IMG-LOGO

Biografía

Vittorio Taviani

Vittorio Taviani

88 años ()

Vittorio Taviani

Nació el 20 de Septiembre de 1929 en San Miniato di Pisa, Toscana, Italia
Falleció el 15 de Abril de 2018 en Roma, Italia

Premios: 1 Festival de Cannes (más 1 premios)

Cine o muerte

12 Diciembre 2012

Unido siempre a su hermano Paolo, fue uno de los realizadores más importantes y queridos de Italia. Vittorio Taviani falleció en Roma a los 88 años el 15 de abril de 2018.

Ilustres representantes del cine italiano de finales del siglo XX, los hermanos Taviani siguieron rodando juntos hasta llegar a una edad avanzada. En sus películas, casi siempre corales, no se cansaron de describir a los desfavorecidos y de ilustrar sobre los beneficios de la pasión artística y la educación.

Vittorio nació el 20 de septiembre de 1929, y Paolo el 8 de noviembre de 1931, en San Miniato di Pisa, un pequeño pueblo de la campiña toscana, en el seno de una familia de buena posición económica, pues su padre era abogado. "Tuvimos una infancia muy hermosa ligada por una parte a Toscana y, por otra, a Liguria, al mar. El mar retorna siempre en nuestras películas, así como el verano, ya que esa parte del año fue muy importante para nosotros", explica Vittorio. Un tercer hermano, Franco Brogi Taviani, más joven, también acabaría dedicándose a la realización, por su cuenta.

Como premio cuando sacaban buenas notas, su padre solía llevarlos a Florencia a la ópera, espectáculo que les apasionaba. De niños no iban a los cines porque no había ninguno en su localidad natal, hasta que los alemanes destruyen su casa durante la II Guerra Mundial y la familia se traslada a Pisa. Allí se burlan de unos amigos que organizan un cine-club porque les parece una actividad pretenciosa "de burgueses que se aburren", pero finalmente acuden un día a una de sus proyecciones y quedan fascinados ante los diez últimos minutos de La pasión de Juana de Arco. También en Pisa acuden con sus padres terminada la guerra a una proyección de Camarada de Roberto Rossellini. Aunque antes de entrar, en la puerta, varias personas les advirtieron que no pasaran porque era una película aburrida, ellos quedan fascinados. "Volvimos a ver en la pantalla todas las experiencias vividas en los últimos años. No sólo pudimos contemplar sino entender más nuestra vida. La elección ya estaba hecha: cine o muerte", ha declarado Paolo.

Ambos estudiaron en la universidad de Pisa, primero el mayor, Vittorio, que se matriculó en Derecho, y después Paolo, que se decantó por Bellas Artes. Tras licenciarse, se dedican al periodismo, pero enseguida empiezan a rodar cortos y montan obras teatrales. La compañía petrolífera estatal les contrata para rodar un documental sobre sus infraestructuras. Pero L'Italia non è un paese povero ofrece unas imágenes tan duras de las condiciones de vida de la clase obrera de la época, que la empresa decide no exhibirlo. Se pensaba que este film se había perdido, hasta que Tinto Brass, que ejerció como ayudante de dirección, sacó a la luz en 1999 una copia que él mismo había guardado.

Tras la amarga experiencia, los Taviani debutaron en el largometraje de ficción en 1962, dirigiendo con Valentino Orsini el drama Hay que quemar a un hombre, en torno a un tipo que ayuda a sus vecinos campesinos a enfrentarse a la mafia. Definida por ellos mismos como "un acto de amor al neorrealismo", trataron de desvincularse del movimiento que tanto les apasionaba, por ejemplo en su descripción de un protagonista ambicioso y lleno de defectos, alejado de los arquetipos que aparecían en los filmes de seguidores de De Sica, Rossellini y Visconti.

Han seguido siempre trabajando juntos. "Somos dos medias neurosis que se complementan y formamos una sola", ha comentado Vittorio. Activistas de la izquierda política, los Taviani consagran sus primeros trabajos a la denuncia de la situación de la clase obrera. Destaca No estoy solo, en la que un anarquista acaba en prisión por liderar levantamientos de los campesinos. También tiene gran interés Bajo el signo del escorpión sobre un grupo de individuos que sobrevive en una isla tras una erupción volcánica.

El reconocimiento internacional les sobreviene con Padre Padrone, Palma de Oro en Cannes, redonda apología de la educación como herramienta indispensable de superación personal. Basada en el libro autobiográfico "La educación de un pastor", de Gavino Ledda, él mismo aparece presentando la película. Inolvidable interpretación de Omero Antonutti, como rudo 'padre patrón' que un día saca bruscamente a su hijo del colegio para que cuide al ganado.

