IMG-LOGO

Biografía

Robert Benton

Robert Benton

87 años

Robert Benton

Nació el 29 de Septiembre de 1932 en Waxahachie, Texas, EE.UU.

Premios: 3 Oscar (más 1 premios)

Oscar
1985

Ganador de 1 premio

Oscar
1980

Ganador de 2 premios

Ganador de 1 premio

Filmografía
La cosecha de hielo

2005 | The Ice Harvest

El anticuento navideño, con formato de cine negro. Durante la Nochebuena, con el telón de fondo de una paisaje gélido y nevado, un abogado y su socio piensan poner tierra de por medio, tras robar un buen pico a un mafioso. Pero la madeja es más complicada de lo que parece. Mujeres hermosas y fatales que rebosan sensualidad, amigos borrachos, divorcios mal llevados y lealtades traicionadas configuran un cuadro que va a complicar, y mucho, el plan inicial. Aunque en este thriller abunda un curioso humor negro, sorprende descubrir tras la cámara a Harold Ramis, experto en comedia como prueba su genial Atrapado en el tiempo, Mis dobles, mi mujer y yo o Una terapia peligrosa. Para este cambio de registro maneja un guión de los muy competentes Richard Russo y Robert Benton, que a su vez adaptan una novela de Scott Philips. De acabado irregular, destaca el desenlace y el estupendo reparto, con papeles para John Cusack y Billy Bob Thornton que les vienen como anillo al dedo.

4/10
Al caer el sol

1998 | Twilight

¿Cine negro a la antigua usanza? La película, con un tono crepuscular presente incluso en su mismo título ("twilight" significa "crepúsculo"), cumple con muchas premisas del género. Harry Ross, ex policía, trabaja como detective privado. En su último caso –devolver a Jack Ames su hija adolescente, fugada con el novio–, resultó herido. Prácticamente retirado, Harry vive en la lujosa casa de los Ames –gente del mundo del cine–, donde es una mezcla de amigo y "chico de los recados" de lujo. Harry ocupa una extraña posición en esa casa: confidente y compañero de las partidas de póker de Jack –enfermo de cáncer–, a la vez está secretamente enamorado de Catherine, su hermosa mujer. Cumpliendo un encargo de Jack, Harry se ve envuelto en un chantaje, relacionado con la extraña desaparición, años atrás, del primer marido de Catherine. Se agradece una película con el sabor del cine negro más clásico. Aunque quizá al film le falta algún punto o giro nuevos, capaces de fascinar. Un detective maduro, aficionado al alcohol, que está perdiendo facultades; un triángulo amoroso; un chantaje; unas fronteras más que borrosas entre lo que está bien y lo que está mal; y algunas sorpresas que no lo son tanto. Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto), con ayuda de su guionista Richard Russo, maneja con soltura estos elementos tradicionales, a los que añade sexo y violencia, más contemporáneos. Benton apuesta fuerte por sus actores y no se equivoca: todos están en su sitio, y son los que sostienen el relato. Demuestran además una muy bien llevada madurez. Paul Newman es un perfecto perdedor; Susan Sarandon encarna bien a la mujer que no se decanta con claridad por los que la pretenden; Gene Hackman da vida a un personaje incómodo, el marido; Stockard Channing es la policía veterana, que ama a Harry; y se recupera a James Garner, como antiguo detective.

