IMG-LOGO

Biografía

Sergio Caballero

Sergio Caballero

Filmografía
Asamblea

2019 | Asamblea

Es la última asamblea antes del verano y Josep quiere sacar adelante a toda costa la Propuesta de Texto Definitivo referente al Concierto. Todos a una, respetando tanto la pluralidad ideológica como el turno de palabra... si es que eso es posible. La clave está en los matices. Una propuesta que cuestiona con humor el concepto mismo de participación.

La mujer del siglo

2018 | La dona del segle

1919. Consuelo Deulofeu, una huérfana con un secreto a sus espaldas, cambia de identidad para escapar a su infausto destino. Se pone a trabajar en un humilde taller de costura, pero después tratará de conseguir un empleo mejor en los lujosos almacenes El Siglo. Para ello debe ser de buena cuna, por lo que insiste a la monja directora del orfanato en el que estuvo para que le dé su documentación. Gracias a ello, descubre que es gitana. Adaptación televisiva de la novela homónima, que tuvo cierto éxito, de cariz feminista, pues se centra en las dificultades laborales de la mujer en Barcelona hace cien años. Cuenta con un reparto de primera categoría.

4/10
Brava

2017 | Brava

La estresada Janine, empleada bancaria, sufre una agresión sexual en el metro. Mientras huye contempla cómo los culpables la emprenden con otra chica. Sin embargo, no colabora con la policía para esclarecer el suceso. Su pareja no parece servir de mucho apoyo, el vínculo entre ambos se ha roto, así que pone rumbo al pueblo de la Costa Brava donde vive su padre, para tratar de encontrar la paz. Una década después de su prometedora ópera prima, Lo mejor de mí, la catalana Roser Aguilar dirige su segundo trabajo con resultados similares, pues de nuevo su puesta en escena se queda sólo en correcta. Tampoco acaba de rematar la historia, pese a que despierta ciertas expectativas en su arranque, por su tratamiento de la crisis de identidad que puede generar una experiencia violenta, cuyas víctimas se pueden bloquear, ni ayudan a cazar a los culpables ni se lo cuentan a sus seres queridos. Además, cuenta con una esforzada interpretación de la protagonista, Laia Marull, mientras que el veterano Emilio Gutiérrez Caba cumple, pese a que tiene un personaje tópico. Pero el film acaba desmoronándose, sobre todo por la falta de consistencia del desarrollo. Acumula momentos innecesarios, como una foto en un tractor que el personaje central se hace con unos vecinos del pueblo o la confesión del padre de que tiene una querida. No faltan diálogos forzados, como cuando una amiga le recuerda lo mucho que se esmeró de joven para estudiar, momento metido con calzador por Aguilar y su coguionista, para contar al espectador la historia de la protagonista, hasta entonces poco desarrollada. A veces roza el ridículo, atención a la explicación del individuo encarnado por Bruno Todeschini, sobre su violentísima reacción contra su hija, ¡no parecía capaz de algo así! O parece que el inconsciente ha traicionado a la directora catalana, que podría haber desvelado su ideología nacionalista, pues ha rodado todo el film en catalán, pero… ¡los agresores hablan en español!

4/10
Juegos de familia

2016 | Juegos de familia

Un marido intenta recuperar a su mujer haciéndose amigo de su amante para intentar entender qué le ha pasado a su matrimonio.

La madre

2016 | La madre

La narración desnuda de las tribulaciones de un adolescente, Miguel, que vive con una madre incapaz de cuidar de él, más bien él cuida de ella, en lo que puede. Sin concesiones al sentimentalismo o a la comercialidad, vemos a un chaval que estudia en el instituto, vende kleenex para sacarse unos euros, se toma el bocata que le da un amigo en el recreo, sustrae algún alimento de primera necesidad en el súper... Su madre arrastra una tremenda apatía, se levanta tarde, dice que va a conseguir pronto trabajo como camarera... En tal coyuntura, los servicios sociales quieren llevarse a Miguel a un centro de menores, pero él se refugia en casa de Bogdan, un rumano que fue novio de su madre y vive en un pueblo cercano, y que le acoge a regañadientes. Allí consigue un trabajo de aprendiz, aunque André, el hijo de Bogdan, mayor que él, le mira con malos ojos... Alberto Morais, director y coguionista junto a Verónica García e Ignacio Gutiérrez-Solana, evita juzgar a los personajes anodinos, conformistas, que parecen condenados a llevar la vida que llevan, no pueden forjar su propio destino, o al menos es muy estrecho su margen de maniobra. Así Morais simplemente muestra con estudiada frialdad y un naturalismo que hace pensar en el cine de los hermanos Dardenne, las dificultades de un chico que en otras circunstancias llevaría probablemente una vida feliz. Llama la atención el desapego de unos y otros personajes, como inmersos en una pena infinita ante el estado de cosas, de modo que sabemos que la huida de Miguel es una huida a ninguna parte, y que sólo puede terminar de una manera. Los actores actúan lacónicamente, tal y como exige el guión.

