IMG-LOGO

Biografía

Michael Petroni

Michael Petroni

Michael Petroni

Filmografía
Mesías

2020 | Messiah | Serie TV

Una serie intrigante, que especula con la necesidad que todo ser humano tiene de encontrar sentido a su existencia, y de la búsqueda de redención, necesitamos ser salvados, reconocer el mal que hemos hecho, pedir y recibir perdón. Tiene detrás nombres de cineastas interesados por el tema de la fe, entre ellos productores Mark Burnett y Roma Downey, que impulsaron una exitosa serie sobre la Biblia, el creador Michael Petroni, que escribió el libreto de El rito, y el director James McTeigue, que dirigió V de Vendetta, una reflexión sobre una sociedad enferma y desorientada. La trama arranca en Siria, donde una milagrosa tormenta de arena impide una sangrienta acción bélica del Estado Islámico. Se atribuye el logro a un misterioso hombre que comienza a ser conocido como Al-Masih, el Mesías, un hombre muy espiritual y sosegado, cuya sola mirada conmueve a los que se acercan a él. Reunirá tras de sí a dos mil hombres que caminan y acampan en la frontera de Israel. Los servicios secretos judíos, preocupados por este hombre, le detienen para interrogarlo, y el duro agente Aviram Dahan, separado y con una hijita, queda impactado por alguien que parece leer en su corazón. Sigue también el caso la agente de la CIA Eva Geller, viuda y con una mala relación con su padre judío. Entre los afectados por quien pronto se convierte en personaje mediático global a través de las redes sociales se encuentra un pastor protestante, de familia desestructurada, que estaba a punto de quemar su iglesia, y una madre desesperada por el cáncer que padece su pequeña. Petroni logra atrapar al espectador, pero su planteamiento tiene el problema de qué dirección tomar hasta alcanzar un resultado satisfactorio. Porque se trata de jugar con las dudas –¿es Al-Mahih un profeta, el mismo Jesús en su segunda venida, o un impostor hinchado por las redes sociales?– y la catarsis e interrogantes que produce entre las personas a nivel planetario, hasta el mismísimo presidente de Estados Unidos se siente interpelado. Y la apuesta es tan alta, que cualquier solución, por sugerente e imaginativa que resulte, tiende a ser insatisfactoria. Con lo que se va prolongado algo innecesariamente la trama, aportando elementos traumáticos de los personajes, o proporcionando algo de “background” sobre Al-Masih, lo que tiene efectos paradójicos, porque sí, responde a la curiosidad del espectador, pero a la vez esa información puede parecerle banal o al menos insatisfactoria. Evidentemente no estamos ante un sesudo tratado teológico, y no debería esperarse una gran ortodoxia en la propuesta. La serie, respetuosa con las creencias religiosas, no es al fin y al cabo otra cosa que una suerte de parábola para tiempos descreídos y superficiales en que, sin embargo, anhelamos la trascendencia y la vida espiritual. El reparto está muy bien escogido. Acierta Mehdi Dehbi, en su hierática composición con leves rasgos para mostrar su cariño y afecto. Mientras que el resto del elenco –Michelle Monaghan, Tomer Sisley, John Ortiz, Stefania LaVie Owen, Sayyid El Alami...– encarnan bien variadas situaciones en que sus personajes se debaten entre la esperanza y sus demonios interiores.

6/10
Backtrack

2015 | Backtrack

El mundo del psiquiatra Peter Bower y de su mujer se ha derrumbado por completo tras la muerte accidental de su hija Evie. Ella anda empastillada todo el día, dormitando, él acude metódicamente a su consulta para atender a sus pacientes. Entre ellos aparece un día una preadolescente llamada Elizabeth Valentine, que se comporta de modo muy extraño. Las visitas de Elizabeth se repetirán y cada vez sus apariciones son más fantasmales, de modo que el propio Bower se preguntará si está perdiendo la razón. Correcto thriller sobrenatural que aúna elementos fantasmagóricos, intriga y un punto terrorífico. Las historias que incluyen espectros que perturban la existencia de los vivos se cuentan por decenas y las variantes narrativas son numerosas, por lo que se agradece el esfuerzo del director y guionista australiano Michael Petroni (El rito) al entregar un relato que intenta evitar clichés y escenas gratuitas que primen el efectismo sobre un coherente desarrollo narrativo. Así, Petroni sabe dar un buen giro de tuerca a la historia, ofreciendo nuevas perspectivas –más cerca del thriller policiaco– hacia la mitad de la cinta, cuando se traen al presente ciertos hechos del pasado, a la vez que introduce nuevos personajes bien caracterizados, cuya presencia interesa. Por el contrario, es cierto, que Petroni se pliega varias veces a los típicos sustitos agotadores de este tipo de películas, un poquito de sonido por aquí, un chillido imprevisto por allá, una aparición espectral por acullá, que no enriquecen el argumento. Para meter en ambiente al espectador, Petroni ha elegido una atmósfera inquietante, con perpetuos días lluviosos, nublados, incómodos, y personajes aislados que parecen no mantener relaciones con sus semejantes. Se logra así entender el desolado estado de ánimo del protagonista, un sufriente Adrien Brody, que logra un papel bastante convincente, jugando con la ambigüedad a la hora de encarnar sus traumas y su confuso equilibrio mental.