5/10
Ni un pelo de tonto

1994 | Nobody's Fool

Sully (Paul Newman) es un obrero de la construcción en edad de jubilarse. Vive en una pequeña comunidad del estado de Nueva York, donde todo el mundo se conoce. Sully realiza pequeños trabajos, en parte para estar ocupado y en parte para subsistir. Hace años que abandonó a su familia. Vive en casa de la antigua profesora miss Beryl (Jessica Tandy), junto a su hijo, un especulador inmobiliario. A cambio del alojamiento, Sully hace trabajos domésticos, mientras que intenta ser contratado por el propietario de la constructora local, Carl Roebuck (Bruce Willis). La mujer de éste, Toby (Melanie Griffith), siente una irrefrenable pasión por Sully. Todo se complica en su vida cuando su hijo y su nieto, al que no conoce, se presentan en casa de su ex mujer. El guión está basado en la novela homónima del norteamericano Richard Russo. Paul Newman, en una interpretación excelente, obtuvo aquí su séptima nominación al Oscar. Su personaje está lleno de humanidad y de humor, y llega enseguida al espectador, con todos sus defectos. Un personaje que con el tiempo entrará en la historia del cine, como el arquetipo del que arregla los desperfectos y las vidas de los demás, cuando la suya se va a pique. Una película conmovedora, que se ve con deleite de principio a fin. Jessica Tandy, en su duelo interpretativo con Newman, está sensacional. La música es del prestigioso Howard Shore.

6/10
Nadine

1987 | Nadine

Vernon y Nadine son una pareja separada. Nadine, de forma involuntaria se ve relacionado con un gángster. La casualidad le hace ser testigo de un asesinato, y a causa de una equivocación se hace con unos documentos secretos. A partir de entonces, y con la ayuda de Vernon, deberá pasar por todo tipo de peripecias para librarse de la persecución a la que se ve sometida. Nadine es una comedia romántica, que parte de una trama policiaca. El film sitúa la acción en la América de los gángsters y policías corruptos de los años treinta. Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) dirige esta historia muy bien hilvanada, que combina acertadamente acción, amor e inteligentes diálogos. La pareja protagonista está encarnada por una espectacular Kim Basinger, entonces en la cúspide de su carrera (años más tarde vería reconocido su labor como actriz con un Oscar de la Academia por su trabajo en L.A. Confidential) y por un siempre divertido Jeff Bridges.

4/10
En un lugar del corazón

1984 | Places in the Heart

Años 30. El Sur de los Estados Unidos padece los efectos de la Depresión. Pocas películas llegan tan directas al corazón como ésta escrita y dirigida por Robert Benton (Kramer contra Kramer). Edna acaba de enviudar, y hace lo imposible por sacar adelante a la familia, dirigiendo su plantación de algodón en Texas. Le ayudan en el intento el negro Moses, y un hombre que quedó ciego en la I Guerra Mundial. Lágrimas garantizadas en un film que valió a Sally Field el Oscar. El final sorprenderá a más de uno.

6/10
Bajo sospecha (1982)

1982 | Still of the Night

Brooke es una enigmática mujer que se ha quedado viuda tras el asesinato de su esposo y comienza a visitar al psicólogo Sam Rice. El especialista inicia una terapia, descubriendo que el padre de ella murió misteriosamente, y al tiempo que Sam se va enamorando de Brooke, empieza también a sospechar de ella. Interesante thriller dirigido por Robert Benton y protagonizado por una misteriosa Meryl Streep (Kramer contra Kramer) y un audaz Roy Scheider (Tiburón). Destaca la fotografía de Néstor Almendros (Historias de Nueva York).

6/10
Kramer contra Kramer

1979 | Kramer vs. Kramer

Ted Kramer (Dustin Hoffman) es un hombre muy responsable totalmente absorbido por su profesión, que está algo alejado de su esposa. Se lleva una gran sorpresa cuando ella, Joanna (Meryl Streep), le comunica que ha decidido abandonarle. Además, le deja a su cargo a su hijo de seis años. Joanna lleva toda su vida pegada a Ted y cree que ha llegado el momento de vivir la vida por sí misma. En esta situación, Ted se da cuenta de que apenas conoce a su hijo, porque nunca le ha dedicado el tiempo suficiente. Aunque le cuesta un gran esfuerzo, consigue acercarse al niño. Ya acostumbrado a este nuevo orden de cosas, Joanna reaparece un año y medio después, reclamando la tutela del chaval. Un auténtico drama matrimonial, que pone sobre la mesa un tema desgraciadamente actual desde hace años: la lucha por la tutela de los hijos después de un matrimonio fracasado. Cautiva al espectador desde el primer momento gracias a un inteligente guión, escrito por el propio director, Robert Benton, basado en una novela de Avery Corman. El desarrollo de la película es sencillo, pero gracias a la prodigiosa interpretación de la pareja protagonista, alcanza un elevado tono emotivo que se acerca a lo lacrimógeno; y pone sobre el tapete la idea de que, los que suelen pagar los platos rotos del divorcio son los hijos. Hoffman y Streep consiguieron sendos Oscar por sus interpretaciones. También Oscar a la mejor película, al director y al guionista. Por lo tanto, dos para Benton.

