pintan con habilidad, la crítica social es mordaz. También en lo referente a la escasa solidez actual de los lazos matrimoniales, que pueden ser muy frágiles. Existe un problema en varios momentos de cambio de tono, Payne se arriesga y no acaba de lograr que todo cuadre. Pero se agradece su audacia, que le lleva a evitar simplismos. Los avances científicos más vanguardistas se pueden usar para oprimir a las personas, los cínicos y los aprovechados existen en todas partes, y pese a todo tienen su corazoncito –Christoph Waltz y Udo Kier, pillos contrabandistas serbios–, y aunque está bien aspirar al ideal de una sociedad perfecta, hay que mirar las utopías con un sano escepticismo, que no cinismo. En tal sentido la introducción del atractivo personaje de la activista vietnamita Ngoc Lan Tran –la desconocida Hong Chau, que trabajó con Paul Thomas Anderson en Puro vicio– es un hallazgo, que supone todo un revulsivo en la vida del mediocre Paul, quien empieza a saborear la satisfacción de ayudar a los demás desinteresadamente. La puesta en escena se beneficia de unos muy buenos efectos visuales a la hora de mostrar a seres diminutos en el mundo de las personas normales.

6/10
Es la jefa

2016 | The Boss

Una gigante de la industria acaba en la cárcel por uso de información privilegiada. Cuando reaparece, decidida a convertirse en la más popular del país, no todo el mundo está dispuesto a perdonar y olvidar.

Feliz día de la madre

2016 | Mother's Day

Varias historias entrelazadas en torno a la celebración del Día de la Madre. Dos hermanas, Jesse y Gabi, no se hablan con sus padres desde hace tiempo, hasta el punto de que ignoran que una se casó con un indio, y les ha hecho abuelos, y la otra es lesbiana. Un viudo, Bradley, no sabe cómo lidiar con sus dos hijas, sobre todo la mayor, que se está haciendo mujer. Sandy, madre de dos hijos, había soportado la separación de su marido, hasta que éste le presenta a la jovencita con la que se ha casado. Miranda es una exitosa presentadora de teletienda, emprendedora que ha amasado una fortuna pero que está muy solita. Kristin no acaba de decidirse a casar con su novio aspirante a cómico Zack, a pesar de que han tenido un bebé, y es que ella, dada en adopción, teme conocer a su madre biológica. Especialista en lo que se ha dado en llamar “cuentos de hadas contemporáneos”, de los que sería exponente máximo su Pretty Woman, en los últimos tiempos Garry Marshall ha estrechado aún más sus películas, al haber dirigido tres seguidas de tipo coral en torno a alguna celebración, y tras el día de los enamorados (Historias de San Valentín) y el fin de año (Noche de fin de año), ahora se apunta al día de la madre. El resultado es más que previsible, un pastelito amable de apetitoso aspecto, con Julia Roberts de guinda sonriente, Jennifer Aniston y compañía, que demuestran su buen hacer. Se puede saborear con gusto, si a uno o una le van los dulces empalagosos, y olvidar luego con celeridad, pues todo es tópico y facilón, o sea, la consabida receta de buenos sentimientos y mensajitos muy políticamente correctos, sin un ápice de capacidad para el riesgo. Por ejemplo, no hay familias normales, ya se ve que eso sería arriesgar demasiado.

5/10
Los Hollar

2016 | The Hollars

Más conocido por su faceta como actor, que aquí mantiene en un papel principal, John Krasinski ha hecho antes sus pinitos tras la cámara con su poco conocido debut Brief Interviews with Hideous Men y algunos episodios de la serie The Office. Aquí puede considerarse que alcanza la madurez con una historia de familia, los Hollar, de ésas cuyo visionado te hace sentir bien, los seres humanos tenemos debilidades pero podemos sobreponernos a ellas, se viene a decir entre risas y lágrimas. Tiene la fortuna de contar con un guión de Jim Strouse sólido, que ya trató temas como el dolor, la enfermedad y la posible pérdida de un ser querido en la valiosa La vida sin Grace, señalando que forman parte de la vida, no cabe cerrar los ojos a ellos. John Hollar, establecido en Nueva York tratando de salir adelante como autor de novelas gráficas, y con una novia encantadora, Bec, que espera su primer hijo, recibe la noticia de que su madre Sally ha sufrido un colapso, debido a un tumor cerebral. De modo que vuelve a casa tras muchos tiempo de ausencia, y ahí se reencuentra con su disfuncional familia: su padre Don, que regenta un negocio de fontanería que está cerca de la quiebra, y su hermano Don, divorciado y con dos niñas, que ha vuelto a vivir en la casa paterna. Se trata de una pequeña deliciosa película, que combina sabiamente el drama y la comedia, con numerosos personajes bien dibujados –además de los ya mencionados, la ex con su nuevo marido, un pastor protestante, la antigua novia de instituto de John y su marido, que es el enfermero de Sally en el hospital, el médico–, que viene a decir que para avanzar hacia el futuro a veces conviene detenerse un momento y recuperar las esencias del pasado, que ayudan a gestionar un presente doloroso con buena cara. La película es muy humana, y todos los actores están muy bien. Los veteranos Margo Martindale y Richard Jenkins, como la madre con carácter y el padre llorón, Krasinski en su rol de inseguro, Sharlto Copley como el hijo fracasado, Anna Kendrick como el sostén de su chico, por citar a unos pocos.