5/10
La ladrona de libros

2013 | The Book Thief

1938, Adolf Hilter campa a sus anchas en Alemania. La adolescente Liesel es adoptada por los Hubberman, Hans y Rosa, un matrimonio sin hijos, él todo bondad, ella dura por fuera pero de gran corazón. Su madre está destinada a un campo de internamiento por sus ideas políticas, y su hermanito muere en el camino al nuevo hogar. Ya instalada ahí, le toca pasar las penurias de la guerra, mientras, analfabeta al principio, descubre el placer de leer, escuchar y contar historias. Se hace amiga de un chico de su edad, Rudy, que sueña con correr tan rápido como Jesse Owens. Y compartirá con los Hubberman el riesgo de ocultar en el sótano a Max, un judío hijo de un antiguo camarada de armas de Hans en la Gran Guerra, que le salvó la vida. Adaptación de “La ladrona de libros”, el best-seller de Markus Zusak. Ha habido un gran esfuerzo de producción, y la banda sonora es de un maestro que se piensa mucho los proyectos en que se involucra, John Williams. El guión de Michael Petroni hace un gran esfuerzo por mantenerse fiel al original, incluido el mantenimiento, aunque con menor presencia, de la voz en off de la narradora de la historia, nada menos que la muerte. Sin embargo la película que entrega Brian Percival, conocido sobre todo por su trabajo televisivo en la serie Downton Abbey, resulta demasiado fría y cerebral, no acaban de aflorar las deseadas emociones. Un problema es que que le falta sutileza, subraya demasiado los elementos dramáticos de algunos pasajes, cayendo en la obviedad incluso, paradójicamente, en la contención. El tono es menos oscuro que en el original, pero hay que reconocer que se han tomado riesgos, no se puede acusar al film de haber ablandado lo que se cuenta hasta convertirlo en otra cosa. Está claro que el planteamiento, salvando las distancias que uno quiera, invita a las comparaciones con El niño con el pijama de rayas o El diario de Ana Frank, que también tienen base literaria y protagonistas jóvenes. No obstante las pegas señaladas, la historia es tan poderosa, que enganchará a muchos espectadores. Porque tiene su encanto ver cómo se estrechan los lazos entre Liesel –Sophie Nélisse, la niña de Profesor Lazhar– y sus padres, bien compuestos por Geoffrey Rush y Emily Watson, el amor “teen” de ella por Rudy, o el afecto por el “hermano mayor” que viene a ser Max. La pasión por los libros y la lectura se apunta, aunque adolece del mismo problema que la obra original, los textos que se leen, ficticios, no enganchan, empezando por el primero e irónico manual del sepulturero; y se entiende que se haya acudido aquí a uno real, “El hombre invisible” de H.G. Wells, como un subtexto de la presencia escondida de Max. De todos modos no se aprovecha bastante la magia que cabía esperar en lugares como la biblioteca de la esposa del alcalde, o el sótano de los bombardeos donde se cuentan historias.

