IMG-LOGO

Biografía

Terry Crews

Terry Crews

52 años

Terry Crews

Nació el 30 de Julio de 1968 en Flint, Michigan, EE.UU.
Filmografía
Sorry to Bother You

2018 | Sorry to Bother You

Bizarra comedia futurista, que imagina un panorama laboral de oficina un tanto kafkiano, aunque en el fondo no tan diferente a la realidad absurda con la que toca lidiar a diario a muchos trabajadores. Sigue los pasos de Cassius Green, recién fichado por una empresa de telemarketing, cuyos empleados trabajan en un amplio espacio diáfano con separaciones por mamparas, siguiendo el lema de "ceñirse al guión" que previamente se les entrega como guía de actuación. La labia del protagonista con sus llamadas telefónicas tal vez le pueda convertir en un Power Caller, y subir a la planta de arriba, donde realiza su tarea un grupo de privilegiados. Resulta difícil entender la popularidad de esta película en determinados circuitos, quizá sea algo localista o racial, y cuestión de la popularidad en Estados Unidos del protagonista, el afroamericano LaKeith Stanfield. Sea como fuere, anda justita de gracia, y la impresión es que Boots Riley, director y guionista, sirve una serie de gags deslavazados con la excusa de una mínima trama vertebradora.

4/10
Deadpool 2

2018 | Deadpool 2

Secuela de las andanzas del personaje más gamberro y políticamente incorrecto de la factoría Marvel, el superhéroe que se mofa cínicamente del modo en que encaran su profesión todos sus colegas dotados de poderes especiales y enfundados en mallas, él combate a los villanos de turno a su peculiar manera, y poniéndose en primerísimo lugar a sí mismo. De todos modos el enamorado Wade Wilson/Deadpool podría sentar cabeza, y formar una familia con su novia Vanessa. Sin embargo la desgracia llama a su puerta y Deadpool queda sumido en una profunda depresión, sólo piensa en morirse, pero tal deseo se le niega. Quizá lo que necesita es pensar un poco en los demás: así que Coloso le propone sumarse a los X-Men, y cuando tras diversas peripecias acaba en prisión, se le presenta la oportunidad de tutelar a un mutante adolescente, Puño de Fuego, gordito, resentido y lleno de ira. Como en el film original Deadpool, de nuevo resulta fundamental el guión cargado de bromas de Rhett Reese y Paul Wernick, al que se suma el propio actor protagonista, Ryan Reynolds. Conscientes de que el humor transgresor e iconoclasta, irónico con respecto a las convenciones de las películas de superhéroes y a sus intenciones primordialmente comerciales, ha sido celebrado por parte del público, exhausto ante la saturación del subgénero, se refuerzan las bromas y alusiones, con el protagonista dirigiéndose directamente al espectador. La paradoja consciente es que se utilizan para la trama esas mismas convenciones objeto de chanza, incluso permitiéndose dar la vuelta al argumento sin rubor, todo vale en el juego metacinematográfico, cabe proponer, y que cuele, cualquier “deus ex machina”. Sea como fuere, hay un buen puñado de gags tronchantes. No faltan de nuevo las frases zafias por su doble sentido, aunque en esta ocasión hay más contención, lo que se agradece. Sorprende la habilidad para fustigar la pederastia, haciendo al espectador cómplice de disfrutar del brutal castigo a los culpables de tan execrable crimen, y hasta se hace broma con la ideología de género –X-Force sería mucho más aceptable que el machista término X-Men–, y en la batidora de jugar a varias bandas no faltan una pareja lésbica de jóvenes mutantes, o las risas acerca de una suerte de atracción entre Deadpool y Coloso. Dirige la función David Leitch, conocido sobre todo como especialista y director de segunda unidad en películas de acción, y que hasta la fecha sólo había recibido crédito como director por la olvidable Atómica. Aquí se pliega a lo que demanda el film, humor servido con un ritmo razonable y una adecuada coreografía de las escenas de acción, con violentos desmembramientos, que evitan ser realistas.