6/10
Matar el tiempo

2015 | Matar el tiempo

Robert es un alto ejecutivo americano que trabaja en España para una auditoría, lo que supone mucho tiempo dedicado a viajes, hoteles y reuniones, y una escasa dedicación a la familia. Su alienada existencia aún lo es más desde que murió su esposa en accidente, desde entonces las comunicaciones con su familia son por vídeoconferencia vía Skipe. Hastiado y sin alicientes capaces de ilusionarle al menos un poco, recurre a los servicios de una prostituta a través de internet, placer pasajero pagado con dinero. Lo que no sospecha es que aquello le va a traer un poco de aventura y emoción a su anodina vida, pues cuando intenta recurrir por segunda vez a los servicios de Sara, se la encuentra secuestrada por unos matones en su aparmento, que ignoran que puede ver todos sus movimientos gracias a una webcam. Resulta tentador olvidar lo su ordenador le permite contemplar, pero decidirá complicarse la vida, sin acudir a la policía. Antonio Hernández descolló con En la ciudad sin límites, pero su carrera luego no ha brillado excesivamente, pese a que ha tenido trabajo televisivo gracias a Gran reserva. En este thriller demuestra que lo suyo no fue un espejismo, que es un cineasta capaz de explotar las posibilidades del espacio fílmico, aquí con el toque actualísimo de las tecnologías que nos invaden, las webcams e internet, que conectan y acortan distancias físicas, pero no necesariamente afectivas. Pues como intriga, Hernández director y guionista despliega bien la trama, y los personajes, dentro de su arquetipismo, funcionan bien, por supuesto el protagonista obligado a complicarse la vida (Ben Temple), pero también los secundarios (los hermanos secuestradores, Yon González y Aitor Luna, el amigo Frank Feys, la prostituta y madre (Esther Méndez). Donde más cojea el film es en su carga excesiva de sexo –sobre todo en el largo arranque–, completamente innecesaria, y que echará atrás a parte del público potencial; y en el cinismo y la desesperanza excesivos, que perjudican a ideas como la de la denuncia al tráfico de bebés y venta de órganos, pues en el oscuro mundo que se nos pinta, al final todo parece que da lo mismo, faltan referentes morales, una escala de valores que sostenga las acciones personales. La empatía pues del espectador con Robert vendrá de reconocer en él como propia cierta parte de alienación, y las dudas de si logrará salir del inmenso lío en que se ha metido.

6/10
A puerta fría

2012 | A puerta fría

«¿Cuándo empezó a joderse todo?», se pregunta Salva en la barra del bar del hotel donde se celebra la feria más importante del sector. De vendedor estrella a un paso del despido si en dos días no cierra al menos doscientas unidades. «¿Qué coño ha cambiado, Carmelo, que yo no me he enterado?». Sentado junto a él, Carmelo, su antiguo jefe. Ambos contemplan atónitos el relevo generacional y la deslealtad de un sector que se muestra indiferente con aquellos que fueron imprescindibles.

Juntos para siempre

2011 | Juntos para siempre

El hombre de las mariposas

2011 | El hombre de las mariposas

Sergey, un ex militar soviético relacionado con las mafias del Este, vive ahora escondido en una viejo caserón entre viñedos. Su extraña y solitaria vida cambia cuando debe hacerse cargo de su sobrina Natasha, una conflictiva niña de 12 años. Algo inesperado cambiará sus vidas para siempre.

