IMG-LOGO

Biografía

Takashi Shimura

Takashi Shimura

76 años ()

Takashi Shimura

Nació el 12 de Marzo de 1905 en Ikuno, Hyogo, Japón
Falleció el 11 de Febrero de 1982 en Tokio, Japón
Filmografía
Tora-san: Es duro ser un hombre

1969 | Otoko wa tsurai yo

Aventuras de Torajiro Kuruma, un hombre tan torpe e incompetente como encantador. Primera película de una serie que alcanzaría más de 40 títulos ni más ni menos. Al igual que Cantinflas en México, Kiyoshi Atsumi era aquí el protagonista nipón.

5/10
The Bride of Hades

1968 | Botan-doro

Personal incursión en el género fantástico de Yamamoto, con una cinta en la que la belleza estética de sus fotogramas se combina con un relato en el que el protagonista muestra su compromiso con las clases más desfavorecidas. Basada en el relato tradicional chino Botan-doro, muy popular en Japón desde el periodo Edo y luego incorporado al repertorio del rakugo y el kabuki.

El emperador y el general

1967 | Nihon no ichiban nagai hi

Una mirada a la Segunda Guerra Mundial con la minuciosidad y la precisión del cronista que intenta ser objetivo. Sigue las evoluciones del conflicto desde el punto de vista de los altos mandos nipones. Aunque Kihachi Okamoto la consideraba como un complemento de La bala humana, que daba el punto de vista popular, en realidad se encuentra más cerca de La batalla de Okinawa, por su tono de docudrama. El título inglés del film, "El día más largo del Japón", permite vislumbrar cómo en Estados Unidos se vio como el equivalente a El día más largo, que presentaba con detallismo el desembarco de Normandía.

6/10
Escuadrón de ataque

1963 | Taiheiyo no tsubasa

Cine bélico de la Segunda Guerra Mundial desde el lado japonés, describe la vida corriente de un grupo de pilotos antes del final de la contienda. El reparto masculino encabezado por Toshiro Mifune es de campanillas, aunque no depara grandes emociones la historia.

5/10
47 Ronin

1962 | Chushingura - Hana no maki yuki no maki

Asano es un joven noble que se enfrentará al shogunato imperante en el Japón del siglo XVIII para combatir la corrupción del líder Kira que ha asesinado a su señor. Junto a él se unirán 46 luchadores más. Acción samurai de la mano de Hiroshi Inagaki (El hombre del carrito) en una película con un buen elenco de actores japoneses.

6/10
Sanjuro

1962 | Tsubaki Sanjuro

En la época Takugawa del Japón medieval, un grupo de jóvenes samuráis está cansados de la corrupción que reina en su ciudad. Y no saben a qué carta quedarse, si a del tío de uno de ellos, chambelán serio y distante, o a la de otro gran señor, más asequible. La aparición de Sanjuro, un guerrero de personalidad arrolladora, les ayudará a poner orden. Una de las obras mayores de Akira Kurosawa y su actor fetiche, Toshiro Mifune. El personaje de Sanjuro posee una gran fuerza, y contrasta con los jóvenes guerreros algo alocados, que tienden a actuar a tontas y a locas. Él piensa, y aunque su actitud es algo chulesca, el equivalente a un `John Wayne´ de ojos rasgados, casi siempre acierta. Mifune imprime humanidad al personaje, por ejemplo en la escena en que la esposa del chambelán, que ha calado su personalidad, le define como "una katana desenvainada". Aquel comentario -o su mención de las camelias- toca su fibra sensible, y por ello cuando más adelante hinca la rodilla en el suelo y ofrece su espalda a la señora para sortear un muro, lo hace como reconociendo su grandeza. Tras una apariencia rocosa, hay un gran corazón. El cine es pura aventura, y abunda en escenas de acción y suspense. La música de Masaru Sato ayuda, y mucho, a componer la atmósfera de la película, y el director sabe sacar todo su partido al formato panorámico y a la fotografía en blanco y negro. Está además presente uno de los temas favoritos de Kurosawa: el de la búsqueda de la verdad, unido a las engañosas apariencias, que tienen su colofón en el comentario del chambelán acerca de su `cara larga´, que inspira poca confianza, lo que provoca las risas de los reunidos ante él.