La noche de San Lorenzo, el film con más elementos autobiográficos de los hermanos, tiene como protagonistas a los habitantes de San Martino, que deben escapar de la ferocidad de los combates de la II Guerra Mundial. Tras Kaos, cuatro historias –y un epílogo– basadas en textos de Luigi Pirandello y ambientadas en Sicilia, los Taviani ruedan en 1984, en coproducción con Francia y Estados Unidos su film más ambicioso, Good Morning, Babilonia. Cine dentro del cine, reconstruyen los primeros tiempos de las películas mudas, mediante la historia de dos hermanos italianos restauradores de catedrales, que emigran a Hollywood, la moderna Babilonia. Allí acaban ayudando a David W. Griffith a construir los majestuosos decorados de su legendario film Intolerancia.

Con un excelente reparto que incluye a Greta Scacchi, Joaquim De Almeida, Charles Dance y de nuevo a Omero Antonutti, el film no funcionó como se esperaba, y marca el inicio de una época en la que los hermanos logran una repercusión menor con sus trabajos. Algunos tienen gran interés, como Las afinidades electivas, adaptación de la obra de Johann Wolfgang Goethe, o El sol también sale de noche, ambientada en la época previa a la Unificación Italiana, cuando un noble ingresa en un monasterio tras descubrir que su prometida fue amante del rey. Otras son claramente fallidas, como El destino de Nunik, adaptación de una novela de Antonia Arslan, con la española Paz Vega al frente del reparto.

Guionistas de sus propias películas, los hermanos Taviani se reparten la dirección de las diferentes secuencias de cada una. Cuando le toca a uno, el otro se limita a observar. Ni ellos mismos acaban de explicarse por qué se complementan tan bien. "Quizás sea porque el cine comenzó con dos hermanos, los Lumière", ha explicado Vittorio. "Hacemos una vida muy en común, compartimos todo salvo nuestras esposas. Todas las mañanas sacamos a pasear a nuestros perros por los parques de Roma y allí hablamos de todo lo que sucede a nuestro alrededor y dentro nuestro también. A veces damos con una historia que puede dar lugar a una de nuestras películas" Paolo está casado con Lina Nerli Taviani, diseñadora de vestuario habitual colaboradora de los cineastas desde I sovversivi, de 1967, que también se ha prodigado en el cine de otros realizadores.

Octogenarios, los Taviani volvieron a destacar a nivel internacional con César debe morir, impresionante documento sobre un grupo de presos que organizan en prisión una representación de "Julio César", la obra de William Shakespeare. Ganó el Oso de Oro en Berlín, arrasó en los David di Donatello y representa a su país, Italia, en los Oscar.

Se despidieron del cine con Maravilloso Boccaccio, un canto a la juventud apoyado en el legado del clásico escritor.

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Maravilloso Boccaccio

2015 | Maraviglioso Boccaccio

Florencia, en 1348, durante una terrible epidemia de peste negra. Siete chicas y tres chicos deciden dejar la ciudad para olvidar los problemas durante una temporada, refugiándose en una enorme casa en el campo. Allí pasean, hacen el vago y deciden que cada día uno de ellos relatará una historia de amor. Así, el grupo escuchará las andanzas de una mujer dada por muerta por su marido, un tipo poco avispado al que le hacen creer que se ha vuelto invisible, dos jóvenes que no deberían enamorarse al pertenecer a linajes distintos, una joven monja que no puede evitar tener un amante, y un hombre obsesionado por una dama que en principio no le corresponde. Ya octogenarios, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani continúan estrenando cada tres o cuatro años, como siempre. Tras abordar desde su particular punto de vista el universo de William Shakespeare, en César debe morir, en esta ocasión se inspiran igual de libremente en la obra de Giovanni Boccaccio, que ha dado lugar entre otras muchas a la erótica El Decamerón, de Pier Paolo Pasolini, y a Boccaccio 70, interesante film coral dirigido por Mario Monicelli, Federico Fellini, Luchino Visconti y Vittorio de Sica, casi nada. En otro de esos filmes corales que integran la mayor parte de su filmografía, los ancianos cineastas se apoyan en el legado del escritor para componer un canto a la juventud. El guión –coescrito por ellos– supone un alegato a favor del ‘carpe diem’, pese a que a su edad son plenamente conscientes de la inevitabilidad de la muerte, aquí representada por la peste. Al principio, un diálogo deja claras las intenciones de los Taviani, cuando una joven afectada por la enfermedad, manifiesta su desesperación por morir sin haber conocido los placeres de la vida. No falta el toque irreverente que caracteriza la obra del clásico autor, pues su relato del jardinero de “El Decamerón”, inspira uno de los cinco cuentos de los protagonistas, que transcurre en un convento de monjas en el que, según se deja claro, por norma general han ingresado muy jóvenes, así que casi ninguna tiene vocación. Sin ser de sus mejores trabajos, en Maravilloso Boccaccio los hermanos Taviani se ganan al respetable, por su frescura y su vitalidad, paradójicamente juvenil. Han compuesto un film colorista, inspirado en las alegres pinturas del Renacimiento. Y su extenso casting, tan impecable como el de cualquier otra de sus obras, está formado por actores no demasiado mayores, que saben reflejar la despreocupación de quien no mira de frente a su destino.