6/10
The Ridiculous 6

2015 | The Ridiculous 6

Tommy Stockburn, blanco que vive con los indios, parte en busca de su progenitor, forajido secuestrado por una banda con la que mantiene una deuda. Por el camino, Tommy descubrirá que tiene cinco hermanos, que querrán ayudarle en su cometido. La plataforma de emisión en streaming Netflix suele lograr buenas críticas con sus series (House of Cards), que revalidó con Beast of No Nation, de Cary Fukunaga, su primer largometraje creado especialmente para su estreno online. Pero se estrella del todo con el segundo, The Ridiculous 6, uno de los films más ridículos, valga la redundancia, de la carrera de Adam Sandler, que ha dejado muy atrás la calidad de El chico ideal, aquella cinta que al principio de su carrera hacía presagiar otra cosa. Aquí vuelve a ponerse a las órdenes del realizador de aquélla, Frank Coraci, que sin embargo en estos años ha perdido gas. Quizás por la aparición del veterano Nick Nolte, el único que logra mantener el tipo como padre del protagonista, The Ridiculous 6 empieza con cierta fuerza. Pero enseguida todo se va al traste por el abuso del humor escatológico (un numerito basado en las deposiciones de un burro da vergüenza ajena) y hasta machista (las mujeres de la tribu tienen nombres como Zorra Fumadora o Sin Sostén, ¡en la línea del cine de Antonio Ozores!). La acumulación de gags con poca chispa deriva en una sensación de que el metraje se alarga innecesariamente. En una línea que recuerda a las secuelas de Torrente, el protagonista, también productor y coautor del guión, cuenta con el apoyo de numerosos 'amiguetes', dispuestos a hacer el tonto, pero totalmente desaprovechados. Así, aparecen por la pantalla los conocidísimos Steve Buscemi, Danny Trejo, Steve Zahn, John Turturro, y Vanilla Ice, entre otros. En suma, un cocktail de humor y western más cercano a la desastrosa Mil maneras de morder el polvo que a la brillante Maverick.

3/10
Draft Day

2014 | Draft Day

The Single Moms Club

2014 | The Single Moms Club

Los mercenarios 3

2014 | The Expendables 3

Tercera entrega de la saga de Los mercenarios, sin trampa ni cartón, da lo que se espera de ella, mucha acción adrenalítica, actores del género entrados en años –los habituales y nuevos fichajes–, sangre fresca –actores jovencillos, como la debutante luchadora, muy popular en Estados Unidos, Ronda Rousey– y autoparódico sentido del humor. La fórmula inventada por Sylvester Stallone vuelve a funcionar, esto resulta innegable. Y en tal sentido, la trama es casi lo de menos, un esqueleto con la mínima consistencia requerida: Barney Ross está a punto de perder a uno de sus hombres en una misión donde descubre que su eterno enemigo Stonebanks, con el que fundó el grupo de los "Expendables" sigue vivo y más villano que nunca; ve que él mismo y sus chicos ya están mayores, así que para cazar a Stonebanks recluta a un equipillo de jóvenes, menos brutos que sus antecesores y que saben algo de informática; pero claro, al final tendrá que tirar de los "viejos carrozas". La película es entretenida, y tienen gracia algunas de las nuevas incorporaciones, sobre todo Harrison Ford, Mel Gibson, Wesley Snipes y Antonio Banderas, que han tenido margen en algún caso para la disparatada improvisación. La idea de Galgo "Banderas" como un pesado que nunca deja de hablar, pese a cierto histrionismo, da pie a algunos de los momentos más divertidos de la función, donde la complicidad con el espectador permite reírse sanamente de sí mismos a los actores, "Hemos pasado un buen rato", dice Stallone a Ford en cierto momento de la película, frase que presenta inequívocamente un doble sentido sobre el espíritu que guía a estas películas.

