IMG-LOGO

Biografía

Preston Sturges

Preston Sturges

60 años ()

Preston Sturges

Nació el 29 de Agosto de 1898 en Chicago, Illinois, EE.UU.
Falleció el 06 de Agosto de 1959 en Nueva York, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Oscar
1941

Ganador de 1 premio

Filmografía
Infielmente tuya

1948 | Unfaithfully Yours

Ernst Lubitsch declinó dirigir este film escrito por Preston Sturges aduciendo que era caviar y lo que el público quería era jamón cocido y picadillo. El ingenioso film describe, en tono de comedia de enredo, las crecientes dudas de un director de orquesta sobre la fidelidad de su esposa. Y alrededor de un concierto, en que dirige piezas de Rossini, Wagner y Tchaikovski, imagina distintas reacciones posibles a tal hecho: desde matar a su esposa y cargar el crimen a su amante, hasta proponer a éste un demencial juego de ruleta rusa, pasando por un melodramático gesto magnánimo de perdón. Sturges utiliza la música, tanto para urdir el ritmo narrativo como para componer el estado de ánimo del protagonista, y compone audaces escenas que terminan en primerísimos planos de su ojo para pasar de la realidad a la ficción. Los pasajes en que intenta poner por obra lo imaginado son puro ‘slapstick’, ejecutado a la perfección por Rex Harrison.

7/10
¡Oh! Qué miércoles

1947 | The Sin of Harold Diddlebock

El genio del cine mudo Harold Lloyd hizo su particular canto del cisne con esta comedia de Preston Sturges, sobre un hombre que pierde su puesto de trabajo. No es de lo mejor del director de Los viajes de Sullivan y Las tres noches de Eva, pero sigue siendo una delicia clásica.

6/10
Un marido rico

1942 | The Palm Beach Story

Genial comedia de enredo, escrita y dirigida por Preston Sturges. Con ritmo vertiginoso, arranca con la idea de una boda y el dicho "fueron felices y comieron perdices" para añadir con picardía a continuación "¿o no?". Porque Gerry y Tom se quieren, pero ella está acostumbrada a la buena vida, trapitos y joyas incluidas, algo que su esposo tiene dificultades para procurarle, pues arquitecto algo visionario, no logra que sus proyectos salgan adelante. Las cosas llegan un punto en que Gerry decide separarse de Tom y buscar en Palm Beach un marido rico. Pretendientes y caballeros que le sonríen como alelados no le van a faltar, pero el que parece ideal es el archimillonario John D. Hackensacker III. Sturges está sembrado a la hora de pergeñar escenas alocadas en este divertidísimo film. Destaca la partida de caza dentro de un tren, organizada por alegres camaradas cargados de alcohol, con perros y armas de fuego. Claudette Colbert se revela, con su fina picardía, como la actriz ideal para dar vida a la mujer que es caprichosa y le encanta flirtear, y lo sabe, lo que no le impide seguir queriendo a su marido, un correcto Joel McCrea que repetía con el director tras Los viajes de Sullivan. Son muy sabrosos los personajes secundarios: la hermana frívola a la que da vida Mary Astor, y el tontorrón pretendiente Totó, encarnado por Sig Arno.

8/10
Las tres noches de Eva

1941 | The Lady Eve

Un millonario estudioso de los ofidios es la presa de una familia de timadores en un barco. El plan consiste en que la hija le seduzca, pero ella se enamora. Se separarán en términos poco amistosos, pero la chica, a modo de moderna Eva, necesaria para su Adán, adoptará una personalidad distinta, para intentar la conquista de nuevo. Comedia repleta de ingenio, a cargo de Preston Sturges. El cineasta no sólo plantea un buen puñado de divertidísimas situaciones de enredo, sino que demuestra ser un fino conocedor de las psicologías masculina y femenina. La reina de la función es la enredadora Barbara Stanwyck.