5/10
El rito

2011 | The Rite

El sueco Mikael Håfström se labró un nombre entre los apasionados del terror, cuando dirigió en su propio país Drowning Ghost (El fantasma del lago). Luego pasó a Hollywood, donde rodó Sin control (2005) y 1408. Ahora, Håfström se supera a sí mismo con esta sorprendente cinta, basada libremente en hechos reales, y que parte del libro "The Making of a Modern Exorcist", de Matt Baglio, que trata con seriedad el tema de los exorcismos. Ejercen como productores dos especialistas en el tema, Tripp Vinson y Beau Flynn, que hicieron lo propio con El exorcismo de Emily Rose. El guión de Michael Petroni (Las crónicas de Narnia: La travesía del Viajero del Alba) tiene como figura central a Michael Kovak, joven seminarista que duda si continuar en el camino del sacerdocio por una profunda crisis de fe. Aunque llega a presentar su renuncia, el responsable del centro donde se forma ha sido testigo de su enorme valía para ofrecer ayuda espiritual a una víctima de un accidente, y se resiste a perderle. Le envía al Vaticano para estudiar el ritual de los exorcismos, y una vez en la Ciudad Eterna, Kovak acaba al servicio del padre Lucas, un veterano sacerdote que trata de ayudar a una adolescente embarazada poseída por un demonio... Håfström sortea a la perfección la principal dificultad de este proyecto: que el tema central está trillado, y dio objeto a la magistral El exorcista, con la que las comparaciones iban a ser inevitables. En lugar de tomar el camino fácil de la sobredosis de modernos efectos especiales, realizados por ordenador, el cineasta ha decidido jugar la carta de la verosimilitud, reduciendo la pirotecnia al mínimo. Esto desconcierta a los espectadores, y acaba teniendo efectos sobrecogedores, pues proporciona una enorme sensación de realismo, potenciada por detalles bien documentados del ritual católico (el film ha contado con el asesoramiento de Baglio, el autor del libro). Anthony Hopkins demuestra una vez más que es único para personajes carismáticos, y la joven Alice Braga se luce como joven periodista. Sorprende especialmente por ser un auténtico desconocido Colin O'Donoghue, realmente creíble como seminarista en crisis de fe, tema que se trata con una enorme sobriedad e inteligencia.

6/10
Las crónicas de Narnia: La travesía del Viajero del Alba

2010 | The Chronicles of Narnia: The Voyage of the Dawn Treader

Continúa la Segunda Guerra Mundial, y Edmund Pevensie querría alistarse para emplear todo su valor adquirido en Narnia. No será así, pues es menor de edad, pero a cambio volverá con su hermana Lucy a este fantástico lugar. Les acompaña su insoportable primo Eustace, típico sabihondo que no cree en cuentos de hadas. Su entrada en Narnia por el mar les hace reencontrase con Caspian, ahora rey. Y aunque en sus dominios reina la paz, ha emprendido una expedición a unas misteriosas islas donde antaño desaparecieron siete nobles caballeros. Tercera entrega de “Las Crónicas de Narnia” del escritor británico C.S. Lewis, tras Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario y Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian. Cambia el director –Michael Apted reemplaza a Andrew Adamson, que retiene un crédito como productor–, y también la compañía asociada a la productora Walden Media –Fox ha reemplazado a Disney, que irónicamente para una saga donde la fe es tan importante, no ha creído en su continuidad tras la acogida algo fría de Caspian frente a su predecesora–. El resultado, servido también en 3D, es más que notable, gracias a un impresionante dinamismo, una asombrosa serie de escenas de acción y brillantes efectos visuales que no desdibujan los trazos de una trama sólida, con personajes y conflictos interesantes. El combate entre el dragón y la serpiente de mar es espectacular, pero también está muy conseguida la escena de entrada en Narnia, francamente original, y muy fiel al libro en que se basa. De algún modo Edmund y Lucy asumen los papeles de sus hermanos Peter y Susan, ya demasiado mayores para viajar a Narnia –aunque una simpática ocurrencia de guión permite recuperarlos en un par de secuencias–, los chicos han crecido y son más maduros. Lo que no quita para que ellos y Caspian sufran tentaciones en sus puntos más flacos, los complejos que les atenazan. Mientras, el neófito Eustace ocuparía un poco el papel que Edmund desempeñaba en el primer film, pero además es un excelente contrapunto cómico, propicia los momentos más graciosos, aparte de la ‘hermosa amistad’ que desarrolla con el ratón Reepicheep. El guión de Christopher Markus, Stephen McFeely y Michael Petroni es muy fiel al espíritu cristiano de su fuente, Lewis, algo que se constata en el majestuoso león Aslan, que guía a los chicos por el camino del bien, y asegura que en el mundo real pueden encontrarle con otro nombre.

7/10
Posesión

2008 | Possession

Jess (Sarah Michelle Gellar), es una mujer cuya vida se verá tremendamente afectada cuando su marido (Michael Landes) y su problemático cuñado (Lee Pace) sufren un grave accidente de coche, en el que quedan sumidos en un profundo coma. Sin embargo, cuando su cuñado consigue recuperarse, insiste en que él es el esposo de la joven. Jess empezará a sospechar entonces de que algo siniestro se esconde detrás de este cambio de personalidad. La película es un remake del film "Jungdok" de Younghoon Park.