5/10
Juntos y revueltos

2014 | Blended

Jim es un viudo con tres hijas. La mayor se está convirtiendo en una mujer y él no se da cuenta; la mediana vive traumatizada con la muerte de su madre y se comporta como si aún viviera; y la más pequeña es una dulzura. Lauren es una mujer separada que sufre constantemente las diabluras de sus dos hijos, uno en plena adolescencia hormonal y el otro hiperactivo desbocado. Jim y Lauren quedan en una cita a ciegas que es un verdadero desastre. Sin embargo, la casualidad quiere que ambas familias coincidan en unas vacaciones en la exótica Suráfrica. Tercera colaboración fílmico-amorosa entre Adam Sandler y Drew Barrymore, diez años después de sus 50 primeras citas y casi veinte años más tarde de uno de sus grandes éxitos, El chico ideal. Precisamente es el director de este último film, Frank Coraci, quien los reúne otra vez para que los dos actores vuelvan a demostrar su química, algo que no han perdido con los años. Coraci entrega una comedia romántica muy en su línea, con tema familiar, personas buenas de gran corazón y mucho amor verdadero, todo un poquito salpicado de aire modernillo, donde los guionistas Ivan Menchell y Clare Sera incluyen también gags cutres y picantes (con esos personajes del hombre maduro y la jovencita rubia ligerita de cascos). Aunque toda la trama se desarrolla por un itinerario muy mascado, el resultado no deja de ser medianamente agradable y aun emotivo por mucho que conozcamos el desenlace. Además de la pareja protagonista, cuya cita a ciegas –homenaje sin duda a su primer film– es realmente divertida, funciona en Juntos y revueltos la idea de fondo de que los niños necesitan un padre y de que las niñas necesitan una madre. Esta claro que la educación sin una de estas patas queda coja y el film ofrece divertidos momentos que ilustran el tema. Por el contrario, llegan a resultar muy cargantes las repetidas apariciones del surrealista grupo musical, con el cachitas graciosete que tiene muy poca gracia.

5/10
Camino hacia el éxito

2014 | Reach Me

Scary Movie 5

2013 | Scary Movie 5

Quinta entrega de la saga paródica Scary Movie, que da lo que promete, está claro que no engaña a nadie en su propuesta, otra cosa es que luego sus gags sean más o menos ingeniosos. De entrada es un dato positivo que figure como coguionista el veterano David Zucker, pues él de alguna manera "inventó" este tipo de películas con Aterriza como puedas, Top Secret y Agárralo como puedas. Y aunque hay bromas gruesas, si uno compara con los Farrelly, hasta podría hablarse de cierta "elegancia". A favor también tiene la brevedad, algo que parece haberse olvidado en el cine reciente. Scary Movie 5 sigue a una pareja que debe ocuparse de los niños de su hermano, que se han criado como salvajes al estilo Mamá. No faltan las cámaras que graban todos los movimientos, el deseo de la madre a su pesar de ser bailarina de ballet, un amigo muy mono, o el recurso a extractores de sueños, entre otras citas cinéfilas tomadas a cuchufleta. A veces te ríes, pero otras muchas, no; y como se ha archipublicitado, Charlie Sheen y Lindsay Lohan se suman a la función riéndose de la imagen "petarda" que ellos mismos se han forjado de sí mismos.

2/10
Los mercenarios 2

2012 | The Expendables 2

Barney y sus mercenarios, después de resolver expeditivamente el secuestro de un millonario chino en Nepal, son requeridos por Iglesia para recuperar una misteriosa caja, que contiene los planos de una mina con toneladas de plutonio ideales para preparar armas nucleares. El muy apropiadamente llamado Vilain liquida a uno de los hombres de Barney, por lo que este clama venganza, al tiempo que salva al mundo y los lugareños de un pueblecito de Albania. Secuela de Los mercenarios, Los mercenarios 2 es más de lo mismo, se toma o se deja, que nadie espere un guión inteligentísimo, por aquello de no vivir de las rentas de la idea del original, hacer una peli reuniendo a los machotes iconos del cine de acción, o sea, Sylvester Stallone, Jean-Claude Van Damme, Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Jason Statham, Chuck Norris y compañía. Es más, el film incluye dos "deus ex machina", o sea, situaciones insolubles pero que, porque sí, porque para eso tenemos con nosotros a unos increíbles hombres de acción supermachotes, encuentran fácil arreglo de modo absolutamente disparatado. Humor autoparódico sobre sí mismos de algunos actores, más un ligero toque femenino –la oriental Yu Nan, más las mujeres del pueblo–, la razón de ser de la película no es otra que la de ofrecer explosiones y mamporros para nostálgicos del cine de acción ochentero. Quien busque esto no saldrá decepcionado de Los mercenarios 2, sobre todo de la pelea de Stallone y Van Damme; aunque se echa un poco más de imaginación en las escenas moviditas, que suenan a mil veces vistas.

4/10
Lottery Ticket

2010 | Lottery Ticket

La vida de un joven llamado Bow Wow cambia de la noche a la mañana cuando su billete de lotería es premiado con 350 millones de dólares. Lo malo es que su existencia tendrá que sobrevivir durante un fin de semana a la compañía oportunista de sus vecinos. Comedia fallida que habla con amabilidad de que ganar dinero no es muchas veces el mejor camino para alcanzar la felicidad. Entre el reparto se encuentra el rapero y actor Ice Cube.