6/10
César debe morir

2012 | Cesare deve morire

La cárcel de máxima seguridad Rebibbia, situada a las afueras de Roma. Fabio Cavalli dirige un taller de teatro con los presos allí encerrados, todos los años preparan a conciencia la representación de una obra de teatro en la que ponen toda su pasión, conservando cada cual en su italiano el deje del dialecto, pero acomodándolo a la posición social del personaje que toca encarnar. Convictos por asesinato o por asociación con el crimen organizado, encuentran en las tablas otro yo con el que se expresan y que podría, tal vez, ayudarles a redimirse. Original e inspirado film de los hermanos Paolo Taviani y Vittorio Taviani, Oso de Oro en Berlín, César debe morir tiene el sabor de lo auténtico, y produce la emoción de quien vislumbra que unos hombres pueden transformarse por amor al arte, la educación de la sensibilidad puede afectar de modo decisivo a los espíritus, elevarlos a cotas desconocidas previamente por ellos. La obra que preparan, “Julio César” de William Shakespeare, permite en algunos momentos muy intensos el exorcismo de los personales demonios interiores, cambiando por ejemplo el texto para acomodarlo al estado anímico, que lleva a reprochar algo a otro interno actor. De este modo el arte y la vida se unen en singular maridaje, y las fronteras entre documental y ficción se desdibujan, se cambia la realidad, al menos parcialmente, a través del drama escrito 500 años atrás. La fotografía en blanco y negro de César debe morir, muy contrastada, encierra una gran fuerza dramática, y sirve de eficaz contraste para las escenas de la representación definitiva, éstas rodadas en color. El montaje de la prueba de casting, que sirve para presentar a los personajes, las dobles lecturas de algunas escenas representadas, los ensayos, también personalmente cada uno por su cuenta en la celda, muestran a unas personas que han encontrado un camino diferente al que causó su encierro. Puede que no haya fórmulas mágicas que aseguren la rehabilitación, pero resulta innegable que algo les ocurre a los protagonistas de esta original cinta. Lo vemos y al final lo escuchamos tras el triste regreso a la celda tras la actuación, manifestado por uno de los actores, magnífica forma de echar el telón a César debe morir, una eficaz mezcla de documental, teatro y drama sobre la vida misma, sobre la capacidad del espíritu humano para elevarse incluso en las situaciones más adversas.

7/10
El destino de Nunik

2007 | La masseria delle allodole

Los hermanos Paolo y Vittorio Taviani, veteranos cineastas italianos, adaptan la novela ‘La casa de las alondras’, de Antonia Arslan, que denuncia el genocidio del pueblo armenio a principios del siglo XX, en Turquía. La autora, italiana de origen armenio, se basaba libremente a su vez en la trágica historia real de su propia familia. Nunik es una muchacha armenia, que en los albores de la Gran Guerra se ha enamorado de un oficial, que pertenece al Partido de los Jóvenes Turcos, organización de carácter ultranacionalista. Cuando Turquía entra en la contienda, aliándose con Austria, se cierran las fronteras, y los hombres de la familia de Nunik son brutalmente asesinados por tropas del ejército. Ella es conducida junto con el resto de mujeres hacia el desierto, donde son obligadas a caminar con destino incierto, aunque según todos los indicios pretenden dejarlas morir. El film es una coproducción entre varios países, entre ellos España, representada por la protagonista, Paz Vega, y por Ángela Molina, una importante secundaria. Ambas realizan trabajos muy profesionales, al igual que el resto del amplio reparto, en el que destaca la presencia del alemán Moritz Bleibtreu (El experimento, Munich). Los Taviani, en esta ocasión, logran un par de momentos aterradores, que describen las brutalidades del ejército turco. Además, denuncian adónde pueden llevar las ideologías nacionalistas extremas. Pero la ambientación histórica no acaba de resultar creíble, y el guión no desarrolla bien a los personajes, ni las progresivas relaciones de Nunik con dos oficiales del ejército. Todo esto produce cierta sensación de que se está viendo el film desde fuera, sin que las imágenes impliquen al espectador.