7/10
El cielo es real

2014 | Heaven Is for Real

Una película basada en una historia real. Todd Burpo, pastor en una iglesia metodista, pequeño empresario, padre de familia, con dos niños, vivió la terrible experiencia de ver como su pequeño hijo Colton, de cuatro años, estuvo al borde la muerte. Tras pedir oraciones a amigos y fieles de su congregación, el chaval se salvó. La sorpresa de Todd fue grande cuando poco después, con gran seguridad y sin hacer alarde de ello, el pequeño Colton empezó a dar datos sueltos, de que había estado en el cielo, además de que había sido testigo de cómo habían reaccionado sus padres en aquellos momentos de angustia. Él y su esposa Reilly empiezan a verse sobrepasados por algo que no entendían, mientras les tocaba enfrentarse a las dificultades económicas cotidianas, y al interés mediático y de los fieles de la iglesia. El film coescrito y dirigido por Randall Wallace -el guionista de la oscarizada Braveheart- tiene el mérito de plantear, tomándosela muy en serio, la premisa del título: el cielo, un lugar de felicidad eterna con Dios, después de esta vida, sería algo real, auténtico, no una fantasía que se utiliza a modo de consuelo en momentos de dolor, sin más valor. Para ello toma el best-seller escrito por el propio Todd Burpo, y afronta el desafío de convertirlo en película. Tarea complicada, pues el libro original tiene la frescura del testimonio escrito en primera persona, y ahí sobresalía la viveza con que se contaban las dudas en el momento en que Colton está a punto de morir, y la inocencia infantil de niño que va desvelando poco a poco su experiencia, nunca intentando hacerse el importante o el interesante. En cine Wallace resuelve de modo desigual, porque no quiere cargar la mano en los momentos de angustia, quizá pensando que a los espectadores no les gusta ir al cine a sufrir. Y porque se empeña en buscar y crear conflictos argumentalmente interesantes, lo que le hace perderse en cuestiones colaterales, como el incendio al que acude Todd, bombero voluntario. También tiene dificultades en las escenas celestiales, el riesgo de lo empalagoso y cursi está ahí, y le toca moverse en el filo de la navaja, no siempre exitosamente. En cualquier caso, El cielo es real sabe incidir, además de en la cuestión sobrenatural y en el sentido del dolor, la cruz, en la idea de presentar una familia normal, a la que le cuesta llegar a final de mes, con padres e hijos que se quieren, con buenos amigos. Y que son buenas personas, pero no siempre actúan del mejor modo posible. El niño, Connor Corum, demuestra naturalidad ante la cámara, aunque quien sobresale especialmente es Greg Kinnear, sobre todo en las escenas en que trata de sonsacar a su hijo con cierta habilidad, para que el pequeño no se sienta coaccionado o impelido a inventar "cosas bonitas". En cambio Kelly Reilly, que da vida a la esposa, pese a su agradable presencia física, resulta más bien "sosita".

6/10
The Americans (2ª temporada)

2014 | The Americans | Serie TV

Elizabeth y Philip Jennings deben reunirse con otro matrimonio espía ruso en Estados Unidos, cara a cumplir una misión. Pero los encuentran acribillados a balazos, todo un shock para el hijo superviviente, lo que les obliga a cuestionarse en primera persona cómo puede afectar su actividad clandestina al futuro de sus hijos Paige y Henry. Precisamente la primera empieza a notar que sus padres guardan algún tipo de secreto, por lo que no deja de resultarle difícil de entender que le recriminen cierto espacio de privacidad, como el que le brinda una chica integrada en un grupo parroquial. La serie de espionaje creada por Joseph Weisberg y ambientada en los Estados Unidos de Ronald Reagan crece en complejidad en la segunda temporada, porque los Jennings empiezan a ser cada vez más conscientes de que su familia tapadera se parece mucho a una familia auténtica, por lo que infidelidades por amor a la patria rusa, o poner en riesgo la propia vida empieza a ser un problema. Por otro lado se sigue desplegando el personaje del agente del FBI Stan Beeman, vecino de los Jennings que ignora que tiene al enemigo tan cerca de casa. Acostándose con la funcionaria de la embajada rusa Nina obtiene alguna información, aunque el juego del contraespionaje puede jugarle una mala pasada. También podría tener problenas Philip con su falso matrimonio con la funcionaria gubernamental estadounidense Martha Hanson. Con un gran reparto encabezado por Keri Russell, Matthew Rhys y Noah Emmerich, y tramas elaboradas, el gran mérito es combinar las misiones del matrimonio protagonista y el cerco que podría estrecharse sobre ellos, con los dramas personales de los personajes. No se trata de pura acción e intriga, sino de una inteligente mirada a las últimas bocanadas del trabajo de inteligencia hacia el final de la guerra fría.

7/10
Hermosas criaturas

2013 | Beautiful Creatures

Gatlin, un perdido pueblo sureño de los Estados Unidos, donde el horizonte vital de sus habitantes parece bastante limitado. Así lo siente el joven Ethan Wate, aburrido de las tradiciones locales que recrean la guerra de secesión, o de las expectativas con la chica que le tira los tejos. La cosa cambia con la llegada de Lena Duchannes, fascinante sobrina del misterioso y rarito Macon Ravenwood, un tipo siempre encerrado en su mansión. Porque surge el amor. El único inconveniente es que él es un humano y ella una bruja sobre la que pesa una maldición. Adaptación de la primera entrega de una saga juvenil conocida como “Las crónicas de Caster”, creada por Kami Garcia y Margaret Stohl. El referente, al que se trata de añadir quizá algo más de oscuridad e intectualidad, es sin duda otra saga juvenil, la creada por Stephanie Meyer, estamos al fin y al cabo ante un “Crepúsculo” con brujas y libros. Porque las ideas de amor imposible y sacrificio son constantes que innegablemente comparten. Quizá lo que pesa al film dirigido y escrito para el cine por Richard LaGravanese es su intento por ofrecer algo más profundo que la popular saga vampírica. Y aunque se agradece el esfuerzo, lo cierto es que al estilo de La brújula dorada, ofrece un extraño, incoherente y, por qué no decirlo, aburrido batiburrillo de ideas acerca de fe y superstición, ciencia y magia, el poder intangible del amor, que exige sacrificio. Al final la trama hace honor a la frase de G.K. Chesterton de que “cuando no se cree en Dios, se acaba creyendo en cualquier cosa”. Se revele poco inteligente este enfoque, que sin duda resta público. No falta la inevitable ración de efectos especiales, a cuento de los hechizos de turno, no demasiado originales. El film permite la presentación en sociedad, por así decir, de actores juveniles desconocidos –Alden Ehrenreich, Alice Englert– y “ganarse los garbanzos” a los veteranos –­Jeremy Irons, Emma Thompson–.