3/10
Los mercenarios

2010 | The Expendables

Barney y su equipo de mercenarios es reclutado para acabar con el tirano al frente de un país sudamericano. La misión resulta más enredada de lo que parece, por los tejemanejes de la CIA, la traición de un amigo y el sincero patriotismo de Sandra, la hija del dictador. De modo que por una vez el grupo actuará por ideales y no vendiendo el alma por dinero. Sylvester Stallone coescribe, dirige y protagoniza una cinta de acción sin demasiadas pretensiones, cuyo "alto concepto" consiste en reunir a tantos actores identificados con el cine de acción como sea posible. Y allí acuden a la cita además del propio Stallone Jet Li, Jason Statham, Dolph Lundgren, Bruce Willis, Mickey Rourke, Arnold Schwarzenegger... De los "imprescindibles" sólo han dejado de participar Jean-Claude Van Damme, Steven Seagal. Vin Diesel y Jackie Chan, ellos se lo pierden. La trama es lo de menos, lo importante es la adrenalina, muchas explosiones, coreografías de acción, torturas... Y los inevitables diálogos "solemnes", un poquito autoparódicos, cantando la lealtad al compañero y tal, o prometiendo al villano de turno darle su merecido. En tal sentido sólo una escena para Mickey Rourke, dentro de lo previsible, invita al actor a esforzarse en su interpretación. La verdad es que cabía esperar un poco de más de Stallone, pero es lo que hay.

4/10
Gamer

2009 | Gamer

Cinta de acción futurista, Gamer se desarrolla en un mundo donde los videojuegos se han convertido en el gran espectáculo del momento, que tiene aficionados y seguidores alrededor de todo el planeta. Lo que los hace tan especiales es que se ha desarrollado la tecnología capaz de convertir a los seres humanos en protagonistas de la partida. Así, los jugadores controlan a los que se han convertido en los nuevos “esclavos” del momento, los hombres que protagonizan la partida. La posibilidad de tener el control total sobre otras personas es lo que tiene cautivada a la población. El problema para las “marionetas” que protagonizan los juegos es que son muy reales, por lo que sufren golpes y todo tipo de castigos que en muchísimos casos acaban con la muerte. Así pues, los concursantes ideales son los que residen en el Corredor de la Muerte; total, se van a morir igualmente... Kable está en el Corredor y ha salido ileso y vencedor de 27 partidas. El preso que llegue a las 30 conseguirá su libertad, de ahí su interés por salir airoso de las 3 citas con el juego que le quedan. Visto el tráiler de Gamer, todo recuerda demasiado al reciente remake de Paul W.S. Anderson Death Race (La carrera de la muerte). En esee título Jason Statham era quien protagonizaba la historia, donde también formaba parte de un macabro juego seguido multitudinariamente a nivel internacional –convertido también en el mayor espectáculo del mundo- y protagonizado por presos. Quien sobreviviera y ganara cinco carreras de coches obtendría su libertad. Aquí ocurre tres cuartas partes de lo mismo. Además, todo apunta a que el pobre Gerard Butler es el típico tipo inocente que está en la cárcel, cuando realmente es un hombre modelo, casi tan bueno como lo era también Statham en la película de Anderson.  