5/10
Luisa Sanfelice

2004 | Luisa Sanfelice

Tú ríes

1998 | Tu ridi

Película inspirada en Luigi Pirandello, consta de dos segmentos bien diferencias. En el primero, "Felice", seguimos la trayectoria de un barítono con este nombre, que por motivos de salud debe dejar de cantar y pasa a trabajar en tareas administrativas en la ópera. A tan seria contrariedad se suma el suicidio de su mejor amigo y la actitud desamorada de su esposa. En el segundo, "Dos secuestros", se describen precisamente de modo paralelo dos secuestros acontecidos en Sicilia y separados temporalmente por un siglo. Los hermanos Taviani captan a la perfección el tono del autor de referencia, e imprimen a la triste narración un adecuado lirismo. Ambos fueron premiados como mejores directores en el Festival de Mar del Plata.

6/10
Las afinidades electivas

1996 | Le affinità elettive

Durante las guerras napoleónicas, un arquitecto se traslada a Toscana a pasar una temporada con un viejo amigo, que acaba de contraer matrimonio felizmente y al que le va a restaurar la finca donde reside. Todo va muy bien hasta que Eduardo se enamora de la hija adoptiva de la mujer de su amigo.  Cuidada adaptación de la clásica obra homónima de Goethe, dirigida por dos de los realizadores más interesantes de Italia, los hermanos Taviani. El reparto, encabezado por Isabelle Huppert, es soberbio.

5/10
Fiorile

1993 | Fiorile

Dos niños que viajan con sus padres para conocer a su abuelo en Florencia, asisten al relato de una vieja historia familiar. Según la leyenda, existe una maldición que afecta a su familia, que proviene de la época napoleónica. Una humilde campesina se enamoró de un oficial francés de las tropas que habían invadido Italia. La historia se prolongará hasta la Segunda Guerra Mundial... Interesante film de los hermanos Taviani, autores de títulos como Good Morning, Babilonia y Padre padrone. Como es habitual, ambos son co-autores del guión, en esta ocasión junto con Sandro Petraglia.

5/10
El sol también sale de noche

1990 | Il sole anche di notte

Adaptación de un relato de Leo Tolstoy, sobre un joven que desengañado de la vida en la corte del rey de Nápoles y la fragilidad del amor humano, se retira a un convento con deseo de ser monje. Pero se extiende su fama de milagrero, al tiempo que más de una mujer acude al lugar buscando seducirle. Los hermanos Paolo Taviani y Vittorio Taviani, con la inestimable ayuda de Tonino Guerra, entregan una película con empaque, de tempo deliberadamente lento, y algo ambigua en relación a los encantos del mundo y los de la vida ascética.

5/10
Good Morning, Babilonia

1987 | Good Morning, Babylon

Los Taviani se miran como en un espejo en dos hermanos, restauradores de catedrales, que marchan a hacer las Américas, y acaban participando en el rodaje de Intolerancia de Griffith.

5/10
Kaos

1984 | Kaos

Los hermanos Taviani adaptan cuatro relatos cortos de Pirandello y un epílogo. Entre ellas, "El jarrón" cuenta la historia de un hombre que se queda atrapado en el jarrón que está arreglando. "Hechizo de luna" reinventa el hechizo del hombre lobo.

4/10
La noche de San Lorenzo

1982 | La notte di San Lorenzo

Durante la noche del 10 de agosto, festividad de San Lorenzo, una mujer le narra a su hijo, para que se duerma, una terrible historia. Muchos años atrás, en la misma fecha del verano de 1944, los vecinos del pueblo, una pequeña localidad italiana, deciden salir al encuentro de las tropas aliadas, tras conocer el avance de las tropas fascistas. Estos últimos deciden destruir las casas del pueblo y asesinar a todos los que se han quedado. Dura visión de la Segunda Guerra Mundial en Italia, a cargo de dos de los mejores realizadores de aquel país, los hermanos Taviani (Paolo y Vittorio) que juntos habían dirigido grandes obras maestras como Good Morning Babilonia o Padre Padrone. Precisamente el actor de esta última, Omero Antonutti, realiza en esta ocasión una gran interpretación.