4/10
Agosto

2013 | August: Osage County

Cuando Beverly Weston muere, los miembros de su familia se darán cita para darle el último adiós en el funeral. En la gran casa situada en las llanuras de Oklahoma se reunirán las tres hijas mayores –Barbara, meticulosa, seria, con problemas matrimoniales; Ivy, solícita, servicial, harta de su vida sin alicientes; y Karen, alocada y superficial–, junto a sus acompañantes, tíos y primos. El centro de la reunión será la madre de familia, Violet, una mujer enferma, enganchada a las pastillas y que sufre un completo desequilibrio emocional, con una crueldad verborreica difícil de controlar. Con el amparo de George Clooney como productor, el actor, guionista y dramaturgo Tracy Letts adapta para el cine su propia obra de teatro, en donde se pone detrás de las cámaras John Wells, que dirigió con buen tino The Company Men y cuenta con amplia experiencia televisiva. El resultado es un drama familiar de alto voltaje, con puntos tragicómicos, en donde saldrá a la luz un maremágnum de secretos, mentiras y sorprendentes verdades del que ninguno –madre, hermanas, cónyuges, primos– saldrá ileso. Muy turbia es la visión de Letts sobre el matrimonio y la familia, un estado de convivencia imposible, donde la paz brilla por su ausencia y donde reina un imperial cinismo respecto al amor y la comprensión hacia los demás. Los lazos familiares no son nada, dice Letts, “unas células al azar” sin significado, y no merecen el esfuerzo por conservarlos. Agosto bebe indudablemente de la tradición dramatúrgica del sur norteamericano. Hay momentos en que la sombra de Tennessee Williams es alargada, como en esa comida de funeral, en donde la disputa dialógica será exasperante y se producirá una desenfrenada catarsis que afectará especialmente a la madre de familia, pero que acusarán cada uno de los convidados. Tras la explosión ya nada será lo mismo, sólo restará que cada uno vaya asumiendo en su propia carne el fracaso familiar y vital, hasta llegar a la más ciega amargura, al completo desafecto. Porque aquí, paradójicamente, sólo se apoyan quienes no comparten la sangre. La mayor parte de la película sucede en un solo día, en una enorme casa, aislada en el inmenso y desértico páramo de Oklahoma (la familia, ése mundo infernal que te separa del mundo). Fiel a su origen teatral, se trata, pues, de un film de personajes, de diálogos, de enfrentamientos cara a cara. Hay por tanto un enorme espacio para el brillo interpretativo, y vaya si lo hay. Resulta cansino citar el talento de Meryl Streep, pero aquí vuelve a generar un personaje único, neurótico, cruel, desconcertante, que bien podría valer un Oscar. Pero todo el elenco acompañante está magnífico, comenzando por una muy convincente Julia Roberts hasta llegar a la ya no tan joven Abigail Breslin y pasando por Juliette Lewis, Ewan McGregor, Chris Cooper, Dermot Mulroney, o por la menos conocida aunque igualmente estupenda Julianne Nicholson.

6/10
The Americans

2013 | The Americans | Serie TV

Dos agentes soviéticos, con los supuestos nombres de Elisabeth y Philippe, simulan ser marido y mujer fabricándose la tapadera perfecta -hijos genuinamente americanos, trabajos normales...- para realizar misiones encubiertas del KGB en Estados Unidos. Pero un día, cuando ya son plenamente operativos, en los años de la presidencia de Ronald Reagan, se instalan enfrente vecinos nuevos: una familia con la particularidad de que el padre, Stan, es agente de contraespionaje del FBI. El guionista de series televisivas Joseph Weisberg se estrena como creador de una de espías que tiene un sugestivo punto de partida y utiliza bien el telón de fondo histórico de la guerra fría. El episodio piloto, dirigido por Gavin O'Connor (Tumbleweeds, El milagro), está rodado con oficio, y sirve para sentar las bases del juego de sospechas entre vecinos, a la vez que una serie de flash-backs ayudan a entregar, dosificada, la información sobre el pasado de este “matrimonio perfecto”: de modo que vemos cómo la asociación “profesional” no puede evitar que hayan surgido afectos, lógicos por la vida en común y la familia que han formado, lo que choca con el continuo fingimiento, que se ha convertido en un estilo de vida. Se apuntan ya conflictos como el de los hijos hechos a la vida en Estados Unidos, y que nunca podrían entender el “oficio” de sus progenitores, o las dudas entre la lealtad a la URSS o entregarse en los brazos del “american way of life”. Quizá algunas situaciones están forzadas -el secuestrado en el coche-, y las peleas resultan confusas y violentas, pero la serie apunta maneras equilibrando suspense y drama, y los actores -Keri Russell, Matthew Rhys, Noah Emmerich- están bien.