La peligrosa vida de los Altar Boys

2002 | The Dangerous Lives Of Altar Boys

Una escuela católica en los Estados Unidos de los años 70. Unos adolescentes malhablados y con las hormonas desatadas. En plena edad del pavo, la hermana Assumpta, directora del colegio, no sabe qué hacer para llevarles “por el buen camino”. Porque tienen salidas de auténticos gamberretes, como robar la estatua de una santa, patrona del colegio. Francis fantasea a través del mundo de cómic, convirtiendo sus vivencias en historias de superhéroes mutantes que se enfrentan a un terrible personaje, “Sor Zilla”, juego de palabras con el monstruo japonés “Godzilla”. Y se enfrenta a las cosas duras de la vida, al empezar a sentirse atraído por Margie, una chica muy mona, pero que esconde detrás una vida secreta terrible, de ninfómana y abusos sexuales. Adaptación de una novela de Chris Fuhrman, que describe el clásico desconcierto que suele acompañar en la adolescencia, en el ambiente de un colegio católico. El film muestra el empeño inútil de los adultos (mayormente sor Assumpta y el padre Casey) por llegar hasta los chicos y ayudarles. Peter Care reparte culpas en unos y otros a partes iguales, y recurre a la animación para mostrar el mundo del cómic a través del cual los chavales se evaden de la realidad. La historia es algo tremendista, su truculencia la aleja del tono de filmes que tratan el mismo tema como Cuenta conmigo. Así hasta llegar el duro final del zoo, que viene a rematar la idea de que en la vida hay que estar preparado para recibir zarpazos mortales. En el reparto de chavales destaca Kieran Culkin, que poco a poco empieza a desbancar al en su día famoso hermano Macaulay.

6/10
Till Human Voices Wake Us

2002 | Till Human Voices Wake Us

Sam y Silby son dos adolescentes que se profesan una gran amistad. Un buen día, ambos están en el agua cuando Silby desaparece de repente, sin dejar rastro. Por mucho que Sam la busca, no da con ella. Con el paso de los años, él vuelve a su pueblo donde conoce a Ruby, una mujer que le recuerda tremendamente a la desaparecida Silby. Guy Pearce llega a estar tan perdido ante la que cree es la reencarnación de su amor de juventud, como lo estuvo su personaje en Memento. El espectador tendrá que tener paciencia para entender la propuesta de Petroni.

4/10
La reina de los condenados

2002 | The Queen Of Damned

Se podría decir que se trata de una secuela de Entrevista con el vampiro, aunque la novela homónima de Anne Rice en la que se basa en realidad supone la tercera parte. El irlandés Stuart Townsend, expulsado del rodaje de El señor del los anillos por sus ataques de divismo (interpretaba a Aragorn), era sin duda el actor idóneo para sustituir a Tom Cruise en el papel del egocéntrico vampiro Lestat. No contento con publicar sus memorias, Lestat decide convertirse en estrella del rock, para convertirse en un ídolo a escala mundial y divulgar su condición de chupasangres a los cuatro vientos. A los otros vampiros, que siempre han intentado vivir discretamente entre los humanos, no les sienta nada bien que uno de ellos se convierta en figura pública, así que deciden exterminarlo durante uno de sus conciertos, al que también acudirá Akasha, la madre de todos los vampiros, atraída por su música. La cantante Aaliyah, trágicamente fallecida en accidente de tráfico al poco de terminar el rodaje, Vincent Pérez y Lena Olin destacan en el reparto de este film rodado en Australia, país natal del director Michael Rymer (Juego de confidencias).

4/10
Backtrack

2015 | Backtrack

El mundo del psiquiatra Peter Bower y de su mujer se ha derrumbado por completo tras la muerte accidental de su hija Evie. Ella anda empastillada todo el día, dormitando, él acude metódicamente a su consulta para atender a sus pacientes. Entre ellos aparece un día una preadolescente llamada Elizabeth Valentine, que se comporta de modo muy extraño. Las visitas de Elizabeth se repetirán y cada vez sus apariciones son más fantasmales, de modo que el propio Bower se preguntará si está perdiendo la razón. Correcto thriller sobrenatural que aúna elementos fantasmagóricos, intriga y un punto terrorífico. Las historias que incluyen espectros que perturban la existencia de los vivos se cuentan por decenas y las variantes narrativas son numerosas, por lo que se agradece el esfuerzo del director y guionista australiano Michael Petroni (El rito) al entregar un relato que intenta evitar clichés y escenas gratuitas que primen el efectismo sobre un coherente desarrollo narrativo. Así, Petroni sabe dar un buen giro de tuerca a la historia, ofreciendo nuevas perspectivas –más cerca del thriller policiaco– hacia la mitad de la cinta, cuando se traen al presente ciertos hechos del pasado, a la vez que introduce nuevos personajes bien caracterizados, cuya presencia interesa. Por el contrario, es cierto, que Petroni se pliega varias veces a los típicos sustitos agotadores de este tipo de películas, un poquito de sonido por aquí, un chillido imprevisto por allá, una aparición espectral por acullá, que no enriquecen el argumento. Para meter en ambiente al espectador, Petroni ha elegido una atmósfera inquietante, con perpetuos días lluviosos, nublados, incómodos, y personajes aislados que parecen no mantener relaciones con sus semejantes. Se logra así entender el desolado estado de ánimo del protagonista, un sufriente Adrien Brody, que logra un papel bastante convincente, jugando con la ambigüedad a la hora de encarnar sus traumas y su confuso equilibrio mental.