4/10
Dueños de la calle

2008 | Street Kings

Tom Ludlow es un agente de la división antivicio de la policía de Los Ángeles, conocido por sus métodos expeditivos. Con fama de salvaje y alocado, arrastra desde hace años la muerte traumática de su esposa, que le engañaba con otro, asunto que intenta olvidar bebiendo más de la cuenta. No obstante lo dicho, Tom es el mejor hombre con que cuenta el capitán Wander, pues se trata de alguien resolutivo y que no se anda con chiquitas a la hora de sacudir a “los malos”. Pero las cosas se enredan cuando Washington, un policía que fue su compañero, comienza a hablar con asuntos internos. Tom cree que está largando sobre él, y le sigue hasta un supermercado, donde dos encapuchados organizan una buena escabechina, a resultas de la cual muere Washington. Como los dos habían discutido, y existe un vídeo comprometedor, grabado en el lugar del crimen, Tom debe aceptar ciertos trapicheos de sus compañeros policías para no ser incriminado. Pero a lo que no está dispuesto es a que los auténticos culpables sigan en la calle. Así que emprenderá una investigación extraoficial, apoyado en el agente que lleva el caso. Lo que supone un viaje a las profundidades de la corrupción policial. Dos expertos en retratar el lado oscuro de la ley, uno a través de la novela (James Ellroy, autor de “L.A. Confidential”), otro con películas (David Ayer, director de Harsh Times y guionista de Training Day (Día de entrenamiento)) se asocian en este dinámico y violentísimo film, con sus puntos débiles y fuertes. En el primer apartado, obligado es mencionar que casi nada sorprende en la trama; desde el minuto uno sabemos que Tom es un infeliz utilizado por otros, y no hace falta ser un Sherlock Holmes para saber quiénes son los “otros”. Pese a ello, como Ayer es un director competente y el guión está bien trabado, la cosa se sigue con interés, aunque agote un poco tanta sangre y tanta paliza. Además, hay una acertada definición de personajes, al menos de tres de ellos, y una inteligente apuesta por el desencasillamiento. Así, Keanu Reeves, actor siempre etiquetado como “blandito”, compone de modo convincente a un duro policía al que le toca moverse en un mundo a lo Sérpico, película mencionada explícitamente en este film. También Hugh Laurie tiene la ocasión de desprenderse de su “doctor House”, algo que incluye hasta lo que se diría una pequeña broma, ya que la primera escena del actor transcurre en un hospital. También conviene destacar la gran presencia de Forest Whitaker, que presta credibilidad a escenas que sin él podrían no sostenerse.

5/10
Superagente 86 De película

2008 | Get Smart

El productor Charles Roven recupera al personaje de la célebre serie de televisión Superagente 86, creada por el cómico Mel Brooks y emitida con gran éxito durante el lustro de 1965-1970. Por primera vez el agente Maxwell Smart es interpretado por un actor distinto de Don Adams, pues si bien se han hecho otras versiones de sus aventuras en 1989 y 1995, el simpático actor neoyorquino también estuvo presente en ellas. El film sigue el mismo esquema de la serie, con la agencia de espías Control, encargada de salvaguardar la seguridad del gobierno de Estados Unidos, y con la organización criminal oponente, KAOS. Aquí el agente Maxwell Smart es un experto y prestigioso analista de Control, anque él lo que desea es vivir la acción de cerca, luchar cuerpo a cuerpo y sobre el terreno. La oportunidad para cumplir sus sueño le llegará cuando aparezca la atractiva agente 99, cuya aparición coincide con un serio aviso de atentado contra el presidente de los Estados Unidos. Estamos ante un divertido producto, ideal para no pensar y dejar que la sonrisa florezca en el rostro. Gran culpa de que la cosa funcione está en el reparto encabezado por Steve Carell. Este tipo tiene gracia, caramba. Su humor es muy físico, gestual, basado en gags rápidos y muy tontorrones, que recuerdan al slapstick. Lo cierto es que pone unas caras y hace unos movimientos tan ridículos que surten efecto. Le acompañan con soltura una simpática Anne Hathaway, en alza tras El diablo viste de Prada, y unos cuantos secundarios muy apañados, como Alan Arkin o el forzudo The Rock. El director Peter Segal, especialista en comedias de no muy altos vuelos (Ejecutivo agresivo, El clan de los rompehuesos), asciende esta vez un peldaño con una agradable película –aunque no memorable, todo hay que decirlo–, que pese a algunos altibajos se ve con agrado. Destacan los efectos especiales y las frecuentes escenas de acción, rodadas con pericia. Los más nostálgicos reconocerán además los homenajes a la serie (los coches, el vestuario, etc.) y a las películas estilo James Bond. Funcionan con eficacia tambén los divertidos cameos de Bill Murray (absolutamente surrealista) y del veterano James Caan, que encarna al bobo presidente americano.