6/10
Vigilados: Person of Interest (2ª temporada)

2012 | Person of Interest | Serie TV

Harold Finch (Michael Emerson) y su socio John Reese (Jim Caviezel) prosiguen con su cruzada para salvar las vidas de las personas consideradas irrelevantes por "la máquina", números que corresponden a gente que está envuelta en algún tipo de crimen violento. La colaboración entre ellos y los detectives Carter (Taraji P. Henson) y Fusco (Kevin Chapman) se va haciendo más estrecha, hasta el punto de que prácticamente van a irse convirtiendo en un equipo de cuatro. Por su parte, los enemigos declarados de Harold y Finch también entran cada vez más en las operaciones que llevan a cabo: ahí están la malévola Root, el mafioso Elias y, claro está, la turbia organización conocida como Control. En esta temporada, la tensión va "in crescendo", y los guionistas introducen nuevos elementos para enriquecer la trama. Por un lado, los capítulos siguen teniendo el esquema sencillo de la primera temporada (es decir, ayudar a la persona que está en peligro), pero, por otro lado, la trama de fondo va adquiriendo proporciones de mayor calado, con asuntos que implican a la seguridad nacional, al crimen organizado, o al espionaje internacional, etc. Por supuesto, también se cuidan los personajes y sus traumeas personales, y los misterios en torno a Harold y Reese se van alumbrando poco a poco. También ayuda al interés del conjunto la introducción de nuevos personajes, como el de la agente Shaw (Sarah Shahi).

6/10
Win Win, ganamos todos

2011 | Win Win

Mike Flaherty es abogado de una pequeña población, felizmente casado, con dos niñas. En sus ratos libres entrena al equipo de lucha libre de un instituto. Enredado en dificultades económicas con las que no quiere preocupar a su esposa, acepta ser el tutor legal de un cliente anciano con principio de demencia senil, lo que supone unos ingresos extra. Un día se presenta Kyle, el nieto adolescente del anciano, con dificultades en casa, su madre soltera está en un programa de desintoxicación. Los Flaherty acogen en su hogar al chico, mientras Mike descubre que tiene ahí un diamante en bruto, Kyle tiene talento más que sobrado para la lucha libre. El actor Thomas McCarthy prueba su enorme talento para el guión y la dirección de películas, demostrado anteriormente en Vías cruzadas y The Visitor. Deslumbra lo fácilmente que fluye la narración de esta película, que combina elementos de drama, comedia y cine deportivo, sin que se imponga claramente ninguno de estos géneros. El cineasta sabe plantear conflictos de entidad, todos resumibles en la importancia de superar egoísmos y prejuicios para ocuparse generosamente de los demás, con la idea clara de que, como culminaba la película Con faldas y a lo loco, “nadie es perfecto”, a lo que podríamos añadir, “en todos podemos encontrar rasgos positivos, aunque no falten las manías y defectos”. Y al tiempo, toda la narración esta sembrada de pequeños detalles que la dotan de una agradecible credibilidad, mientras la lucha libre sirve de metáfora acerca de las peleas cotidianas que corresponden a todas las personas. El film es modélico en la construcción de personajes, con unos actores perfectamente seleccionados y dirigidos. Parece claro que McCarthy vierte en la película su propia experiencia familiar en los miembros de la familia Flaherty –estupendos Paul Giamatti y Amy Ryan, más las niñas–, pero además compone con acierto a los amigos del protagonista –estupendos secundarios Jeffrey Tambor y Bobby Cannavale–, a la abogada –Margo Martindale– y a los componentes de la familia desestructurada –el abuelo Burt Young, la hija Melanie Lynksey, el nieto Alex Shaffer, que debuta como actor–.

8/10
Justified: La ley de Raylan (2ª temporada)

2011 | Justified | Serie TV

Después del enfrentamiento mortal que liberó el Condado de Harlan del reinado de delincuencia de la familia Crowder, el U.S. Marshal Raylan Givens deberá hacer frente a grupos criminales aún más fuertes que buscan hacerse con el poder, incluyendo a su némesis Boyd Crowder y al nuevo y brutal adversario Mags Bennett. Lleno de giros traicioneros a cada paso, la segunda temporada de "Justified" se muestra "espectacularmente entretenida" (TV Guide) y se ha consolidado como un espectáculo que marcará una época en las series de ficción.

A Gifted Man

2010 | A Gifted Man | Serie TV

Michael Holt, un prestigioso cirujano frío y calculador cuya vida cambia radicalmente cuando comienza a tener visiones en las que se le aparece un antiguo amor que falleció tiempo atrás. Los mensajes que recibe desde el Más Allá y los asuntos a los que tendrá que hacer frente por indicación de esta mujer harán que cambie poco a poco su visión de la vida.

Secretariat

2010 | Secretariat

Penny Chenery, madre de cuatro hijos y ama de casa, que siempre ha estado dedicada a su hogar, se hace cargo del establo de caballos de carrera de su padre enfermo. A pesar de su inexperiencia es una mujer de carácter que se propone ganar trofeos, y tiene la intuición de que uno de sus potros, Secretariat tiene posibilidades de convertirse en un campeón. Alistará a un veterano entrenador para que lleve al equino a la victoria... Randall Wallace, director de El hombre de la máscara de hierro y Cuando éramos soldados, escritas por él, parte en esta ocasión de un guión ajeno, de otro autor con mayúsculas, Mike Rich, mucho menos conocido, pero que tiene en su haber títulos como Descubriendo a Forrester. Rich adapta un libro de William Nack que recrea la historia real de un caballo que hizo historia en las carreras en Estados Unidos en los años 70. Secretariat no pretende ni mucho menos abrir nuevos caminos fílmicos, sino que sigue el esquema típico de las películas de superación personal, y recuerda por momentos a otras películas de caballos, como Seabiscuit y El corcel negro. Pero Wallace sabe imprimir a la historia el adecuado tono épico y cuenta con un reparto de campanillas, encabezado por Diane Lane y John Malkovich, que están nuevamente a la altura de lo que se espera de ellos. Además, rueda con solvencia y se luce en las carreras, especialmente en la primera en la que participan profesionalmente el potro y su nuevo jockey. Quizá lo más novedoso sea mostrar la determinación de Penny, una mujer, para lograr su sueño, a la vez que sufre por las tensiones familiares a las que conduce su dedicación a Secretariat. El film ha sido elogiado por los conocedores del mundo de la hípica, por su cuidada reconstrucción de la historia real. Pero su mayor mérito es que también resulta interesante para los profanos, porque consigue crear la suficiente tensión dramática y emoción en las competiciones.