5/10
Till Human Voices Wake Us

2002 | Till Human Voices Wake Us

Sam y Silby son dos adolescentes que se profesan una gran amistad. Un buen día, ambos están en el agua cuando Silby desaparece de repente, sin dejar rastro. Por mucho que Sam la busca, no da con ella. Con el paso de los años, él vuelve a su pueblo donde conoce a Ruby, una mujer que le recuerda tremendamente a la desaparecida Silby. Guy Pearce llega a estar tan perdido ante la que cree es la reencarnación de su amor de juventud, como lo estuvo su personaje en Memento. El espectador tendrá que tener paciencia para entender la propuesta de Petroni.

4/10
Mesías

2020 | Messiah | Serie TV

Una serie intrigante, que especula con la necesidad que todo ser humano tiene de encontrar sentido a su existencia, y de la búsqueda de redención, necesitamos ser salvados, reconocer el mal que hemos hecho, pedir y recibir perdón. Tiene detrás nombres de cineastas interesados por el tema de la fe, entre ellos productores Mark Burnett y Roma Downey, que impulsaron una exitosa serie sobre la Biblia, el creador Michael Petroni, que escribió el libreto de El rito, y el director James McTeigue, que dirigió V de Vendetta, una reflexión sobre una sociedad enferma y desorientada. La trama arranca en Siria, donde una milagrosa tormenta de arena impide una sangrienta acción bélica del Estado Islámico. Se atribuye el logro a un misterioso hombre que comienza a ser conocido como Al-Masih, el Mesías, un hombre muy espiritual y sosegado, cuya sola mirada conmueve a los que se acercan a él. Reunirá tras de sí a dos mil hombres que caminan y acampan en la frontera de Israel. Los servicios secretos judíos, preocupados por este hombre, le detienen para interrogarlo, y el duro agente Aviram Dahan, separado y con una hijita, queda impactado por alguien que parece leer en su corazón. Sigue también el caso la agente de la CIA Eva Geller, viuda y con una mala relación con su padre judío. Entre los afectados por quien pronto se convierte en personaje mediático global a través de las redes sociales se encuentra un pastor protestante, de familia desestructurada, que estaba a punto de quemar su iglesia, y una madre desesperada por el cáncer que padece su pequeña. Petroni logra atrapar al espectador, pero su planteamiento tiene el problema de qué dirección tomar hasta alcanzar un resultado satisfactorio. Porque se trata de jugar con las dudas –¿es Al-Mahih un profeta, el mismo Jesús en su segunda venida, o un impostor hinchado por las redes sociales?– y la catarsis e interrogantes que produce entre las personas a nivel planetario, hasta el mismísimo presidente de Estados Unidos se siente interpelado. Y la apuesta es tan alta, que cualquier solución, por sugerente e imaginativa que resulte, tiende a ser insatisfactoria. Con lo que se va prolongado algo innecesariamente la trama, aportando elementos traumáticos de los personajes, o proporcionando algo de “background” sobre Al-Masih, lo que tiene efectos paradójicos, porque sí, responde a la curiosidad del espectador, pero a la vez esa información puede parecerle banal o al menos insatisfactoria. Evidentemente no estamos ante un sesudo tratado teológico, y no debería esperarse una gran ortodoxia en la propuesta. La serie, respetuosa con las creencias religiosas, no es al fin y al cabo otra cosa que una suerte de parábola para tiempos descreídos y superficiales en que, sin embargo, anhelamos la trascendencia y la vida espiritual. El reparto está muy bien escogido. Acierta Mehdi Dehbi, en su hierática composición con leves rasgos para mostrar su cariño y afecto. Mientras que el resto del elenco –Michelle Monaghan, Tomer Sisley, John Ortiz, Stefania LaVie Owen, Sayyid El Alami...– encarnan bien variadas situaciones en que sus personajes se debaten entre la esperanza y sus demonios interiores.

6/10

Últimos tráilers y vídeos