IMG-LOGO

Biografía

Paul Stewart

Paul Stewart

77 años ()

Paul Stewart

Nació el 13 de Marzo de 1908 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 17 de Febrero de 1986 en Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Al otro lado del viento

2018 | The Other Side of the Wind

Una película que Orson Welles no pudo terminar y estrenar en las salas de cine, se presenta de modo acabado 33 años después de su muerte, gracias al apoyo de muchas personas, instituciones y empresas, entre otros destacan los nombres de Frank Marshall y Peter Bogdanovich –estudioso y amigo de Welles, firmó un libro sobre él a partir de sus conversaciones–, éste además actor de una obra que ha permanecido en el limbo durante décadas. Una plataforma como Netflix facilita la difusión masiva de una película que tiene la vitola del genio Welles, lo que no impide que sea de arduo visionado, su complejidad no hace previsible que el gran público acceda a ella. Incluso, sin dudar de la ambición de la propuesta, se plantean muchas preguntas para el amante del cine de este gran cineasta: ¿de verdad es ésta la película que pretendía su director? Y en caso de serlo, ¿es una película lograda? Cuando uno ve cómo se ha vendido el film, y las ganas de Welles que había entre los cinéfilos, vienen a la cabeza J.R.R. Tolkien con su genial trilogía de “El Señor de los Anillos” –el equivalente, para entendernos, a Ciudadano Kane, en literatura fantástica–, y los posteriores esfuerzos de los custodios de su legado por publicar cualquier papel que hubiera dejado escrito el autor sobre la Tierra Media y alrededores, que por supuesto no están a la altura de la que es su obra maestra. En efecto, Al otro lado del viento es una película valiosa, especialmente para estudiosos, con momentos muy logrados, y gozosos pasajes estéticos, como esa persecución con un extraño juego de sombras que reinventa la secuencia del laberinto de espejos de La dama de Shanghai. Pero no es memorable. La película documenta el supuesto último día de trabajo del mítico director de cine Jake Hannaford, que ha sufrido un accidente mortal de automóvil tras acudir a una fiesta donde se ha proyectado con diversas interrupciones un copión con imágenes de su nueva película. De modo que la trama discurre fragmentadamente entre el material filmado de esa fiesta, por distintas personas y con distintos formatos, y la propia película en la que Hannaford estaba trabajando, donde un hombre y una mujer se persiguen sin que sepamos por qué, gran parte del metraje completamente desnudos. La película de Orson Welles, con la metáfora del título, “el otro lado del viento”, está coescrita con la croata Oja Kodar, también actriz y su amante, lo que no deja de ser otra circunstancia singular. Y se plantea como una reflexión acerca del oficio de cineasta, no exenta de ambigüedad y de un punto de ironía en torno al cine de autor, también en lo relativo a la relación con los actores, productores, técnicos. Ahí, Welles parece sentirse a gusto con un personaje director-actor, John Huston, encarnando a Hannaford, con rasgos viriles a lo Ernest Hemingway, incluido el gusto por las armas de fuego y las peleas con los puños desnudos. No podemos olvidar que su film se está gestando en el nuevo Hollywood de los 70, con jóvenes barbudos admiradores del cine europeo, de hecho entre los asistentes a la fiesta del film se encuentran personalidades como Claude Chabrol, uno de los cineastas emblemáticos de la nouvelle vague. Y tras esa especie de argumento sesudo pero también hueco, representativo del célebre antiargumento para representar el vacío existencial, que han manejado directores como Michelangelo Antonioni, o el erotismo rampante –aunque haciendo un habilidoso uso del bloqueo–, que podría hacer pensar en Bernardo Bertolucci o Ingmar Bergman, parece adivinarse a un Welles burlón y ambiguo, un Harry Lime de carne y hueso, el mismo que aleteaba detrás de Fraude, donde no se sabía dónde empezaba el arte y terminaba la falsificación; curiosamente en este film también tuvo parte creativa Kodar.

6/10
La venganza de la Pantera Rosa

1978 | Revenge Of The Pink Panther

Tras la explosión de una bomba en la casa del inspector Clouseau, todo el mundo le da por muerto. Pero éste sigue con vida y aprovecha la situación para escapar a Hong Kong, para interceptar la venta de un alijo de heroina. Aunque la fórmula daba muestras de estar agotándose, Blake Edwards consigue momentos hilarantes en esta entrega, una de las menos conocidas de la saga de la Pantera Rosa.