4/10
El prado (1979)

1979 | Il prato

San Gimignano, en la Toscana, a finales de los 70. En tiempos turbulentos de rebeldía juvenil, Giovanni, un magistrado en plena crisis existencial, se enamora de Eugenia, animadora de teatro infantil. Sus ideales les hacen involucrarse en una comuna agraria impulsada por Enzo, que también verá despertar su amor por Eugenia. Después de entregar Padre Padrone, los hermanos Taviani lo tenían difícil para volver a dar en el clavo. Aquí indagan en la utopía marxista de la reforma agraria, con historia romántica de por medio. Confirman su calidad de cineastas, aunque el resultado es inferior. Destaca una juvenil Isabella Rossellini.

5/10
Padre Padrone

1977 | Padre Padrone

Biografía de Gabino Ledda, obligado por su padre a dejar la escuela para trabajar como pastor, y que continuó siendo analfabeto hasta que realizó el servicio militar. Después consigue un título universitario y regresa al pueblo, donde se reencuentra con su padre. Uno de los más interesantes trabajos de los hermanos Taviani (Good Morning, Babilonia), que consiguieron captar los sonidos y las imágenes típicas del ambiente rural. El guión adapta la autobiografía de Ledda.

7/10
Allonsanfàn

1974 | Allonsanfàn

1816. Fulvio Imbriani, líder de un grupo de anarquista, se siente viejo, y ha decidido retirarse. Perseguido por la policía, intenta ocultarse en una propiedad de su familia, pero sus amigos pretenden convencerle para que continúe con sus ocupaciones, y les siga ayudando. Una de las películas más conocidas de los hermanos Taviani (Padre padrone), que retratan los tiempos de los revolucionarios anarquistas del XIX. Música del genial Morricone.

6/10
No estoy solo

1972 | San Michele aveva un gallo

Adaptación bastante libre de un relato de Lev Tolstoi, "Divino y humano", que se traslada al marco del movimiento revolucionario italiano. Sigue los pasos de Giulio, un tipo que con otros compañeros internacionalistas pone la semilla de la protesta de los campesinos contra la autoridad establecida. Detenido en una revuelta con muertos, es condenado a la pena capital, aunque ésta le es finalmente conmutada por la cadena perpetua.Los hermanos Paolo y Vittorio Taviani entregan un film conscientemente parsimonioso, donde otros revolucionarios reprochan al idealista protagonista el haber retrasado el advenimiento del movimiento obrero con su revolución anarquista y burguesa. Las imágenes del río son hipnóticas, al igual que la tonadilla de una canción infantil, que alude a la actitud a tomar para sobrevivir en tiempos de adversidad.

5/10
Bajo el signo del escorpión

1969 | Sotto il segno dello scorpione

En una época prehistórica poco precisa donde domina la superstición, los habitantes de una isla destruida por una erupción volcánica se han trasladado a otra que también corre peligro de desaparecer. La solución sería mudarse al continente, pero no todo el mundo es del mismo parecer. Los hermanos Taviani ofrecen una película alegórica sobre el inmovilismo y el progresismo, con una aproximación estilística que hace pensar en Pier Paolo Passolini.

4/10
Hay que quemar a un hombre

1962 | Un uomo da bruciare

Salvatore, un sindicalista, vuelve a su Sicilia natal, donde los campesinos le piden que defienda sus derechos a trabajar la tierra, frente a las imposiciones de la mafia. Se trata del debut en el largometraje de los hermanos Taviani, que contaron con el protagonismo de Gian Maria Volontè. Y la cuestión política, tan presente en su cine y clara preocupación en los años 60 entre la opinión pública, tiene mucha presencia.