7/10
Superman

1978 | Superman

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es Superman, el hombre de acero. El planeta Kripton se muere, pero un niño sobrevive gracias a que sus padres lo mandan a la Tierra. Allí crece con su familia adoptiva bajo la identidad de Clark Kent. Pronto se manifiestan sus superpoderes, que usará, por supuesto, al servicio del bien. Lo malo es que Lex Luthor, un villano que conoce su punto débil (la kriptonita), le complica la vida. Adaptación a la pantalla del clásico superhéroe de DC Comics. Christopher Reeve (antes de sufrir su desgraciada lesión) dio vida al héroe que, recordaba, “ha sido una figura muy importante en nuestra cultura. En los años 30 era un rayo de esperanza durante la Depresión. En los 40, los soldados leían en la trincheras el cómic como apoyo moral. En los 50 y 60 era un gran héroe para tiempos difíciles. Y en los 70 y 80 era una figura romántica y un amigo”. El film tiene un poco de todo: acción, amor, humor y lucha entre el bien y el mal, todo ello en dosis equilibradas. Los secundarios están muy bien, comenzando por el gran Gene Hackman, aquí en el histriónico rol de Lex Luthor.

6/10
El gato conoce al asesino

1977 | The Late Show

Producida por Robert Altman, se trata de una comedia policiaca algo confusa y aséptica, donde Art Cartney es un detective anciano y con bastantes achaques que se hace cargo de un complejo caso que comienza con la búsqueda de un gato que ha desaparecido y acaba en un sin fin de cadáveres que van apareciendo durante todo el metraje. Sólo el gato parece conocer quien es el auténtico criminal que está detrás del embrollo. A pesar de todo, el 'Time Magazine' la consideró la mejor película de 1977 y el guión original de Robert Benton logró una nominación al Oscar. Como curiosidad el veterano Art Cartney había ganado un Oscar en 1974 por Harry y Tonto, donde también un gato era parte fundamental de la trama de la película.

4/10
Pistoleros en el infierno

1972 | Bad Company

Debut en la dirección de Robert Benton, que, junto a David Newman ya había escrito dos grandes guiones de la historia del cine, los de Bonnie and Clyde (1967) y El día de los tramposos (1970). En esta ocasión, e igualmente junto a su inseparable guionista, ofrecen una curiosa visión de la Guerra Civil Norteamericana donde se forma un grupo de jóvenes bandidos envueltos en toda clase de robos de bancos y otras fechorías. Siguiendo la línea marcada por el éxito de Dos hombres y un destino (1969), la cinta no parece tomarse muy en serio las andanzas de los ladrones, quedando en ocasiones la acción bastante descontrolada. Entre todo su reparto sobresalen Jeff Bridges y John Savage.

4/10
¿Qué me pasa, doctor?

1972 | What's Up, Doc?

Peter Bogdanovich se inspira en La fiera de mi niña de Howard Hawks para mostrar a Barbra Streisand en plan "chica terremoto", volviendo del revés la hasta entonces ordenada vida del musicólogo Ryan O'Neal.

6/10
El día de los tramposos

1970 | There Was a Crooked Man...