6/10
Mercy

2009 | Mercy | Serie TV

Serie hospitalaria que sigue los pasos de Veronica, Sonia y Chloe, tres atareadas enfermeras del prestigioso centro Mercy, de Jersey City, en Nueva Jersey. Veronica Flanagan Callahan es una enfermera que llegó al centro tras pasar una temporada en la Guerra de Irak. Sonia Jimenez, su mejor amiga, acaba de iniciar una relación con un inspector de policía. Por su parte, Chloe Payne es una recién graduada en enfermería que trata de labrarse un futuro profesional. Al hospital se incorpora el doctor Chris Sands, que le complica mucho la vida a Veronica, casi tanto como Mike Callahan, su marido, del que se ha separado. Tras el final de Urgencias otras series médicas han tratado de ocupar su lugar. Es el caso de ésta, cuya principal diferencia es que se conocen las vicisitudes de un hospital desde el punto de vista del colectivo de enfermeras.

4/10
Hannah Montana: La película

2009 | Hannah Montana: The Movie

Salto a la pantalla grande de una de las series de mayor éxito de Disney Channel, que hace furor entre el público adolescente. Ha convertido en toda una celebridad a su protagonista Miley Cyrus, hija del cantante de country –celebérrimo en Estados Unidos– Billy Ray Cyrus, que interpreta también a su padre en la ficción. Como saben los seguidores incondicionales y todos aquellos que hayan visto algún episodio, narra las peripecias de Miley Stewart, que vive en una casa frente a la playa de Malibú, va a clase y aparentemente hace una vida normal. Sin embargo, Miley oculta que tiene una doble vida. Ataviada con una peluca rubia y ropas llamativas, asume la personalidad de Hannah Montana, una superestrella de la música. Su secreto sólo lo conocen su familia y Lili y Oliver, sus dos mejores amigos. En el film, a Hannah Montana se le sube bastante la fama a la cabeza. Arruina la fiesta de cumpleaños de una amiga por su arrogancia, se pelea con una chica por unos zapatos y desobedece constantemente a su padre. Éste decide cortar de raíz, y enviarla a su pueblo natal, en Tennessee, donde pasará un par de semanas haciendo vida familiar. Aunque a Miley la idea no le gusta nada en principio, pronto cambiará de opinión cuando se reencuentre con Travis, un adolescente rubio que fue el amor de su infancia. Disney ha apostado fuerte por esta cinta, y por ello ha contratado a un director bastante solvente, nada menos que el británico Peter Chelsom, responsable de Los comediantes (1995) y Serendipity. Chelsom es muy bueno en el terreno de la comedia, y se luce con varios momentos divertidos de Hannah Montana como pez fuera del agua en el campo. La idea es un poco preparar al público para una Hannah Montana que crece. Además, la cinta contiene mensajes positivos dirigidos a los adolescentes, pues ensalza los valores de una vida sencilla, la importancia de la familia y los verdaderos amigos, por encima de la fama, el dinero y el consumismo. Se agradece que Chelsom no abuse de las canciones de la protagonista, y aunque es imposible que su film interese lo más mínimo a los adultos, cumple de sobra con lo que esperan ver los adolescentes.

5/10
La huérfana

2009 | Orphan

El español establecido en Hollywood Jaume Collet-Serra regresa al terror, género al que pertenecía La casa de cera, su digna opera prima. Como entonces, Collet-Serra ha vuelto a ser producido nada menos que por Joel Silver, el artífice de éxitos como Matrix. El film llega acompañado de la polémica que levantó en Estados Unidos, donde fue acusada de estigmatizar a los niños adoptivos, aunque francamente, con el tesón que demuestran por ahí los padres que buscan adoptar, no parece creíble que se vayan a desanimar por una película sin muchas pretensiones, salvo la de entretener al público. El argumento peca de encadenamiento de desgracias en torno a los protagonistas. Kate y John Coleman son un matrimonio con mal fario. Una de sus hijas es sordomuda, la madre tiene problemas con el alcohol, y el padre fue infiel en el pasado. Para rizar el rizo, resulta que Kate pierde a un hijo aún no nacido, lo que le provoca terribles pesadillas. Para compensar en cierta manera esta pérdida, deciden adoptar a una niña, en un orfanato de monjas, donde quedan prendados de Esther, aparentemente encantadora, pero que pronto empieza a comportarse como una psicópata malvada... La huérfana es un producto demasiado convencional, que recuerda sobre todo a El buen hijo –con Macaulay Culkin como niño maquiavélico de apariencia angelical– y también a todas las películas que surgieron a rebufo de La mano que mece la cuna, donde personajes cotidianos y cercanos –la niñera, la compañera de piso, el inquilino– resultaban ser terribles asesinos. Excepto un giro final un poco novedoso que funciona más o menos bien, todo está bastante trillado, y además sobran los sustos facilones para sobresaltar a los adolescentes. Pero lo cierto es que Collet-Serra dirige con cierta fuerza, e imprime un buen ritmo a la película. Además, cuenta con buenos actores, como Vera Farmiga, aunque su rol de madre de infante malvado es exactamente el mismo que hizo en El hijo del mal. Por su parte, Peter Sarsgaard es un todoterreno que en esta ocasión logra superar parcialmente el handicap de que su personaje es el más desdibujado. Las reinas de la función son las niñas Aryana Enginer –que tiene problemas auditivos como su personaje– y sobre todo Isabelle Fuhrman, memorable niña malvada con un brillante porvenir.