6/10
Noche de estreno

1977 | Opening Night

Una de las mejores películas de John Cassavetes, intenso acercamiento al mundo del teatro, lo que se esconde tras las bambalinas. Sorprendentemente, no logró estrenarse en salas una vez terminado. El film se centra en una compañía teatral que prepara el estreno de una obra en Nueva York representándola en una pequeña sala de provincias. La protagonista es una celebérrima actriz, a la que la trama -que aborda el paso del tiempo, el envejecimiento- parece haber tocado de un modo especial su fibra sensible, algo intensificado por la muerte accidental en un atropello de una admiradora suya. Ello conduce a que las representaciones de ensayo dan pie a improvisaciones que no son del gusto de la autora de la obra y el director, y a choques con uno de los actores. Sin duda que la elección del título de la obra ficticia que se representa, "La segunda mujer", no es casual. John Cassavetes presenta "otra mujer bajo la influencia", que cree ver fantasmas, y que aparece desquiciada, anhelante de amor, autodestructiva. Gena Rowlands y John Cassavetes protagonizan un verdadero 'tour de force' en el tramo final del film, una escena sostenida por los recursos de sus personajes para improvisar, en la noche del estreno neoyorquino. Se puede ver haciendo un cameo a Peter Bogdanovich, buen amigo del matrimonio Cassavetes, y que definió su trabajo en esta película como "la anti Eva al desnudo". Son fácilmente reconocibles las influencias de este film en Pedro Almodóvar, de modo particular en Todo sobre mi madre (el accidente de la fan bajo la lluvia), aunque también la idea del fantasma de Volver podría remitir a esta gran obra de Cassavetes.

8/10
Colombo (3ª temporada)

1973 | Columbo | Serie TV

Peter Falk ganó cuatro premios Emmy por su inolvidable interpretación del policía sarcástico de la voz ronca. En esta temporada le toca investigar crímenes ocurridos en sitios tan insospechados como el Congreso.

6/10
A sangre fría

1967 | In Cold Blood

Se trata de una excelente adaptación de la célebre novela de Truman Capote. Un honesto granjero de Kansas lleva una vida normal y corriente junto a su esposa y sus dos hijos. No sospechan que dos ex convictos, con las facultades mentales perturbadas, planean matarles prácticamente sin motivo. Una vez cometido el crimen, lejos de sentirse culpables o atormentados, los asesinos se recrean en la crueldad. Emprenden la huida perseguidos por el eco del sangriento caso. La policía les pisa los talones y después de un año de persecución son detenidos y llevados a juicio. Está basada en una historia real que ocupó los periódicos estadounidenses durante una buen temporada. El escritor Truman Capote vio en este hecho la oportunidad de realizar una gran novela, y así lo hizo. Investigó el suceso con meticulosidad, indagó en la vida y en las personalidades de los asesinos, en sus motivos y en su manera de pensar. Visitó el lugar del crimen y el resto de los lugares donde estuvieron los ex convictos. La adaptación al cine es excepcional, y está dirigida con sobriedad y sensibilidad por Richard Brooks. Una incursión en la verdaderas profundidades de los Estados Unidos. Es profunda, repleta de tensión, y huye en todo momento del sensacionalismo. La música de Quincy Jones es sensacional, y la fotografía en blanco y negro del maestro Conrad L. Hall, todo un lujo.

8/10
Ángeles sin paraíso

1963 | A Child Is Waiting

En un colegio para niños deficientes mentales, la nueva profesora de música se encariña de un joven al que sus padres no visitan desde hace tiempo. Este duro pero conmovedor melodrama es uno de los primeros largometrajes de John Casavettes, y el primero de los muchos que rodó con su mujer, la excepcional actriz Gena Rowlands, como secundaria.

6/10
El barrio contra mí

1958 | King Creole

Nueva Orleans. Danny Fisher es un joven de familia humilde que tiene una voz prodigiosa y comienza a cantar en el barrio logrando éxito en poco tiempo. Pero un gángster intentará embaucarle en sus turbios asuntos. Michael Curtiz (Ángeles con caras sucias, Casablanca) dirigió al mítico Elvis Presley en este musical donde el muchacho hacía alarde, una vez más, de su talento para la música. A pesar de que no destacó nunca como buen intérprete, sí que era carismático y el director salió bastante contento del trabajo que realizó el rey del rock en este film. Al cantante le acompañan Walter Matthau y Carolyn Jones.

6/10
Intriga femenina

1957 | Top Secret Affair

Típica película de guerra de sexos, con dos entonadísimos Susan Hayward y Kird Douglas. Ella es Dottie, la jefa de un imperio periodístico, y él Melville, un general héroe de guerra. La editora cree que el otro es un impresentable, y pone todo su empeño en minar su prestigio; como puede imaginarse, los polos opuestos acabarán atrayéndose.