7/10
Los viajes de Sullivan

1941 | Sullivan's Travels

Un director de cine de Hollywood (Joel McCrea), acostumbrado a rodar películas ligeras, casi siempre comedias, aspira a hacer un cine más comprometido, de tipo social. Para acometer el film "'O Brother, Where Art Thou?" (los hermanos Coen prestaron su personal homenaje a Preston Sturges titulando así uno de sus filmes) decide caracterizarse como un mendigo, y vivir durante una temporada sus mismas penalidades, para así entenderlos mejor. Cuenta en su periplo con la ayuda de una aspirante a actriz. Con lo que no cuenta es con las dificultades que van a surgir para volver a la vida normal. Con toda probabilidad la mejor película de Preston Sturges, y también de la actriz Veronica Lake. Dentro de su tono de comedia, el director y guionista sabe insuflar a la película la idea de que el cine debe tener algo que decir, algo de sustancia en su interior. A la vez que las inquietudes sociales de Sullivan, son las mismas de las que se reviste, con razón, Sturges.

8/10
Navidades en julio

1940 | Christmas in July

Sátira amable del sueño americano de la mano del maestro Sturges. Jimmy es un sencillo oficinista que, como todo hijo de vecino, desea salir de sus apuros económicos para poderse casar con su novia. Con este fin participa en todo tipo de concursos, hasta que un buen día cree haber ganado 25.000 dólares. Feliz y contento, se dedica a hacer regalos, sin saber que se trata de una broma de sus amigos. Dick Powell protagoniza esta entrañable y divertida película, la segunda que dirigió Preston Sturges.

7/10
El gran McGinty

1940 | The Great McGinty

La película con la que el guionista Preston Sturges debutó brillantemente como director. El cineasta estaba cansado de que sus libretos fueran llevados a la pantalla por otros, que no entendían plenamente su punto de vista. Por lo cual guardó celosamente el guión de El gran McGinty, y acordó dirigirlo él en su estudio, Paramount, a cambio de comprometerse con un ajustado presupuesto, un calendario de rodaje no muy largo, y un reparto donde no había grandes estrellas. De hecho los nombres más conocidos eran los de Brian Donlevy y Akim Tamiroff, buenos actores, pero sólo reconocibles en roles secundarios. Dan McGinty es un pobre diablo con una mano delante y otra detrás, pero bastante espabilado. En las elecciones municipales de una innombrada ciudad es requerido por un mafiosillo para votar repetidas veces arrogándose el derecho a las urnas de personas ya fallecidas. El tipo demuestra ser muy mañoso, por lo que será involucrado en otros trapicheos. Así hasta que le fabrican una tapadera de "persona respetable" –una supuesta boda con su secretaria, que tiene dos niños–; con lo que no cuentan los que promocionan a McGinty es con que esa supuesta vida honrada que lleva empieza a atraerle más que la de farsante caradura que se aprovecha de los demás. Preston Sturges entrega una magnífica sátira política, en la que se critican las campañas que se organizan en torno a unos candidatos que nunca muestran su verdadero rostro. El modo de presentar la trama –un largo flashback en que McGinty desanima a un potencial suicida de sus propósitos, contándole su historia– se demuestra harto ingenioso, también a la hora de rematar la película. El film supuso un Oscar al mejor guión para Sturges, lo cual demostraba su punto de vista de que el director que mejor puede entender un guión es el que lo ha escrito. De hecho, a partir de su caso otros ilustres guionistas como John Huston y Billy Wilder siguieron su ejemplo de ejercer como directores.

8/10
Recuerdo de una noche

1940 | Remember the Night

El último guión de Preston Sturges, antes de pasar a la dirección. Es una comedia con el toque sutil al que debe la fama, que transcurre en Navidad. En unos grandes almacenes una ladrona de poca monta acaba detenida por la policía. El ayudante del fiscal queda prendado por la muchacha. E imbuido por el espíritu navideño aplaza el juicio hasta el año nuevo. Primer film de Fred MacMurray y Barbara Stanwyck, que después volverían a coincidir en la joya Perdición (1944), The Moonlighter (1953) y Siempre hay un mañana (1955).

6/10
Si yo fuera rey

1938 | If I Were King

Frank Lloyd (La indeseable) llevó al cine en el 1938 la vida del poeta parisino François Villon y su lucha contra Luis XI. Ronald Colman y Basil Rathbone fueron alabados por sus interpretaciones; el segundo incluso fue nominado al Oscar.  Se trata de un buen film histórico, donde destaca sobre todo la banda sonora y la dirección artística.