8/10
Los canallas duermen en paz

1960 | Warui yatsu hodo yoku nemuru

Primera película producida por Akira Kurosawa, se adentra en el mundo de la corrupción empresarial, con un hombre que desea vengar la muerte de su padre en una clave muy de 'El padrino', aunque las dudas que le atenazan le emparentan también con el 'Hamlet' de Shakespeare. Se trata de una historia notable, con los perfiles psicológicos de los personajes muy bien trazados. El director nipón afirmaba haber querido rodar una historia con significado social, y que optó por abordar el mundo de los escándalos corporativos porque "esa gente se esconde tras la fachada de una gran organización, y por eso nadie se da cuenta de lo terribles que son ni de las tremendas cosas que hacen".

7/10
Los tres tesoros

1959 | Nippon Tanjo

Ambientada en el Japón del siglo cuarto, narra la serie de intrigas y conspiraciones entre dos hermanastros por hacerse con el trono que el padre de ambos dejará próximamente vacío. Los tesoros del título aluden a una espada, un espejo y un collar que suponen distintas metáforas en el film. Inagaki pone, además, como telón de fondo, el nacimiento de la Tierra, de Japón y del sintoísmo. El director vuelve a contar una historia épica, en la línea de sus trabajos anteriores, como la popular trilogía Samurai, o El hombre del carrito, y lo cierto es que Los tres tesoros no tiene nada que envidiar a las anteriores. En 1994, Takao Okawara, autor de numerosas versiones japonesas de Godzilla, hizo un remake de este film titulado Orochi, el dragón de ocho cabezas.

7/10
La fortaleza escondida

1958 | Kakushi-toride no san-akunin

Dos campesinos aceptan escoltar a un grupo, del que forman parte una altiva mujer y un hombre con pinta de tener autoridad. Ignoran que se trata de una princesa y su general, perseguidos por el villano de turno. Film de aventuras de Akira Kurosawa, que inspiró en parte a George Lucas y La guerra de las galaxias. Allí están la princesa y los dos campesinos (personajes cómicos como los robots C3PO y R2D2) para atestiguarlo. La simplicidad de la trama no impide buenas dosis de aventura y buen humor.

7/10
Trono de sangre

1957 | Kumonosu jo

Akira Kurosawa fue un cineasta abierto a las influencias de la cultura occidental. Lo demostró al trasladar al ambiente nipón medieval la célebre tragedia `Macbeth´ de William Shakespeare. En esta ocasión es un señor de la guerra japonés el que recibe una profecía según la cual llegará a ser emperador; y su mujer alimenta esa ambición, con consecuencias fatales. El director consideraba que, con Bajos fondos y La fortaleza escondida, le había salido una trilogía `jidai-geki´, las típicas películas de época de su país. Para narrar la historia acudió a la técnica del teatro `noh´, en que los actores mueven el cuerpo de un modo muy característico. El uso de la niebla se reveló eficacísimo, así como el del decorado del castillo, en la falda del monte Fuji.

7/10
Yo he visto al asesino

1956 | Kyatsu o nigasuna

Un joven matrimonio, ella está encinta. Regentan un pequeño local donde él repara electrodomésticos, mientras la esposa ejerce de costurera. Una tarde en que van ir al cine, el marido se queda más tiempo de la cuenta arreglando una radio. Como resultado, ve con toda la claridad la cara de un sujeto, que se ha detenido ante el escaparate. Ese individuo resulta ser un asesino relacionado con el narcotráfico, que acababa de cometer un crimen. Por miedo a posibles represalias, la pareja opta por no decir nada a la policía. Intriga a lo Alfred Hitchcock, a partir de una novela de Seicho Matsumoto, que había sido cronista de sucesos en la prensa. Aunque los pasajes de interrogatorios de la policía siguen cauces bastante convencionales, sorprende el genuino suspense creado en muchos escena, por ejemplo a partir de los frecuentes trenes que pasan cerca del lugar del crimen. El clímax, con el asesino de noche en la tienda esperando a que pase un tren, que ahogue los disparos que se dispone a efectuar, la mujer entrando y saliendo, y la policía fuera sin enterarse de nada, hará morderse las uñas al espectador más templado. También se dibuja muy bien la época, de escasez económica.

6/10
Godzilla contraataca

1955 | Gojira no gyakushu

Dos pescadores se dedican a faenar en el Pacífico cuando descubren un terrorífico espectáculo. Dos monstruos gigantescos libran una lucha a muerte. Se trata de Godzilla y Angorus, que continuarán peleándose por todo el país, en dirección a Osaka. El gran éxito de Godzilla, provocó esta primera secuela a la que seguirían no sólo muchas más, sino también imitaciones y, tiempo después, remakes. Los efectos especiales son espectaculares para los años 50.

