El hombre más buscado - Película - decine21
IMG-LOGO
El hombre más buscado
7 /10 decine21

El hombre más buscado

A Most Wanted Man

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

El hombre más buscado

Cuando un inmigrante, mitad checheno mitad ruso, con muestras de haber sido brutalmente torturado llega a Hamburgo para reclamar la fortuna de su padre, las agencias de seguridad alemana y estadounidense empiezan a mostrar gran interés. Con el tiempo en contra, comienza una imparable carrera por establecer la verdadera identidad de este hombre misterioso: ¿Víctima oprimida o extremista destructivo?

7 /10 decine21

Crítica

Haciendo del mundo un lugar más seguro

Haciendo del mundo un lugar más seguro

Tras los atentados del 11-S, y siendo sabido que Muhammad Atta recaló en Hamburgo antes de perpetrar los terribles ataques, los servicios secretos de varios países, incluidos Alemania y Estados Unidos, operan discretamente para evitar que otros yihadistas planeen nuevos golpes. La llegada a la ciudad del joven checheno Issa dispara las alarmas, pues se dispone a recoger la herencia de su padre ruso, depositada en la cuenta de un banco, no se sabe bien con qué oscuros propósitos, asesorado legalmente por la joven abogada izquierdista Annabel. El veterano Günther, que vigila todos los movimientos sospechosos de los próceres islamistas desde hace tiempo, considera que Issa podría ser la persona clave que le conduzca a pescar peces más gordos, pero en la delicada operación le toca lidiar con agencias rivales que piensan que está jugando con fuego.

Lograda adaptación de la homónima novela de John le Carré, que demuestra una vez más su excelente pulso para el thriller de espionaje; más allá de sus tramas más populares, ubicadas en los años de la Guerra Fría, aquí el marco del peligro de los radicales islamistas, apoyados por personas supuestamente honorables, resulta de rabiosa actualidad. Dirige Anton Corbijn, quien ya dio pruebas de manejar bien la tensión narrativa en El americano, y que aquí demuestra su habilidad para contar una historia de espías lejos de los excesos a lo James Bond, donde tenemos la rutina de vigilancia, los interrogatorios, la suave presión de hierro con los "colaboradores", las negociaciones a "cara de perro" con las otras agencias del servicio secreto.

El film transmite autenticidad sin resultar nunca aburrido y siempre ligeramente desasosegante. Y en el gran reparto, con rostros desconocidos más una pléyade de secundarios cuya cara, a cualquier, suena al menos, brilla, por encima de todos, el grandísimo Philip Seymour Hoffman, magnífico en todo el metraje, también en el clímax, y que nos obliga a gritar, qué gran pérdida ha sufrido el cine con su prematura muerte.

Últimos comentarios de los lectores

MARCOS PÉREZ BARREIRO - Hace 5 años

#concursofindecine

Para qué los tristes, tal vez, falsos engaños, uno acude a ver esta película como homenaje al fallecido Philip Seymour Hoffman. Y sale, pues, bastante desilusionado. Aburrido, diría yo. La trama, perteneciendo al confuso universo literario de John le Carré, es fácil de seguir, pero no por eso la película es mejor. Apostando por un mundo nuevo donde los ecos de los errores, y horrores, del pasado más reciente están presentes, la cinta se desenvuelve con habilidad. Una habilidad que a golpe de cigarrillos y alcohol de alta graduación, recorre la ciudad de Hamburgo de arriba abajo. De día y de noche. De lo más bello a lo más feo. Vamos, que si no conoces la ciudad, gracias a El hombre más buscado, la descubres del todo. La ciudad al desnudo.

Con la admiración puesta en los múltiples registros de un actor casi siempre en estado de gracia, te encuentras con la belleza sublime de Robin Wright. Las contadas ocasiones en las que aparece, propician que el largometraje destile elegancia gracias a su adulta presencia. Los diálogos de ambos actores intercambiando ideas, rumbos y escamas son, con diferencia, lo mejor y, tal vez, me cuesta decirlo, lo único salvable. Es, junto el plano final, recuérdese Vidas rebeldes, lo que va a permanecer en tu memoria durante un largo tiempo. Tal vez, tan largo como la vida misma. Esa que te dice que estamos en manos de un poder invisible. Tal vez el poder de las masas. Tal vez el poder del hombre oculto. No sé, tal vez el poder del que conoce y maneja la verdad. La única y nefasta verdad. Esa que te convierte en prisionero de la tuya.


Mario López Urbán - Hace 5 años

#concursofindecine

Lenta pero atractiva.