6/10
Hell on Frisco Bay

1955 | Hell on Frisco Bay

El ex policía Steve Rollins (Alan Ladd) acaba de salir de la prisión de San Quintín tras pasar cinco años allí por una falsa acusación de homicidio. Ahora, una vez en libertad, su único propósito es recuperar su reputación vengándose de los que le tendieron la trampa y encontrando al verdadero culpable. Pronto descubre que todo lo relacionado le lleva a un gángster de San Francisco llamado Victor Amato (Edward G. Robinson en otro de sus numerosos papeles de mafioso). Steve se hará pasar por un miembro de su organización para llegar al fondo del asunto. Adaptación de una novela de William P. McGivern para un thriller que podía haber dado más juego y que reunía a dos viejas glorias del Hollywood dorado –además de Robinson– como la "novia de King Kong" Fay Wray y el compositor Max Steiner (Lo que el viento se llevó).

5/10
Profundamente en mi corazón

1954 | Deep in My Heart

El mismo año que rodó el musical Siete novias para siete hermanos, el director Stanley Donen se puso tras las cámaras para filmar esta comedia biográfica sobre el compositor americano Sigmund Romberg (1887-1951), el cual cosechó el éxito componiendo musicales gracias a la ayuda, entre otros, de la escritora Dorothy Donnelly y por el 'showman' Florenz Ziegfeld. Aparte del sólido reparto, encabezado por José Ferrer y la pequeña Merle Oberon, entre las estrellas invitadas que aparecen levemente hay grandes artistas de Holllywood, como Gene Kelly, Cyd Charisse, Vic Damone o Jane Powell.

5/10
Prisionero de guerra

1954 | Prisoner of War

Cine de propaganda bélica ambientado en la guerra de Corea, con Ronald Reagan de protagonista. Da vida a un oficial que se lanza en paracaídas tras las líneas enemigas para investigar la alarmante información acerca de los malos tratos que sufren los prisioneros de guerra. Es una gris muestra anticomunista típica de los años de la Guerra Fría.

4/10
Hombres olvidados

1953 | The Juggler

Hans es un judío superviviente de los campos de exterminio. Al acabar la guerra emigra a Israel donde trata de rehacer su vida, pero su equilibrio psicológico es frágil, lo que le lleva desde a ocultar su triste pasado, a atacar a un policía. Emprenderá una huida por todo el país con la curiosa creencia de que ha matado a un hombre. A partir de la novela de Michael Blankfort, que él mismo transforma en guión, Edward Dmytryk ofrece una conmovedora mirada a los trastornos que produce el horror humano. Kirk Douglas es el actor ideal para encarnar al protagonista, sabe capturar la idea de que se encuentra ahora prisionero, no en un campo, sino en la celda de los horrores que guarda su mente enferma.

5/10
Carabina Williams

1952 | Carbine Williams

Biopic de David Marshall 'Marsh' Williams, el inventor de un arma automática utilizada en la Segunda Guerra Mundial. La excusa para contar su vida la proporcionan las quejas de su hijo, que le explica que en el colegio se meten con él porque corre el rumor de que su padre estuvo en la cárcel por matar a un hombre. Así que el progenitor y su retoño van a la cárcel, donde va a escuchar la auténtica historia. Este título encantará a los amantes de la historia de las armas, a los aficionados al subgénero carcelario, y a los seguidores de James Stewart, que demuestra su gran carisma dando vida a un personaje auténtico.

6/10
El cuarto poder

1952 | Deadline - U.S.A.

Ed Hutcheson es el director de "The Day", un conocido periódico de Nueva York comprometido con la verdad y alejado de las componendas, que está a punto de cerrar por un cambio en la propiedad. Antes de que esto ocurra, Ed decide llegar hasta el fondo de un auténtico bombazo informativo, los trapos sucios de un mafioso que cree que puede campar a sus anchas, amenazando a unos y otros. Airear cierto tipo de temas no le traerá tranquilidad, precisamente. La importancia de los medios de comunicación es un tema bastante tratado en el cine, donde muchas veces, se pone en tela de juicio la profesionalidad de los periodistas. Humphrey Bogart, que acababa de ganar el Oscar por La reina de África, interpreta a un osado editor con problemas matrimoniales, y que no duda en decir las cosas claras aunque se esté metiendo en terrenos pantanosos. Auténtico canto a la profesión periodística, escrito y dirigido por Richard Brooks, destacan también en el reparto las excelentes Kim Hunter (Un tranvía llamado deseo) y Ethel Barrymore (El Danubio rojo).

6/10
No estamos casados

1952 | We're Not Married!