3/10
Crónica de un ser vivo

1955 | Ikimono no kiroku

Lúcida mirada del maestro Akira Kurosawa a los miedos de la era atómica. Kiichi es un anciano obsesionado con el peligro nuclear, tras las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Así que primero pretende construirse un refugio nuclear, y cuando falla el plan piensa en mudarse con su familia a Sudamérica. El director nipón se mueve en un delicado equilibrio entre la farsa con su punto de humor y la triste paranoia, dando al espectador el punto de vista de un voluntario que ayuda a estudiar el caso. Kurosawa volvería a dar vueltas al tema del pánico a la energía atómica, tan arraigado en su país, en Rapsodia en agosto.

7/10
Godzilla (Japón bajo el terror del monstruo)

1954 | Gojira

En Japón cunde la alerta debido a unas misteriosas destrucciones de barcos en el Pacífico. Los nativos de una isla declaran que el culpable es un monstruo llamado Godzilla, una criatura legendaria, procedente de la prehistoria que ha sufrido una mutación por culpa de la radiación nuclear. De repente, la criatura aparece y se dirige hacia Tokio. El mítico realizador japonés Ishirô Honda consiguió uno de los mayores éxitos del cine de su país con este filme, la primera aparición de Godzilla, todo un mito cinematográfico. En EE.UU. el filme se distribuyó añadiendo nuevas escenas protagonizadas por Raymond Burr y manteniendo las escenas de destrucción originales. Esta cinta recoge el metraje original, tal como se distribuyó en Japón. Con este filme, Ishiro Honda creó todo un subgénero, el de los monstruos gigantes japoneses. El mismo Godzilla fue el protagonista de una gran cantidad de secuelas, remakes e imitaciones.

4/10
Los siete samuráis

1954 | Shichinin no samurai

La más popular de las películas de Akira Kurosawa, y para muchos la mejor. Cuenta cómo una ciudad que sufre ataques constantes de los bandidos, contrata a siete valientes samuráis sin empleo, para que les defiendan. Uno de ellos, el veterano, es el que se encarga de reclutar a los otros, de personalides diferentes, e incluso en un caso, valía dudosa. El film describe los preparativos de defensa, y la convivencia con los paisanos a los que deben proteger. Todo confluirá en el momento climático del ataque definitivo de los forajidos. Como es bien sabido, la película fue tan popular que en Estados Unidos se rodó un remake con formato de western, Los siete magníficos de John Sturges. Se trató de un rodaje complicado, cerca de un año, y que produjo mucho metraje. El presupuesto fue sobrepasado, y el estudio Toho se planteó seriamente prescindir de los servicios del director. Da idea de los problemas también el hecho de que el film conoció varios montajes. Fue la primera película en que Kurosawa rodó escenas con varias cámaras, concretamente tres. La cosa tenía su lógica, pues las escenas de acción eran muy costosas y no se podía correr el riesgo de perder algún plano de interés; pero, a partir de entonces, tal modo de funcionar se convirtió en habitual en el director, incluso para escenas más íntimas. La película fue muy innovadora en lo concerniente al cine de acción, e introdujo algunos elementos novedosos, que luego serían copiados una y mil veces, como el clásico plano en que un grupo numerosos de jinetes asoma poco a poco en lo alto de una colina. Por su parte, Kurosawa era un rendido admirador de John Ford, algo que se puede apreciar en este film. Del cineasta estadounidense dijo que era alguien al que le gustaría parecerse, a medida que se hacía mayor.

9/10
Vivir

1952 | Ikiru

Una de las obras maestras de Akira Kurosawa. Cuenta el replanteamiento vital que tiene un funcionario de vida gris, cuando descubre que le quedan pocos meses de vida, debido a una grave enfermedad. Tal situación le hace preguntarse acerca de la importancia de las cosas, y le conduce a tomarse en serio un proyecto que habían presentado al organismo en que trabaja, y al que no había prestado la menor atención, con su habitual actitud cansina. El maestro nipón plantea así una hermosa meditación sobre la muerte, acerca de la cual él mismo comentó: "A veces pienso en mi muerte... y pienso cómo podré resistir el respirar hasta el último aliento. Viviendo una vida así, ¿cómo podré abandonarla? Siento que me queda tanto por hacer... Siento que he vivido tan poco. Entonces me quedo pensativo, pero no triste. De este sentimiento nació Vivir.