Lopeman, un antiguo sheriff, tras sufrir una lesión, debe cambiar de oficio, y se convierte en alcaide de un presidio, sustituyendo a su fallecido predecesor, que murió en un motín. Allí se entera que uno de sus "huéspedes", el carismático Paris, ocultó el dinero de su último atraco en un lugar desierto, y pretende tentarle con la idea de compartirlo. En cambio Lopeman tiene otras ideas, las de lograr la rehabilitación de sus presos, mejorando sus condiciones. Cínico y crepuscular western de Joseph L. Mankiewicz, los elementos cómicos que presenta son muy ácidos, hay un pesimismo de fondo, los hombres son incorregibles, parece decirse. El guión se debe al dúo David Newman-Robert Benton, también responsables del libreto de Bonnie y Clyde, y se nota en la descripción de la avaricia que fácilmente atrapa el corazón del ser humano. El venenoso desenlace es coherente con lo visto en el resto de la trama; y el toma y daca entre Kirk Douglas –con su clásico aire burlón compone un canalla al que resulta difícil odiar, aunque sea odioso– y Henry Fonda –él compone la rectitud puesta a prueba como nadie– parece anticipar el que tendrían Michael Caine y Laurence Olivier en La huella, dirigida también por Mankiewicz. Hay un buen plantel de secundarios para el resto de internos de la cárcel –la pareja de timadores, el traidor que ha decidido dejar de traicionar, el anciano Missouri Kid interpretado por Burgess Meredith, el chino...–, los guardianes y los civiles.

6/10
Bonnie and Clyde

1967 | Bonnie and Clyde

Violenta y romántica historia de una pareja de atracadores en los años de la Depresión americana. El film se basa en hechos auténticos, y sigue la pista a Bonnie, un ladrón de bancos, y Clyde, una chica provinciana con ganas de emociones fuertes. Encadenarán un robo tras otro copando los titulares de los periódicos. Para ellos es un elemento adrenalítico, que además les une más y más. En los años 60 este film de Arthur Penn con guión de la pareja David Newman-Robert Benton produjo cierto escándalo, pues mostraba con todo realismo los continuos delitos de los protagonistabas, de los que no hacía una condena explícita. Más bien se producía cierta empatía con el espectador, gracias a la historia de amor, y al loco toque de comedia, por ejemplo con esa pareja de rehenes afectados por una especie de "síndrome de Estocolmo". La escena del acribillamiento final forma parte ya del imaginario del cine, y el film impulsó de modo notable las carreras de Warren Beatty y Faye Dunaway.

7/10
El juego del amor

2007 | Feast of Love

Visión triste del amor ofrecida por el veterano Robert Benton (1932), director en su día de la notable Kramer contra Kramer, su mejor película. El film comienza cuando un profesor de la Universidad de Oregon llamado Harry Stevenson narra en voz en off un curioso cuento griego, que es toda una declaración de intenciones. Según la leyenda, tras crear a los humanos, los dioses se aburrían de ver la vida de los hombres y las mujeres, y para poner remedio crearon el amor. Nunca jamás volvieron a aburrirse, hasta el punto de que decidieron incorporar también el amor a sus propias vidas. Pero, entonces, inventaron la risa para poder soportarlo. Una cafetería es el lugar habitual en el que Stevenson se encuentra con su amigo Bradley, un buen tipo, casado, optimista, pero cuya excesiva ingenuidad en asuntos amorosos va a jugarle varias malas pasadas. Y allí también está el joven empleado Oscar, quien se enamora de un flechazo de Chloe, una joven que entra por la puerta. Bradley y Oscar, junto con las mujeres y hombres con los que se relacionan, forman el entramado en el que el viejo profesor se sitúa como testigo excepcional. Porque, debido a una tragedia personal –que él procura sobrellevar gracias al amor de su mujer–, el propio Stevenson ha aguzado la vista a la hora para percibir las verdades tantas veces ocultas en la vida de los otros. Así, con una visión gris de la existencia, que le hace mantener una actitud demasiado pasiva frente a lo que ve, Stevenson capta las cuitas amorosas de sus amigos y conocidos, sus encuentros y desencuentros, sus deseos y sus traiciones, sus riñas y enamoramientos, sus peligros y esperanzas. El tema de la película es indudablemente interesante, y el reparto es de esos que empujan a decidirse a verla. Sin embargo, el guión, basado en la novela de Charles Baxter, desprende una excesiva amargura. Pese a algún intento final por difundir esperanza –aunque apoyada en una estoica fortaleza humana–, al cabo el chato planteamiento de fondo con que Benton impregna su película es parecido a éste: el amor es una máquina de generar sufrimiento. Cierto es que tampoco es un camino de rosas, pero la idea que transmite la historia es que más vale ser una ameba sin sentimientos que tener la desgracia de enamorarse. Los vaivenes emocionales de los personajes parecen decir que el amor está ahí solamente para ser traicionado o para que un enorme vacío ocupe su lugar cuando ya no esté la persona amada. El caso es que aquí todo el mundo es infeliz. Sorprende, por otra parte, el tratamiento que el director hace del sexo, las más de las veces mostrado como un simple juego sin que el compromiso tenga nada que decir. Un “simple juego”, eso sí, que Benton se toma muy en serio, mostrándolo una y otra vez con gran explicitud.