Las olas

2011 | Las olas

Miguel es un anciano, de salud delicada, que acaba de enviudar en Valencia. Ahora dispone de tiempo, aunque no sabe cuánto, para emprender un viaje, no sólo físico –al lugar que le vio nacer, Zaragoza, y a Francia, donde estuvo internado en un campo tras la guerra– sino sobre todo a la memoria. Primer largometraje de ficción de Alberto Morais, tras su documental Un lugar en el cine (2007), donde contaba con la intervención de Víctor Erice y Theo Angelopoulos. A estos cineastas pausados y contemplativos parece querer remitirse el cineasta, y quizá también a Solas, de Benito Zambrano, no sólo porque el título de su film rime con ése, o por la coincidencia en uno de los actores, Carlos Álvarez-Nóvoa, sino por el estudio de personajes que ofrece: sobre todo el de Miguel, interpretado por Álvarez-Nóvoa, pero también a Blanca –estupenda Laia Marull–, una mujer con problemas de pareja que le lleva en coche, o Fernando, el amigo que tiene en Barcelona. Riesgo meritorio de Morais es la sutileza y la elipsis, el film no está traspasado de verborrea o información redundante, sino que sugiere con largos silencios lo que fue el pasado del protagonista. En tal sentido hay que reconocer que la película tiene el ritmo deseado por su director y guionista, y que cuenta con unas elegantes transiciones al pasado sin cambiar de plano. Los actores, con la requerida sobriedad, están bien. El reproche que cabe hacer es el esa lentitud a veces algo exasperante, intensificada por la ausencia de partitura musical, que puede llevar al espectador a pensar aquello de "aquí no está pasando nada". Desde luego no es lo que pensaron en el Festival de Moscú, donde la cinta se llevó los premios de mejor película y actor.

5/10
Cuatro estaciones

2010 | Cuatro estaciones

9 meses

2010 | 9 meses

Fernando es un actor de renombre en el mundo del teatro y a sus treinta años ve que la vida va avanzando y sigue sin conseguir su sueño, tener una familia. Cuando vuelve a su Valencia natal se encuentra con su antigua ex novia, Charo y a sus amigas, que buscan desesperadamente ser madres y le hacen una sorprendente proposición: ser el padre biológico de las criaturas. Para más inri, una vez que accede, vuelve a reaparecer el amor de su vida, Inma, un obstáculo en sus deseos de paternidad.

Bienvenido a Farewell-Gutmann

2008 | Bienvenido a Farewell-Gutmann

El cine español le ha cogido gusto a las historias dramáticas que tienen como escenario el mundo de la empresa, tal es el caso de Casual Day, Mataharis o El método. Esta última contiene varios puntos en común con Bienvenido a Farewell-Gutmann, pues la trama se centra en la lucha por ascender en el escalafón o conseguir un puesto de trabajo en la empresa. Adela, Lázaro y Fernando trabajan en el departamento de recursos humanos de la importante compañía farmacéutica Farewell-Gutmann. Su inmediato superior ha fallecido y los tres aspiran a conseguir el puesto vacante de director, para lo cual son llamados para entrevistarse con un tal Lúger, hombre siniestro en contacto con el dueño de la empresa A su vez, el trío de aspirantes llevará a cabo las entrevistas pertinentes para ocupar la plaza del recién ascendido. El planteamiento del film no es novedoso aunque a priori tenga su interés, pues la selva empresarial es un ámbito adecuado si se desea mostrar el interior de las personas, sus anhelos secretos y sus miserias. Sin embargo, hay que ofrecer algo más que un dibujo deprimente de los protagonistas, pues de lo contrario la trama corre el peligro de quedarse en pura anécdota. Y aquí ocurre justamente eso: se dibujan tres patéticos personajes, llenos de defectos e incluso de hondas lacras personales –abandono del hijo enfermo, alcoholismo, chantaje y obsesión sexual, robo, adulterio– para estructurar una historia anodina que no despierta en ningún momento el interés del espectador. El problema central es seguramente la total falta de empatía que generan los personajes, un error demasiado grave del debutante guionista y director Xavi Puebla. Acentúa este defecto el tono desconcertante de la película: uno no sabe si sonreír o llorar, de modo que acaba por suspender el juicio y distanciarse anímicamente de lo que ve. Hay algunos aciertos del guión, como el paralelismo entre las entrevistas que realizan los tres aspirantes y aquéllas en las que son ellos los entrevistados. Es como un circo, un juego de engaños, envidias e intereses. También se nota un esfuerzo al sacar a relucir las distintas personalidades en las entrevistas, como en la subtrama del joven epiléptico (excelente Sergio Caballero), quizá la más lograda. De todas maneras, todo el conjunto se resiente también del aspecto visual, claramente deficiente. Se echa en falta una mayor audacia en la planificación, aquí muy poco original, excesivamente sosa y monótona. El ambiente agobiante de la oficina recuerda a Smoking Room, pero esta vez la puesta en escena se torna demasiado irreal, kafkiana, con esa hilera interminable de puertas cerradas y esos pasillos desiertos que no se sabe a qué vienen.