6/10
Una chica afortunada

1937 | Easy Living

Notable comedia de enredos con guión de Preston Sturges, dirección de Mitchell Leisen y con la pizpireta Jean Arthur de protagonista. Ella es una humilde secretaria que un buen día encuentra en la calle un lujoso abrigo de pieles que un millonario ha arrojado por la ventana mientras discutía con su esposa. Con este abrigo en su poder, la chica comienza a ser tratada de forma muy diferente por la gente, otorgándole todo el crédito posible en hoteles y lujosas tiendas. Por supuesto, el romance también está asegurado. Contiene momentos de humor surrealistas dignos de mención, así como personajes hilarantes como el director del hotel (interpretado por Luis Alberni). El filme supuso el tercer encuentro en pantalla entre el director Mitchell Leisen y el actor Ray Milland tras Four Hours to Kill! (1935) y The Big Broadcast of 1937.

7/10
Amar en ayunas

1936 | Love Before Breakfast

Elegante –aunque algo intrascendente– comedia que proviene de una historia corta escrita en una revista por Faith Baldwin (1893-1978), una de las autoras norteamericanas más conocidas de la época, que llegó a publicar más de cien libros con gran éxito de público en unas tramas repletas de glamour y diversión. Curiosamente, la trama que se cuenta en la película no la convirtió en una novela, a pesar de que daba para ello: una bella joven de Park Avenue decide no considerar las proposiciones de matrimonio de dos galanes que la acechan. Ella es la rubia Carole Lombard y los caballeros Cesar Romero y Preston Foster. Dirigida con bastante oficio por Walter Lang, el romance, los enredos y los decorados de alta sociedad están presentes para entretenimiento del público.

4/10
Una chica angelical

1935 | The Good Fairy

Luisa es una jovencita huérfana y de buen corazón que al salir del orfanato comienza a ganarse la vida como acomodadora de un cine. Un millonario y un camarero se fijan en ella, pero Luisa les dará esquinazo diciéndoles que está casada. Comedia de William Wyler protagonizada por su por entonces mujer, Margaret Sullavan (El bazar de las sorpresas). A la historia se le acusa de estar algo pasada de moda pero por lo general resulta simpática y entretenida.

5/10
Princesa por un mes

1934 | Thirty Day Princess

La princesa Catterina se pone enferma de paperas justo antes de viajar a los Estados Unidos. Como es un viaje fundamental para la supervivencia económica de su Reino, contrata a una actriz de enorme parecido físico con ella para que suplante su personalidad. Aunque nadie nota la farsa, todo se complica cuando el editor de un periódico quiere acompañar a la princesa en su gira americana. Ahora solo se trata de mantener el engaño durante la semana que durará el viaje. Comedia sin muchas pretensiones, con el protagonismo absoluto de la pequeña aunque resuelta actriz, Sylvia Sidney, y que, además, cuenta con tres nombres claves en la edad de oro de Hollywood: el guionista Preston Sturges, el director de fotografía Leon Shamroy y el director artístico Hans Dreier.

4/10
Vivamos de nuevo

1934 | We Live Again

Una producción de Samuel Goldwyn basada nada menos que en la novela “Resurrección” de Leon Tolstoy. En ella, un príncipe ruso se enamora de una humilde sirvienta. Los intrigantes de la corte harán que el gobernante parezca dominado por los encantos de la muchacha. Dicha novela ya había sido llevada al cine en 1909 por David W. Griffith, que solventó el marmotreto del texto en tan solo diez minutos de metraje. Vivamos de nuevo supuso el debut americano de la actriz ucraniana Anna Sten (1908-1993), demasiado limitada por su acento extranjero y su exagerada forma de actuar para triunfar en la industria de Hollywood. Tras algunas películas intrascendentes en los 40 y su paso por la televisión, acabó retirándose del negocio del cine en 1964.

5/10
El hombre invisible

1933 | The Invisible Man

Uno de los indiscutibles clásicos del terror de la Universal, productora que llevó a la gran pantalla las obras maestras del género de la literatura: Drácula, Frankenstein, El Hombre Lobo. En esta ocasión, uno de sus más sólidos directores, James Whale (Frankenstein, La novia de Frankenstein) adapta con maestría una novela de H.G. Wells (La guerra de los mundos). Este título significó el debut en la pantalla del actor Claude Rains (Casablanca, Robin Hood), que logró componer un personaje inolvidable. Los efectos especiales continúan siendo sorprendentes hoy en día. Un misterioso doctor descubre una pócima que le hace invisible. Cubierto de vendas y con gafas oscuras intenta pasar desapercibido y se traslada a una pequeña localidad inglesa donde espera esconderse de los curiosos, mientras investiga una forma de hacer reversible su estado. Sin embargo, la droga que le ha hecho invisible tiene también unos terribles efectos secundarios que le conducirán a cometer inexplicables fechorías.