Maravilloso Boccaccio

2015 | Maraviglioso Boccaccio

Florencia, en 1348, durante una terrible epidemia de peste negra. Siete chicas y tres chicos deciden dejar la ciudad para olvidar los problemas durante una temporada, refugiándose en una enorme casa en el campo. Allí pasean, hacen el vago y deciden que cada día uno de ellos relatará una historia de amor. Así, el grupo escuchará las andanzas de una mujer dada por muerta por su marido, un tipo poco avispado al que le hacen creer que se ha vuelto invisible, dos jóvenes que no deberían enamorarse al pertenecer a linajes distintos, una joven monja que no puede evitar tener un amante, y un hombre obsesionado por una dama que en principio no le corresponde. Ya octogenarios, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani continúan estrenando cada tres o cuatro años, como siempre. Tras abordar desde su particular punto de vista el universo de William Shakespeare, en César debe morir, en esta ocasión se inspiran igual de libremente en la obra de Giovanni Boccaccio, que ha dado lugar entre otras muchas a la erótica El Decamerón, de Pier Paolo Pasolini, y a Boccaccio 70, interesante film coral dirigido por Mario Monicelli, Federico Fellini, Luchino Visconti y Vittorio de Sica, casi nada. En otro de esos filmes corales que integran la mayor parte de su filmografía, los ancianos cineastas se apoyan en el legado del escritor para componer un canto a la juventud. El guión –coescrito por ellos– supone un alegato a favor del ‘carpe diem’, pese a que a su edad son plenamente conscientes de la inevitabilidad de la muerte, aquí representada por la peste. Al principio, un diálogo deja claras las intenciones de los Taviani, cuando una joven afectada por la enfermedad, manifiesta su desesperación por morir sin haber conocido los placeres de la vida. No falta el toque irreverente que caracteriza la obra del clásico autor, pues su relato del jardinero de “El Decamerón”, inspira uno de los cinco cuentos de los protagonistas, que transcurre en un convento de monjas en el que, según se deja claro, por norma general han ingresado muy jóvenes, así que casi ninguna tiene vocación. Sin ser de sus mejores trabajos, en Maravilloso Boccaccio los hermanos Taviani se ganan al respetable, por su frescura y su vitalidad, paradójicamente juvenil. Han compuesto un film colorista, inspirado en las alegres pinturas del Renacimiento. Y su extenso casting, tan impecable como el de cualquier otra de sus obras, está formado por actores no demasiado mayores, que saben reflejar la despreocupación de quien no mira de frente a su destino.

6/10
César debe morir

2012 | Cesare deve morire

La cárcel de máxima seguridad Rebibbia, situada a las afueras de Roma. Fabio Cavalli dirige un taller de teatro con los presos allí encerrados, todos los años preparan a conciencia la representación de una obra de teatro en la que ponen toda su pasión, conservando cada cual en su italiano el deje del dialecto, pero acomodándolo a la posición social del personaje que toca encarnar. Convictos por asesinato o por asociación con el crimen organizado, encuentran en las tablas otro yo con el que se expresan y que podría, tal vez, ayudarles a redimirse. Original e inspirado film de los hermanos Paolo Taviani y Vittorio Taviani, Oso de Oro en Berlín, César debe morir tiene el sabor de lo auténtico, y produce la emoción de quien vislumbra que unos hombres pueden transformarse por amor al arte, la educación de la sensibilidad puede afectar de modo decisivo a los espíritus, elevarlos a cotas desconocidas previamente por ellos. La obra que preparan, “Julio César” de William Shakespeare, permite en algunos momentos muy intensos el exorcismo de los personales demonios interiores, cambiando por ejemplo el texto para acomodarlo al estado anímico, que lleva a reprochar algo a otro interno actor. De este modo el arte y la vida se unen en singular maridaje, y las fronteras entre documental y ficción se desdibujan, se cambia la realidad, al menos parcialmente, a través del drama escrito 500 años atrás. La fotografía en blanco y negro de César debe morir, muy contrastada, encierra una gran fuerza dramática, y sirve de eficaz contraste para las escenas de la representación definitiva, éstas rodadas en color. El montaje de la prueba de casting, que sirve para presentar a los personajes, las dobles lecturas de algunas escenas representadas, los ensayos, también personalmente cada uno por su cuenta en la celda, muestran a unas personas que han encontrado un camino diferente al que causó su encierro. Puede que no haya fórmulas mágicas que aseguren la rehabilitación, pero resulta innegable que algo les ocurre a los protagonistas de esta original cinta. Lo vemos y al final lo escuchamos tras el triste regreso a la celda tras la actuación, manifestado por uno de los actores, magnífica forma de echar el telón a César debe morir, una eficaz mezcla de documental, teatro y drama sobre la vida misma, sobre la capacidad del espíritu humano para elevarse incluso en las situaciones más adversas.