5/10
Norbit

2007 | Norbit

Eddie Murphy logró contenerse, dejar de sobreactuar por una vez y resultar convincente en un papel dramático en Dreamgirls, acertado musical en el que encarnaba a un pobre diablo. Incluso obtuvo una recompensa que no se habría atrevido a soñar hace unos años, pues fue nominado al Oscar al mejor secundario. Al parecer, Murphy tuvo que morderse la lengua y darse de cabezazos contra la pared, para mantenerse comedido durante el rodaje de esa película, y no desmelenarse con una de sus histriónicas parrafadas y sus excesos habituales. Debía estar deseando que acabara el rodaje para incorporarse justo a continuación a esta comedieta, en la que no sólo vuelve a las andadas, sino que parece que aprovecha para meter todos esos gestos que le prohibieron en el musical. Ya es bastante significativo que interprete a tres personajes, que interaccionan en la mayor parte del metraje, en una jugada que recuerda a El profesor chiflado II. La familia Klump, uno de sus mayores despropósitos, en el que encarnaba a toda la familia aludida en el título. Lo único destacable del film es el trabajo del veterano Rick Baker, maestro de maquilladores, que ganó el primer Oscar al mejor maquillaje por Un hombre lobo americano en Londres y que desde entonces ha ganado otros cinco más. Baker hace creíble, sin recurrir al ordenador, que Murphy parezca, el desgraciado Norbit, la mujer obesa  Rasputia y el señor Wong, un anciano oriental. Norbit fue abandonado cuando era un bebé por sus padres, junto al orfanato que dirige el señor Wong. Antes de llegar a la adolescencia, Norbit se hace amigo de Kate, una encantadora niña con la que llega a escenificar una boda simbólica. Pero Kate es adoptada por un matrimonio, deja el orfanato y Norbit cae en las garras de Rasputia, una niña extremadamente gruesa, que pertenece a una familia de matones. Ya en la edad adulta, Norbit se casa con Rasputia, que le trata a palos, pero vuelve a reencontrarse con Kate, convertida con el paso del tiempo en una mujer ideal, por la que se siente muy atraído. El propio Murphy ha escrito el  guión con su hermano Charles Q. (Un vampiro suelto en Brooklyn). Sin duda, los Murphy se han debido sentir en su salsa acumulando sal gruesa hasta extremos inimaginables, con chistes  tan gruesos como la propia protagonista, en sus variantes escatológicas, machistas y racistas, metiéndose sobre todo con los chinos, por lo que no es probable que esta película se vea en Pekín. Secuencias como la del parque acuático, o aquella en la que Rasputia se introduce en un castillo para niños, pasarán a la antología del disparate. Supone además un punto negro en la filmografía de Thandie Newton y Cuba Gooding Jr., que no podían caer más bajo. Aunque lógicamente la crítica se ha cebado con el film, a nivel de público ha sido uno de los grandes éxitos recientes del actor afroamericano.

1/10
Pelotas en juego

2007 | Balls of Fury

El gobierno de Estados Unidos requiere los servicios de un antiguo campeón de ping pong para que participe en un torneo que se celebrará en China. La idea es que no sólo haga deporte, pues se teme que el torneo es la tapadera de una red criminal. La vuelta de un veterano a la élite deportiva provoca todo tipo de situaciones cómicas, a las que se añade el hecho de que también debe actuar como espía. Aún así, la película podía haber dado más de sí: el punto de partida es original, pero el espectador tendrá la sensación de que debería reír con unas ganas que echa en falta.

3/10
Harsh Times

2005 | Harsh Times

Dura película que sigue la pista a dos amigos del alma, Jim y Mike, ambos con problemas para encontrar empleo. Jim es veterano de la Guerra del Golfo, y el conflicto le ha dejado claras secuelas en su chulesca personalidad; con una novia mexicana a la que ama, y que querría traerse a Estados Unidos, su máxima aspiración es ingresar en la policía. Y Mike, que también intentó entrar en el cuerpo, ahora busca cualquier empleo decente, con idea de complacer a su novia abogada, con quien vive. Tras un desengaño de Jim –han rechazado su solicitud de formar parte de la policía de Los Ángeles–, él y Mike gandulean tomando cervezas y fumando porros, y hasta se acercan a ver a una golfa, a ver si “mojan”. Y puede haber sido, en el caso de Jim, el error de su vida, pues de pronto le llaman los federales convocándole para una prueba al día siguiente, que incluye un test de orina. David Ayer ya demostró en Training Day (Día de entrenamiento) su interés por plasmar el mundo de la amistad masculina, en una relación maestro-discípulo entre compañeros policiales; y U-571 recogía la convivencia de varones a bordo de un submarino. Aquí se mueve en la misma órbita, y ciertamente trenza una historia de entidad, bien contada, en que los rasgos de la pareja protagonista se definen paulatinamente, hasta conformar sendos sólidos retratos. El problema es la desesperanza de fondo, sobre todo en un Jim con síntomas innegables de psicopatía, y cuyo equilibrio mental, que podría contar con el razonable apoyo de su bondadosa futura esposa, amenaza con saltar hecho añicos, pues los servicios secretos quieren aprovechar precisamente la facilidad para matar que demostró en Irak. También pesa, y mucho, la violencia sórdida, o ideas tan desagradables como la de Jim inyectándose líquido en la uretra para engañar a los análisis de orina, no por no mostrada menos repulsiva. Christian Bale vuelve a demostrar que es uno de los actores más dotados de su generación. Con funciones también de productor ejecutivo, hace creíble a su Jim hasta extremos insospechados, todo un recital de registros donde conviven la ternura, la cara dura, la resolución, la camaradería… Le da bien la réplica Freddie Rodríguez, popular hasta la fecha por su papel de embalsamador en la serie televisiva A dos metros bajo tierra.