4/10
La mancha humana

2003 | The Human Stain

El profesor Coleman Silk tiene un gran prestigio en la universidad. Está a punto de jubilarse, sin embargo su carrera académica termina de un modo inesperado: enfrentándose a unas falsas acusaciones de racismo. Tras el improvisto varapalo, Coleman conoce a Faunia, una mujer mucho más joven que él, con la que comienza a vivir una aventura erótica que va a traerle severos problemas. El más importante tiene que ver con su propia identidad, con la sinceridad de su vida y con un secreto del pasado que atormenta su memoria una y otra vez. Junto a ello, deberá enfrentarse a la violencia del ex marido de Faunia. El reputado director Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) adapta una novela de Philip Roth, prestigioso novelista estadounidense, propenso a narrar con desesperanza los sinsabores de la sociedad norteamericana. La película es una indagación acerca del sufrimiento que supone vivir en la mentira y cómo ésta acaba sin duda revolviéndose contra uno mismo. Benton rueda con estilo correcto, límpido en las escenas ambientadas en 1998, pero vertiendo una fotografía más calida cuando rescata momentos del pasado. Pero quizá lo que provoque extrañeza sean los personajes y sus vivencias: los postulados del secreto de Coleman pueden resultar fácilmente rebuscados y la expansión erótica entre él y Faunia, una mujer claramente desequilibrada, padece de falta de credibilidad. Si esto no es suficiente para alejar al espectador de sus problemáticas, se debe exclusivamente a la labor de los actores, unos Anthony Hopkins y Nicole Kidman que demuestran su talento también en proyectos desiguales, y que están estupendamente secundados por Gary Sinise, como el biógrafo de Coleman, y por Ed Harris como el violento ex marido.

4/10
Al caer el sol

1998 | Twilight

¿Cine negro a la antigua usanza? La película, con un tono crepuscular presente incluso en su mismo título ("twilight" significa "crepúsculo"), cumple con muchas premisas del género. Harry Ross, ex policía, trabaja como detective privado. En su último caso –devolver a Jack Ames su hija adolescente, fugada con el novio–, resultó herido. Prácticamente retirado, Harry vive en la lujosa casa de los Ames –gente del mundo del cine–, donde es una mezcla de amigo y "chico de los recados" de lujo. Harry ocupa una extraña posición en esa casa: confidente y compañero de las partidas de póker de Jack –enfermo de cáncer–, a la vez está secretamente enamorado de Catherine, su hermosa mujer. Cumpliendo un encargo de Jack, Harry se ve envuelto en un chantaje, relacionado con la extraña desaparición, años atrás, del primer marido de Catherine. Se agradece una película con el sabor del cine negro más clásico. Aunque quizá al film le falta algún punto o giro nuevos, capaces de fascinar. Un detective maduro, aficionado al alcohol, que está perdiendo facultades; un triángulo amoroso; un chantaje; unas fronteras más que borrosas entre lo que está bien y lo que está mal; y algunas sorpresas que no lo son tanto. Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto), con ayuda de su guionista Richard Russo, maneja con soltura estos elementos tradicionales, a los que añade sexo y violencia, más contemporáneos. Benton apuesta fuerte por sus actores y no se equivoca: todos están en su sitio, y son los que sostienen el relato. Demuestran además una muy bien llevada madurez. Paul Newman es un perfecto perdedor; Susan Sarandon encarna bien a la mujer que no se decanta con claridad por los que la pretenden; Gene Hackman da vida a un personaje incómodo, el marido; Stockard Channing es la policía veterana, que ama a Harry; y se recupera a James Garner, como antiguo detective.