7/10
El destino de Nunik

2007 | La masseria delle allodole

Los hermanos Paolo y Vittorio Taviani, veteranos cineastas italianos, adaptan la novela ‘La casa de las alondras’, de Antonia Arslan, que denuncia el genocidio del pueblo armenio a principios del siglo XX, en Turquía. La autora, italiana de origen armenio, se basaba libremente a su vez en la trágica historia real de su propia familia. Nunik es una muchacha armenia, que en los albores de la Gran Guerra se ha enamorado de un oficial, que pertenece al Partido de los Jóvenes Turcos, organización de carácter ultranacionalista. Cuando Turquía entra en la contienda, aliándose con Austria, se cierran las fronteras, y los hombres de la familia de Nunik son brutalmente asesinados por tropas del ejército. Ella es conducida junto con el resto de mujeres hacia el desierto, donde son obligadas a caminar con destino incierto, aunque según todos los indicios pretenden dejarlas morir. El film es una coproducción entre varios países, entre ellos España, representada por la protagonista, Paz Vega, y por Ángela Molina, una importante secundaria. Ambas realizan trabajos muy profesionales, al igual que el resto del amplio reparto, en el que destaca la presencia del alemán Moritz Bleibtreu (El experimento, Munich). Los Taviani, en esta ocasión, logran un par de momentos aterradores, que describen las brutalidades del ejército turco. Además, denuncian adónde pueden llevar las ideologías nacionalistas extremas. Pero la ambientación histórica no acaba de resultar creíble, y el guión no desarrolla bien a los personajes, ni las progresivas relaciones de Nunik con dos oficiales del ejército. Todo esto produce cierta sensación de que se está viendo el film desde fuera, sin que las imágenes impliquen al espectador.

5/10
Luisa Sanfelice

2004 | Luisa Sanfelice

Tú ríes

1998 | Tu ridi

Película inspirada en Luigi Pirandello, consta de dos segmentos bien diferencias. En el primero, "Felice", seguimos la trayectoria de un barítono con este nombre, que por motivos de salud debe dejar de cantar y pasa a trabajar en tareas administrativas en la ópera. A tan seria contrariedad se suma el suicidio de su mejor amigo y la actitud desamorada de su esposa. En el segundo, "Dos secuestros", se describen precisamente de modo paralelo dos secuestros acontecidos en Sicilia y separados temporalmente por un siglo. Los hermanos Taviani captan a la perfección el tono del autor de referencia, e imprimen a la triste narración un adecuado lirismo. Ambos fueron premiados como mejores directores en el Festival de Mar del Plata.

6/10
Las afinidades electivas

1996 | Le affinità elettive

Durante las guerras napoleónicas, un arquitecto se traslada a Toscana a pasar una temporada con un viejo amigo, que acaba de contraer matrimonio felizmente y al que le va a restaurar la finca donde reside. Todo va muy bien hasta que Eduardo se enamora de la hija adoptiva de la mujer de su amigo.  Cuidada adaptación de la clásica obra homónima de Goethe, dirigida por dos de los realizadores más interesantes de Italia, los hermanos Taviani. El reparto, encabezado por Isabelle Huppert, es soberbio.

5/10
Fiorile

1993 | Fiorile

Dos niños que viajan con sus padres para conocer a su abuelo en Florencia, asisten al relato de una vieja historia familiar. Según la leyenda, existe una maldición que afecta a su familia, que proviene de la época napoleónica. Una humilde campesina se enamoró de un oficial francés de las tropas que habían invadido Italia. La historia se prolongará hasta la Segunda Guerra Mundial... Interesante film de los hermanos Taviani, autores de títulos como Good Morning, Babilonia y Padre padrone. Como es habitual, ambos son co-autores del guión, en esta ocasión junto con Sandro Petraglia.

5/10
El sol también sale de noche

1990 | Il sole anche di notte

Adaptación de un relato de Leo Tolstoy, sobre un joven que desengañado de la vida en la corte del rey de Nápoles y la fragilidad del amor humano, se retira a un convento con deseo de ser monje. Pero se extiende su fama de milagrero, al tiempo que más de una mujer acude al lugar buscando seducirle. Los hermanos Paolo Taviani y Vittorio Taviani, con la inestimable ayuda de Tonino Guerra, entregan una película con empaque, de tempo deliberadamente lento, y algo ambigua en relación a los encantos del mundo y los de la vida ascética.

5/10
Kaos

1984 | Kaos

Los hermanos Taviani adaptan cuatro relatos cortos de Pirandello y un epílogo. Entre ellas, "El jarrón" cuenta la historia de un hombre que se queda atrapado en el jarrón que está arreglando. "Hechizo de luna" reinventa el hechizo del hombre lobo.