El juez de paz Melvin Bush casa a varias parejas antes de enterarse de que su acceso a la magistratura no es oficial. Años después, esos matrimonios se enteran de que sus enlaces no son válidos. En los años 50, la carrera de Ginger Rogers empezó a declinar. Esta comedia romántica la filmó el mismo año que Me siento rejuvenecer, su único gran éxito de la década. Aunque pasó desapercibida, la actriz realizó un gran trabajo. Destaca la presencia de Marilyn Monroe, como joven madre que participa en concursos de belleza.

5/10
Reto a la muerte

1951 | Appointment with Danger

Último thriller rodado por Alan Ladd para Paramount que, filmado en 1949, estuvo durante dos años retenido por la productora, que no estaba dispuesta a perder el nombre de la estrella en taquilla. Todo ello porque Ladd había manifestado su intención de romper su contrato con la ‘major’ norteamericana y emprender la aventura a través de su productora independiente, algo que no conseguiría hasta 1954. En esta ocasión el actor interpreta a un investigador oficial del servicio postal que es encargado de investigar un crimen. Para ello localiza a la testigo del crimen, una monja que es secuestrada por los asesinos. La trama le llevará a descubrir que, detrás del crimen, se esconde un importante fraude económico. Vibrantes momentos de acción y suspense en una trama bien resuelta.

7/10
Despacio, forastero

1950 | Walk Softly, Stranger

Chris Hale, un jugador sin escrúpulos, llega a un pequeño pueblo en el que supuestamente vivió cuando era niño. Pronto consigue encandilar a los vecinos, y utiliza su encanto personal para seducir a Elaine Corelli, una rica heredera postrada en una silla de ruedas, tras un accidente. Aunque intenta enderezar su vida, Chris tendrá que resolver asuntos turbios del pasado. Una de las primeras películas de Robert Stevenson, que posteriormente se convertiría en el más prestigioso de los directores de películas de imagen real de Disney. Esta vez tiene en sus manos una película sobre la redención con numerosos elementos románticos, protagonizada por Alida Valli y Joseph Cotten, que coincidieron en El tercer hombre.

6/10
Vida fácil

1949 | Easy Living

Pete Wilson está en racha. Es el mejor jugador de fútbol americano de la liga y los triunfos se le acumulan. Pero, un día el médico le diagnostica un problema de corazón y le aconseja dejar el deporte. Pete no le cuenta nada a Liza, su ambiciosa esposa, a la cual, por otra parte, no parece importale demasiado lo que le ocurra a su marido. Por su parte, Pete conocerá a Anne, la simpática secretaria del equipo. Victor Mature (Sansón y Dalila) y Lucille Ball (El hotel de los líos) protagonizan este aceptable drama deportivo bajo la dirección de Jacques Tourneur.

5/10
Illegal Entry

1949 | Illegal Entry

Bert es un agente secreto del Departamento de Inmigración de Estados Unidos. Ahora se encuentra investigando a una banda de contrabandistas buscados por la justicia. Pero, una vez en el ajo, se enamora de Anna, un miembro de la banda. pero las cosas no son como parecen. Solvente intriga criminal, con alguna escena impactante, protagonizada por Howard Duff (La ciudad desnuda) y por la bella Märta Torén (Murallas de silencio).

5/10
Almas en la hoguera

1949 | Twelve O'Clock High

Durante la Segunda Guerra Mundial, el general Savage sustituye en el mando al comandante de un escuadrón que ha sufrido muchas bajas. Su misión consiste en realizar ataques aéreos sobre Alemania. Su principal prioridad consiste en subir la moral de sus hombres, completamente reacios a todas sus indicaciones. A pesar de su rebeldía, su actitud cambia a medida que se dan cuenta de que tiene razón en todo lo que dice y que, gracias a ello, comienzan a lograr éxitos que anteriormente eran impensables. Sin embargo, el escuadrón está sometido a una tensión continua, por lo que el general termina fatigado y sometido a constantes situaciones límites. El extraordinario actor Gregory Peck es el protagonista de esta lograda cinta de acción sobre los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. Le secundan en el reparto grandes actores como el oscarizado Dean Jagger, Hugh Marlowe, Gary Merrill y Millard Mitchell. La visión que se da es heroica, pero a la vez resulta sustancialmente realista en varias secuencias, algo inusual para la época en que está rodada, 1949. Abundan las escenas de contenido humano y dramático sobre las de acción, como suele ser habitual en el género. La puesta en escena resulta especialmente cuidada, y corre a cargo de Henry King, quien posteriormente dirigiría de nuevo a Gregory Peck en filmes como El pistolero o Las nieves del Kilimanjaro. Entre sus virtudes destaca su gran imaginación a la hora de mover a los actores.