5/10
Ni un pelo de tonto

1994 | Nobody's Fool

Sully (Paul Newman) es un obrero de la construcción en edad de jubilarse. Vive en una pequeña comunidad del estado de Nueva York, donde todo el mundo se conoce. Sully realiza pequeños trabajos, en parte para estar ocupado y en parte para subsistir. Hace años que abandonó a su familia. Vive en casa de la antigua profesora miss Beryl (Jessica Tandy), junto a su hijo, un especulador inmobiliario. A cambio del alojamiento, Sully hace trabajos domésticos, mientras que intenta ser contratado por el propietario de la constructora local, Carl Roebuck (Bruce Willis). La mujer de éste, Toby (Melanie Griffith), siente una irrefrenable pasión por Sully. Todo se complica en su vida cuando su hijo y su nieto, al que no conoce, se presentan en casa de su ex mujer. El guión está basado en la novela homónima del norteamericano Richard Russo. Paul Newman, en una interpretación excelente, obtuvo aquí su séptima nominación al Oscar. Su personaje está lleno de humanidad y de humor, y llega enseguida al espectador, con todos sus defectos. Un personaje que con el tiempo entrará en la historia del cine, como el arquetipo del que arregla los desperfectos y las vidas de los demás, cuando la suya se va a pique. Una película conmovedora, que se ve con deleite de principio a fin. Jessica Tandy, en su duelo interpretativo con Newman, está sensacional. La música es del prestigioso Howard Shore.

6/10
Billy Bathgate

1991 | Billy Bathgate

Billy es un joven sencillo con ganas de progresar. Cuando conoce al mafioso Dutch Schultz, decide introducirse en su banda y pasar a ser un gangster más, conociendo los entresijos del mundo de la mafia. Poco a poco Billy irá progresando y destacando por encima de Dutch, pero las cosas se complicarán cuando Billy y Drew, novia de Dutch, se enamoren. Thriller que recuerda Uno de los nuestros y Una historia del Bronx. En la línea de las películas de la mafia, el joven protagonista queda fascinado por el 'negocio' y por el mundo de prosperidad económica que se abre ante sus ojos y que hace que olvide el peligro que también acecha. Dirige la cinta Robert Benton, que se basó en una novela de E.L. Doctorow, y protagonizan Dustin Hoffman, Nicole Kidman y Steve Buscemi.

5/10
Nadine

1987 | Nadine

Vernon y Nadine son una pareja separada. Nadine, de forma involuntaria se ve relacionado con un gángster. La casualidad le hace ser testigo de un asesinato, y a causa de una equivocación se hace con unos documentos secretos. A partir de entonces, y con la ayuda de Vernon, deberá pasar por todo tipo de peripecias para librarse de la persecución a la que se ve sometida. Nadine es una comedia romántica, que parte de una trama policiaca. El film sitúa la acción en la América de los gángsters y policías corruptos de los años treinta. Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto) dirige esta historia muy bien hilvanada, que combina acertadamente acción, amor e inteligentes diálogos. La pareja protagonista está encarnada por una espectacular Kim Basinger, entonces en la cúspide de su carrera (años más tarde vería reconocido su labor como actriz con un Oscar de la Academia por su trabajo en L.A. Confidential) y por un siempre divertido Jeff Bridges.

4/10
En un lugar del corazón

1984 | Places in the Heart

Años 30. El Sur de los Estados Unidos padece los efectos de la Depresión. Pocas películas llegan tan directas al corazón como ésta escrita y dirigida por Robert Benton (Kramer contra Kramer). Edna acaba de enviudar, y hace lo imposible por sacar adelante a la familia, dirigiendo su plantación de algodón en Texas. Le ayudan en el intento el negro Moses, y un hombre que quedó ciego en la I Guerra Mundial. Lágrimas garantizadas en un film que valió a Sally Field el Oscar. El final sorprenderá a más de uno.