3/10
Faltas leves

2007 | Faltas leves

Como en la famosa comedia shakespeareana "El sueño de una noche de verano" -referencia confesa de la película-, una serie de personajes de la misma familia se reúnen a cenar durante la noche de San Juan. Aunque todos ellos tienen algún parentesco, se trata de una familia extraña, algo desestructurada, empezando porque el cabeza de familia -eminente catedrático de literatura- está casado con una jovencita de la edad de su hijo, antigua alumna suya. Entre los demás comensales se encuentran: Manu, escritor frustrado sin trabajo, y su mujer Emma, actriz de prestigio; la tía Trini, típica señora que quiere a todo el mundo; Charli, el mejor amigo de Manu, y Aitana, una artista caprichosa e incomprendida. La galería de personajes es digna de una obra de teatro diseñada para la ocasión, y algo de eso hay como simple homenaje al bardo inglés. Aunque lo que en Shakespeare es pura comedia aquí es un dramón con todas las de la ley. A lo largo de la noche, la infelicidad, los reproches y la búsqueda del amor será una constante entre los personajes, casi todos ellos patéticos. Y entre amores y desamores se harán daño, se engañarán, se despedirán o se encontrarán. Estamos ante un drama coral, discreto, artificial y rebuscado, cuyos diálogos, puesta en escena y localización entre cuatro paredes remite con descaro al teatro. Y muchos de los actores, efectivamente, provienen de ese mundo, como en el caso de Sergio Caballero, cuya interpretación de Manu es probablemente de lo mejor de la película.

4/10
Son de mar

2001 | Son de mar

En un pueblecito costero vive Martina, una joven muy sensual que se enamora de Ulises, su profesor de literatura. Ambos inician una apasionada relación hasta el punto que ella queda embarazada y se casan. Pero pronto, Ulises desaparece por lo que ella vuelve con Sierra, un antiguo noviete. Bigas Luna (Jamón, jamón, Volavérunt) dirige una película discreta y bastante subidita de tono, basada en la novela de Manuel Vicent. La cosa sabe a mar mediterráneo y a patatas fritas, donde un joven se deja arrastrar por una mujer que desborda sensualidad, y ella queda también encandilada por las historias que él le relata. Jordi Mollà (Historias del Kronen) y Leonor Watling (Los crímenes de Oxford) son la pareja protagonista. La película tuvo dos nominaciones a los Goya al mejor guión para Rafael Azcona y mejor actor secundario para Eduard Fernández. Demasiado premio.

2/10
La distancia

2014 | La distancia

Segundo largometraje –tras la minoritaria Finisterrae, en torno a dos fantasmas que recorren el camino de Santiago– de Sergio Caballero, director del Festival Sónar de Barcelona, de música electrónica y avanzada. El dato resulta lo suficientemente significativo, pues La distancia tiene un tono experimental y vanguardista, y pese a ser española está rodada en ruso. En La distancia, un millonario ruso compra una performance artística y también al autor de la misma, al que encierra en una central térmica abandonada en Siberia. Años después, el recluso convoca por carta a tres enanos rusos con poderes telequinéticos y también telepáticos, por lo que se comunican entre ellos sin necesidad de palabras. Les encarga robar para él una obra denominada 'La distancia'. De tono surrealista, el críptico argumento La distancia distanciará a la mayoría del público. Los diálogos o no aportan nada o carecen de sentido, por lo que bien podría haber sido un film mudo. Nada queda explicado, lo que por un lado deja abiertas todas las interpretaciones posibles, pero también es cierto que tanta sugerencia invita a pensar si realmente el autor tenía algo que contar o todo se queda en mero ejercicio de estilo realmente vacío, aparte de que llega a resultar un tanto monótono. Con una puesta en escena que recuerda a títulos como Stalker, de Andrei Tarkovsky (también por el uso del idioma de Fiódor Dostoyevski), La distancia cuenta a su favor con la fuerza narrativa de su fotografía de paisajes inhóspitos, y algunos toques de humor acertados. El director ha reclutado como protagonistas a actores enanos no profesionales, que se esfuerzan, así como Sophie Evans, procedente del porno.