4/10
Management

2008 | Management

Sue Claussen, vendedora ambulante de artesanía, conoce a un atractivo joven, Mike Cranshaw, en el motel donde ha vendido unos cuadros. Tras pasar la noche con él, Sue se marcha precipitadamente, y emprende una ruta por todo el territorio estadounidense, en busca de más compradores. Pero Mike se ha enamorado y decide perseguirle hasta donde sea para reunirse con ella y confesarle lo que siente. Jennifer Aniston y Steve Zahn protagonizan una romántica comedia, que supone el debut como director del guionista Stephen Belber, responsable de Tape (La cinta), y que también es el autor del libreto.

5/10
Dewey Cox: una vida larga y dura

2007 | Walk Hard: The Dewey Cox Story

Risas paródicas, a partir de un subgénero de moda: los biopics de gente del mundo de la música. John C. Reilly asume el protagonismo con una historia del prolífico Judd Apatow (Supersalidos) y de Jake Kasdan, éste el director. Sigue a Dewey Cox, una leyenda del rock, y que comparte con Johnny Cash rasgos como el de una esposa ama de casa, y el romance con una cantante, y con Ray Charles un trauma en relación a la muerte de su hermano. El film incluye cameos de actores haciendo de músicos: Jack Black (Paul McCartney), Justin Long (George Harrison), Paul Rudd (John Lennon) y Jason Schwartzman (Ringo Starr).

4/10
¡Cásate conmigo!

2006 | The Pleasure of Your Company

El actor Jason Biggs tiene talento, pero corre el riesgo de no dejar de ser jamás Jim Livenstein, el sempiterno coasiadolescente de American Pie, graciosín pero con una visión de la vida que no levanta dos centímetros del suelo. Y ni siquiera salió airoso de su oportunidad de oro con Woody Allen en Todo lo demás. Aquí se mete en la piel de Anderson, un pobre tipo que entra en barrena al ver cómo su novia sufre un infarto mortal cuando él se le declara. Tras muchos meses en el dique seco, sin salir de casa, sin relacionarse con nadie, el único amigo que tiene le pide en un bar que intente conocer a otra chica. Y Anderson le pide matrimonio a la primera joven que ve, una camarera de la cafetería. La película tiene algún momento simpático, pero en general el acumulamiento de bobadas –muchas de ellas de una burda grosería– es excesivo, y el mismo planteamiento no se sostiene lo más mínimo, de ridículo que es. Además, todos los personajes parecen tontainas. Lástima que los dos actores principales, Jason Biggs y la pizpireta Isla Fisher, elijan este tipo de guiones tan patéticos.

2/10
Iron Jawed Angels

2004 | Iron Jawed Angels

Hilary Swank, Julia Ormond y Anjelica Huston protagonizan este drama que reconstruye hechos reales, acaecidos en Estados Unidos en los años de la Primera Guerra Mundial, durante la presidencia de Woodrow Wilson. Sigue los pasos de Alice Paul y Lucy Burns, dos pioneras del movimiento a favor del sufragio femenino en Estados Unidos. La situación con que arranca la historia es que varios estados han concedido el voto a las mujeres, pero éste dista de ser un derecho constitucional extendido a toda la nación. La principal asociación de mujeres sufragistas es partidaria de una lucha tenaz y paciente, sin extremismos, por lo que Alice Paul y Lucy Burns, más expeditivas, crean un partido de las mujeres, que negará su apoyo a cualquier político que no respalde claramente el voto femenino; y organizan un piquete que está permanentemente ante la Casa Blanca día y noche, llueva, nieve o haga calor. Las cosas se calientan con la entrada de EE.UU. en la guerra, la detención de mujeres, y un movimiento de huelga de hambre.Resulta curioso que una directora alemana, Katja von Garnier, sea quien esté detrás de esta trama netamente americana, sobre "ángeles con mandíbulas de hierro", expresión que debía ser muy difícil de traducir, por lo que se ha mantenido el título original. El film, producción de HBO, tiene interés histórico, pero se resiente de una realización extraña para una película de época, con una música anacrónica, y un ritmo a veces videoclipero. Falta definición a los personajes, una pena porque el reparto es espléndido. Al final lo que más llega es la huelga de hambre de Alice -son terribles las imágenes en que es obligada a ingerir alimentos-, y los problemas de una de las damas, casada con un senador, y que se moja mucho apoyando la causa.