9/10
El idiota

1951 | Hakuchi

Memorable traslación, a un escenario japonés, de la historia de amores turbulentos concebida por el escritor ruso Fiódor Dostoyevski, el autor favorito de Akira Kurosawa. El director nipón admiraba su sinceridad a la hora de describir la naturaleza humana, hasta el punto de que consideraba que lo que en él parecía subjetivo, era increíblemente objetivo. Y a pesar de que el estudio Shochiku le obligó a cortar el film, estaba muy satisfecho de él, aunque decía haberse sentido como un luchador de sumo a la hora de sacarlo adelante. Kurosawa demuestra, como hizo con Shakespeare, su capacidad de asimilar historias de otras culturas. Y describe a la perfección el triángulo amoroso, que incluso alimenta ideas homicidas. El director recordaba cómo en una escena, siguiendo a Dostoyevski, pidió a Setsuko Hara que se riera cuando Masayuki Mori hace un comentario sobre ella, diciendo que es muy buena. Mori se quedó sorprendido, que era la reacción que Kurosawa buscaba.

6/10
Escándalo (1950)

1950 | Shubun

Ichiro, un joven pintor, coincide en su alojamiento con la cantante Miyako. Sin pensar que un inocente paseo en moto juntos vaya a llamar la atención, la pareja tiene la mala pata de que un tabloide especializado en escándalos les fotografíe, con idea de perjudicar la carrera de Miyako. Un Ichiro muy mosqueado decide llevar el caso a los tribunales. Uno de los menos conocidos filmes de Kurosawa, de viosionado obligatorio. Fustiga con talento los excesos de la prensa, sacando el máximo jugo a un gran reparto, donde brilla Takashi Shimura.

6/10
Rashomon

1950 | Rashomon

León de Oro en Venecia, este film dio a conocer a Akira Kurosawa (Los siete samuráis, Ran) en Occidente. Un samurái y su esposa son asaltados por un bandido; ella es violada y él asesinado; tales hechos son narrados desde el punto de vista de distintos personajes, con variaciones esenciales que afectan a la verdad de lo ocurrido. El film, al hablar de lo arduo que es alcanzar la verdad, responde a lo que, según Kurosawa, es nexo común de su cine: “El único tema, en el que pienso puede resumirse, es en esta pregunta: ¿por qué los hombres no son capaces de ser más felices juntos?”. Obra maestra indiscutible del genial director japonés.

9/10
Duelo silencioso

1949 | Shizukanaru ketto

Años de guerra. Un médico se contagia de la sífilis de un paciente. De vuelta a casa, rechaza a su novia sin explicaciones, para protegerla. Actitud muy distinta a la del hombre al que atendió. Gran duelo actoral Toshiro Mifune-Takashi Shimura. El primero, que acababa de interpretar para Kurosawa a un gángster en El ángel ebrio, asumió en esta ocasión el papel del médico que se guarda para sí sus sentimientos. 

7/10
El perro rabioso

1949 | Nora inu

Kurosawa se basó para este film en una anécdota auténtica, la de un policía que pierde su pistola, algo especialmente duro en tiempos de carestía, aparte del desdoro profesional consiguiente. La trama conectaba además con el neorrealismo, no en balde Ladrón de bicicletas funciona con una premisa semejante. Aseguraba el director que había intentado crear una historia con un aire a lo George Simenon, y que había fracasado en su intento. Sin embargo el guión coescrito con su amigo Ryuzo Kikushima funciona, en su mezcla de thriller, cine negro e historia costumbrista. Además, presenta un buen cuadro del Japón de posguerra. Kurosawa se refirió en sus memorias a la escena del perro jadeante del principio, que mereció una queja de la Sociedad Protectora de Animales estadounidense, que le acusaba de haber inoculado la rabia al pobre animal. Tan cargante fue la presión de la Sociedad que el director perdió la calma y recordó que "las personas también son animales, y si teníamos que aguantar cosas de ese tipo, necesitábamos una Sociedad Protectora de Humanos. (...) Nunca jamás sentí con mayor fuerza el pesar de que Japón hubiese perdido la guerra."