4/10
Finisterrae

2008 | Finisterrae

Finisterrae narra la historia de dos fantasmas que hartos de transitar en el territorio de las penumbras, deciden realizar el Camino de Santiago hasta el fin del mundo para una vez allí, empezar una etapa terrenal y efímera en el mundo de los vivos. Un recorrido introspectivo por territorios inhóspitos en el que se encontrarán con seres extraños, animales salvajes e insólitos personajes.

La distancia

2014 | La distancia

Segundo largometraje –tras la minoritaria Finisterrae, en torno a dos fantasmas que recorren el camino de Santiago– de Sergio Caballero, director del Festival Sónar de Barcelona, de música electrónica y avanzada. El dato resulta lo suficientemente significativo, pues La distancia tiene un tono experimental y vanguardista, y pese a ser española está rodada en ruso. En La distancia, un millonario ruso compra una performance artística y también al autor de la misma, al que encierra en una central térmica abandonada en Siberia. Años después, el recluso convoca por carta a tres enanos rusos con poderes telequinéticos y también telepáticos, por lo que se comunican entre ellos sin necesidad de palabras. Les encarga robar para él una obra denominada 'La distancia'. De tono surrealista, el críptico argumento La distancia distanciará a la mayoría del público. Los diálogos o no aportan nada o carecen de sentido, por lo que bien podría haber sido un film mudo. Nada queda explicado, lo que por un lado deja abiertas todas las interpretaciones posibles, pero también es cierto que tanta sugerencia invita a pensar si realmente el autor tenía algo que contar o todo se queda en mero ejercicio de estilo realmente vacío, aparte de que llega a resultar un tanto monótono. Con una puesta en escena que recuerda a títulos como Stalker, de Andrei Tarkovsky (también por el uso del idioma de Fiódor Dostoyevski), La distancia cuenta a su favor con la fuerza narrativa de su fotografía de paisajes inhóspitos, y algunos toques de humor acertados. El director ha reclutado como protagonistas a actores enanos no profesionales, que se esfuerzan, así como Sophie Evans, procedente del porno.

4/10
Finisterrae

2008 | Finisterrae

Finisterrae narra la historia de dos fantasmas que hartos de transitar en el territorio de las penumbras, deciden realizar el Camino de Santiago hasta el fin del mundo para una vez allí, empezar una etapa terrenal y efímera en el mundo de los vivos. Un recorrido introspectivo por territorios inhóspitos en el que se encontrarán con seres extraños, animales salvajes e insólitos personajes.

La distancia

2014 | La distancia

Segundo largometraje –tras la minoritaria Finisterrae, en torno a dos fantasmas que recorren el camino de Santiago– de Sergio Caballero, director del Festival Sónar de Barcelona, de música electrónica y avanzada. El dato resulta lo suficientemente significativo, pues La distancia tiene un tono experimental y vanguardista, y pese a ser española está rodada en ruso. En La distancia, un millonario ruso compra una performance artística y también al autor de la misma, al que encierra en una central térmica abandonada en Siberia. Años después, el recluso convoca por carta a tres enanos rusos con poderes telequinéticos y también telepáticos, por lo que se comunican entre ellos sin necesidad de palabras. Les encarga robar para él una obra denominada 'La distancia'. De tono surrealista, el críptico argumento La distancia distanciará a la mayoría del público. Los diálogos o no aportan nada o carecen de sentido, por lo que bien podría haber sido un film mudo. Nada queda explicado, lo que por un lado deja abiertas todas las interpretaciones posibles, pero también es cierto que tanta sugerencia invita a pensar si realmente el autor tenía algo que contar o todo se queda en mero ejercicio de estilo realmente vacío, aparte de que llega a resultar un tanto monótono. Con una puesta en escena que recuerda a títulos como Stalker, de Andrei Tarkovsky (también por el uso del idioma de Fiódor Dostoyevski), La distancia cuenta a su favor con la fuerza narrativa de su fotografía de paisajes inhóspitos, y algunos toques de humor acertados. El director ha reclutado como protagonistas a actores enanos no profesionales, que se esfuerzan, así como Sophie Evans, procedente del porno.

4/10
Finisterrae

2008 | Finisterrae

Finisterrae narra la historia de dos fantasmas que hartos de transitar en el territorio de las penumbras, deciden realizar el Camino de Santiago hasta el fin del mundo para una vez allí, empezar una etapa terrenal y efímera en el mundo de los vivos. Un recorrido introspectivo por territorios inhóspitos en el que se encontrarán con seres extraños, animales salvajes e insólitos personajes.

Últimos tráilers y vídeos