Espías de la vieja escuela con base en sus informadores, desconfianza durante todo el film y gran giro final que desde luego no deja indiferente a ningún espectador.

Se trata de uno de sus últimos trabajos del ya difunto Hoffman, donde se nos presenta a un agente desconfiado con la carrera frustrada que trata de destapar una fuente de financiación de una célula yihadista a través de una larga red de informadores.

En absoluto es la típica película de acción a la que estamos acostumbrados con infinidad de tiroteos, explosiones, persecuciones por ciudades pobladas y despampanantes chicas. En esta ocasión se nos muestra un espionaje a la antigua usanza donde la sutileza, el logro de conseguir soplones y el estado de alerta son constantes en todo el metraje. Si bien es cierto, se echa en falta un poco de dinamismo al tener una trama un poco complicada y que puede perder al espectador si este no está muy al corriente de la situación de partida y no presta suma atención a cada detalle.

Sin embargo, es una apuesta atractiva por retomar los inicios del género que recuerda en cierto sentido a las primeras temporadas de la exitosa serie Homeland y que si eres un amante de este estilo, junto con la gran interpretación de Hoffman, al final te dejará con buen sabor de boca.

Luis - Hace 5 años

#concursofindecine
Cine de espionaje de alto nivel bajo la dirección de Anton Corbijn (El americano), que realiza un formidable trabajo detrás de las cámaras a través de un thriller intenso y espabilado, con ritmo, bañado en una lúgubre y decadente atmósfera que salpica a los personajes de una opresión fortísima. Basado en la novela homónima de John Le Carré,El hombre más buscado cuenta con un guion sutil y lleno de matices, sostenido en todo momento bajo el portentoso papel de un actor extraordinario, Philip Seymour Hoffman, que cuenta aquí con el penúltimo papel de su carrera.
Sobre “hacer del mundo un lugar más seguro” pivota el texto de toda la película, pero desde donde realmente respira la misma es desde la suciedad subterránea que se encuentra presente en cada uno de los personajes. Es ese subtexto que habla, sustancialmente, del mundo del espionaje. Es inevitable pensar en el El hombre más buscado y no hacer referencia a esa perfecta maquinaria alemana que fue La vida de los otros (2006): el hombre solitario, perseguido por su pasado, frío, con el peso de sus emociones bajo control. Diálogos de un trasfondo muy afilado y copas de alcohol muy frío, gélido, como la vida misma, que a ratos ayudan a entrar en calor. La planificación de la película está muy lograda. La cámara sigue a los personajes, sigue sus miradas, sus emociones, dejando siempre mucha distancia entre ellos mediante una fotografía gris y una puesta en escena muy bien conseguida.
La historia engancha, entretiene. Te mantiene en vilo las dos horas de duración. Hay una buenísima labor de guion. Los puntos de giro y la relación de los personajes engranan de forma acertada los ejes más complejos de la trama, hasta culminar en un final cuestionable, pero necesario a nivel de guion. Colosal, a mi juicio. Como lo está durante toda la película Philip Seymour Hoffman, monumental en todos los aspectos (soberbia esa escena en la que libera toda la emoción contenida una vez conocida la verdad de todo el plan). Junto a él, un elenco de actores secundarios excelente (Willem Dafoe, Grigoriy Dobrygin, Nina Hoss…), liderado por una inmensa Rachel McAdams, guapísima y titánica en su papel de abogada izquierdista defensora de Isaa Karpov.

LUIS MIGUEL DOMINGUEZ - Hace 5 años

#concursofindecine
Interesante historia de espionaje anti-yihadista (Le Carré), llevada por Corbijn con buen pulso narrativo de principio a fin. No hay tiempos muertos. No hay momentos flojos que te puedan aburrir. La trama se desarrolla de forma coherente, atrapando el interés de un espectador que, en sentido estricto, no va a ver una película en la que la acción no es más que espectacuralidad.
Corbijn y su buen guión aportan una historia que no pretende escapar del clasicismo adquirido por este género a lo largo del tiempo y nos da un paseo por el borde de una ambientación sórdida, en la que se mueven unos personajes (atención a Philip Seymour Hoffman, que lleva casi todo el peso interpretativo) obsesionados por su objetivo y, por lo tanto, sin vida propia.
No importa. Importa lo que se cuenta. Y eso está bien expuesto.
En resumen: entretenimiento asegurado para quien le guste pensar un poquito (no demasiado) y esté cansado de aspavientos tecnológico-histéricos.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.