5/10
Million Dollar Baby

2004 | Million Dollar Baby

Con 74 años, Clint Eastwood sigue en plena forma creativa. Sin dormirse siquiera un momento en los laureles de su anterior film, el aplaudido Mystic River, vuelve a entregar otro que ha acaparado siete nominaciones a los Oscar, de los que ha materializado cuatro, película, director, actriz principal y actor de reparto. Y no sólo dirige con mano firme y ritmo sobresaliente su mejor título desde Sin perdón, sino que entrega una magnífica interpretación. El guión de Paul Haggis toma elementos de los relatos de boxeo de F.X. Toole, reunidos en el libro Rope Burns. Stories from the Corner. Principalmente del que da título a la película, pero también de otro llamado Agua helada (allí aparece Scrap, el personaje del narrador, y el enclenque pero voluntarioso boxeador llamado Peligro). Y aunque ambientada en ambientes pugilísticos, estamos sobre todo ante la historia de un tipo, Frankie Dunn, un entrenador de boxeo que por razones innombradas ha perdido el amor de su hija. La llegada a su gimnasio de Maggie Fitzgerald, una joven terca y decidida, que sueña con triunfar en el ring, le ofrece la oportunidad de poner en marcha una suerte de amor paterno. Cuando este amor reencontrado se halla en peligro, Frankie se ve en una disyuntiva moral que le puede hundir en el más profundo de los abismos. La película fluye con enorme naturalidad. La voz en off del personaje de Morgan Freeman, un completo acierto, se justifica del todo en el desenlace, con una función semejante a la que tenía en Cadena perpetua. La armonía es total entre las imágenes de entrenamientos y combates, y los diálogos y silencios necesarios para ahondar en los puntos fuertes y en las heridas profundas de los personajes. Uno de ellos, el torpe púgil Peligro, ofrece el necesario y casi único contrapunto cómico de esta amarga película, aunque tenga también un deje de patetismo. La soledad de Maggie (estupenda Hilary Swank) queda de manifiesto cuando conocemos a su familia, lo que refrenda la percepción de que en Frankie ha encontrado un padre. Eterno fatalista, Eastwood insiste en la idea de que, con harta frecuencia, los mejores planes acaban torciéndose. Pero hay que reconocerle que no hace trampas con el espectador. Cuando uno de los personajes expresa su deseo de morir, el director juega con todas las cartas sobre la mesa. No estamos, ni mucho menos, ante un eco de Mar adentro, tampoco en el ponderado retrato de un sacerdote católico que tiene calado a su feligrés, y que sabe que su gran ‘tema’ es su hija y no ciertas disquisiciones teológicas de las que le gusta charlar. El final de la película de Eastwood atrapa casi a la letra, pero con imágenes, las últimas palabras del relato de Toole: “Con sus zapatos en la mano, pero sin su alma, [Frankie bajó en silencio la escalera de atrás y se marchó, con los ojos tan secos como una hoja agostada.”

8/10
It's All About Love

2003 | It's All About Love

Año 2021. John y Elena son un matrimonio pero viven separados, él por negocios en Polonia, y ella por su trabajo como patinadora sobre hielo en Nueva York. Cuando John viaja hasta la ciudad de los rascacielos para que ella firme los papeles del divorcio, se da cuenta de que la llama del amor vuelve a encenderse. La trama de esta película se ambienta en un futuro próximo, donde la humanidad vive en una Tierra donde la nieve hace su aparición en estaciones insospechadas, en que la gente muere sin aparente motivo ante la indiferencia general, y donde hay peculiares cambios gravitatorios. Esto favorece el tono frío, distante e inaccesible entre los protagonistas que el director Thomas Vinterberg quería impregnar a esta película coproducida por varios países. El film introduce elementos de thriller y ciencia-ficción, con conspiraciones y maniobras genéticas. En fin, el espectador tendrá la impresión de no saber muy bien lo que está viendo en este batiburrillo de géneros, con una historia romántica de por medio, y algunas imágenes ciertamente impactantes, sobre todo las de la patinadora y sus 'suplentes'. Joaquin Phoenix, Claire Danes y Sean Penn son los encargados de llevar el relato como pueden a buen puerto.

5/10
La mancha humana

2003 | The Human Stain

El profesor Coleman Silk tiene un gran prestigio en la universidad. Está a punto de jubilarse, sin embargo su carrera académica termina de un modo inesperado: enfrentándose a unas falsas acusaciones de racismo. Tras el improvisto varapalo, Coleman conoce a Faunia, una mujer mucho más joven que él, con la que comienza a vivir una aventura erótica que va a traerle severos problemas. El más importante tiene que ver con su propia identidad, con la sinceridad de su vida y con un secreto del pasado que atormenta su memoria una y otra vez. Junto a ello, deberá enfrentarse a la violencia del ex marido de Faunia. El reputado director Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) adapta una novela de Philip Roth, prestigioso novelista estadounidense, propenso a narrar con desesperanza los sinsabores de la sociedad norteamericana. La película es una indagación acerca del sufrimiento que supone vivir en la mentira y cómo ésta acaba sin duda revolviéndose contra uno mismo. Benton rueda con estilo correcto, límpido en las escenas ambientadas en 1998, pero vertiendo una fotografía más calida cuando rescata momentos del pasado. Pero quizá lo que provoque extrañeza sean los personajes y sus vivencias: los postulados del secreto de Coleman pueden resultar fácilmente rebuscados y la expansión erótica entre él y Faunia, una mujer claramente desequilibrada, padece de falta de credibilidad. Si esto no es suficiente para alejar al espectador de sus problemáticas, se debe exclusivamente a la labor de los actores, unos Anthony Hopkins y Nicole Kidman que demuestran su talento también en proyectos desiguales, y que están estupendamente secundados por Gary Sinise, como el biógrafo de Coleman, y por Ed Harris como el violento ex marido.

4/10
Las horas

2002 | The Hours

La filosofía vital de Virginia Woolf en tres tiempos y a lo largo de unas horas, a través del devenir de tres mujeres. Una de ellas es la propia escritora, retirada en su casa a las afueras de Londres en 1929, mientras escribe 'La señora Dalloway', una de sus obras emblemáticas: apática y deprimida, temerosa de la servidumbre, cuyo rostro se ilumina con la visita de su hermana y sus sobrinos. Las horas de las otras dos, a quienes influye de modo decisivo la lectura de la novela de Woolf, transcurren en 1949 y 2001: Laura Brown es una mujer casada y con un hijo, ama de casa aburrida a punto de estallar, pese a su fachada de “feliz mujer americana”; la otra, Clarissa Vaughan, tocaya de la heroína imaginaria de Woolf, vive con una mujer: se separó de su marido, prestigioso poeta enfermo de SIDA, también bisexual, y su vida se encuentra plegada a numerosos convencionalismos. El guión de David Hare adapta con fidelidad la novela de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer. Y su puesta en escena por Stephen Daldry (Billy Elliot (Quiero bailar)) hace que la narración fílmica de tres historias paralelas, donde los ecos de una resuenan en la otra, parezca sencilla. Ello es gracias en parte a unas transiciones muy meditadas, que hacen buen uso de temas e imágenes comunes; y al trabajo interpretativo en su conjunto (todos los personajes tienen más o menos peso específico), en especial de ese trío de féminas encarnadas con poderío por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. A nadie puede extrañar que la película, de factura impecable, haya acaparado nueve candidaturas a los Oscar, y que al fin Kidman se haya hecho con la preciada estatuilla a la mejor actriz.