6/10
Dos rubias de pelo en pecho

2004 | White Chicks

Tras fracasar en su última misión, Marcus y Kevin Copeland, agentes del FBI, son asignados a la humillante misión de escoltar a dos hermanas “ultrapijas” que corren peligro de ser secuestradas. Pero éstas sufren un accidente, y para detener a los captores, los Copeland deciden disfrazarse como sus protegidas para hacer de cebos humanos. Alocadísima comedia del director de Scary Movie, Keenen Ivory Wayans, que vuelve a contar como protagonistas con sus hermanos, Shawn y Marlon, con los que triunfó en su propio show televisivo. Humor simplón y chabacano, tan pasado que es imposible no soltar más de una carcajada.

2/10
Colgado de Sara

2002 | Serving Sara

Existen trabajos un poco engorrosos, como el que tiene Joe Tyler. Su labor de agente judicial le convierte en una especie de mensajero, con la particularidad de que siempre porta malas noticias, al entregar citaciones judiciales. Como normalmente los destinatarios intentan evitarle, utiliza los más rastreros métodos para llegar a ellos. Un día debe entregar a una mujer los documentos para que su marido, millonario texano, se divorcie de ella, con lo cual se quedaría con toda su fortuna. Pero agente judicial y esposa despechada llegan a un acuerdo, pues si ella consigue iniciar antes el proceso, podrá elegir el tribunal más favorable, que divida los bienes del matrimonio. Así, Joe intentará entregarle una citación al magnate, pero no será fácil porque está custodiado por guardaespaldas. El cineasta Reginald Hudlin, que hasta ahora sólo había dirigido a actores negros como Chris Rock, Eddie Murphy y Martin Lawrence, se pone al servicio de una estrella blanca, el televisivo Matthew Perry. Aunque es la típica historia de chico conoce chica, que en un primer momento se odian, y acaban enamorados, el director parece que intenta, únicamente, divertir a los espectadores; y de paso debió de pasárselo bomba él mismo durante el rodaje, por lo que se deduce de sus declaraciones. “Tuve la oportunidad de destruir más cosas que nunca, como coches y camiones”, declaró al terminar el film.

4/10
El 6º día

2000 | The 6th Day

Un futuro indeterminado pero próximo. La clonación es una realidad, y sólo la Ley del Sexto Día (en referencia al pasaje del génesis que narra la creación del hombre el día sexto) impide que se aplique a seres humanos. Adam, un experimentado piloto, se encuentra un día al regresar a casa que... alguien con su mismo rostro y corpulencia ha usurpado su lugar. A partir de ahí se ve acosado por una panda de asesinos –clónicos, por supuesto–, que no desean ver expuesto a la luz pública el maquiavélico plan que ha urdido su jefe, un empresario de nuevas tecnologías con un aire a Bill Gates. Film entretenido, mientras a uno no le dé por buscar en él grandes ideas sobre qué es el hombre, de dónde venimos y adónde vamos, y tal. Lo que se hace, con hábil sentido de la oportunidad, es tomar un tema que ha generado un enorme debate, el de la clonación. Y servir una película de acción a la mayor gloria de su protagonista, Arnold Schwarzenegger, que reparte mamporros a diestro y siniestro. La historia permite algún ingenioso gag, como la divertidísima muñeca Cindy.

5/10

Últimos tráilers y vídeos