7/10
Poder y gloria

1933 | The Power and the Glory

El gran charco

1930 | The Big Pond

Barbara es una turista americana que se enamora en Venecia de Pierre, un guía turístico. Cuando regresan a casa, Barbara le pide a su adinerado padre que le ofrezca a Pierre un empleo en su fábrica de chicles. Comedia romántica con Claudette Colbert y el cómico de moda Maurice Chevalier como pareja protagonista. Chevalier fue nominado a los Oscar por su interpretación.

5/10
Infielmente tuya

1948 | Unfaithfully Yours

Ernst Lubitsch declinó dirigir este film escrito por Preston Sturges aduciendo que era caviar y lo que el público quería era jamón cocido y picadillo. El ingenioso film describe, en tono de comedia de enredo, las crecientes dudas de un director de orquesta sobre la fidelidad de su esposa. Y alrededor de un concierto, en que dirige piezas de Rossini, Wagner y Tchaikovski, imagina distintas reacciones posibles a tal hecho: desde matar a su esposa y cargar el crimen a su amante, hasta proponer a éste un demencial juego de ruleta rusa, pasando por un melodramático gesto magnánimo de perdón. Sturges utiliza la música, tanto para urdir el ritmo narrativo como para componer el estado de ánimo del protagonista, y compone audaces escenas que terminan en primerísimos planos de su ojo para pasar de la realidad a la ficción. Los pasajes en que intenta poner por obra lo imaginado son puro ‘slapstick’, ejecutado a la perfección por Rex Harrison.

7/10
¡Oh! Qué miércoles

1947 | The Sin of Harold Diddlebock

El genio del cine mudo Harold Lloyd hizo su particular canto del cisne con esta comedia de Preston Sturges, sobre un hombre que pierde su puesto de trabajo. No es de lo mejor del director de Los viajes de Sullivan y Las tres noches de Eva, pero sigue siendo una delicia clásica.

6/10
Un marido rico

1942 | The Palm Beach Story

Genial comedia de enredo, escrita y dirigida por Preston Sturges. Con ritmo vertiginoso, arranca con la idea de una boda y el dicho "fueron felices y comieron perdices" para añadir con picardía a continuación "¿o no?". Porque Gerry y Tom se quieren, pero ella está acostumbrada a la buena vida, trapitos y joyas incluidas, algo que su esposo tiene dificultades para procurarle, pues arquitecto algo visionario, no logra que sus proyectos salgan adelante. Las cosas llegan un punto en que Gerry decide separarse de Tom y buscar en Palm Beach un marido rico. Pretendientes y caballeros que le sonríen como alelados no le van a faltar, pero el que parece ideal es el archimillonario John D. Hackensacker III. Sturges está sembrado a la hora de pergeñar escenas alocadas en este divertidísimo film. Destaca la partida de caza dentro de un tren, organizada por alegres camaradas cargados de alcohol, con perros y armas de fuego. Claudette Colbert se revela, con su fina picardía, como la actriz ideal para dar vida a la mujer que es caprichosa y le encanta flirtear, y lo sabe, lo que no le impide seguir queriendo a su marido, un correcto Joel McCrea que repetía con el director tras Los viajes de Sullivan. Son muy sabrosos los personajes secundarios: la hermana frívola a la que da vida Mary Astor, y el tontorrón pretendiente Totó, encarnado por Sig Arno.

8/10
Las tres noches de Eva

1941 | The Lady Eve

Un millonario estudioso de los ofidios es la presa de una familia de timadores en un barco. El plan consiste en que la hija le seduzca, pero ella se enamora. Se separarán en términos poco amistosos, pero la chica, a modo de moderna Eva, necesaria para su Adán, adoptará una personalidad distinta, para intentar la conquista de nuevo. Comedia repleta de ingenio, a cargo de Preston Sturges. El cineasta no sólo plantea un buen puñado de divertidísimas situaciones de enredo, sino que demuestra ser un fino conocedor de las psicologías masculina y femenina. La reina de la función es la enredadora Barbara Stanwyck.