6/10
El ídolo de barro

1949 | Champion

Midge Kelly recorre California en busca de fortuna con su hermano inválido. Consigue trabajo en un restaurante, se enamora de la hija del propietario, y se casa con ella. Un cliente del local, representante de boxeo, aprecia las habilidades pugilísticas de Midge y le propone convertirse en boxeador profesional. Stanley Kramer produce esta excepcional mirada al mundo del boxeo, que advierte del lado oscuro del éxito. Impresionante trabajo de Kirk Douglas, como un tipo que deja de lado a los suyos, cegado por su meteórico ascenso. Mark Robson retomaría los temas de este film en Más dura será la caída, otro imprescindible drama de boxeo.

7/10
Government Girl

1944 | Government Girl

Rodada en plena Segunda Guerra Mundial, la película no es sino un caudal de propaganda patriótica norteamericana, envuelta en un halo de comedia. En ella, un ingeniero de coches de Detroit es reclutado por el gobierno para que les ayude en la construcción de aviones de combate. En su camino se topará con una muchacha con la que vivirá un romance. Supuso el debut en la dirección de Dudley Nichols, uno de los mejores guionistas de todos los tiempos, en especial en su contribución al cine del oeste. Nichols solo volvería a dirigir dos títulos más, de escasa repercusión: Amor sublime (1946) y Mourning Becomes Electra (1947).

3/10
Mr. Lucky

1943 | Mr. Lucky

El inefable Cary Grant es un tahúr con un barco casino, que se propone timar a una organización de mujeres que recoge fondos para la guerra. Su corazón gangsteril sufre un vuelco cuando conoce a una bella damisela.

6/10
Ciudadano Kane

1941 | Citizen Kane

Los historiadores cinematográficos señalan que la película más influyente de la historia del cine sería El nacimiento de una nación, en la que Griffith combinó todos sus descubrimientos, dando lugar al lenguaje cinematográfico. La segunda sería Ciudadano Kane, que partiendo del lenguaje de Griffith, dio lugar al cine moderno, preocupado por ofrecer en cada plano elaborados encuadres y movimientos de cámara. Los personajes esquemáticos e ingenuos de El nacimiento de una nación, y su indisimulado racismo, han quedado superados por el paso del tiempo, mientras que Ciudadano Kane ofrece una riqueza antropológica aún vigente. Todo comenzó con un joven genio, Orson Welles, director teatral que se había hecho popular con su particular versión radiofónica de la novela "La guerra de los mundos", de H. G. Wells, que provocó auténtico pánico entre la población. RKO le ofreció el contrato más sustancioso que jamás haya recibido un cineasta debutante, que incluía un porcentaje de los beneficios y el absoluto control creativo de sus filmes. El imaginativo Welles pasó algún tiempo barajando la idea de adaptar la novela "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrab, filmándola en primera persona, con un punto de vista subjetivo. Finalmente, desecho este proyecto, pues se le había ocurrido algo mucho mejor, retratar a un magnate inspirado en William Randolph Hearst. Precursor del amarillismo periodístico, Hearst llegó a poseer en sus mejores momentos 28 periódicos, diversas emisoras de radio y multitud de revistas e incluso productoras de cine. Como no contaba ni mucho menos con la autorización de Hearst, Welles le cambió el nombre por Charles Foster Kane, y cambió ligeramente algunos de los hechos reales. Por ejemplo, Hearst se gastó infructuosamente una fortuna para que Marion Davis, su amante, triunfara en el cine. Por su parte, Kane, el personaje de ficción, haría lo propio para que su esposa se convierta en estrella de la ópera. Parece que Kane sólo llegó a sentirse feliz durante su infancia. Ésta es la clave de la última palabra que pronuncia al morir, Rosebud, nombre del trineo con el que solía jugar. El arranque del film se considera curiosamente uno de los mayores errores de la historia del cine, pues en la célebre secuencia de la muerte de Kane, nadie está presente para escuchar sus últimas palabras. Aún así, el fallecimiento desencadena que un periodista investigue qué significaba la palabra Rosebud. Éste entrevista a numerosas personas que le conocieron, pero no conseguirá resolver el misterio. Welles sostiene que nadie puede penetrar en la insondable y compleja mentalidad del ser humano. Por mucho que se conozca a una persona, no se puede saber qué es lo que pasa por su cabeza. Se sintetiza en un plano metafórico, que aparece al principio y al final de la película, en el que la cámara muestra la inscripción No traspassing (Prohibido el paso), en la verja de Xanadú, la suntuosa mansión de Kane.

10/10

Últimos tráilers y vídeos