6/10
Bajo sospecha (1982)

1982 | Still of the Night

Brooke es una enigmática mujer que se ha quedado viuda tras el asesinato de su esposo y comienza a visitar al psicólogo Sam Rice. El especialista inicia una terapia, descubriendo que el padre de ella murió misteriosamente, y al tiempo que Sam se va enamorando de Brooke, empieza también a sospechar de ella. Interesante thriller dirigido por Robert Benton y protagonizado por una misteriosa Meryl Streep (Kramer contra Kramer) y un audaz Roy Scheider (Tiburón). Destaca la fotografía de Néstor Almendros (Historias de Nueva York).

6/10
Kramer contra Kramer

1979 | Kramer vs. Kramer

Ted Kramer (Dustin Hoffman) es un hombre muy responsable totalmente absorbido por su profesión, que está algo alejado de su esposa. Se lleva una gran sorpresa cuando ella, Joanna (Meryl Streep), le comunica que ha decidido abandonarle. Además, le deja a su cargo a su hijo de seis años. Joanna lleva toda su vida pegada a Ted y cree que ha llegado el momento de vivir la vida por sí misma. En esta situación, Ted se da cuenta de que apenas conoce a su hijo, porque nunca le ha dedicado el tiempo suficiente. Aunque le cuesta un gran esfuerzo, consigue acercarse al niño. Ya acostumbrado a este nuevo orden de cosas, Joanna reaparece un año y medio después, reclamando la tutela del chaval. Un auténtico drama matrimonial, que pone sobre la mesa un tema desgraciadamente actual desde hace años: la lucha por la tutela de los hijos después de un matrimonio fracasado. Cautiva al espectador desde el primer momento gracias a un inteligente guión, escrito por el propio director, Robert Benton, basado en una novela de Avery Corman. El desarrollo de la película es sencillo, pero gracias a la prodigiosa interpretación de la pareja protagonista, alcanza un elevado tono emotivo que se acerca a lo lacrimógeno; y pone sobre el tapete la idea de que, los que suelen pagar los platos rotos del divorcio son los hijos. Hoffman y Streep consiguieron sendos Oscar por sus interpretaciones. También Oscar a la mejor película, al director y al guionista. Por lo tanto, dos para Benton.

7/10
El gato conoce al asesino

1977 | The Late Show

Producida por Robert Altman, se trata de una comedia policiaca algo confusa y aséptica, donde Art Cartney es un detective anciano y con bastantes achaques que se hace cargo de un complejo caso que comienza con la búsqueda de un gato que ha desaparecido y acaba en un sin fin de cadáveres que van apareciendo durante todo el metraje. Sólo el gato parece conocer quien es el auténtico criminal que está detrás del embrollo. A pesar de todo, el 'Time Magazine' la consideró la mejor película de 1977 y el guión original de Robert Benton logró una nominación al Oscar. Como curiosidad el veterano Art Cartney había ganado un Oscar en 1974 por Harry y Tonto, donde también un gato era parte fundamental de la trama de la película.

4/10
Pistoleros en el infierno

1972 | Bad Company

Debut en la dirección de Robert Benton, que, junto a David Newman ya había escrito dos grandes guiones de la historia del cine, los de Bonnie and Clyde (1967) y El día de los tramposos (1970). En esta ocasión, e igualmente junto a su inseparable guionista, ofrecen una curiosa visión de la Guerra Civil Norteamericana donde se forma un grupo de jóvenes bandidos envueltos en toda clase de robos de bancos y otras fechorías. Siguiendo la línea marcada por el éxito de Dos hombres y un destino (1969), la cinta no parece tomarse muy en serio las andanzas de los ladrones, quedando en ocasiones la acción bastante descontrolada. Entre todo su reparto sobresalen Jeff Bridges y John Savage.

4/10

Últimos tráilers y vídeos