7/10
El ángel ebrio

1948 | Yoidore tenshi

La película en la que, según palabras del propio Akira Kurosawa, "me descubrí a mí mismo". Cuenta cómo un médico que tiene problemas con el alcohol, debe atender a un gángster en su consulta. Los dos tienen, a su manera, heridas físicas y, sobre todo, en el alma. Porque el cineasta se preocupó de definir muy bien a los personajes, de modo que parecieran auténticos. Así, lejos de presentar al doctor como perfecto, le dotó de debilidades que le convertían en humano; parte de los elementos que le definen los obtuvo Kurosawa en una auténtica investigación de campo. Kurosawa sólo tenía alabanzas para Toshiro Mifune, de quien escribió en su autobiografía que "tenía un talento que yo jamás había visto en el cine japonés". En el film brillaba su encanto, lo que era un dilema, pues no podía convertir al gángster en un tipo atractivo, rompiendo el necesario equilibrio con el médico. De modo que tuvo que tomar una decisión dolorosa y discutible, la de quitarle minutos en pantalla.

7/10
Los hombres que caminan sobre la cola del tigre

1945 | Torano-Q Fumu Otokotachi

Para engañar a los guardias fronterizos, un samurái fugitivo y sus hombres se disfrazan de monjes. Pero la noticia de que se ocultan de este modo ha llegado a oídos de sus perseguidores. A esta situación de alto riesgo hace referencia el expresivo título. El maestro japonés Kurosawa adapta en esta película menor de su filmografía una obra del teatro kabuki. Pese a su condición de `pequeña película´ -el director escribió el guión en una sola noche, y el decorado es casi único-, el film tiene elementos de interés. La mezcla de humor y aventura anticipa títulos como La fortaleza escondida. En el capítulo interpretativo destaca Kenichi Enomoto, el porteador, un personaje que es pura comedia, y que en su faceta bufonesca se diría deudor de los caracteres de ese tipo creados por Shakespeare. La reacción que tiene cuando es apaleado su señor, que va disfrazado de porteador, resulta conmovedoras, precisamente por contraste con las bromas que han presidido sus acciones anteriores. Resultan además muy bellas las danzas de felicidad que ejecuta casi al final del film.

6/10
La más bella

1944 | Ichiban utsukushiku

Retrato casi costumbrista de un grupo de mujeres que trabajan en una fábrica de elementos ópticos, como modo de contribuir al esfuerzo bélico de su país en la Segunda Guerra Mundial. Se trata de un film de propaganda poco conocido de Akira Kurosawa, de estilo documental. Destaca por su maravilloso esfuerzo por ahondar en el alma femenina. Porque la belleza a la que alude el título no es la física, es un concepto más amplio, y por ello más completo.

6/10
La leyenda del gran Judo

1943 | Sugata Sanshiro

Siglo XIX, durante la era Meiji. Sugata Sanshiro se convierte en discípulo de un prestigioso maestro de judo, una modalidad de arte marcial que se está abriendo paso en el jujitsu. Pero antes debe aprender a poner humanidad en las artes marciales, pues en caso contrario y al decir de su maestro, sería como poner un cuchillo en manos de un lunático. La ocasión de demostrar lo que ha aprendido será una competición, donde una muerte trágica despierta el odio de una mujer. En su primera película, Akira Kurosawa traza un retrato fiel del aprendizaje de un futuro luchador de judo. El cineasta decidió contar esa historia tras leer un artículo en la prensa sobre la próxima publicación de una novela de Tsuneo Tomita que hablaba de un joven camorrista que quería aprender judo. La esposa del novelista había oído hablar de Kurosawa como una joven promesa del cine, y le aconsejó que cediera los derechos. Kurosawa le estaba muy agradecido, y la afirmó que "siempre que mi destino ha estado en la cuerda floja ha aparecido algún tipo de ángel guardián de no sé dónde". Destacan las escenas nocturnas de lucha al arrancar la historia, las que más tarde se desarrollan sobre el tatami y la climática de noche en el páramo, en el ulular del viento. Por cierto que las escenas de Sanshiro en el agua de una charca infecta, donde debe rendir su altivez, recuerdan a las que comparte Luke Skywalker con su maestro Yoda en El imperio contraataca. El momento en que descubre la belleza de una cercana flor de loto es muy hermoso. También lo es la lucha del protagonista con el padre de una joven que le hace tilín, en que desearía que las oraciones de ella por la victoria de su padre se cumplieran.

6/10

Últimos tráilers y vídeos