8/10
Aprendiendo a vivir (2001)

2001 | What Girls Learn

Una madre soltera y sus dos hijas adolescentes. La cosa va marchando, hasta que mamá se enamora. Las chicas tienen dificultades para acostumbrarse a su nuevo padre. Y para colmo de males, la madre enferma gravemente. Será el momento de permanecer todos bien unidos. Sensible dramón para derramar abundantes lágrimas de cocodrilo.

5/10
Prueba de vida (2000)

2000 | Proof Of Life

Peter Bowman es ingeniero en un innombrado país sudamericano. En una operación de la guerrilla antigubernamental, es tomado como rehén. Comienza entonces un largo proceso de negociación para conseguir su liberación. La empresa de Bowman se desentiende a la hora de echar una mano (lo ocurrido no estaba “previsto” en el contrato, ni lo cubre ningún seguro); pero su esposa Alice removerá Roma con Santiago para rescatar a su esposo. Ayuda Terry Thorne, un especialista en rescates, que conoce la psicología de los secuestradores, y que ha de procurar las condiciones más ventajosas para que Peter recupere su robada libertad. Taylor Hackford (Oficial y caballero, Noches de sol) combina con acierto el drama y el suspense en torno al desenlace, con buenas escenas de acción. Tanto la captura del rehén, como los intentos de liberación están narrados con ritmo impecable. El film se inspiró en un artículo publicado en Vanity Fair bajo el título "Aventuras en el negocio de los rescates". Meg Ryan como esposa apurada, y Russell Crowe como negociador, son dos actores que hacen creíble la apasionante historia. Incluido un final a lo Casablanca, arriesgado y emotivo.

5/10
Prácticamente magia

1998 | Practical Magic

¿Quién dijo que las brujas son cosa pasada? No piensan esto los responsables de Prácticamente mágia. Aunque el inicio engaña: el linchamiento de una bruja, por una numerosa chusma. Su ropa negra y sus gritos retrotraen a los procesos por brujería de hace un par de siglos en Salem. De pronto algo mágico sucede: la cuerda se rompe y la bruja salva la vida. Y así se preserva, hasta nuestros días, una estirpe de mujeres con el don de la magia. Pero Sally (Sandra Bullock) y Gilliam (Nicole Kidman), hermanas, no se resignan a su destino brujeril. Quieren llevar una existencia normal: Sally trata de formar una familia, Gilliam cree encontrar en Jimmy al hombre de su vida. Pero las cosas salen mal, por culpa de una maldición, que impide a las brujas que sus relaciones sentimentales lleguen a buen término. La película tiene magia, romance, humor, y hasta una parte terrorífica. Cuando Kidman es poseída por el espíritu de su novio, las escenas recuerdan a El exorcista. Destaca la estupenda química entre dos hermanas que no pueden ser más distintas: Bullock, con su rostro dulce, busca la tranquilidad; Kidman, representa una forma de ser más alocada y salvaje. La Bullock se tomó lo de la brujería bastante en serio, a tenor de sus declaraciones. Cuenta la actriz que, cuando filmaban la crucial escena de un aquelarre, "habíamos alcanzado un momento en que las mujeres estaban salmodiando juntas. De repente, la puerta comenzó a dar golpes. Todo el mundo lo vio y lo oyó, pero no teníamos ni idea de cómo podía estar sucediendo". En fin, quizá fue cosa del estrés de rodaje, cualquiera sabe.

3/10
La habitación de Marvin

1996 | Marvin's Room

Bessie (Diane Keaton) es una mujer que ha estado toda su vida al lado de su padre, cuidándole con inmenso cariño. Pero cuando descubre que está gravemente enferma decidirá pedir ayuda a su hermana Lee (Meryl Streep), que se marchó de su casa hace veinte años. Las diferencias entre ellas son hondas y difíciles de mejorar, pero el hijo de Lee (Leonardo DiCaprio), tenderá un cable entre ambas. Las actrices sobresalientes y el comedido y denso guión componen un melodrama de gran altura.

7/10
Sabrina (y sus amores)

1995 | Sabrina

Remake del clásico de Billy Wilder, a cargo del romántico Pollack, que alcanzó la cumbre con la fabulosa Memorias de África. Ahora son Harrison Ford y Greg Kinnear los hermanos que se disputan el corazón de la hija del chófer (Julia Ormond), patito convertido en hermoso cisne.

5/10
El aceite de la vida

1992 | Lorenzo's Oil

Un chaval sufre una rara enfermedad degenerativa. ¿Habrá remedio? Los doctores dicen que no, pero el amor de unos padres puede ser muy tozudo  Así que por su cuenta se ponen a buscar un fármaco que pueda ayudar al pobre Lorenzo, que así se llama el niño. Emotiva película basada en hechos reales. El australiano George Miller abandona la trepidación de Mad Max para sumergirse en un drama humano sobre fe y coraje. Destaca Susan Sarandon como la madre inasequible al desaliento.

7/10

Últimos tráilers y vídeos