7/10
Los viajes de Sullivan

1941 | Sullivan's Travels

Un director de cine de Hollywood (Joel McCrea), acostumbrado a rodar películas ligeras, casi siempre comedias, aspira a hacer un cine más comprometido, de tipo social. Para acometer el film "'O Brother, Where Art Thou?" (los hermanos Coen prestaron su personal homenaje a Preston Sturges titulando así uno de sus filmes) decide caracterizarse como un mendigo, y vivir durante una temporada sus mismas penalidades, para así entenderlos mejor. Cuenta en su periplo con la ayuda de una aspirante a actriz. Con lo que no cuenta es con las dificultades que van a surgir para volver a la vida normal. Con toda probabilidad la mejor película de Preston Sturges, y también de la actriz Veronica Lake. Dentro de su tono de comedia, el director y guionista sabe insuflar a la película la idea de que el cine debe tener algo que decir, algo de sustancia en su interior. A la vez que las inquietudes sociales de Sullivan, son las mismas de las que se reviste, con razón, Sturges.

8/10
Navidades en julio

1940 | Christmas in July

Sátira amable del sueño americano de la mano del maestro Sturges. Jimmy es un sencillo oficinista que, como todo hijo de vecino, desea salir de sus apuros económicos para poderse casar con su novia. Con este fin participa en todo tipo de concursos, hasta que un buen día cree haber ganado 25.000 dólares. Feliz y contento, se dedica a hacer regalos, sin saber que se trata de una broma de sus amigos. Dick Powell protagoniza esta entrañable y divertida película, la segunda que dirigió Preston Sturges.

7/10
El gran McGinty

1940 | The Great McGinty

La película con la que el guionista Preston Sturges debutó brillantemente como director. El cineasta estaba cansado de que sus libretos fueran llevados a la pantalla por otros, que no entendían plenamente su punto de vista. Por lo cual guardó celosamente el guión de El gran McGinty, y acordó dirigirlo él en su estudio, Paramount, a cambio de comprometerse con un ajustado presupuesto, un calendario de rodaje no muy largo, y un reparto donde no había grandes estrellas. De hecho los nombres más conocidos eran los de Brian Donlevy y Akim Tamiroff, buenos actores, pero sólo reconocibles en roles secundarios. Dan McGinty es un pobre diablo con una mano delante y otra detrás, pero bastante espabilado. En las elecciones municipales de una innombrada ciudad es requerido por un mafiosillo para votar repetidas veces arrogándose el derecho a las urnas de personas ya fallecidas. El tipo demuestra ser muy mañoso, por lo que será involucrado en otros trapicheos. Así hasta que le fabrican una tapadera de "persona respetable" –una supuesta boda con su secretaria, que tiene dos niños–; con lo que no cuentan los que promocionan a McGinty es con que esa supuesta vida honrada que lleva empieza a atraerle más que la de farsante caradura que se aprovecha de los demás. Preston Sturges entrega una magnífica sátira política, en la que se critican las campañas que se organizan en torno a unos candidatos que nunca muestran su verdadero rostro. El modo de presentar la trama –un largo flashback en que McGinty desanima a un potencial suicida de sus propósitos, contándole su historia– se demuestra harto ingenioso, también a la hora de rematar la película. El film supuso un Oscar al mejor guión para Sturges, lo cual demostraba su punto de vista de que el director que mejor puede entender un guión es el que lo ha escrito. De hecho, a partir de su caso otros ilustres guionistas como John Huston y Billy Wilder siguieron su ejemplo de ejercer como directores.

8/10
El embrujo de París

1958 | Paris Holiday

Hunter, un famoso actor, viaja a Francia, para hacerse con los derechos de la última obra de un famoso escritor. Comedia que aúna los talentos del cómico americano Bob Hope y el francés Fernandel. Interpreta un papel secundario el director Preston Sturges, que había hecho hasta el momento algún cameo en un par de sus películas (Navidades en julio y Los viajes de Sullivan).

5/10

Últimos tráilers y vídeos