4/10
La noche de San Lorenzo

1982 | La notte di San Lorenzo

Durante la noche del 10 de agosto, festividad de San Lorenzo, una mujer le narra a su hijo, para que se duerma, una terrible historia. Muchos años atrás, en la misma fecha del verano de 1944, los vecinos del pueblo, una pequeña localidad italiana, deciden salir al encuentro de las tropas aliadas, tras conocer el avance de las tropas fascistas. Estos últimos deciden destruir las casas del pueblo y asesinar a todos los que se han quedado. Dura visión de la Segunda Guerra Mundial en Italia, a cargo de dos de los mejores realizadores de aquel país, los hermanos Taviani (Paolo y Vittorio) que juntos habían dirigido grandes obras maestras como Good Morning Babilonia o Padre Padrone. Precisamente el actor de esta última, Omero Antonutti, realiza en esta ocasión una gran interpretación.

4/10
El prado (1979)

1979 | Il prato

San Gimignano, en la Toscana, a finales de los 70. En tiempos turbulentos de rebeldía juvenil, Giovanni, un magistrado en plena crisis existencial, se enamora de Eugenia, animadora de teatro infantil. Sus ideales les hacen involucrarse en una comuna agraria impulsada por Enzo, que también verá despertar su amor por Eugenia. Después de entregar Padre Padrone, los hermanos Taviani lo tenían difícil para volver a dar en el clavo. Aquí indagan en la utopía marxista de la reforma agraria, con historia romántica de por medio. Confirman su calidad de cineastas, aunque el resultado es inferior. Destaca una juvenil Isabella Rossellini.

5/10
Padre Padrone

1977 | Padre Padrone

Biografía de Gabino Ledda, obligado por su padre a dejar la escuela para trabajar como pastor, y que continuó siendo analfabeto hasta que realizó el servicio militar. Después consigue un título universitario y regresa al pueblo, donde se reencuentra con su padre. Uno de los más interesantes trabajos de los hermanos Taviani (Good Morning, Babilonia), que consiguieron captar los sonidos y las imágenes típicas del ambiente rural. El guión adapta la autobiografía de Ledda.

7/10
Allonsanfàn

1974 | Allonsanfàn

1816. Fulvio Imbriani, líder de un grupo de anarquista, se siente viejo, y ha decidido retirarse. Perseguido por la policía, intenta ocultarse en una propiedad de su familia, pero sus amigos pretenden convencerle para que continúe con sus ocupaciones, y les siga ayudando. Una de las películas más conocidas de los hermanos Taviani (Padre padrone), que retratan los tiempos de los revolucionarios anarquistas del XIX. Música del genial Morricone.

6/10
No estoy solo

1972 | San Michele aveva un gallo

Adaptación bastante libre de un relato de Lev Tolstoi, "Divino y humano", que se traslada al marco del movimiento revolucionario italiano. Sigue los pasos de Giulio, un tipo que con otros compañeros internacionalistas pone la semilla de la protesta de los campesinos contra la autoridad establecida. Detenido en una revuelta con muertos, es condenado a la pena capital, aunque ésta le es finalmente conmutada por la cadena perpetua.Los hermanos Paolo y Vittorio Taviani entregan un film conscientemente parsimonioso, donde otros revolucionarios reprochan al idealista protagonista el haber retrasado el advenimiento del movimiento obrero con su revolución anarquista y burguesa. Las imágenes del río son hipnóticas, al igual que la tonadilla de una canción infantil, que alude a la actitud a tomar para sobrevivir en tiempos de adversidad.

5/10
Bajo el signo del escorpión

1969 | Sotto il segno dello scorpione

En una época prehistórica poco precisa donde domina la superstición, los habitantes de una isla destruida por una erupción volcánica se han trasladado a otra que también corre peligro de desaparecer. La solución sería mudarse al continente, pero no todo el mundo es del mismo parecer. Los hermanos Taviani ofrecen una película alegórica sobre el inmovilismo y el progresismo, con una aproximación estilística que hace pensar en Pier Paolo Passolini.

4/10
Hay que quemar a un hombre

1962 | Un uomo da bruciare

Salvatore, un sindicalista, vuelve a su Sicilia natal, donde los campesinos le piden que defienda sus derechos a trabajar la tierra, frente a las imposiciones de la mafia. Se trata del debut en el largometraje de los hermanos Taviani, que contaron con el protagonismo de Gian Maria Volontè. Y la cuestión política, tan presente en su cine y clara preocupación en los años 60 entre la opinión pública, tiene mucha presencia.

Últimos tráilers y vídeos